Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente departamento de salud psicología y comunidad licenciatura en psicología proyecto de aplicación profesional (pap)



Descargar 2.12 Mb.
Página14/15
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño2.12 Mb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15
Fotografía 6: “Simbolizando

Fuente: Capturada en el trabajo de campo (2016).
Existen una segunda serie de situaciones que se identifican con las expectativas de en las prácticas de cuidado, estos se relacionan con los deseos que la persona puede llegar a tener, ya sean deseos de lograr algo, o poder evitar situaciones que ven en el otro y no quieren llegar a vivir; es en esta segunda clase de deseos donde se desarrollan las prácticas de cuidado que son realizadas por ellos mismos.
Las prácticas de cuidado realizadas por ellos mismos, tienen una doble dirección ya sea que se dirigen a otros, o al cuidado de sí mismo. Ambos se abordarán de manera individual. Para Vázquez (2014), las prácticas de cuidado son un sistema complejo de beneficios, pero que conlleva también costos. La práctica más común que el adulto mayor llega a realizar para otros es el cuidado de los nietos; mismo que fue mencionado por distintas personas durante el desarrollo del taller.
La segunda parte de las prácticas realizadas para el cuidado de sí, tienen que ver con que el Adulto Mayor se empodera y logra marcar ciertas acciones que tienen que ver con las áreas del cuidado, las cuales de acuerdo a Robles (2007), son tres:


  • La enfermedad: “Ahorita que estoy mal de una rodilla y esta la feria de Aguascalientes y me dice mi hija que vaya y le digo no me quedo porque tengo que cuidar mi rodilla” (Adulto Mayor, sesión 6, actividad sobre limitantes, CEMAM, 2016).

  • El hogar:  “Pues tener un pensamiento positivo, distraerme, que ver una película o salirme a caminar, platicar con una amiga” (Adulto Mayor, sesión 5, “satisfacción de vida”, CEMAM, 2016).

  • La biografía: “Lo que he hecho es ir a pláticas del templo, venir aquí, para sentirme mejor, porque no quiero estar triste y enojada” (Adulto Mayor sesión 5, “Satisfacción de vida”, CEMAM, 2016.

Las prácticas de cuidado que se realizan para el bienestar propio, ayudan a ir logrando beneficios en la persona, que van desde la salud, autoestima y buenas relaciones. En contraparte, también están ciertas actividades que aparentemente procuran la salud, pero al mismo tiempo la deterioran; como lo descrito en una de las sesiones, en donde una de las mujeres solicitó permiso para tomar su medicina, después de acceder, ella decidió tomar su medicina para el parkinson con una Coca- Cola (nota de campo 6).

Una vez abordado lo anterior, es importante mencionar que el Adulto Mayor, es receptor de prácticas por parte de las personas cercanas a él; dentro del discurso del adulto mayor se da cuenta de cómo este tipo de cuidados es muy variado, desde cuidado emocional, hasta físico y económico.
Un ejemplo de lo anterior fue lo plasmado en la Nota de campo 1, con la temática de vejez: Una de las personas expresó tener problemas auditivos, otra de ellas le recomendó anotarse en una de las listas para que le brinden apoyo con un aparato de audición, la primera mujer respondió que no deseaba hacerlo hasta que una de sus conocidas lo hiciera y le dijera que no se sentía nada. A pesar de parecer una forma de ayuda la primera que compartió su problema de audición, no lo tomó del todo así, hasta cierto punto se tornó algo molesta ante la insistencia de las demás personas en que usara el aparato. “El cuidado está compuesto por acciones e interpretaciones acerca de las necesidades del otro y de cómo deben ser satisfechas, pero también por sentimientos que enlazan acciones y pensamientos” (Robles, 2007, pp 25). Las prácticas de cuidado se convierten así en un concepto subjetivo, debido a que de acuerdo a la persona y su contexto es lo que considerará como cuidado o no.
El adulto mayor simboliza el cuidado de distintas formas, ya que depende de una apreciación subjetiva de lo que cada una de las personas define como cuidado; pero una de las asistentes al taller define que recibir una práctica de cuidado es como “salir de un agujero”: “Como quien dice yo estaba como en un agujero y [...] me agarraron y me sacaron, tenía como una depresión y así, ya ahorita como que me agarraron y me levantaron, me gusta, se siente muy bonito; no se como expresarlo” (Semana 5 “Satisfacción de vida”, Adulto Mayor, CEMAM, 2016).

Debido a lo descrito anteriormente, se puede analizar que el taller fue utilizado como una práctica de cuidado por los asistentes, ya que por medio de los temas y lo que compartían, se fueron generando lazos, así como cambios en las concepciones que cada uno de ellos tenía sobre conductas y situaciones que poco favorecian el bienestar de la persona.


El Adulto Mayor a partir del taller, da cuenta de cómo ahora le resulta más sencillo el reconocer sus necesidades y buscar la solución para las mismas: “Yo necesito ayuda con mi problema de soledad, alguna de ustedes podría darme su teléfono” (Adulto Mayor, CEMAM, 2016, sesión 7 con la temática de “proyecto de vida”). Así mismo, hubo un cambio en la atención a su persona, reconociendo que han puesto a la familia antes que a ellos: “Me enseñaron muchas cosas, que a lo mejor por estar con los hijos, no ponemos atención con nosotros” (haciendo referencia a preocuparse solo por el bienestar del hijo y la familia) (Adulto Mayor, CEMAM, 2016, semana 5 “satisfacción en la vida”).
No todos cambios tienen que ver con el reconocer necesidad, hubo ciertos cambios importantes en los asistentes, los cuales son pertinentes mencionarlos, ya que se relacionan con lo que ahora definen que es vejez: “es una experiencia de reconocimiento”, “es una etapa, en donde la edad no es impedimento para lograr objetivos”; y la forma en la que se ven como Adultos Mayores: “tener nuevas bases para seguir”, “descubrí que tengo muchas cosas que cambiar para disfrutar mi vejez”. “Tengo voluntad de seguir viviendo cada día con el compromiso de ser feliz”, “Con ganas de seguir viviendo para mi”.
A pesar de lo antes mencionado, es importante señalar que aunque existen estas modificaciones, las mismas pueden regresar a las prácticas y concepciones pasadas si sucede un evento que se considera de importancia, las reconfiguraciones se pierden, como es el caso de un problema serio de salud; pero no es que se pierda el avance logrado, sino que regresa la sensación de factores externos que tienen un gran impacto en el quehacer diario. Ejemplo de esto es una señora que sufrió complicaciones de su enfermedad y estuvo en el hospital varios días:

La vejez nos trae debilidad, me siento que ya no puedo tanto, (sin embargo) he aprendido que tenemos que tomar decisiones por nosotras mismas y reconocer las cosas malas. Pensaba que hay que estar bajo el mando de los hijos y el esposo, (se) que el haber envejecido no es para que uno lo regañe ni lo humille (Adulto Mayor, CEMAM, 2016, sesión proyecto de vida).







Compartir con tus amigos:
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad