I ranvolíit!



Descargar 2.13 Mb.
Página6/33
Fecha de conversión02.05.2018
Tamaño2.13 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   33
 ta�ekto literario y ar¬

tístico- £n la mayoría de casos cé�bres, eso se produce

mucho antes de los veinte aAos, Pero la familia, la escue*

la, la Iglesia, luchan contra la tendencia general del ser

humano a !a precocidad.

Hall tiene el mérito de haber llamado a los responsa¬

bles de la pedagogía a trabajar en más estrecha vincula¬

ción con lo$ psicólogos investigadores y a dedicarse a es-

cuchar a los marginados para captar mejor Los fenómenos

del proceso de formación de la perwnalidad.
Ochala y citatro años después dt ia aparición de tste

manifiesto, �se puede medir sw aporfíidón, su carácter ín-

novador� Cuando él afirma presentar una concepción re¬

volucionaria que trastorna las ideas rectbidüs tanto como

el darvinismo pudo hacer cori las teorías en curso sobre

la evolución, (no se ¡acia acaso ináebiáamcnit de lo ijue

no sería excesivo conceder a Freud?
Stanley Hall fue un precursor en su tiempo por haber

planteado el problema de una ciencia del hombre aún Ine¬

xistente en su época y haber criticada la psicolog� de ga¬

binete en beneficio de una psicología de campo. Pero su

visión del ívremedio pedagógico)» no supera  rousseauismo:

alentar los impulsos, los instintos, incluidos los instintos

depredadores, a fin de estructurarlos y evitar asi que re¬

surjan en la edad adulta en forma de agresividad violenta.

Para producir esta catarsis entre los jóvenes en edad púber

propone ingenuamente el contacto con el gran libro de la

naturaleza y el relato de las hazañas pasadas.


54
Capitulo 7
CRECIMIENTO Y COMPORTAMIENTO.

LA FALTA DP, GRACIA Y LA ARMONÍA

Bs extrafla esta espede debita de gracia física Que se

apodera de los �venus en el momento de la pubertad, más

cDtre los varones que entre las muchachas. Comienzan por

tener largas piernas nada graciosas> un poco como potros,

que se desarrollan de un modo totalmente falto de armo¬

nía. Los miembros son desproporcionados. Vemos unos

enormes miembros inferiores y unos bracos que no casan,

o, a veces, sólo brazos y piernas, mientras el tórax se

queda pequeñito- No hay envergadura, el cuello se queda

como un cueUo de pollito, o, por el contTario> el tórax, el

cueUo y la cabeza se vuelven enormes, y probableinente

también el sexot pero los bracos son gráciles. El rostro apa-

rroe como tumefacto, la nariz se achata, Las ventanillas de

la nariz se dilatan, los rasgos se agrandan, como  estu¬

vieran groseramente tallados. Unos aparecen hinchados�

otros* desgarbados. Las muchachas se preocupan mucho

por su estatura. Las muy altas tienen tantos problemas

como las pequeAitas. Es bastante curiosa la falta de ar-

monia del crecimiento entre fos doce y trece aftos en los

mucbachost mucho más que entre las chicas. Como si hu¬

biera un crecimiento discontinuo, por partes� del cuerpo...

l>os aAos después, han crecido completamenten
Dei mismo modo que se muestran espontáneamente fra-

ternaies con los gravemente dismiituidos, los niños son

también crueles con los compañeros afectados de simples

desgracias.' et enanismo, ei gigantismo, la obesidad� etc.

Los fóvenes adoíescentes forman de buena gana el tándem

de los contrarios - los larguiruchos escogen a menudo a un

bajito y gordo como compañero inseparable: la /irafa va

de pareja con el rechonchor Forman una pareja que provo-
55

CO. la risa y a la que se bautiza comc doubles pattes y tri¬

ples croche$.�
Se trata sin duda de la búsqueda de la complementa-

ríedad. Los defectos de uno y otro m equilibran, se neu¬

tralizan. Resulta iranquili/ador ser dos. Los jóvenes pre¬

fieren aparecer en público con su semejante en desgracia

para asi superar su ansiedad, su malestar- La$ chicas viven

sus problemas de silueta de una manera muy perturbado¬

ra. Buscan compensaciones con aqudlo que les es contra¬

rio, por ejemplo, vistiendo ex�ctamenTe lo que las hace pa¬

recer aún más fuertes: pantalones de pana, téjanos, comien¬

do justamente lo que más las engorda. Pero hay chicas que

no tienen nada de femenino y que lo viven muy bien. Hay

también cada vez más muchachas muy seductoras que pue¬

den valorizarse, expresarse, en muchas otras cosas además

de la feminidad. Se enorgullecen de nt> gustar como objeta,
Las muchachas que se descuidan completamente� vis¬

tiéndose con ropas informes� que no se lavarte no se pei¬

nan, y se afean, no tienen tendencia homosexual...
Digamos que desean vivir un tiempo neutro. No quie¬

ren seducir a la manera de una mujer, y no quieren tam¬

poco conquistar a la manera  los hombres. Un hombre

no se atreve a mostrarse conquistador de mujeres homo¬

sexuales activas, pero de hecha elJas buscan siempre una

mujer que las inicie y las ame como un pequeño ser neu¬

tro para hacerlas femeninas 3 su imagen. Buscan enamo¬

rarse de mujeres femeninas y ellas ser neutras; no se ena*

moran de mujeres femeninas como si las amara un hom¬

bre. Se enamoran de mujeres femeninas modelos. O

pueriles, desarmadas, como lo serian unos niños o una

madre con su hijita. Es como los senlimientos maternales

y filiales arcaicos que tienen lugar con una madre o con la

mujer que aún no se cuida de ellas. Son muchachas que

no se atreven a ser mujer ni hombre, muchachas que se

han quedado en el estado neutro... Es un estancamiento de¬

bido a dificultades surgidas entre los tres y los cinco años.

La tendencia homosexual puede manifestarse así como
J Juego de palabras íntrAdutih�c; «Triple cmrht;» es ta noM Euiii

drl pentagrama ífJ, dt t.f
56

una especie de homosexualidad arcaka. La mujer, por

ejemplo� juega a ser la joven madre que se ocupa de los

Viejos como si fueran bebés. La mujer maternal «materni-

za» a los pequeños, pero no a los adolescentes. Siente celos

de Las muchachas de doce años porque a esa edad ella no

tuvo la experiencia de las relaciones heterosexuales que su

hija busca. Ijos problemas de la mujer y del hombre scm

como el día y la noche. Podemos ver a muchas mujeres

que dejan pasar los años sin desear niños. Les gustan los

niños, pero no pueden ponerse en situación de recibir uno

de un hombre o de darle uno a un hombre.

La maternidad y la sexualidad pueden estar completa¬

mente disociadas en una mujern En el hombre, no. El hom¬

bre quizá es un niño de p�ho, pero un niño de pecho viril

con las mujeres. Se integra con las muchachas o con ios

chicos en tanto que hombre, no en tanto que eunuco... Creo

que el orgullo del sexo viril es algo que no se le puede

quitar a un muchacho. E incluso es muy raro que aque¬

llos que quieren hacer el papel de la mujer no deseen tener

pene. Hacerse operar del pene es excepcional entre los ho¬

mosexuales travestidos. Travestidos femeninos, sí, pero con

pene. Los homosexuales machos quieren ser considerados

precisamente como hombres� Tienen en ello un gran inte¬

rés. Recuerdo a un critico literario que estaba muy afecta¬

do porque uno de sus colegas había escrito: aLa critica li¬

teraria parisina está en manos de hombres o de homose¬

xuales.» Eso le había sorprendido mucho, y decía: 

si es lo mismol tCómo se puede distinguir a los homose¬

xuales de los hombresl»�
Ctiát L'S et primer slgnn de puberiad en el muchacho?
La primera polución. Varios adultos de entre los que

han hecho psicoanálisis conmigo evocaron las circunstan¬

cias de la primera polución que contó en el despertar de

su sexualidad* Un simple roce bastó para provocarla: to¬

cando ligeramente, por descuido, la pierna de un compa-

fiero, en el vestuario del gimnasio» Las peleas, los alterca¬

dos, el cuerpo a cuerpo entre los adolescentes pueden ex¬

citar la turgencia. FJ goce erótico no está ausente de ello»

Todos ios muchachos que he esludiadu no tenían ninguna

tendencia homosexual»

La primera polución viene más bien de un contacto epi-
57




dérmico intempestivo, d del trasudor de la cama. La polu¬

ción nocturna d«l ad&] no se ve especialmente Favo¬

recida por una enuresis de la infancia.�

Es probable que la angustia de la Oástración inspire la

impresión de vacío, qtie puede Ucgar hasta una reacción

depre�tva-

La primera polución de Luis XTV fue comentada como

«una sustancia podrida que se escapa del n:y>� Se mur¬

muraba: «El rey  mucre.»

Ya no  culpabiliza la masturbación. A los de

hoy (iQ pone en guardia contra el «pecado de amon».

La literatura sobre d onanismo que trastornó a generacio¬

nes de jóvenes ha sido superada. La cual no quiere decir

que una vaga $en$ación de  pueda seguir a b

eyaculación solitaría. Por oira parte, en U lalación sexuaJ,

la impresión de vacío castrador� dt impotencia� domina si

el afecto, el sentimiento amoroso, no subliman el goce.

Antes de ta pubertad, en el niño más |oven« ia tnastur-

bación sin eyaculación puede causar un placer erótico.
Las prímtras reglas, ¿no han sido más áramatfzQdas

p0r las muchachas que la primera palucián en los já-

venes?
En las vírgenes, el tapón intravaginal es difícil de in¬

troducir, y dolonTso de quitar. Una joven que lo utilioe apa-

receté con írecuencLa� a los ojos de su madre, como que

ha tenido ya relación sexvaL

Pero las madres hablan ya naturalmente a sus hijas de

la <4sangrc menstruah; con más facilidad de lo que hablan

a los muchachos de la ciprímera polucLónu.

La información sexual «oculta» ei hecho, u omite ad~

vertir a los jóvenes y explicarles cómo se desencadena e«ie

hecho,
L¿ primera relación es hoy un asunto enire jóvenes de

ta misma edud�
El acto iwxual es casi siempre decepcionante la prime¬

ra ve�H sobre todo con una pareja de la mí�ma edad, qu«

lo hace para no desentonar con los demás, para experi¬

mentarlo a su vez, más que dirigido por una atracción o

la búsqueda de un intercambia, de un placer compartido,
sa

ho� jóvenes ejecutan el rito del paso entre ellos- Cada vez

son más raros los que $on iniciados por un mayor.

El muchacho está más preocupado por la sensación de

«potencia» que |xir el goce. Lo contrario que lais chicas,

Por lo que concierne a la virginidad, los valora se han

invertido. Antaño, una muchacha casadera desflorada per--

día su valor. Hoy, una muchacha experímenta la primera

relación sexual como una valorización de su per�na.
El instituto Arnold Geseil, fundaíio en 1950 en Con neo

ticut (Estados Vnidos}, llevó a cabo una encuesta sistemá¬

tica sobre las ecapas de ta evolución deí compartamiñnto

del adohscente a lo largo de los anos de crecimiento de

diez a dieciséis añoí (d grupo de edad que nosotros trata¬

mos en esta continuación de La causa de los nihos/. El

estudio de este ciclo reúne las observacianes que íe hicie¬

ron sobre un grupo de fóvenes americanos teniendo en

cuenta los �gradientes de crecimiento�: desarrollo físicO'� se¬

xualidad� saiud e higiene, actitudes� emotividad� rasgos de

la personaiidadt relaciones sociales. Hemos extrapolado

estGS datos para trazar un estado de dicha evoluciórt (véase

tabla en pd�rna� 62 a 67interesante de observar con la

distancia y situarla de nuevo en la perspectiva dctuuL

Hay que seflalar que ta población observada se compo¬

ne de jóvenes americanos  los cincuenta-sesenta.
Algunos comportamientos, como no lavarse a lo& diez

aftos� no interesarse por las tareas familiares, dependen

5Ólo de un tipo de educación. Más aun que la época de

referencia, lo que limita el alcance de esta encuesta� está

el hecho de haber observado sólo cierto estilo de niflos edu¬

cados en familias puritanas y fijar un programa de reac¬

ciones con relación a una norma dccorosa enteramente ar¬

bitraria que define su edad r�mínimaji�
En los muchachos sóh se habla de masturbación a par¬

tir de los doce años.
A los catorce años, las polucioties nocturnas provocan,

dice el informe» un sentimiento de culpabilidadn Ctialquie�

ra diría que niños pertenecen a familias luteranas o

anabaptistas, reprimidas en el plano de la actividad sexual,

Los investigadores no señalan un Interes de las muchachas
59




por los chHX>£ antes de tener eüas quince años. Y ven

en ello más que el impacto social de la curiosldiad por el

atro sexo, cuando se imta en realidad de amor apasiona¬

do y de relaciones sc:(ijaies. tíj siquiera tjent;» en {;uenta

experiencias múhiples de Las npareja�»» que se íorm.an

a los dieciseis sAqSí

A es la edadp íegún GcseU. los jávenes aún dependen

de \a niasturbaclón. Hoy sabemos que los juegos sexuales

y \ñ& pasíQnes amgroíaa comienzan a los seis o siete años.

hacerlos sur;giT hasta los doce años, me recuerda 1p�

libros de versión eicpuregada para la juventud-
Gesetl tío excluye de forma explícita que ello pueda mti-

nifesíarse an(eSy p�ro aquí la pobíación esfudiada no tiene

merjos de diet años.
Se dice que lais muchachas se ifilcresan por el df�arro-

llu de sus senos a los atice años. Pero en realidad sucede

mucho antes,
Examinemos ío más ohservabte' tos signos rfí creci¬

miento físico. Según ia tabla� entre chicos y chicas de di�z-

onüe añOA, no hay difí�rencia en h ísíía medía, pero en ¡as

chicas observamos ya signos de maduración sexuai de pu¬

bertad, eti tanto que en los muchachos, por la generaí� esto

rto es aún viííbte,
No es cierto, £n las muchachas vemc£ senos, y en [os

chicos vL�mos aparecer el velJo. La modificación del cuerpo

de los varones se obseiVa tanto como en la muchachan pero

de otro modo. En ella, es más bien de beHe�a, y en

él. de dii�armonla. Hay un pronunciado de&íase entre los

dos sexfls.
ta aparición deí velh le observa tn ti nacimiento det

pen�� a ios doce a�os,
Quizá ocurra mucho antes- Bn todo caso, no es calo lo

que determina d valor social de alguien.
Otra observación en ¡os muchachos de oníí años.' tas

£rec<;jonPS (provt�cadús sin duda durante íos juegos de pe-

ieas) son crribuidos a estímuíos na eróticos�



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   33


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad