Literatura inglesa I tema 6: El teatro de Shakespeare II



Descargar 5.47 Mb.
Página21/61
Fecha de conversión05.09.2018
Tamaño5.47 Mb.
Vistas285
Descargas0
1   ...   17   18   19   20   21   22   23   24   ...   61
Catálogo: wp-content -> uploads -> 2016
2016 -> Docente: Carmen Martín Cuadrado (iaap, agap, sepa, feap) Lugar
2016 -> Erich neumann docente: Ana Ibáñez (sepa, iaap, feap) Lugar
2016 -> Psicología del adolescente
2016 -> Consejo de presidentes Síntesis confech Cordones audiovisuales
2016 -> Proyecto de título de grado
2016 -> Curriculum vitae de flavia freidenberg
2016 -> Conferencia inaugural

Nada más efectivo en la perpetuación de la misoginia que la involuicración de las mujeres en la causa, y a Cordelia se le alista en ella (como a Rosalind). Ella rehúsa prestarse al juego inicial. Ella se justifica por el reparto de cuidado y afecto entre padre y marido. Su marido deberá asumir su defensa tras el matrimonio y por ello le debe un afecta al que el rey le es negado. Su padre confirma esta normativa contractual cuando le comunica que su precio ha caído y que debe castigarla recordándole que ella es un objeto de transacción masculina. Al Duque de Burgundy no le interesa la oferta y la rechaza. Cordelia luego irá en auxilio de su padre para restaurarle en el poder.

Tennenhouse se pregunta por la razón de la muerte de Cordelia. Para él, el principio patriarcal más que la identidad del rey es lo que está en cuestión. La clave está en la restauración de este principio. Goneril y Regan conciben una pasión ilícita por Edmund, escenificando el caos al que conduce la subversión de los principios naturales y los tres rebeldes han de ser castigados en la muerte. Pero la de Cordelia es innecesaria y sólo confirma la voluntad de retorno a un orden masculino reforzándose la restauración del “nombre del padre”.

El bufón refuerza los papeles esenciales desde una perspectiva satírica, y compara a Goneril y Regan con el parecido que entre sí guardan los cangrejos. Se burla con alusiones de doble sentido sexual del debilitamiento de la hombría de Lear.

Recapitulando, se trata de la tragedia más compleja de Shakespeare. Además de la división del reino, otros temas aparecen:



  • El desconocimiento propio y ajeno que llevan al error y la injusticia.

  • La caída y el reconocimiento de la culpa y expiación.

  • La redención mediante el sufrimiento para empatizar con los demás.

  • La exploración de los límites de la naturaleza humana.

  • La reflexión sobre el orden natural y su subversión.

  • La frustración del deseo pero el reconocimiento de su importancia como motor de la vida.

  • El ateísmo.

  • El declive del feudalismo y el surgimiento del capitalismo.

  • La ansiedad sexual y la reafirmación del poder patriarcal.

7.2.5 Lenguaje y estructura dramática

En ningún caso puede abordarse el estudio de esta obra de un modo abstracto porque los personajes, atmósfera, argumento, etc., están íntimamente trabados y porque el lenguaje es más físico y sensorial. Spurgeon mostraba la existencia de un campo de imágenes de conflicto, tensión y sufrimiento, expresadas en verbos de movimiento corporal y metáforas de dolor. Según él, somos conscientes de la atmósfera de dolor y de tensión encarnada pero apenas nos damos cuenta cómo esa sensación va aumentando por las imágenes y los verbos de movimiento utilizados.

Existe un núcleo de imágenes y metáforas relacionadas con el mundo animal cuya brutalidad es más horrendo pues se asocia al orden humano. Destaca también las imágenes relacionadas con la sexualidad femenina en términos de exceso y amenaza. Abundan verbos de penetración y vioñencia. Lear se queja de que Goneril le ha golpeado como una serpiente y ha sacudido su hombría: sus ojos son fieros. Que sus hijas son pelícanos que le han clavado el pico para chuparle la sangre.

También hay imágenes conectadas con la naturaleza que conjuran un efecto apocalíptico paralelo en violencia con lo desatado por la pasión. Las imágenes de desolación contrastan con las de As you like it.

La estructura de la obra se articula por oposiciones que pueden parecer simples. Knight divide a los personajes en buenos y malos. Los buenos: Lear, Cordelia, Kent, Gloucester, Edgar y el fool. Los malos: Goneril, Regan, Edmund, subvierten el orden. Lear y Gloucester son núcleos articulados por unos motivos recurrentes y por ecos lingüísticos. Lear tiene dos hijas malas y una buena, cuyas evoluciones son contrarias. Gloucester tiene dos hijos, uno bastardo y malo y el otro legítimo y bueno. El orden natural se contrapone al orden social, contendidos por el principio jerárquico.

Shakespeare desmota lo esquemática de estas dualidades. El bien y el mal están enlazados y son condición del ser humano. La tragedia muestra la complejidad de los afectos, la ceguera de juicio, la soberbia del poder, la seducción del deseo, el narcisismo, la pasión violenta, la empatía a que conduce el sufrimiento destructivo. En lo social, la profunda injusticia entre el poderoso y el desposeído. Pero las antinomias se diluyen y la desolación alcanza a todos.

Deshechas las oposiciones, retornamos al principio: la visión trágica y aleccionadora de las consecuencias de la división de un reino y la subversión de un orden. La tragedia funciona si el espectador comparte la catarsis del héroe.

7.2.6 Evolución de los enfoques críticos

King Lear es la tragedia más madura de su autor. Se ha escrito mucho sobre lo difícil que es su representación. Hasta 1834 se hacía con el final feliz de Tate. Persiste la necesidad de justificar la tragedia y dar una interpretación que aportar un sentido a la existencia. Granville-Barker intentó armonizar las tensiones del texto y recurría a la fuerza de la poesía dramática del autor para intentar explicar el carácter humanista cristiano, lo cual era lo más difícil para el dramaturgo, mostrar la agonía de Lear, su resurrección.

Foucault dice que al nombre del autor se le da un papel determinante por su función clasificadora que garantiza su aceptación por parte del público. La autoridad del nombre sirve para neutralizar las contradicciones. Esto es lo que ha hecho la crítica humanista para extraer de la obra su sentido “último”, asegurando su vigencia universal. Por ello se ha estudiado el proceso de conversión moral o religiosa, acentuando los elementos de pecado, expiación y redención del monarca.

Los engoques formales del new criticism se centraron en análisis muy ricos de motivos y recursos poéticos sin enfatizar los significados o contextualizar históricamente la obra.

Durante la guerra fría, la obra fue un referente imaginario para una generación muy escéptica respecto a la Providencia. La indiferencia de los dioses, el énfasis en lo grotesco, con dos locos y un bufón vagando, apeló al pensamiento existencialista que se identificó con la precariedad humana que la tragedia escenifica.

Kott encontró en la obra el emblema de la desintegración del mundo. Mostraba su capacidad para rebasar sus coordenadas y significar en otra cultura y lugar (Polonia), la ocupación alemana y rusa. Para Kott, el dramaturgo no relata el pasado sino el presente,

En los últimos años, el neohistoricismo y el materialismo cultural se ha orientado a explicaitar un rechazo a cualquier pretensión de determinar un significado último para tornar la atención a las condiciones materiales de la sociedad de la época y analizar si la obra asentía a las estructuras que reafirmaban el poder o si ofrecían resistencia. Antes se ha visto la complejidad del tratamiento de cuestiones que afectaban al rey y su teoría sobre el poder y cómo la obra trata la subversión (momentánea) del orden político y patriarcal.

Desde la crítica feminista, la obra presenta muchas dificultades. Abordarla desde los personajes femeninos plantea la imposibilidad de rescatar una feminidad positiva por lo que solo se puede denunciar la misoginia de la representación de las mujeres. También se ha advertido la influencia de interpretaciones consolidadas por las comunidades interpretativas, como la tradición académica y la industria shakesperiana que dificultan la aparición de otro tipo de interpretaciones.

Hidalgo analiza la parcialidad y limitación de los estudios críticos mostrando que, si centrarse en cuestiones supuestamente universales es muy difícil y dudosamente válido, el enfoque solo centrado en lo político o en la dinámica de subversión y contención del poder también puede ser limitado. Por tanto, las interpretaciones vienen mediatizadas por instancias ideológicas y debe leerse cuidadosamente la obra para llegar a una síntesis propia.

Literatura inglesa I

Tema 8: El teatro de Shakespeare IV (The Tempest)



8.1 Introducción

Ocupa un lugar especial tras las cuatro grandes tragedias. La vida torna a remansarse y las tensiones se reconcilian. Está dentro de las “last plays” o romances. Es su última obra, su testamento literario y a ello contribuye la identificación que el autor manifestó con su protagonista, un mago que conjura mascaradas y mueva las pasiones a su antojo, igual que el, un incitador de sueños. El artista es consciente de su artificio e invita a la gente a la distancia. Al príncipe Ferdinand, que no distingue la realidad del arte y no comprende el poder del último para conjurar aquella, le previene:






Compartir con tus amigos:
1   ...   17   18   19   20   21   22   23   24   ...   61


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos