La utilización educativa de la televisión y el video



Descargar 188.55 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión05.09.2018
Tamaño188.55 Kb.
Vistas17
Descargas0
  1   2   3
Catálogo: tecnologias
tecnologias -> Introducción a concepto de psicologíA
tecnologias -> Introduccion a la psicologia educativa introduccion a la psicologia de la educacion
tecnologias -> Tecnologias duras y tecnologias blandas
tecnologias -> Tecnologías “blandas”
tecnologias -> Disposición 7 del boe núm de 2015
tecnologias -> Bocyl n.º 86 8-mayo-2015
tecnologias -> Rol docente en el tercer milenio
tecnologias -> Marcelino champagnat
tecnologias -> Bocyl n.º 86 8-mayo-2015

LA UTILIZACIÓN EDUCATIVA DE LA TELEVISIÓN Y EL VIDEO

La televisión y el video son los medios audiovisuales que han adquirido mayor presencia en los centros, independientemente del nivel educativo o de que se hable de una enseñanza formal o informal. Las investigaciones realizadas sobre el uso que los profesores hacen de los medios que mas se utilizan y que tenderían a elegirlos si no tuvieran ninguno en sus centros. Su significación ha sido tal que han formado parte de proyectos específicos de dotación de medios en los centros, como el proyecto Mercurio.

Al lado del interés que despierta en los centros, está el hecho de que son medios con una presencia cotidiana en los hogares, llegando incluso en algunos casos a la existencia de más de un equipo.

En nuestra cultura se ha abierto una doble vía de análisis: una destinada a su utilización como medios educativos, y otra referida a la formación para la comprensión de los mensajes y lenguajes en ellos utilizados. Aspectos que vendrían a ser lo que ha sido considerado como educación “con” los medios de comunicación, y educación “para” los medios de comunicación.

En el caso del video se encuentra también el hecho de su progresivo abaratamiento y la simplificación de su manejo, lo que permite ser tanto observadores como productores de programas, ampliándose de esta forma las posibilidades de ser utilizado en la enseñanza, tanto por los profesores como por los estudiantes. Este hecho requerirá el conocimiento de nuevos contenidos y el dominio de nuevas habilidades para ambos.



Para realizar esta introducción, y utilizando las palabras de Salinas (1999a: 78), se debe de completar la estrecha relación que se presenta entre la televisión y el video. Ya que en cualquier experiencia de televisión esta presente el video bien en el momento de producción, bien en la recepción, o en ambas, lo que influye en que algunas veces resulte difícil discernir de que se esta hablando, de video o televisión, cuestión que cada vez se vuelve mas compleja con las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías y el video bajo demanda. De todas formas entre ellos se establecen diferencias, de forma que la televisión frente al video dispone de un horario y tiempo fijo de visionado, su condición de emisión simultanea para un colectivo amplio, su carácter no repetible y revisable, su alto costo de transmisión, y el no favorecer la participación de los receptores durante la observación del programa; por el contrario, en el caso del video frente a la televisión se encuentra la posibilidad que encierra para poder repetirse y revisarse, el poder estar disponible cuando se le es requerido, y que permite la producción de mensajes.



Video: medio de comunicación con unos elementos simbólicos determinados, que permiten la creación de mensajes por los usuarios, cuya concepción técnica es la imagen electrónica configurada a partir de una serie de instrumentos tecnológicos, que poseen una versatilidad de usos mayoritariamente controlados por el usuario.

Formas de utilización del video en la enseñanza: las diversas posibilidades del video para ser integrado por el profesor de la enseñanza, por ejemplo como transmisor de información, motivador del aprendizaje, instrumento de conocimiento, instrumento de evaluación de profesores y estudiantes, de formación y perfeccionamiento del profesorado y herramienta de investigación psicodidáctica.

Televisión cultural: su objetivo básico es la diversión y el entretenimiento.

Televisión educativa: emisiones situadas dentro de la programación general de una cadena de televisión que, por su contenido o forma de presentar la información, puede ser utilizada con una aplicación educativa.

Televisión escolar: son emisiones que persiguen suplantar al sistema educativo formal, y cuyos programas poseen una estructura específica.

2.1 la televisión como medio educativo

No puede dejarse de reconocer que la televisión se ha convertido en uno de los medios típicos de nuestra sociedad contemporánea, tanto por el tiempo que se invierte en ella , como por la significación que tiene en la configuración de un modelo de sociedad y la transmisión de unos valores específicos (Aguaded, 1999). Es un análisis uno de los mas significativos para la comprensión de las características de nuestra sociedad.

La relación de la televisión con la educación se establece desde los inicios, bien por la configuración de programas educativos específicos, bien por justificar en sus fines de constitución su desarrollo e implantación. Esta relación se vera notablemente incrementada en el presente con la televisión por cable, que repercutirá en una tematización de los contenidos de los programas.

Las experiencias que se han desarrollando internacionalmente referidas a la creación de canales educativos específicos que pudieran suplantar la figura del profesor y el sistema reglado de enseñanza son diversas: la Nipón Hoso Kyokai (NHK) de Japón, la British Broadcasting Corporation (BBC) de Reino Unido, el Channel 4 TV de Gran Bretaña, la cinquiéme de Francia, el proyecto Teleduc de la Universidad Católica de chile, o la Ontario Educational Communications Authority (TV Notario) de Canadá. Experiencias que aunque han sido realizadas bajo diferentes perspectivas, con estructuras organizativas distintas, y destinadas a desiguales niveles educativos, han puesto de manifiesto que la televisión puede ser utilizada como medio para la formación, en lo que se ha venido a denominar como “teleenseñanza”. Sin embargo también han apuntado que para ello se necesita la organización de los programas de una forma diferente a la televisión cultural o comercial, la formación del profesorado para su inserción en la práctica educativa y la elaboración de materiales específicos como guías de trabajo para su seguimiento.



Las ventajas y limitaciones que se han presentado de la televisión como medio educativo son diversas, y se sintetizan en el cuadro 2.1.

Cuadro 2.1. Ventajas y limitaciones de la televisión como medio educativo.


Ventajas



Limitaciones

Instantánea.

Por su carácter de simultaneidad, no llega a respetar las características y necesidades individuales de los receptores.

Lleva la instrucción a lugares alejados con carencia de profesores especializados.

Es difícil de integrar dentro del currículo formal escolar, al resultar complejo hacer coincidir el horario de la emisión de los programas y el horario de las asignaturas.

Facilita la observación de profesores especializados.

Suele existir poca interacción entre el profesor de los programas y los alumnos

Evita el desplazamiento de los alumnos a los centros de información.

Las percepciones que se suele tener de este medio facilitan que los alumnos puedan caer en la pasividad, y en consecuencia tender e invertir menos esfuerzo mental en el procesamiento de la información.

Simultáneamente es un medio de comunicación de masas e individual.

Al alumno se le suele dar la oportunidad de aplicar inmediatamente los contenidos presentados en el programa

Conectado on line permite una enseñanza interactiva.

Por lo general, una producción de calidad requiere la movilización de personal y equipo especializado, lo cual supone un costo elevado

Ayuda al perfeccionamiento del profesorado, ya que los profesores del aula pueden observar otros modelos de enseñanza.

Las perturbaciones que pueden derivarse de la transmisión por el aire

Dado el número de personas que pueden observar sus mensajes, su costo es moderado.

La perfecta observación de los programas en clase requiere equipos de calidad

La televisión tiene una fuerte habilidad para afectar a las actitudes de los estudiantes




Para algunas modalidades de enseñanza su costo de producción es bajo




2.1.1. Unas referencias a la historia de nuestra televisión educativa

Desde los inicios la televisión de nuestro país mostró una inclinación por incluir contenidos educativos en su programación, realizándose durante su etapa experimental diferentes emisiones de operaciones quirúrgicas y cursos de cardiología para posgraduados.

Las primeras emisiones se llevaron a cabo en 1961 y 91962 con los programas Escuela TV y Escuela TV II, el primero para impartir conocimientos de nivel básico y el segundo destinado a la formación profesional. Ambos tuvieron resultados y aceptaciones diferentes, siendo el segundo u fracaso, entre otros motivos porque los destinarios de los programas no tenían acceso a los receptores de televisión. Estas emisiones se suprimieron en 1963.

Durante el curso 1962-1963 se desarrolló una experiencia nominada “Academia TV”, que emitía durante una hora diaria programas de contenidos diversos, desde inglés hasta música. Estos programas se complementaban con otros de orientación profesional.

Un fuerte impulso para el desarrollo de la televisión educativa en nuestro país se produjo a partir de la Red Nacional de Teleclub, que consolidó un grupo potencial de receptores para que se realizara una programación de dos espacios semanales de media hora de difusión. Los espacios emitidos eran de contenidos diversos, uno de carácter informativo general y de divulgación agrícola. No estamos solos, y otro cultural y educativo, ventana abierta.

Los primeros contactos del Ministerio de Educación con la televisión educativa no se produjeron hasta octubre de 1966, con la aparición del programa imágenes para el Saber, dedicado a la alfabetización de adultos. Al verano siguiente se emitió Imágenes para descansar, que estaba destinado a los alumnos que no hubieran superado durante el resto del curso los contenidos.

Lo significativo de estas experiencias son dos aspectos: por una parte que se forma un grupo de técnicos, docentes y pedagogos para su realización, asumiendo que los programas educativos deben poseer una narrativa y estructura diferente a los programas de carácter cultural y divulgativos, y en segundo lugar que se producen materiales didácticos de acompañamiento para el trabajo de profesores y estudiantes.

Las experiencias realizadas hasta el momento culminan con la creación de la televisión escolar, concebida como instrumento de apoyo al profesor del aula. Sus emisiones comenzaron a finales de enero de 1968, con una periodicidad diaria de lunes a viernes, con una hora de duración y con una hora de duración y con una programación como la siguiente: lunes, Nuestro amigo el mago (experimentos de ciencias) y Mundo curioso (geografía humana); martes: actividades manuales, estructura fonética inglesa y unidades didácticas globalizadas; miércoles: matemáticas, Recuerdos en Imágenes y Música y canto; jueves: inglés, Actividades extraescolares, Félix, el amigo de los animales; y viernes: Religión, Lectura para todos y Dibujo y pintura. Durante el verano de 1969, se recupera la idea del programa Imágenes para descansar y se emite un programa denominado cita para septiembre.

Es de señalar que ninguna de las experiencias comentadas hasta el momento fueron convenientemente evaluadas, ni por la Televisión española ni por el Ministerio de Educación.

No va a ser hasta 1992, cuando mediante un convenio de colaboración entre el MEC y RTVE, dirigido hacia promover la difusión de una franja de televisión educativa destinada a toda la sociedad, y con una fuerte preocupación por la renovación del sistema educativo, cuando surja el programa La aventura del Saber, que se emitirá de lunes a viernes de 10 a 12 de la mañana, durante los meses de septiembre a junio.

Los objetivos de este proyecto eran diversos y se concentran en los siguientes: contribuir a la educación de las personas adultas, proporcionándoles una formación básica tanto de carácter formal como no formal; poner a disposición de profesorado, alumnado, padres y madres materiales formativos útiles y documentos audiovisuales de apoyo, dándoles al mismo tiempo orientaciones didácticas y pedagógicas en consonancia con la LOGSE; informar a los distintos sectores de la población sobre los aspectos mas relevantes de la reforma del sistema educativo; ofrecer orientación a la juventud no escolarizada sobre estudios, profesiones, empleo y ocio; revitalizar el uso de los archivos de producción propia de TVE, ofreciendo la oportunidad de reutilización en un contexto distinto del original, pero logrando una perspectiva de lectura singular y eficaz; iniciar una línea de producción educativa propia, con la participación del sistema educativo; y fomentar la igualdad, poniendo el máximo cuidado en evitar cualquier tipo de discriminación.

Es de señalar que este programa ha sido de los pocos que, por una parte, recibió una evaluación destinada a conocer tanto el numero de receptores potenciales, como el lugar que ocupa en el contexto de los programas educativos y, por otra, que poseyó unos materiales de acompañamiento publicados mensualmente para informar de los contenidos de cada emisión.

Con estas emisiones no concluyen las experiencias de la televisión educativa en España, se han realizado otras como el programa A saber del MEC, la consejería de Educación y Cultura de la Comunidad de Madrid y Radio Televisión de Madrid, para la obtención del graduado escolar; el curso de inglés That´s english!; el programa Paso a paso para la educación de adultos realizado por Canal Sur Televisión; o L´esocla a casa producido por la Generalitat de Catalunya para su utilización en la escuela primaria y Secundaria. También se han desarrollado experiencias en la televisión vía satélite, donde se pueden destacar los proyectos Eurostep, Europace y la asociación de Televisión Educativa Iberoamericana (ATEI), esta ultima formada por diferentes ministerios, universidades e instituciones educativas de países latinoamericanos, y con una programación semanal emitida a través de Hispasat.

Como conclusión se puede indicar que la televisión educativa en nuestro país ha sido más bien limitada, con el desarrollo de experiencias puntuales, marcada por la falta de colaboración entre las diferentes instituciones implicadas en su desarrollo y con una carencia de evaluación de su desarrollo.



2.1.2. ¿Qué se entiende por televisión educativa?

Como han puesto de manifiesto diferentes autores (Martínez, 1994; Cabrero, 1994; Salinas, 1999ª), bajo la denominación de “televisión educativa” se pueden incluir tres tipos diferentes: cultura, educativa y escolar; se diferencian por la estructura de los programas, los destinatarios potenciales y los objetivos que persiguen:



  • La televisión cultural es la más genérica y se marca como objetivos prioritarios la divulgación y el entretenimiento, encontrándose el planteamiento inmerso dentro del propio programa, no requiriendo por tanto de materiales complementarios. Este tipo de programas transfiere las formas de diseño de la televisión comercial, siendo sus representaciones clásicas el reporte y los noticiarios.

  • La televisión educativa contempla contenidos que tienen algún tipo de interés educativo, pero que por algún motivo no forma parte del sistema escolar formal; los programas pueden agruparse en torno a series, con una programación continua, y empiezan a adquirir sus bases de la dinámica y teorías del aprendizaje. Frente al carácter divulgativo y de entretenimiento del tipo de televisión anterior, la presente persigue influir en el conocimiento, las actitudes y los valores de espectador.

  • La televisión escolar persigue suplantar al sistema escolar formal, marcándose como objetivos los mismos que el sistema educativo general, desde niveles de primaria hasta cursos de alfabetización universitarios, como es lógico imaginarse los principios de diseño son adquiridos desde la didáctica y las teorías de aprendizaje.

2.1.3. ¿Cuáles son las características distintivas de la televisión educativa?

Una de las características distintivas de la televisión educativa es la estructura del programa y la movilización en su diseño de algunos elementos que no son necesarios en otros.

Debe quedar claro desde el principio que las estrategias que se utilicen para el diseño de los programas se encuentran fuertemente influidas por una serie de variables, como por ejemplo la edad de los receptores, la experiencia que posean en la interacción con el lenguaje televisivo, los contenidos a transmitir, las habilidades cognitivas de los receptores, los objetivos que se persigan, y en líneas generales el papel que la televisión llegue en el currículo.

Asumiendo estos aspectos, aquí el análisis se situará en una perspectiva general, que debe ser adaptada y revisada a cada caso concreto. Sin olvidar que la pregunta “¿Cuál es el diseño mas eficaz de un medio?” no tiene ninguna respuesta inmediata ni exclusiva.

En la realización de un programa televisivo escolar debe confluir un equipo formado por una serie de expertos: en el medio televisivo y en sus lenguajes, profesionales de diseño didáctico con medios de enseñanza y en los contenidos a transmitir. Cada uno de estos profesionales asumirá parcelas específicas de trabajo, que se concentraran en diversos guiones: televisivo, de contenido y didáctico y e acompañamiento.

En cualquier sistema de la información unidireccional, y la televisión es ejemplo típico de ello, la redundancia de la información debe de elevarse al máximo, con el objeto de facilitar la comprensión de la información debe de elevarse al máximo, con el objeto de facilitar la compresión de la información y su almacenamiento en la memoria a corto y medio plazo. En la televisión esta redundancia puede proporcionarse por diversos procedimientos: utilización de diferentes códigos para la presentación de la información, recepción de información relevante diversas veces a lo largo el programa, o ubicar al final del programa un sumario donde se repitan las ideas clave. Al mismo tiempo no se debe olvidar que la redundancia de la información por el procedimiento que sea es inversamente proporcional a la cantidad de conceptos a transmitir. Por ello es aconsejable que en los programas se tienda a presentar la información importante y estrictamente necesaria.

El ritmo es otra variable claramente diferenciadora entre los programas de televisión escolar y de entretenimiento. Mientras la acción y el movimiento auditivo y visual es un elemento ampliamente utilizado en la televisión de entretenimiento para llamar la atención, en la escolar, ritmos elevados pueden tener efectos contrarios para el aprendizaje.

Una de las variables que ha despertado cierto interés ha sido el tiempo aconsejable de duración de los programas. Aunque se desconocen estudios concluyentes al respecto, de acuerdo con las aportaciones de los realizados desde la psicología cognitiva sobre la percepción, memoria y atención, se pueden sugerir los intervalos de 10-15 minutos para alumnos de primaria, y de 20-25 minutos para alumnos de secundaria y formación de adultos.

Respecto a las posibles relaciones entre la estructura general del programa u organización de la información, y los objetivos que se pretendan conseguir, Decaigny (1985), Bourron (1980) y Rodríguez Diéguez (1985) han realizado algunas propuestas. Este último planea dos grandes niveles de ordenación de los mensajes: abiertos o cerrados. En los primeros la información se presenta de una forma rigurosa, preciosa, limitada y ofrecida en secuencias organizadas lógicas, científica y didácticamente, persiguiéndose con ello que el alumno capte, comprenda o memorice la información presentada. Por el contrario, en los segundos, su espacio textual será mas amplio, buscando fines motivacionales, poéticos o estéticos, hacia los mensajes transmitidos. Como indica el propio autor (Rodríguez Diéguez, 1985:146):

Se puede hablar lenguaje verbal abierto o cerrado en función de su indeterminación o univocidad. El lenguaje verbal abierto tiende a configurar un espacio textual más amplio que el lenguaje verbal cerrado o univoco, que restringe este espacio […] De modo similar se comporta el lenguaje icónico.

Estas diferentes estructuras tenderán a utilizar diversos elementos sintácticos y semánticos para el diseño de sus mensajes. Así se ha llamado la atención sobre una serie de elementos que parecen influir en la eficiencia de ellos programas de televisión escolar; de ellos, y a nivel de ejemplo, se pueden destacar los siguientes: existencias de organizaciones previo en los comienzos de los programas, redundancia de la información fundamentalmente por medio de diversos sistemas simbólicos, establecimientos de los objetivos que se persiguen en el programa, evitar las estructuras bustoparlantes y ubicación al final de los programas de sumarios que resalten las ideas clave desarrolladas.



En este último aspecto citado, Salinas (1999a, 87) habla de dos tipos de estructura: cerrada y abierta, con unas características específicas.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos