La otra vertiente



Descargar 164.79 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión20.08.2018
Tamaño164.79 Kb.
Vistas190
Descargas0
  1   2   3   4

La otra vertiente. La realidad urbana versus las teorías urbanísticas. (María Elena Foglia)
Las teorías urbanísticas, como toda conceptualización de un tema que tiene una materialización concreta (el ambiente urbano) llevan implícita la formulación de un modelo, pero tal modelo tiene dos instancias: una puramente conceptual, a la vez explicativo y descriptivo del hecho analizado, y en consecuencia también instrumento para la acción; y otra formal o morfológica, es decir, la materialización final a la que se arribará en la realidad. Esta última instancia o modelo formal corresponde al acto del diseño urbano.
El presente articulo pretende llamar la atención sobre una evolución en la cual, a lo largo de los ochenta años que el termino urbanismo lleva de acuñado, ha ido modificándose el modelo conceptual sin que ese cambio fuera debidamente acompañado por la instancia formal, lo que ha llevado al enfrentamiento entre la vertiente teórica del urbanismo y la realidad del hecho urbano al que el mismo urbanismo pretende guiar.
De aquí que, abierta la década del 80, el diseño urbano, ese instrumento mediante el que se materializa en la realidad urbana el modelo formal al que se aspira, se encuentre, una vez más, en el punto de replantearse cuáles deben ser la teoría y el modelo que conformen la ciudad.
Introducción

En los treinta primeros años del presente siglo, mientras el mundo había vivido su primera gran guerra y se encaminaba aceleradamente hacia la segunda guerra mundial, en medio de la reconstrucción de entreguerras estaban sentándose !as bases de un nuevo hábitat donde los males de la ciudad industrial pudieran ser evitados y las demandas habitacionales satisfechas para el conjunto de la población urbana.


Las teorías sobre la ciudad que habían sido elaboradas en el transcurso del siglo XIX, y sus cristalizaciones de comienzos del siglo XX, iban a ser sistematizadas y estructuradas en un modelo, conceptual y formal, que orientaría la acción urbanística prácticamente hasta nuestros días, no solamente en los países que le dieron origen sino en todo el mundo, alcanzando el mismo nivel internacional que caracterizó a la denominada arquitectura moderna. El Racionalismo fue el encargado no solo de imponer un nuevo estilo arquitectónico sino también un modelo urbano al que aspiraron, en mayor o menor grado, los planificadores de todas las ciudades del mundo. Esta fue la vertiente en la que urbanistas y arquitectos abrevaron durante más de medio siglo.
Frente a esta vertiente, a diferencia de lo que ocurre en el campo arquitectónico, no aparecen otros modelos urbanos suficientemente diferenciados que permitieran la confrontación de ideas: solo la realidad del hecho urbano cuya dinámica y complejidad será impactada negativamente por la sobreimposición del modelo racionalista.
Así, a partir de la década del 50, el análisis de esa realidad realizado a la luz de diversas disciplinas complementarlas y competitivas de las ideas urbanísticas originales generará un modelo conceptual diferente al racionalista, sin que esa situación, sin embargo, concrete un nuevo modelo formal con el suficiente peso como para reemplazar al anterior en las realizaciones concretas.
No obstante, aquella realidad y el nuevo modelo conceptual han socavado la estructura misma de la teoría hasta hacer necesario su replanteo total y la búsqueda de modelos formales alternativos, tal como parece evidenciarse en el proceso que lleva a esta década del 80.
Para clarificar los posibles caminos por seguir a partir del reconocimiento de las falencias indicadas, veamos cuál ha sido, en detalle, la evolución que nos lleva a la situación actual.
Las teorías urbanísticas "modernas": un modelo común.

En la década del 20 están en danza en el ambiente europeo un conjunto de teorías urbanísticas aparentemente contrapuestas.


Las Nuevas Ciudades1 inglesas han iniciado su rico e influyente ciclo cuya raíz conceptual se apoya tanto en su tradición utópica derivada de Owen2 y Howard3
1 La arquitectura inglesa comenzó a adquirir un marcado protagonismo en la escena internacional a

partir del intenso trabajo de reconstrucción urbana que se materializó a lo largo de las dos décadas posteriores a la segunda guerra mundial. La influencia del brutalismo corbusierano y de la experiencia racionalista del continente, decantada en Inglaterra a partir de la estadía de Gropius y del Grupo Tecton, a nivel de arquitectura y las teorías del Team 10 sobre el corazón de la ciudad, a nivel urbano, fueron las dos notas mas destacadas en la sucesivas New Towns, cuyos ejemplos mas resonantes fueron posiblemente Sheffield y Cumbernauld.

2 Robert Owen (1771-1858), socialista utópico, considerado como el padre del cooperativismo. Para Owen, el hombre depende de su entorno natural y social. El hombre es bueno por naturaleza pero las circunstancias no le dejan serlo. Quiere mejorar el entorno del hombre para que éste sea bueno, para que emerja su bondad. Parte de la idea de que las condiciones de vida determinan la suerte del individuo y, para mejorarla, se debe reconstruir el ambiente en que vive el ser humano. Robert Owen defendía la posibilidad de desarrollar un sistema económico alternativo basado en la cooperativa. Su planteamiento era utópico porque pretendía sustituir el sistema capitalista por otro más justo que evitara los problemas británicos. Owen se dedicará a escribir y defender su visión de cooperativismo. Atacará instituciones como la familia, la religión, la herencia, etc., porque pensaba que limitaban la libertad del ser humano. Confía en que la solución vendrá de la propia sociedad. Numerosas cooperativas de consumo británicas surgieron influidas por sus ideas.

3 Ebenezer Howard (1850 - 1928) fue un notable urbanista británico. Como resultado de sus investigaciones, publicó en 1902 Ciudades jardín del mañana, su conocido tratado de urbanismo que dio origen a un nuevo modelo urbanístico llamado ciudad-jardín. Este modelo fue propuesto como reacción a la falta de vivienda obrera y a la necesidad de establecer un nuevo concepto de ciudad con un sistema organizativo diferente. Básicamente, este modelo consiste en una comunidad establecida en un entorno natural y por lo tanto separada de la gran urbe, pero bien comunicada con ella por medio del ferrocarril, en la que los habitantes disponen de una cierta autonomía con respecto a la urbe. Esta ciudad ideada por Howard, está formada por un espacio público central en torno al cual se establecen las viviendas con un alto porcentaje de zonas verdes que a su vez están rodeadas por una avenida circular donde se establecen escuelas, comercios y edificios representativos. La parte exterior como en el pragmatismo de sus abundantes regulaciones normativas; y su raíz formal apoyada en la tradición paisajística del "jardín inglés" de Paxton4 va a enriquecerse con el sólido aporte de los estudios urbanos de Sitte generando un modelo de hábitat en apariencia libre y natural.


Mientras este modelo de morfología pseudonatural va evolucionando, el continente europeo está generando su propia teoría. Racionalismo, Expresionismo5, Futurismo6 y Constructivismo7 se plantean, paralelamente, su propia imagen urbana. Sin embargo, de la ciudad se encontraba reservada a las industrias a partir de las cuales existiría una espacio verde propiedad de la comunidad para impedir las ampliaciones futuras por parte de especuladores inmobiliarios. Este concepto de ciudad que mimetizaba todas las ventajas de la ciudad con todas las ventajas que ofrece conllevaba además un modelo económico social que permite a los residentes formar parte de la comunidad aportando una pequeña contribución periódica que se reinvierte en la misma comunidad. Howard fundó en 1899 la Garden Cities Asociation que desarrolló en 1903 la primera ciudad-jardín: Letchworth. Esta ciudad fue construida por los arquitectos Barry Parker y Raymond Unwin en el norte de la ciudad de Londres. Más tarde, estableció relaciones con arquitectos alemanes como Hermann Muthesius y Bruno Taut permitió desarrollar los principios de salubridad y habitabilidad en numerosos proyectos de viviendas en Weimar.

4 Joseph Paxton fue un arquitecto y paisajista inglés, reconocido por ser el autor del Crystal Palace, obra construida para la primera Gran Exposición celebrada en Londres en 1851.

5 El expresionismo es un movimiento artístico surgido en Alemania a principios del siglo XX, en concordancia con el fauvismo francés. Recibió su nombre en 1911 con ocasión de la exposición de la Secesión berlinesa, en la que se expusieron los cuadros fauvistas de Matisse y sus compañeros franceses, además de algunas de las obras precubistas de Pablo Picasso. En 1914 fueron también etiquetados como expresionistas el grupo de los pintores alemanes en Dresde y Berlín a partir de 1911; y Der Blaue Reiter (El Jinete Azul), formado en 1912 en Munich, alrededor de un almanaque, dirigido por Kandinsky y Marc. El expresionismo se entiende como una acentuación o deformación de la realidad para conseguir expresar adecuadamente los valores que se pretende poner en evidencia, y se manifestó como una reacción parcial al impresionismo.

6 Futurismo, primero de los movimientos de vanguardia artística, surgido en Italia en 1909 por Filippo Tommaso Marinetti, que redactó su Manifeste du Futurisme, el primero de otros muchos, el 20 de febrero de 1909, en el diario Le Figaro de París. El futurismo fue llamado así por su intención de romper absolutamente con el arte del pasado, en especial en Italia, donde la tradición artística del pasado brotaba por doquier y lo impregnaba todo. Había que hacer, pues, tabla rasa del pasado y crear un arte nuevo desde cero, acorde con la mentalidad moderna, los nuevos tiempos y las nuevas realidades. Para ello se toma como modelo las máquinas y sus virtudes: la fuerza, la rapidez, la velocidad, la energía, el movimiento, la deshumanización.



7 Constructivismo. Movimiento de arte abstracto que surge hacia 1913 en Rusia. El padre del constructivismo fue Vladimir Tatlin (1885-1953), que fue influido inicialmente por las esculturas cubistas realizadas por Picasso con diversos objetos ensamblados. El objetivo de Tatlin era liberar al arte de toda interpretación emocional y burguesa de la realidad en favor de un nuevo lenguaje abstracto (de elementos correlacionados, estructuras internas, energías y tensiones espaciales) basado en las propuestas racionales de la tecnología y de la mecánica industriales. Los representantes más destacados del constructivismo ruso, aparte de Tatlin, son Naum Gabo (1890-1977), Antoine Pevsner (1884-1962), Mikhail Larionov (1881-1964) y Aleksander Rodchenko (1891-1956). Paralelamente y en contraposición al constructivismo de naturaleza utilitaria de Tatlin, Rodchenko, Gabo y Pevsner, se desarrolla el suprematismo de Malevich, de orientación fuertemente filosófica. El constructivismo se extendió por Europa occidental gracias al pintor Lasar Lissitzky (1890-1941), y tuvo una gran influencia sobre el movimiento De Stijl. Posteriormente las ideas constructivistas también ayudaron al desarrollo del arte concreto, el minimal y la pintura de campos de color. Por otra parte, el constructivismo tuvo una aquella arquitectura moderna tan rica en sus manifestaciones formales y su lenguaje expresivo en pugna durante la década, dará lugar solo a un modelo de hábitat urbano: el que hoy denominamos modelo racionalista.
¿Qué ocurrió?
El Expresionismo y el Futurismo, preocupados fundamentalmente por la formulación expresiva de su arquitectura, establecerán solamente una imagen poética de la ciudad. Hubo en ella una aceptación pragmática implícita de la heterogeneidad de formas y de la necesidad de altas densidades. En este sentido sus numerosos dibujos constituirían lo que Banham calificó como una imagen pionera de hechos posteriores. En la vertiente de la realidad de construir la ciudad, "la presión creciente de la mecanización hizo que el mundo pareciera más y más futurista, y a medida que los hombres sentían esa creciente presión, encontraban a mano ideas futuristas para canalizar sus ideas y dar forma a su expresión"8. Pero la formulación del modelo urbano de estas corrientes no pasó de ser esa imagen poética entrevista en perspectivas parciales, sin una indicación concreta de la organización específica del conjunto urbano ni una teoría estructurada de la misma. En consecuencia no pudo ser el "modelo de aplicación" que los urbanistas estaban esperando para su intervención sobre la ciudad. Solo la realidad misma fue parodiándola, mientras racionalistas y constructivistas formulaban, detalladamente, el modelo formal y la teoría que estaban buscando.
En efecto, durante la década del 30 estas corrientes van a confluir en una sola posición frente a la necesidad de planificar el hecho urbano. Y decimos ambas corrientes porque si bien en términos histórico-analíticos es posible estudiar separadamente las distintas teorías que estaban gestándose (Racionalismo y Constructivismo, las corrientes del Racionalismo alemán y Le Corbusier9, etcétera) no es menos cierto que el estrecho Intercambio de hombres y de ideas que caracteriza el momento va a concluir, por una parte, en la unificación de los distintos aspectos en un solo modelo pragmático (el de los CIAM) y por otra, en la humilde aceptación por parte de los arquitectos racionalistas de que la teoría y la forma del modelo urbano que ellos estaban concibiendo solo podía ser alcanzada totalmente en la nueva sociedad establecida en la Rusia Soviética, a la cual ellos mismos estaban ayudando a forjar, arquitectónica y urbanísticamente.

gran influencia en el desarrollo de la arquitectura moderna, particularmente en las construcciones de hormigón armado.

8 Reyner Banham en "Teoría y diseño arquitectónico en la era de la maquina", Editorial Nueva Visión. Buenos Aires, 1965.

9 Le Corbusier (1887-1965) fue un arquitecto, urbanista, teórico de la arquitectura y pintor suizo-francés. A fin de divulgar sus ideas sobre la arquitectura y la pintura, Le Corbusier fundó en 1920, junto con Paul Dermée, la revista L'Esprit Nouveau. Ideó el Modulor, sistema de medidas en que cada magnitud se relaciona con la anterior por el Número Áureo, para que sirviese de medida de las partes de arquitectura. Le Corbusier fue uno de los miembros fundadores del Congreso Internacional de Arquitectura Moderna. En 1930 adoptó la nacionalidad francesa. Unos años después realizó su primer viaje a los Estados Unidos. Le Corbusier se hizo famoso por el llamado estilo arquitectónico internacional, que aplicó junto con Ludwig Mies van der Rohe, Walter Gropius and Theo van Doesburg.


"Los conceptos elementales de la planificación urbanística moderna que se han afirmado en la Europa occidental en los últimos años, y que están afirmándose todavía, constituyen también en Rusia el alfabeto de la planificación. La neta separación de la industria y de los barrios residenciales, la organización más racional del tránsito, la sistematización de los espacios verdes, también allí, constituyen los supuestos de una sana planificación. La edificación por bloques, cerrada por todos los lados, es sustituida por la edificación en hilera", escribía May10 en 193111. La diferencia fundamental estriba en que allí, la base económica planificada y la propiedad pública del suelo permiten efectivamente que las densidades y distribución de actividades no vengan dadas por la competencia por los valores del suelo y sea posible materializar el modelo teórico-formal.
Taut, Meyer y May (entre otros) informaron a Alemania y al mundo, cómo las condiciones estaban dadas en Rusia para la materialización del modelo urbano racionalista y, paulatinamente, cómo la necesidad (gran demanda y escasos recursos) y el triunfo de una mentalidad conservadora abolieron finalmente el intento.
La polémica urbanistas/desurbanistas (que podría haber sido potencialmente tan productiva para el pensamiento urbanístico) estructuró, por último, en Rusia, un nuevo enfoque a nivel de ordenamiento territorial, pero manteniendo el mismo concepto de hábitat urbano que el originado en el Racionalismo occidental. Sin embargo, a la luz del pensamiento urbanístico posterior, sería interesante profundizar en lo ocurrido entonces en Rusia verificando si el rechazo a la arquitectura moderna sustentado en la crítica a su monotonía, su estandarización extrema y "su enojosa reiteración de edificios siempre igualmente feos y siempre orientados de igual modo, a distancias rigurosamente fijas, sin tener en cuenta la forma del terreno"12 no significan un real anticipo que podría hasta fundamentar la aceptación de un Aldo Rossi13 frente a la arquitectura stalinista.
Al margen de esta última consideración y como consecuencia de la evolución descripta será el Racionalismo quien termine estructurando el modelo conceptual y formal de ciudad que se propagará por el mundo. Ese modelo es bien conocido: predominio del verde, discontinuidad del tejido edilicio, altas densidades, zonificación rigurosa de funciones, jerarquización de vías. En síntesis, ruptura del tejido urbano

10 Ernst May (1886-1970) Arquitecto y urbanista alemán.

11 De los artículos de May para Das Neu* Frankfurt en 1931, transcripto en 1929. La reconstrucción de la

arquitectura en la URSS, Ellissitzky. Editorial Gustavo Gill, Barcelona, 1970.

12 Del arquitecto Grecucho, escrito paran Stroitelstvo Moskvy, transcripto en 1929. La reconstrucción de la

arquitectura en la URSS, Ellissitzky. Editorial Gustavo Gill, Barcelona, 1970.

13 Aldo Rossi (1932-1997), arquitecto italiano, nacido en Milán. En 1966 publicó su primer libro, en el que

establecía sus teorías sobre el diseño urbanístico de las ciudades. En 1990 Rossi recibió el prestigioso premio Pritzker de arquitectura, el equivalente a los Premios Nobel. Sus méritos no se limitaron al campo de la arquitectura, sino que fue también diseñador, teórico, profesor y autor. Rossi fue uno de los grandes renovadores ideológicos y plásticos de la arquitectura contemporánea; con su poesía metafísica y el culto que profesó a la vez a la geometría y a la memoria, este milanés cambió el curso de la arquitectura y del urbanismo del último tercio del siglo XX. previo y sustitución del mismo por hileras o torres aisladas, geométricamente caracterizadas sobre un terreno abstracto.


Hasta aquí y según lo expuesto parecerían coexistir al final de la década del 30 dos modelos urbanos diferentes: el derivado de la corriente inglesa y el del Racionalismo continental. Pero, ¿son arribos modelos estructuralmente distintos?. Porque, salvo la densidad y el geometrismo, la caracterización general previa del modelo racionalista parecería poder aplicarse por igual al modelo New Town.
Sin embargo, desde el punto de vista conceptual hay una diferencia de punto de arranque: en el caso inglés este se centra en el énfasis asignado al ordenamiento territorial, puesto que la New Town es el instrumento de desconcentración de Londres tal como lo había planteado inicialmente Howard y lo desarrollara operativamente en la década del 40 Abercrombie14. Este enfoque, con sus raíces teóricas del siglo XIX y comienzos del XX ya mencionadas, lleva a un planteo urbano de baja densidad y crecimiento limitado con autosuficiencia de empleo; pero en sus demás aspectos tales como zonificación rigurosa, jerarquización vial, predominio del verde y organización residencial en unidades vecinales definidas cada una con su propio centro de servicios se asemeja notablemente al racionalista (lo cual, por otra parte, no podía ser de otra manera ya que es en sí mismo raíz de la búsqueda teórica racionalista).
Es desde el punto de vista del modelo formal desde el cual surgirán, en apariencia, las mayores diferencias, ya que las densidades menores y la posibilidad de vivienda individual de ellas derivada, y el manejo pintoresco del jardín inglés, generan un paisaje pseudo natural que se opone como imagen a la rigidez geométrica de las propuestas racionalistas. No obstante, ambos modelos coinciden en dos hechos estructuralmente significativos: la ruptura del tejido continuo tradicional y la ruralización del paisaje. Así, por ejemplo, cuando los planteos racionalistas no son, todavía de tan altas densidades como las preconizadas por Le Corbusier, la comparación entre ellos evidencia las similitudes morfológicas estructurales. Y resulta, por esta semejanza estructural, una posibilidad de combinación entre tipos que, no por casualidad sino como evolución lógica de tal posibilidad, llega a producir lo que algunos críticos consideran uno de los mejores ejemplos del urbanismo contemporáneo.
A partir de ese modelo, según las necesidades de densidades del medio y la sensibilidad propia del planificador-diseñador de turno, será posible el uso alternativo de la morfología unificada o de sus posibles combinaciones: Racionalismo puro en las áreas centrales donde la disponibilidad potencial de verde es menor (por razones económicas), New Town o modelo racional de baja densidad en la periferia, o la combinación de ambos en distintas áreas.
"El modelo" conceptual y formal se ha consumado. Los aspectos institucionales por considerar en la teoría (implementación del planeamiento) pueden ya disponer del instrumento de intervención necesario para el ordenamiento urbano: el Plan Regulador que, en otros términos es el modelo a que se aspira, sobreimpuesto a las condiciones existentes y sustentado en el supuesto de que las necesidades futuras de la población quedarán cubiertas cuando se alcance el modelo acabado.
Hemos procurado mostrar la evolución de la teoría a través de ejemplos concretos para evidenciar la base común del modelo morfológico aplicado por el urbanismo durante algo más que la primera mitad del siglo; de allí que sus fechas de realización correspondan en algunos casos a la segunda mitad, guerra mediante, como veremos enseguida.
Sin embargo y en definitiva, los puntos de contacto entre los dos modelos en apariencia diferentes siempre fueron mayores que las distancias aparentes de sus manifestaciones formales, a tal punto que las propuestas de La Carta de Atenas (programa básico del modelo racionalista y punta de lanza de su vigorosa acción para la imposición de un modelo urbano internacional) abarcan tranquilamente los componentes de la propuesta inglesa. Y esto ocurre en 1933, aunque la versión pública (algo retocada según André Gutton en su "Conversaciones sobre la Arquitectura") fue lanzada por Le Corbusier en 1943 y fuera esta versión con especial énfasis en las altas densidades la que tendría una influencia decisiva en la "nueva

ciudad del urbanismo moderno"


¿Oué pasa cuando el modelo comienza a ser impuesto a través del Plan?
"Utilizada como apoyo estructural de carácter esencialmente estático y con la pretensión de construir una armonización que en gran parte era puramente estética, la base teórica de la nueva ciudad del urbanismo moderno dista mucho de ser lo más adecuado para responder a la efervescente y demoledora realidad del fenómeno de urbanización" dirá Fernando de Terans.
La vertiente teórica del urbanismo moderno y su modelo, comienzan a enfrentarse con la realidad urbana. Veamos ese enfrentamiento.
La otra vertiente: la realidad urbana

La complejidad del organismo urbano que crece y cambia con su propia dinámica es la que, según la teoría desarrollada previamente, debía ser controlada mediante el modelo asumido. La segunda guerra mundial parece ser, sin embargo, la causante de una aplicación demorada del modelo, lo que truncó quizá la posibilidad de afinarlo mediante la experiencia de "la prueba y el error".


Como consecuencia de la evolución precedentemente indicada, antes de la segunda guerra mundial las intervenciones planificadas en la estructura de las ciudades o la creación de nuevas ciudades se limitan a hechos aislados en el primer caso, y a escasos ejemplos en el segundo. Recién a partir de la reconstrucción de la segunda posguerra se implementarán en casi todo el mundo los medios técnicos e institucionales (organismos oficiales mediante) que permitirán la imposición de planes urbanos o la creación de Nev Towns con sentido de ordenamiento territorial en ciertos casos.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos