Historia de la filosofia 1


La política: liberalismo utilitarista



Descargar 0.74 Mb.
Página3/4
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño0.74 Mb.
1   2   3   4

La política: liberalismo utilitarista


En ética y en política la filosofía de Mill comparte las siguientes premisas:

  1. El humanismo ilustrado. Se considera que lo fundamental para la extensión de una sociedad “abierta” (liberal, utilitarista) es mantener una determinada concepción antropológica: la que nos presenta al ser humano como un ser autónomo -en la estela de la Ilustración-, a la vez imperfecto y perfectible, capaz de evolucionar aprendiendo de sus propios errores.

  2. El valor consiste en el bienestar conseguido en la vida de los individuos.

  3. Los intereses de todos tienen el mismo peso en la consideración de todos.

  4. La felicidad se alcanza con más efectividad cuando la sociedad deja a la gente libre para perseguir sus propios fines siempre que se sujeten a las reglas establecidas para el bien general.
      1. El reformismo económico y social

        1. Las desigualdades creadas por la sociedad industrial.


Mill considera inaceptable el embrutecimiento humano derivado del industrialismo y de la economía capitalista característicos de la Inglaterra de su tiempo.

Hombres, mujeres y niños –a menudo a partir de los siete años- sufrían jornadas laborales de doce a catorce horas en fábricas y minas insalubres y peligrosas. Sin protección legal (inexistencia de contratos fijos, sueldos inestables, despido libre), ni ningún tipo de cobertura social (como invalidez, accidente, enfermedad o jubilación) y con unos salarios fijados por los empresarios. La mecanización hacía crecer exponencialmente la producción mientras los artesanos se arruinaban porque no podían competir con el nuevo mercado industrial. Los agricultores empobrecidos emigraban a las ciudades a la búsqueda de trabajo y subsistencia. Unos y otros constituían la fuerza de trabajo que necesitaba la industria.



El nacimiento de la sociedad industrial comporta una fuerte desigualdad entre las dos clases sociales que la caracterizan, la burguesía capitalista y el proletariado, desigualdad que el liberalismo inicial considera inevitable.
        1. El papel del Estado


Con el principio utilitarista del bien común Mill quiere mitigar la desigualdad mediante la intervención del Estado haciendo que éste limite por ley la jornada laboral, prohíba el trabajo infantil, promueva la salud y la educación, equipare a los hombres y las mujeres. Por otro lado, no cuestiona radicalmente el capitalismo, los valores burgueses o el principio de no intervención directa del Estado en materia económica.

El bien común impone una legislación social y laboral humanizadoras y tiene el valor de una reacción lúcida y crítica, dentro del mismo ámbito liberal, contra las primeras concepciones de este liberalismo que equiparaban la libertad a la total inexistencia de leyes e intervención estatal.

Mill, en colaboración de su esposa, es el autor de una nueva formulación de la economía liberal que defiende la distribución más justa de la riqueza derivada de la cooperación social. Así, profundizando en el principio utilitarista de la máxima felicidad para el máximo de gente, se separa de la tesis del liberalismo de Ricardo y se aproxima al socialismo.

Mill es un liberal con objetivos sociales. De ahí su defensa, a la vez, de la economía liberal y de las organizaciones obreras, que le llevó a defender una especie de socialización más o menos libertaria del trabajo.

La pieza clave de una buena sociedad consiste en coordinar los intereses individuales. De hecho, el comercio es un buen ejemplo de tarea individual en que se logra coordinar intereses individuales y servir al interés general. Eso no significa que el Estado deba renunciar a intervenir aunque procure ser mínimo para no dar demasiado poder a nadie. Más que en el Estado, la utilidad mayor (y la eficiencia) se encuentra en los municipios y en las pequeñas comunidades.

En política, el Estado debe garantizar la igualdad de oportunidades. Algunas cosas (la educación, la sanidad, etc.) deben ser legisladas precisamente para conseguir la mayor utilidad general. La desregulación no puede, pues, ser una norma general e invariable. Un ejemplo muy típico es el del horario de trabajo que, según Mill, (que en eso sigue a Smith) debe ser legislado y limitado porque individuos aislados no podrían defender el interés general.


        1. El papel de la mujer


Mill reconoció a los socialistas utópicos de su época (Saint-Simon, Owen, Fourier) el mérito de haber sido los primeros en la defensa de la emancipación de la mujer. De hecho, una de sus condiciones para ser candidato a Westminister fue la de poder batallar por el derecho al voto femenino. Su feminismo tiene que ver profundamente con su idea de que la libertad es cualitativa, no divisible y que debe conducir a una sociedad equilibrada.
      1. La democracia representativa como instrumento al servicio de la libertad

        1. Crítica al despotismo ilustrado


En sus Consideraciones sobre el gobierno representativo Mill nos explicará la no utilidad del dictador benévolo, dispuesto a promover la felicidad de la mayoría, porque su cometido sería inalcanzable. No puede un hombre lograr la felicidad de los demás ya que la felicidad es una conquista humana que requiere el concurso de, al menos, una mayoría de la humanidad; siendo asimismo un fruto del desarrollo de las capacidades de autogobierno y de participación en la vida pública. La sociedad es tanto más feliz cuanto mayor es el número de individuos involucrados en el gobierno de sí mismos y orientados hacia el bienestar general, cuanto mayor es el número de sujetos activos que despliegan y desarrollan sus capacidades aportándose satisfacciones mutuamente, y viceversa, el hombre individual será tanto más feliz cuanto mayor bienestar haya en la sociedad en la que vive.
        1. Una democracia al servicio de la libertad y del respeto a las minorías


La libertad política implica la participación en el poder y Mill es un demócrata convencido, pero pone por delante la libertad a la democracia (que es, en definitiva, un instrumento).

Mill es sensible a los peligros que este sistema político supone, teme especialmente que la democracia pueda justificar una forma de tiranía tanto o más despreciable que cualquier otra forma de gobierno autoritario: la tiranía de la mayoría sobre las minorías y sobre los individuos que muestren su desacuerdo con ella. La mayoría puede ejercer este poder, advierte Mill, por medio del poder coercitivo del Estado, como por medio de la opinión mayoritaria.

Defiende, así, una democracia representativa en la que estén reconocidos todos los pareceres y no sólo las mayorías. En una democracia las minorías deben poder hacerse oír y tener la posibilidad de triunfar mediante la fuerza de sus argumentos si son conformes a la razón.

La única solución que ve a este problema es la educación moral e intelectual de los individuos en el ideal de persona como ser progresivo.


        1. El papel de la educación: ilustrar y preparar para la democracia


Las instituciones sociales y políticas han de trabajar para que los individuos puedan cultivar adecuadamente sus facultades superiores y puedan desarrollarse libremente. Esto, de hecho, es lo único que las justifica, ya que la calidad de un Estado no se determina sino según la calidad moral de los miembros que lo componen.

El Estado debe hacer obligatoria la educación precisamente porque la democracia necesita de la fuerza del conocimiento y de la argumentación para poder aumentar su diversidad.

Una sociedad educada es más libre aunque Mill es contrario a la escuela pública por miedo a la uniformización y al adoctrinamiento. La uniformización constituye para él un despotismo de la clase dirigente.

Su pedagogía, por ejemplo, defiende que los exámenes sean optativos y que en ellos no se pueda obligar a adherirse a ninguna opinión sino que se incite al alumno a pensar por sí mismo. Por ello mismo era contrario a que para entrar en ciertas profesiones fuese obligatorio un título oficial, con lo que se evitaría que ciertos individuos -los funcionarios- tuviesen un poder despótico en tanto que examinadores.


        1. Propuestas para esquivar los peligros de la democracia


Propone que el voto de las personas educadas pese más que el de otras personas (propuesta del voto plural), instaurar un sistema de representación proporcional que favorezca la representación de las minorías, eliminar el voto secreto (él creía que favorecía la expresión de intereses mezquinos) y la creación de una comisión de expertos que se encargue de elaborar las leyes que después los parlamentarios habrán de aprobar o rechazar.
        1. Liberalismo y democracia


El concepto de “liberalismo” y el de “democracia” no son estricta ni necesariamente sinónimos en la obra de Mill. La libertad es el ideal moral que rige las acciones de los individuos, en vistas a su felicidad -en la medida que la libertad crea diversidad- y el liberalismo es la teoría política y económica que favorece esa diversidad; en cambio la democracia es sólo un instrumento, una herramienta de la libertad.

En condiciones ideales, liberalismo y democracia convergen; pero conceptualmente podrían existir gobiernos democráticos (con elecciones, con constitución) sin derechos liberales, sin garantías para la oposición e incluso sin partidos políticos10.

El liberalismo y el utilitarismo necesitan, para poder desarrollarse, de una extensa serie de condiciones económicas (propiedad privada), jurídicas (partidos políticos, libertad de expresión) e incluso religiosas (libertad de conciencia) por no decir éticas (tolerancia).

      1. Utilitarismo y liberalismo


El liberalismo es el marco general del utilitarismo aunque existen otras formulaciones liberales no utilitaristas partidarias de considerar la vida, la libertad y la propiedad privada como derechos naturales.

John Stuart Mill no fue estrictamente un liberal sino más bien un radical demócrata o un reformista que en sus últimas obras expresa gran simpatía por las formulaciones del socialismo utópico.

Era partidario de superar la antítesis entre capitalismo y socialismo a través de sistemas de cooperativas. Para Mill el cooperativismo (libre y no obligado) era un concepto nuclear a la hora de regular las relaciones sociales.

Aún así se ha querido identificar a Mill con el liberalismo por su aspecto antiestatista y por su reivindicación de la iniciativa individual.


    1. Bibliografía


Utilitarismo. Madrid: Alianza 1984. (Traducción de Esperanza Guisán)

Sobre la llibertat. Barcelona: Laia, 1983. (Traducción y edición de Lluís Flaquer)

Sobre la libertad. Madrid: Edaf, 2004. (Traducción de Gregorio Cantera)



Autobiografía. Madrid: Alianza, 1986. (Traducción de Carlos Mellizo)

Diario. Madrid, Alianza: 1996. (Edición de Carlos Mellizo)

Principios de economía política. México: Fondo de Cultura Económica, 1951. (Traducción de Teodoro Ortiz)

Sistema de lógica inductiva y deductiva. Madrid: Jorro, 1917. (Traducción de Eduardo Ovejero)
  1. La crítica de la filosofía especulativa alemana

    1. La filosofía alemana después de Hegel


La filosofía de Hegel se extiende por toda Europa es el momento del idealismo alemán: éste propone un nuevo concepto de racionalidad: la razón infinita, absoluta y creadora -frente a la limitada kantiana-. Con él la filosofía vuelve a ser sistemática y metafísica y descubre un nuevo método: la dialéctica.

La obra de Hegel era monumental porque, no sólo había integrado todos los acontecimientos históricos incluyendo los negativos como necesarios -dentro de su concepción dialéctica de la realidad-, sino que además también lo había hecho conectándolo con todas las disciplinas del saber. Pero un sistema tan complejo era a la vez muy ambiguo y se prestaba a diversas interpretaciones. Se podía ver en su sistema la justificación del orden social y político injusto que se vivía (interpretándolo como el punto de llegada de la historia) o se podía ver en la dialéctica misma un instrumento para superar ese mismo estado de cosas.

Los seguidores de Hegel se escinden en dos bandos:

  1. La derecha hegeliana. Hacen una interpretación conservadora centrándose en el uso del sistema hegeliano en el que ven el orden de lo absoluto ya definitivo. Es una postura inmovilista. La filosofía de Hegel es para ellos la consolidación y la conservación de la Religión y de la Teología -no olvidemos que lo Absoluto es también Dios-, y la justificación "ideológica" de un Poder autoritario -que regía su tiempo-. El estado actual de cosas es el fin de la historia, y de ese modo está justificado.

  2. La izquierda hegeliana. Tienen una actitud crítica ante la filosofía de Hegel y hacen una interpretación progresista centrándose en el uso de la dialéctica como método. Ven en la filosofía de Hegel la disolución y la negación de la Religión y de Dios. Además, el carácter dialéctico de la realidad nos ofrece, según su interpretación, un motor de trasformación del orden político y social dado. Entre ellos cabe destacar:

    1. Ludwig Feuerbach que se centra en la crítica del idealismo y la religión hegelianos.

    2. Karl Marx que hace un análisis teórico más a fondo de la teoría hegeliana y se centrará más en la crítica política.

    1. Catálogo: pluginfile.php
      pluginfile.php -> Tema 1- psicologia evolutiva
      pluginfile.php -> Ccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccc
      pluginfile.php -> Establecer el marco regulatorio de las prestaciones sobre cuidados paliativos
      pluginfile.php -> 1. psicologia como ciencia
      pluginfile.php -> Universidad catolica boliviana "san pablo" departamento de psicologia
      pluginfile.php -> Eje temático: Enfoques y Abordajes de la Psicología Comunitaria en América Latina
      pluginfile.php -> Con Esfuerzo dedico estas líneas a quienes con dedicación nos orientan para poder avanzar en la vida
      pluginfile.php -> Clasificacion de los materiales didácticos multimedia
      pluginfile.php -> Universidad simon bolivar
      pluginfile.php -> Departamento de farmacia-diploma en gisacf


      Compartir con tus amigos:
1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad