La integración de los aportes de los aspectos psicológicos al equipo de trasplante renal



Descargar 14.98 Kb.
Fecha de conversión03.03.2018
Tamaño14.98 Kb.



VIII Jornada del Departamento de Salud Mental.

Universidad de Buenos Aires. Facultad de Medicina.

La integración de los aportes de los aspectos psicológicos al equipo de trasplante renal. (*)
Dra. Susana Bayardo

sbayardo@hotmail.com

susana.bayardo@hospitalitaliano.org.ar
(*)Síntesis de la presentación.


Se comenta la experiencia de actividad interdisciplinaria con los equipos de trasplante de órganos (Tx) y específicamente la tarea con el trasplante renal realizada en el Hospital Italiano de Buenos Aires, el cual tiene una larga tradición trasplantológica.

El trasplante de órganos es un procedimiento médico relativamente reciente. En 1954 Joseph Murray realiza el primer trasplante de riñón, que a partir de 1956 se convierte en una práctica de rutina para la falla renal. A partir de ese momento y sucesivamente se fueron incluyendo a la práctica los otros órganos. En Argentina esta práctica tiene también más de medio siglo, pero con un desarrollo destacado, al igual que en el resto del mundo luego de la década del 80.

El trasplante es un recurso terapéutico extremo frente a la falla funcional irreversible terminal de un órgano que implica la sustitución del órgano dañado por otro obtenido por donación cadavérica o viva. En la patología renal, en la insuficiencia renal crónica, además, se cuenta con el método paliativo dialítico.

La regulación de la asignación de los órganos y la donación es realizada por el INCUCAI. Además de implicancias médicas, psicológicas y sociales las tiene de tipo legal, ético, cultural y religioso y por tal causa los comités de bioética que intervienen en situaciones dilemáticas cuentan con integrantes de todas estas áreas.

Los trasplantes se realizan en hospitales y Centros de alta complejidad y requieren de equipos multidisciplinarios.

El Trasplante como hecho médico quirúrgico se inscribe en lo que llamamos un "proceso de trasplante”, que comprende la etapa pre-Tx, el previo a la cirugía, el período de la lista de espera y la etapa post-Tx.

En este proceso el equipo realiza reuniones periódicas en las cuales se integra la información aportada por los distintos integrantes.

Los distintos Centros y Programas de trasplante cuentan con Protocolos tanto médicos como psicosociales y si bien pueden existir diferencias y particularidades propias, representan los consensos internacionales y nacionales al respecto.

La inclusión del área psicosocial colabora en la maximización de los resultados, ponderando beneficios y riesgos.

El área psicológica interviene evaluando, detectando situaciones y factores de riesgo y efectuando asistencia psicológica a los pacientes y sus familiares. En la evaluación se indagan, entre otros aspectos, la información y comprensión del paciente acerca del procedimiento y de sus consecuencias, la capacidad de adaptación y cumplimiento a los requisitos del tratamiento, ponderándose beneficios y riesgos y las contraindicaciones que eventualmente pudieran desaconsejarlo. La evaluación concluye con un informe al equipo sobre la aptitud del paciente, recomendaciones e indicaciones, que pueden implicar seguimiento, control, asistencia psicológica, farmacológica, apoyo familiar, etc. que se integra al conjunto de datos a los efectos de la toma de decisiones consensuadas.

Además del informe formal al equipo se realizan encuentros e intercambios informales en el transcurso de la realización de la tarea diaria, añadiéndose a las consultas programadas con los pacientes las vinculadas con urgencias.

Las principales dificultades que pueden surgir se relacionan con la aptitud que determina la inclusión o la exclusión para ingresar al programa de trasplante. Estas están dadas por diferencias en torno a la aptitud clínica, médica , respecto a la psicosocial, como también por diferencias de criterios respecto a la importancia otorgada a los factores de potencial riesgo, sobre todo teniendo en cuenta que estos están altamente incididos multifactorialmente. Asimismo que los distintos programas disponen de distintas posibilidades y recursos para efectuar intervenciones frente a los factores detectados.

Las reuniones de equipo, efectuadas con regularidad y con el aporte colectivo, permiten analizar posibilidades, limitaciones y dificultades para la implementación de intervenciones psicológicas y sociales a lo largo de todo el proceso y favorecen la reflexión sobre la tarea y la de los propios integrantes sobre sí mismos.

Las situaciones controversiales o con implicancias bioéticas como por ejemplo la eventual exclusión de lista de espera por conductas adictivas, el retrasplante en pacientes con rechazo de órgano por abandono de medicación, etc., tienen aquí el lugar principal de debate. Asimismo el conocimiento pormenorizado de los pacientes que se tiene en este transcurrir permite efectuar intervenciones y asistencia psicoterapéutica si ésta es requerida.

El equipo asistencial tiene como meta en común proveer cuidados y esta se posibilita por el compartir información y por el valor de la comunicación. La asignación de funciones y la realización de la tarea implican la complementariedad y la interdependencia mutuamente consentida. La toma de decisiones es compartida y consensuada.

El equipo de trasplante renal trabaja con pacientes que padecen de una enfermedad crónica y que por otra parte también el tratamiento post trasplante implica una cronicidad de los cuidados. Esto conlleva beneficios y dificultades en el vínculo y en la relación médico-paciente, equipo-paciente. La familiaridad dada por la cotidianeidad colabora en el conocimiento adentrado y profundo de los pacientes y sus familias, en la capacidad de contención, pero en contrapartida los riesgos de la familiarización se vinculan con la posibilidad de la pérdida de la distancia operativa, la exposición permanente. Además del peso de la cronicidad, los pacientes presentan en muchas ocasiones situaciones críticas, con riesgos, con urgencias, con cirugías habitualmente no programadas excepto cuando son donantes vivos. Todo ello requiere de sus integrantes toma de decisiones, responsabilidades permanentes, compromiso, dedicación y también una actitud empática, cuidando no perder la distancia operativa por una excesiva implicación afectiva condicionada por el vínculo cotidiano con el paciente. Más allá de las exigencias que están presentes en la tarea está la satisfacción por la recuperación de la calidad de vida que exhiben los pacientes luego de un trasplante exitoso.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad