La praxis grupal pluralista



Descargar 108.86 Kb.
Fecha de conversión15.05.2019
Tamaño108.86 Kb.
Vistas1
Descargas0

LA PRAXIS GRUPAL PLURALISTA. UNA PROPUESTA DE


INTERVENCION PSICOSOCIAL GRUPAL A GRAN ESCALA


Carlos Rodríguez Betancourt


RESUMEN



Para que las comunidades puedan iluminar su existencia con mayor voltaje y arriben al urgente modo creativo que el país necesita, en cuanto a la promoción integral no sólo de la salud sino también de la calidad de la vida, es indispensable la utilización a gran escala de la grupología psicoanalítica y psicosociológica, con el fin de crear un armazón o telaraña de redes comunitarias de todo tipo. Solamente así será posible articular la actividad solidaria en un Yo-Nosotros11 que pueda fomentar de manera intensa la participación de todos en cuestiones preventivas, salutogénicas y emergentes; estéticas, culturales y de autogestión. Se propone como herramienta principal el uso de diferentes modelos grupales de orientación psicoanalítica, pues lo elaborado de su aparato hermenéutico permite alcanzar profundidad y convergencia en el manejo de la afectividad individual y grupal.


SUMMARY


Given the purpose to help communities in enlightening their existences with a higher voltage, so that they can arrive at the urgent creative mode that our country needs, in relation not only to the holistic promotion of health, but also regarding qualityof life, massive large scale utilization of psychosociological and psychoanalitycally oriented groups is compulsory. The aim is to create a structure of community networks of all types. Hence the need of articulating solidarity in a "I-We" working conceptthat can intensively stimulate everyone's participation in all kinds of endeavors: health promotion, aesthetics, culture and self-help networks.

The psychoanalytically oriented group models are proposed as the main psychosocial tools for intervention due to their elaborate and sophisticated hermeneutics that allows deep analyses of individual and group psychologies.




Crear es luchar Crear es vencer


J. Martí


.

INTRODUCCIÓN




La desaparición de la utopía del socialismo real y los abarcantes sistemas filosóficos que dieron origen a la modernidad; los ánimos sombríos de diferentes matices, debidos a los descalabros sociales y económicos en este fin de milenio, tanto locales como mundiales; los contrastes con el optimismo producido por la globalización de la información, la reunión del Milenio en las Naciones Unidas y, en nuestro país, el inesperado surgimiento de la democracia... todos éstos son eventos importantes que nos inducen a pensar en la relevancia de la participación individual y comunitaria. Un incidente o acto personal es capaz de tener repercusiones en ámbitos insospechados.

Más allá de la pura expresión de buenos deseos y la cons- trucción literaria de la utopía social ("Las visiones del futuro las visiones utópicas desempeñan un papel muy importante en nuestra conducta actual. Me asusta más la falta de utopías", declara IIya Prigogine, Nobel de Química, 1977), como integrantes activos del gremio de profesionistas de la salud todavía podemos cuestionamos por qué seguimos tan cortos en materia de salud integral en el terreno de la atención a la comunidad (a pesar de que en fechas recientes tuvimos a un psiquiatra como Secretario de Salud por primera vez en la historia de la República Mexicana). ¿Por qué no se han podido instrumentar firmemente un programa y una estrategia encaminados a la promoción y al seguimiento profundo de la salud mental y física de todos los estratos y rendijas del tejido social?

Las respuestas a tal interrogante podrán ser deducidas en buen grado al analizar los factores políticos, educativos y económicos imperantes en el territorio nacional, como parte de un sistema corrupto enquistado en el poder a lo largo de más de setenta años. Aun desde otros ángulos de apreciación, soninevitables las comparaciones cuando se examinan los logros alcanzados en materia de sistemas de atención sanitaria en países latinoamericanos, como por ejemplo Cuba, donde en una época se llegó a un alto grado de asistencia masiva en todos los niveles, incluyendo el psicosocial. Estos logros eran dignos de emulación y existían independientemente de serios problemas ostensibles en otros sectores de la realidad de este cercano país.

Al haber citado el ejemplo anterior, se pone de relieve un aspecto fundamental de fondo, que se refiere a la situación co- munitaria y su inherente complejidad.

Para que la sociedad como un todo pueda iluminar su actividad con mayor voltaje y arribe a la urgente modalidad creativa que el país necesita, en cuanto a la promoción integral de la salud y la calidad de vida1, considero indispensable reforzar el entra-


25


PSIQUIATRÍA

VOL.17 No.1 Enero-Abril 2001




mado comunitario siguiendo la analogía del sistema nervioso central, donde cien mil millones de neuronas se encuentran hiperconectadas, situación que hace posible la vida mental como producto de la actividad neuronal en un conjunto orquestado2.

¿De qué manera podríamos reforzar el tejido colectivo para lograr una necesaria trabazón entre individuos y comunidad? La alternativa planteada en este texto tiene que ver con los grupos, la grupología y su aplicación intensiva.

A. Se propone armar un amplio dispositivo de intervenciones grupales encaminadas a la reflexión y la operatividad de los comportamientos salutogénicos (todo lo que promueva la salud bio-psico-social puede ser salutogénico), desde un enfoque psicosocial que englobe simultáneamente aspectos biomédicos, preventivos y terapéuticos.

B. El trabajo grupal sistemático en pacientes con diversas enfermedades, por ejemplo, permitirá al personal de medicina, enfermería y psicología, entrenado en el manejo dinámico de los grupos, atender tanto situaciones ligadas a la psicodinamia de los padecimientos en cuestión, como a sus repercusiones familiares, conyugales y laborales, al mismo tiempo que se atienden las causas biológicas. Un dispositivo grupal fomentaría, además, la responsabilidad de cada sujeto en el diseño de su forma de existencia, para la transformación de su propia vida ("La voluntad de poder no es voluntad de dominio. Para Nietzche la voluntad de poder significa ser libre. Subraya el hecho de que afirmarse como un individuo y un espíritu libre te sitúan al margen del rebaño")3. Se contribuye de esta manera al eje crucial de la prevención primaria y la calidad de la vida, y así el desarrollo de este concepto se aleja de cualquier ideología mercadológica. Al estimularse en grupo la auto-y hetero-reflexión, se buscará la convergencia de comunicación interpersonal, didáctica y cooperatividad4.

C. Además de permitir la utilización máxima del personal y los recursos para la salud, el trabajo grupal metódico fortalece las relaciones horizontales y democráticas, las cuales auspician un mayor involucramiento afectivo-emocional y la superación del distanciamiento médico-paciente, típicos del modelo bio-médico, así como el infantilismo tradicional del enfermo ante los profesionales de bata blanca. La llamada "presencia terapéutica" de los investigadores en salud integral5 se incrementa notablemente en una situación de grupo. Prueba palpable de los efectos curativos del grupo por el grupo mismo han sido los constatados por organizaciones como AA, Narcóticos Anónimos, Tragones Anónimos, etcétera. La presente propuesta incluye, aunada a la fuerza autogestiva del grupo6, la intervención psicoanalíticamente orientada de un coordinador-conductor-terapeuta-analista entrenado, quien viene a ofrecer lo que no existe en los grupos de auto-ayuda: la contribución neutral, equidistante e interpretativa de la subjetividad individual y grupal.


D. En términos de la salud como bienestar total (o por lo menos en un alto grado, siendo optimistas), se desea llegar a que las personas caigan en la cuenta de cómo y por qué se enfermaron; que entiendan las consecuencias de su padecimiento en su medio ambiente y el hecho de que deben responsabilizarse de su


Carlos Rodríguez Betancourt


situación, como parte de un nuevo proyecto de vida. No es posible, creo yo, hablar de salud o calidad de vida a menos que (pensando sistemáticamente) se luche a brazo partido por acrecentar la conciencia e incluir variables que de manera tradicional se excluyen de la "medicina moderna" (y el regreso del "médico del estetoscopio", tal y como lo decía el Dr. Neil Cassem, maestro de Harvard, después de reducir el dolor humano existencial al sistema límbico, contradiciendo su inicial e inspirador discurso filosófico durante su conferencia de clausura del XVII Congreso Nacional de la APM en Huatulco, el año pasado). Hay que hacer parte de la charla horizontal cosas de todos los días, como el amor, la espiritualidad, los valores, las pasiones, los chismes, los dichos, las consejas, la compasión, la piedad, es decir: una amplia reconsideración de la persona y la subjetividad propia de una narrativa natural, fenoménica, no contaminada por el reduccionismo tecnológico que ahorca la creatividad. Afirmo: todo lo humano se junta, converge, en la narrativa.


,

LA PLURALIDAD PSIQUICA




En su polisemia, el grupo permite toda una serie de lecturas. El grupo es un vivero apropiado para la narrativa de conjuntos inter-subjetivos. El grupo puede ser considerado un "instrumento" psicológico para diferentes tipos de intervenciones. Desde el punto de vista psicoanalítico, el grupo se ha venido perfeccionando como herramienta a partir de la Segunda Guerra Mundial, gracias al trabajo y la investigación por parte de psicoanalistas de la escuela inglesa, tales como W. Bion, H. Ezriel, Sutherland, Foulkes, Jacques y J. Rickman, principalmente. La pesquisa continuó de manera casi simultánea, en los Estados Unidos de Norteamérica, con Slavson, Wolf y Schwartz. Asimismo, en Argentina el enfoque grupal psicoanalítico se robusteció con las aportaciones de P. Riviére, Langer, Grinberg, Rodrigué, Canzarain y Bleger, entre otros.

En México, la corriente del Cono Sur influyó el desarrollo del análisis grupal de inspiración psicoanalítica en autores como Zmud, Chagoyán, Huante y Palacios, quienes fundaron la AMPAG (Asociación Mexicana de Psicoterapia Analítica de Grupo) en los años sesenta7. La escuela francesa de psicoanálisis también dio su aportación conceptual y técnica a los grupos. Entre los pioneros de esta corriente se encuentran D. Anzieu, Pontalis, Káës, Bejarano y Lapassade, quienes definieron al grupo como una entidad generadora de efectos psíquicos propios.

Un grupo conducido "científicamente", en el sentido de la metodología propia de las llamadas "ciencias de la cultura" (Geisteswissenshaften), encaminado al análisis de sus producciones de acuerdo con los objetivos trazados de antemano (grupo terapia, grupo familiar, grupo preventivo, grupo taller, etcétera), puede generar cambios importantes en quienes lo integran. Esto se logra sobre todo gracias al trabajo de la realidad psíquica, del "cuerpo imaginario" (Anzieu), aplicando las hipótesis sobre el inconsciente y el aparato psíquico grupal. En los grupos así conducidos, es posible intervenir allí donde se generan los obstáculos emocionales inter- y trans-subjetivos que interfieren con

LA PRAXIS GRUPAL PLURALISTA. UNA PROPUESTA DE INTERVENCIÓN PSICOSOCIAL GRUPAL A GRAN ESCALA




la tarea común. El grupo es una caja de espejos, una caja de resonancia. Debido al poder sumativo del grupo, en particular cuando se le coloca bajo la lente psicoanalítica y dentro de su encuadre, emergen todo tipo de formaciones psíquicas sobre las cuales hay que "operar" (cabal psicocirugía), conducir, e interpretar, labor llevada a cabo por los conductores-coordinadores y su "aparato" interpretante (Appart zu deuten). La situación colectiva analítica se convierte entonces en un "laboratorio vivo" que permite examinar y confrontar múltiples aspectos personales y de comportamiento social que no aparecen con facilidad en el ámbito individual. El grupo inaugura por lo tanto un importante espacio epistemológico: la subjetividad multipersonal o la "psicología" de muchos "cuerpos" (Rickman), que es fundamental considerar para lograr gran alcance y profundidad en las intervenciones de acción comunitaria.

Dentro de la historia misma del pensamiento psicoanalítico, según Kaës8, la consideración simultánea del otro se encuentra ya en el pensamiento de Freud. Para él, la psique es grupo y éste es en primer lugar una forma y un proceso de la psique individual: "en la vida psíquica del objeto singular, el otro interviene muy regularmente como modelo, objeto auxiliar y adversario, y de este modo la psicología individual es desde un comienzo y al mismo tiempo una psicología social, en sentido amplio pero plenamente justificado"9. Las nuevas aperturas a partir del sitio o tópica individual tradicional del inconsciente hacia una tópica trans-individual e inter-subjetiva, se estudian y promueven por psicoanalistas grupales de la escuela francesa. Así, por ejemplo, Kaës trata sobre la "concepción politópica del inconsciente en los conjuntos pluripsíquicos", basándose en nuevas lecturas de las hipótesis freudianas y a partir de las experiencias del análisis grupal. Este mismo autor señala que los dispositivos psicoanalíticos pluripsíquicos (como el grupo familia, el grupo taller, el grupo terapéutico) son más abarcantes en cuanto a la posibilidad de interpretar "algunos contenidos inconscientes que transitan de un sujeto a otro en ciertas formas de vínculos y según mediaciones" (p. 116). Citando a Anzieu, Kaës refuerza la utilización amplia del dispositivo psicoanalítico grupal en la comunidad.

"El problema no es repetir lo que encontró Freud frente a la crisis de la era victoriana. El problema es encontrar una respuesta psicoanalítica al malestar del hombre moderno en nuestra cultura presente. Un trabajo de tipo psicoanalítico debe hacerse allí donde surge el inconsciente de pie, sentado o recostado, individualmente, en grupo o en una familia, en todo lugar donde un sujeto deje hablar a sus angustias y a sus fantasías ante alguien que se supone las escucha y a quien supone apto para darle razón de ello". Las técnicas psicoanalíticas aplicadas al grupo están encaminadas a "producir verdad": el descubrimiento, la invención como producto de la tarea grupal, la "desocultación" (Heidegger). Anzieu es todavía más contundente en su concepto de la politópica del inconsciente cuando asevera que "por principio, no hay ningún campo de manifestación de los efectos del inconsciente en el que el método general psicoanalítico sea inaplicable, a pesar de que las modalidades específicas de producción


PSIQUIATRÍA VOL. 17 No. 1 Enero -Abri12001


y tratamiento de estos efectos no hayan sido aún descubiertas, comoconsecuencia de la propia resistencia inconsciente de los psicoanalistas" (!!)10

Tales conceptos pluralistas incitan a la concertación de una praxis societaria de gran profundidad y alcance que disemine entre la población "buenas dosis de mirarse para adentro" (Silvio Rodríguez).




METODOLOGÍA DE LA PROPUESTA


El siguiente es un camino, secuencia u ordenamiento general, y se presenta tal y como se estructuró originalmente para la Secretaría de Salud del Estado de Jalisco. Sin embargo, la articulación de sus secuencias es flexible y dependerá de los campos de aplicación (por ejemplo: un hospital civil, un sistema asistencial, o un proyecto de desarrollo de la comunidad, estatal, federal o privado).

A. Se trata primero de crear una UNIDAD-CENTRO dedi- cada especialmente a la capacitación del personal médico, de enfermería, de trabajo social y de psicología de la institución en particular en el manejo de las técnicas de grupo. El objetivo final es que el personal conduzca grupos en sus áreas de trabajo.

B. La capacitación está dividida en dos etapas: a) un curso básico de 20 horas sobre el modelo grupal de orientación psicoanalítica; b) un curso intermedio de 65 horas sobre el modelo grupal psicoanalítico y de orientación psicosociológica.

C. A continuación se enumeran los diferentes tipos de grupos según los objetivos.

a) Grupos homogéneos: para enfermos de todas las espe- cialidades de la medicina (por ejemplo: grupos de diabéticos, de hipertensos, de dializados, de pacientes con SIDA, de pacientes terminales). El número de los integrantes de cada grupo será de diez a quince pacientes. Contará con uno o dos coordinadores entrenados, un observador y familiares, si así se acuerda. El grupo se reunirá un mínimo de diez veces, en sesiones de hora y media una vez por semana.

b) Grupos de prevención: grupos heterogéneo s de tamaño variable; incluyen desde grupos de diez a quince integrantes (mini grupos), combinados con los formatos de grupo amplio (Mamut) o grupos taller (grupos "T"). Contarán con uno o más coordinadores (según el tamaño). Se reunirá de manera variable según se acuerde. Los temas sobre los cuales se trabaja son múltiples y variados; por ejemplo estrés, formas de vida salutogénica, sexualidad, adicciones, relaciones familiares, vocación, nutrición y salud.

c) Grupos de prevenciones intensivas específicas (brigadas): grupos de reflexión en los que se combinan los tres formatos (mini-grupo, grupo taller, foro Mamut), para sesiones multifamiliares, multi-foro y trabajo grupal terapéutico. Las áreas de trabajo intensivo grupal serán específicamente los problemas de violencia, adicciones, desintegración familiar, marginación social, prostitución, etcétera.

d) Grupos operativos orientados a la tarea (task oriented groups): son grupos dirigidos en particular a la integración de



LA PRAXIS GRUPAL PLURALISTA. UNA PROPUESTA DE INTERVENCIÓN PSICOSOCIAL GRUPAL A GRAN ESCALA




la tarea común. El grupo es una caja de espejos, una caja de resonancia. Debido al poder sumativo del grupo, en particular cuando se le coloca bajo la lente psicoanalítica y dentro de su encuadre, emergen todo tipo de formaciones psíquicas sobre las cuales hay que "operar" (cabal psicocirugía), conducir, e interpretar, labor llevada a cabo por los conductores-coordinadores y su "aparato" interpretante (Appart zu deuten). La situación colectiva analítica se convierte entonces en un "laboratorio vivo" que permite examinar y confrontar múltiples aspectos personales y de comportamiento social que no aparecen con facilidad en el ámbito individual. El grupo inaugura por lo tanto un importante espacio epistemológico: la subjetividad multipersonal o la "psicología" de muchos "cuerpos" (Rickman), que es fundamental considerar para lograr gran alcance y profundidad en las intervenciones de acción comunitaria.

Dentro de la historia misma del pensamiento psicoanalítico, según Kaës8, la consideración simultánea del otro se encuentra ya en el pensamiento de Freud. Para él, la psique es grupo y éste es en primer lugar una forma y un proceso de la psique individual: "en la vida psíquica del objeto singular, el otro interviene muy regularmente como modelo, objeto auxiliar y adversario, y de este modo la psicología individual es desde un comienzo y al mismo tiempo una psicología social, en sentido amplio pero plenamente justificado"9. Las nuevas aperturas a partir del sitio o tópica individual tradicional del inconsciente hacia una tópica trans-individual e inter-subjetiva, se estudian y promueven por psicoanalistas grupales de la escuela francesa. Así, por ejemplo, Kaës trata sobre la "concepción politópica del inconsciente en los conjuntos pluripsíquicos", basándose en nuevas lecturas de las hipótesis freudianas y a partir de las experiencias del análisis grupal. Este mismo autor señala que los dispositivos psicoanalíticos pluripsíquicos (como el grupo familia, el grupo taller, el grupo terapéutico) son más abarcantes en cuanto a la posibilidad de interpretar "algunos contenidos inconscientes que transitan de un sujeto a otro en ciertas formas de vínculos y según mediaciones" (p. 116). Citando a Anzieu, Kaës refuerza la utilización amplia del dispositivo psicoanalítico grupal en la comunidad.

"El problema no es repetir lo que encontró Freud frente a la crisis de la era victoriana. El problema es encontrar una respuesta psicoanalítica al malestar del hombre moderno en nuestra cultura presente. Un trabajo de tipo psicoanalítico debe hacerse allí donde surge el inconsciente de pie, sentado o recostado, individualmente, en grupo o en una familia, en todo lugar donde un sujeto deje hablar a sus angustias y a sus fantasías ante alguien que se supone las escucha y a quien supone apto para darle razón de ello". Las técnicas psicoanalíticas aplicadas al grupo están encaminadas a "producir verdad": el descubrimiento, la invención como producto de la tarea grupal, la "desocultación" (Heidegger). Anzieu es todavía más contundente en su concepto de la politópica del inconsciente cuando asevera que "por principio, no hay ningún campo de manifestación de los efectos del inconsciente en el que el método general psicoanalítico sea inaplicable, a pesar de que las modalidades específicas de producción


PSIQUIATRÍA VOL. 17 No. 1 Enero -Abri12001


y tratamiento de estos efectos no hayan sido aún descubiertas, comoconsecuencia de la propia resistencia inconsciente de los psicoanalistas" (!!)10

Tales conceptos pluralistas incitan a la concertación de una praxis societaria de gran profundidad y alcance que disemine entre la población "buenas dosis de mirarse para adentro" (Silvio Rodríguez).




METODOLOGÍA DE LA PROPUESTA


El siguiente es un camino, secuencia u ordenamiento general, y se presenta tal y como se estructuró originalmente para la Secretaría de Salud del Estado de Jalisco. Sin embargo, la articulación de sus secuencias es flexible y dependerá de los campos de aplicación (por ejemplo: un hospital civil, un sistema asistencial, o un proyecto de desarrollo de la comunidad, estatal, federal o privado).

A. Se trata primero de crear una UNIDAD-CENTRO dedi- cada especialmente a la capacitación del personal médico, de enfermería, de trabajo social y de psicología de la institución en particular en el manejo de las técnicas de grupo. El objetivo final es que el personal conduzca grupos en sus áreas de trabajo.

B. La capacitación está dividida en dos etapas: a) un curso básico de 20 horas sobre el modelo grupal de orientación psicoanalítica; b) un curso intermedio de 65 horas sobre el modelo grupal psicoanalítico y de orientación psicosociológica.

C. A continuación se enumeran los diferentes tipos de grupos según los objetivos.

a) Grupos homogéneos: para enfermos de todas las espe- cialidades de la medicina (por ejemplo: grupos de diabéticos, de hipertensos, de dializados, de pacientes con SIDA, de pacientes terminales). El número de los integrantes de cada grupo será de diez a quince pacientes. Contará con uno o dos coordinadores entrenados, un observador y familiares, si así se acuerda. El grupo se reunirá un mínimo de diez veces, en sesiones de hora y media una vez por semana.

b) Grupos de prevención: grupos heterogéneo s de tamaño variable; incluyen desde grupos de diez a quince integrantes (mini grupos), combinados con los formatos de grupo amplio (Mamut) o grupos taller (grupos "T"). Contarán con uno o más coordinadores (según el tamaño). Se reunirá de manera variable según se acuerde. Los temas sobre los cuales se trabaja son múltiples y variados; por ejemplo estrés, formas de vida salutogénica, sexualidad, adicciones, relaciones familiares, vocación, nutrición y salud.

c) Grupos de prevenciones intensivas específicas (brigadas): grupos de reflexión en los que se combinan los tres formatos (mini-grupo, grupo taller, foro Mamut), para sesiones multifamiliares, multi-foro y trabajo grupal terapéutico. Las áreas de trabajo intensivo grupal serán específicamente los problemas de violencia, adicciones, desintegración familiar, marginación social, prostitución, etcétera.

d) Grupos operativos orientados a la tarea (task oriented groups): son grupos dirigidos en particular a la integración de





e) Grupos terapéuticos de orientación psicoanalítica: grupos terapéuticos propiamente dichos, de duración breve, intermedia y a largo plazo.

D. Modelos de intervención en grupo:

a) Grupos amplios o "Mamut": este modelo de intervención surgió en Europa en los años sesenta. Se aplicó inicialmente en nuestro país por investigadores analistas de la Asociación Mexicana de Psicoterapia Analítica de Grupo (AMPAG) para el manejo de grandes contingentes con fines de trabajo comunitario y también como instrumento terapéutico complementario. En nuestra ciudad, algunos colegas lo hemos modificado para aplicarlo a grupos interesados y a actividades recreativas de estimulación de los procesos creativos. Un grupo de este tipo se desarrolla y conduce como una especie de foro; los coordinadores-analistas se sitúan frente al público y son auxiliados por edecanes y un buen número de micrófonos inalámbricos. El "Mamut" es un grupo vasto, prácticamente una multitud, con un promedio de 200 a 500 participantes. Los coordinadores llevan a cabo su función al moderar, conciliar e interpretar los movimientos naturales del grupo, utilizando también los mini-grupos para elaborar en detalle las producciones grupales.

b) Grupos taller (Grupos "T"): para este modelo de grupo, el número ideal de participantes es 50. Por su tamaño es ideal como "laboratorio" o "taller" para llevar a cabo ejercicios de sensibilización, así como técnicas de análisis de la comunicación dentro del equipo de trabajo. Ofrece así espacios para el simulacro, el ensayo conductual, la verbalización y la expresividad. Se puede combinar con los otros modelos según los objetivos de trabajo con los grupos. Un grupo de colegas y el autor han venido perfeccionando el modelo de grupo "T" a lo largo de dos décadas con diferentes tipos de grupos.

c) Mini-grupos: este modelo es el clásico de la psicoterapia de grupo; son los llamados grupos operativo s o grupos de reflexión. Su tamaño no rebasa los quince participantes, lo que da la oportunidad de lograr una mayor profundización en los aspectos grupo-dinámicos y los factores llamados "curativos", inherentes al grupo. El enfoque psicoanalítico para los mini-grupos, ya sean grupo terapia o bien grupo operativo, se ajusta a la vertiente inspirada en M. Klein, Horwitz, Ganzarain y Bleger. El árbol interpretativo para los modelos

~


taller y los grupos vastos se inspira en los trabajos de D. Anzieu y González Chagoyán.

PSIQUIATRÍA

VOL. 17 No. 1 Enero-Abril 2001

equipos de trabajo. Se combinan los tres formatos según con-

venga.

Carlos Rodríguez Betancourt


CONCLUSIONES




Ahora que los tiempos se prestan para el cambio y la convergencia incluyente de todos los esfuerzos en aras del desarrollo de la sociedad civil, es pertinente pensar en los modelos de psicología multipersonal de inspiración psicoanalítica que han mostrado ya su utilidad como instrumentos de amplia acción comunitaria. Así, se podrán incrementar y articular las redes de auto-ayuda y auto-gestión que la comunidad tanto necesita para superar sus carencias y distanciarse cada vez más de las situaciones tradicionales de pasividad y dependencia. Considero que un requisito para la democracia es la ampliación de la conciencia individual y colectiva, es decir, la "psicocracia".


BIBLIOGRAFÍA


1 .GRAU ABALO JORGE: Ética, calidad de vida y psicología de la salud". Cuba, Instituto Superior de Ciencias Médicas de la Habana, 1998.

2. PRIBRAM K H: Inter-facing Complexity at boundary between the natural and social sciences. Memories of the Center for Brain Research and Informational Sciences, Radford University Press, 1994.

3. GARZÓN M: Nietzche y los jóvenes. Proceso, 20 de agosto del 2000, p 61.

4. PICHON RIVIERE E: Del psicoanálisis a la psicología social. Ediciones Nueva visión, Buenos Aires, 1985.

5. DAVIS CAROL M: Psychoneuroimmunology, the bridge to the coexistence of two paradigms. En: Complementary Therapies in rehabilitation. N Jersey, Slack Inc Editors, 1997. cap 1, p 8.

6. YALOM 1: Manual de Psicoterapia de Grupo. México, Fondo de Cultura Económica, 1986.

7. CARRILLO C J A: Evolución Teórica-técnica del análisis grupal en AMPAG. Revista de análisis grupal, Vol. 5, No. 3, 1988.

8. KAES R: El grupo y el sujeto del grupo. Elementos para una teoría psicoanalítica del grupo. Buenos Aires, Amorrortu editores, 1995.

9. FREUD S: Psicología de las Masas y Análisis del Yo. Madrid, Biblioteca Nueva, 1981. pp 2514-2610.

10. ANZIEU D: El Grupo y el Inconsciente. Madrid, Biblioteca Nueva, 1978.



11. P ARAMO O R: Sentimiento de culpa y prestigio revolucionario. México, Martín Casillas Editores, 1982.




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos