La revolución de la salud: Calidad de Vida



Descargar 29.09 Kb.
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño29.09 Kb.
Vistas3
Descargas0



Estilo de Vida: Ambiente y Salud

Calidad de Vida y Sostenibilidad

Ponencia elaborada única y exclusivamente para ser presentada en la quincuagésima conferencia anual de la FIA en San Juan, Puerto Rico del 24 al 28 de Junio de 2014

Efraín Hoffmann O. -Médico Holístico
30 de abril de 2014

A pesar de que las expectativas de vida hoy superan las cifras anteriores de las que tenemos referencias, las condiciones en las que se vive dejan mucho que desear. Dietas pobres en nutrientes y fibra, con exceso de calorías y grasas saturadas, la ingesta de sustancias tóxicas como café, cigarrillo, alcohol, drogas, etc., y la ineficaz evacuación de toxinas, generan un estado de intoxicación gradual y acumulativo. La situación de estrés y conflicto permanente sumado al sedentarismo y la falta de ejercicio físico, van mermando nuestra vitalidad y defensas, ocasionando el envejecimiento prematuro. Así que, las principales causas de enfermedad y muerte están relaciones con la poca calidad de vida del ESTILO DE VIDA contemporáneo.

En el pasado las personas morían jóvenes. Las expectativas de vida en 1.900 era de 48 años, y la gente moría por enfermedades infecciosas y carenciales. No se conocían las bacterias. Ni los antibióticos, ni las vacuazas, ni los nutrientes ni las reglas de asepsia y antisepsia por lo consiguiente. Uno de cada 50 personas fallecía por cáncer y solo uno de cada 12 personas moría de enfermedades cardiovasculares. En la actualidad, las expectativas de vida del promedio de la humanidad es de 75 años, pero la primera causa de enfermedad y muerte son las enfermedades cardiovasculares, uno de cada tres personas muere de infarto. La segunda causa de mortalidad es el cáncer, uno de cada cuatro personas muere de cáncer, y de ellos la mayor incidencia es el Ca. de Colon. En tercer lugar de morbilidad se encuentran las enfermedades metabólicas como el Síndrome Metabólico (diabetes, obesidad, hipertensión arterial, dislipidemia) y los trastornos autoinmunes y degenerativos (artritis, alergia, asma, etc.). Todas estas son enfermedades tóxicas y degenerativas asociadas al ESTILO DE VIDA. O sea, hoy vivimos más años. Pero ¿Para qué? Para degenerarnos y deteriorarnos. Más años de vida son más años intoxicándonos, mal nutriéndonos y viviendo estresadamente con un mínimo de mantenimiento.

Y lo más lamentable, lo que debería ser alarmante es que todos estos trastornos pueden ser realmente corregidos e incluso evitados. Así como las enfermedades infectocontagiosas y nutricionales lo fueron en el pasado. Sin embargo, ¿Sabía usted que el 50% de la población vive en condiciones de pobreza crítica, y además de padecer de los trastornos asociados a la poca CALIDAD DE VIDA del mundo contemporáneo, también, siguen muriendo por desnutrición, enfermedades infectocontagiosas, en ausencia de servicios de salubridad, excretas, aguas servidas, y de las mínimas normas de asepsia? Es decir, oprimidos también por un NIVEL DE VIDA infrahumano.

Vivimos cada día más alejados de la naturaleza y de las necesidades de nuestro Ser Real. Todos perseguimos elevar EL NIVEL DE VIDA, en busca de dinero, posesiones, éxito y poder. Estamos tan ocupados en lo que tenemos que hacer, que no nos queda tiempo para disfrutar simplemente de la gracia de ser y de estar. Y justamente la CALIDAD DE LA VIDA tiene que ver con el ser (el individuo) y el estar (su relación con el ambiente), mientras que el NIVEL DE VIDA, esta determinado por la relación del individuo con el tener y con el hacer, es decir, la productividad. Su medida es el Producto Territorial Bruto, es decir un indicador de la cantidad de dinero que ingresa al país en relación al número de habitantes. Eso es lo que determina el que un país se considere desarrollado o no. Ahora mi pregunta es ¿A quién interesa esta clase de desarrollo?

El Estilo de Vida, determina las enfermedades de la Humanidad y las del Planeta. El modelo de desarrollo reinante, se encuentra fundamentado en una ideología, unas doctrinas y políticas económicas definidas como Capitalismo –individual o de estado- que se han impuesto a través del egoísmo y los intereses de los pequeños grupos que siempre han administrado el poder. Mediante el control de las grandes masas a quienes mantienen ignorantes e inconscientes, para convertirlos en seguidores, fanáticos e irreflexivos, y consumidores compulsivos que aumenta sus inconmensurables riquezas Acosta de un mayor deterioro del ambiente. El modelo de desarrollo actual se basa en el Modernismo, es decir, la ruptura con los valores del pasado por considerarlos viejos y obsoletos, para dar paso al Cientificismo y Materialismo Positivista basado en la Tecnología que ha descontado los valores humanos y la espiritualidad. Una cultura Explotadora y Depredadora que ha conquistado, esclavizado, y aniquilado no solo al género humano sino al componente no humano del planeta (animales y plantas) conduciéndonos a una crisis ecológica sin precedentes en las historia de la humanidad, que pone en peligro la vida del planeta.

Obnubilados por el dinero, por adquirir un mejor Nivel de Vida, el modelo desarrollista ha carecido de visión y planificación a futuro, comprometiendo entonces la Calidad de la Vida. Los vicios en la gestión desarrollista han conducido el planeta al caos de: la Desertificación, la Pérdida de suelos, el Recalentamiento global, la Pérdida de la capa de Ozono, Lluvia ácida, Desabastecimiento de combustible, la Pérdida de la diversidad biológica, Erosión genética, Superpoblación, Disminución de las superficies cultivables, Contaminación Sónica, Consumismo, Basura e insalubridad, Analfabetismo, Desempleo, Pobreza extrema, Hambre y desnutrición, Guerras (efecto directo y costos militares). Mientras que en lo personal, la mala gestión caracterizada por: el Sedentarismo, la Mala alimentación, el Consumo y abuso de sustancias tóxicas (alcohol, tabaco, drogas, Fármacos, etc.), la Ambición y la Sobrecarga laboral, la Falta de tiempo libre o personal, la Crisis y Alteración de valores, el No respeto de las prioridades y el Abuso de la Tecnología (televisión, Ipod, Blackberry, Internet, etc.), nos ha llevado a perder la salud en forma de múltiples enfermedades degenerativas y envejecimiento precoz.

El Conocimiento es PODER. En el pasado las religiones y los reyes se consideraban la autoridad representante de DIOS en la Tierra. Su poder era absoluto pues… eran los dueños de la verdad… y la manipulaban a su conveniencia. Hoy en día, sigue siendo igual, solo cambian los actores. Ahora son los gobiernos, los inmensos consorcios e industrias transnacionales super poderosas quienes se encuentran detrás de las políticas macroeconómicas, marcando las pautas y controlando la información (medios de comunicación, publicidad, etc.). Existe toda una metodología y una psicología aplicada especializada para estimular e incentivar al consumo para aumentar las ventas y las ganancias. Solo somos clientes potenciales -antes de probar- y luego: clientes cautivos. El único interés es el de hacernos “probar” y ENAMORARNOS, para luego, convertirnos ADICTOS. Ajenos a nuestras necesidades reales modelamos e incorporamos las necesidades creadas por la sociedad de consumo. Estamos siendo inducidos, conducidos, adoctrinados, acondicionados para convertirnos en consumidores pasivos, impulsivos, obsesivos, compulsivos, inconscientes e irracionales. Se nos priva de libertad, autenticidad e independencia; al orientarnos hacia las necesidades de otros nos hacemos dependientes de personas y sustancias.

Los medios de comunicación y la INTERNET nos intoxican imperceptiblemente. En el día adía, nos resulta cada vez más familiar, el ver con naturalidad, como algo común y corriente la Corrupción… la Pornografía… las Desviaciones Sexuales… las Adicciones (a Comidas, Drogas, Tecnologías, Juegos, etc.)… los crímenes, las violaciones, la mentira, la impunidad, la desvergüenza, la inmoralidad, etc. Las Enfermedades Mentales como la depresión, el Insomnio, las degenerativas, sexuales, etc. se han convertido en plagas sociales. ¿Cómo no estar debilitados ante un ambiente tan sobrecogedoramente omnipresente? En conclusión: nuestras potencialidades se encuentran atrofiadas. Somos como Bonsáis (árboles en miniatura y castrados). Nos encontramos Enfermos, Alienados, Domesticados, Propasivos, Adictos, con Mentalidad de empleados, vivimos de manera Consumista, Inconciente, Conformista, Facilista, Ignorante, Dependiente, Hedonista, sintiéndonos Culpables y Víctimas, con los valores trastocados.

La nuestra en definitiva que es una sociedad adictiva e inmoral. Los intereses mercantilistas han creado un estilo de vida enfermante estimulando el consumismo inconciente y compulsivo de tóxicos y comidas no alimenticias, y de toda suerte de productos innecesarios que creemos imprescindibles. Sobra la información pero, falta educación. Y más que información, lo que necesitamos son habilidades, destrezas, inteligencia, metas claras y limites bien establecidos. ¿Quién orienta el temperamento y la personalidad? ¿Quién nos forma el carácter y el criterio? ¿Quién nos orienta y nos enseña a pensar y a sentir?

¿A quién le interesa que podamos pensar y discernir lo que nos conviene y lo que verdaderamente necesitamos? A nadie…

La economía esta basada en la enfermedad como “status”, es decir, la enfermedad es necesaria para sustentar la economía. Es decir, se requiere que exista la enfermedad como motor del mercado de la medicina, de las clínicas y de las industrias farmacéuticas, etc. Existe un estilo de alimentación y un estilo de vida enfermante, deteriorante y que ocasionan un envejecimiento precoz, el cual justifica una medicina curativa dirigida a controlar las enfermedades, a limitar el daño, a contener el desastre pero no a devolver la salud y mucho menos a promoverla. Suena feo decirlo, pero la enfermedad mueve el mercado.

¿Quién se beneficiaría con nuestra salud? Nadie (aparte de nosotros mismos).

¡Pero si también existe un mercado para la salud¡ ¿Cuál es el problema? ¿Quién no quiere envejecer sano, funcional y en capacidad de seguir siendo útil y valerse por sí mismo?

Existe otro estilo de vida que mantiene la salud y la funcionalidad en condiciones de mínimo deterioro y envejecimiento. Solo que para acceder a él, tenemos que crear conciencia de que nuestro bienestar depende de las elecciones que hagamos a nivel individual. Si no nos preocupamos nosotros por generar los cambios de hábitos necesarios para mejorar nuestra CALIDAD DE VIDA. Nadie lo puede hacer por nosotros. Tenemos en nuestras manos una revolución si, pero UNA REVOLUCIÓN DE CONCIENCIA que comience por nosotros mismos y se sume par que juntos logremos lo que solos no podríamos siquiera imaginar.

Lo que solemos entender por medicina preventiva, y lo que hasta ahora se realiza en este sentido a nivel de las políticas de estado, va dirigido principalmente al control de las enfermedades ocasionadas por un BAJO NIVEL DE VIDA, es decir al control y prevención de las enfermedades carenciales e infecto contagiosas. Pero, para modificar lo relacionado con la CALIDAD DE VIDA, tenemos que hacer una verdadera revolución. Pero como dije, una revolución de consciencia que pueda adversar, y capacitarnos para decirle no al consumismo, no a las evasiones adictivas, no al facilismo, no a la deshumanización y no al Dinero como el único Dios ante el cual nos rendimos. Tenemos que hacerle frente a los intereses creados que mantienen el status quo. Aprender a decirle si al ejercicio, si a la buena alimentación, si al amor, si a la paz, si al respeto, si a la consideración, si a la familia, si a los valores, si a la Luz y si a la Espiritualidad.

Así como se requiere una acción individual, se requiere también tomar consciencia y acción en una gestión ambiental conjunta, en la que los individuos, sus comunidades, los gobiernos y los empresarios formemos el quipo de una cruzada ecológica por el RESCATE DE LA SALUD INTEGRAL Y DE LA CALIDAD DE LA VIDA. La crisis planetaria que presenciamos no es más que una extensión a gran escala de la crisis individual. Por lo cual, debemos asumir nuestro compromiso personal y planetario.

El modelo de desarrollo, materialista, consumista y depredador debe dar paso a un esquema de DESARROLLO SUSTENTABLE, que sea Económicamente productivo pero ecológicamente productivo, que proteja el patrimonio de las generaciones futuras y sea producto de la autogestión y desarrollo endógeno de las comunidades y organizaciones. La equidad y la humanidad deben abrazar no sólo al componente humano sino también al no humano del planeta, a todas las especies que conviven con nosotros y cuya extinción precede y anuncia ese amenazador destino que se vislumbra para el planeta.

La Fundación Hoffmann Salud Integral ha creado unos Diplomados avalados por la Universidad de Carabobo y la Universidad Nacional Abierta, uno para formar GERENTES DE VIDA Y SALUD, y otro para formar PROMOTORES y COACHS DE SALUD INTEGRAL Y CALIDAD DE VIDA. Una Formación Vivencial que permitirá a cada participante optimizar su propia salud y generar en sí mismo los cambios que lo faculten para poder enseñar con el ejemplo. El programa contiene una formación académica amplia orientada hacia la prevención, el tratamiento y la rehabilitación de individuos y comunidades, mediante un coaching que los conduzca a alcanzar los objetivos de salud y calidad de vida que integren la visión ecológica, humanística, social y espiritual que requiere el mundo contemporáneo para afrontar la crisis que nos embarga.


Contacto:
www.drefrainhoffmann.com

@drehoffmann



Facebook: Efrain Hoffmann salud Integral


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos