La fiesta de la virgen del carmen del municipio de acandí-chocó, como escenario de aprendizaje desde sus formas organizativas y sus espacios de encuentro1 Diana Lorena Sánchez Rico2 Universidad del Valle Resumen



Descargar 53.83 Kb.
Fecha de conversión01.05.2018
Tamaño53.83 Kb.
Vistas32
Descargas0
Catálogo: centrodedocumentacion -> memorias
memorias -> Aspectos de la recreación que contribuyen a la gestión emocional del espacio cotidiano
memorias -> Propuesta metodológica de intervención mediada por la recreación dirigida

LA FIESTA DE LA VIRGEN DEL CARMEN DEL MUNICIPIO DE ACANDÍ-CHOCÓ, COMO ESCENARIO DE APRENDIZAJE DESDE SUS FORMAS ORGANIZATIVAS Y SUS ESPACIOS DE ENCUENTRO1
Diana Lorena Sánchez Rico2

Universidad del Valle
Resumen.

El artículo pretende presentar los avances parciales de la investigación en curso “la fiesta de la virgen del Carmen del municipio de Acandí- Chocó como escenario de aprendizaje desde sus formas organizativas y de encuentro” adscrita al grupo de investigación de Educación Popular de la Universidad del Valle. El estudio se traza dos objetivos específicos. El primero, consiste en comprender de qué manera la Fiesta de la Virgen del Carmen, altera los ritmos del pueblo, transforma y hace ineficaces las formas de control institucional. El segundo, radica en entender de qué forma la fiesta se configura como escenario de aprendizaje desde sus formas organizativas y sus espacios de encuentro. Desde esta mirada, los aportes de la investigación estarían orientados a pensar cómo desde esta práctica cultural se negocian saberes y distintos modos de aprender.


Palabras claves: fiesta popular, educación popular, aprendizajes, formas organizativas y recreación.
THE FOLK FESTIVAL OF THE CARMEN’S VIRGIN IN THE VILLAGE OF ACANDÍ-CHOCÓ LIKE A MOMENT OF APPRENTICESHIPS FROM THEIR OWN WAYS OF ORGANIZATIONAL MEETINGS AND CELEBRATION
ABSTRACT

This article to pretend expose the partial progress of the currently research: “The folk festival of the Carmen’s Virgin in the village of Acandí-Chocó like a moment of apprenticeships from their own ways of organizational meetings and celebration” that is associated with Research Group in Popular Education at the Universidad del Valle. This study has two specifics objectives. The first objective involves the comprehension about the way that the folk festival of the Carmen’s Virgin changes the beat of live on the village, to transform and to render ineffective the forms of institutional control. The second objective consists in understanding how the folk festival is configured like to a moment of knowledge from their organizational forms and their meetings to celebration. In this sense, the research is orientated to understand how this cultural practice is useful to transmit knowledge and their many ways to learn it.


Keys Words: folk festival, popular education, apprenticeships, organizational popular meetings and recreation.



  1. INTRODUCCIÓN Y OBJETO DE ESTUDIO

El municipio de Acandí está ubicado en el noroccidente de la República de Colombia y al extremo norte del departamento de Chocó; geográficamente se sitúa en una pequeña franja del Caribe Colombiano. Hace parte del Urabá Chocoano o la zona baja del río Atrato que está conformada por los municipios de Ungía, Riosucio, Carmen del Darién y Acandí3. Se caracteriza por limitar con la República de Panamá y el departamento de Antioquia por los municipios del llamado “Eje Bananero” (Chigorodó, Apartadó, Carepa, Turbo y Mutatá). Es fundado hacia el año de 1887 por campesinos provenientes del Departamento del Bolívar y Córdoba que llegaron a esas tierras en busca de la tagua4 y la raicilla5.


Estas particularidades geográficas e históricas hacen que este municipio se configure a partir de elementos culturales que provienen de la región del Atlántico y de Antioquia. Producto de ello, demográficamente prevalece la etnia afrocolombiana pero también existe una alta representatividad de mestizos (comúnmente llamados “chilapos”) quienes son campesinos cordobeses, en su mayoría, que migraron de sus tierras de origen para colonizar las tierras chocoanas (Ruiz, 2006:6). Otros grupos que se encuentran en menor proporción son los paisas, los migrantes del interior del Chocó y los indígenas en particular la etnia Katío y Dóvida (Alvàrez Marín & Rosique, 2004)
Este marco espacial e histórico marca unos estilos particulares en las costumbres, la gente y las prácticas culturales del municipio. En este sentido, las fiestas populares de Acandí presentan unos matices particulares y unas diferencias en la forma cómo se celebran en otros municipios del departamento del Chocó. De igual modo, la festividad con más importancia en Acandí, no es el San Pacho6, sino la fiesta de la Virgen del Carmen, la cual es celebrada con gran fervor religioso y cultural en la Costa Caribe Colombiana. Lo anterior, es importante en la investigación para entender que en Acandí se conmemoran una serie de fiestas que tienen mayor fuerza que otras a partir de las hibridaciones culturales mencionadas. Entre las fiestas más representativas del municipio se encuentran: las fiestas de San Pacho, la fiesta del 11 de noviembre y la fiesta de la Virgen del Carmen.
A continuación se realizará una descripción para mostrar el lugar que ocupa la fiesta de la Virgen del Carmen en el municipio.
El San Pacho, es la fiesta patronal de la capital chocoana, Quibdó. Región que se caracteriza por estar alejada de la atención financiera y los programas de desarrollo del gobierno central, por poseer una economía deficiente al sostenerse por la explotación del oro, la madera tropical, la pesca y agriculturas menores, debido a que el comercio en general, es dominado por los mayoristas que vienen de los departamentos de Antioquia y Córdoba. Según [Och93] esta es la fiesta más importante de los quibdoseños, porque representa la oportunidad de expresar estas inconformidades sociales, políticas, económicas y la devoción religiosa a su santo patrono San Francisco de Asís, a quien la gente llama con afecto y apego San Pacho7.
El San Pacho que se celebra en el municipio de Acandí no contiene los elementos políticos expuestos por [Och93] ni algunas actividades de corte religioso; puntualmente no se realizan las alboraditas8, los desfiles de banderas, los barriales, el de comparsas y disfraces y las balsadas9, porque los barrios no tienen un papel protagónico dentro de la organización de fiesta. Las actividades de corte religioso son promovidas por la iglesia y las culturales por la junta quibdoceña, pero la asistencia de la comunidad en las actividades es poca10. En últimas, la comunidad es espectadora y juega un papel pasivo, al no ser creadora o hacedora de la fiesta; por esta razón los desfiles barriales y de banderas que tienen alta carga simbólica y política en Quibdó, aquí no adquieren ningún sentido.
La fiesta del 11 de noviembre se celebra a partir del legado cultural instaurado por los Bolivarenses. En ella se rinde homenaje a la independencia de Cartagena. Para (Rinaudo,s.f) estas fiestas aparecen en Cartagena durante la segunda mitad del siglo XIX, con dos componentes centrales. Por un lado, la conmemoración patriótica representada por las acciones solemnes de celebración de la Independencia y por otro, la fiesta popular que consiste en hacer parodia de las autoridades españolas.
En el municipio de Acandí sólo tiene peso la fiesta popular. Cuentan los relatos orales que durante las primeras celebraciones de la fiesta, la gente se disfrazaba y parodiaba a los personajes insignias del pueblo: políticos y gente del común. Las noches transcurrían con porros, cumbias, gaitas y las mujeres salían a bailar esta música proveniente del Caribe con faldas polleras y sombreros decorados con flores (Sánchez, 2011). En la actualidad, se celebra con una banda papayera, traída generalmente de los municipios de Córdoba, que se encarga de armonizar las noches del pueblo con ritmos porros y fandangos11, similar a un carnaval las personas de la comunidad juegan con harina y el 11 de noviembre a modo de desfile, las mujeres se disfrazan con faldas largas y hacen recorrido por las principales calles del pueblo.
La fiesta más representativa para los Acandileros es la Fiesta de la Virgen del Carmen celebrada en el mes de julio, debido, a que su trayectoria histórica está fuertemente ligada con las raíces y orígenes del Ser Acandilero12 y la comunidad.
“Cuentan algunos pobladores que Acandí en sus inicios era una tierra habitada por indígenas, la presencia de este grupo impidió a sus fundadores ubicarse en aquél territorio y les obligó situarse al lado de un río distante del pueblo. Al poco tiempo de su estadía, una ola invernal produjo una creciente que se llevó sus ranchos construidos. Desde este momento, los bolivarenses contemplaron la idea de trasladarse al pueblo, así tuvieran que luchar con los Indígenas. Al pensar en esta osadía ofrecen a la Virgen del Carmen elegirla como patrona del pueblo siempre y cuando lograra vencerlos y despojarlos; sorpresivamente, al cruzar el río no se evidencia la necesidad de emprender combates y luchas porque los indígenas abandonaron las tierras de manera voluntaria, desplazándose hacia el Alto Atrato del Chocó. En honor a esta promesa se declara a la Virgen del Carmen como la patrona (Sánchez, 2011)
Este relato muestra que la fiesta de la Virgen del Carmen se empieza a celebrar en el municipio de Acandí, después de la llegada de los bolivarenses a la región como una forma de conmemorar el desplazamiento de los indígenas de este territorio y el asentamiento de este grupo de habitantes en la zona. Según los relatos orales las conmemoraciones iniciales de la fiesta estaban acompañadas de ritmos como Bullerengues, Sextetos y Fandangos que tenían la función de acompañar los eventos religiosos y culturales13. Estos compases eran interpretados con flautas de palo y tambores elaborados artesanalmente con cuero de animales. Con ellos, se componían versos que tenían la intención de contar y burlarse de los acontecimientos actuales del pueblo y se veneraba por dos o tres días la imagen de la Virgen del Carmen. Ésta era puesta en un altar y alrededor se le bailaba con velas en forma circular. Las mujeres utilizaban faldas polleras y elegantes sombreros. Los hombres utilizaban trajes blancos (Sánchez, 2011)
En la actualidad se caracteriza por poseer un carácter religioso, católico, profano, demarcar unas lógicas, tiempos y ritmos específicos en el municipio (Pizano, 2004). Es de carácter religioso, porque sus principales motivos de celebración son la necesidad profunda de los sujetos y grupos sociales de expresar su devoción religiosa, reflejar sentimientos espirituales, pedir intervención milagrosa para la solución de los problemas personales y colectivos y dar gracias por los favores recibidos. En este sentido, se hacen mandas14 o promesas a la Virgen para que interceda en la curación de los niños y adultos enfermos. Posee un carácter católico porque evoca las imágenes de la Virgen María mediante novenas religiosas, las procesiones marítimas y terrestres que van acompañadas de cantos o de una banda papayera.
Adquiere un carácter profano porque evoca el calendario religioso, pero a la vez es una fiesta que la comunidad carnavaliza. Es organizada por personas de la comunidad, con el apoyo de campesinos hacendados y de buena condición socioeconómica (Pizano, 2004). Este perfil trata de darle un tono cultural y recreativo a la fiesta. Lo cultural, consiste en traer una banda papayera, con dos motivos específicos, acompañar las procesiones y los actos católicos que organiza la Iglesia y alegrar las noches de porros y fandangos que promueve la junta organizadora del evento. Estas veladas nocturnas tienen la particularidad de poner a la banda en la tarima principal para que los participantes bailen en forma circular ritmos como cumbias, gaitas, fandangos y vals. En lo recreativo, se encuentran las corralejas, los conciertos vallenatos, la declaración de la rumba en las calles principales, la oportunidad de encontrarse con foráneos y nativos.
En síntesis, se puede decir que la fiesta de la virgen del Carmen es un espectáculo popular que refleja el sincretismo de las culturas chocoanas y caribeñas, porque en su celebración se combinan manifestaciones culturales diversas: la danza, los bailes y la religión. La esfera y ambiente de este evento establece unas lógicas y tiempos que pautan un orden distinto al establecido: declaración de días cívicos que generan pausas laborales e institucionales, apertura de espacios recreativos y culturales, el retorno y la visita de familiares de otros departamentos y la institucionalización de la vida nocturna15. Esto permite la liberación momentánea de privilegios, reglas, refinamientos y moderaciones. En últimas, es un espacio popular que altera los ritmos y la cotidianidad del Municipio (Bajtin, 1987)
Para esta investigación es pertinente estudiar la fiesta desde la Educación Popular porque: a) en ambos escenarios converge la concepción de libertad, b) desde sus elementos históricos estas prácticas se han constituido como opuestas a las ideas convencionales del mundo y de las relaciones sociales de poder y c) Desde estas actividades se generan procesos educativos (no formales) donde se construyen enseñanzas y aprendizajes, teniendo en cuenta que para esta investigación se concibe el proceso organizativo de la fiesta de la virgen del Carmen como un proceso educativo16 (no escolarizado) donde se produce un tipo de influencia educativa, en la que durante el tiempo en que se desarrolla la fiesta las personas que se involucran en el proceso organizativo (junta organizadora y la comunidad) enseñan y aprenden en un proceso de doble vía. [Arm12]
En esta línea, la propuesta de investigación se plantea como pregunta problematizadora:

¿Cómo la fiesta de la Virgen del Carmen en el municipio de Acandí Chocó subvierte la cotidianidad y construye formas de aprendizaje desde sus formas organizativas y de encuentro? A continuación, se presentará una breve síntesis del diseño metodológico empleado en la investigación para dar respuesta a los objetivos trazados en el estudio y algunos resultados preliminares encontrados, a partir del análisis de la información recogida en campo.




  1. DISEÑO METODOLÓGICO DE LA INVESTIGACIÓN17

El estudio se ubicó en el paradigma interpretativo porque pretende comprender una práctica cultural relevante del Municipio de Acandí. Además, la iniciativa de formular un problema partió de unos indicios: indagar de qué manera esta práctica cultural pauta otras formas de enseñanza y aprendizaje a partir de su proceso organizativo, descubrir cómo subvierte la cotidianidad del municipio, a partir del engranaje de tramas, la relación de los detalles, el establecimiento de vínculos entre las singularidades y las interpretaciones que los hacedores tienen sobre la fiesta18. En últimas, la comprensión general de esta práctica cultural está exigiendo al investigador ir más allá de lo obvio y tener en cuenta elementos poco observables: los olores, las texturas, el olfato, la intuición, que pueden revelar detalles profundos y de alto alcance (Ginzburg, 1995)


Para comprender estos indicios se hizo la recolección de los datos mediante técnicas de corte etnográfico como la observación participante, las entrevistas en profundidad, semi-estructuradas y no estructuradas, dos salidas de campo, una en días de no fiesta y otra en días de fiesta, las cuales, implicaron un contacto directo de la investigadora con los lugares, escenas, o situaciones donde se presenta la acción o el fenómeno a estudiar.

La salida de campo en días de no fiesta, se trazó como propósitos observar las dinámicas cotidianas que funcionan y prevalecen en el municipio (actividades regulares, rutinas específicas, comportamientos, ritmos y pausas mediante la observación participante)19 y realizar entrevistas en profundidad20 a actores claves, con el fin de reconocer las distintas concepciones que existen sobre la fiesta, identificar los aprendizajes que construyen durante su organización y recopilar información sobre las trayectorias históricas de esta práctica cultural. En últimas, la intención fue identificar la dinámica cultural del pueblo en su cotidianidad y tener un primer acercamiento con los actores claves que promueven la organización de la fiesta.


La salida de campo en días de fiesta, se planteó como objetivos: a) observar y participar de las actividades culturales y religiosas de la fiesta para lograr una mayor comprensión de sus principales momentos y su dinámica cultural en general. b) realizar entrevistas semi-estructuradas a algunos actores seleccionados para intentar dar respuesta a algunos aspectos que quedaron pendientes en la salida de campo anterior. c) hacer entrevistas no estructuradas21 a otros actores que participan en las actividades y el proceso organizativo de la fiesta, pero no fueron contempladas en la investigación. En suma, la participación fue el medio para acceder a los aprendizajes que los sujetos negocian e intercambian durante la organización de la fiesta, visibilizar la transformación de los espacios y los lugares de encuentro que emergen en el transcurrir del evento. La investigadora asumió el rol de un participante observador donde asumió varios roles en la fiesta (estudiante/participante) y explicitó a los actores el objetivo de su investigación. Durante el proceso del trabajo de campo fue importante registrar las impresiones, sentimientos y el acumulado de actividades realizadas, mediante el diario de campo. (Sandoval, 2006)22

  1. ALGUNOS RESULTADOS23




    1. Cambios e inversiones en la cotidianidad en los días de fiesta.

Durante la salida de campo en días de no fiesta, se observó que el pueblo tiene una cotidianidad en días de semana y otra los fines de semana que varía en sus rutinas, actividades y ritmos del pueblo. Las actividades realizadas entre semana están mediadas por el hacer institucional y la mayoría forman parte de las rutinas del día a día (ir a la trabajo, ir a la escuela, llevar a los niños al CAI24) exceptuando las realizadas en la noche. En contraste, en las actividades de los fines de semana predomina lo deportivo y lo recreativo, debido a que no hay vida institucional. Es así, como la vida del pueblo transcurre en las canchas, los estaderos, en las calles u otros escenarios no formalizados e institucionalizados.


Sin embargo, durante la salida de campo en días de fiesta y a partir de las entrevistas realizadas, se identificó que la vida cotidiana y la vida institucional del pueblo se detiene para participar en las actividades representativas de la fiesta: las procesiones marítimas y terrestres, las novenas, las corralejas, las noches de verbenas y porros o algunas personas ponen ventas en sus casas aprovechando que ésta es una época de gran afluencia de personas y turistas. Del mismo modo, la Alcaldía Municipal declara el 16 y 17 de julio como días cívicos, en vista, de que esta festividad conlleva a la amplia participación de residentes y visitantes que vienen de distintas partes del territorio nacional, reactiva la economía, genera esparcimiento y recreación a toda la comunidad acandilera. Otras entidades públicas y privadas, semanas previas a la fiesta, llegan al acuerdo de trabajar, uno o dos horas más, para tener medio día libre durante los días de la fiesta25.
En síntesis, se puede decir que la metodología de trabajo que se empleó en la investigación, puede ser un aporte significativo para la etnografía de festividades, porque permitió observar claramente de qué modo se transforman los espacios, las actividades, los tiempos y las rutinas de un pueblo durante la celebración de las festividades y desde este detalle, que parece insignificante, poder dimensionar cuál es la importancia, el sentido religioso, cultural, recreativo o político que puede llegar a tener la fiesta popular en determinado contexto social y comunitario. Así mismo, se pudo comprender que las festividades no sólo ocurren durante los días de la fiesta. En el trabajo de campo se observó, por un lado, que los hacedores desde meses previos empiezan a planear el componente cultural y religioso, convocar a otras personas claves en el proceso organizativo, negociar y acordar la programación. De otro lado, el pueblo se empieza a preparar para recibir cultural y religiosamente la fiesta26.
2.2 Sobre la trayectoria histórica de fiesta.

Han sido varias las situaciones históricas que han incidido para que algunas actividades de la Fiesta de la Virgen del Carmen permanezcan, desaparezcan y se transformen, sin embargo, en esta ponencia se hará mención de las más significativas. La primera, es la aparición del primer picó27 en año de 1948 y la energía eléctrica. Con la introducción de esta tecnología musical y la llegada de la energía al municipio28, en épocas posteriores, se han instaurado otros géneros musicales, que han transformado dos referentes claves de la fiesta: la música y los bailes. A partir del trabajo de campo realizado en la investigación se identificó que el espacio destinado para bailar música tradicional específicamente los porros, es una actividad que ha ido perdiendo protagonismo en la fiesta, porque al municipio han entrado otros géneros musicales (los vallenatos, el reggaetón y la champeta) que han ido tomando fuerza y durante los días de la fiesta son propagados por los picós, de manera paralela, a los porros. Esta situación ha producido la invisibilización de la música que es tocada por la banda papayera, por tanto, las mujeres adultas del municipio conocidas como las “veteranas”, ya no salen a bailar porros con los vestidos representativos. (Sánchez, 2011).

La segunda, es la introducción del turismo entre 1960 y 1980 (Perez & Alcaraz, 2007), la construcción de nuevas vías de acceso al municipio (marítima y aérea) y la publicidad que se hace a la fiesta desde emisoras locales y regionales (Radio Litoral de Turbo). Estos acontecimientos han generado que a la fiesta cada año vengan turistas de distintas zonas del país cercanas (sobre todo del Urabá chocoano y de Turbo Antioquía) y de otros países como Panamá. Para atender esta demanda nacional e internacional la fiesta se ha ido rediseñando, porque que se ha visto obligada a incorporar ciertos cánones de la industria cultural en sus procesos de organización y en las ofertas culturales pensando en un público más exigente. En consecuencia, se ha ampliado la oferta recreativa en la programación de la fiesta, se han introducido actividades emergentes como la presentación de conciertos de los artistas que son traídos de las zonas del Urabá o de Antioquia y se ha optado por la búsqueda de patrocinios de la empresa privada (Pilsen) que facilitan la logística para la producción de los conciertos. Por ejemplo, en la edición de la fiesta 2012 se programaron actividades para jóvenes y niños, muestras gastronómicas y empresariales. Esto hace que poco a poco vaya tomando la forma de una fiesta popular de talla regional y nacional.

Los cambios en la economía, a partir de la llegada del turismo han traído transformaciones en la recolección de estos fondos para la organización fiesta, anteriormente, se hacía de manera comunitaria: las mujeres organizadoras vendían dulces y cocadas y los sábados hacían bailes y fritangas. Adicionalmente, se formaban comparsas (especie de bailes callejeros) donde las mujeres con sus faldas largas bailaban e iban de casa en casa para que recoger dinero. En el contexto actual la recolección del dinero para la organización de las actividades culturales está a cargo de la junta organizadora. Los integrantes, previo a la fiesta, se encargan de enviar oficios a: 1) la alcaldía solicitando recursos para la traer la banda papayera y demás actividades, 2) los ganaderos para solicitar vaquillas para la corraleja, 3) a los comerciantes para solicitar recursos o ayudas simbólicas para la organización de las actividades y 4) a otros colaboradores para la traída de los conjuntos musicales.

Sin embargo, en el religioso se mantienen las actividades comunitarias. Para llevar la ofrenda a la virgen por barrios (dinero, comida y otros elementos que requiere la iglesia) las líderes de cada sector se encargan de recoger el dinero casa a casa. En otras ocasiones, algunas personas de la comunidad devotas a la virgen aportan de manera voluntaria: velas para la procesión del 19 de julio, flores para la decoración de la iglesia y su mano de obra para colaborar en las tareas que se requieran en el marco de la fiesta.


    1. La fiesta como escenario de aprendizaje.

Los integrantes de la junta organizadora y el comité pastoral generalmente han sido personas de la comunidad, quienes por devoción a la Virgen del Carmen y por querer darle continuidad a las tradiciones del pueblo, han asumido el reto de organizarla cada año sin recibir una remuneración por el trabajo que realizan. Sin embargo, el primer aprendizaje adquirido en esta labor ha sido planear y rediseñar la trama organizativa de la fiesta, a partir de su participación activa en este proceso29. En últimas, se podría decir que su vinculación en este quehacer ha sido una especie de “escuela” que les ha permitido establecer unos momentos organizativos, el proceso de racionalización y trabajo humano que se requiere para la celebración de esta fiesta popular. A pesar de que sus hacedores no son expertos en temas de organización y planeación sus integrantes han trazado, desde sus saberes culturales y sus habilidades algunas formas de trabajo para el desarrollo de los dos componentes de la fiesta.


El segundo, es comprender que lo importante no es saber todas las fases, el trabajo y las tareas que implica el proceso organizativo de la fiesta, sino saber de qué personas se pueden valer o a quiénes pueden delegar ciertas responsabilidades para desarrollar todas las actividades que hacen parte del componente religioso y cultural. “Una de las cosas como te digo es contar con la gente, por ejemplo para un arreglo ya sé con quién cuento, que para traer cosas de Medellín, ya sé que cuento con fulano de tal o fulanita de tal” [Cés12] Acá es donde se presenta uno de los mecanismos de influencia educativa que (Mesa, 1997) denomina como traspaso de la responsabilidad sobre la tarea, donde al principio el educador, es quien tiene el mayor protagonismo en la secuencia educativa, pero progresivamente va delegando ciertos compromisos a los educandos durante la implementación de un proyecto conjunto o colaborativo, para permitir que poco a poco los sujetos se vayan empoderando de algunas tareas y así, potenciar sus habilidades de liderazgo, autonomía, desarrollo de su capacidad creadora y de resolución de conflictos de tipo conceptual y creativo.
El tercero, es aprender a negociar. Por un lado, se negocia qué corresponde a hacer a quién, mediante un acuerdo entre los participantes, se distribuyen las tareas de acuerdo a las habilidades de cada persona. Por otro lado, se puede decir que el proceso de planeación de la Fiesta de la Virgen del Carmen muestra cómo los hacedores de la fiesta han aprendido a hacer un proceso de negociación entre los dos componentes de esta actividad, porque desde la elaboración de la programación se establecen como criterios el respeto por el espacio de lo religioso y lo cultural, por ser la Virgen del Carmen el centro de celebración de la fiesta, y por ser las actividades culturales tradiciones del municipio. Así mismo, se puede ver un diálogo armónico entre las dos juntas para llegar a acuerdos mínimos en las formas de distribución del trabajo en pro de la implementación de las actividades más representativas de la fiesta.
El cuarto, es que los hacedores de la Fiesta de la Virgen del Carmen, han aprendido a ser más organizados y a entender la importancia de la planeación para el desarrollo de las actividades culturales y religiosas. Así mismo, el proceso de planeación les ha enseñado a rediseñar los espacios de la fiesta. Según los relatos de las entrevistas, la fiesta anteriormente se desarrollaba en la calle del centro, la cual es muy pequeña, los participantes quedaban aglutinados porque en ese lugar también se ubicaba el comercio y las ventas ambulantes. Esta situación dio pauta a los organizadores para ir pensando en otros espacios que garantizaran la comodidad de la gente. Es así, como los organizadores han ido llevando la fiesta a otros espacios más amplios, a ir delimitando y reconfigurando los nuevos. Por ejemplo, en el lugar donde se realizan las verbenas (La Placa Polideportiva) la junta ubica la zona de comida en determina espacio y la zona de bebidas en otro, el sitio para el baile y los conciertos es una zona estratégica para que la gente no esté amontonada, pueda bailar con libertad y tomar los alimentos adecuadamente. “Entonces sí nos ha enseñado porque a medida que se van dando los años no ha dado unas orientaciones para ir mejorando la fiesta” [Man12]


  1. BLIBLIOGRAFÍA

Ayala, A. G. (2009). Las banderas franciscanas, tradición y compromiso. San Pacho. Historia y Tradición, 16-17.

Alvarez, M, Marín, G & Rosique, J. (2004.). Cultura alimentaria en el municipio de Acandí. En boletín de antropología universidad de Antioquía, volumen 18 (35), 51-72.

Alzate, N. (2010). Las fiestas populares de San Pacho en Quibdó (Chocó, Colombia) como herrramienta de organización comunitaria. TRABAJO SOCIAL No.12, 167-180.

Bajtin, M (1987) La cultura popular en la Edad Media y en el Renacimiento en el contexto de François Rebeláis. Madrid. Alianza Editorial

Guber, R. (2001) La Etnografía: Método, campo y reflexividad. Bogotá. Norma.

Ginzburg, C. (1995) Señales, raíces de un paradigma indiciario. México. Taurus.

Henao, A. (2012). Recreación/fiesta y educación: un estudio del carnaval de Riosucio como experiencia recreativa y organizativa. Cali: Universidad del Valle.

Hidalgo, N y Palma T. Biotecnología: elemento importante en la domesticación de las plantas medicinales. Recuperado el 23 de octubre de 2011 en http://orton.catie.ac.cr/repdoc/A6818E/A6818E.PDF#page=97

Manga, M. (02 de 05 de 2012). Entrevista Junta organizadora. (D. Sánchez, Entrevistador)

Mesa, G (1997). La Recreación dirigida como proceso educativo. Tesis doctoral. Barcelona: Universidad de Barcelona, Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación. Documento sin publicar.

Pérez, C. (20 de 07 de 2012). Entrevista Párroco del Municipio. (D. Sánchez, Entrevistador)

Pérez, M. (2006). La música son de negro son de pajarito, punto de convergencia de la cultura tradicional y oralidad de las comunidades del Bajo Magdalena. Revista el artista, volumen (3), 108-131

Pérez, T. F., & Alcaraz, G. M. (2007). Transiciones y nostalgias: el sistema alimentario de los moradores de Acandí, Colombia. Rev. Fac. Nac. Salud Pública. , 65-74.

Primera promoción de javerianos de Acandí. (1996). Monografía Educativa del municipio de Acandí. Medellín: Pontificia Universidad Javeriana. Centro Universidad Abierta. Centro Regional Antioquía.

Ochiai, K. (1993). Poética en las calles. Devoción y diversión en la fiesta de San Pacho de Quibdó. En P. Leyva, Colombia Pacífico. Tomo II.

Pizano, O (2004). La fiesta, la otra cara del patrimonio. Valoración de su impacto económico, cultural y social. Bogotá. Convenio Andrés Bello.

Rinaudo, C (s.f) Fiestas de independencia de Cartagena: dos concepciones de las políticas culturales y del Caribe.Texto provisional en curso de publicación en Ollin, Revista del Centro INAH Veracruz.

RUIZ, D. (2006). Nuevas formas de ser negro. Consideraciones sobre las identidades entre la gente chilapa y negra del Bajo Atrato. Colección Monografías, (37), 1-35. Disponible en: http://www.globalcult.org.ve/monografias.htm

Sánchez, D (2011). Notas de campo. Salida de campo realizada el 14 de julio de 2011. Universidad del Calle. Cali. Colombia. Documento no publicado.

Sandoval, C. (2002) Investigación Cualitativa.Programa de Especialización en Teorías, Métodos y Técnicas de Investigación. Bogotá. ARFO Editores e Impresores Ltda.

Sevilla, E., & Anacona, A. (2011). Presentación de clase. Curso Fundamentos Metodológicos de Énfasis. Maestría en Educación. Énfasis Educación Popular y Desarrollo Comunitario. (pág. 125). Cali: Universidad del Valle. .

Wade, P. (2003). La relación Chocó-Antioquia: ¿Un caso de colonialismo interno? En P. Leyva, Colombia Pacífico. Tomo II.



Páginas webs consultadas.

http://www.colombia.travel/es/turista-internacional/actividad/historia-y-tradicion/artesanias/materiales-autoctonos/. Recuperado el 01 de noviembre de 2011.





1 Vale la pena aclarar que algunos apartados y resultados de esta ponencia hacen parte de un artículo que fue aprobado en la edición # 3 de la Revista Latinoamericana de Recreación.

2Estudiante de último semestre de Maestría en Educación con énfasis en Educación Popular y Desarrollo Comunitario de la Universidad del Valle. Integrante de la línea de investigación Recreación Subjetividades e Interculturalidad. Profesional en Recreación de la Universidad del Valle, Cali-Colombia. Correo electrónico: diana.lorena.sanchez@correounivalle.edu.co.



3 El Urabá chocoano es un caso distinto al resto del Chocó. Las características específicas de esta zona son la presencia de grandes extensiones de tierra apta para el uso agropecuario y la influencia histórica de la región de la costa Atlántica. “Estos dos hechos hacen que ésta no sea una zona típicamente chocoana, sino un área que se ha ido poblando desde fines del siglo XIX por dos corrientes contemporáneas, costeña y chocoana, y luego, por un flujo migratorio del interior del país, principalmente de Antioquia” [Wad03]

4 La tagua, es un marfil vegetal muy fino nativo de la zona que se comercializaba a otros países. En la época de la colonia se utilizó para la producción de botones, mangos de paraguas y bastones, pipas, servilleteros, peines, fichas de ajedrez, teclas para piano, abrecartas y otros utensilios. Tomado del sitio web http://www.colombia.travel/es/turista-internacional/actividad/historia-y-tradicion/artesanias/materiales-autoctonos/.

5La raicilla, es una especie de planta típica del bosque tropical húmedo que contiene compuestos orgánicos de gran importancia en las aplicaciones farmacéuticas. (Palma y Hidalgo, 1994: 103)

6 Es la fiesta más reconocida en el departamento del Chocó; en marzo del 2013 fue declarada como Patrimonio Cultural e Inmaterial por la Unesco.

7 Las inconformidades sociales y políticas se expresan a través de los tres desfiles que se realizan en la fiesta: el de los 12 barrios franciscanos, el de banderas, el de comparsas y disfraces. Éstos se realizan por las principales calles de Quibdó y los 12 sectores tradicionales del municipio que participan en la organización de esta festividad. El primero, se realiza desde 21 de septiembre hasta el 02 de octubre y es gestado por la junta organizadora de cada barrio. Están acompañados de: cachés, disfraces, la chirimía y El Revulú. El desfile termina con una verbena que se realiza en cada barrio participante y es un espacio abierto para las personas que quieran vincularse a la fiesta. El segundo, se realiza el 20 de septiembre representando la apertura oficial de la fiesta y la presentación de los 12 barrios franciscanos, mediante el batir de banderas, el cual significa, el compromiso del pueblo y los presidentes de cada junta con la organización de la festividad. (Ayala, 2009). El tercero, se realiza el 03 de octubre y es la oportunidad para que los 12 barrios franciscanos exhiban la creatividad de sus cachés y disfraces a la comunidad y el jurado para que se dé el veredicto del ganador (Ayala, 2009). La devoción religiosa se manifiesta a través del desfile del 04 de octubre, las balsadas, las novenas, las misas y los arcos.

8Desde el 20 de agosto comienzan las Alboraditas por los 12 barrios franciscanos. Son unos recorridos festivos y multitudinarios que se hacen a la media noche para anunciar y recordar que dentro de un mes, cada sector debe prepararse para celebrar su día clásico dentro de la fiesta patronal. El día clásico, es la fecha asignada para que cada barrio presente sus comparsas a la comunidad y realice la verbena popular.

9 En las Balsadas, los doce barrios y la junta franciscana, hacen un recorrido por el Río Atrato con la imagen de San Francisco de Asís en canoas decoradas con música, pólvora y banderas. (Alzate, 2010)

10 Está conformada por personas oriundas de Quibdó que residen en este territorio y tienen como propósito celebrar esta fiesta insignia del departamento en el municipio

11Estos acentos musicales tienen legados negros, indígenas y europeos y provienen de la región Caribe Colombiana, específicamente del Bajo Magdalena. (Pérez, 2006:174)

12 Gentilicio de Acandí.

13 El Bullerengue, en sus inicios era una especie de fondo musical que se componía con poesía popular que llevaba matices fúnebres o festivos, se bailaba en grupos de parejas masculina y femenina de manera espontánea. Los sextetos, eran agrupaciones musicales utilizadas desde época remotas en la región subcaribeña para interpretar las diversidades que se manifestaban en la cotidianidad. El fandango, era una especie de baile callejero, también se denominaba fandango al lugar donde la gente se reunía para empezar a bailar (Pérez M. , 2006)

14 Palabra de la jerga popular del departamento del Chocó que significa las promesas o favores que se piden a la Virgen del Carmen.

15En el municipio, hay una racionalización de la energía en las horas de la noche, específicamente después de las dos de la mañana, porque sólo hay una planta eléctrica que produce este recurso. Durante los días de la fiesta, esta se racionalización se hace en las horas de la mañana, para permitir en las noches los conciertos, las noches de fandango, y la vida nocturna en general.

16 La idea de proceso educativo es entendida para nuestro proyecto de investigación como la relación y el intercambio de saberes cotidianos en la que se enseña y se aprende. No es una noción de proceso educativo, sino cómo en la fiesta los distintos actores van configurando un proceso de enseñanza-aprendizaje que les permite mantener y resignificar la fiesta. (Henao, 2012, pág. 1)

17Se presenta un esbozo del diseño metodológico empleado investigación, porque toda la estructura no se puede desarrollar a profundidad en esta ponencia.

18 La fiesta de la Virgen del Carmen oficialmente es organizada por dos actores. De un lado, está la junta organizadora que se encarga de planear y ejecutar el componente cultural. De otro lado, está el comité parroquial que se encarga de organizar el componente religioso, el cual está conformado por las personas que hacen parte de los grupos de la iglesia y durante las festividades se delegan tareas y funciones para la organización de actividades.

19 Tradicionalmente, el objetivo de la observación participante ha sido indagar las situaciones donde se expresan y generan los universos culturales y sociales en su compleja articulación y variedad. La aplicación de esta técnica, requiere la presencia de la percepción y de la participación en experiencias concretas. Como su nombre lo indica esta técnica contiene dos actividades principales: observar y participar. El observar consiste en reconocer todo lo que acontece y participar en una o varias actividades de interés. La participación pone énfasis en la experiencia directa e implica estar a dentro del fenómeno a estudiar. Desde el ángulo de la observación, el investigador aunque participe, debe estar siempre alerta de prestar atención y registrar los distintos momentos y eventos de la vida social (Guber, 2006)

20La entrevista en profundidad implica la realización de varios encuentros con la misma persona. En el primer encuentro, se hizo una entrevista de carácter abierto mediada por preguntas generadoras; posteriormente, la información recogida se analizó para definir si era necesaria una entrevista posterior. En el segundo encuentro, se realizaron entrevistas semiestructuras con las mismas personas para bordar temas o ejes temáticos pendientes en la investigación. (Guber, 2006)

21 Las entrevistas no estructuras o no directivas, no requieren de un cuestionario o una pregunta establecida para favorecer la expresión del entrevistado, cuento a temáticas, términos y conceptos. Se escogió esta técnica teniendo en cuenta que los actores estaban en la dinámica de la fiesta y la idea era formular preguntas que respondieran a su vivencia y experiencia. (Guber, 2006)

22 Antes de la entrada al campo, se elaboraron protocolos de viaje que guiaron la ruta de trabajo en el municipio. En él se establecieron los criterios de selección de los actores, las actividades a realizar día a día, los temarios de las entrevistas y la guía de observación.

23Se trata de una investigación en proceso, por consiguiente, no se analizado todo la información recogida en campo. Para esta ponencia se presentará una síntesis de los hallazgos encontrados hasta el semestre académico febrero/junio 2014.

24 Centros de Atención a la Primera Infancia, ahora conocidos como CDI ( Centros de Desarrollo Infantil)

25 Los días principales de la festividad son el 14, 15 y 16 de julio. Las novenas inician el 09 y terminan el 16 de julio.

26 Algunas personas se preparan de manera espiritual cuando días previos mandan a elaborar las mantas que se van a poner durante la procesión, para pagar la promesa recibida por la Virgen del Carmen, o bien sea, comprando o reuniendo las ofrendas que van a entregarle (objetos, escapularios, velas, dinero) o compartir con los devotos. Las mujeres de la parroquia, empiezan a reunirse semanas previas a la fiesta, para ensayar las canciones que van a entonar durante las novenas y la misa del 16 de julio. La comunidad y las instituciones también se preparan para recibir la fiesta cultural. La comunidad y las instituciones también se preparan para recibir la fiesta cultural, porque muchas personas empiezan a ahorrar dinero con antelación para comprar o mandar a traer la ropa de otros lugares que exhibirán durante la fiesta, para poder tomar algo y compartir con su familia. Las personas que viven en las veredas también ahorran para ir al pueblo a disfrutar de las distintas actividades de la fiesta.

27 Así se le llama a los equipos de sonido con gran amplificación en el departamento del Chocó.

28 La compra de la primera planta de energía en el municipio se dio en el año de 1975 bajo la alcaldía del señor Eladio Gutiérrez. [Pri96]

29 El concepto de trama se concibe como las formas del saber tendencialmente mudas–en el sentido de que, como ya dijimos, sus reglas no se prestan a ser formalizadas-. Nadie aprende el oficio de connosseur o el de diagnosticador si se limita a poner en práctica reglas persistentes. En este tipo de conocimiento entran en juego (se dice habitualmente) elementos imponderables: olfato, golpe de vista, intuición” (Ginzburg, 1989, pág. 163 en Sevilla & Anacona, 2011, pág. 125). Para este trabajo el concepto de trama organizativa se entiende como aquellas formas de hacer no visibilizadas y no formalizadas que hacen posible la celebración de la Fiesta de la Virgen del Carmen. A su vez, son los saberes que han adquirido los hacedores de la fiesta en la realización de esta tarea a partir de la experiencia que han acumulado en el proceso organizativo y el aprender haciendo. En últimas, este concepto representa todo el trabajo de producción o el detrás de cámaras que no es percibido ni es visible por los espectadores, pero es vital para el acontecer de la fiesta.





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos