Literatura inglesa I tema 6: El teatro de Shakespeare II



Descargar 5.47 Mb.
Página34/61
Fecha de conversión05.09.2018
Tamaño5.47 Mb.
Vistas296
Descargas0
1   ...   30   31   32   33   34   35   36   37   ...   61
Catálogo: wp-content -> uploads -> 2016
2016 -> Docente: Carmen Martín Cuadrado (iaap, agap, sepa, feap) Lugar
2016 -> Erich neumann docente: Ana Ibáñez (sepa, iaap, feap) Lugar
2016 -> Psicología del adolescente
2016 -> Consejo de presidentes Síntesis confech Cordones audiovisuales
2016 -> Proyecto de título de grado
2016 -> Curriculum vitae de flavia freidenberg
2016 -> Conferencia inaugural

Los estudios feministas han mostrado su recelo por las críticas poscoloniales que ignoran la problemática femenina. Las revisiones en general ignoran el papel de Sycorax, Miranda y Claribel. Singh comenta que todas las reescrituras se limitan a una inversión de las polaridades entre amo y esclavo que no resulta demasiado productiva. La renegociación del poder entre Calibán y Prospero reafirma la inevitabilidad de la estructura jerárquica en su base y la oposición entre el yo y el otro. Desde la posición poscolonial, la empresa de resistencia y liberación es solo masculina y predicada sobre la ausencia de las mujeres como objeto. Los varones negocian a costa de Miranda. Para Singh, la consideración ontológica no cambia en la crítica poscolonial.

Desde la perspectiva de reescrituras femeninas, hay dos novelas contemporáneas interesantes: No telephone to heaven (Cliff) e Indigo (Warner). En la primera, se parte de que la isla y sus personajes son construcciones textuales desde la perspectiva literaria occidental. Establece una densa relación intertextual con The Tempest y con Jane Eyre de Bronte. La protagonista es una criolla comprometida con la causa poscolonial que rechaza los privilegios de América y se va a Londres en busca de identidad. Se identifica con Jane Eyre. Vive una difícil relación con un Calibán negro y con un andrógino Ariel, nacionalista jamaiquino. Incorpora los rasgos más notables de las reinterpretaciones e inversiones de The Tempest mediante una novela pesimista y airada y con una polifonía de voces.



Indigo es más optimista. Desde la perspectiva de la mala conciencia británica como metrópoli, reescriba The Tempest alterándola e incidiendo en la complejidad de los sentimientos y relaciones de todo tipo. Evita reproducir la inversión entre civilización y naturaleza. Aprovecha la complejidad de la obra para imaginar relaciones plausibiles no expresadas pero sugeridas, que pudieron haberse producido. Por ejemplo, entre Prospero y Sycorax como más íntima. El marco temporal abarca flexiblemente el presente y el pasado. Recupera la figura de Sycorax dándole protagonismo. Su réplica contemporánea es una vieja sirvienta negra que cuida a una Miranda posmoderna y poscolonial, contestataria, que al final se casa y tiene una hija con el actor negro que representa a Calibán en una obra de un barrio marginal de Londres.

Esta autora escribió ensayos sobre historia cultural, e insiste en el poder del mito y las historias para transmitir y reforzar ideologías. Propone transformarlos con versiones nuevas que los alteren. Los subversivo no es la creación de mitos nuevos sino alterar los que existen y permitir a todos circular juntos. La reescritura es un arma dialécica.

Las reescrituras de The Tempest la modifican de acuerdo a las inquietudes vigentes pero la mantiene viva y vibrante.

Literatura inglesa 9

El teatro jacobeo

9.1 Introducción

Elizabeth I y James I fueron grandes amantes del teatro al que protegieron y estimularon. Shakespeare sobresale pero no fue una figura aislada sino que su obra fue posible por el vigoroso debate literario e ideológico y la interacción entre lo popular y cortesano y la activa comunidad creativa de la época.

Además, deben mencionarse otros autores:



  • John Fletcher, uno de los más prolíficos e influyentes, miembros de la compañía The King´s Men.

  • Su colega Francis Beaumont, que escribió, entre otras, The maides tragedy y A King and no King, dramas pseudo-históricos.

  • Thomas Dekker, autor de piezas populares como The shoemakers holiday.

  • John Marston, que se hizo famoso por The malcontent, aguda sátira contra la licenciosa corte de James I.

  • Thomas Middleton, con dos grandes tragedias (Women beware women y The changeling) y comedias (The roaring girl, que recoge la vida de una famosa delincuente, Moll Frith; y, A chaste maid in Cheapside).

  • Cyril Tourner, que se hizo famoso por el sombío drama The atheist´s tragedy: or the hones man´s revenge.

  • Philip Massinger, muy prolific, autor de comedias realistas y críticas como A new way top ay old debts y The city madam en las que recoge los problemas económicos y sociales de la época.

  • John Ford, conocido por su tragedia Tis pity she´s a whore, un drama familiar con un incesto entre hermanos de fonod.

Esta relación es parte de la producción dramática de la época, que lleva a publica el Folio Fifty Comedies and Tragedies de Beaumont y Fletcher que recoge las principales obras. En el prefacio del First Folio de Shakespeare , prologada por Ben Jonson, entre los elogios de éste destacan afirmaciones proféticas y otras que confirman su conexión con la tradición y con sus escritor contemporáneos, entre los que cita a Lyly, Kyd, Marlowe y Beaumont. Se le compara favorablemente con Esquilo, Sófocles y Séneca, a pesar de no saber griego y poco latín. Reconoce la idea de autoría y del carácter literario de la obra, que solo estaba reservada a la poesía.

A pesar del florecimiento del teatro, no gozaba de más prestigio que el exiguo de entretenimiento y diversión. Los actores y autores estaban en manos de los empresarios teatrales. Muchos autores jamás se ocuparon de la publicación.

La popularidad que el género alcanzó desencadenó una fuerte demanda. Es escribía deprisa y sin mucho cuidado. Pero en 1616 el género había alcanzado una solidez y un nivel de sofisticación indiscutibles constituyendo un importante foro de expresión de preocupaciones políticas y sociales.

La época fue rica en controversias sobre todo por las radicales discrepancias entre anglicanos y puritanos que concluyeron en la guerra civil de 1642-49 y la decapitación del rey. Las relaciones familiares, intrigas cortesanas, pugnas entre anglicanos y puritanos, el recelo ante los complots papistas, la ebullición de la economía y las nuevas rutas comerciales abiertas, la movilidad, etc., constituían el trasfondo de los dramas.

El pesimismo calvinista determinaría una alteración de la consideración de la naturaleza humana. Se pasa de la exploración de la existencia de conflictos entre el bien y el mal a la del mal como componente de la naturaleza humana. La comedia romántica va cediendo lugar a una sátira cómica y mordaz que expone los vicios de la humanidad.

Los autores y obras crecen ante la demanda y los géneros se adecúan a ella. La oscilación entre la corte y la nobleza, por un lado, y la clase urbana, por otro, determinan la producción dramática en la que se introducen modificaciones sustanciales. Por ejemplo, el paso de la comedia a la sátira urbana. Su tradicional entorno bucólico cede lugar a la ciudad, incorporando un realismo vivo y una comicidad que disecciona el vicio y las ambiciones por los negocios y el comercio. La tragedia incorpora la variedad doméstica y surgen dramas que representan los conflictos por los cambios de costumbres. La iconografía cortesana alcanza su cima expresiva y cristaliza en la “masque” o mascarada de los Estuardo, que privilegia el espectáculo y construye fastuosas idealizaciones de su propio mundo.

9.2 La comedia: Ben Jonson (1572-1637)

9.2.1 Introducción a su vida y obra poética y crítica

Su obra dramática es paradigmática de los cambios que llevan a la comedia urbana y la masque. Toda su producción tiene un inconfundible sello personal, al contrario que Shakespeare, y fue un personaje brillante de notable vitalidad. Su carácter impulsivo le acarreó conflictos con empresarios, colegas autores y público. Todo ello es perceptible en su obra dramática y su poesía, sobre todo en los epigramas.

Su origen familiar fue modesto. Estudió con una beca y no pudo ir a la universidad, aunque éstas le reconocieron. Huyó del oficio de albañil enrolándose en el ejército y entró al servicio del empresario teatral Philip Henslowe. En 1598 mató a otro actor en un duelo y pasó muchos años en prisión, donde se convirtió al catolicismo, para retornar al anglicanismo luego. Alternó prosperidad y pobreza. Disfrutó del favor real y escribió masques para la corte, pero no se libró de acusaciones de papista. Fue espía del gobierno.

Su carácter le hizo participar en controversias literarias y la falta de gusto del público le irritaba. Voraz lector de los clásicos, su obra está imbuida de la necesidad de conocer bien el oficio. Para él, el escritor nace pero también se forja: se debe pulir el lenguaje y estilo para mayor calidad y precisión.

El autor fue el que más luchó por dotar de dignidad a la profesión de autor literario. Editó en 1616 su obra poética en la que incluyó su obra dramática para obtener reconocimiento. Su ejemplo influyó en los editores del First Folio de Shakespeare.

Aunque no hacía diferencias entre géneros literarios, porque para él el teatro era considerado poesía, su producción incluye tres géneros: poesía, teatro y crítica literaria. En el primer destacan sus Epigrams, con poemas que rebasan el significado usual del término por su brevedad, concisión, ingenio satírico, etc., e incluye una gran variedad de estilos. Valoró sus epigramas como lo más maduro de su producción advirtiendo al público del cuidado con el que ha de leerlos para entenderlos.

Entre los blancos de su sátira figuran el Parlamento, colegas autores, puritanos, y el público. Por ello puso tanto empeño en la edición de sus obras, porque el lector era considerado por él más culto que el público asistente. Su relación tormentosa se deja constancia en Ode to himself:



Admirador de Horacio y de los poetas ingleses tradicionales, coincide con él y Sidney y en la responsabilidad moral del escritor. En la dedicatoria de Volpone a las universidades de Cambridge y Oxford afirma la imposibilidad de cualquier mala persona de ser un buen poeta. Además de los epigramas, su poesía incluye odas y poemas a amigos y mecenas, poetas, estadistas, etc. El tono es variado, sarcástico, meditativo, festivo o melancólico. Sus colecciones The forest y The underwood contienen gran variedad de poemas. En el primero destaca To Penshurt, dedicada al estilo de vida noble y abierta a amigos que inauguraría el género literario de la country-house.



Compartir con tus amigos:
1   ...   30   31   32   33   34   35   36   37   ...   61


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos