Las teorías éticas



Descargar 52.11 Kb.
Fecha de conversión13.08.2018
Tamaño52.11 Kb.
Vistas11
Descargas0
Catálogo: centros
centros -> Pabellón C, Universidad Autónoma de Madrid Ciudad Universitaria de Cantoblanco
centros -> Pabellón C, Universidad Autónoma de Madrid Ciudad Universitaria de Cantoblanco
centros -> Calendario de implantación grado en psicologíA
centros -> Historia biográfica
centros -> Modelo de consentimiento informado para la

LAS TEORÍAS ÉTICAS

Qué es una teoría ética

Las teorías éticas tienen carácter normativo, pretenden la fundamentación de los postulados y normas morales.La ética es solamente una reflexión acerca de la moral. No pretende crear una nueva moral, porque sería una pretensión inútil. Esto es lo que hacen las teorías éticas: permiten que los seres humanos podamos justificar y fundamentar nuestros principios y normas.


Tipos de teorías éticas

Estas teorías permiten justificar las normas y los juicios morales. Las normas expresan obligaciones, los juicios morales son juicios de valor.

La estructura gramatical de una norma moral es Todos deben hacer X; la forma del juicio moral es X es bueno.

Las teorías éticas quieren establecer principios que justifiquen normas y juicios de este estilo, pero el modo de justificarlos cambia de unas teorías a otras.


Teorías cognitivistas

Estas teorías afirman:

que bueno es una cualidad de X

que X es bueno es una oración descriptiva

que una oración así aporta un nuevo conocimiento acerca de X.
Éticas sustancialistas


  • Afirman que es imposible hablar acerca de la corrección de las normas si no es sobre el trasfondo de alguna concepción compartida de la vida buena.

  • Quienes defienden las posiciones sustancialistas coinciden en concebir lo moral como un ámbito en el que lo principal no es el discurso sobre las normas justas, sino el de los fines, los bienes y las virtudes comunitariamente vividos en un contexto vital concreto.

Teorías naturalistas.

Afirman que los términos morales equivalen a propiedades naturales observables.


Teorías intuicionistas.

Afirman:

1) que los términos morales no son cualidades naturales,

2) que los términos morales solamente pueden ser definidos mediante otros términos morales,

3) que por lo menos un término moral será indefinible.
Teorías no cognitivistas

Niegan los tres supuestos de las cognitivistas. Son el emotivismo y el prescriptivismo.


Teorías teológicas (materiales)

Tratan de determinar el fin de la vida humana, aquello que, si lo conseguimos, nos hará buenos. Fundan el deber en el bien que se ofrece a la voluntad para que lo realice.


Éticas materiales

  • Afirman que el criterio de moralidad para enjuiciar cuándo nos hallamos ante acciones o normas morales, puede explicitarse mediante enunciados con contenido, ya que estas éticas suponen que hay un bien, un fin o un valor determinado a la base de la moral.

  • Ya sea que se trate de un bien ontológico, teológico, psicológico o sociológico, lo primero que una ética de este tipo debe emprender es la tarea de descubrir el bien, fin o valor supremo, definiéndolos en su contenido. A partir de ello es posible extraer criterios de moralidad con contenido.

Éticas teleológicas

  • En principio, se entendería por teoría teleológica aquella para la que la corrección o incorrección de las acciones está siempre determinada por su tendencia a producir ciertas consecuencias que son intrínsecamente buenas o malas

  • Serían éticas teleológicas aquellas que se ocupan en discernir qué es el bien no moral antes de determinar el deber, y consideran como moralmente buena la maximización del bien no moral.


Teorías deontológicas (formales)

Tratan de determinar qué es lo correcto.


Éticas formales

  • No hacen depender el bien moral de un contenido, sino de la forma de unos mandatos. Aquellas normas que revistan una determinada forma son las que deben ser realizadas, porque tienen la forma de la razón.

En el caso de Kant, la forma racional de las normas se descubre cuando adoptamos la perspectiva de la igualdad (en un mundo de personas empíricamente desiguales) y de la universalidad (en un mundo de individuos dotados de preferencias subjetivas).
Éticas deontológicas

Una teoría deontológica consideraría que una acción sería siempre intrínsecamente correcta o incorrecta, fueran cuales fueran las consecuencias.



  • Serían éticas deontológicas las que marcan el ámbito del deber antes de ocuparse del bien y sólo consideran bueno (o correcto) lo adecuado al deber.


Éticas procedimentales

  • Se consideran, en general, como herederas del formalismo kantiano, aunque sustituyen algunas de sus ideas más vulnerables ─la conciencia individual es el lugar privilegiado de la experiencia moral─ por nuevos elementos teóricos que pudieran salvar las dificultades a que debió enfrentarse la ética de Kant.

  • El procedimiento buscado ha de expresar la racionalidad práctica en el sentido kantiano, es decir, el punto de vista de una voluntad racional entendida como lo que todos podrían querer.

  • Esto significa que aquello que la razón proponga como moralmente obligatorio no puede identificarse sólo con lo que de hecho deseamos o con lo que subjetivamente nos conviene, sino más bien con lo que cualquier persona desearía si adoptase la perspectiva de igualdad y universalidad aludida anteriormente.


ÉTICAS NATURALISTAS
Sócrates (c. 470-c. 399 a.C.).- Conocemos a Sócrates a través de diversas fuentes, su discípulo y admirador Platón y otros pensadores coetáneos, aunque dichas fuentes no son coincidentes. De todas formas, el Sócrates platónico –independientemente de su grado de fidelidad al Sócrates histórico- es el que ha influido en el pensamiento occidental.

Sócrates aparece como el fundador de la reflexión ética. La base de sus enseñanzas es la creencia en la existencia de valores objetivos (justicia, amor y virtud y el conocimiento de uno mismo) así como en nuestra capacidad de comprenderlos. Creía que nadie elige el mal a sabiendas, sino por ignorancia. La virtud es conocimiento y aquellos que conocen el bien, actuarán justamente.


El eudemonismo aristotélico (felicidad)

Aristóteles comienza reconociendo que todo el mundo busca la felicidad.

- examinar críticamente el concepto de felicidad.

- examinar si es acertada la elección

- proponer el perfeccionamiento de la propia naturaleza humana como forma auténtica de encontrar la felicidad.

- exponer como se fundamentan así las virtudes y las normas morales, etc.


Aristóteles sostiene que el bien supremo del hombre es la felicidad, es lo único que se basta a sí mismo. Esuna actividad del alma conforme a una virtud perfecta. Lo que nos hace felices es una actividad del alma, y la actividad que nos hace buenos es el pensamiento.

Para que sea buena la actividad humana debe estar conforme a una virtud perefecta. La virtud es un hábito selectivo, una disposición permanente a elegir lo más adecuado para nuestra felicidad y perfección. La felicidad requiere no dejarse llevar por el deseo.

La buena elección consiste siempre en un término medio de todo.

La ética de Aristóteles es de perfeccionamiento del hombre.


Aristóteles (384- 322 a.C.).-

- Bien, ser y fin coinciden.- Como existen muchos seres y muchas actividades existen también muchos bienes: El bien de cada realidad es el fin de esa realidad, según su propia esencia: por ejemplo, el bien de la medicina es la salud; el bien del veneno es producir la muerte. En el hombre también hay muchos bienes-fines..

- De entre todos los bienes, algunos se buscan siempre para conseguir otros bienes (por ejemplo el dinero); otros se persiguen en parte por sí mismos y en parte por otros bienes (la salud se quiere por sí misma, pero además si estamos sanos podremos conseguir otras fines; pero hay un bien que se busca sólo por sí mismo: La felicidad, que es, por tanto, el bien más perfecto.¿En qué consiste la felicidad, el bien supremo del hombre?

- El bien de cada ser consiste en realizar la función propia de cada ser: el bien del hombre consistirá en realizar la función propia del hombre.

- ¿Cuál es la función propia del hombre? La racionalidad.

- Por tanto, el bien del hombre (=la felicidad) consistirá en el ejercicio de su función racional: y esto en dos sentidos: En sentido activo (dedicación al conocimiento racional) y en sentido pasivo (guiarse por la razón). Y todo ello no de vez en cuando, sino a lo largo de toda la vida.



El hedonismo (placer)

Es vivir conforme a la naturaleza, y se identifica la felicidad con el placer. Vivir de acuerdo con la naturaleza implica la moderación del placer. Los excesos proceden de las falsas opiniones.

Sólo será feliz quien escoge con prudencia, sabe contenerse en la moderación e ignora las opiniones de los libertinos.

Se distinguen tres tipos de deseos:



Deseos naturales y necesarios. La pobreza, de acuerdo con las necesidades de la naturaleza, es unagran riqueza; en cambio, la riqueza que no conoce límites es una gran pobreza.

Deseos naturales y no necesarios. Nacen del deseo de variación y hay que moderarlos

prudentemente.



Deseos no naturales ni necesarios. Nacen de las opiniones de los que no se satisfacen con lo que tienen.

El hombre bueno es el que sabe gozar de todos los placeres que ofrece la naturaleza pero dentre de un orden que ella misma impone.


El epicureismo. Sus ideas fundamentales se deben a Epicuro (Samos, 341-270 a.C.).

- Para él es necesario eliminar el temor a los dioses y el temor a la muerte. Lo primero lo consigue afirmando que los dioses existen (muchos han considerado que Epicuro era ateo) pero son indiferentes a los destinos humanos. Lo segundo se consigue razonando que mientras se vive no se tiene sensación de la muerte y cuando se está muerto no se tiene ninguna sensación.

- El fin de la vida es vivir tranquilamente, por lo que recomienda apartarse de la política. La felicidad sólo se consigue con la autarquía para alcanzar la ausencia de temor, de dolor, de pena... El sabio debe suprimir todos los obstáculos que se oponen a la felicidad y cultivar todo aquello (por ejemplo, la amistad) que contribuye a aumentarla

- Todo placer es bueno y todo dolor es malo.



  • Pero de aquí no se deduce que debemos intentar conseguir cualquier placer a cualquier precio (la experiencia muestra que muchos placeres causan gran dolor, por lo que el hombre sabio se abstendrá de ellos).

  • Tampoco que debamos huir de todo dolor (la experiencia muestra que a muchos dolores le sigue un gran placer, por lo que el hombre sabio actuará en consecuencia).

La felicidad está, pues, muy relacionada con la sabiduría, con saber elegir: Se trata de conseguir un placer reposado, el equilibrio, la supresión de la ansiedad y la turbulencia.
El estoicismo: Séneca. Es una escuela filosófica y moral que se desarrollo en el mundo grecorromano durante todo el periodo helenístico. La ética estoica se funda en el concepto de Eudaimonía ( =la felicidad), que no consiste en el placer sino en el ejercicio constante de la virtud, en la propia autosuficiencia que permite al hombre desasirse de los bienes externos.

- El primer imperativo ético es vivir conforme a la naturaleza que en el caso del hombre es vivir conforme a la razón.

- Ahora bien, las pasiones y los sentimientos nos mueven a obrar contra la razón, por lo que deben ser no sólo controlados, sino arrancados de raiz, para de esta forma lograr la imperturbabilidad (άταραξία)

- La felicidad radica en la aceptación del destino y en el combate contra las pasiones.


Escuela cínica (s. IV a.C. fundada por Antistenes, tiene en Diógenes de Sínope su más reconocido representante) La felicidad se consigue con una vida sencilla y acorde a la naturaleza: El hombre tiene en sí mismo su propia fuente de felicidad, por lo que la autonomía (la libertad, la no dependencia) es el verdadero bien. El hombre con menos necesidades es más libre y por tanto más feliz. Los cínicos fueron famosos por sus críticas contra la corrupción y vicios de la sociedad.

El utilitarismo (bien)

Jeremías Bentham intentó mejorar las condiciones de vida del pueblo. Tomó de la obra De los delitos y las penas la fórmula: la máxima felicidad posible para el mayor número posible de personas. Este carácter altruista es su mayor aportación a la doctrina moral de la felicidad, ya que las doctrinas anteriores eran individualistas.

Utilitarismo: utilidad es la propiedad de cualquier objeto de producir beneficio, ventaja, placer o felicidad.



Principio de utilidad: el principio que aprueba o desaprueba cualquier acción según su tendencia a aumentar o disminuir la felicidad de la parte interesada.

Los utilitarstas pretendieron convertir la moral en ciencia. No quisieron hacer santos, sino hombres que colaborasen en una sociedad más feliz.

Si el principio de utilidad se aplica directamente a actos particulares se llama utilitarismo de los actos. El utilitarismo de las reglas es la norma general, la que cumple el principio de utilidad.
Utilitarismo ( Stuart Mill, Jeremy Bentham, finales del XVIII).- defiende que el criterio ético debe ser conseguir el mayor bien para el mayor número de personas (en su forma negativa, evitar la mayor cantidad de dolor para el mayor número de personas). Se trata, por tanto, de una concepción inspirada en el epicureismo, pero sustituyendo el bienestar individual por el bienestar mayoritario. En realidad el utilitarismo consideraba que era posible construir una moral basada en la razón aceptable por todas las personas, independientemente de sus creencias religiosas.

"La naturaleza ha colocado a la humanidad bajo el gobierno de dos amos soberanos, el dolor y el placer. Les corresponde sólo a ellos señalar lo que debemos hacer, así como determinar lo que haremos. Por un lado, la norma del bien y del mal, por el otro la cadena de causas y efectos, están sujetos al trono de ellos. Nos gobiernan en todo lo que hacemos, en todo lo que decimos, en todo lo que pensamos; todo esfuerzo que hagamos para librarnos de nuestra sujeción servirá solo para demostrarla y confirmarla" (Bentham).

"El principio de utilidad significa aquel principio que aprueba o desaprueba cada una de las acciones según la tendencia que aparenta tener para aumentar o reducir la felicidad de la parte cuyo interés está en cuestión; o, lo que es lo mismo en otras palabras, para promover u oponerse a esa felicidad" (Bentham).

Éticas inspiradas en las religiones.- Para muchas personas, su religión es la fuente fundamental de la ética. En nuestro entorno las religiones con mayor número de creyentes o simpatizantes son Judaísmo, Cristianismo e Islamismo. Dichas concepciones han sido (y siguen siendo para una parte numerosa de la humanidad) el núcleo ético fundamental hasta, por lo menos, el siglo XVIII. Las reflexiones éticas posteriores se han desarrollado, por lo menos en gran parte, a partir de, sobre o contra ellas.

Aunque existen notables diferencias entre las concepciones éticas relacionadas con estas religiones ( y con las demás), sin embargo hay ciertos aspectos en que parecen coincidir:



  1. Fundamento en la fe.- Las normas (obligaciones y prohibiciones) aparecen como emanadas directamente de la divinidad y deben ser aceptadas incondicionalmente. Por ello, aunque puedan resultar más o menos razonadas y razonables, su fundamento último no está en la razón y los argumentos, sino en la autoridad de la divinidad, y por tanto en la fe.

  2. Permanencia en el tiempo.- Aunque tales normas surgen en una determinada época y en el seno de una sociedad con determinadas características, deben valer para siempre.

  3. Premio o castigo.- Se relaciona el cumplimiento de la norma con un premio o castigo.

  4. Intérpretes de la norma.- Suele haber una persona o grupo de personas que tiene la capacidad de interpretar la norma tanto para decidir en situaciones en las que no haya acuerdo como para adaptarla a las nuevas situaciones.

  5. Universalidad.- Aunque se trata de normas para los creyentes en una determinada religión, es una constante histórica el intento de extender tales normas morales a toda la sociedad hasta el extremo de exigir, en algunos casos, que las leyes del estado se acomoden a la moral religiosa dominante.

  6. Ambigüedad.- Existen textos y mensajes que sirven de base tanto a las interpretaciones más extremistas como a las más moderadas.


ÉTICAS PROCEDIMENTALES
La ética formal kantiana

La pregunta fundamental de la ética es: ¿Qué debo hacer?, aunque también puede formularse: ¿Qué condiciones debe cumplir una norma moral para que pueda obligar?.

Las normas morales tienen que tener validez universal. (Todos deben hacer X)

Kant rechaza las éticas del bien, y las éticas de la felicidad las considera egoístas, porque la búsquedade la felicidad no puede fundar normas universales.

Propone una ética deontológica y procedimental No aparece sólo como criterio de búsqueda, sinotambién como normal moral. (Imperativo categórico). Obra de tal modo que la máxima de tuvoluntad pueda valer siempre al mismo tiempo como principio de una legislación universal.ç

La moral kantiana reposa sobre la libertad. El imperativo categórico supone que es el sujeto moralquien se da a sí mismo las normas morales.

Es deontológica y procedimental, porque sólo atiende al procedimiento para establecer que es locorrecto.
La ética de Kant (1724-1804).-


  1. Kant critica las morales anteriores, mostrando que:

  • Sus imperativos son hipotéticos (=condicionales): si quieres conseguir... cumple...

  • Sus imperativos son a posteriori (dependen de la experiencia),

  • Sus imperativos no son universales ni necesarios (no valen para todo hombre en toda circunstancia),

  • Son éticas heterónomas (la voluntad del hombre se somete a la voluntad de otro).

En resumen: Tales éticas son éticas materiales (= establecen lo que hay que hacer).

b) La ética kantiana.- Frente a ello Kant pretende formular una ética cuyos imperativos sean categóricos, universales, necesarios, a priori, ante los cuales la voluntad se determine a sí misma (autonomía), como reflejo de su libertad. Tal ética solo es posible como ética formal, es decir, una ética que no establece lo que hay que hacer, sino cómo hay que hacer lo que hay que hacer:



c) Los imperativos.- La única norma de dicha moral sólo puede contener la pura expresión del deber: “Obra por puro respeto al deber”.

  1. Kant concreta esta norma en cuatro imperativos, de los cuales nombraremos dos.

  • 1º (basado en la universalidad).- “Obra de manera que puedas querer que el principio que dirige tu acción pueda ser tomado como principio de una legislación universal”.

3º “Obra de manera que tomes a la humanidad, tanto en tu persona como en la de cualquier otro, siempre como un fin al mismo tiempo y nunca meramente como un medio”.


El Existencialismo ( Heidegger, Jaspers, Sartre).- Se trata de una corriente filosófica (con influencia en otros campos culturales como la literatura) que tuvo notable éxito, sobre todo en el periodo que va desde el final de la segunda guerra mundial hasta aproximadamente 1970.

  1. Concepción filosófica: mientras que los demás seres son (tienen una esencia que determina lo que serán sus posibilidades de ser, su existencia), en el hombre no se da tal esencia, sino que es él quien ha de decidir lo que será su ser (= Libertad radical), y, por tanto, tiene la total Responsabilidad de tal decisión sobre su ser. Los existencialistas suelen resaltar esta concepción bajo diversas fórmulas, como El ser y la nada (título de la principal obra de Sartre), Ser y tiempo (título de la principal obra de Heidegger) , la existencia precede a la esencia...

  2. Su concepción ética se desarrolla sobre tres pilares: Libertad, responsabilidad, autenticidad.

Absoluta libertad: El hombre se encuentra arrojado al mundo y entre los demás hombres y a cada paso tiene que decidir lo va a ser y en esta decisión no tiene ninguna norma externa que le guíe: el hombre se hace a sí mismo, construye sus propias posibilidades de ser. No es libre de lo que le ocurre (no es un dios) pero es libre de las decisiones que toma ante lo que le ocurre.

Absoluta responsabilidad: El hombre es totalmente responsable de sus decisiones y, en la medida en que tales decisiones implican a las demás personas y al mundo, también es absolutamente responsable de las demás personas y del mundo. Responsable ¿ante quién? Ante sí mismo.

Autenticidad.- No valen excusas ni “yo no sabía”, ni “es que ...(mala fe = negar la propia responsabilidad = Inautenticidad): Sea lo que sea lo que yo haya hecho o dejado de hacer, yo lo he decidido o he decidido permitir que otros decidan por mí.





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos