La evolución y los desafíos de la contabilidad



Descargar 47.96 Kb.
Fecha de conversión11.12.2018
Tamaño47.96 Kb.
Vistas70
Descargas0

a) Título y comisión sugerida para su participación:

La contabilidad y su relación con la problemática ambiental – área temática sugerida: 3-Ciencia – Ecología y Medioambiente


b) Resumen:

La contabilidad como toda disciplina originada en la actividad humana ha evolucionado constantemente y reconoce distintos períodos, que se basan en la dimensión social de la actividad económica del hombre. En tal sentido, los sucesivos cambios en las necesidades de la sociedad requieren que las organizaciones midan y difundan sus acciones con los distintos grupos de interés con los cuales se vinculan. Es así como surge el paradigma de la utilidad, como guía para el desarrollo de la disciplina contable y la necesidad de que las organizaciones presenten informes contables que satisfagan estos requerimientos que se fundan en el bien común como dimensión social y comunitaria del bien moral. En relación con los desafíos de la contabilidad, es necesario considerar que en la primera década de este siglo y celebrando el bicentenario patrio, nos encontramos inmersos en un proceso de transformación y cambios constantes en las distintas realidades económicas y financieras que generan grandes retos en la redefinición de la presentación de la información contable. Tradicionalmente la contabilidad ha contemplado las consecuencias en el patrimonio del ente, entre otros, de hechos y acciones del entorno; también deberían analizarse las consecuencias de las acciones de la organización sobre el entorno ambiental en el que operan, y ello se refleja en la obligación en las que se ven las empresas de integrar las variables medioambientales en sus procesos de gestión.


c) Datos del autor:

Hernán Oscar Rissotto.

Contador Público (UCA). Licenciado en Administración de Empresas (UCA). Licenciado en Gestión de Instituciones Educativas (UCSE). Profesor en Ciencias Económicas (USAL). Magister en Tributación (USAL).

Profesor Adjunto de Contabilidad de la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas de la Pontificia Universidad Católica Argentina en las carreras de Contador Público y Licenciado en Administración de Empresas



1) INTRODUCCIÓN

La primera década de este milenio está asociada a un profundo proceso de cambios debido a la aparición de nuevas formas de organización social, económica y política; entre ellos, la globalización. Estos hechos han traído aparejados la necesidad de transformaciones en los procesos económicos, tecnológicos, productivos y en las organizaciones. En este contexto, se requiere promover en la sociedad, una globalización que esté marcada por la solidaridad, la justicia, el respeto a los derechos humanos y la defensa del bien común. Por ello una sociedad que, en todos sus niveles, quiere estar al servicio del ser humano es aquella que se propone como meta el bien común, (CDSI, 2005:164) en cuanto bien de todos los hombres y de todo hombre.1 Entonces, frente a los distintos problemas que en ella se presentan, los mismos deben ser abordados en forma interdisciplinaria por los diferentes sectores que la conforman. Como consecuencia de ello, se demandará constantemente más información y de mejor calidad a las distintas organizaciones. A su vez, considerando que la contabilidad tiene por objeto generar informes, no puede desentenderse de las distintas necesidades de quienes serán los usuarios de los mismos y es por esta razón que se encuentra en permanente evolución. Esto ha derivado a reconocer dentro de los ámbitos de investigación y en la doctrina contable una tendencia a identificar la existencia de segmentos que van más allá de los tradicionales, uno de ellos es la contabilidad social que incluye la problemática ambiental.



2) LA EVOLUCIÓN DE LA CONTABILIDAD

Mas allá de que se desconoce quién inventó la contabilidad y cuándo lo hizo (Arévalo, 1982:152), el origen de esta disciplina se remonta a tiempos muy antiguos debido a que el hombre ha utilizado los primitivos sistemas de escritura para registrar aquellos datos de la vida económica que le era preciso recordar. La doctrina sostiene que el desarrollo del pensamiento contable distingue cuatro períodos, ellos son: (Montesinos Julve, 1978:81) el empírico, el de génesis y aparición de la Partida Doble, el de expansión y consolidación de la Partida Doble y por último, el científico.



1) El período empírico se extiende desde la Antigüedad hasta el año 1202, fecha del Liber Abaci de Leonardo Fibonacci de Pisa. (Casinelli, 2008:31) Su contenido fue fundamental en la formación de mercaderes y en el desarrollo del capitalismo europeo. En este período se incluyen las primeras prácticas del hombre para controlar su patrimonio, las cuales fueron encontradas en documentos que se remontan 2000 A.C. Este período se caracteriza por la inexistencia de sistemas contables completos a pesar del progresivo interés por estos temas.
2) El período de génesis y aparición de la Partida Doble se inicia en el siglo XIII con el auge del comercio y se extiende hasta el año 1494, fecha de la publicación en Venecia del Tratado titulado Summa di Arithmetica, Geometrica, Proportione, et Proporcionalita, cuya autoría corresponde a un monje franciscano llamado Fray Luca Paccioli.2 Fue la primera obra en divulgar de forma masiva la Partida Doble en Europa y constituyó uno de los acontecimientos más trascendentes en la historia de la contabilidad. Anteriormente, en 1458, Benedicto Cotrugli Rangeo de Nápoles por primera vez se refiere a las registraciones de la Partida Doble y sostiene que el comerciante debe llevar tres libros: el Mayor, el Diario y el Borrador. Durante este período existe una expansión del comercio, nacen las sociedades comerciales y se desarrolla la Partida Simple y su posterior transformación en Partida Doble, la cual constituye un método de aplicación de un sistema de representación y coordinación contable que representa y controla los aspectos que se dan en una transacción económica.
3) El período de expansión y consolidación de la Partida Doble se encuentra comprendido entre la publicación de dicho sistema y la primera mitad del siglo XIX. En él se extienden, perfeccionan y difunden los principios de la Partida Doble por toda Europa pero no se desarrollan avances técnicos ni científicos significativos. Esta prolongada etapa de la evolución de la contabilidad es reconocida como del ¨Contismo¨ debido a que las doctrinas contables se enfocan en la técnica de las anotaciones.
4) El período científico comienza en el siglo XIX y se extiende hasta nuestros días. Se producen avances en distintos campos que fueron las causas de la revolución industrial, iniciada a mediados del siglo XVII y que llegó a su mayor apogeo hacia 1860. Surgen las ideas de Adam Smith, que sirvieron de fundamento teórico a la sociedad capitalista industrial, y las de David Ricardo, en la misma línea de Adam Smith. Es a partir de esta época que la contabilidad empieza a sufrir cambios fundamentales bajo el nombre de ¨Principios de Contabilidad¨ y surgen importantes corrientes doctrinales. En la actualidad existe una tendencia que integra las distintas áreas contables con disciplinas afines, por lo que se distinguen campos intervinculados, a saber: la contabilidad de empresas, la contabilidad gubernamental, la macro-contabilidad y la contabilidad social. Este último segmento permite a las empresas planear, evaluar y decidir para poder cumplir con su responsabilidad social. Cabe destacar que la problemática ambiental forma parte de la contabilidad social y también se relaciona con las otras ramas a las cuales debe dar cuenta de los hechos ambientales.

3) LA CONTABILIDAD Y SUS NUEVOS RUMBOS

De acuerdo a la evolución de esta disciplina, se puede afirmar que la contabilidad brinda información a los usuarios internos y externos de las organizaciones sobre su patrimonio y la evolución de éste. Esta información debería ser útil para la toma de decisiones, el control y el cumplimiento de las distintas obligaciones, principalmente societarias e impositivas. (Fowler Newton: 2005, 46). Entonces la contabilidad en cuanto herramienta es una técnica, mientras que como cuerpo estructurado3 de conocimientos puede ser considerada una ciencia o una tecnología y posee interdependencia con otras disciplinas, como la economía, el derecho, la informática y la ética. (Biondi, 2005:5)


Considerando el recorrido por el cual ha transitado la contabilidad, se aprecia durante el siglo XX la existencia de un cambio de paradigma. De una primacía de lo que se conoció como el ¨Paradigma Patrimonialista¨ que se basa en la medición de los hechos del pasado y se orienta hacia la función del registro de acuerdo a las normas legales; la contabilidad evolucionó hacia el ¨Paradigma de la Utilidad¨ que se vincula con el fin de proveer información a los distintos usuarios, de manera tal, que les sea útil en la toma de decisiones económicas. Este cambio se dio fundamentalmente a partir de la década de 1960, la literatura teórica era principalmente de carácter normativo, dependiendo fuertemente de la economía y del derecho. Luego se puso mayor énfasis en el suministro de información conforme a las necesidades de los distintos usuarios. Este nuevo matiz empírico se relaciona también, entre otras, con las siguientes disciplinas: la psicología, la sociología, la investigación operativa, la estadística y la ciencia política. En el siguiente esquema se reflejan ambos paradigmas.


Paradigma Patrimonialista

Paradigma de la Utilidad

Persigue el cumplimiento de las disposiciones legales


Además, considera la toma de decisiones, la planificación y el control




ß

ß

Recopilación de información para:

ß

ß

El uso externo, fundamentalmente a través de los estados contables



Además de ser utilizada por los usuarios externos, recoge información para el uso interno



Se ha mencionado que los nuevos caminos por los cuales transita la contabilidad se fundan en la dimensión social de la actividad económica, ámbito de desarrollo de la disciplina contable. En este sentido, para lograr determinados fines, los seres humanos se agrupan en organizaciones, que son entes que se fijan uno o más objetivos básicos y metas específicas, ejercen cierta actividad para lograrlos y requieren el empleo de recursos. A su vez, la administración persigue combinar los recursos de la organización para lograr sus fines y en este sentido, la información juega un papel esencial. Entonces, la contabilidad debería proporcionar la información para llevar adelante la gestión administrativa y no puede prescindir de un enfoque que contemple la realidad económica, social y medioambiental.


4) LOS PROBLEMAS AMBIENTALES Y LA CONTABILIDAD
Entendiendo al medio ambiente como el sistema global constituido por elementos naturales, artificiales y culturales, y sus interacciones; es necesario que la empresa lo proteja. Entonces, nace el concepto de responsabilidad social de la empresa que abarca las relaciones de la misma con sus empleados, otras empresas, el Estado y la sociedad en general. En consecuencia, el ejercicio de la responsabilidad socio-ambiental debe ser permanente y de cumplimiento sistemático. Para ello, es necesario que fije sus objetivos económico-financieros junto a los socio-ambientales y velará por el cumplimiento de ambos.
También la Iglesia ha hecho referencia a los problemas ambientales en numerosas Encíclicas y otros documentos. Desde la Encíclica ¨ Rerum Novarum¨ (1891) de León XIII se predicó sobre la armonía y el orden imperante de la naturaleza, y cómo el hombre ha de servirse de tales bienes, que debe respetar. La Encíclica ¨Mater et Magistra¨ (1961) de Juan XXIII hace referencia a la expresión ¨dominad la tierra¨; también, ¨Pacem in Terris¨ (1963) del mismo papa, alude al respeto del orden moral en el uso de la naturaleza. Luego, Pablo VI en la Encíclica ¨Populorum Progressio¨ (1967) menciona el concepto integral del desarrollo y en ¨Humanae Vitae¨ (1968) defiende la vida. Posteriormente, Juan Pablo II en las Encíclicas ¨Laborem Excercens¨ (1981) y ¨Sollicitudo Rei Socialis¨ se refiere al enfoque sistémico de la cuestión ecológica y la dimensión moral del desarrollo; asimismo, en la Encíclica ¨Centesimus Annus¨ (1991) menciona la cuestión y los problemas de la ecología. El papa actual, Benedicto XVI, con motivo de la Navidad pasada y en vísperas del Año Nuevo 2010 y de la Jornada Mundial de la Paz compartió su mensaje centrado en la necesidad de cuidar el medio ambiente y proteger la ecología.
De esta manera, la Iglesia sostiene que la tutela del medio ambiente constituye un desafío para la humanidad (CDSI, 2005:466) y que la responsabilidad de su salvaguarda se extiende no sólo a las exigencias del presente, sino también a las del futuro. (CDSI, 2005:467) Particularmente la empresa debe ser una comunidad solidaria no encerrada en los intereses corporativos, sino que debe contribuir al bien común, incluida la protección del ambiente natural. (CDSI, 2005:340)
Nos hemos referido a la influencia del medio ambiente en la vida de las personas y se puede afirmar que recién a mediados del siglo XX se toma conciencia de las graves consecuencias que puede traer el deterioro ambiental en el hombre. A partir de ese momento, la importancia que la sociedad le da a la protección del medio ambiente comienza a crecer considerablemente. En la actualidad el interés y la preocupación por el medio ambiente y su conservación está contemplado por numerosas ciencias y contemplado en diferentes disposiciones normativas.4 Dentro de este marco, la contabilidad como disciplina humana tiene la responsabilidad de promover el bienestar humano en general al brindar la información necesaria para que las organizaciones puedan contribuir al desarrollo sostenible. Para tal fin, la empresa tiene la obligación de informar respecto del cumplimiento su responsabilidad socio-ambiental a los distintos agentes sociales con los que interactúa, y éstos por su parte, deben reclamar tal información. Para ello, la contabilidad medioambiental a través de la información que brinda contribuye a la conservación y protección de nuestro medio ambiente en los siguientes contextos:


  1. La contabilidad medioambiental en el contexto de la contabilidad nacional, referida a la contabilidad de los recursos naturales, en la cual se reflejan indicadores, estadísticas e informes sobre emisiones, generación de residuos, etc.,




  1. La contabilidad medioambiental como un aspecto de la contabilidad de gestión, contribuyendo a la administración de las empresas al determinar costos medioambientales o evaluar proyectos de inversión que consideren la interacción empresa y medioambiente, y finalmente,




  1. La contabilidad medioambiental en el contexto de la contabilidad financiera, estando ésta referida a la preparación de estados contables para los usuarios externos, usando los principios contables generalmente aceptados y las normas contables pertinentes.

Estos tres aspectos aluden a la responsabilidad social activa de las organizaciones, las cuales deben informarse sobre los impactos socio-ambientales que generan, así como los de las organizaciones con las que se relacionan. Paralelamente, deben comunicar a los diversos grupos de interés sobre tales impactos. Esta información suele transmitirse a través de las memorias que acompañan a los estados contables, la información contable-económico financiera de la responsabilidad socio-ambiental y los estados contables socio-ambientales o llamados balances sociales.


Particularmente, la doctrina contable (García Casella, 1997) ha propuesto la emisión de balances sociales que complementen los estados contables básicos. Éstos medirán el cumplimiento de objetivos sociales y medioambientales, comúnmente indicados bajo la denominación costo-beneficio social. De esta manera, se lograría que las organizaciones divulguen y parametricen sus acciones con todos los grupos de interés con los que se vinculan y estos informes sociales constituirían una herramienta que permita evaluar cuantitativa y cualitativamente el cumplimiento de la responsabilidad social empresaria en términos de activos y pasivos sociales y medioambientales, transparentando los resultados de la gestión y construyendo su imagen corporativa.5 Se los debería exigir en las normas contables argentinas.

5) CONSIDERACIONES FINALES

Cada vez más emerge una concepción de la contabilidad que la vincula con las ciencias del hombre. Esto se funda en la propia naturaleza humana, la persona como un ser libre y responsable reconoce la necesidad de integrarse y de colaborar con sus semejantes y es capaz de comunión con ellos. Por lo tanto, el bien de toda la sociedad, la promoción de la dignidad de la persona y su entera vocación deben ser respetados y promovidos por la vida económica-social. El campo de la contabilidad ya no se puede restringir al de las unidades económicas individuales, sino que debe contemplar una realidad mucho más amplia que obliga a intensificar las investigaciones en torno a los fundamentos de la disciplina. Es imprescindible conocer profundamente la realidad en todos sus aspectos, saber manejar las herramientas técnicas dentro de un enfoque económico amplio y ser conciente de que la contabilidad tiene la responsabilidad de satisfacer de manera eficiente y veraz los requerimientos de información.


Estas nuevas exigencias de los usuarios y la ineludible responsabilidad de las empresas frente al impacto social y medioambiental que provocan, hacen cada vez más necesario que la contabilidad refleje la cuestión medioambiental mediante los informes que emita al contexto. Esta información debería surgir de un adecuado proceso contable, evitando la recolección aislada de datos y permitiendo la comparación y acumulación de las acciones desarrolladas por las empresas en ejercicio de su responsabilidad social asumida hacia el medio ambiente socio-ambiental, tanto interno como externo. De esta manera las empresas contarían con un instrumento para la gestión y el control en aras de contribuir al logro de un desarrollo humano sustentable.
Concluyendo, la contabilidad debe respaldarse en un enfoque humanista y centrado en valores, que no olvide que la organización tiene un compromiso con el hombre y en definitiva con la comunidad nacional e internacional.

    1. BIBLIOGRAFÍA


ARÉVALO, Alberto, Elementos de contabilidad general, 10ª ed., Buenos Aires, Macchi, 1982.
BIONDI, Mario, Contabilidad Financiera, 1ª ed., Buenos Aires, Errepar, 2005.
CASINELLI, Hernán Pablo, Contabilidad para usuarios externos, Buenos Aires, Aplicación Tributaria, 2008.
CHYRIKINS, Héctor, ¨Contabilidad Social. Contenido y formulación de conceptos¨, D&G, nº 90, Errepar, 2007, 221.

FOWLER NEWTON, Enrique, Contabilidad Superior, 4ª ed., Buenos Aires, La Ley, 2001.

FOWLER NEWTON, Enrique, Cuestiones Contables Fundamentales, 5ª ed., Buenos Aires, La Ley, 2005.

FRONTI DE GARCÍA, Luisa, ¨Contabilidad Social y Ambiental¨, Universo Económico, nº 3, 2005, 28.


GARCÍA CASELLA, Carlos, Enfoque Multiparadigmático de la Contabilidad: Modelos, Sistemas y Prácticas deducibles para diversos contextos, Buenos Aires, Conicet, 1997.
MATTESSICH, Richard, ¨Toward a General and Axiomatic Foundation of Accounting with an Introduction to the Matriz Formulation of Accounting Systems¨, Accounting Research, nº 4, 1957, 328-355.
MILETI, Mabel; BERRI, Ana María; GASTALDI, Jorgelina; ILUNDAIN, Lidia;

JUDAIS, Alberto; MARCOLINI, Silvina y VERÓN, Carmen, ¨Evolución histórica de la contabilidad y su relación con la investigación y regulación contable en Estados Unidos, sur de Europa y Argentina¨, Actas de la 6ª Jornada de Investigaciones en la Facultad de Ciencias Económicas y Estadísticas de la Universidad Nacional de Rosario, 2001.


MONTESINOS JULVE, Vicente, ¨Formación histórica, corrientes doctrinales y programas de investigación de la contabilidad¨, Técnica Contable, nº 30, 1978, 81.
ORELLANA, Elmo, Evolución de la Contabilidad desde los Incas hasta la partida doble, Cooperativas, 2007.
ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO, Manual de Balance Social, Medellín, 2001, 14.
PACCIOLI, Luca, Summa di Arithmetica, Geometrica, Proportione et Proportionalita, 1494. Traducción de Giorgio Berni y Ramón Cárdenas, 2º ed., 1523, Facultad de Comercio y Administración de la Universidad de Nuevo León, México, 1962.

PONTIFICIO CONSEJO DE JUSTICIA Y PAZ, Compendio de Doctrina Social del la Iglesia, Buenos Aires, Conferencia Episcopal Argentina, 2005.



TUA PEREDA, Jorge, ¨Evolución y Situación Actual del Pensamiento Contable¨, Revista Internacional Legis de Contabilidad y Auditoría, nº 20, 2004.


1 El bien común tiene una larga historia y aparece en escritos de Platón, Aristóteles y Cicerón. Se ha tratado en la Doctrina Social de la Iglesia, en especial a partir de la Encíclica Rerum Novarum del Sumo Pontífice León XIII sobre La Cuestión Obrera publicada en 1891. Este concepto reúne el conjunto de condiciones de la vida social que hacen posible a cada persona el logro más pleno y fácil de su propia perfección.

2 En cuanto al método de la Partida Doble sobre el cual se basan los sistemas contables actuales, cabe destacar que Fray Luca Paccioli no fue el ¨inventor¨ de este método de registración sino su primer ¨divulgador¨.

3 La doctrina contable distingue diferentes enfoques al respecto, según la escuela europea continental, la disciplina contable es una ciencia social; en cambio para la escuela anglosajona, cuya supremacía es ejercida por los Estados Unidos, la contabilidad es una técnica.


4 En relación a las normas vigentes referidas al cuidado, protección y la preservación del medio ambiente en la Argentina, cabe citar a los Convenios internacionales ratificados por ley, la Ley de la Nación Nº 24051 sobre residuos peligrosos, la Ley Nº 11723 de la Provincia de Buenos Aires, la Ley Nº 123 del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la Ley de la Nación Nº 25612 sobre residuos industriales y actividades de servicios. Asimismo, en materia contable se pueden diferenciar las normas emitidas por los organismos contables profesionales, organismos bursátiles y organismos gubernamentales. También las Naciones Unidas a través de Programa para el Medio Ambiente de 2000 han publicado la primera Guía para la Elaboración de Memorias de Sostenibilidad del Global Reporting Initiative (GRI). Estas normas son de uso voluntario por parte de las organizaciones a fin de difundir el impacto de sus actividades, productos y servicios.

5 La Organización internacional del Trabajo desarrolló un Manual de Balance Social en Medellín durante el año 2001. Al respecto, el balance social cuantifica los datos sociales de la empresa de igual modo que el balance financiero cuantifica el patrimonio y es un medio que dispone la organización para comunicar a su personal, a las asociaciones sindicales, accionistas, al Estado y a la sociedad en general su aporte, gestión y resultados. Estos datos se refieren al empleo, remuneraciones, higiene y seguridad, condiciones de trabajo, capacitación y la actividad de la empresa y sus consecuencias sobre la sociedad. Estos múltiples grupos de interés a los cuales las organizaciones se deben se los suele identificar como ¨stakeholders¨.




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos