La Ley y el Séptimo Mandamiento [260]



Descargar 159 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión10.01.2018
Tamaño159 Kb.
Vistas162
Descargas0
  1   2   3   4   5   6

La Ley y el Séptimo Mandamiento Pagina

Iglesias Cristianas de Dios
[260]
La Ley y el SéptimoMandamiento

(Edición 2.0 19981009-19990525-20120430)

Está escrito: No cometerás adulterio. Este artículo explica la estructura entera de la ley de Dios, como se aplicó a su Mandamiento y como explicado por los profetas y los Testamentos en conformidad con la lectura de la ley en los años de Sábado.


Christian Churches of God

PO Box 369, WODEN ACT 2606, AUSTRALIA

Correo electrónico: secretary@ccg.org




(Derechos de propiedad literaria © 1998, 1999, 2005, 2012 Wade Cox)

Rev. en 2005, 2012


Este documento puede copiarse libremente y distribuirse con tal de que se copie en su totalidad sin alteraciones o tachaduras. Debe incluirse el nombre del editor y dirección y el aviso de derechos de propiedad literaria. Ningún cargo puede realizarse a los destinatarios de copias distribuidas. Las citas breves pueden ser incluidas en artículos críticos y revisiones sin interferir en los derechos de propiedad literaria.

Este documento se puede obtener desde los sitios internet:
http://www.logon.org y http://www.ccg.org
La Ley y el Séptimo Mandamiento


Está escrito: No cometerás adulterio (Éxodo 20:14; Deut. 5:18).

 

La Función de la Sexualidad


La sexualidad en la especie esta bajo el mandamiento de Dios y la función natural de la sexualidad es llenar de nuevo la tierra y producir seres como hijos futuros de Dios en acuerdo con las instrucciones de Dios a Adán (Génesis 1:28; 9:1). La tierra es reabastecida y toda actividad es de acuerdo a la ley de Dios.

Mateo 5:17-18 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. 18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. (RV)

 

Sigue entonces que el propósito de la sexualidad es definido y el control de la sexualidad está sujeto a las leyes de Dios. El séptimo mandamiento es entonces dirigido a la sexualidad de las naciones. Todas las leyes concernientes a la sexualidad son subentendidas del séptimo mandamiento tan controlado por el quinto y sexto mandamientos y los otros que los preceden.



 

La Familia como Fiduciario

La familia tal como organizada dentro de la estructura del quinto mandamiento y la legislación subsecuente es el controlador o fiduciario de la sexualidad (vea Proverbios 1:8-9; 6:20; 14:1). Una esposa es del Señor y el que se casa encuentra favor en los ojos del Señor (Prov. 18:22; 19:14). Una mujer virtuosa es una corona para su esposo (Prov. 12:4).

 

Sigue de la ley que el celibato es un estado antinatural, y no confiere favor sobre eso de la unión natural y la familia como un instrumento de la voluntad y plan de Dios. El celibato ciertamente no puede conferir una condición superior al del matrimonio. La historia del ascetismo en la Cristiandad y otras tradiciones es examinada en el artículo El Vegetarianismo en la Biblia [183].


Pablo escribió de esto en 1Corintios 7:1-5 pero dice de evitar la fornicación: deje que todo hombre tenga su propia esposa y toda mujer su propio esposo. Dice que no tiene mandamiento del Señor en el versículo 6. Lo que esta diciendo es que la pura devoción a Dios es superior, pero la gente debería casarse para evitar la fornicación. La historia de la iglesia célibe es una condenación viviente del fracaso de ese sistema. Pablo dice que todas las jóvenes mujeres deberían estar casadas, deberían tener a niños y deberían dirigir su casa (1Tim. 5:14).

 

Las familias humanas son forasteras y peregrinas en el planeta y la tierra pertenece al Señor. La familia y la especie son meramente instrumentos en el plan de Dios (Lev. 25:23).



Génesis 30:20 Y dijo Lea: Dios me ha dado una buena dote; ahora morará conmigo mi marido, porque le he dado a luz seis hijos; y llamó su nombre Zabulón. (RV)

 

En todas las funciones del matrimonio, la sexualidad no debe ser objeto de codicia bajo el décimo mandamiento. Ni tampoco la sexualidad y la procreación deben ser objetos de la codicia de la esposa, ni el matrimonio mismo debe ser usado para propósitos de codicia (vea 2Samuel 11:1-12:24; 1Reyes 21:1-19).



 

El Sexo en el Matrimonio


La sexualidad bajo las leyes de Dios es confinada al matrimonio, porque la mujer fue hecha para el hombre y dada a él para ser una sola carne, para cumplir el propósito de Dios en la creación (Génesis 1:26-28; 2:15; 18-25). Esta estructura entera esta confinada a la creación y es excluida del Ejercito (Mateo 22:30). Los ángeles caídos transgredieron esta ley y dejaron su primer estado (Judas 6).

 

El matrimonio es la función establecida de la creación, y representa la unión de Cristo y la Iglesia.



Efesios 5:22-33 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; 23 porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. 24 Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. 25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, 26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. 28 Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. 29 Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, 30 porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. 31 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. 32 Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia. 33 Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido. (RV)

 

La estructura entera de la familia está basada en esta relación y su pureza. Cuando esta comprometida no puede ser enteramente restaurada. Espiritualmente, la novia puede arrepentirse y regresar a Cristo. Israel fue invitado a regresar a él (Jeremías 3:1,7) pero le había sido dada una Carta de Divorcio. A su regreso, Cristo va a casarse con la Iglesia, como el Israel espiritual, la cual es su novia.



 

La mujer fue creada para el hombre y la cabeza de cada hombre es Cristo y la cabeza de Cristo es Dios. Cualquier hombre que ora a Dios con su cabeza cubierta deshonra su cabeza (quien es Cristo). El cabello largo es deshonra para el hombre. Una mujer que tiene su cabeza afeitada debe cubrirla para orar, pero una mujer, cuyo pelo es su gloria, no necesita revestimiento aparte de su pelo (1Corintios 11:1-16).

 

El objeto de cubrir la cabeza bajo la ley es importante y malentendido. Una mujer extranjera llevada en guerra está obligada a rasurarse su cabeza como parte del proceso de purificación. Una mujer es requerida tener potestad en su cabeza a causa de los ángeles (1Cor. 11:10). Así el cabello largo de la mujer es simbólico de potestad y los extranjeros son sujetos a las potestades más altas bajo los ángeles caídos. Así la mujer extranjera tomada de mala gana en la batalla estaba obligada a rasurarse su cabeza, y crecer su pelo de nuevo bajo la nación. Las tradiciones acerca de afeitar la cabeza en el matrimonio embisten también este simbolismo.


Los Levitas fueron requeridos rasurarse el pelo de su cuerpo como parte de su separación y purificación, cuando fueron separados como el sacerdocio de Israel (Números 8:7). Esta acción apuntaba directamente a la relación que ellos tuvieron como novias del Ángel de Yahovah, en el culto de Eloah en el Templo de Eloah Dios. Esta función prefiguraba la relación que el elegido tendría con el Mesías como Sumo Sacerdote, bajo el orden de Melquisedec. Esta relación también fue vista en los votos de los nazareos (Núm. 6:5,18). La cabeza de la mujer debe ser descubierta también durante la prueba de la ofrenda de los celos (Núm. 5:18). El simbolismo era que estaba expuesta ante Dios y no estaba bajo protección o disimulación. Dios miraría su ser mas profundo y discerniría su culpa o inocencia.

 

El Sumo Sacerdote usaría una mitra dorada de oro puro (Éxodo 28:36-38). Este simbolismo miraría así al Mesías quien seria coronado rey de Israel. Los sombreros de los hijos del sacerdote (Éxodo 28:40) miraban así a las coronas de los elegidos como reyes y sacerdotes en el reino de Dios, como hijos de Dios. Así son un sacerdocio real y una nación santa (1Pedro 2:9). Todos estos símbolos apuntan a los elegidos como novias de Cristo, en el Templo de Dios y coherederos con Cristo.



 

La relación de Cristo a la Iglesia, y la Iglesia a Cristo y de la mujer al hombre, está explicada en Proverbios 31 y en Cantar de Cantares (vea los artículos Proverbios 31 [114] y Cantar de Cantares [145]). El adulterio en la familia es lo mismo que la idolatría en el Templo de Dios (vea el artículo La Ley y el Segundo Mandamiento [254]).

  



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos