Los aciertos y desaciertos



Descargar 20.19 Kb.
Fecha de conversión05.11.2018
Tamaño20.19 Kb.
Vistas126
Descargas0

LOS ACIERTOS Y DESACIERTOS

DE MI VIDA

(ENSAYO)

INTRODUCCIÓN:



La vida es difícil de llevar, pero nunca tires la toalla, que sólo tendrás una oportunidad.

En el presente ensayo hablaré de todos los aciertos y desaciertos de mi vida, desde que tengo uso de razón, hasta la actualidad, explicaré de manera sencilla qué es lo que me ha llevado a lo que soy.

Cuando somos niños soñamos, nuestro mundo es una completa fantasía, sonrientes, envueltos en magia, sin preocupaciones, sedientos de aventuras y sabiduría, con una larga lista de preguntas, preguntas que a su paso generan otras. Cuando nace un niño, nace la esperanza de un mejor futuro, pero la esperanza se pierde cuando al niño no se le sabe educar.

¿En qué momento dejamos de ser niños?, Ésta es una pregunta que sólo nosotros podemos responder, puesto que la decisión de dejar la infancia atrás es únicamente nuestra.

Pero al dejar la niñez, nos enfrentamos a un mundo lleno de retos, de visiones, metas a alcanzar, y proyectos. Para ello nuestros padres adquieren el papel más importante, que es el de encaminarnos hacia una mejor vida.

¿Pero qué pasa si las cosas no se hacen de la manera correcta? Todas las personas sin excepción alguna cometemos errores, estos errores nos hacen caer forzosamente en la realidad, queda impregnada en nuestra vida como una lección y de nosotros mismos depende que estos errores no vuelvan a suceder, conllevando esto a una experiencia que nos inculcará a ser una mejor persona, física y psicológicamente, atendiendo así a nuestras metas y proyectos. No importa cuántas veces caes, lo que importa es cómo te levantas.

DESARROLLO:
Todos tenemos una historia que contar, todos tenemos alguna experiencia que nos ha marcado. La importancia de la familia es básica, es el sustento de todo hombre, el pilar de nuestra persona, ya que la educación empieza desde casa, mi nombre es Meliton, proveniente de una familia humilde, somos siete hermanos, seis hombres y una mujer, la mayor, yo soy el menor de todos. Mi mamá se llama Teresa Emilia, es mamá soltera.

Tengo pocos recuerdos de mi infancia, no tengo una figura paterna. Mi mamá siempre ha trabajado por nosotros, ella es enfermera, recuerdo mucho su ausencia, puesto que tenía que trabajar para llevar el sustento a casa, cuando era niño pasaba muy poco tiempo con ella, tenía un horario de lunes a viernes de ocho de la mañana a ocho de la noche, cuando yo despertaba ella ya no estaba, a veces por las noches la esperaba pero ella llegaba hasta a las 10 pm, porque viajaba de Ixmiquilpan a Cardonal, ella ya me encontraba dormido junto con mis hermanos. Mi hermana se casó a los 17 años, en mi casa sólo vivíamos los seis hombres y mi mamá.

Es necesario educar a los niños, para que mañana no se castiguen a los hombres. Esta frase conlleva a la situación del saber, aprender a educar a nuestros niños, fomentar los valores, ejercer el papel que nos toca de manera responsable. Cuando uno es niño, lo que más hace es jugar, pero en mi caso, mis hermanos mayores jugaban con nosotros los dos hermanos menores, nos ponían a pelear a mi hermano Félix y a mí, ellos se divertían viéndonos pelear, pero nosotros no. Como mis hermanos ya eran jóvenes tenían autoridad sobre nosotros, aunque esa autoridad no se ejerció de manera responsable, me pegaban mucho y me mandaban a pastorear, ellos salían con sus amigos a divertirse.

Las relaciones sociales infantiles suponen interacción y coordinación de los intereses mutuos, en las que el niño adquiere pautas de comportamiento social a través de los juegos.

Mi mamá no se enteraba de la situación porque llegaba tarde y cansada de su jornada de trabajo, realmente yo prefería estar fuera de casa todo el día, en los cerros pastoreando a nuestros animales, porque así me sentía libre, lejos de los maltratos de mis hermanos, así me la pasaba todo el día jugando, haciendo mis juguetes de órgano, jugando con mis primos, recuerdo también que subía al techo de mi casa por las noches para esperar a mi mamá y para que mis hermanos no me pegaran, así pasé la mayor parte de mi infancia, intimidado por la agresión de mus hermanos aunado la falta de atención de mi madre. El vínculo entre hijo y madre no tuvo éxito en ese entonces.

El proceso mediante el cual los niños aprenden a diferenciar lo aceptable (positivo) de lo inaceptable (negativo) en su comportamiento se llama socialización. Se espera que los niños aprendan, por ejemplo, que las agresiones físicas, el robo y el engaño son negativos, y que la cooperación, la honestidad y el compartir son positivos. Algunas teorías sugieren que la socialización sólo se aprende a través de la imitación o a través de un proceso de premios y castigos.

Ésta situación tuvo repercusiones en mi educación primaria, dado que algunas ocasiones no entraba a clases y optaba por quedarme afuera a jugar junto con algunos compañeros, o íbamos a las maquinas tragamonedas, tan grave fue la situación que una ocasión mi profesor fue por mí y me trajo "de las orejas". Antes al recordar esta situación me provocaba coraje hacia ese profesor, pero ahora aunque sé que eso en la actualidad en el ámbito de la educación se conoce como maltrato, agradezco esa experiencia porque me hizo reflexionar acerca del empeño que hacía yo por educarme.

Diversos estudios longitudinales tratan de determinar cómo los factores de riesgo afectan a las experiencias infantiles, y cómo las diferencias en estas experiencias afectan a su comportamiento.

Cuando inicié mi educación secundaria todos mis hermanos emigraron a los Estados Unidos de América, me quedé únicamente con mi madre, ellos hacían su vida allá y mi mamá seguía trabajando, en esa etapa crecí solo, ayudaba en los quehaceres de la casa, trabajaba cuando podía, todo ese espacio que dejaron mis hermanos hizo que yo me acercara más a mi mamá.

El psicólogo estadounidense G. Stanley Hall afirmó que la adolescencia es un periodo de estrés emocional producido por los cambios psicológicos importantes y rápidos que se producen en la pubertad. Sin embargo, los estudios de la antropóloga estadounidense Margaret Mead mostraron que el estrés emocional es evitable, aunque está determinado por motivos culturales. Sus conclusiones se basan en la variación existente en distintas culturas respecto a las dificultades en la etapa de transición desde la niñez hasta la condición de adulto. El psicólogo estadounidense de origen alemán Erik Erikson entiende el desarrollo como un proceso psicosocial que continúa a lo largo de toda la vida.

Cuando partí en mi educación media superior, me sentía genial, sentí que dejé de ser un niño, ahora quería ser responsable, sentirme como todo joven, quería tener novia, salir con mis amigos, ir a bailes, eventos, estar de fiesta en fiesta, lamentablemente me orillé en exceso hacia las malas influencias, esos supuestos amigos que en vez de ayudarme sólo me destinaron al fracaso. Lo que comenzó como un rato de diversión hizo que cayera en las adicciones, salía con mis amigos para ingerir bebidas alcohólicas, para fumar, incluso llegué a drogarme alguna vez, esto pasaba muy seguido, para mí lo más importante era divertirme y embriagarme, esta situación hizo que a mi lado se alzaran mis enemigos, ya que yo hacía las cosas sin darle importancia, en medio de mi desastre ofendía a otras personas, me sentía con mucho valor y peleaba con otros chicos, cierto varias veces salí muy lastimado, pero no me importaba, aún con la situación generaba represalias y seguía en mi plan de chico valiente al que no le importaba nada.

El objetivo psicosocial del adolescente es la evolución desde una persona dependiente hasta otra independiente, cuya identidad le permita relacionarse con otros de un modo autónomo. La aparición de problemas emocionales es muy frecuente entre los adolescentes.

Tenía demasiados problemas, la preocupación de mi madre era enorme, pues ni sus golpes, castigos ni regaños hicieron que yo cambiara, pasaron como cinco años con esa vida, el alcohol, el cigarro, los problemas, mis amigos, esta actitud desenfrenada.

Una ocasión choqué mi carro con un tracto camión, estaba con mis amigos, terminamos todos en el hospital, esa experiencia hizo que frenara un poco, pero sólo por un tiempo.

Algunos de mis hermanos regresaron. Mi actitud no me dejó nada bueno, reprobé materias en el colegio, me desanimé y dejé de estudiar, pensando que la vida sería más sencilla si como mis hermanos emigraba al país vecino, estando varios días en el desierto sentí el verdadero sufrimiento, pasé por lo que tantas personas también pasaron, muchas personas emigran hacia los Estados Unidos para buscar un mejor futuro para sus familias, debido a la escasa tendencia de empleo en el país, lo hacían por sus esposas, esposos, hijos, madres, por su familia, yo sólo buscaba una salida.

Pero toda acción en la vida tiene una reacción, como lo afirma la tercera ley de Newton, a petición de mis desmanes la caída fue dura, estando en el país vecino me deportaron, como a tantos latinoamericanos, llegué a casa casi igual al momento de mi partida, vacío pero con una gran experiencia, experiencia que me hizo cambiar, el trauma fue severo, comencé a darle el verdadero valor a las cosas, y aunque mucha gente afirmaba que jamás podría dejar de beber alcohol con mi fuerza de voluntad demostré lo contrario, también me percaté de todo el valioso tiempo que había perdido haciendo tonterías, de las lágrimas que mi madre derramaba al verme fracasado y la impotencia que ella sentía por no poder hacerme entender las cosas, todas esas experiencias hicieron que razonara y aprendiera de mis errores. Me refugié en la música.

La vida me brindó una segunda oportunidad, terminé la preparatoria con excelente promedio, dejé por completo los vicios y a los falsos amigos, admiré a mi madre por soportar todo, por apoyarme siempre, porque eso hace una verdadera madre, apoyar a sus hijos sin importar las condiciones, quitarse el pan de la boca para que a sus pequeños nada les falte.

Afortunadamente quedé admitido en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, en la carrera de Ingeniería Industrial, era genial ser universitario, pero parece que la vida aún no me cobraba todas.

Al año mi madre enfermó de gravedad, el dinero escaseó, a falta de recursos económicos dejé la universidad, no podía con los gastos y descuidé la universidad, la vida de mi madre valía más que cualquier otra cosa. La grandeza de Dios se reflejó después de largos meses ella se recuperó por completo.

La música se utiliza en todo el mundo para acompañar a otras actividades. Por ejemplo, se suele relacionar en todo el mundo con la danza. Si bien no todos los cantos poseen palabras, la relación entre música y poesía es tan cercana que muchos creen que lenguaje y música poseen un origen común en los albores de la historia de la humanidad.

Pero me quedé estancado, ya no pude salvar la universidad, decaí de nuevo, pero bien dicen que después de la tormenta sale el sol, comencé a trabajar amenizando eventos, rentando equipo de audio. Cuando la gente realmente trabaja en lo que le gusta realmente es feliz, y yo soy feliz mezclando música, el fervor de mi sangre actúa cuando estoy con mi sonido, junto con mis compañeros, la música mi alma gemela.

Pero no siempre habían eventos, la música no me iba a dar todo, por las causalidades de la vida y por la presión de mi madre y hermanos por volver a estudiar, hice admisión en la Universidad Normal del Valle del Mezquital. Siendo sincero, jamás pensé estudiar esto ya que no es de mi agrado, quizá esta situación hacía que no le diera demasiada importancia a las clases, en ocasiones no entregaba tareas ni trabajos, mi falta de interés por la carrera repercutió en mis calificaciones. Pero como siempre haré lo posible por sacar adelante todo lo que tengo y con lo que Dios me bendice.

Actualmente me describo como una persona tolerante, espontánea, subjetiva, capaz de entender las situaciones, analizarlas y actuar para mejorarlas.

CONCLUSIÓN:


Haciendo un balance en mi vida, ¿Esto es lo que quiero?...

No realmente no estoy satisfecho con mis logros, los errores y las caídas me han hecho más fuerte y también he crecido como persona, amo a mi familia.

Reflexiono y hago un compromiso conmigo mismo, ¿mi meta?, superarme.

Teniendo una visión y un compromiso, llegaremos hasta donde nos proponemos.

Agotando todos mis recursos, y aprovechando esta oportunidad que la vida me da, estoy comprometido a poner lo mejor de mí, a asegurarme de las cosas que aprendo para que mañana pueda afirmárselos a un niño.

La vida da vueltas y para cuando vuelva a tocar el mismo punto, seré mejor persona.



Cierra los ojos, sueña, ábrelos, y para cuando ya te encuentres ahí, vuelve a soñar.

¿Realmente hacemos bien las cosas?, somos dueños de nuestro futuro, somos lo que hicimos y seremos lo que haremos.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos