La escuela nos enseña a leer, pero no nos enseña a ver. Ese es el objetivo de la historia del arte. Aprender a ver no solo con los ojos, sino con la inteligencia



Descargar 424.31 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión06.03.2019
Tamaño424.31 Kb.
  1   2   3   4   5   6

PRESENTACIÓN

La escuela nos enseña a leer, pero no nos enseña a ver. Ese es el objetivo de la historia del arte. Aprender a ver no solo con los ojos, sino con la inteligencia.

La educación de la mirada se vuelve esencial en un mundo donde las imágenes son omnipresentes y solicitan de maneras extremadamente diversas nuestra atención. Los jóvenes hoy en día pasan cada día una media de 24 veces más de tiempo delante de una pantalla que delante de un libro. El "ver" ha reemplazado el "leer", sin embargo no hemos emprendido aún una campaña de "alfabetización visual" que se corresponda con este cambio dramático de costumbres.

Decía Malraux que "la historia del arte participa fuertemente en el esfuerzo de democratización cultural" ya que "la cultura es nuestra emoción delante de una obra de arte". Para que esa emoción exista, se requiere desarrollar una sensibilidad que todos tenemos potencialmente, pero que sin estímulo correcto, es raro que aflore.

La historia del arte permite comprender que ninguna imagen es un dato objetivo e inocente. De esa forma nos permite tomar conciencia sobre lo que vemos, solo así podemos empezar a emanciparnos de la "tiranía de las imágenes" en la que vivimos.

La historia del arte es una máquina de sentido. Es una rama del saber que abarca lo racional (historia) y lo sensible (arte) y es quizás por ello que se configura como una herramienta fundamental para transmitir cultura general en un mundo que ha sustituido la cultura escrita por la cultura visual, es eficaz para dar cuenta de las realidades culturales de un mundo cada vez más condicionado por el universo de la imagen.

Basta que nos acerquemos un poco a la historia del arte para que pasemos casi inmediatamente de la contemplación pasiva de las imágenes a la toma de conciencia sobre ellas.

Pero la historia del arte hace muchísimo tiempo que dejó de dedicarse solamente a las artes plásticas, a la imagen. La historia del arte contemporánea es necesariamente transversal y multidisciplinar. La historia del arte actual integra el estudio de las

• artes del espacio: arquitectura y urbanismo

• artes del lenguaje: literatura, caligrafía

• arte de lo cotidiano: artes aplicadas y diseño

• artes del sonido: música

• artes del espectáculo viviente: teatro, danza, performances.

• artes visuales: plástica y cine

Pero no solamente la historia del arte es multidisciplinar por su objeto de estudio múltiple, sino también por la transversalidad de su enfoque, dado que debe ofrecer conocimientos sobre

• aspectos técnicos: materiales, talleres, formas de trabajo, programas informáticos, etc

• dimensión social: contexto histórico, político, económico, filosófico, religioso, etc

• usos y significados: simbólicos, poéticos, espirituales, teóricos, políticos, económicos, etc

• recepción: análisis de públicos, crítica de arte, museología, patrimonialización, etc

Es decir que se trata de una disciplina muy completa y compleja que estudia no solamente la creación de obras, sino que estudia esas obras en función de la sociedad que las ve nacer y las recibe, estudia el contexto espiritual, cultural y social del arte y por ello permite conocernos en profundidad, como sociedad, como cultura.

La historia del arte definida simplemente como una descripción cronológica de varios objetos que hoy consideramos como arte, podría ser una cosa bastante marginal y poco atractiva o productiva. La historia del arte se vuelve mucho más importante cuando comprendemos que el arte tiene un valor simbólico, entonces sabemos que las obras son un espejo de nosotros mismos como colectivo humano, no solo de nuestra historia material, sino además de nuestros anhelos, aspiraciones, nuestros deseos más profundos, nuestra sensibilidad, nuestra forma de relacionarnos con el mundo, nuestro propio relato de la condición humana. Según Hegel, cuando Winckelman (creador de la disciplina moderna) sostuvo esto en 1764, inventó un "nuevo órgano del espíritu". Es que efectivamente, el estudio de la historia del arte nos procura un entendimiento sobre la manera en que las expresiones artísticas dan sentido al mundo, y como ese sentido construye simbólicamente la vida social política y espiritual de una comunidad.

Al comprender esto, no solo empezamos a entendernos a nosotros mismos, sino que además somos capaces de comprender al otro. Independientemente de nuestra condición social, de nuestra edad, de nuestro bagaje cultural, cualquiera que se adentre tan solo un poco en la historia del arte, verá cómo se opera invariablemente una apertura mental ante la diversidad, y por ello, se activa en nosotros una tolerancia y una mentalidad mucho más abierta a la diferencia.

Por otro lado, la historia del arte pone en valor el patrimonio artístico-cultural de una comunidad y, en países donde el vínculo entre el ciudadano y ese patrimonio es frágil o fragmentario, la historia del arte cumple un rol de vinculación y de integración fundamentales.

Esa labor no puede desarrollarla una sola persona ni se realiza en poco tiempo. Hace falta que la formación en historia del arte se popularice, se vuelva accesible para muchísimos actores en todo el país, desde docentes de las más diversas áreas hasta creadores en general y artistas en particular, pasando por periodistas y todo otro actor social que tenga la posibilidad de transmisión al resto de la ciudadanía.

En el campo de la historia del arte no puede existir una obra específicamente uruguaya, o específicamente francesa, o de ningún lugar exclusivamente, ya que el objeto de arte es un patrimonio universal, que se nutre de la milenaria experiencia vital del ser humano. Producido en condiciones específicas de lugar y tiempo sí, pero cuya génesis y alcance trascienden esas condicionantes. En ese sentido, permite reposicionar nuestro legado y nuestro presente artístico en una historia que traspasa las fronteras de tiempo y espacio.

La historia del arte puede apoyarse en los recursos más accesibles y familiares, desde el monumento del barrio o la fachada de un edificio hasta la pantalla de la computadora, volviendo posible la participación del patrimonio local en una historia universal, insertándolo en una genealogía que le da sentido y lo proyecta al futuro.

La historia del arte es un tipo de conocimiento que además tiene la ventaja de despertar la curiosidad, la apetencia de las poblaciones por comprender su entorno cotidiano cambiando su relación con él, y así poder disfrutarlo, cuidarlo y enriquecerlo.

Esto es posible porque la historia del arte rompe la vieja oposición entre conocimiento y creación, entre razón e intuición sensible, entre sentimiento y pensamiento. Es una forma de aprehender los conocimientos por la vía de su dimensión sensible. Concebida de forma transversal, es una disciplina a parte entera, pero funciona igualmente como nexo entre otras disciplinas.

En un campo educativo masivamente edificado sobre los valores de la razón, la sensibilidad así promovida dota al propio acto de estudiar de un aspecto que muchas veces hace falta a los ojos de los estudiantes, principalmente a aquellos con mayores dificultades de integración.

El arte es un instrumento de conocimiento y comunicación menos sistemático o exacto que las ciencias o la filosofía, pero es capaz de plasmar ideas, experiencias y sentimientos que el entendimiento percibe o intuye sin necesidad de formalizarse en un discurso racional, porque las formas artísticas involucran tanto nuestra vida racional como la sensible y la emocional. Si la ciencia tiene por objetivo aumentar nuestro conocimiento del mundo, una de las misiones del arte es ensanchar el propio mundo, ampliar los límites de la experiencia humana. Es por ello que resulta tan importante para los creadores, pero importa quizás aún más para la ciudadanía en su conjunto.

Se han realizado estudios en diferentes latitudes que prueban que la enseñanza de este tipo de conocimiento, principalmente en las regiones periféricas y los barrios socialmente desfavorecidos, ha representado un salto social importante. Del mismo modo se constata que una buena educación artística y cultural es un medio precioso para reducir las desigualdades sociales. ¿Por qué? Porque la comprensión del arte activa el desarrollo de la sensibilidad que hace posible la "experiencia estética". La misma nos impulsa a salir de nosotros mismos para adentrarnos en un estado de conciencia alejado de las sensaciones e inquietudes cotidianas, nos hace más receptivos para experimentar la realidad de un modo diferente, más intenso y menos instrumental, ensancha la mente y los sentidos ampliando la experiencia vital. Procura también un estímulo perfecto para ocupar el tiempo libre de formas creativas. La experiencia estética propiciada por el arte nos confiere autoestima e identidad dentro de una cultura común, fomenta la autonomía y la libertad personal frente a las identidades impuestas y los consensos sociales. Nos hace más curiosos, más tolerantes y más creativos.

El arte es una herramienta emancipatoria clave, de allí que la formación de público sea tan importante como la visibilidad de las obras. El Fondo Concursable para la Cultura aparece como el vehículo ideal para abordar también ese aspecto de la cultura, porque la democratización de la cultura implica tanto la generación de igualdad de condiciones para el desarrollo y promoción de obras artísticas, como la divulgación de las herramientas para su comprensión y disfrute.

------------------------------------------------

HISTORIA DEL ARTE OCCIDENTAL

Nosotros, los uruguayos, somos hijos de la civilización occidental, toda nuestra cultura, nuestras tradiciones, nuestras raíces son occidentales. Para comprender quiénes somos, qué sentimos, qué creamos, cual es nuestra visión del mundo, y por qué, tenemos que remitirnos a una plurimilenaria historia que nos da sentido, nos inserta en una genealogía que viene de muy lejos y se proyecta hacia el futuro. Somos latinoamericanos naturalmente, pero a diferencia de casi todos nuestros hermanos, no tenemos civilizaciones pre hispánicas que hayan dejado huella en nuestra cultura, no nos han legado una lengua, una cosmovisión, un arte que nos haga ser quiénes somos. Sin embargo, tampoco somos europeos. Nuestros ancestros sí, pero nosotros somos una síntesis nueva, un crisol de inmigraciones compleja que construyó, con el devenir de las generaciones un ser nacional con características propias y definidas.

No existe un manual de historia del arte desde nuestro punto de vista. Todo lo que consumimos en la materia refleja una tradición y una visión del mundo anglosajona o francesa.

-----------------------------------------

El objetivo de este curso no es cuestionar la fe de nadie. Como corresponde, cada uno tiene el derecho de creer en lo que quiera. Lo que abordará el curso es aquello que sabemos de nuestro pasado, aquello que las evidencias nos permiten comprobar. En ese camino vamos a desenmascarar algunas falacias que circulan hoy en día, no para cuestionar sus creencias sino para demostrar que las interpretaciones que realizan acerca del arte del pasado son falsas. Por ejemplo, yo no dudo que haya vida civilizada en otros planetas, e incluso que hayan podido haber venido algunas veces, pero lo cierto es que si lo hicieron no han dejado rastro alguno y que esas hipótesis tan en boga hoy acerca de alienígenas ancestrales son fruto de interpretaciones arbitrarias, nacidas o de la ignorancia o de algún objetivo que no pretendo debatir. Así, una obra de arte del pasado no puede ser interpretada de cualquier manera, para que cuadre con nuestras creencias, sino que es hija de una cultura, de un sistema de creencias y tiene hermanas. Tomarla aisladamente no tiene sentido, es como querer interpretar la letra O aislada de la N que la acompaña, si lo hacemos así, jamás entenderemos que se trata de la palabra NO. De modo que nuestro curso abordará todos los temas a partir de las obras de arte que nuestros antepasados nos legaron y de los documentos históricos que poseemos, insertándolos en su contexto, como partes de un todo cultural.

Los temas que aparecen en el programa no serán todos tratados con la misma importancia y tiempo debido a diferentes razones, vamos a preferir ahondar en aquellas que son fundamentales para nosotros, como civilización. Otro factor será el entendido de que los presentes tienen ya nociones acerca de algunas culturas y obras que tienen mucha prensa, así que vamos a centrarnos en aquellas igualmente fundamentales, pero que no son tan mentadas y que por lo mismo, tenemos la cabeza menos contaminada con información dudosa. De ese modo el neolítico nos interesará más que el paleolítico, mesopotamia más que Egipto y Grecia más que Roma por ejemplo. Así también, la edad de bronce y la helenística tendrán un tratamiento más profundo, por ser menos conocidas y claves para nosotros.

Como es imposible, en el marco de nuestro curso, por el poco tiempo que tendremos, analizar todos los contextos en profundidad, les pediré que vean documentales cuidadosamente seleccionados por su rigor histórico. El primero es la serie La odisea de la especie del francés Malaterre. Son 3 telefilmes imprescindibles. El ultimo capitulo me tomé el trabajo de traducirlo y subtitularlo del original para ustedes. Los dos primeros capítulos (lamentablemente en español de España) abarcan la prehistoria que es la clase de hoy.



PALEOLÍTICO

Muchos animales utilizan herramientas, los monos usan palitos para sacar sustancia del interior de los frutos, etc, pero un día, un homínido, que aún no es el hombre, hace por primera vez una herramienta que sirve solamente para hacer más eficiente otra herramienta, por ejemplo, le saca punta a un palo. Esto ha requerido de una capacidad de abstracción extraordinaria, no solo se sirvió de lo que encontraba en la naturaleza, sino que por primera vez la transformó. Como vio que funcionaba se lo enseñó a los demás y así, nació la cultura, transmisible y perfectible.

Todo organismo vivo recibe estímulos de su ambiente y responde a ellos de manera inmediata, pero en el hombre la inmediatez se transforma en interpretación, el hombre encierra su experiencia en un símbolo para hacerla transmisible en toda su complejidad. El símbolo es una realidad que remite a otra que no está presente. Esto (la actividad simbólica) complejiza enormemente el desarrollo de su capacidad de abstracción, lo mismo con los sonidos, y así nace el lenguaje articulado.

Cada vez más, todo lo que necesita saber lo aprende a través de un sistema simbólico, es como si la realidad física retrocediera en la medida en que avanza su actividad simbólica, y así la historia de la evolución es la historia de la independencia del ser humano con respecto a su medio. El hombre se vuelve un animal simbólico. SIMBOLOS

El ergaster entonces, ya puede hablar, y comienza a poblar el mundo. El erectus sabe dominar el fuego aunque aún no sabe producirlo. Es posible que él haya percibido la Belleza por primera vez, vemos asociados a ellos piedras que no tienen función alguna, excepto la de ser hermosas. El erectus se transforma según las condiciones climáticas que encuentra y en Europa se transforma en neandertal. Sabemos que él tiene un marcado sentido estético, huesos tallados por ejemplo, y conoce la música, conocemos flautas neandertal, más rudimentarias que las de otro homínido con quién convivió por miles de años: el sapiens, nosotros. Pocas eran las diferencias de progreso cultural entre ellos. El sapiens, que también vino de áfrica en una segunda gran ola migratoria hace 100 mil años, ya no sólo tiene lenguaje articulado, hace refugios con pieles, se pintan el cuerpo y usan pantalones, chaquetas y botas hechas de piel, sino que además entierran cuidadosamente a sus muertos. FLAUTAS NEANDERTAL

Así, el primer rito de todos, es el rito funerario. Y no es arbitrario que ser humano signifique literalmente enterrar. Efectivamente la palabra latina humanitas, viene de humando que significa acto de enterrar. Y es así porque la humanidad no es una especie, homo sapiens es la especie, humanidad es una forma de ser mortal y es una relación entre ese ser mortal y los muertos. Nos damos cuenta muy pronto que la vida no es lo contrario de la muerte, sino del nacimiento. La vida es ya en sí el espacio previo de la muerte. La conciencia de la soledad del hombre en ese hiato que es la vida, profundiza el proceso de individuación.

También encontramos cabezas de animales con sus pieles que servían como una especie de disfraz para alguna clase de chamán o chamana. Digo esto porque sabemos que eran sociedades matriarcales en donde la mujer es responsable por la sobrevivencia del clan y ostentan por tanto la autoridad.

Evidentemente, ya para esa época existe alguna especie de noción de otro mundo más allá del material visible y el ser humano elabora ya relaciones con él. Aparecen los primeros ritos y con ellos quizás, los primeros mitos.

Es en este momento que debemos hacer una aclaración: Por rito vamos a entender una práctica social que consiste en un conjunto de gestos que sirven para organizar el mundo, para definir las relaciones entre los hombres y entre ellos y los dioses, sirve para manifestar las diferentes categorías sociales (hombres, mujeres, jefes, etc) y los lazos que los unen, al mismo tiempo, afirman la cohesión del grupo.

En cambio el mito parte de un relato legendario, pero la leyenda no es el mito en sí, es el epifenómeno, la punta del iceberg. La leyenda no funda una tradición, el mito sí. El mito no existe para creer o no en él, sino para dar a pensar, expresa imágenes que son interpretadas por el pensamiento. El mito expresa por un lado una lógica y por otro un sistema de valores. Podríamos decir que el mito es la representación plástica de aquello que la teología y la filosofía desarrollarán dialécticamente.

Por su parte, la religión, es un sistema compartido de creencias y prácticas organizadas que engloban tanto a los ritos como a los mitos y que relacionan al ser humano con la noción de divinidad.

Viajemos rápidamente hasta el 20 mil AC, sur de Francia, norte de España. El neandertal ha desaparecido y el sapiens es ya el único homínido que puebla al tierra, desde hace miles de años y durante unos cuantos miles más se mueve en grupos, caza pesca y recolecta frutos. Es nómada o semi nómada y como es natural, le encantan las cuevas. Vive en la parte más cercana de la boca, pero la pinta toda. Si bien no es el origen del arte, como dijimos ya había música, seguramente también danza y huesos y piedras tallados y pintados, además de body painting, éste arte es tan extraordinario que parece increíble que tenga 20 mil años. CAVERNAS

Como dijimos, el hombre es un ser simbólico, y el arte es flor de símbolo, en el sentido que dijimos, la obra de arte, remite a algo que no está presente. Pero el arte no es cualquier símbolo, más que remitir a algo en particular, que ya no está ante la vista, hace aparecer algo que en el fondo está siempre, de hecho más que remitir, logra sustituír a su referente, el significado está presente en la obra misma, lo significado está propiamente en la obra, hace presente los simbolizado.

Por su parte la experiencia estética es un modo de encuentro con el mundo totalmente particular, es una experiencia que no busca otra finalidad concreta más que sí misma, que produce un conjunto de emociones y un tipo de conocimiento que implica una atención activa, una apertura mental, una contemplación desinteresada, una empatía que ninguna otra experiencia produce. Es una experiencia que nos cambia, nos hace tener una comprensión nueva tanto del mundo como de nosotros mismos. La experiencia estética puede estar inducida tanto por la propia naturaleza (un hermoso atardecer) como por productos artificiales, Ese es el arte. La experiencia estética produce un tipo de conocimiento que nos llega por los sentidos, que nos impacta directamente sin que medie la razón, es por eso que es un conocimiento tan diferente a los demás. CAVERNA PINTURA EXPERIENCIA ESTETICA

No sabemos por qué esos hombres hicieron las maravillas que hicieron, lo único que tenemos son especulaciones. No sabemos en qué creían, pero a partir de su arte podemos intuirlo.

Como saben, las cuevas están llenas de símbolos extraños y de animales de la fauna local.

Muchas teorías se han expuesto a lo largo del tiempo, no voy a ahondar sino en las más recientes, baste decir que al principio se pensó que lo hicieron por simple decoración, lo que se llama “el arte por el arte”, Lo que claro no explica por qué entonces se tomaban el trabajo de pintar las cavidades más alejadas y de difícil acceso. Así se pensó en que respondían a prácticas propiciatorias de caza. A través de la magia simpatética o homeopática, se adquiría control sobre el animal pintado para poder cazarlo. Los símbolos serían básicamente armas y trampas. Esto no explica por qué entonces hay ciertos animales que no forman parte de sus dietas, como osos o felinos ni por qué hay tan pocas cabras que sí eran la base de su dieta. Luego, las teorías estructuralistas hacen un aporte fundamental: se empiezan a observar las obras no como indivuales, simplemente superpuestas en diferentes épocas, sino como conjuntos coherentes y organizados. Los animales ya no serían para estos estudiosos, presas sino que serían símbolos de carácter sexual, en donde el caballo y los signos alargados son masculinos, y el bisonte y los signos llenos serían femeninos. CABALLOS Y BISONTES

También se habló de que los animales eran los tótems del grupo.

Los últimos avances nos dan un panorama diferente: En primer lugar nos dicen que no todas las pinturas tienen por qué responder al mismo objetivo, así por ejemplo las imágenes que se sitúan en las zonas más alejadas, más oscuras y profundas pueden obedecer a ritos iniciáticos de alguna especie, mientras que las que están más visibles, en lugares que eran habitados pueden hablarnos de ritos comunitarios de algún tipo.

Imaginemos que avanzamos por una estrecha galería, un túnel irregular sin salida. PELÍCULA LASCAUX Por su propia estrechez hay figuras que sólo se pueden ver entrando y otras solo saliendo. Algunas representaciones se ven solo a la derecha y otros solo a la izquierda, los bisontes están en oposición complementaria a los cérvidos, en un evidente orden simbólico que aún no entendemos.

Vamos avanzando, arrastrándonos, a oscuras, iluminados por lámparas de grasa animal humeante, y vemos además de los animales, en las formas de las piedras irregulares de las galerías formas de cabezas ora animales ora humanas a las que se le han hecho retoques para acentuar la semejanza con colores y tallados. Representan o bien bisontes, o bien extrañas formas híbridas que son medio bisonte medio humanas. Incluso hay algunas cuya percepción varía dependiendo el ángulo y la luz con la que se mire, a veces parece bisonte a veces humano. Seguimos avanzando como si entráramos en las entrañas de la tierra y allí vamos a pintar. Para ello, usaremos entre otras cosas, óxido de manganeso que una vez macerado y mezclado con agua, sangre o grasa nos pondremos en la boca y soplaremos como si fuera un aerosol. El problemita es que la ingestión de ese mineral afecta el sistema nervioso y genera alucinaciones, como también la ingestión del hongo ergot (encontrado en yacimientos), pero también generan alucinaciones el frío excesivo, la falta de estímulos externos durante un tiempo, el ayuno, la insolación, los sonidos palpitantes y reiterados, las luces centelleantes, o la concentración intensa. Cualquiera de estas cosas puede generar lo que se llaman visiones hipnagógicas, y todas tienen cosas en común: En el primer estadio se ven formas más o menos geométricas, en el segundo se produce una sensación de viajar a través de un túnel o ser absorbido por un remolino, en el tercero es donde aparecen las alucinaciones complejas en donde todos los sentido participan y se entremezclan, cosas que se transforman unas en otras, se suelen ver animales, se siente la capacidad de ver cosas rápida y detalladamente al mismo tiempo. También puede sentirse lo que se llama ser unitario absoluto, una sensación de ser uno con el universo todo.

El hombre siempre ha tenido estas visiones, son propias de nuestro aparato psíquico, lo que irá cambiando es la interpretación que les damos. No sabemos que interpretación daban en aquel pasado remoto, pero podemos intuir por una cantidad de factores que creían en la coexistencia de varios mundos paralelos o diferentes niveles de existencia que interactúan entre sí. En estos lugares especiales, allí, en el fondo oscuro de la gruta, el animal emerge de entre las grietas de la roca, se materializa en las irregularidades de la piedra y entramos en contacto con ese mundo a través de la piedra que funciona como un velo que separa y une al mismo tiempo estos dos universos. El espíritu del animal, o lo que él representa simbólicamente está allí y se interactúa con él en un probable estado alterado de conciencia. Debía ser una experiencia estremecedora.

Las manos impresas o estarcidas obedecen al mismo objetivo: metafóricamente la mano se funde con el velo-pared y deja su espectro en ella una vez retirada. Hoy sabemos que la mayoría son manos de mujeres. Manos con dedos aparentemente mutilados, les faltan falanges. Quizás algún rito de difuntos como los charrúas? Algún sacrificio? También puede deberse al síndrome de Raynaud, justamente debido a la ingesta del hongo ergot y que afecta principalmente a las mujeres produciendo una drástica contrición de los vasos sanguíneos de las extremidades y su pérdida.

Podríamos especular durante mucho tiempo en torno a las creencias del hombre paleolítico, lo cierto es que según Picasso, “no hemos aprendido nada desde allí”. El arte que desarrolló el hombre paleolítico es de una profundidad y una potencia asombrosas. Sin embargo, hace como 12 mil años, dejaron de hacerlo.

Qué pasó?

Lo que sabemos es que sobre ese período se produjeron enormes cambios climáticos: se acabó la era glacial. Durante miles de años el hombre se había adaptado perfectamente a ese medio y ahora se encontraba perdido: la fauna que solía cazar estaba desapareciendo o emigrando a nuevas zonas, los frutos y raíces que solía comer cambiaban, el mundo que conocían empezó a desmoronarse. El ser humano tuvo que adaptarse rápidamente. De a poco se abandonan las cuevas y se van instalando más cerca de los ríos que proveían buena cantidad de alimento. Lo que sí se llevaban consigo siempre eran sus “venus”.

Llamarlas Venus es un error pero estamos acostumbrados. Es un error porque no estamos para nada en presencia de una diosa con las características de esa divinidad clásica. Lo que sí es más probable es que se trate de la primera idea que la humanidad se hace de una divinidad, la concepción de un dios masculino creador/controlador no comenzó a formarse hasta el 3 mil AC y no se plasmó definitivamente sino hasta el 2 mil AC. Pero desde el 40 mil (la primer venus fechada) hasta el 3 mil AC la única deidad (si es que existía la noción de divinidad entonces) es la “diosa madre”.

Pero qué es un dios? Se trata de un ser supremo dotado de capacidad para regir todos los elementos del universo material e inmaterial, animado de una personalidad tal que su voluntad pueda ser alterada a favor de los intereses humanos, mediante la negociación y el pacto.

Desde el paleolítico hasta la edad de bronce, la preocupación fundamental de la gente era la vida humana y sus misterios eran insondables. Las mujeres del clan se emparejaban con varios hombres y es posible que los hombres no comprendieran aún su rol en la reproducción. Los bebés venían de las mujeres. Ella creaba la vida, ella cuidaba de la prole y abastecía las necesidades básicas de su entorno inmediato. En TODAS las culturas prehistóricas la figura cosmogónica central, la potencia procreadora del universo, fue una mujer y su poder generador y protector queda claramente simbolizado mediante la exageración de los atributos femeninos: senos, nalgas, vientre y vulva exagerados. Por otro lado, no hay que ser muy listo para darse cuenta que el ciclo menstrual está en relación con el ciclo lunar, por lo que desde siempre, la mujer y la luna se encuentran estrechamente asociadas. Hemos encontrado huesos con muescas que muestran las fases de la luna, lo que nos indica la importancia de este astro para las primeras culturas. Esta venus nos muestra un cuerno de bisonte son 13 muescas que podrían equivaler a los 13 meses lunares del año. VENUS LAUSSEL. Aunque abandonen las cuevas, siguen representando animales, tallados en hueso, principalmente toros. Su cosmovisión no había cambiado aún, su forma de vida sí.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad