I ranvolíit!



Descargar 2.13 Mb.
Página4/33
Fecha de conversión02.05.2018
Tamaño2.13 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   33
31




Esto es h (fuí pedemos úb$ervür por h que refiera

a h representaCiófT dé\ cuerpo adolescente. En cuanto a

las ropas� en ía Áníigiiedad y hüstíi el Renacimiento, ia

desfíttdez estabü reaímente reservada ct la represcuttíción

mascuiina de la juventud. Ferséfona aparece siempre ves¬

tida; lo único que puede aparecer —porque eíh anuncia fa

fecuttdidad en h que se quiere insistir, coarto si la tnufer

no estuviera representada más qUÉ por su fecundidad— son

los senosf los senos de Perséfona, que se tnuesíran en la

transparencia de ía ropa, muy raras veces desnudos,los

senos jofi representados siempre sobresalientes y firmes,

como  se quisiera insistir sobre todo en el aspecto ma¬

mario, ío que no impida  artista respetar efectivamente

los cánones de la belleza.

Bn los baforre/ieves, se desnuda a las figuras simbóli¬

cas. En un marmol griego del siglo V a. de C., expuesto en

las Termas de Roma, vemos a Afrodita con sus dos acom¬

pañantes. Éííflj encaman cada una de Ííií funciones tute¬

lares de ia diosa, es decir del Amorr por un lado, una flau¬

tista desnuda —como es alegórica, puede aparecer desnu¬

da; no es la hija de un ciudadano—� y, por otro, una novia

con velo. Hay una dialéctica en la representación del Amor;

de una parle, es una de las primeras representaciones del

cuerpo femenino desnudo, pero únicamente como atributo

simbólico de Afrodita, Hasta el Rcnacimicrito italiano� los

primeros desnudos femeninos eran totalmente alegóricos.

Es la brisa de la mañana o la brisa del atardecer.
En esU representación. Afrodita aparecc como una ma¬

trona con relación á las otras dos, y ias acompañantes son

dos aspectos del encanto femenino, ia nubilidad y el poder

de seducción  Eílo correspondí, por lo demás, a las avol¬

turas mitológicas atribuidas a Afrodita: tiene ascendiente

sobre las novias que van a casarse, y al mismo tiempo re-

presenta también el amor erótico simbolizado por la flau¬

tista desnuda, porque es la madre de Ems. Se trata de pro¬

vocar el deseo del hombre, que sabrá fecundarla.

IjO prohibido sigue representado por el vestido. Los grie¬

gos representan a la mujer desnuda en la edad adulta, peng

siempre aparece con velo, incluso adulta, cuando es el per¬

sonaje de un acto ceremonial de carácter religioso.
Con los ramanoSj la estatuaria es más erótica. Pode-
32

mos decir que la Venus Calipige, o la Venus de gruesas

nalgasj es una invención romana. Tras hs senos� se des*

cubre el trasero, se magnifica el culo femenino. Y es sobre

todo en los frescos, especialmente en Pompeya, donde

vemos ía libertad de expresión, A pesar de todo, el erotis¬

mo del cuerpo desnudo y lasdvo 5e reserva a los modelos

de mujeres adultas-

HoíSta el Renacimiento no aparecen las primeras repre¬

sentaciones de la adolescencia como tai Hay aún ambi¬

güedad, como en los ángeles y hs santos.  San Juan de

Vinci o las madonnas de Vinci muestran con eflorescencia

una especie de hermafroditismo.

Stf sabe <¡ue tas mujeres raras veces posaban desnudas

para un cuadro. Con frecuencia los modelos eran mucha¬

chos. con vestidofi de mujer.

Si consultamos la historia del arte buscando el tema

de ia adolescencia� Rafael aparece ciertamente como tino

de los primeros grandes pintores que representó la adoles¬

cencia de la mujer so capa de la virginidad de la mujer.

La Virgen Madre es el tema impuesto� pero lo nuevo es

que el pintor apunta en el rostro y en la actitud de la mujer

la felicidad amenazada de la iuventud, un carácter adoles¬

cente tal como nosotros lo comprendemos actualmente.

Los pintores de esta época conocían el amor de las per¬

sonas afortunadas que tomaban como modelos. Se enamo¬

raban de hijas de principes que eran adolescentes, y su sen¬

timiento se refleja en la tela. Podemos comprender asi que

las madonnas de Rafael sean Juveniles.

Es algo nuevo para ta época. Hasta entonces, la Vir¬

gen carecía de edad, o tenia ya cierta madurez- Se puede

decir que Rafael, efectivamente, es uno de los primeros en

haber tenido esta sensibilidad. Ást es como elegia a sus

modelos, y sentía cierta emoción ante el carácter juvemi

En Fra AngeUco� la Virgen es también muy juvenil.

Si pero SU actitud es sin embargo más hierática. Mien¬

tas que, en Rafael, es más humana. Rafael era un ser sen¬

sual y el carácter ¡uvenil era� pues, seductor, mientras que

en Fra Angélico tenía un matiz místico.
33

Et pintor a quien más conmueve el carácter üdoUsctn-

fe dei cuerpo es Botticelii Con sus dn�eles. expresa esta

fugacidad ¿c la primavera de la vida. En sus mu¡eres hay

una eflorescencul <¡ue podría ser masculina y femenina.� En

éÍ NacirciLenco de Venus,  ve a la diosa de pie sobre su

concha marina. Con relación al eie vertical del cuttdro, ía

diosa está en completo desequilibrio. Cabe pensar que

quiso representar con exactitud el equilibrio inestable de

ía juventud.
£1 aliento de la vida asciende como en espiral
Entre los prerrafaelistas ingleses, a comienzos del siglo

xtx, se observa un retomo a cierta naturalidad. En busca

del frescor y la espontaneidad, pintores como Rossetti y

Bume-Jones anuncian el romanticismo inglés y el spleen

de ta adolescencia. Son los primeros en representar a ta

muchacha tal cual
Personalmente, si Invoco a mi memoria visual no con¬

sigo evocar la representación pictórica del momento ado*

lescente sin que se interpongan figuras botticellianas. Pero

volvamos a los pintores anteriores. Estos debian represen¬

tar a k>s jóvenes a través de los temas proporcionados por

la Iglesia. El martirio de san Sebastián es ejemplar al res¬

pecto. En él eaconiramos. como en los griegos y romanos,

a un joven� musculado como un hombre� pero que mues¬

tra una actitud pasiva. soporta su prueba. Se le represen¬

ta como alguien que |x>dría comportarse cual un adulto.

Ahora bien, « sólo victima resignada, objeto de sacrificio.

Los frailecillos de la pintura religiosa expresan menos ta

adolescencia que la inocencia. En la sociedad mundana,

en la corte* los pajes no tienen ninguna «iniciativa»; ya no

son níflos. pero tampoco aparecen en una situación diná¬

mica, Sirven de ornamento. Van vestidos con Jos colores

del príncipe o de su dueAo, aunque eso también tiene el

objetivo de agradar a la vtsia. Se les diría unos caniches

muy bonitos. Son los servidores del arte, que traen un libro

o sostienen blandamente un instrumento de música. Inclu¬

so en la pintura marcial consagrada al tema de la guerra,

la juventud sigue mostrándose servil. Los escudaros son

un poco el ordenanza del caballero, o el paje de la dama

del castillo.
34
Capítulo a
LA LEYENDA DE LOS JÓVENES:

LA LITERATURA EFÉBICA

¿Cuándo aparece en la literatura el término tcadoles-

ccnte»?
De ta pluma de Victor Hugo� que verdaderamente tenía

el don de ta palabra, encontramos esta soberbia definición.-

*tLa adolescencia, ios dos crepúsculos mezclados, el comien¬

zo de una mujer en et final de una Probablemente,

se trata de uno de tos primeras empleos de la palabra en

la ¡iteratura.
iQué resplandor! Y. sin embargo, en su fogosidad co¬

mete una pequefia impropiedad. El comienzo de una mujer

es una aurora, no un crepúscuto� Pero eso ocurre. Hoy se

tntendería: la aurora de un adulto en el crepúsculo de un

niflo,
Esta aurora se corresponde con lo que Rousseau, en el

famoso texto del Emilio, llama uel segundo nacimiento» del

hombre�
La palabra <íadolescentcí> quema los labios de Jcan-

JacquesK pero éste no la utiliza. Recurre a ta perífrasis: cri¬

sis, segundo nacimiento. Y describe esta crísis. Escríbe la

crisis. «Esta tempestuosa revolución se anuncia por medio

del murmullo de las pasiones nacientes... [El nifto] se vuel¬

ve sordo a la voz que Je mantenía dócil. Es un león enfe¬

brecido: ya no conoce a su guía, no quiere ser goberna¬

do... No es ni niño ni hombre, y no es capaz de adquirír

«1 tono de ninguno de los do5„.3>

Se dejaba planear un suave velo vaporoso sobre el paso
35

de la pubertad, A fin do cuentas, parece como si el térmi¬

no adoícscente fuera reUíívametite nuevo. Antes del siglo

XX, se prolofigñbíi la mfanda o se tntronizabíj brutalmen¬

te al joven adulto Estamos lejos de los í(í;acolanzados>�

como se dice hoy. lo qüt pgrmittf suponer que esta clase

de edad existe Pest; a todo, ha floTCCido antes de tiempo

(adolescente) toda un¿i littiratyra efébíca,
La representacíéfi del udoiescente cotfiG tjn p�r�o»o-

je solitario, un soñador, un desgraciado o utt joven geniot

una v[S£í>ri romúnika. En la Antigüedad y la Edad

Mf-dia, ei adoUsc�fHt ídMfw de tiempo} es a menudo un

obíaio, un héroe sacrificadfi. Ifi�ínia eti Túurtde, sair Se-

bastiÓH.
Son los consagrados místicos. Más tarde habrá el

consagrado político� Lortníaedo hará émulos hasra el si¬

glo XX.

EL SECUNDO NACIMIENTO
Nacemos* por decirlo así, en dos vec«s: una para

Gxhtlr, y la otro, para vivir. Un« para la especie, y

I3 otra, para ct sexo. Aquellos que consideran a la

mujer comú un hombre Imperfecto sirt duda se equi¬

vocan; aunque la analogía eKterior le$ da ía razón.

Hasta la edad núfait, los niños de ambos sexos no

llenen nada aparentemenlr que ¡os distinga; mismo

rostro, misma figura* mismo colqr� mi$ma voi, todo

es [gual; las muchachas soei niños; los muchachos

lambían son niños. El mismo nombre basia para

unos seres tan parecidos. Los muchos, en quienes se

impide ei de�iroUo posterior del seno, conservan esta

conformidad toda su vida: son siempre niños gran>

des. Y las mujeres, que no pierden esta mbma con¬

formidad, parecen� a los ojos de muchos, no ser

jamás otra cosa.

Pero el hombre» en general� no está hecho para

quedarse siempre en la Infancia. Sale de ella en la

época prescrita por la naturalesia; y este momento de

crisis» aujique bastante corto, tiene lar�gas influencias.

Tal como el bramido del mar precede con mucha

anterioridad a la tempestad, esta tormentosa revolu-

dón se anuncia por medio de las pa�tone» rtactentes.

Una sorda fermentación adviene de ta proximidad del

peEigro, tJn cambio en el humor, arrebatos frecuen¬

tes, una continua agitación dd ánimo, hacen al niño

casi indisciplinable. Se vuelve sordo a la voi que le

mantenía dócil; es un león enfebrecido. Mo conoce a

su guía» y no quiere seguir siendo gobernado.

A los signos morales de un humor que se altera

se suman cambios perceptIbies en el todito. Su fiso¬

nomía se desarrolla y se impregria de un carácter; el

escaso y suave vello que crecía «a la parte baja de

sus mejillas se oscurece y adquiere consistencia. Su

voi enmudece, o mas bien la pierde; ya no es niño

peto tampoco hombre, y no es capaz de adoptar el

lono de ninguno de los dos. Suí ojos, esos órganos

det alma, que nada han dicho hasta et momento, en*

cuentran un lenguaje y una expresión. Un fuego na¬

ciente los anima� sus mimdas, tn¿s vivas» tienen búd

una sania Inocenela, pero ya no su primera intbecill-

dad; $e dan cuenta ya de que pueden dcclr demasia¬

do. Comienza a saber bajar los ojos y a enrojecer; se

vuelve sensible antes de saber lo que siente. Está in¬

quieto sin motivo. Todo ello puede venir lentamente,

y dejaros lodavia tiempo. Pero si su vivacidad se

tama demasiado Impaciente» si su arrebato se con¬

vierte en furor, si se irrita y se enternece a cada mo¬

mento, s� vierte lágrimas sm causa, si, cerca de los

objetos que comienzan a tomarse peligrosos para él.

Su pulso se acelera y su mirada se Inflama, si la

mano de una mujer posándose sobre la suya le hace

temblar, si se turba o se intimida al lado de elta, Uli-

ses� oh, sabio Ullses� ten cuidado. Los odres que ce¬

rrabas con tanta precaución se han abierto; los vien¬

tos se han desencadenado. No abandones ni un ins¬

tante el timón, o todo estará perdida.

Éste es el segundo nacimiento de que hablaban

aquí es donde el hombre nace verdaderamente a la

vida, y nada humano le es extraño. Hasta aquí nues¬

tros cuidados no han sido más que juegos infantiles.


36

37

Es ahora cuando adquieren ftu verdadera Importan¬

cia. Esta época en que termina corrkiitemente la., edu¬

cación es propiamente aquetta ta que la nuestra debe

comenzar* Pero, para expoticr con claridad este nuevo

plan, contetnpletüoit aucvameate desde arriba el es¬

tado de las cosas que guardan relación con ella,

Jcan-J>cqtjea RottiftcsUr

ii£nilíloit. lomo guíala
El temo de ía muerte fatal apúrtce de nue\fO en la pare-

¡a de ctd0lescetites. El priatet amor no escapará a un finúi

trágico, Dante.- Paolo y Francesco: Shakespeare�� Romeo y

Julieta,
Este linaje fiovelesco desemboca en Pablo y Virginia,

El anvor imposible. Stn morir a lo es� no puede

transformarse en vida nucva� La pareja de adolescentes

entra en contado con lo prohibido. Chateaubriand aborda,

con Rene, el sentimiento incestuoso.

£t drama de Peleas y Melisenda opone e! amor adulto

al amor adolescente. i>o$ niños a los que el sustituto pa¬

terno impide amarse. Golo tiene veintiséis aflos. Su joven

hermano Peleas, quince, y la joven recogida por Golo, dit-

císéis- Peleas es un inocente. Sicnie admiración ante Golo

y ante Melisenda en tanto quti tsposa de su hermano

mayor. Le confiesa unos sentimientos que descubre en si

mismo gracias al amor que se orienta a la sustituta de su

medre. Para Melisenda, Golo es d padre simbólico- E! gran

sacerdote prohibe a los más jóvenes comulgar juntos pues

quiere ser el único en captar su entera devoción, Bs un

tema postromántioo y aún actual, el del poder tutelar sobre

la juventud, el de la posesión mística del jefe de secta o

de banda sobre los «escolarizados».
Fue Flaubert quien, en una gran novela demasiado poco

cottocidof Septiembre, escrito como una confesión, dio la

palabra a la Éoledad y a ta inquietud amorosa de un joven.

La naturaleza� ¡e/os de consolarle, no hace más que aviuar

su malestar, Rousseau en sus paseos solitarios es un adu¡�

to que evoca su infancia, pero habrá que esperar a Flau¬

bert para qué se exprese ei primer lirismo de la adoles¬

cencia,
38

Desde el siglo Xvilj la literatura alemana ha concedido

un lugar importante a lo$ adolescentes, desarrollando la

vieja tradición del <(Bildungsroman>». la novcU de inicia¬

ción. la novela de aprendizaje.

El primero en inaugurarla es Simplicissimus de Grim*

melskausen, publicada en Í66S. El clásico del género será�

en 1796, el Wilhelmmeister de Goethe. Es la primera vez

que urt escritor dedica un gran despliegue a ía observa¬

ción de los signos de esta transformación jníerror del ser

humano iras su pubertad.

En las novelas de iniciación que le precedieron, ¿fue

empleado el término ttadolescente»?

Las novelas de caballería sacan a escena a pajes, escu¬

deros, tas crónix�s medievales de los aprendices, de los es-

tudianies, Gil Blas de SantiUana es considerado un niño�
Philippe Aries ha demostrado claramente que hasta fi¬

nales dd siglo xvni bs estudiantes figuraban todavía entre

los niños. Se p>odía decir  hasta los veinticinco e in¬

cluso hasta los treinta años. En la corte, los príncipes se¬

guían siendo infantes basta el momento de subir al trono.

En el campo, se era un nifto hasta los dieciocho años. En

nuestros días» subsiste cierto hábito mental al respecto en

el mundo médico. El Hospital de Níflos recibe pacientes

de.,, quince aflos.

Bajo el Antiguo Régimen, una muchacha de catorce

años no era considerada como una adolescente, sino ya

como una adulta capax de ser escogida para asegurar la

descendencia. Pero si las alíanos eran demasiado preco¬

ces (eran prometidos a tos siete años), la consumación se¬

xual entre niños no era anticipada.

No hay que olvidar el siglo XVII, con Fénelon y $u Te-

lémaco Las aventuras de este muchacho mjetado por su

mentor, pueden ser proclamadas como una prefiguración

de ta novela de aprendizaje
Entre los adolescentes del ((Bildungsromami, la amis¬

tad ocupa un lugar preferente. Precede al amor de la mujer.

Amistad por un semejante, una especie de afecto apasio¬

nado, platónico pero ambiguo,
39

B[ amor sigue skndo un sentimiento de intancia no

transformado. La sexualidad del adolescente vadla cnire

homosexualidad y hotLrosexualidad. Manihcrlani, tn FJ

Sueño de ía Mariana, se refiere a Kermes, <ídiús dt la ado¬

lescencia que era también dios del crepLisculo>3, A través

de su t:jempiü. y de los de Gide y Green� que impusieron

una literatura de lemáticíi homoaexua], es interesante inte¬

rrogarse sobre su nostalgia inconsciente de una adolcscen-

cta inacabada Hay algo de adolescencia no terminada en

el homosexual, por su manera de amar lo absoluto y no

tolerar la traición. Es tan cierto para los hombres como

para las mujeres invenidos. Ello no quiere decir que todos

los heierosextjales toleren ta traición de los sentimientos,

pero transigen, porque para etios hay algo más importan¬

te. ia obra La obra en común concebida del encuentro de

dos serts diferentes que acaban por traicionarse. Si el ho¬

mosexual lis artista, hace obra simbólicamente, Todo es¬

critor se salva, o también lodo pintor, o músico. Porque

produce un fruto cultural. Ei fruto carnal por si solo no

basta tampoco para mantener unidas a las parej.is. Una

pareja sólo se mantiene si ea un conjunto sociaL La socie¬

dad, a] reconocer el divorcio, ha producido realmente la

confusión en la responsabilidad paterna, y comprometido

la formación del ciudadtino. Al cabo de ocho años, los pa¬

dres han hecho de su hijo un ser humano, pero no todavía

un ciudadano; aún k falta mucho» Más allá de los siete

años del niño, a las parejas tes cuesta mucho mantenerse

juntas dentro de un mtsmo nivel de consideración amoro¬

sa de sus diferencias, La distancia entre los padres se

agranda.  no tienen oíros hi]os. la obra ya no !es man-

tiene unidos. Quizá no han vivido suficientemente bien su

adolescencia; en todo caso, lo cieno es que sienten, cuan¬

do su primogénito tiene siete años, ei anhelo de una nueva

adoiescencja.

No se puede estudiar un grupo de edad sep&rado de

los demás con los que se vive consiantemente. Y precisa¬

mente, ios niños, al llegar a una edad en que Se separan

dt: sus padres, ejercen sobre su entorno cierto numero de

efectos psicológicos que son remanentes de ta propia in-

Fancia de sus ascendientes� Los padres, por su parte, se

despreocupan de la manera de concebir sus relaciones con

el niño. A partir del momento en que el niño no toma ya a

sus padres como absolutos, éstos se ven también libera-
40

dos de la ribhí�ación de ser un absoluto para su hijo, y se

«ncuentran de nuevo en el relativo de una adolescencia rc-

cuperada, como convirtiéndose en modelos para esos niños

que han roto la primera relación de papá-mamá y que es¬

peran salir de la familia. Y los adultos, en ese momento,

están capacitados para demostrarles que también ellos

viven enteramente al margen, en lugar de estar centrados

en la vida familiar Por esto, probablemente, la adolescen¬

cia es tan temida por la sociedad de los adultos, y ésta

aparece tan severa con los jóvenes. Ahora que ya ni si¬

quiera son vabrÍTiados por el dinero que pueden aportar a

sus padres, en donde encuentran casa y comida, se entien¬

dan o no con ellos, se ven obligados a cohabitar, lo cual

provoca efectos secundarios en los adultos AntaT�o, cuan¬

do la ley permLlía irabajar a los jóvenes si no se enten¬

dían con sus padres, podían abandonarles. Tenían recur¬

sos para asumir su condición� modestamente, pero sin estar

a cargo de nadie. Por el coturano, en la itctualtdad no puc�

den, legalmente, hacerlo De ahí tos graves trastornos que

perturban la psicología de los adolescentes y comprome¬

ten el equilibrio de los hogares, aunque bs jóvenes no quie¬

ren ser responsables de algo semejante Desgraciadamen*

te. con mucha Irecuencla hoy. los adultos les muestran va¬

lores sólo materialistas, y no valores que aliimiin cierto

ideal en el trabajo, y éste es el motivo por el que los fove¬

nes aparecen tan desprovistos y ilesarmados

Cuando los padres recuperan su adolescencia, aparecen

frágiles* desamparados, en un momento en que el adoles¬

cente vive justamente por primera vez. tJe hecho, es lo con¬

trario de lo que espera el niño adolescente. Éste preferiría

contemplar a sus padres viviendo la plenitud de su vida

sexual» compromeitdos en la vida pública� dando así un

sentido a su vida. Desea que sus padres no se ocupen de-

maiiiado de él. aunque estén dispí�riibles cuando tenga ne¬

cesidad de hablar. Lo Importante es que el padre y la

madre hagan bieu lo quc hacen� sin perjuicio de que el

adolescente desarrolle incluso cierto humor o divertida in¬

dulgencia, diciendo- (iMi padre es asi; se mata irabajan-

do.w O bien: «No hacen nada bien, pero parecen satisfe¬

chos,»

Lo que más hace sufrir a los adolescentes es ver que

los padres tratan de vivir a imagen de sus hijos, y quieren

hacerles la competencia H$ el mundo al revés. Los hom-
41




bres tienen ahora amigutlas de la edad de $us hijas, y a

las mujeres  gusta hoy sgrmi�r a los compañeros de sus

hijos, porque prccj&amcnte ellas no vivieron su adolescen¬

cia. Están presas en la identifícación con sus hijos.
Mucho ames que ios psicóiogos, los novetisías han útut-

¡izado las rehcioms d€ hs adohscetites cpíi el tiempo, el

espacio� la verdad, el úmott

De Goethe a Thomas Afarrn> ía tifemíura aletnana con¬

cede a ios adolescentes íod(i$ las posibilidades de amar,

pero éstos no las realizan concretamente. Sólo llegan a co-

muTiTparse OQn aqudlvi íer�í ron quienes nv puede de. nfn-

gún modo ptamearSÉ ia sexualidad.
El amor de los niños» primero por los p�dre� y luego

por los adultos, es una idea�lzaciónj puesto que éí cuerpo

aún Aq e5 capaz de realización en tas relaciones sexuales.

£n el adolí�enie� la amistad apasionada se enfoca hacia

alguien con quien no pueda considerarse la sexualidad�
La relación con el tiempo es confusa y angustiada. 

adolescente se desfasa del tiempo cotidiano pera vivir un

tiempo subjetivo parecido ü/ tiúmpo novele�co�
El adole�centt vLviiriá ót hecho lo Que Camiis llsiinaba

el vif décisif. Debe continuamente reiniciar el intento de

vivir como si este peHodo no debiera terminar jamás. Es

la prueba de Sísifo, la de la conciencia metida en un túnd-

No sabe cuál es d final del túnel El tiempo del ado¬

lescente aparece constantemente salpicado de alegHas in¬

mensas y de penas taTi repentinas como pasajeras. Creo

que sufre y goza por debajo del nivel i�ontlnuo de humor:

conoce tm humor que oscila continuamenle entre la depne-

sión y la cxaltdCLÓn. Es la característica de e�ta fase.
Las sociedades antiguas suavii�aban la angustia de tos

jóvenes dándoles a conocer el límite de la prueba plasma*

da tn ¡os ritos de infcü'acjort. Bita iniciación se etnplenha

para romper el aislamiento del adolescenter
Tenia un punto de referencia en el tiempo, para su in¬

tegración a la vida del grupo. Era la sociedad la que decL-

dia sobre esta época de Iniciación y ñobre la edad a partir
4Z

de la cual se adquieren los atributos de la viniidíd. Uw

puede casarse o partir a la guerra. Tales actividades son

determinada» en d tiempo por la sociedad.
Veremos más adelante qí4e¡. cüntraríaynettte a h que piy

dría pensarse� estas imciacioaes no .son precoces. En ge¬

neral. entre los catorce y los dieciséis aflos. El Consejo de

los Ancianos se toma unOS itiérgenes razotrables. Jamás

tiene lugar a los doce años� sino a los dieciséis, y a ireces

mds tarde.
La elección de edad se basa en razones económicas� rá-

lones de estructuras sociales que determinan que en oca-

stones es mejor que ello ocurra més tarde, y otras que es

mejor que suceda antes�
En las primeras novelas autobiográficas modernas,

camo en las novelas de aprendízítj� de las siglos preceden¬

tes� la inicioidón no tiene lugar sin un dtsplatamiento en

et espacio. Es ei desarraigo o el encierro lo que desencade¬

na ta crisis Ukeradord. El ejctrañamientü Agrandes vacacio¬

nes, curaso ta clausura (internada, habitación de enfer¬

mo) conducen al lugar de iniciadón� Bl André Walter* di

Gidé� es condenado a ta habitación por una razón de salud,

y atíí es donde Ttace a la literatura,
{finalmente, la adolescencia se vive a la vez como un

exilio y como una iniciación, al término de este exilio.
Entre los fóvenes héroes germánicos, los valores esiéti'

eos son más importantes que tos valores morales, filosófi¬

cos, políticos. Bl adolescente busca locamente conííiffoí so¬

ciales o afectivos que estén desprovistos de mentira, ¿Es

confroííícftff ííío por et colegial de pícoí pardos de El ca-

£ador oculto de J. D. Salinger?
Adolescente hablador, miente para engañar a los demás,

pero, a fin de cuenLas, si bien da una imagen c�xacta de sí�

cree proteger su verdadero yo� tan vulnerable y tan mal

definido todavía que no puede dejarlo bien sentado. En¬

tonces se refugia en la fabulación.

Se esconde detrás del lenguaje� El lenguaje ya no tiene

relación con la realidad� pero defiende al sujeto simbólico.
43




Holdfn íe focta de ser hcI más tremendo mentirosa que

jamás hayáis conocido'*.
Rolden no es en absoluto mifómano, porque, cada vez,

se cuenta a  mismo la barbaridad qut ha inventado. De-

rtendc al sujeto simbólico, al sujeto único que es, pero lo

cJefiendc negando la realidad detrás de una máscara de len-

guaje que tos demás creen en telacinn con su realidad.
El persot�üje de El cazador oculto no es. de ttingúti

modo romántico, y, con todo, detrás de iu máscara pre-�

íenia a la adolescencia como una época de pureza o de

inocei\cia con relación íi  sociedad en la que  a entrar

o en la gue ya está. De todas las novelas en donde el ado¬

lescente esiá en primera persona se desprende esta idea

de que el adolescente es padre del íwmbre� del hombre fu¬

turo, y de que éí vale más que dicho hombre, que vale

más que el adulto� y que finalmente es él, aunque elh sea

una pesada carga y se sienta muy desgrúciado, quien llet/a

h verdad.
Ocurre en esta época de la adolescencia lo mismo que

en el caso del recién nacido que lleva la verdad del futuro

del niño. Ames que los compromisos de la vida en común

con los dcmás� el adolescente es portador de verdad. Antes

que líis traninacciones que se verá obligado a hacer para

sobrevivir y para realizar su scj�uatidad» que por algún

tiempo todavía ntj hace más que sostener sus fantasmas

sin pasar a la acción.
En Las palabras, Sartre es quizá el primero en recusar

ef fíempo de la adolescencia, la comed/a del /oven en rela¬

ción con la sociedad. Como si et niño no pudiera hacer mái

que repetir, tomar el modelo  los adultos e imitarlo aun¬

que sin creer íh éL
Consciente de hacer Kcomo si», La Inteeración social

con&ístitia en hacer los gestos de los adultos. Es la expre¬

sión "hacer como>» de los niños: «Imitar.»
Para Saríre, el ser wo « más que la suma de sus actos.

En último término� ta personalidad no sería más que un

conjunto de gestos que podemos observar desde el exterior,
44

Hsla observación, que no ti global» es d�sintegradora

y dcfihumanbtantc. Probablemente le era necesaria al auior

para enfrentarse con un narcisismo afectivo no sólo cen¬

trado en el ombligo. Pues el ombligo unifica, y í! persona¬

je no acepEa ver el cuerpo en su unidad y enlazado a una

ascendencia. Lo hace pedazos anatómicos* detalla sus fun¬

ciones, como si éstas existieran por separado. De los

dcntás, sólo describe $us Lics� sus manias, sus defectos,

Parece que en Sartre falta el amor.  con todo, fue un

hombre que suscitó el amor cuando era joven, aunque por

su parte experimentó la seducción, no el amor.
Sólo amó de verdad el lenguaje� Fue un auténtico ena-

morado del lenguaje.
Ocurre un poco como en El cazador oculto. Dice a tas

gentes que es frágil, pero preciso que ame a alguien.

¿A quién ama? Al lenguaje y. narci si stamen te, al lenguaje

que sale de él. Y que él llega a hacer amar por Jos demás.

Pero, ¿a quién ama ét? Él es un postadolescente que quie¬

re salir de un amor que quizá era falso en el romanticis¬

mo, pero que aún no está asumido como el verdadero amor.
Tomando como punto de referencia histórico la segun¬

da guerra mundial, que enterró iüs supervivencias del sigío

XíXt observamos cierfa. ruptura� un cambio de perspectiva

en ios novelistas. Antes de 1939, ta adolescencia tra con¬

tada por ¡OS eícnwrej como una crisis subjetiva' uno se

rebela contra los padres y las obligactones de la �ociedizJ,

en ianto que, a su vez, sueña con llegar a ser rápidamente

un adulto para hacer como ellos. Después de 1�50� ta ado¬

lescencia ya no es considerada como una crisis, sino como

IIn estado. Es en cierto modo institucionalizada como una

experiencia fitosóficat un paso obligado de ta conciencia.

Uégamos  tema existencialista del descubrimiento det ab¬

surdo. En esta interpretación, la adolescencia es un esta¬

do necesario de ta conciencia moderna para descubrir lo

trágico de la condición humana. Cada ser humano reha¬

rta� sin saberla, el camino de los filósofos de manera más

intuitiva que conceptual.
En Francia, durante y aJ final de la guerra� la división

del país en dos ideales completamente contradictorios dcs-
45

l�aiTÓ las familiar, del mismo modn que el asumo Dreyfus

habiá dividido a los abu�lo� esa generación. Para los

menos j6v«nes. lo$ valores vacilaron Lotalmentti. Los niños

no podían ya est� contra Los padrL��, dado que £stos ha¬

bían oscilado entre la colaboración y la resístciicJa. Los jó»

venes no se ocupaban de política antaño como se ocupa¬

ron de ella despii¿5i de la guerra. Los valores rilosóFicos y

sociales (la filo�fia de 1� revolución) tomaron la debnte-

ra a los valores estéticos y morales,

«Ella teoia cata gracia fu�ttlva que marca la más

detlcicua de las transicloaes� la adolescencia, Eos das

crepúsculos mezclados» el comlenxo de una mujer en

d flnaj de udA nlfiv.tr

Víctor Hufc

■iLo* Trabajodúrct dtl Mam

46
Capítulo 5
LOS HÉROES Y LOS MODELOS

Ames de que naciera la ideología revolucionan a, coo

sus gucmlleros y mudjaidincs, ¿quiénes eran los héroes de

la juventud? ¿Qué se ofrecia a au imaginación? ¿Que mo¬

delos podían imitar?
Los grandes viajcroSt. navegantes y ejcphradorcs pro-

babUmitite han sucedido d los cat>iill�rps, cúndotietos y

seAorés  ta guerra.' de Marca Poto a Vasco da Gama y

Bougainville, después de Alejandro� César y los Cruzados.

En la época de Bonaparte, las conquistas cientificas de

Humboldt hicieron sombra a la gfona militar del general.

Bonaparie esííiba cvloso de líumboldtt cuyos duirios de ej(-

pedición despachados desd� América Latina a Europa fue¬

ron publicados, consiguiendo urt éxito inmenso. Se habla¬

ba tanto de sus descubrimientos como de las victorias mi¬

litares, La mhión científica que había acamptiñado ai

cuerpo ejípedícíonario a Egipto fascinó al joven Champo-

Uion. La. aventura científica no defarú de ser una emuta-

ción hasta que ta competición palronizada o ta carrera áe

armamentos doblada de ía guerra de hs espías disuada o

desaliente la inicialde h juvcntvd�

En un diagrama (véase pagina 48) podemos seguir tas

evoluciones� ios modelos propuestos a la fuveníud. La épo¬

ca de tos héroes conoce su ctnií con ta cahallena inicia/iú

y armada solemnemente.

El viafe tiene también su imagen negatiifar la del exi¬

lio, la deportación a tas príméras colonias. Por otra 


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   33


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad