La problemática laboral en la industria del vestido: especificidad del caso mexicano



Descargar 0.61 Mb.
Página1/6
Fecha de conversión16.10.2018
Tamaño0.61 Mb.
Vistas16
Descargas0
  1   2   3   4   5   6
Catálogo: sites
sites -> Currículo Vitae Datos personales
sites -> Programa del curso ps-3001 fundamentos fisioquímicos de la conducta II ciclo 2016 Sede Rodrigo Facio
sites -> Introducción
sites -> Curriculum vitae marta mena 2015 sintesis curricular
sites -> Adolescencia pediatras
sites -> Depto. De ciencias sociales carrera de psicologia
sites -> Curriculum vitae dr rafael perez aguilera
sites -> La intervencion psicologica de niños y jovenes en situacion de discapacidad visual. Crac colombia
sites -> Universidad de costa rica facultad de ciencias sociales


NORMAS, HECHOS Y PERCEPCIONES:

LA SITUACIÓN LABORAL EN LA INDUSTRIA

DEL VESTIDO EN MÉXICO


  • Resumen del Informe Final –

(Versión preliminar para presentar exclusivamente en el seminario: El futuro de la Industria Textil en México. Un Desafío para Todos; FES, 31 de julio del 2007).

Coordinadora



Graciela Bensusán

UAM-X


Colaboradores:

Melba Casellas

Patricia Juan Pineda

Soledad Aragón

Aldo Reyes

Julio de 2007


Proyecto financiado



por la

Fundación Levi Strauss




Introducción

Sin desconocer los demás factores que inciden en la situación laboral en la industria del vestido, esta investigación se concentró en estudiar con mayor profundidad la dimensión institucional de dicha problemática y la percepción que los grupos involucrados tienen sobre esta cuestión, tomando en cuenta las dos vías de protección de los derechos de los trabajadores: nacional e internacional.

En particular se evalúa, a partir de diversas fuentes (documentales, bibliográficas y entrevistas a informantes clave) la distancia existente entre las normas nacionales e internacionales (públicas y privadas) y los hechos que se viven en la industria del vestido a la vez que se identifican los siguientes factores institucionales que intervienen en la explicación de esta distancia:

a) Diseño de la legislación laboral nacional, incluyendo derechos individuales y colectivos así como la regulación de las instancias de vigilancia y aplicación (IT y JLCyA)


b) Diseño de los instrumentos internacionales: ACLAN, convenios internacionales y códigos de conducta
c) Estrategias de implementación de la protección nacional e internacional: IT, JCyA; ACLAN, convenios internacionales y códigos de conducta (recursos destinados a las instancias mencionadas, efectividad y eficacia)
d) Actores y recursos de poder
Con base en el análisis de las evidencias recogidas,1 se proponen en la conclusión algunos caminos para mejorar la situación laboral en la industria, considerando las limitaciones y oportunidades que ofrecen tanto las regulaciones nacionales como las internacionales.
I. LA PROBLEMÁTICA LABORAL EN LA INDUSTRIA

    1. La situación de la industria

La industria del vestido en América del Norte representa una importante fuente de empleo que se ha visto afectada por el TLCAN así como por los patrones de distribución internacional. (CCL, 2000). Se distingue por su inestabilidad geográfica, en razón de las estrategias de traslado de la producción de las grandes empresas transnacionales, que afecta sobre todo a los países en desarrollo y que, muchas veces, es utilizada como “arma psicológica” para contrarrestar las reivindicaciones legítimas de los trabajadores y el pleno ejercicio de sus derechos (OIT, 2000, pp. 127 y 129).

Una característica de esta industria en los países latinoamericanos y México en particular es que se trata de una actividad que combina lo tradicional, por lo atrasado de buena parte de los talleres de costura en donde se labora en condiciones de sobreexplotación, con lo “ultramoderno”, expresado a través de las redes de aprovisionamiento mundiales, entrelazadas por las tecnologías informáticas más avanzadas (Gary Gereffi, citado por Martínez de Ita, 2005, p. 23).

En México, la industria maquiladora de prendas de vestir fue la que tuvo un crecimiento más dinámico y generó más empleos a fines de los noventa y principio del 2000 (Juárez, 2006). En los siete primeros años del TLCAN y hasta 2002, México fue el primer proveedor internacional de ropa y textiles a los Estados Unidos, para ser desde entonces desplazado por China y otros países. En la industria del vestido en México había en el 20012 poco menos de 700 mil empleos, distribuidos en 14 mil establecimientos, cifra que se ha reducido sustancialmente. Más del 75 % de estos empleos correspondían a plantas maquiladoras exportadoras o incluidas en la cadena como “submaquila” y se ubicaban en medianas o grandes empresas (CCL, 2000; Juárez, 2006; Martínez de Ita el al 2006 y Rueda Peiro y Simón Domínguez, 2006).

La maquila del vestido se ubica principalmente en el interior del país, en ciudades como Torreón, Gómez Palacios, Aguascalientes, Yucatán, Tehuacan, Puebla, Cholula y Atlixco, entre otras, favorecidas por las políticas de los gobiernos locales para atraer inversiones y frenar las migraciones a la vez que por los bajos salarios y la abundante mano de obra. De acuerdo a los datos provenientes de los censos industriales, para 1998 Puebla fue una de las entidades más importantes dentro de la industria textil y del vestido porque tuvo el mayor número de establecimientos y personal ocupado, situación que ha tendido a revertirse.

A pesar de las malas condiciones de trabajo, alta intensidad laboral y ausencia de derechos colectivos plenos se pensó que este segmento industrial contribuiría a eliminar la pobreza y el desempleo en México. Nada de ello ocurrió y hoy la industria se encuentra en fase de declinación. Las principales ventajas de la industria fueron débiles y comenzaron a perderse al terminar el Acuerdo Multifibras y entrar China a la OMC, al basarse en bajos salarios, jornadas largas, la devaluación del peso en 1994 y la firma del TLCAN (Rueda Peiro y Simón Domínguez, 2006, p. 286). Aún con la relocalización de las actividades hacia los EEUU y Centroamérica, la eliminación de las cuotas de exportación a los EEUU y la entrada de nuevos competidores, esta industria mostró una enorme flexibilidad laboral para adaptarse a las nuevas circunstancias y un escaso apego a las restricciones institucionales que regulan la salida de los empleos en México. En ese contexto se cerraron muchas empresas formales y se revitalizó la maquila clandestina ( talleres y trabajo a domicilio) por las oportunidades que ofrece para lograr una flexibilidad laboral extrema y salarios aún más bajos. Hoy en día, los cierres de empresas y las reticencias a respetar los derechos de los trabajadores en esas circunstancias constituyen el factor que mayor atención está reclamando de parte de los defensores de los derechos laborales, a través de instrumentos nacionales como internacionales.

Recientes investigaciones concentradas en los Estados de Aguascalientes y Yucatán ofrecen conclusiones alarmantes sobre el porvenir de esta industria. Se advierte que en la actualidad se tiende a confeccionar prendas estándar con poco valor agregado y contratos con las marcas internacionales sin estabilidad. También se muestra que son muy pocas las empresas que elaboran el paquete completo, en tanto utilizan maquinaria importada así como telas y otros insumos del exterior, todo lo cuál limita el escalamiento industrial que se esperaba. El atraso en la industria textil es una de las causas de la mala situación, con una gran capacidad instalada pero en parte obsoleta y con una organización empresarial deficiente impide alcanzar precios y calidad competitivos, todo lo cuál se agrava ante la ausencia de una política industrial orientada a la modernización como existe en China y actúa como un factor decisivo para atraer inversiones y elevar la competitividad. Se concluye que la falta de integración de la industria textil y del vestido se traduce en un atraso tecnológico para ambas. De acuerdo a este estudio, la tendencia hacia el futuro será una mayor concentración de la producción en los países más eficientes, aunque también tendrán mayor oportunidad aquellos que respeten los derechos laborales fundamentales con base en las normas internacionales, con mayor desarrollo tecnológico y dispongan de una mano de obra calificada así como un sistema educativo que posibilite una rápida capacitación. México, siempre según este estudio, debería invertir en estos aspectos e incursionar en la elaboración de prendas de moda y en el diseño así como crear marcas propias y dar mayor atención al mercado interno, lo que supone también la mejora de la situación de quienes laboran en esta industria. También se recupera la experiencia de otros países en donde se formaron agrupamientos y redes de empresas de diversos tamaños con resultados positivos, lo que les permitiría ampliar las oportunidades de acceso al crédito, fomentar la capacitación y evolucionar hacia la elaboración del paquete completo a través del encadenamiento productivo. La realización de alianzas estratégicas con China para abastecer al mercado mundial, apoyadas por una sólida política industrial, se visualiza como una alternativa mejor que ver a este país como una amenaza (Rueda Peiro y Simón Domínguez, 2006, pp. 285-300).


1.2. La estructura y características del sector 3

La industria del vestido es la rama más importante del sector de la economía denominado industria textil y del vestido que es, a su vez, una parte de la industria manufacturera.


Industria manufacturera

- 32% de la producción total del país en el año 2003 (en términos de la producción bruta)

- Remuneración media: $92,530 por persona (2003)


  • La industria textil y del vestido

      • 6.7% de la industria manufacturera en 2003 (2.2% de la producción total del país).

      • Aportando el 7.5% del PIB manufacturero en 2002

      • Saldo de la balanza comercial: 476.1 millones de dólares en 20034

      • índice de productividad 80.8 para 20035

      • remuneración media: $56,618por persona (2003)

    • La rama del vestido es la más importante con el 46% del total de la producción en el año 2003, (1% de la producción nacional total).

      • remuneración media: $48,815 por persona (2003)

      • Coahuila, Puebla, Distrito Federal y el Estado de México concentran el 63% de la producción neta total6

  • La maquila de exportación aporta una 44% de la producción total

      • 56% del total (Considerando únicamente la rama del vestido)

      • En lo relativo a la comercialización de los productos, Estados Unidos ha sido el mercado más importante de esta industria. De 1990 a 2000 México se convirtió en el principal abastecedor de ese país superando a China y Hong Kong. Sin embargo, a partir del 2000 se viene perdiendo participación. Para el año 2003 China recuperó lo perdido en la década anterior y lo incrementó. Otro competidor importante es Centroamérica, aunque tiene una participación ligeramente menor a la de México y para el año 2003 había perdido parte de ésta (Martínez de Ita, Sánchez y Campos, 2006.)

1.3.Características de las maquiladoras textiles y del vestido

En el año 2003 la IME del vestido dio empleo a más de la mitad de los trabajadores que laboran dentro de la rama del vestido y como vimos produjo el 56% del total. Sin embargo, no es un sector con valor agregado importante, en términos proporcionales. Ya sea dentro del total de la industria maquiladora, dentro de la industria textil y del vestido o dentro de la rama del vestido, siempre tiene un valor agregado7 proporcionalmente menor a la producción.

La remuneración media de la IME del vestido en comparación con el total de la rama del vestido es 6.7% mayor, pero sigue siendo muy baja si la comparamos con el total de la manufactura (43.7% menor). Con respecto a la industria textil y del vestido, también es menor: 8%. En definitiva en la rama del vestido, no importa si nos ubicamos en la IME o en el total de la rama, las remuneraciones son bajas. Veamos a continuación la distribución del personal ocupado en la IME de textiles y confección en el territorio nacional.

En Puebla se reduce en términos absolutos (16.5%) el personal ocupado en textiles y confección en la IME pasando de 26,867 a 22,4308, cuando era una entidad donde el empleo en esta división venía en ascenso hasta 2001. Esta situación fue claramente percibida por los actores entrevistados en esa entidad, donde se reconoce que la industria está en vías de desaparición. Por el contrario, en el caso de Yucatán continúa el mismo comportamiento que venía presentando el personal de la División II hasta 2001 en el que hay un continuo incremento de su participación relativa, aunque es necesario señalar que las cifras más actualizadas pueden estar mostrando un nuevo descenso (Castilla Ramos y Torres Góngora, 2006). También el caso de Coahuila es notable, ya que en esa entidad se desarrollaba uno de los “clusters” del vestido que, al parecer, estaba en vías de consolidación a partir de adoptar el denominado “paquete completo”, especialmente en el caso de la industria de la confección de La Laguna (véase Rosemberg, 2006).
1.4. El empleo de las maquiladoras de la confección



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos