La urss hasta el final del estalinismo. La política exterior de Stalin durante la guerra fría



Descargar 133.97 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión23.09.2018
Tamaño133.97 Kb.
Vistas10
Descargas0
  1   2
Catálogo: 2013
2013 -> Proyecto de internet con información del área de psicologíA”
2013 -> Universidad nacional autónoma de honduras
2013 -> Universidad nacional autonoma de honduras facultad de ciencias sociales
2013 -> Campus universitario siglo XXI, S. C
2013 -> Proyecto de internet con información del área de psicología
2013 -> Gloria zuleima bedoya idarraga luisa fernanda beltran perez maria alejandra castro arellano
2013 -> Fundamentos para el rol de una economía solidaria dentro de la perspectiva de la idea de “economía plural”
2013 -> Vicedecanato de relaciones institucionales
2013 -> Vivir sin fumar

Asunto: La URSS hasta el final del estalinismo. La política exterior de Stalin durante la guerra fría.

Madrid, 8 de octubre de 2013.



A quien corresponda:

En la política exterior de la URSS se han mantenido dos tópicos que, en principio, convendría abandonar: ni Stalin estaba dispuesto a emprender una expansión sin límites, siempre al borde de un nuevo conflicto mundial, ni en ningún momento fue posible la paz entre los países democráticos y la URSS 1.

Stalin mostró en sus relaciones diplomáticas una mezcla muy particular de ideología, paranoia, dureza de fondo, expectativas carentes de fundamento y deseos de imposible cumplimiento. La ideología, por ejemplo, demostraba la incompatibilidad entre democracia y capitalismo, era imposible su convivencia y, en caso de enfrentamiento, la democracia tendría todas las de ganar en su favor. La paranoia nació de esta imposibilidad, de acuerdo entre los dos mundos abocados a la destrucción de sus sistemas en su afán expansivo. A los yugoslavos les comentó que haría un receso de unos quince o veinte años para luego reanudar la confrontación con el capitalismo.

El espionaje, los servicios especiales y la guerra psicológica, aunque acentuando la sensación de peligro, estuvieron en función de propiciar la guerra fría sobre todo de cara al interior de la URSS favoreciendo de esta manera algunas acciones muy comprometedoras con la paz.

Stalin aún respaldado por las organizaciones internacionales pero juzgando que a medio plazo se produciría el inevitable enfrentamiento explicaría su interés por tomar el poder de forma total en la Europa del Este. Mientras, los países implicados en la Conferencia de Yalta, no entendían sus razones cuando, entonces, ya se le había otorgado la hegemonía en esta zona como glacis protector.

Posiblemente fue más la inseguridad del sistema político y social de la URSS el que determinaría este aspecto expansivo-defensivo que, para evitar cualquier resquebrajamiento del mismo, necesitaría la sumisión de los países fronterizos.

Litvinov inspirador de la diplomacia soviética decía a sus interlocutores occidentales que la inestabilidad procedía de la búsqueda de seguridad sin límites claramente definidos, así como la ausencia de determinación occidental a resistir pronto y con firmeza.



Estas circunstancias explican que, dos años después de la victoria aliada, Stalin cambiara la política soviética basada en el frente popular por otra de confrontación con Occidente.

Del mismo modo actuaría con los comunistas de otros países como lo hacía con la dirección soviética, es decir, como un dios todo poderoso dando órdenes y sin pretender intercambiar pareceres en ningún momento. Los dirigentes comunistas se dirigían a Moscú cuando se les reclamaba para recibir las oportunas “recomendaciones” secretas.

Stalin, mostrándose cortés, concedía ayudas mientras sugería el oportuno rumbo a seguir a sus aliados, por ejemplo, a Tito le pediría que sumara a Bulgaria en una Federación Balcánica. La mayoría de las veces, daba instrucciones a los líderes que se referían, generalmente, a la dirección de sus políticas internas, a Mao, por ejemplo, le recomendó plantar caucho en la isla de Hainan. Se pude decir que el comunismo soviético que había pasado de la revolución a la construcción de un Estado, ahora había alcanzado la etapa imperialista. Desaparecida la Internacional Comunista, se creó, en 1948, una oficina de transmisión de información entre los partidos comunistas, en realidad para transmitir instrucciones.



Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos