Inteligencia multifocal lección n°1 Publicado en 24 enero 2009



Descargar 107.22 Kb.
Fecha de conversión11.12.2018
Tamaño107.22 Kb.
Vistas24
Descargas0

INTELIGENCIA MULTIFOCAL LECCIÓN N°1

Publicado en 24 enero 2009 por OSCAR ITHAMAR MORALES MERIZALDE

 

1.- EL ESPECTÁCULO DE LA VIDA: El mundo carece de pensadores, las sociedades necesitan hombres que posean ideas innovadoras, capaces de construir para enriquecer nuestras inteligencias y cambiar las rutas de nuestras vidas.


Rara vez un político, intelectual, artista tiene ideas nuevas y brillantes, es raro oír a hombres famosos que nos encantan con su inteligencia, estamos tan atareados en comprar, vender, tener, hacer, que no logramos quedar atónitos con el espectáculo de la vida ni con los secretos que lo rodean. No es frecuente que alguien haga una simple indagación filosófica como ésta: “Que misterio es estar vivo y sumergido en el tiempo y en el espacio”. ¿Usted se detuvo ya para pensar que la vida que palpita en usted es fuente insondable de enigmas? Quien dejó de preguntarse sobre los fenómenos de la existencia se jubiló en la escuela de la vida y destruyó su capacidad de aprender.

 

Los niños de hoy tienen más informaciones que un anciano del pasado, los adultos están abarrotados de informaciones, pero difícilmente saben ordenarlas. Saber mucho pero pensar poco, es de poca utilidad; muchos tienen una mente con centímetros de profundidad y kilómetros de extensión, muchos no logran comprender que las personas a su alrededor son más complejas que los agujeros negros en el cielo, pocos logran percibir el privilegio de ser un ser humano, pues no logran mirar más allá de la vitrina de sus problemas y dificultades.



 

2.- LA DUDA: Dudar de mis convicciones puede fortalecerlas si ellas tienen fundamento o puede abrir nuevas posibilidades de pensamiento si ellas son frágiles y superficiales. Quien sabe utilizar el arte de la duda va al encuentro de la sabiduría superior y, por eso, siempre va a considerar todo su conocimiento como una pequeña gota en un océano.

 

Los jóvenes de hoy son frecuentemente autoritarios. El mundo tiene que girar en torno de sus verdades y necesidades. Por estar abarrotados de informaciones, creen que entienden de todo. Rara vez una persona más vieja logra mudar las rutas de lo que piensan y sienten. ¿Por qué? Porque no aprendieron a dudar de sí mismos, a cuestionar sus opiniones ni a ponerse en el lugar de los otros.



 

Las personas autoritarias excluyen el arte de la duda de su historia, por eso son incuestionables. ¿Dónde están las personas autoritarias? En todos los ambientes, hasta en los menos sospechosos, como en las universidades y en las instituciones religiosas. De cierta manera, todos tenemos las raíces inconscientes del autoritarismo.


LOS TRES NIVELES DE LA DUDA: La duda tiene tres niveles: ausencia de la duda, presencia inteligente de la duda, presencia excesiva de la duda.

 


  1. La ausencia de la duda genera personas sicópatas. Quien nunca duda de sí mismo, quien se cree infalible y perfecto, nunca tendrá compasión de los demás.

 

  1. La presencia inteligente de la duda abre las ventanas de la inteligencia y estimula la creatividad y la producción de nuevas respuestas.

 

  1. La presencia excesiva de la duda lleva a las personas a retraer su inteligencia y sus actitudes por causa de la inseguridad. Se vuelven excesivamente tímidas y auto-punitivas.

 

Algunos tienen títulos de doctores, pero son reproductores de conocimiento, repiten lo que estudiaron, dicen lo que los demás produjeron. Necesitamos poetas de la vida en los rincones de la sociedad. Necesitamos construir nuevas ideas. Necesitamos sorprender a las personas y ayudarlas a cambiar las bases de su historia.

 

3- LA EDUCACIÓN ESTÁ MURIENDO: La educación moderna está en proceso de falencia en todo el mundo. Educar bien ha sido una tarea desgastadora y poco eficaz. No por culpa de los educadores ni por falta de límites de los hijos impuestos por los padres, sino por un problema más grave que está ocurriendo entre los bastidores de la mente humana y que los científicos sociales y los investigadores de la sicología no están comprendiendo.

 

El ritmo de construcción del pensamiento del ser humano moderno se aceleró de manera enfermiza, generando el síndrome SPA. O síndrome del pensamiento acelerado.



 

Los jóvenes están desarrollando de manera colectiva el síndrome SPA. Ese síndrome hace que ellos busquen ansiosamente nuevos estímulos para excitar sus emociones y como no los encuentran, quedan agitados e inquietos. La sala de clase se volvió una cantera de tedio y de estrés, por eso no se concentran y tienen poco interés en aprender.

 

¿Qué es educar? Educar es producir un hombre feliz y sabio. Educar es producir un hombre que ama el espectáculo de la vida. De ese amor brota la fuente de la inteligencia. Educar es producir una sinfonía en la que riman dos mundos: el de las ideas y el de las emociones.



 

Infelizmente, casi nadie valora ya a los educadores. Sin embargo, ellos son los profesionales más nobles de la sociedad. Los siquiatras tratan al ser humano enfermo y los jueces juzgan a los reos. ¿Y los profesores? Educan al ser humano para que no tenga trastornos síquicos ni se siente en los bancos de los reos. Los profesores, aunque sean desvalorizados, son los fundamentos de la sociedad. Necesitan tener subsidios para resolver los conflictos en la sala de clase, educar la emoción y hacer laboratorios del desarrollo de la inteligencia, laboratorio de las funciones más importantes de la inteligencia, laboratorio de superación, laboratorio del entrenamiento del carácter, taller de sicología preventiva.


Cuando el maestro JESUS decía “Ama al prójimo como a ti mismo”, estaba haciendo un excelente laboratorio de autoestima. Si no amo la vida que palpita en mí, independientemente de mis errores, ¿cómo voy a amar al prójimo? No espere amar a las personas si usted no ama su propia vida. No espere ser solidario con los demás si usted es un verdugo de sí mismo.

INTELIGENCIA MULTIFOCAL LECCIÓN N°2

Publicado en 25 enero 2009 por OSCAR ITHAMAR MORALES MERIZALDE

 

4- LOS PAPELES DE LA MEMORIA EN LA GENERACIÓN DE LOS CONFLICTOS: Vamos a estudiar algunos papeles de la memoria y algunas áreas del funcionamiento de la mente.

 

Me gustaría (escribe el Dr. Cury) que el lector abriese las ventanas de su mente para comprender algunos complejos mecanismos síquicos en un texto sintético. Viajar por dentro de la mente humana es uno de los viajes más interesantes que podemos hacer. Trataré de usar un lenguaje accesible.



 

La memoria es como una gran ciudad. En ella hay innumerables barrios que se correlacionan de manera multifocal. Tiene una parte central, que llamo MUC (memoria de uso continuo), y una gran parte periférica, que llamo ME (memoria existencial).

 

El registro en la memoria es automático, producido por el fenómeno RAM (registro automático de la memoria). El fenómeno RAM registra todas las experiencias que producimos en el palco de nuestras mentes y registra de manera privilegiada las que tienen gran volumen emocional, tales como una ofensa o un elogio.



 

Todas las experiencias negativas, que contienen miedo, inseguridad, humillación y rechazo generan una zona de tensión en la emoción. Si esas zonas de tensión no son trabajadas rápidamente, serán registradas en la memoria convirtiéndose en una zona de conflicto. De ese modo, quedan disponibles y podemos producir una infinidad de pensamientos fijos sobre ellas.

 

Cuando alguien lo ofende, usted debe dominar rápidamente la zona de tensión de la emoción. Usted tendrá menos de cinco segundos para criticarla, confrontarla y reciclarla. ¿Cómo? Con ideas directas e inteligentes. Haga eso silenciosamente en el palco de su mente. Si usted no actúa, esa tensión emocional será registrada de manera privilegiada en la MUC, generando un archivo o zona de conflicto enfermiza en la memoria. Entonces usted pensará millares de veces en esa ofensa y en la persona que lo ofendió. ¿No es así como sucede cuando alguien nos frustra?



 

Cada vez que pensamos fijamente en un problema mal resuelto, él se va registrando y expandiendo su zona de conflicto en los archivos de su historia. Poco a poco, formamos innumerables tugurios en la gran ciudad de la memoria. Quedamos ansiosos, perdemos la concentración y hasta el sueño. Somos especialistas en causarnos daño a nosotros mismos cuando no controlamos las ideas fijas y fatales que producimos.

 

Con el pasar de los días o los meses, podemos dejar de recordar los problemas que tuvimos, pero ellos no desaparecieron. ¿Para dónde se fueron?  Dejaron los terrenos conscientes de la memoria de uso continuo, MUC, y se fueron para los terrenos inconscientes de la memoria existencial, ME. O sea, dejaron el centro de la memoria y se fueron para la periferia. Cuando, en algún momento, estimulados por una imagen o situación, entramos en la región periférica donde se encuentran, podemos ser nuevamente afectados por ellos.



 

¿Conoce aquella angustia, humor triste y desánimo que usted no sabe de dónde viene ni porque apareció? Las causas son las zonas de conflicto en la periferia de la memoria. Usted no se acuerda de ellas, pero ellas hacen parte del tejido de su historia de vida.

 

Diversas pérdidas, ofensas, fracasos, momentos de miedo e inseguridades de nuestro pasado están almacenadas como “tugurios” en la gran ciudad de la memoria. Inclusive, el mejor de los hombres tiene más tugurios en sus archivos inconscientes que la ciudad de San Pablo o de México.



 

Algunos de esos tugurios están en el centro de la memoria y, por tanto, nos perturban diariamente, tal es el caso de la pérdida de empleo, un problema que sale de nuestras cabezas o una enfermedad obsesiva acompañada de ideas fijas ligadas a ella. Otras están en la periferia y nos incomodan eventualmente, como experiencias traumáticas del pasado.

 

La MUC representa la memoria de más libre acceso, la que más utilizamos para pensar, sentir, decidir, reaccionar y concientizarnos, por tanto es la memoria consciente. La memoria ME es la memoria que contiene los secretos de nuestra historia, por eso contiene los principales terrenos del inconsciente. Quien estudie y comprenda esos mecanismos tendrá ventaja para superar las turbulencias de la vida y equipar su inteligencia.



 

Hay personas que quedan bloqueadas intelectualmente después de que sufren algunas experiencias traumáticas, como un accidente, la pérdida de un empleo, una humillación pública, una separación conyugal. Las zonas de tensión de la emoción se vuelven grandes zonas de tensión o de conflicto de memoria.

 

¿Es posible borrar o descargar la memoria, como algunos siquiatras y sicólogos clínicos piensan? ¡No! La memoria solamente se reescribe o se reedita, pero nunca se borra, a no ser por medio de un tumor cerebral, enfermedad degenerativa o traumatismo craneal.



 

La memoria está extremadamente protegida. Si usted tuviese libertad para borrar la memoria, podría evitar algunos problemas, pero podría generar otros gravísimos. Podría destruir el significado de las personas dentro de usted, podría destruir su identidad en los días en que estuviese decepcionado consigo mismo.

 

Un acto así generaría un suicidio inimaginable de la inteligencia. Generaría una deficiencia mental gravísima. Por tanto, después de registradas las zonas de tensión, lo único que se puede hacer es reeditar con coraje y determinación la memoria.


INTELIGENCIA MULTIFOCAL LECCIÓN N°3

Publicado en 26 enero 2009 por OSCAR ITHAMAR MORALES MERIZALDE

 

5- NO HAY REGRESIÓN PURA AL PASADO: ¿Cuáles son las zonas de la memoria que lo controlan? ¿En qué piso del “gran edificio” de su pasado quedó atrancado o sin luz su ascensor? Necesitamos ir hasta esos pisos. Mientras tanto, tenemos que saber que no hay regresión pura al pasado, sólo hay el rescate del pasado a través del “yo” del presente, que representa la conciencia que usted tiene de sí y del mundo.

 

Aunque esté en un estado pre-consciente, usted lleva consigo parte de la cultura del presente  y de la habilidad de su “yo” en el encuentro con las zonas de su historia, de su pasado remoto.



 

Cuando tomamos el “ascensor” y retornamos al pasado, no hacemos regresión pura como piensan algunos. Retornamos con conciencia del presente y, de ese modo, lo reinterpretamos. Si esa reinterpretación es bien hecha, reeditamos ese pasado.

 

No es posible anular el “yo” y la conciencia, a no ser por la hipnosis, que es una técnica poco eficaz para estructurar el “yo” y hacerlo líder del mundo de las ideas y de las emociones.



 

Lo adecuado es investigar el pasado bajo el liderazgo del “yo”. Cuando el “yo” es consciente y lúcido, aunque tenga varias dificultades, puede abrir las ventanas de la memoria que contenían zonas de conflicto y reescribirlas. Así dejamos de ser víctimas de nuestra historia.

 

Una buena técnica para reescribir la memoria no es querer introducirse en la colcha de retazos de nuestra historia, sino actuar en las ventanas que se abren espontáneamente cada día. La próxima vez que usted se sienta tenso, irritado, intransigente, frustrado, haga un “pare introspectivo”: pare y piense. No se decepcione de usted. Sepa que usted abrió algunas ventanas enfermizas y ahora tendrá una excelente oportunidad para reeditarlas. Así, poco a poco, usted estará libre para pensar y sentir.



 

No hay libertad, inclusive en las sociedades democráticas, si la persona no es libre en su interior. La gran paradoja de las sociedades políticamente democráticas es que la persona es libre para expresar sus pensamientos, pero frecuentemente vive en una cárcel intelectual. Libre por fuera, pero prisionero por dentro.

 

6- UNA MEMORIA COMO UN JARDÍN: Ahora necesitamos ver que hay dos clases de educación, la que informa y la que forma.

 

La educación que informa enseña a la persona a conocer el mundo en que se encuentra; la educación que forma va más lejos, le enseña también a conocer el mundo que es ella. La educación que informa le enseña a resolver los problemas de matemáticas; la educación que forma va más allá, le enseña también a resolver los problemas de la vida. La que informa enseña lenguas, la que forma enseña a dialogar. La que informa da diplomas, la que forma lo transforma en eterno aprendiz.



 

La educación que forma enseña a los alumnos a desarrollar las funciones más importantes de la inteligencia, así como lidiar con sus angustias, sus limitaciones, sus conflictos existenciales. La educación que forma establece un puente entre la escuela clásica y la escuela de la vida. Los adolescentes de hoy carecen totalmente de preparación para sufrir pérdidas y frustraciones. Sin embargo, no es de extrañar, pues la educación clásica desprecia la educación de la emoción. ¿Cómo esperar que naveguen en las aguas de la emoción si nunca se les enseñó a hacerlo?

 

Muchos hicieron de sus vidas un inmenso desierto. No aprendieron a trabajar sus traumas, sus pérdidas, sus dolores físicos y emocionales. Esas experiencias fueron registradas de manera privilegiada, confeccionando la colcha de retazos de su historia.



 El mal humor, la ansiedad, la agresividad reactiva y la hipersensibilidad que poseen son reflejos de un pasado herido y no tratado. Entre tanto, no debemos quedarnos lamentando nuestras miserias y frustraciones. Esa actitud es pésima.

 

Por malo que haya sido su pasado, aunque haya habido violencias físicas, emocionales o sexuales, reclamar por sus miserias es la peor forma de superación. No viva la práctica del “pobrecito”. Critique su pasado, recíclelo, dé un choque de lucidez a su emoción y reedite los focos de conflicto de su memoria.



 

Una técnica es el D.C.D. (dudar, criticar, y determinar). Dude de su incapacidad, dude del control de su dolencia. Critique cada pensamiento negativo, critique la pasividad y el “pobrecito” del yo. Determine ser alegre, determine ser libre y dé choques de lucidez a su emoción. Practique esa técnica decenas de veces por día en el silencio de su mente.

 

Nunca tenga miedo de sus miserias. Vaya a los pisos del gran edificio de la vida sin recelo, con una postura de enfrentamiento.



 

¿Su memoria es un jardín o un desierto? No espere que las condiciones sean ideales para que usted pueda cultivar un jardín en el suelo de su emoción. En las condiciones más adversas podemos cultivar las flores más bellas.


INTELIGENCIA MULTIFOCAL LECCIÓN N°4

Publicado en 4 febrero 2009 por OSCAR ITHAMAR MORALES MERIZALDE
7- DE QUÉ MANERA LOS ATAQUES DE PÁNICO Y LAS DROGAS GENERAN LAS DOLENCIAS SÍQUICAS: Innumerables personas en el mundo entero son víctimas del síndrome del pánico. Los ataques de pánico son caracterizados por miedo súbito de desmayar o morir, acompañados de taquicardia, aumento de la frecuencia respiratoria, sudor excesivo y otros síntomas. Los ataques de pánico generan intensas zonas de tensión en la emoción, que, a su vez, si no fueren bien trabajadas rápidamente, producen dramáticas zonas de conflicto de la memoria.

 

Esas zonas de conflicto quedan disponibles en región privilegiada de la memoria. Cuando se dispara un nuevo ataque de pánico, se abre la ventana, se expone la zona de conflicto contenida en ella y se reproduce nuevamente la sensación de fobia o miedo. Esa experiencia es registrada de vuelta, ampliando los “tugurios” enfermizos del inconsciente.



El síndrome del pánico genera el teatro virtual de la muerte. Trae consigo un enorme sufrimiento, capaz de controlar completamente la vida de personas lúcidas e inteligentes. Sin embargo, no es difícil resolver el síndrome del pánico, aunque haya habido tratamientos siquiátricas que no tuvieron éxito. Ya traté (dice el Dr. Cury) a varios pacientes resistentes. El secreto está en enfrentar los focos de tensión, desafiar el miedo y reeditarlo y no solamente tomar antidepresivos.

 

Enfréntese a su miedo y desafíelo y usted verá que el monstruo es menor de lo que usted imagina. Dé la espalda a su miedo y él se volverá un gigante imbatible. ¿Sabe cuál es el peor matemático del mundo? El miedo. Siempre aumenta el volumen de los problemas. Por eso es tan importante que no seamos pasivos, sino que demos un choque de lucidez a nuestras emociones.



 

8- LAS DROGAS Y EL ROMANCE EN EL INCONSCIENTE: Recuerdo a una joven que atendí en un hospital psiquiátrico en Paris (escribe el Dr. Cury). Era dependiente de heroína y estaba en tratamiento. Al atenderla, le mostré que a medida que se hizo dependiente, el problema no era ya la droga exterior a ella, sino la imagen de la droga registrada en su inconsciente.

 Mientras discurría sobre ese asunto, abrí una revista para mostrarle algo y, de repente, ella vio una imagen de polvo, semejante a la droga que usaba. Al mirar aquella imagen, el gatillo de la memoria fue disparado y se abrió una ventana del inconsciente que contenía experiencias con la heroína. La leyó de manera instantánea y la asoció con la droga y quedó angustiada. Todo ese proceso se operó en fracciones de segundos.

 

Así, ella comprendió que su mayor batalla no era eliminar la droga exterior a ella, sino terminar el romance dentro de ella, reescribir esa imagen en su memoria. Solamente reeditando el filme del inconsciente podría romper la cárcel de la emoción.


INTELIGENCIA MULTIFOCAL LECCIÓN N°5

Publicado en 5 febrero 2009 por OSCAR ITHAMAR MORALES MERIZALDE

  
9- TODOS ESTAMOS ENFERMOS EN EL TERRITORIO DE LA EMOCIÓN: No hay una persona en esta tierra que no esté enferma en el terreno de la emoción. Unos más y otros menos. Unos manifiestan sus conflictos y otros los dejan represados. Pero todos tenemos, en diferentes grados, dificultades de administrar nuestra ansiedad. ¿Quién logra controlar plenamente sus sentimientos y ser señor de su emoción?

 

El mayor enfermo es el que no reconoce su fragilidad. ¡Cuidado! Como dije, tenemos, máximo, cinco segundos para criticar silenciosamente las zonas de tensión de la emoción y no permitir que se conviertan en matrices enfermizas  en la memoria y, por consiguiente, evitar que generen ideas fijas.



 

No deje que las ofensas estraguen su día, no permita que los fracasos hagan de usted una persona tímida y con complejo de inferioridad. No se castigue por causa de sus errores. El sentimiento de culpa debe tener una dosis suficiente para que usted reconozca sus fallas y cambie sus rutas. ¡Atención! Si el sentimiento de culpa es exagerado, paralizará su emoción y lo controlará.

 

Quien controla el territorio de lectura de la memoria es la emoción. Si está ansiosa y aprehensiva, se cierran las ventanas de la memoria y se impide que la persona piense con libertad.



 

Personas con raciocinio brillante pasan vergüenzas por que bloquean su memoria en los focos de tensión. Cuando están en sus casas, producen ideas profundas, pero, cuando están en público, su inteligencia se traba. ¿Por qué? Porque la tensión emocional bloquea los campos de la memoria.

 

¿Qué tipo de fobia perturba su emoción, controla la lectura de su memoria y paraliza su capacidad de pensar? Algunas mujeres tienen pavor a las cucarachas. No tienen miedo de enfrentar el mundo, pero la imagen de una cucaracha controla su inteligencia.



 

10- EL LENGUAJE DE LA EMOCIÓN: ¿Hasta qué punto usted ha aprendido el lenguaje de la emoción? ¿Usted vive represado dentro de sí mismo o sabe expresar sus sentimientos? Nunca olvide que la manera como los otros nos ven y reaccionan ante nosotros se debe, no a lo que somos, sino a lo que expresamos. Hay personas excelentes, pero con pésima capacidad de exteriorizar su amabilidad, sabiduría, preocupación por los otros.

 

Muchos padres, profesores, profesionales liberales, empresarios son excelentes en el contenido, pero tienen grave dificultad para hablar el lenguaje de la emoción y exteriorizar su cultura, sus ideas y sus emociones. Es posible que pasen una imagen de arrogantes y autoritarios, aunque sean humanos y humildes.


Es mucho mejor prevenir que se críen registros enfermizos en el MUC y en el ME, pues al ser registrados, la tarea de reeditarlos es compleja y exige tiempo, paciencia y perseverancia.

 

Nadie debe desanimarse por haber registrado varios conflictos en su memoria. Lo que se debe saber es que no hay milagro para superar los conflictos de nuestra personalidad. A veces, reurbanizamos algunos tugurios de la memoria, pero siempre hay otros en la periferia que nos hacen tener recaídas.



 

Lo importante es nunca desistir de la vida. No sea inmediatista. Nunca se decepcione de usted a tal punto que usted desee dejar de caminar. Aún con lágrimas es preciso seguir reescribiendo la imagen de la droga, del humor deprimido, de los conflictos, en fin, de todo lo que obstruye nuestra inteligencia y nos impide ser libres.

 

Cuando menos lo espera, descontaminará sus ríos, iluminará sus calles, construirá plazas llenas de flores y será una persona más feliz.


INTELIGENCIA MULTIFOCAL LECCIÓN N°6

Publicado en 8 febrero 2009 por OSCAR ITHAMAR MORALES MERIZALDE

  
11- EL PENSAMIENTO: Si usted nunca gastó horas contemplando las reacciones de un niño, entonces no ha conocido uno de los mayores placeres humanos, el placer de encantarse con la propia vida. Si no logra encantarse con los secretos que rodean el funcionamiento de la mente de un niño, difícilmente tendrá tiempo y habilidad para admirar su propia vida.

 

Haga una pausa y observe el mundo admirable de los pensamientos y emociones. ¿Cómo pensamos? ¿Cómo penetramos en lo oscuro de la memoria en milésimas de segundo? ¿Cómo encontramos en medio de billones de opciones los elementos que confeccionan las cadenas de pensamientos? ¿Cómo tenemos certeza de que los verbos que empleamos en la construcción de las ideas son exactamente los que queríamos utilizar?



 

El mundo de los pensamientos contiene hechos insondables. La ciencia nunca conseguirá revelarlos completamente. ¿Por qué? Porque todo pensamiento sobre los fenómenos que están contenidos en el pre-pensamiento, o sea, que forman el pensamiento, ya es un pensamiento elaborado y nunca el pre-pensamiento en sí.

 

Cuando los seres humanos hayan explorado intensamente el inmenso espacio y el pequeño átomo y tengan tiempo para volver al interior de sí mismos, comprenderán que la ciencia tiene sus límites exploratorios. Los mayores misterios no están en el origen del universo, sino en el origen de la inteligencia, en la construcción de las más sencillas ideas. Imagínese que cuando un niño piensa, aunque esté abandonado en las calles, realiza un hecho más complejo que todas las investigaciones de Harvard.



 

¿Usted queda asombrado cuando observa a las personas que están pensando, sintiendo y cambiando experiencias en las relaciones sociales? Los programas de la Microsoft son sistemas arcaicos comparados con los fenómenos que nos hacen producir los momentos de alegría y tristeza, tranquilidad y ansiedad. Su inteligencia, como la de cualquier ser humano, es espectacular. Y aunque usted tenga muchos defectos, nunca se disminuya delante de nadie. Toda discriminación es inhumana y carece de inteligencia.

 

Si usted nunca ve la grandeza de la vida, difícilmente logrará honrar a las personas que carecen de privilegios.



 

Es lamentable percibir que muchas personas viven sus vidas con banalidad, disminuyéndose unas a otras, midiéndose por la cuenta bancaria, diplomas académicos y status social.

 

Si usted se encuentra con el presidente de su país que atraviesa una calle, y cercano a él está un niño desprotegido socialmente, apriete primero la mano del niño. Él es tan importante como aquel y necesita más de usted. Necesita honrar solemnemente el espectáculo de la vida.



 

12- SIN AMOR, LA VIDA NO TIENE SENTIDO: Si nuestra mente fuera limitada como la de una computadora, ciertamente eliminaríamos a nuestros hijos problemáticos, dependientes o deficientes. Sin embargo, cuantas más dificultades tienen ellos, más vínculos creamos y más los amamos.

 El arte de amar para aprenderlo, es necesario cultivar la contemplación de lo bello, la tolerancia, la capacidad de perdonar y la paciencia. Amar es una palabra fácil de decir pero difícil de vivir. Muchos no tienen ni siquiera las reservas para amarse a sí mismos, que decir para las personas de fuera. Pero, sin amor, ¿qué sentido tiene la vida?

 

Él renueva las esperanzas, reanima el alma, reaviva la juventud de la emoción. Quien no ama envejece precozmente su emoción, lo que es grave. Quien ama, aunque esté en un asilo, vive en la primavera de la vida. Su usted aprende a amar, será un eterno joven, aunque sea anciano. En caso contrario, será un viejo aunque sea joven.



 

El amor que usted tenga por su trabajo indica cuánto se dedica a él y cuánto placer deriva de él. El amor que usted tenga por la vida, indica qué sentido de la vida tiene y cuánto invierte en ella. Pare para observar la vida, aprenda el secreto del amor.


INTELIGENCIA MULTIFOCAL LECCIÓN Nº7

Publicado en 24 marzo 2013 por OSCAR ITHAMAR MORALES MERIZALDE
EL AMOR HACE MÁS FUERTE A LAS MUJERES: Los trastornos emocionales, tales como la depresión y la ansiedad, son más frecuentes en las mujeres. Aparentemente, los hombres son más sólidos emocionalmente; se protegen más y sufren menos impactos de los estímulos estresantes que ellas.
¡No es verdad! Las mujeres tienen más trastornos emocionales no porque son más frágiles, sino porque poseen el campo de energía emocional más dilatado que de los hombres. Esa característica se debe tanto al contexto genético como, principalmente, al contexto social.
Como investigador (Dr. Cury) del funcionamiento de la mente, quisiera corregir un error que existe desde hace siglos en las sociedades modernas y primitivas que afirma que las mujeres son más frágiles que los hombres. Las mujeres aman más, son más poéticas, más sensibles, se entregan más y viven más los dolores de los demás que los hombres. Además de eso, son más éticas, causan mucho menos trastorno social y cometen menos crímenes que nosotros. Por tener una emoción más rica que la nuestra, ellas tienen menos protección emocional y, por consiguiente, están sujetas a dolencias emocionales.
Las mujeres son, por tanto, paradójicamente más frágiles y, al mismo tiempo, más fuertes que los hombres. Se enferman más en el campo de la emoción porque navegan más lejos. Por eso no trate de entender las reacciones de las mujeres. Muchos comportamientos de ellas son incomprensibles, van más allá de los límites de la lógica.

El único problema es que las mujeres, por tener una emoción más dilatada, suelen ser blanco más fácil de las propagandas y, por eso, a veces, gastan más de lo que necesitan. Pero nadie es perfecto. Los hombres son rápidos para exigir y lentos para comprender.




EL SÍNDROME SPA: EL ENFERMARSE COLECTIVO: He hecho investigaciones (Dr. Cury) sobre los niveles de estrés, ansiedad. Las personas han sido víctimas del Síndrome SPA, el Síndrome del Pensamiento Acelerado. Ese síndrome no es una enfermedad siquiátrica en sí, aunque pueda desencadenarla. Representa un estilo de vida enfermizo.

La vida ya tiene sus complicaciones y, por tener una mente agitada, que no se desliga de los problemas, nosotros la complicamos todavía más. Cuando descubrí ese síndrome, percibí que es epidémico. Afecta, en diferentes grados, a la gran mayoría de las personas de las sociedades modernas. Sus características son: pensamiento acelerado, cansancio físico exagerado e inexplicable, irritación, déficit de concentración, déficit de memoria, insatisfacción, humor fluctuante, etc.


Quien tiene el síndrome SPA no deja de pensar en los problemas que todavía no se han presentado. Tiene más placer en los desafíos que en las conquistas. Nunca descansa su emoción. No soporta la rutina pues no sabe destilar el placer en las cosas sencillas de la vida. Es frecuente que ataque a personas muy responsables, pero que no saben desacelerar sus pensamientos. Viven para pensar y no piensan para vivir.


Muchos colegas científicos no percibieron que el mundo está más violento no solamente porque hemos tenido fallas en la educación escolar y familiar, sino también, y principalmente, porque el ritmo de construcción de pensamiento del hombre se aceleró de un siglo para acá.


En el pasado, el ser humano pensaba a un ritmo más lento, excitaba menos su emoción y desencadenaba menos ansiedad, fluctuación de humor, agresividad, intolerancia a las contrariedades. Hoy el hombre no desconecta su mente. Desconecta el carro, la computadora y el televisor, pero no sabe desconectar su mente. Algunos sueñan demasiado y otros tienen insomnio.


Pensar es un proceso inevitable para el homo sapiens, nadie logra parar de pensar, solamente desacelerar y administrar los pensamientos. Hasta la tentativa de parar de pensar es ya un pensamiento. Pero pensar excesivamente es un problema. Si usted piensa demasiado, ciertamente gasta energía exagerada de su cerebro y tiene como consecuencia una fatiga excesiva. Si su médico no está bien informado, pensará que usted está anémico o estresado y le prescribirá vitaminas. Si usted se alimenta bien, las vitaminas no le ayudarán, pues su problema está en su estilo de vida, usted está con el síndrome SPA.

¿Cuáles son las causas? Una de ellas es el exceso de informaciones. Cada diez años las informaciones se duplican en el mundo. Las otras causas están ligadas con el exceso de preocupaciones sociales, problemas existenciales, actividades sociales y profesionales. Los niños tienen exceso de actividades, no tienen tiempo para jugar.


Un niño de siete años tiene más informaciones que una persona ancana de setenta años de cultura media. Una memoria abarrotada con informaciones frecuentemente poco útiles genera una hiperaceleración de pensamientos y, en consecuencia, el síndrome SPA. Por eso son inquietos y agitados en la sala de clase. También por eso es difícil entrar en el mundo de ellos e influenciarlos. Creen que entienden de todo, pero tienen poquísima experiencia de vida. Confunden informaciones con experiencias. Ahora podemos entender por qué las teorías educacionales y los manuales de comportamiento ya no funcionan.


La paranoia de la estética, la preocupación excesiva con cada gramo y cada curva del cuerpo ha destruido la autoestima de millones de personas, principalmente de los adolescentes y de las mujeres.


La paranoia de ser el número “uno” genera una competencia predatoria que ha consumido los mejores años de vida de funcionarios y ejecutivos. La paranoia del consumismo ha hecho que innumerables personas vivan en función de necesidades que no son prioridades. Todas esas situaciones invaden la mente humana y estimulan excesivamente los fenómenos que leen la memoria y construyen pensamientos, generando el síndrome SPA.


Los medios de comunicación, tan importantes para la democracia y la libertad de expresión, terminan por producir un efecto colateral pernicioso.


Actualmente, todos los días, las miserias de los varios continentes son traídas a nosotros en cuestión de segundos. Los ataques terroristas, las masacres entre hindúes y musulmanes en la India, los conflictos entre judíos y palestinos penetran no solamente en nuestras casas, sino también en nuestras memorias.


El mundo está demasiado serio. La sonrisa hace mucho tiempo que dejó de ser titular de prensa. Las miserias humanas son ahora los titulares.

¿Usted logra ver más allá de los horizontes de sus problemas y proclamar a pleno pulmón que vale la pena vivir?

Debemos desconectar un poco la TV, cerrar un poco los periódicos y volver a hacer cosas sencillas: andar descalzo en la arena, cuidar las plantas, criar animales, hacer nuevos amigos, conversar con los vecinos, saludar a las personas con una sonrisa, leer buenos libros, meditar sobre la vida, expandir la inteligencia espiritual, escribir poesías, rodar en el tapete con los niños, reír de nuestra seriedad, hacer el ambiente de trabajo un oasis de placer y descentración.

Aparezca de vez en cuando vestido de payaso delante de sus hijos o de los niños internos en los hospitales. Dé un baño al síndrome SPA. Aquiete su mente, cambie su estilo de vida. Mude su agenda.


¿A las personas les gusta estar con usted? Si usted es una persona agradable, usted es una persona rica, aunque no tenga dinero. Si es desagradable, aunque sea rica, será apenas soportable.


Aprenda con el maestro de la vida (Jesús) a tener una vida social y emocional riquísima. Él era sociable, tenía innumerables amigos, le gustaba participar en fiestas, se invitaba a cenar en la casa de personas que no conocía, tenía tiempo para mirar las flores del campo, andaba en la arena, abrazaba a los niños, era un excelente narrador de historias, era un eximio observador de la naturaleza, hablaba de los misterios de la existencia, le gustaba frecuentar jardines, hacía mucho de lo poco, exhalaba felicidad, destilaba tranquilidad, hacía poesía de su miseria. Jesucristo era una persona tan agradable que las personas se disputaban para permanecer a su lado.


POR CAROLINA CATTANEO:
A todos nos pasa: nuestra mente muchas veces nos enrosca hasta el infinito, nos mete de lleno en laberintos donde la crítica, los miedos y las preocupaciones nos atrapan en un look del que creemos que no vamos a poder salir jamás. Pero ¡pará! No desesperes. Porque la ciencia está cada vez más preocupada por entender cómo funciona exactamente la mente y cómo podemos gestionar nuestros pensamientos. Parece imposible, ¿no? Pero el psiquiatra y psicoterapeuta Augusto Cury, uno de los autores más leídos de Brasil en esta década, trabaja para encontrar herramientas prácticas que nos ayuden a aliviar el exceso de información de la era en que vivimos. En su visita a Buenos Aires, charló con nosotros y nos contó los secretos de la inteligencia multifocal.
En definitiva, ¿de qué se trata?
Esta teoría tiene cinco grandes áreas de estudio. La primera es la construcción del "yo" como autor de nuestra propia historia. La segunda son los papeles conscientes e inconscientes de la memoria. La tercera, la transformación y la educación de la emoción. La cuarta, que es la última frontera de la ciencia, son los procesos de construcción del pensamiento. Y la quinta, los de formación de pensadores. Es una teoría que desarrolla múltiples herramientas para prevenir trastornos psíquicos, la tiranía de la belleza, la anorexia, la bulimia, los miedos, la baja autoestima, la timidez e, incluso, la depresión y las enfermedades psicosomáticas.
Los "actores" de la mente:
La inteligencia multifocal estudia las variables y los fenómenos universales conscientes e inconscientes -por eso recibe el nombre de "multifocal"- que están en la base de la construcción de los pensamientos. Cury postula que el 'yo' es el actor principal, pero que hay otros actores secundarios que investigan y leen "ventanas" del cerebro y producen el mundo de los pensamientos y de las emociones.
¿Cómo contribuyen estas ideas a la calidad de vida?
La calidad de vida no es apenas un bienestar, una tranquilidad momentánea o un estado de placer intenso. Es una historia existencial, una historia emocional. Para desarrollarla, es fundamental gestionar los pensamientos. Si no cuestionamos, impugnamos y criticamos los pensamientos perturbadores, las emociones angustiantes, los sufrimientos por anticipación, en los primeros cinco segundos dan lugar a un fenómeno llamado registro automático de la memoria (RAM), que hace que queden registrados por el córtex cerebral y ahí abren una ventana traumática, o "ventana killer", como yo las llamo. Estas ventanas no pueden ser borradas de nuestra mente y, poco a poco, lo que hay allí se convierte en basura psíquica.
¿Cómo es el proceso de reflexionar sobre lo que pensamos, cuando a veces no somos conscientes de eso?
La técnica se llama "mesa redonda del yo". Nuestro "yo" va a reunirse con nuestros fantasmas emocionales, las falsas creencias o la capacidad de autosabotear nuestra felicidad y timidez. Usa el arte de la duda, que es el principio de la sabiduría. En el silencio mental, a través de preguntar, de cuestionar cómo surgió, cómo se construyó esa falsa creencia o ese sentimiento de culpa, una persona va "domesticando" los fantasmas. Si no lo hace, la "ventana killer" se ve retroalimentada y la experiencia traumática va aumentando.
Lavarnos los dientes, mapear los fantasmas:
La buena noticia es que podemos "reeditar" nuestros archivos traumáticos, aunque no borrarlos. La propuesta es que hagamos un mapeo de nuestras dificultades y conflictos, que entremos dentro de nosotros mismos y nos preguntemos qué cosas nos bloquean y nos perturban. Por ejemplo, "¿por qué soy tímido?", "¿por qué no puedo hablar en público?", "¿por qué no me siento hermoso?". Cury explica que es un trabajo consciente aplicar el arte de la duda, casi como un hábito más. Con la misma regularidad con que nos lavamos los dientes cada día, deberíamos poder dedicar al menos un minuto, o treinta segundos, para confrontar nuestros pensamientos.
¿Entonces hay manera de pararlos?
Podemos cambiarlos, manejarlos, gestionarlos, pero no podemos interrumpirlos. ¿Por qué? Porque la tentativa de la interrupción ya es un pensamiento. El fenómeno del autoflujo lee nuestra memoria miles de veces por día, para producir la mayor fuente de entretenimiento, placer, ánimo y motivación. Pero nosotros sobreexcitamos ese fenómeno y producimos el "síndrome del pensamiento acelerado" (SPA).
¿Qué es el spa y cómo impacta en la calidad de vida?
En el pasado, la cantidad de información se duplicaba cada 200 años. Hoy, se duplica cada un año. Un niño de 7 años tiene más información que la que tenía un emperador romano en el pasado. La hiperproducción del pensamiento genera síntomas: fatiga, dolor de cabeza, ansiedad, desconcentración y déficit de memoria. Por eso, debemos entrenar la mente para desacelerar los pensamientos, conquistar eso que el dinero no compra y contemplar lo bello todos los días. Es pensamiento inteligente contra pensamiento perturbador.
¿Cómo desacelerar la mente?
Relájate durante lapsos de corta duración a lo largo del día, por uno o dos minutos, para rescatar experiencias placenteras y proyectos.
Disfruta de pequeños estímulos cotidianos: abrazos, caricias, elogios, las flores o los atardeceres.
Motiva a los niños para que lean, aprendan arte y música o siembren flores.

Invierte en sueños que te inspiren, que sean rentables para las emociones.


Considera el sueño como un momento inviolable. Si es posible, dormir más de ocho horas al día, los sábados y domingos.
Los fines de semana son un tiempo sagrado. No los utilices jamás como una extensión del trabajo.
No sufras por adelantado ni te angusties por cosas que todavía no pasaron. No organices un "velorio" antes de tiempo.
Usa el arte de la crítica en contra de cada pensamiento perturbador, cada preocupación paralizante y cada idea aterradora.
Salir de vacaciones con regularidad; lo ideal serían dos períodos de 15 días (uno cada semestre), en lugar de un mes entero cada año.
Los diferentes métodos para aquietar la mente, divulgados a través de los siglos, hacen énfasis en una adecuada respiración, concentración, meditación, contemplación de la naturaleza, música acompasada o sonido alfa. Estudios científicos resaltan el entrenamiento de la mente, para cambiar el funcionamiento del cerebro y sanar todos los trastornos mentales detectados.
El vertiginoso avance de la informática ha puesto en las manos del ser humano, aparatos electrónicos cada vez más avanzados para acceder a una información y cúmulo de datos inimaginables.
Nuestra mente no estaba preparada para administrar ese flujo enorme de datos. Los padres y los profesores, quienes no conocen los métodos para orientar a los estudiantes, no encontramos qué hacer ante la adicción digital y sus graves consecuencias.

En el libro “Mentes brillantes, mentes entrenadas”, el Dr. Augusto Cury, psicólogo brasileño, pone a la disposición de los responsables de la educación y público en general, una serie de recomendaciones prácticas. Asevera el Dr. Cury:


“Es muy probable que gran parte de la población mundial, padezca del S.P.A. (síndrome del pensamiento acelerado), y alertó de que agitamos algo que debería ser intocable en la edición de los pensamientos: la velocidad del funcionamiento de la mente. No administrar el proceso de construcción del pensamiento es imprudente, como ir en un vehículo sin dirección o en un avión sin plan de vuelo. Así es imposible no tener un accidente.
Las causas del S.P.A. son: exceso de información, exceso de actividades, exceso de estímulos, exceso de preocupaciones. Para explicarlo claramente, en otros tiempos, la cantidad de información se duplicaba en dos o en tres siglos, y ahora lo hace en cinco años. Un niño de apenas siete años, probablemente reciba hoy más información que un emperador romano, quien dominaba el mundo. Más que los destacados filósofos de la antigüedad. Pero es información desordenada que satura la mente, y no se transforma en conocimiento ni en experiencia. Por lo tanto estresa el cerebro.
El sistema social, del cual no tienen culpa los padres ni profesores, construido por el mismo ser humano, perpetró un crimen contra la mente. Cometemos uno de los peores errores de toda la historia en contra de la infancia, pues los niños viven alterados e intranquilos, son consumistas e impacientes, no conocen la solidaridad ni la compasión…”.
Dentro de ese cúmulo desordenado de información se encuentran los mensajes neutros, a los cuales no les damos importancia, otros mensajes que llegan a la conciencia provenientes de la dimensión inferior que sí son nocivos, pues se derivan de la emoción “miedo”; y los otros mensajes recibidos de la dimensión superior que se relaciona con el “amor”, y ellos se acumulan automáticamente en la memoria.
El niño, joven o adulto, que no tiene entrenada la mente para refrenar esa agitación mental, cae víctima de todos los desórdenes mentales obsesivos a muy temprana edad unos, y sin tiempo para reescribir la historia otros, por falta de esa dirección mental, poniendo en vilo los estudios, su estabilidad emocional familiar y su vida. Otros caerán en las garras de las drogas hundiéndose en el fango de esas adicciones.
La única forma de equilibrar la mente, es trascender ese yo inferior tan bien alimentado hoy por ese mundo de competencia, de paranoia por el consumismo sin freno, para viajar a nuestro interior y conocer el tesoro que es real, que si vale la pena, nuestra mente y el espíritu.

EL SÍNDROME DEL PENSAMIENTO ACELERADO
Un niño que mira una hora de televisión está expuesto a procesar información acerca de más de setenta personas, de las más diferentes características de personalidad. Pensemos en una teleserie, en que hay personajes audaces, personas tímidas, de diferentes clases sociales y oficios. Dr. Augusto Cury, autor del libro "Padres brillantes, maestros fascinantes." Fuente: El Mercurio
La psicóloga Neva Milicic, sostiene en el Suplemento Ya, del diario El Mercurio, que muchos padres y profesores se quejan de que los niños y adolescentes no saben pensar, que saltan de un tema a otro, sin profundizar en ninguno y sin realizar un análisis crítico de la información que reciben.

 

Augusto Cury describe en su libro "Padres brillantes, maestros fascinantes", el síndrome del pensamiento acelerado, que consiste en un aumento de la velocidad de los pensamientos que tiene como efecto una disminución de la capacidad de concentración y un aumento de la ansiedad. Este síndrome sería generado por la enorme cantidad de estímulos a los que están expuestos los niños y los jóvenes.



  

A modo de ejemplo, el autor describe que un niño que mira una hora de televisión está expuesto a procesar información acerca de más de setenta personas, de las más diferentes características de personalidad. Toda esta información no alcanza a ser elaborada en forma profunda, porque apenas recibido el impacto emocional de ver imágenes y antes de que pueda realizar una reflexión, otro estímulo se presenta en su mente. El autor plantea que un niño de siete años ha archivado en su memoria más información que la que tenía hace un siglo una persona de setenta.

Uno de los efectos de esta verdadera avalancha de información es que las personas no logran tranquilizar su cerebro, y así sufren de un pensamiento acelerado y no logran gobernar ni organizar sus pensamientos, que se les vienen en tropel.

  

Este síndrome sería como una especie de hiperactividad mental, la que no se trataría como en los casos de niños con déficit atencional de un cuadro genético, sino que será funcional, por exceso de estímulos visuales.



  

Un niño que para funcionar se acostumbra a tener una enorme multitud de estímulos, termina por hacerse dependiente de ellos. Se trata de una dependencia sicológica. Muchos padres y profesores se quejan que les cuesta mucho que sus hijos les presten atención.

  

Los niños y adolescentes sometidos a este bombardeo de estímulos presentan otros síntomas, como irritabilidad, olvidos frecuentes, y dolores de cabeza entre otros. Los olvidos son producto de que es imposible contener esa cantidad de información en la memoria, por lo que se interfiere el recuerdo. Cury plantea que el cerebro bloquea información como una forma de gastar menos energía.



 

Disminuir el tiempo frente al televisor, y cambiar la niñera electrónica por la posibilidad de establecer vínculos, con personas que puedan enseñar a los niños el valor de la ternura, la generosidad, la tolerancia ante las diferencias, y a ser sensibles al dolor de los otros, es una buena manera de ayudar a pensar con tranquilidad.

  

Además ayuda a disminuir este pensamiento acelerado, darse el tiempo para conversar con los niños, en una atmósfera calmada, en que las experiencias de los niños se escuchen de modo que puedan razonar, elaborar, esquematizar y organizar sus pensamientos. De esta manera se logrará que la información lo inspire, que en ocasiones lo haga pensar, por ejemplo en cómo mejorar sus relaciones personales y en cómo convertirse en una mejor persona.



 

Un aporte a la salud mental de los niños pasa por no alimentarlo de basura y no dejar que la memoria de su hijo se transforme, como decía Cury, en un depósito de datos inútiles, que se archivan en la memoria, sin siquiera los niños estar conscientes que están registrando.


Neva Milicic.

Suplemento Ya.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos