Instituto de seguridad y servicios sociales de los trabajadores del estado


DÍAS LABORALES EN LOS CENTROS DE TRABAJO



Descargar 5.27 Mb.
Página3/49
Fecha de conversión12.05.2019
Tamaño5.27 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   49



ANEXO 2-A
DÍAS LABORALES EN LOS CENTROS DE TRABAJO



CENTRO DE TRABAJO


DÍAS LABORALES


DELEGACION ESTATAL



LUNES A VIERNES 100% DE PERSONAL

SABADOS 100% DE PERSONAL EN TURNO MATUTINO


OFICINAS SUSTANTIVAS



LUNES A SABADO


HOSPITAL GENERAL



LUNES A VIERNES CON 100% DE PERSONAL

SABADOS Y DOMINGOS 50% DE PERSONAL



CLINICAS HOSPITALES



LUNES A VIERNES CON 100% DE PERSONAL

SABADOS Y DOMINGOS 50% DE PERSONAL



UNIDADES DE MEDICINA FAMILIAR

LUNES A SABADO



ESTANCIAS DE BIENESTAR Y DESARROLLO INFANTIL

LUNES A SABADO



ALMACEN ESTATAL

LUNES A SABADO





CENTRO DE TRABAJO

SABADOS

DOMINGOS

H.G. VASCO DE QUIROGA

26 ELEMENTOS

25 ELEMENTOS

C.H. APATZINGAN

6 ELEMENTOS

5 ELEMENTOS

C.H. LAZARO CARDENAS

4 ELEMENTOS

3 ELEMENTOS

C.H. SAHUAYO

3 ELEMENTOS

2 ELEMENTOS

C.H. PATZCUARO

5 ELEMENTOS

4 ELEMENTOS

C.H. ZACAPU

3 ELEMENTOS

2 ELEMENTOS

C.H. ZITACUARO

4 ELEMENTOS

3 ELEMENTOS

C.H. LA PIEDAD

3 ELEMENTOS

2 ELEMENTOS

U.M.F. VASCO DE QUIROGA

3 ELEMENTOS

2 ELEMENTOS

NOTA: SE HACE LA ACLARACIÓN QUE EL PERSONAL DEL TURNO NOCTURNO SERA DIARIO.

INSTITUTO DE SEGURIDAD Y SERVICIOS SOCIALES DE LOS TRABAJADORES DEL ESTADO


LICITACION PÚBLICA NACIONAL

NUMERO 00637143-007-05

“ SERVICIO DE LIMPIEZA Y ASEPSIA “


ANEXO NUMERO 3




“NORMAS OFICIALES”


DICIEMBRE DEL 2005

3. NOM-EM-001-SSA2-1999

SECRETARIA DE SALUD


NORMA Oficial Mexicana de Emergencia NOM-EM-001-SSA2-1999, Para la vigilancia, prevención y control de enfermedades transmitidas por vector.

Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.- Secretaría de Salud.


NORMA OFICIAL MEXICANA DE EMERGENCIA NOM-EM-001-SSA2-1999, PARA LA VIGILANCIA, PREVENCION Y CONTROL DE ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR VECTOR.

ROBERTO TAPIA CONYER, Presidente del Comité Consultivo Nacional de Normalización de Prevención y Control de Enfermedades, con fundamento en los artículos 39 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; 3o., fracción XV, 13, apartado A, fracción I de la Ley General de Salud; 48 de la Ley Federal Sobre Metrología y Normalización; 28 del Reglamento de la Ley Federal Sobre Metrología y Normalizacion y 6o., fracciones XV, XVII, 34, fracciones I, VI, y VII del Reglamento Interior de la Secretaría de Salud; he tenido a bien expedir la siguiente Norma Oficial de Emergencia NOM-EM-001-SSA2-1999, para la vigilancia, prevención y control de enfermedades transmitidas por vector;



1. INTRODUCCION

La presente Norma Oficial Mexicana de Emergencia:

a) se justifica por la importancia que, para la Salud Pública, representan estas enfermedades en cuanto a su magnitud y trascendencia, tomando en consideración la existencia de áreas que reúnen condiciones geográficas, epidemiológicas, demográficas y socioeconómicas, así como de marginación y pobreza de la población afectada, que favorecen su transmisión, se estima que cerca del 60% del territorio nacional presenta estas condiciones, donde residen más de 50 millones de personas y se localiza la mayor parte de los centros agrícolas, ganaderos, pesqueros, petroleros y turísticos importantes;

b) se fundamenta en principios científicos y tecnologías disponibles;

c) comprende aspectos generales de la vigilancia, prevención y control, aplicables a los seis padecimientos enunciados y aspectos específicos para cada uno de ellos;

d) coadyuva a integrar funcionalmente al Sistema Nacional de Salud, a las actividades que deben efectuarse en el marco de la descentralización y del Programa Nacional de Salud 1995-2000; y

e) en virtud de la generación constante de nuevos métodos y técnicas, considera la necesidad de efectuar investigación esencial, con particular atención en los factores de riesgo y las acciones operativas que, en su momento, deberán ser mejoradas e incorporadas, como procedimientos de vigilancia, prevención y control.

En el caso de que alguna otra enfermedad existente transmitida por vectores, o bien, alguna más que aparezca, incrementen su frecuencia y adquieran características de gravedad o peligro, así como en casos de emergencia epidemiológica, los preceptos de esta Norma Oficial Mexicana de Emergencia tendrán aplicación suplementaria sobre la materia.

Todas las instituciones del Sistema Nacional de Salud deberán efectuar gratuitamente las actividades comprendidas en esta Norma Oficial Mexicana de Emergencia.

2. OBJETIVO

La presente Norma Oficial Mexicana de Emergencia tiene como propósito establecer los conceptos, criterios, estrategias básicas, actividades, procedimientos y técnicas operativas del Sistema Nacional de Salud, a fin de disminuir el riesgo de infección, enfermedad, complicaciones o muerte por paludismo, dengue, oncocercosis, leishmaniosis, tripanosomosis y, rickettsiosis, así como los criterios para orientar las estrategias programáticas de coordinación, regionalización, estratificación y modernización de las actividades para su vigilancia, prevención y control.



3. CAMPO DE APLICACION

La aplicación de la presente Norma es obligatoria en el Territorio Nacional para el personal que compone el Sistema Nacional de Salud.



4. REFERENCIAS

Esta Norma Oficial Mexicana sustituye a las siguientes:

Norma Técnica No. 27, para la prevención y control de la oncocercosis en la atención primaria a la salud (Diario Oficial 7 de julio de 1986).

Norma Técnica No. 40, para la prevención y control del dengue, en la atención primaria a la salud (D.O. 8 julio de 1986).

Norma Técnica No. 348, para la prevención y control de la tripanosomosis, en la atención primaria a la salud (D.O. 17 de enero 1992).

Norma Técnica No. 350, para la prevención y control del paludismo, en la atención primaria a la salud (D.O. 8 de abril de 1992).

Norma Técnica No. 353, para la prevención y control de leishmaniosis, en la atención primaria a la salud (D.O. 19 de junio de 1992).

Norma para tifo transmitido por piojos, junio de 1979. SSA, Documento Técnico No. 2.

Lineamientos Generales para la prevención y control del tifo. septiembre de 1989.

Norma Técnica para la vigilancia epidemiológica del tifo transmitido por piojos. 1989.



5. ABREVIATURAS

SAGAR. Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural

SEMARNAP. Secretaría del Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca

INDRE. Instituto Nacional de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos

OPS. Organización Panamericana de la Salud

SSA. Secretaría de Salud

mm3: milímetros cúbicos

mm Hg. milímetros de mercurio

NOM. Norma Oficial Mexicana

OMS. Organización Mundial de la Salud

RCP. Reacción en cadena de polimerasa

SNS. Sistema Nacional de Salud

SUIVE. Sistema Unico de Información de Vigilancia Epidemiológica

TA. Tensión arterial

ULV. Volumen ultrabajo

SEP. Secretaría de Educación Pública

DIF. Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia

D.O. Diario Oficial

6. DEFINICIONES

Para efectos de esta Norma Oficial Mexicana, se entiende por:



Acaro: artrópodo de la clase Arachnida, del orden Acarina; algunos pueden ser hematófagos y transmitir enfermedades.

Acaricida: cualquier sustancia química que se utilice para eliminar garrapatas y ácaros.

Aedes: Género de la clase Insecta; del orden Diptera de la familia Culicidae, del que algunos mosquitos como Ae. aegypti y Ae. albopictus, son transmisores del flavivirus dengue. Este género puede transmitir, también, otros Arbovirus (causantes de fiebres hemorrágicas).

Agente infeccioso: elemento patógeno biológico, que puede causar la enfermedad; los más importantes para la salud son: 1) virus, 2) rickettsias, 3) bacterias, 4) protozoarios, 5) hongos y 6) helmintos.

Agua negra o servida: agua que ha sido utilizada por el ser humano para lavado o aseo y que además contiene diversos tipos de desechos sólidos y líquidos, incluyendo las excretas del hombre y de los animales.

Ambiente: medio circundante en que nacen, crecen, se reproducen y mueren los seres vivos y en el que se relacionan con todos los elementos físicos, químicos, biológicos y sociales que lo constituyen.

Albañal: conducto generalmente cerrado, cuya finalidad es desfogar las aguas negras o servidas.

Alcantarillado: sistema de tubería, de diferentes tipos de material y diámetro, para captar y conducir hacia un destino final las aguas negras, pluviales o residuales.

Aljibe o Cisterna: depósito construido con diferentes materiales generalmente subterráneo para colectar, almacenar y distribuir el agua.

Anopheles: Género de la clase Insecta, orden Diptera, de la familia Culicidae cuyas hembras transmiten de un humano a otro los Plasmodia causantes del paludismo. Entre las especies más importantes en México por ser vectores se encuentran An. pseudopunctipennis y An. albimanus.

Apirexia: sin fiebre.

Asperjar: rociar un líquido en gotas menudas.

Brote: ocurrencia de dos o más casos asociados, epidemiológicamente entre sí, y en un número superior al esperado. En algunos padecimientos, la ocurrencia de un solo caso se considera brote.

Cacharro: artículo diverso en desuso, que puede contener agua, y convertirse en criadero de mosquitos Ae. aegypti o Ae. albopictus, vectores del dengue.

Carga de Insecticida: cantidad de un preparado de insecticida, en polvo o líquido, necesaria para abastecer el depósito de una bomba aspersora.

Clorados: insecticidas, cuya estructura química contienen cloro. Debido a su poder residual y persistencia en el ambiente, se ha restringido su uso exclusivamente para fines de salud pública.

Control: aplicación de medidas para la disminución de la incidencia, en casos de enfermedad.

Control biológico: procedimiento que emplea seres vivos, o derivados de ellos, que se caracterizan por ser enemigos naturales de los vectores.

Control físico: procedimiento aplicado para disminuir o evitar el riesgo del contacto vector-humano, efectuando modificaciones en el medio ambiente para eliminar, reducir o modificar el hábitat de los transmisores, en forma temporal o definitiva.

Control químico: procedimiento aplicado contra los vectores, en sus estadios inmaduros y de imagos o adultos, utilizando sustancias tóxicas con efecto insecticida.

Criadero: lugar donde el vector hembra pone sus huevos desarrollándose posteriormente las fases de larvas, pupas y adulto.

Chapear: quitar la yerba.

Desinfestación: eliminación de seres pluricelulares parásitos a través de algún proceso físico o químico. Principalmente los artrópodos que se encuentran en el cuerpo de una persona, en la ropa, en el ambiente o en animales domésticos (chinche, piojo, pulga, mosco, garrapata, alacrán entre otros). Al referirnos a insectos podemos hablar de desinsectación.

Descacharrizar: recolectar y retirar cacharros de los predios.

Ecología: ciencia que estudia las relaciones de los organismos o grupos de organismos con su medio.

Ecosistema: unidad estructural, funcional y de organización, consistente en organismos (incluido el hombre) y las variables ambientales (bióticas y abióticas) en un área determinada, actuando recíprocamente intercambiando materiales.

Enfermedades transmitidas por vectores: padecimientos en cuya cadena de transmisión interviene un vector artrópodo, como elemento necesario en el desarrollo del parásito. Para los fines de la presente Norma, se consideran: paludismo, dengue, oncocercosis, leishmaniosis, tripanosomosis y rickettsiosis.

Equipo de aspersión: aparatos, generalmente bombas, diseñados para rociar al aire o sobre una superficie, los insecticidas.

Epidemiología: estudio de la frecuencia y características de la distribución de enfermedades, así como de los factores que las determinan, condicionan o modifican siempre en relación con una población, en un área geográfica y en un periodo determinados. Proporciona información esencial, para la prevención y el control de enfermedades.

Flavivirus: Género del Arbovirus de la familia Flaviviridae, al que pertenecen los cuatro serotipos causantes del dengue: Den-1, Den-2, Den-3 y Den-4.

Fomento de la salud: proceso cuyo objetivo es lograr la autorresponsabilidad social para el cuidado
de la salud.

Fumigación: desinfección o desinfestación que se realiza mediante el uso de vapores o gases tóxicos, para el control y eventual eliminación de especies nocivas para la salud o que causan molestia sanitaria.

Garrapata: artrópodo de la clase Arachnida, del orden Acarina, de mayor tamaño que los ácaros; hematófago principalmente de mamíferos. Su cuerpo no está dividido y tiene la apariencia de un saco; el tamaño varía ampliamente, según la especie, y puede dividirse en duros y blandos. Pueden transmitir virus y bacterias al hombre.

Hábitat: área o espacio con todos sus componentes físicos, químicos, biológicos y sociales, en donde los seres vivos encuentran condiciones propicias para vivir y reproducirse.

Hospedero: persona o animal vivo, que, en circunstancias naturales, permite la subsistencia o el alojamiento de un agente infeccioso.

Insecto: artrópodo de respiración traqueal, alado o no, con tres pares de apéndices y cuerpo dividido en tres regiones bien diferenciales: cabeza, tórax y abdomen.

Insecticida: sustancia química que mata insectos.

Imago: sinónimo de adulto; insecto que presenta los órganos sexuales desarrollados.

Imagocida: insecticida que mata imagos o adultos de insectos.

Larva, pupa y ninfa: estados juveniles de un insecto con desarrollo post embrionario de tipo holometabolo.

Larvicida: insecticida que mata larvas de los insectos.

Lutzomyia. Género del orden Díptera;, de la clase Insecta; cuyas hembras infectadas de las especies Lutzomyia olmeca, L. cruciata, L. longipalpis y L. diabólica, son las responsables de transmitir, de un reservorio al humano, los protozoarios del género Leishmania, causantes de la leishmaniosis.

Malla o pabellón: red protectora con determinado número de orificios por pulgada cuadrada.

Nebulización a ULV o volumen ultrarreducido: procedimiento para la aplicación espacial de los insecticidas, a dosis muy pequeñas en grado técnico, o soluciones concentradas menores de 500 ml/Ha, en gotas fraccionadas cuyo diámetro óptimo generalmente debe fluctuar entre 15 y 50 micras.

Onchocerca volvulus: especie de la clase Nematoda, que es el agente causal de la oncocercosis.

Organofosforados: insecticida donde el fósforo forma parte esencial de su estructura química, clasificado en el grupo de mediana toxicidad. Se utiliza en Salud Pública, por su característica de ser rápidamente biodegradado en el medio.

Ovipostura: acción y efecto de la hembra de los insectos transmisores, al depositar sus huevecillos
en el criadero.

Participación social: proceso mediante el cual se relacionan entre sí, individuos, grupos, instituciones públicas y privadas para identificar problemas de salud, elaborar programas de trabajo y coordinarse para su ejecución, gestión de recursos, control y seguimiento de acciones.

Parásito: organismo vivo que crece y se desarrolla, dentro o sobre el hospedero, a sus expensas, causándole daño.

Pediculicida: sustancias que se utilizan para eliminar piojos en todos sus estadios.

Piretroides: insecticidas clasificados en el grupo de baja toxicidad aguda, de origen sintético, desarrollados a partir de la investigación del piretro natural, irritantes ligeros.

Piojo: artrópodo del orden Anoplura; clase insecta y del género Pediculus, que se alimentan con sangre del hombre y animales domésticos.

Pediculosis: infestación de la cabeza, las partes vellosas del cuerpo y la ropa (especialmente a lo largo de las costuras interiores), por piojos adultos, larvas y liendres (huevos), que causan prurito intenso y excoriación del cuero cabelludo y del cuerpo por el rascado.

Pediculus humanus humanus o corporis: especie del piojo del cuerpo del ser humano transferido por contacto directo e indirecto a través de ropas; principal vector del tifo exantemático.

Pedículus humanus capitis: especie del piojo de la cabeza del ser humano, que se transfiere por contacto directo, de persona a persona.

Phtirius pubis: especie del piojo del pubis (ladilla) del ser humano, que se transfiere por contacto sexual.

Pulga: insecto del orden Siphonáptera (parásitos chupadores, hematófagos), ectoparásitos obligados de mamíferos; presentan el cuerpo comprimido lateralmente. Al parasitar a ratas, puede transmitir enfermedades como la peste y el tifo murino al hombre.

Prueba del torniquete: utilizada para evaluar la fragilidad capilar, consiste en la aplicación de presión en el manguito, hasta el nivel medio de la TA (Ejem.: Si el paciente tiene la TA de 120/80 mm./Hg. aplicar 100 mm./Hg., de presión, durante 5 minutos), siendo positiva 20 petequias o más por 2.5 centímetros cuadrados, debajo del área que cubre el brazalete.

Reduviidae: familia de insectos, que incluye los géneros Triatoma, Rhodnius y Panstrongylus, “chinches de trompa hocicona”, que tiene capacidad para transmitir, de un reservorio animal o de uno a otro humano, los protozoarios Trypanosoma cruzi, agente causal de la Tripanosomosis.

Rickettsia: parásito intracelular obligado, Gram negativo, pequeño, en forma de cocobacilo, que se multiplica por división binaria y es causante de diversas enfermedades conocidas como Rickettsiosis.

Rodenticida: sustancia química, que se utiliza para eliminar a los roedores, generalmente por ingestión.

Rociado domiciliario: aplicación de un insecticida de efecto residual variable, en las superficies de las viviendas y de sus anexos.

Simulium: género de la familia Simulidae, del orden Díptera, de la clase Insecta, cuyas hembras infectadas con las microfilarías de O. volvulus, transmiten la oncocercosis de una persona a otra.

Tamizaje: examen, o prueba inicial, para diagnóstico presuntivo de alguna patología.

Tratamiento profiláctico: suministro de medicamentos, a grupos de población o individuos en riesgo de contraer una enfermedad, por residir en o trasladarse hacia áreas endémicas. Para fines de esta Norma, se considera tratamiento profiláctico antipalúdico y contra la oncocercosis. Estos tratamientos tienen la finalidad de evitar o disminuir las manifestaciones clínicas de la enfermedad, si se adquiere y, además, eliminar la fuente de infección del humano.

Triatomineos: insectos del orden Hemíptera, de la familia Reduviidae, subfamilia Triatominae, cuyas especies de los géneros Rhodnius, Panstrongylus y Triatoma, al estar infectadas y picar al hombre, depositan sus deyecciones sobre la piel, para transmitir Trypanosoma cruzi, causante de la Trypanosomosis Americana.

Vector: para efectos de esta NOM, se refiere al artrópodo que transmite el agente causal de una enfermedad, entre humanos y diferentes animales, sea por picadura, mordedura, o por sus desechos.

Vigilancia epidemiológica. Estudio permanente y dinámico del estado de salud, así como de sus condicionantes en la comunidad.

Zoonosis: infección o enfermedad infecciosa transmisible, en condiciones naturales, de animales vertebrados al hombre. Puede ser enzoótica o epizoótica.

7. CODIFICACION

De acuerdo con la X Revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades transmitidas por vector se codifican de la siguiente manera:




Clave de Codificación

Padecimiento

Dengue

A90


A91

Fiebre del Dengue (Dengue Clásico)

Fiebre del Dengue (Dengue Hemorrágico)



Paludismo

B50


B50.0

B50.8

B50.9

B51


B51.0

B51.8


B51.9

B52


B52.0

B52.8

B52.9

B53


B53.0

B53.1


B53.8

B54


Paludismo (Malaria) debido a Plasmodium falciparum

Paludismo debido a Plasmodium falciparum con complicaciones cerebrales

Otro paludismo grave y complicado, debido a Plasmodium falciparum

Paludismo debido a Plasmodium falciparum, sin otras especificaciones

Paludismo (Malaria) debido a Plasmodium vivax

Paludismo debido a Plasmodium vivax, con ruptura esplénica

Paludismo debido a Plasmodium vivax, con otras complicaciones

Paludismo debido a Plasmodium vivax sin, complicaciones

Paludismo (Malaria) debido a Plasmodium malariae

Paludismo debido a Plasmodium malariae, con nefropatía

Paludismo debido a Plasmodium malariae, con otras complicaciones

Paludismo debido a Plasmodium malariae, con o sin complicaciones

Otro paludismo (Malaria) confirmado parasitoscópicamente.

Paludismo debido a Plasmodium ovale

Paludismo debido a plasmodia (os) de los simios

Otro paludismo, confirmado parasitoscópicamente, no clasificado en otra parte

Paludismo (Malaria) no especificado


Leishmaniosis

B55


B55.0

B55.1


B55.2

B55.9


Leishmaniosis

Leishmaniosis visceral Kala-azar

Leishmaniosis dérmica post Kala-azar

Leishmaniosis cutánea

Leishmaniosis mucocutánea

Leishmaniosis no especificada



Oncocercosis

B73


Oncocercosis

Ceguera de los ríos

Infección debida a Onchocerca volvulus

Oncocerciasis



Enfermedad de Chagas

B57


B57.0

B57.1


B57.2

B57.3


B57.4

B57.5


Enfermedad de Chagas

Enfermedad de Chagas, aguda, que afecta al corazón

Enfermedad de Chagas, aguda, que no afecta al corazón

Enfermedad de Chagas (crónica), que afecta al corazón

Enfermedad de Chagas (crónica), que afecta al sistema digestivo

Enfermedad de Chagas (crónica), que afecta al sistema nervioso

Enfermedad de Chagas (crónica), que afecta a otros órganos


Rickettsiosis

A75


A75.0

A75.1


A75.2

A75.3
A75.9

A77

A77.0



A77.1

A77.2


A77.3

A77.8


A77.9

Tifus

Excluye: Rickettsiosis debida a Ehrlichia sennetzu (A79.8)

Tifus Epidémico, debido a Rickettsia prowazekii, transmitido por piojo

Tifus clásico (fiebre)

Tifus epidémico (transmitido por piojo)

Tifus recrudecente (enfermedad de Brill-Zinsser)

Tifus debido a Rickettsia typhi

Tifus murino (transmitido por pulgas)

Tifus debido a Rickettsia tsutsugamushi

Tifus (transmitido por ácaros) de las malezas

Fiebre de Tsutsugamushi

Tifus no especificado

Tifus SAI

Fiebre maculosa (Rickettsiosis transmitida por garrapatas)

Fiebre maculosa debida a Rickettsia rickettsii

Fiebre maculosa de las Montañas Rocosas

Fiebre de San Paolo

Fiebre maculosa debida a Rickettsia coronni

Fiebre maculosa debida a Rickettsia siberica

Fiebre maculosa debida a Rickettsia australis

Otras fiebres maculosas

Fiebre maculosa no especificada

Tifus transmitido por garrapatas SAI


Efecto Tóxico del contacto con animales venenosos

T63.


T63.2

T63.3


T63.4

T63.9

Veneno de alacrán

Veneno de arañas

Veneno de otros artrópodos

Picadura o mordedura de insecto venenoso

Efecto tóxico del contacto con animales venenosos, no especificado


8. DEFINICION DE CASO

Para efectos de esta NOM se considera como enfermo o persona que porta al agente causal de las enfermedades transmitidas por vector con o sin presentar sintomatología:



8.1 PALUDISMO

El paludismo es una enfermedad parasitaria que puede ser producida por cuatro especies de Plasmodium: P. vivax (el más frecuente en México), P. falciparum (limitado principalmente a la frontera sur del país, donde ocurren brotes y casos importados, aunque se detectan poco más de 40 casos anuales, importados de los continentes Africano y Asiático), P. malariae (poco frecuente) y P. ovale (ausente del país).



Su ciclo de vida, incluye una fase asexuada que se inicia cuando el mosquito inocula esporozoítos en el organismo humano; que una vez en la sangre buscan infectar hepatocitos. Comprende una etapa hepática y otra en los eritrocitos. Presentan dos modalidades principales:

a) El P. vivax y el P. ovale son parásitos que desarrollan recaídas producidas por las formas hepáticas latentes, denominadas hipnozoítos. Estas recaídas por P. vivax varían de acuerdo con la cepa prevalente, pero, en México muestran un promedio de 3 meses.

b) El P. falciparum y el P. malariae desarrollan sólo un ciclo hepático y otro eritrocítico, por lo cual pueden producir recrudescencias, pero no recaídas.

El padecimiento es transmitido por mosquitos hembras, del género Anopheles, y en el país son dos las especies más importantes: A. pseudopunctipennis y A. albimanus. Los criaderos preferenciales del primero son cuerpos de agua en movimiento lo que los hace altamente oxigenados. Se localizan principalmente en ríos y arroyos, en las estribaciones montañosas. Las mayores densidades de población de adultos se dan durante el estiaje, y los picos de actividad hematófaga suelen ocurrir cuando ha oscurecido por completo y disminuye la temperatura; reposan durante el día, hacinados en refugios naturales, donde encuentran condiciones favorables de humedad y temperatura a salvo de la luz solar y del viento.

Para la segunda especie, sus criaderos preferenciales son cuerpos de agua con poco movimiento, por lo que predominan en lagunas, lagunetas y esteros; y tiene tolerancia en ambientes salobres. Los adultos son más abundantes en las épocas de lluvia, sus picos de actividad hematófaga suelen ocurrir a los pocos minutos de que se oculta el sol, y reposan durante el día en forma dispersa, sin ser generalmente tan selectivo para escoger sus refugios naturales.

En los mosquitos, la fase sexuada de los Plasmodia se desarrolla al ingerir sangre infectada de seres humanos, y los gametos del parásito en el estómago de los mosquitos, llevan a cabo la fecundación, formando ooquinetos que atraviesan la pared del estómago, se enquistan en la parte externa de éste, liberan esporozoítos en el hemocele, alcanzando gran parte de ellos las glándulas salivales del mosco, y son inoculados al hombre cuando se alimentan. Esta fase se desarrolla aproximadamente en un lapso de entre siete y doce días, duración que varía en forma básica por la temperatura y humedad del ambiente.



Para los objetivos de esta Norma, se establecen las siguientes definiciones:

Caso asintomático: persona que no presenta sintomatología durante los últimos 30 días y en la que se identifica la presencia de Plasmodium a través del examen parasitoscópico o de otras técnicas diagnósticas.

Caso sospechoso: persona con, o sin sintomatología, con residencia o procedencia de área endémica o con brote epidémico, que sea contacto de caso probable o confirmado, o que tenga antecedentes de haber recibido transfusión de sangre probablemente infectada.

Caso probable: persona con sintomatología febril en curso (en el momento de la entrevista), o reciente (en los últimos 30 días), que reside o proviene de áreas con transmisión.

Caso confirmado: casos asintomáticos, sospechosos y probables, en los que se identifican plasmodia en su sangre, mediante observación microscópica de un mínimo de cien campos de gota gruesa, teñida con Giemsa, en microtubos con naranja de acridina, o mediante otra prueba avalada científicamente y aprobada por las autoridades competentes.

Caso nuevo de paludismo: caso confirmado, que se registra por primera vez en el año.

Caso reinfectado: persona que previamente padeció paludismo, presenta un ataque subsecuente, y es posible distinguir que el nuevo ataque no se relaciona con recaída o duplicación de muestras previamente obtenidas y no se relaciona con mal tratamiento.

Recrudecencia: todo caso confirmado, que padece paludismo por Plasmodium falciparum, y que desarrolla un nuevo ataque agudo, a partir de la renovación de formas parasitarias eritrocíticas,
que han permanecido en la sangre en fase latente con una densidad por debajo del umbral de detección microscópica (menos de 10 parásitos por microlitro de sangre). Se presenta después de periodos
de latencia de una a 8 semanas después de iniciarse el primer ataque.

Recaída: caso confirmado de paludismo por Plasmodium vivax o P. ovale, que presenta un segundo ataque agudo subsecuente, en un periodo de dos y medio a seis meses. Puede variar en tiempo según
la cepa.

Caso importado: todo caso confirmado, en el que se compruebe que fue infectado en una localidad diferente a la localidad donde se diagnosticó el caso, incluidos aquellos que provienen de otros países.

Caso resistente: persona en la que con estudio de laboratorio o in vivo, se comprueba la presencia de Plasmodium, a quien se le ministra tratamiento antipalúdico adecuado en la dosis y tiempo recomendados y persiste la sintomatología y la presencia del parásito. Habitualmente, las cepas resistentes detectadas en nuestro país corresponden a casos producidos por P. falciparum, importados de Asia y Africa.

Caso repetidor: caso confirmado, que aparece infectado en más de una ocasión durante los últimos cinco años. Se excluye de esta clasificación, a: casos que no hayan recibido tratamiento de cura radical completo en el primer cuadro; casos bis; reinfecciones; recaídas; recrudecensias, y casos resistentes.

Caso bis: todo caso que, en el lapso de 30 días resulta con más de una muestra positiva al diagnóstico de laboratorio, habiendo o no recibido tratamiento. Estos casos corresponden a una sola infección.

Caso autóctono: todo caso confirmado por laboratorio de microscopía, que se infecta en la localidad residente del enfermo.

8.2 DENGUE

Es una enfermedad producida por un arbovirus de la familia Flaviviridae, donde se conocen cuatro serotipos: Den-1, Den-2, Den-3 y Den-4. El reservorio conocido en América, es el hombre.

El dengue incluye un espectro que va, desde infecciones asintomáticas, cuadros febriles inespecíficos, dengue clásico, dengue clásico con manifestaciones hemorrágicas, y las formas graves del dengue hemorrágico, así como síndrome de choque por dengue.

En México, es transmitido por el mosquito Aedes aegypti.



El padecimiento es un problema de higiene doméstica, ya que los mosquitos que lo transmiten se reproducen dentro, o alrededor de las viviendas, en recipientes principalmente artificiales con agua, que suelen descuidarse, donde se depositan los huevecillos de los mosquitos Aedes. Los embriones en los huevecillos pueden sobrevivir a la desecación temporal, restableciéndose el ciclo (larva, pupa y adulto o imago), cuando las condiciones son favorables. Los mosquitos adultos, generalmente se alimentan, reposan y se reproducen en el ambiente doméstico, al abrigo de las inclemencias del tiempo, permaneciendo en éste mientras no se carezca de algún elemento vital o haya algún factor que los perturbe. Su radio de vuelo puede alcanzar los 800 metros, aproximadamente.

Caso sospechoso: todo paciente con síndrome febril inespecífico, compatible con infección viral y residencia o procedencia de área endémica.

Caso probable de dengue clásico: todo caso sospechoso que presente cuadro febril agudo de hasta
40º C, caracterizado por cefalea frontal, dolor retro-orbital, mialgias y artralgias, así como erupción en la piel.

Caso confirmado de dengue clásico: todo caso probable en el que se confirme infección reciente por el virus del dengue, por técnicas de laboratorio (IgM, IgG pareada, aislamiento viral o RCP).

Caso clásico con manifestaciones hemorrágicas: todo caso probable o confirmado de dengue clásico que, además, curse con manifestaciones hemorrágicas a cualquier nivel, pero sin hemoconcentración, ni trombocitopenia, inferior a 100,000 plaquetas por mm3.

Caso probable de dengue hemorrágico: todo paciente febril, que bruscamente, después o durante el cuadro probable o confirmado de dengue, presente las siguientes características: disminución súbita de la temperatura a niveles normales, o de ligera hipotermia; manifestaciones hemorrágicas que incluyan, al menos, una de las siguientes pruebas: torniquete positivo, petequias, equimosis o púrpura y hemorragias de las mucosas, del tracto gastrointestinal, de los lugares de punciones, u otras; datos de extravasación de plasma (ascitis, derrame pleural, hipoalbuminemia); trombocitopenia menor de 100,000 plaquetas por mm3;
o hemoconcentración (incremento del hematocrito en 20% o más, con relación a un examen previo).


Caso confirmado de dengue hemorrágico: todo caso probable de dengue hemorrágico, en el que se demuestre infección reciente de virus del dengue, por técnicas de laboratorio (IgM, IgG pareada, aislamiento viral y RCP).

Caso probable de síndrome de choque por dengue: todo caso probable o confirmado de dengue hemorrágico, que presente, súbitamente, las siguientes características: pulso rápido y débil, tensión diferencial disminuida, o bien hipotensión con relación a la edad, piel fría y húmeda, y alteración del estado mental.

Caso confirmado de síndrome de choque por dengue: todo caso probable de síndrome de choque por dengue, en el que se demuestre infección reciente de virus del dengue por técnicas de laboratorio (IgM, IgG pareada, aislamiento viral y RCP) y que presente choque o pérdida de la conciencia.

8.3 ONCOCERCOSIS

Caso probable: es la persona con nódulos subcutáneos acompañados de uno o más de los siguientes síntomas: dermatosis con rubicundez, pigmentación violácea de la piel, queratitis punteada, prurito, conjuntivitis, fotofobia o ceguera, y antecedentes epidemiológicos de residencia o procedencia de áreas con transmisión de la enfermedad.

Caso confirmado: persona que, con signos o síntomas de la enfermedad, a la que se le aíslen microfilarias (formas jóvenes de O. volvulus), agente causal de la enfermedad, mediante observación microscópica de biopsia de piel y la identificación de filarias adultas en los nódulos subcutáneos extirpados del enfermo.

8.4 LEISHMANIOSIS

Caso probable: persona con lesiones cutáneas localizadas, o diseminadas a todos los segmentos corporales, de morfología papular, nodular en placas infiltradas, lesiones vegetantes o úlceras de bordes indurados, indoloras, que no responden adecuadamente a los tratamientos dermatológicos convencionales, lesiones lacerantes en mucosas y cartílagos, o bien, cuadros febriles acompañados de pancitopenia, ataque al estado general y hepato-esplenomegalia; todos ellos con evolución crónica, y con antecedentes epidemiológicos de residencia o procedencia de áreas con transmisión de la enfermedad.

Caso confirmado: persona con signos o síntomas de la enfermedad, y en quien se verifica la presencia del parásito Leishmania por estudio microscópico de frotis (impronta) de lesiones cutáneas, o biopsia de tejidos y órganos lesionados, serología positiva por la técnica de inmunofluorescencia directa (IFI) y ELISA, particularmente leshmaniosis visceral, y el aislamiento de Leishmania en medios específicos, e inoculación en animales de laboratorio y RCP.

8.5 TRIPANOSOMOSIS (ENFERMEDAD DE CHAGAS)

Caso probable: persona con fiebre intermitente o irregular, en un periodo superior a más de cuatro semanas, acompañada de dos o más de los siguientes síntomas: crecimiento de ganglios linfáticos, ataque
al estado general, miocarditis, hepatoesplenomegalia, inflamación unilateral de los párpados (signo de Romaña), induración subcutánea (Chagoma), y antecedentes epidemiológicos de residencia o procedencia de áreas con transmisión de la enfermedad.

Caso confirmado: persona que, con signos o síntomas del padecimiento, en quien se identifique el parásito Trypanosoma cruzi, en sangre fresca y gota gruesa, xenodiagnóstico, hemocultivo y serología positiva (HAI, IFI, ELISA).

8.6 RICKETTSIOSIS

8.6.1 Tifus epidémico (tifo exantemático transmitido por piojos):



Caso sospechoso: todo paciente febril, con ataque al estado general, que habite o proceda de área epidémica.

Caso probable: persona con fiebre elevada y continua, con ataque al estado general, que suele acompañarse de exantema (erupción macular) cefalea intensa, afección bronquial, alteraciones cardiovasculares, sangrados a diferentes niveles, confusión mental, y estupor, en áreas, con antecedentes epidemiológicos de presencia de la enfermedad. Si se le practicó la reacción febril de Proteus OX 19 (Weil Felix), ésta haya resultado positiva; títulos iguales o superiores a 1:320, en algunos casos en donde el cuadro clínico sea característico, se pueden considerar como posititivos titulos a partir de 1:160.

Caso confirmado: persona con cuadro clínico sugestivo, con resultados positivos en cualquiera de las siguientes pruebas: detección de anticuerpos IgM, o incremento de cuatro títulos o más de IgG en muestras pareadas o aislamiento de las rickettsias en sangre u observación de las mismas en frotis. Se confirma el caso, en pacientes con un cuadro clínico compatible, aunque no tenga pruebas de laboratorio, pero que esté asociado epidemiológicamente a un caso confirmado por laboratorio.

8.6.2 Tifus murino (tifo endémico, transmitido por pulgas):

Caso probable: persona con fiebre elevada, ataque leve o moderado al estado general, que puede acompañarse de exantema, mialgias, artralgias, malestar general, conjuntivitis, fotofobia, náuseas, vómito, afección bronquial o cardiovascular, taquicardia, adenitis, vasculitis y pequeñas trombosis, en áreas con antecedentes epidemiológicos de existencia de la enfermedad y presencia de animales; como ratas, perros y gatos, entre otros. Si se le practicó la reacción febril de Proteus OX 19 (Weil Felix), ésta haya resultado positiva.

Caso confirmado: persona con cuadro clínico sugestivo, con resultados positivos, en cualesquiera de las siguientes pruebas: detección de anticuerpos IgM o incremento de cuatro títulos o más de IgG en muestras pareadas o aislamiento de las rickettsias en sangre u observación de las mismas en frotis. Se confirma el caso, en pacientes con un cuadro clínico compatible, aunque no tenga pruebas de laboratorio, pero que esté asociado epidemiológicamente a un caso confirmado por laboratorio.

8.6.3 Fiebre maculosa (fiebre manchada transmitida por garrapatas)

Caso probable: persona con fiebre, exantema en manos y pies, con mialgias, cefalea, náuseas con vómito, dolor abdominal, diarrea, tos y antecedentes epidemiológicos de la presencia de la enfermedad y sus vectores. En estos pacientes, generalmente la reacción febril de Proteus OX19 resulta negativa, por lo que este resultado no descarta la enfermedad.

Caso confirmado:

a) Persona con signos o síntomas compatibles con el padecimiento y que aun sin pruebas de laboratorio, presente la distribución característica de las manchas en pies y manos, que incluyen palmas y plantas, aunados al antecedente de haber sido picado o que haya estado en contacto con una o varias garrapatas, en días previos al inicio de la sintomatología;

b) Persona con cuadro clínico sugestivo, y con resultados positivos en cualesquiera de las siguientes pruebas: detección de anticuerpos IgM e IgG por microaglutinación, fijación de complemento o inmunofluorescencia indirecta o por aislamiento de la rickettsia a partir de la sangre u observación de las rickettsias en frotis;

Se confirman en ambos, pacientes con un cuadro clínico compatible, aunque no se tengan pruebas de laboratorio, pero que estén asociados epidemiológicamente a un caso confirmado por laboratorio.

Para la confirmación serológica por IgG, se tomarán dos muestras pareadas una en la etapa aguda, y otra, posteriormente con dos semanas de diferencia. Un incremento en los títulos de IgG de cuatro veces o más, confirman el diagnóstico.

El aislamiento de las rickettsias se puede realizar en muestras provenientes de humanos o de reservorios animales. Esta técnica sólo se puede efectuar en laboratorios especializados y de alta seguridad (nivel 3). Ante la gran dificultad para cultivar la bacteria y el riesgo de infección para el personal de laboratorio, no se requiere aislar al microorganismo; se puede utilizar como prueba confirmatoria, la demostración de la presencia de los antígenos del agente en el suero del caso, buscando su reactividad específica con anticuerpos monoclonales, o determinando la presencia de anticuerpos IgM o IgG en el suero de los pacientes, con suspensiones de rickettsias inactivadas. También resulta útil la identificación de las bacterias en frotis de sangre teñidos con varias técnicas, como Giemsa, coloración de Macchiavello, método de Ruiz Castañeda y el de Giménez.



9. MEDIDAS DE PREVENCION Y CONTROL

Son acciones encaminadas a evitar la ocurrencia o evolución de un daño a la salud, aquéllas que tienden a evitar la ocurrencia o extensión de los factores de riesgo y los daños a la salud, así como las que permiten su detección temprana y tratamiento o manejo oportuno.

Se clasifican en tres grupos a saber:

9.1 Generales: Las que van dirigidas a evitar la ocurrencia o evolución de un daño a la salud, sin tocar aspectos puntuales y únicos de alguna entidad patológica asociada con vectores, en cuyo caso debe:

· Informarse a la comunidad la importancia de las enfermedades transmitidas por vectores, y la picadura de alacrán, como problemas de salud pública, sus mecanismos de transmisión u origen y las repercusiones sociales y económicas que ocasionan, orientándola hacia el tipo de vectores que existen en el país, y sobre todo, en la región en que residen.

· Orientarse y capacitar a la población en acciones de autocuidado, que permitan evitar, en lo posible, el contacto con los insectos vectores y el alacrán, mediante procedimientos de control biológico, químico y de ordenamiento del medio, como recomienda la OMS en su publicación No. 688 de la serie de informes técnicos titulada “La Lucha Antivectorial Integrada”, Ginebra, 1993.

· Promoverse el mejoramiento de la vivienda y de un saneamiento básico que tienda a la eliminación de los sitios de anidación, desarrollo, o refugio de los vectores y el alacrán.

· Promoverse campañas periódicas de saneamiento básico, para eliminar cacharros, chapear el domicilio, limpiar ríos, colecciones y cursos de agua (eliminación de lama y vegetación marginal).

· Capacitar al personal de salud de las diferentes instituciones, para actualizar los conocimientos acerca de la historia natural de la enfermedad, procedimientos diagnósticos, terapéuticos, y aquellos que impliquen innovaciones y adelantos tecnológicos del momento. Incluyendo el diagnóstico y manejo de las intoxicaciones causadas por el uso de insecticidas (imagocidas, larvicidas) o de cualquier otra sustancia para el control químico de los vectores.



9.2 Específicas: Son aquéllas encaminadas a evitar o limitar la aparición de los factores de riesgo conocidos, como:

· Promover de la salud, línea estratégica fundamental del Programa de Enfermedades Transmitidas por Vectores. Para incrementar su impacto, debe estar encaminada a concienciar y cambiar conductas adversas a la salud individual o colectiva en la comunidad, para que conozca la magnitud del problema, y acepte, además de participar activamente, en las medidas de vigilancia, prevención y control de estos padecimientos.

· Establecer coordinación con autoridades del Sector Educativo para proponer la inclusión de contenidos en la Curricula de los programas en niveles de educación básica y media superior en forma permanente, integrando conceptos y actitudes y que motiven prácticas que favorecen la vigilancia, prevención y control de estas enfermedades.

· Informar a la comunidad la importancia de las enfermedades transmitidas por vectores como problema de salud pública, por lo que se deben dirigir los contenidos hacia el tipo de vectores que existen en el país y sobre todo en la región en que residen.

· De la misma manera, se deben dar a conocer los mecanismos de transmisión, así como el riesgo de adquirir alguna de estas enfermedades y el impacto en la salud de la comunidad, repercusión social y económica, para motivar que se involucren en las diversas actividades del Programa en que pueden participar, aprovechando la organización tradicional.

· Se deberán identificar cuáles son los medios de comunicación con que disponen. Cuando se trate de medios masivos se seleccionará el más adecuado y de mayor penetración en la comunidad a fin de enviar mensajes verbales o escritos. Complementariamente se podrán emitir mensajes escritos, verbales directamente a los domicilios o por perifoneo.

· Orientar a la población para conformar estilos de vida que permitan evitar en lo posible el contacto con los insectos que actúan como vectores en la transmisión de las enfermedades, mediante procedimientos de control biológico, químico y de ordenamiento del medio, que recomienda la OMS en su publicación No. 688 de la serie de informes técnicos titulada “La lucha Antivectorial Integrada”, Ginebra, 1993.

· Instrumentar estrategias a fin de motivar la responsabilidad personal y colectiva para aceptar, solicitar y promover, los exámenes médicos y de laboratorio, así como tratamiento de los enfermos y sus colaterales; y acciones para controlar a los vectores transmisores de estas enfermedades.

· Promover que los enfermos soliciten la atención médica y el seguimiento del tratamiento que se les administre.

· Promover que la población realice mejoras en las viviendas y elimine las condiciones propias para la anidación, el desarrollo o refugio de los vectores y el alacrán.

· Promover la disponibilidad de agua en las localidades.

· Promover que la población evite la acumulación de chatarra, basura y desechos, en patios y solares.

· Promover campañas periódicas de saneamiento para eliminar cacharros, chapear el domicilio y limpieza de ríos, arroyos y colecciones de agua (eliminación de lama y vegetación marginal).

· Mantener los depósitos para basura con tapa y colocados en lugares altos, así como la eliminación de objetos inservibles en donde se reproduzcan o protejan los vectores.

· Promover que la población coloque barreras sobre tuberías y cables externos y que las aberturas de más de 6 centímetros se sellen con material a prueba de ratas (malla metálica, cemento).

· Promover el uso de ropas protectoras, como pantalones y camisa de manga larga y calzado, en zonas endémicas, así como evitar la entrada de los animales domésticos a la casa habitación.

· Promover, en general, acciones sobre el buen manejo del agua de utilidad doméstica y su correcta protección y así como sobre los procedimientos para eliminar las aguas estancadas.

9.3 Actividades de participación social

En virtud de que las condiciones de las viviendas en donde se presentan las enfermedades transmitidas por vector, favorecen el contacto entre vectores y población, es de gran importancia motivar su inclusión en acciones de autocuidado que le disminuyan o eliminen el riesgo de enfermarse. Por ejemplo, la participación comunitaria en las actividades de prevención y control del dengue pueden incrementar y mantener el impacto de las actividades del programa, producir cambios de conducta y conducir a una reducción en los índices larvarios.

La mayoría de los programas de participación social se basan en uno de los dos modelos: el enfoque de salud pública y el enfoque de desarrollo de la comunidad.

Los programas de comunicación se dividen en: enfoques de educación para la salud o de información sanitaria y enfoques sobre comunicación.

La participación comunitaria se dirige a la toma de decisiones, la ejecución de acciones y en la evaluación, las cuales deben ser conducidas en forma permanente.

Las actividades de la participación comunitaria se dirigen para controlar los hábitats como son: la remoción o destrucción de latas, botellas u otros diversos objetos descartados, el almacenamiento de recipientes de tal modo que no contengan agua y al tapar los depósitos de agua potable para excluir los mosquitos, esto se logra por medio de:

· Movilización de la comunidad.

· Organizar campañas de limpiezas.

· Sensibilizar de manera general a la población para que acepte y participe activamente en acciones preventivas y de control.

· Invitar a trabajadores de la salud (médicos, enfermeros, trabajadores sociales o promotores),


así como a padres de familia, maestros y grupos organizados de la comunidad, para que colaboren en actividades educativas y de promoción dirigidas al tratamiento de los enfermos y la eliminación de los vectores.

· Optimizar los recursos en acciones concretas para disminuir, y en lo posible evitar, el contacto de los humanos con los vectores.

· Apoyar la gestión de los recursos humanos, materiales, técnicos y económicos, ante las autoridades locales, municipales y estatales, así como con organismos oficiales y privados, para el mejor desarrollo de las actividades que se programan.

· Solicitar y consolidar la participación activa y coordinada de las autoridades y de los diversos grupos formales en la planeación, ejecución y evaluación de las actividades de prevención y control de estas enfermedades.

· Invitar a médicos, maestros, padres de familia y grupos organizados para que colaboren en actividades educativas y de promoción dirigidas al tratamiento de los enfermos y la eliminación de los insectos vectores.

· Reforzar conjuntamente con el municipio o las instancias correspondientes, el saneamiento ambiental (control de basureros) para mantener las localidades libres o con niveles mínimos de ratas.

· Coordinarse con la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural para que en caso necesario apoyen las actividades de control de vectores.

9.4 Acciones dirigidas para el ordenamiento del medio

Se basan en la organización de los individuos y grupos sociales, con capacidad operativa para planear, instrumentar y realizar, coordinadamente con las autoridades, obras de saneamiento básico, de pequeña ingeniería sanitaria y de higiene domiciliar, cuyo objetivo es eliminar los criaderos y refugios de los insectos que actúan como vectores en la transmisión enfermedades y de arácnidos ponzoñosos, y en prevención de reinfestaciones. Esta debe llevarse a cabo, evitando alterar los ecosistemas y el ordenamiento territorial en lo que corresponde a las actividades productivas, centros de trabajo y asentamientos humanos, de acuerdo con la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente.

Incluyen actividades que la propia comunidad debe realizar, en sus casas y predios, desde la limpieza de basuras, eliminación de materiales en donde se refugian roedores, alacranes, triatomíneos, resanar orificios en paredes, techos y pisos y colocar plafones, para disminuir la anidación o el reposo de los vectores, y el contacto con la población. Así también, acciones de protección del agua de uso y consumo humano, que, por escasez, la gente almacena en forma permanente o temporal.

· Disposición adecuada, alejamiento, tratamiento y eliminación de las aguas negras.

· Suministro domiciliario y manejo adecuado del agua para consumo humano.

· Mejoramiento de la vivienda, seleccionando y disponiendo adecuadamente de los materiales (construcción, llantas, otros desechos), así como resane de paredes.

· Instalación de mallas protectoras en puertas y ventanas y colocación de plafones.

· Promoción del cambio cultural, para consolidar un consenso de autocuidado de la salud y de la lucha contra las enfermedades transmitidas por vector.

· Obras de saneamiento básico y de pequeña ingeniería sanitaria, para eliminar los criaderos y el refugio de los vectores, en la localidad y sus alrededores.

9.5 Medidas generales de control

El control de las enfermedades transmitidas por vectores, es complejo, ya que incluye, además de las medidas indicadas para la prevención, medidas dirigidas a eliminar los agentes causales de algunos de estos padecimientos, tanto en el hombre como en los reservorios y en los vectores, y otras para modificar de manera positiva factores del medio, que son propicios para la transmisión de estas enfermedades.



9.6 Tratamiento médico

Tiene como finalidad eliminar, los agentes causales y las manifestaciones clínicas, complicaciones y muerte, así como evitar que los vectores se infecten al picar a personas enfermas. Para que el tratamiento médico cumpla con su función, debe ser oportuno, adecuado, ininterrumpido y suficiente, por lo que habrá de realizar un diagnóstico veraz y temprano, para lo cual los servicios de salud instalados en áreas endémicas dispongan de personal médico y paramédico capacitado, recursos técnicos adecuados, y apoyo administrativo para los suministros.



9.7 Uso de insecticidas

Los insecticidas son substancias químicas o biológicas que eliminan los vectores, y están dirigidas


hacia cualesquiera de sus estadios de desarrollo (huevo, larva, pupa o imago). Su utilización se orienta a disminuir o evitar el contacto de los estadios que transmiten las enfermedades, y tienen sustento
en estudios entomológicos e investigaciones epidemiológicas que se efectúan, tanto en las áreas con transmisión comprobada como en las de riesgo, con el propósito de verificar la presencia y densidad de las poblaciones de vectores; sus hábitos de alimentación, reposo, ovipostura, y la susceptibilidad
a los insecticidas para aplicar el de elección (organofosforados, organoclorados, carbamatos y piretroides), de acuerdo con el Catálogo Oficial de Plaguicidas de la Comisión Intersecretarial para el Control del
Proceso y uso de Plaguicidas, Fertilizantes y Sustancias Tóxicas (CICOPLAFEST). La utilización de cualquier insecticida, deberá contar con aprobación de la Coordinación de Vigilancia Epidemiológica, además
de tener, cuando menos, dos estudios previos de su utilización, en los cuales se documenten los resultados obtenidos y el grado de sensibilidad correspondiente.

9.8 Mejoramiento de la casa

· Habitación: aplanado de techos, pisos y paredes de concreto rústico, así como enjarre con barro.

· En la vivienda: instalar un cielo raso, o falso plafón de fibracel o manta, malla de alambre o plástico en puertas y ventanas, y construir una franja de azulejo o lámina, de 20 cm de ancho, en paredes exteriores de la casa y en árboles cercanos a las viviendas.

· En el peridomicilio, no acumular escombros, como madera, tabique, basura, etc., que proporcione un hábitat para el alacrán, además de chapear y cortar las ramas de los árboles cercanos a la vivienda.

· Aplicar insecticidas a los cuales sea susceptible el vector específico, con rociado focalizado en el exterior y en el interior de la vivienda.

9.9 Aplicación de insecticida en interiores

· Sobre las paredes internas de la casa.

· Lugares donde existan grietas o cuarteaduras, que sirvan de refugio a triatomíneos.

· Techos de teja o láminas sobrepuestas y maderos de soporte (vigas).

· Objetos o muebles que pudieran servir de refugio o reposo.



9.10 Aplicación de insecticida en exteriores

· Aleros y salientes (láminas, plásticos, etc.) de los techos.

· Jardines o terrenos baldíos.

· Arboles y otros vegetales, conocidos como hábitat del alacrán.

· Nebulizaciones espaciales.

· Anexos de la casa.



9.11 Búsqueda y notificación de enfermos

Se efectúa mediante la pesquisa o encuesta y notificación de personas sospechosas de padecer alguna enfermedad transmitida por vector, lo cual tiene como propósito básico conocer los niveles de endemicidad y sus variaciones, a través del tiempo, y aplicar medidas individuales o colectivas de prevención y control.

a) Notificación o vigilancia pasiva.- Se hará por escrito, en donde se registren los datos de identificación y ubicación de la persona sospechosa de padecer la enfermedad y del responsable de la notificación. Cuando la notificación sea en unidades de salud, o por voluntarios capacitados, se tomarán a los pacientes muestras para diagnóstico. Los notificantes voluntarios en campo, tienen conocimientos para identificar a los enfermos con base en las manifestaciones clínicas que caracterizan los padecimientos transmitidos por vectores y de intoxicación por picadura de alacrán, así como obtener muestras para el diagnóstico por laboratorio y en la aplicación de tratamientos médicos básicos o sintomáticos.

b) Búsqueda o vigilancia activa.- Se realiza mediante la pesquisa domiciliaria de sospechosos clínicos y sus colaterales, por personal de salud capacitado de los servicios de salud, en las localidades, con la periodicidad que determinen la magnitud y la trascendencia de la enfermedad. Este procedimiento tiene como finalidad detectar personas enfermas, que no se hubiesen identificado a través de los sistemas de vigilancia pasiva.

c) Encuestas.- Es un procedimiento para detectar casos, efectuado por personal de los servicios de salud en áreas con exacerbación de la transmisión, o de baja endemicidad, con el propósito de definir la intensidad y la extensión del problema, o para evaluación epidemiológica.

9.12 Investigación de casos.

Es realizada por personal capacitado y de manera selectiva, a fin de incrementar el conocimiento de las enfermedades, evaluar el impacto de las acciones individuales o colectivas y sugerir formas más eficientes para controlar estos problemas.



9.13 Estudio de brotes.

Determinan los factores de riesgo y las causas para disponer las medidas que proceden para controlar las fuentes de infección, eliminar el desarrollo del brote e impedir el restablecimiento de la endemia. Los lleva a cabo el personal de los Servicios de Salud.



9.14 Estudios entomológicos

Se realizan con el propósito de obtener conocimientos respecto a la biología y comportamiento de los arácnidos venenosos y de los vectores, en áreas de transmisión o riesgo de las enfermedades transmitidas por vectores, y tienen como fin:

· Mantener actualizado el inventario y la distribución geográfica de las especies, detectando su introducción o el establecimiento en nuevas áreas.

· Efectuar estudios longitudinales de seguimiento en localidades centinela, para monitorear las fluctuaciones poblacionales que ocurren y los cambios en los hábitos de alimentación y reposo entre otros aspectos de la biología de los insectos.

· Llevar a cabo estudios de diagnóstico entomológico para orientar las medidas antivectoriales que se van a poner en práctica; y evaluar la efectividad de las medidas, obteniendo información útil para hacer adecuaciones en la metodología, oportunidad y frecuencia de las actividades y, en su caso, identificar las fallas por las que no se obtuvieron los resultados esperados.

Los estudios deben ser realizados por personal calificado o con instrucción en Entomología Médica, y comprenden:

9.14.1 Identificación taxonómica de las especies.

9.14.2 Estimación de densidades, o hacinamiento de población, en diferentes estaciones del año.

9.14.3 Reconocimiento geográfico para ubicar criaderos y refugios naturales, con levantamiento o actualización de croquis.

9.14.4 Horario de actividad hematófaga.

9.14.5 Hábitos de alimentación, reposo y vuelo.

9.14.6 Indice de picadura hora/hombre.

9.14.7 Determinación de la paridad de los mosquitos hembras.

9.14.8 Valoración de la susceptibilidad y resistencia a los insecticidas empleados.

9.14.9 Determinación de la prevalencia de vectores infectados por microorganismos.

9.14.10 Evaluación del impacto de las acciones de control de los vectores.

9.14.11 Reconocimiento de variaciones en las conductas previas o la introducción de nuevos vectores.

9.14.12 Indices de infestación por especie y por huésped.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   49


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad