Hablando de Sexo en terapia narrativa



Descargar 80.98 Kb.
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño80.98 Kb.



Hablando de Sexo en terapia narrativa

Platicando con parejas heterosexuales del sexo, de los cuerpos y de las relaciones

Articulo “Narrative Therapy and community Work” DLW 2008,3 pag.3

– Yael Gershoni, Saviona Cramer & Tali Gogel-Ostrowsky –

Yael, Saviona y Tali son terapeutas narrativas y de la familia en el Instituto Barcai, Tel Aviv. Se puede contactarles así: 5 Tuval St Tel Aviv 67897 Israel, teléfono: + (972-3) 6842600, fax: + (972-3) 6842601, E-Mail: barcai@barak.net.il, página del Internet: www.barcai-ins.com.

Traducción libre por Silvia Durán, y Mónica Lewengood y Adriana Méndez.

Cuando hablando del sexo con parejas, muchas veces se asume que historias del sexo también incluyen historias de las relaciones y de los cuerpos. En nuestro trabajo de la terapia de parejas, al contrario, hemos descubierto que es importante separar estas historias. Mediante explorar historias separadas de la relación/intimidad, de la imagen del cuerpo y del sexo, muchas posibilidades nuevas de terapia narrativa del sexo han surgido. Este texto explica estas posibilidades al compartir un ejemplo de terapia narrativa del sexo con una pareja heterosexual.



INTRODUCCIÓN

Dana y Jonathan están a mediados de sus treintas; Dana es banquera y Jonathan es consejero financiero. Vinieron a consultarnos en terapia y nos dijeron con orgullo que son los mejores amigos. Entre ellos platican de todo y disfrutan estar juntos. Se encontraron hace 4 años y han estado casados por 2 años. Como sea, Dana dijo que está extremadamente preocupada por su futuro, porque tienen sexo en muy raras ocasiones. De hecho, las únicas veces en las que lo tienen son cuando ella llora y le pide a Jonathan. Ella dijo: “Siento que nuestra relación no puede sobrevivir sin sexo y eso me preocupa y me entristece.” Durante esta parte de nuestra consulta, Jonathan parecía muy agitado. El dijo: “No se porque Dana está tan enojada. Es el amor de mi vida, somos novios geniales, estamos comprometidos el uno al otro. ¿Por qué tiene tanta importancia el sexo?”

Nuestro entrenamiento anterior de terapia de parejas nos dejó con las mismas preguntas, pero por diferentes razones. ¿En la situación de Dana y Jonathan, cómo entender el asunto del sexo, mientras no había otros problemas? Después, su relación era amorosamente íntima, mutua y respetuosa. En su caso, asuntos del sexo no parecían estar incluidos en una dinámica más amplia o ser alguna manifestación de la superficie de un problema con raíces profundas. Cuando enfrentaban un problema de sexualidad, los habíamos considerado como una manifestación de problemas de intimidad, fuerza o comunicación, dependiendo de la teoría con la que estábamos afiliados en ese tiempo. Con estos marcos de referencia, concentrábamos nuestras conversaciones en estos asuntos, y muchas veces la comunicación de las parejas se volvió más clara, la amistad y la intimidad se volvieron más presentes, el papel del sexo se volvió más flexible… pero el sexo siguió siendo frustrante! Nos dimos cuenta de que si queríamos influir en el contar y el re-contar de historias mejores sobre sexo, no podríamos continuar ignorando las historias particulares de la sexualidad, de las relaciones y de los cuerpos y como cada uno de estos se relacionaría a las vidas de la gente. En nuestro trabajo de terapia de parejas, al contrario, hemos descubierto que es importante separar estas historias. Al hacer eso, y al describir exhaustivamente la historia de cada pareja de estos temas, han surgido muchas nuevas posibilidades de terapia sexual narrativa. En estas conversaciones, la pareja luego tiene una oportunidad de reconstruir su única historia sexual preferida.

Este artículo explora estas posibilidades. Primero vamos a discutir algunos de los significados culturales más dominantes relacionados con el sexo y con la intimidad.



IDEAS CULTURALES Y SOCIALES QUE INFLUYEN A LAS HISTORIAS PRIVADAS DEL SEXO

Brevemente vamos a ver algunos desarrollos históricos relativamente recientes de ideas culturales del sexo. Antes de la revolución femenina, en muchas culturas la sexualidad de las mujeres era vista predominantemente por los ojos de los hombres – ya sea su pareja masculina (la heterosexualidad era asumida generalmente), o la mirada masculina de la cultura más amplia o los discursos médicos…generalmente creados por los hombres. Si vemos las formas diferentes del arte, la expresión del placer sexual generalmente era la expresión de los hombres y a las voces de las mujeres rara vez se les escuchaba. Culturalmente, había muchas limitaciones a la sexualidad de las mujeres, por ejemplo, virginidad desde matrimonio.

El movimiento de la liberación de las mujeres trajo nuevas posibilidades. Ofreció una nueva libertad de sexualidad en la que las mujeres podrían aprender y entender sus particulares caminos de experimentar el placer sexual. El reporte revolucionario de Shere Hite de 1976 incluyó narrativas detalladas en primera persona de la experiencia de sexualidad de las mujeres y, entre otras cosas, la importancia de la estimulación del clítoris para el placer sexual de muchas mujeres. Eso fue tan sólo hace 32 años. Para las mujeres es relativamente nuevo “dar permiso” al placer sexual. Para la sexualidad de las mujeres es nuevo ser legítima y aceptada. Desde el tiempo de esta revolución sexual, las mujeres han aprendido de su placer y lo han compartido con sus parejas. El placer sexual pudo ser entendido como una búsqueda personal. Empezó a ser visto como que podría ser desarrollado y construido a través del tiempo y podría ser negociado a través de las conversaciones entre las parejas. Por el movimiento feminista, la falta del placer sexual de las mujeres no era vista como un problema personal nada más si no como un asunto político.

El movimiento del derecho de los homosexuales y más recientemente los activistas que defienden el derecho de las personas a cambiar su sexo han alterado dramáticamente la percepción social acerca sexo, del género y del placer sexual. Su trabajo exige que ya no se pueda asumir que el placer sexual equivale el placer heterosexual.

Y aún así, sin importar estos cambios, las normas sociales más dominantes y los estándares sobre género, cuerpos y sexualidad continúan influenciando nuestras experiencias personales sobre el cuerpo, relaciones y placeres sexuales.

La idea de mujeres pudiendo disfrutar el sexo les ha dado más libertad para hacerlo, pero también ha traído expectativas. De alguna manera, en algunos contextos, “la libertad” ahora es una norma que se debe observar. Donde la gente ahora tiene más libertad de tener permiso a disfrutar el sexo, si no lo disfrutan como piensan que deberían esto puede tener un efecto negativo en su identidad y su sentido de relación.

Hemos visto en los últimos años que muchas parejas heterosexuales de las que nos consultan, hay mujeres que se están quejando de que el hombre no es sexual, o no lo suficiente, por lo que la mujer se está sintiendo deshonrada – como si el hombre se le esté negando de alguna manera.

Por la expectativa cultural de que los hombres heterosexuales deben estar siempre interesados en el sexo, además de llevar a la mujer a sentirse no deseada, esta idea se puede conectar con cuestionar la masculinidad y la sexualidad del hombre. Esto puede traer una distancia real, cuando tratan evitar lo que les hace sentir mal. En esas circunstancias, las parejas traten evitar el contacto sexual o la intimidad.

Otra idea cultural común que ahora encontramos en terapia del sexo – y la que, según nosotros, necesita ser deconstruida – es la idea de que siempre es necesario tener gran sexo. Parece que ahora, al mismo tiempo que hay una libertad creciente acerca del placer sexual, también hay una opinión normalizanda sobre la cantidad de relaciones y placer sexual que las parejas deberían experimentar. En nuestro papel de terapeutas narrativas ahora buscamos tener más cuidado en no hacer suposiciones o recomendaciones sobre cuanto sexo debería tener una pareja.

La relación de una persona con su cuerpo muchas veces está afectada por las ideas culturales en la sociedad moderna. Por ejemplo, en muchas culturas del oeste y del este muchas veces se ve el control de la mente sobre el cuerpo como una virtud – los humanos no deberían ser como los animales, si no que deberían controlar sus deseos. La cultura moderna del oeste también tiene normas indudables sobre la figura que deberían tener los hombres y las mujeres, de los tamaños diferentes del cuerpo deseable y de la proporción y forma que diferentes partes del cuerpo deberían tener. Tenemos normas acerca de cómo debe lucirse a cada edad, así como estándares según la religión, género y clase social. Esas ideas culturales dominantes influyen nuestra relación con nuestros cuerpos y las maneras en las que físicamente expresamos nosotros mismos.

Hay otras maneras más sutiles en las que nuestra cultura influyen nuestras historias y experiencias personales sobre el sexo. El mero idioma que tenemos aquí para describir nuestras vidas sexuales influye como comprendemos y experimentamos el sexo.

LIMITACIONES DEL IDIOMA

El idioma tiene un papel importante en la construcción de la realidad. En el idioma familiar para nosotros, las palabras disponibles para describir las partes íntimas del cuerpo y las acciones sexuales suelen ser limitadas. Palabras que describen la sexualidad muchas veces o son groseras “sucias” o son científicas o insensibles.

El diccionario de Oxford, por ejemplo, ofrece la siguiente descripción: “El contacto sexual: la unión física de la persona masculina y la persona femenina o del animal que produce cría”; “La sexualidad: las características del sexo o el atractivo”. Estas palabras no tienen mucho que ver con las relaciones, con las aspiraciones, las expresiones de la propia personalidad, ni de hecho con ninguna experiencia que es cercana y particular. La terapia del sexo, también, muchas veces utiliza un vocabulario de la anatomía y de los mecánicos. Las palabras que escogemos para describir el sexo a los que nos consultan van a tener una influencia a los tipos de los significados y las historias que sean construidos en nuestras conservaciones.

Déjennos considerar la definición cultural dominante del sexo brevemente. Sin importar la influencia de los autores feministas y homosexuales, en la imaginación popular el sexo aún comúnmente está definido como las relaciones sexuales entre el pene y la vagina culminando en el orgasmo. Todos los otros actos sexuales muchas veces están visto como coqueteo previo, llevando al acto real.

Una definición del sexo tan limitada tiene implicaciones reales sobre las parejas homosexuales (sin mencionar a aquellos que disfrutan el sexo no-heterosexual o placer de uno mismo). Cuando las definiciones del sexo puedan ser ampliadas, otras experiencias sobre el tocarse, las ganas de jugar y de la diversión pueden volverse componentes del repertorio sexual. Por ejemplo, Yosi y Sara nos consultaron y dijeron, entre otras cosas, que ya no tenían sexo. Nos dijeron que esto estaba haciendo que Yosi cuestionara el amor de Sara por él, y estaba haciendo que Sara cuestionara su relación. Entonces les preguntamos: “Cuando dicen sexo, que significa para Ustedes?” Esto nos llevó a una conversación sobre la idea del sexo siendo un acto de penetración y descubrimos que para Sara las relaciones sexuales entre el pene y la vagina estaban asociadas con el dolor físico. Aunque la pareja alguna vez había disfrutado mucho un amplio rango de otros actos sexuales no-penetrativos, los habían evitando por cierto tiempo pensando que si comprometerían con ellos, eso automáticamente les llevaría al sexo penetrativo. Encontrar maneras para alterar la trayectoria de ciertas historias, para separar los actos de tocarse de los actos de la penetración, resultan en historias subordinadas acerca de tocarse o ser juguetón o amable que están también incluidas en esas historias. Esto solo es un ejemplo de lo significativo que resulta las definiciones sobre el sexo.

Otra influencia del lenguaje sobre el sexo, es cuando la gente toma a lo que Michael White se refiere como “Cuentas Naturalistas” de su propia identidad sexual o la de su pareja. Atracción, Pasión y deseo son comúnmente considerados características personales (noción basada en las psicologías de estado interno).

Si la atracción, pasión y deseo están situados como características internas, de igual manera, podrán ser vistos como invariables. Por ejemplo, una concepción naturalista común sobre la identidad sexual es la idea de que existe un problema sexual porque una persona es “más sexual” y la otra no. Este tipo de percepciones de las relaciones sexuales pueden ser un callejón sin salida. Nosotros preferimos lo que Michael White describió como “Categorías de Identidad en Estado Internacional”. Estas están asociadas con prioridades, valores, deseos, esperanzas, compromisos y así sucesivamente (ver White, 2004a).

En nuestras conversaciones terapéuticas, buscamos crear un contexto en el que las tan mencionadas características o verdades invariables sobre la sexualidad de las personas puedan ser deconstruidas. Para lograr esto, exploramos las ricas historias que cada persona tiene sobre la sexualidad, cuerpos, relaciones y como estas son profundamente influenciadas por la cultura y la historia.



EL CAMPO DE JUEGO SEXUAL:

UNA METAFORA ALTERNATIVA PARA EL DESEMPEÑO Y ORIENTACIÓN HACIA LAS METAS.

En nuestro trabajo, hemos comenzado a ver la sexualidad como la posibilidad de tener el potencial de alcanzar las maneras preferidas por una persona para estar consigo misma o en una relación con alguien. (En lugar de tratarse de un estado innato, o de verdades sobre la gente).

Desde esta perspectiva, el dominio sexual puede ser considerado un tipo “Campo de juegos para adultos”. Un buen campo de juegos para niños es un espacio para la ingenuidad y la creatividad. Estos están llenos de juguetes que invitan a los niños a expandir su conocimiento de lo que para ellos es posible hacer y de lo que su cuerpo es capaz.

Estos campos de juego son un espacio en el cual las habilidades sociales se ponen a prueba y son autentificadas vía el conocimiento adquirido de los compañeros de juego y los padres.

El campo de juegos sexual adulto que nosotros buscamos crear es una arena en la cual, las formas de ser que no embonan con las estrechas descripciones de uno mismo permitidas por discursos profesionales, de genero y sociales dominantes puedan ser puestas a prueba y resignificadas. Este es un lugar donde la ternura, fantasías, espontaneidad, alegría, inteligencia, innovación y juegos de poder tienen un poder legítimo.

Por supuesto, si un campo de juegos es deshabitado por acoso, abuso, temor o miedo, entonces esto contribuirá al desarrollo de conclusiones muy pobres sobre la personalidad de alguien.

La seguridad y el respeto son condiciones esenciales para una experiencia sexual positiva. Esto es, en nuestro trabajo, es muy importante: estar familiarizado a la posibilidad de las prácticas de abuso en las relaciones.

Con esto en mente, nosotros trabajamos para crear un campo de juegos sexual con los dos miembros de la pareja siendo capaces de jugar.



HABLANDO CON DANA AND JONATHAN

Regresaremos con Dana y Jonathan y describiremos en algunos detalles las formas en las que ellos fueron conducidos dentro de la terapia sexual de pareja. Las razones por las que estamos escogiendo este ejemplo es por que ofrece descripciones claras de dos aspectos clave de nuestros trabajos describiendo exhaustivamente historias separadas del sexo, la relación y los cuerpos y el uso de las practicas de testigos externos. Describiremos brevemente estas ideas aquí:



Describiendo exhaustivamente historias separadas del sexo, la relación y los cuerpos.

Cuando una pareja viene a consultarnos, asumimos que cada miembro de la pareja estará viviendo historias particulares relacionadas con el sexo, la relación y el cuerpo. La probabilidad es que la influencia de estas diferentes historias en sí mismos y en el otro sea un tanto problemática (razón por la cual nos han consultado). También es probable que cada “compañero” no esté consciente de estas historias diferentes o de sus efectos. Por eso nos dedicamos a deconstruir cada una de esas historias.

Este no siempre fue el caso. En nuestro trabajo anterior, a veces juntábamos la historia sexual y de la relación y a veces ignorábamos la historia del cuerpo. Pensábamos que si trabajábamos en la relación/intimidad/amor entre las 2 personas esto necesariamente permitiría que su vida sexual se volviera preferida. Ahora, nos dimos cuenta que esto no siempre fue verdad. En el caso de Dana y Jonathan por ejemplo, estaban conscientes de que su relación y su sentido de la intimidad con el otro estaban muy bien. No había problemas ahí. La intimidad no faltaba. Aún así, experimentaban conflictos y estrés en relación con sus experiencias sexuales. Cuando exploramos cada una de las historias acerca de la relación, el sexo y sus cuerpos, se hizo más claro para nosotros y para cada uno de ellos porqué este era el caso, y entonces diferentes posibilidades de acción emergieron.

Darnos cuenta de que necesitamos separar los historiales del sexo, de la relación y del cuerpo ha sido relajante. Nos ha hecho mas conscientes de la importancia de trabajar particularmente con los significados que la sexualidad, la intimidad y sus cuerpos tienen para aquellos que nos consultan. Nos ha sido un reto el poder asegurar que jamás diagnosticaremos alguna noción predeterminada de lo que hace “bien a las relaciones sexuales”, o a una relación “buena”. En las conversaciones que sostenemos con parejas, descubrimos ricos mundos de diversos significados.

Hablando ampliamente, nuestro trabajo con parejas ahora incluye la deconstrucción de las historias dominantes que cada uno de ellos tiene sobre su relación/intimidad/amor, sobre sexualidad y sobre su cuerpo. Cuando empezamos a trabajar en éstas historias por separado, exploramos como han sido construidas a través de la historia personal, de la relación de la pareja, y por la cultura. También observamos los efectos de cada una de estas historias.

Cuando la gente se empieza a dar cuenta de cómo las ideas o relatos que tienen acerca de la sexualidad, la intimidad, las relaciones y sobre sus cuerpos están construidas a través de historias, estas ideas dejan de ser vistas como una “ruta”, o como la única “verdad” acerca de ellos mismos y pueden entonces tomar una postura ante éstos relatos.

Esto crea la oportunidad de que existan conversaciones que describan exhaustivamente relatos preferidos en relación a cada uno de estos temas. Exploramos los sueños, esperanzas, intenciones, valores, y compromisos que traen a esa relación; sus valores, pensamientos, sueños, fantasías que están conectados a la sexualidad; y sus esperanzas y sus deseos acerca de las relaciones con sus propios cuerpos. Estas exploraciones de relatos preferidos son frecuentemente colaborativos. Estos incluyen a los dos miembros de la pareja colaborando en desarrollar historiales preferidos.

Parejas como testigos externos.

Mientras se deconstruyen con las parejas sus historias acerca de amor y relación, sus cuerpos y el sexo, somos bastante cuidadosos en cómo nosotros asistimos a cada persona a escuchar a la otra. Mientras entrevistamos a un miembro de la pareja, reposicionamos al otro como a un amigo, quien sabe como escuchar y dar reconocimiento. Entrevistamos a un miembro por vez y ayudamos al otro a escuchar en silencio, sin tener que estar en guardia, o tener que responder inmediatamente a lo que esta siendo dicho. Hasta después es cuando ayudamos a la pareja a reflexionar en lo que oyeron, y en lo que los hizo sentir algo, siguiendo las categorías de preguntas de testigos externos en práctica narrativa (White, 2004b).



En estas conversaciones de testigos externos, trabajamos con cada una de las 3 historias con cada pareja. Cada pareja tiene la oportunidad de desempacar historias dominantes sobre sexualidad, intimidad/relación y sus cuerpos, y entonces escuchar reflexiones de su pareja, a través de un proceso de contar y recontar. Cada conversación traza la historia y los antecedentes socioculturales de estas ideas, los efectos de estas en la persona, su pareja, y su relación; su posición en estos efectos y sus preferencias por ellos mismos, su pareja y su relación.

PREGUNTAS PARA DESEMPACAR HISTORIAS ACERCA DEL SEXO, CUERPOS Y RELACIONES.

Las siguientes preguntas son solo unos ejemplos que se podrían usar en una conversación de esta índole.

Preguntas sobre el sexo:

  • ¿Cuáles eran algunas de las ideas acerca del sexo en tu familia? ¿En tu cultura?

  • ¿Cómo aprendiste de sexo?

  • ¿Cómo era discutido el sexo en tu familia? ¿en tu cultura?

  • ¿Cómo expresabas en el pasado tu sexualidad?

  • Cuando piensas en palabras como sexo, intimidad, amor, relación, pasión y deseo... ¿qué viene a tu mente?

  • ¿Cuál es la historia de tu sexualidad?

  • ¿cuál es la historia de sexualidad de ustedes como pareja?

  • ¿Cuáles son los mensajes que recibiste en tu iniciación acerca del placer sexual?

  • ¿Qué aprendiste en tu historia acerca de género, roles y la sexualidad?

Preguntas acerca de la relación de la gente con sus cuerpos:

  • ¿Cómo te sientes con tu cuerpo?

  • ¿Cuáles son los mensajes que recibiste en tu historia acerca del cuerpo?

  • ¿Cuáles son los mensajes de tu cultura acerca del placer sexual y las formas del cuerpo deseables?

  • ¿De qué manera crees que afecta en tu sexualidad la manera en la que te sientes con respecto a tu cuerpo?

En esta sección necesitamos preguntar también sobre terapéutica hormonal, problemas de salud y otras dificultades que pudieran estar interfiriendo con lo sexual y que tal vez necesiten la colaboración con un médico.

Preguntas para explorar las relaciones de pareja:

  • ¿Qué aprendiste en tu historia personal sobre las parejas?

  • ¿Recuerdas qué aprendiste acerca de la intimidad, la amistad entre la pareja y la confianza?

  • ¿Qué aprendiste acerca de los roles de género y cómo afectan en las relaciones de pareja?

Explorando los efectos de las narrativas personales y los discursos culturales:

Podemos luego preguntar sobre los efectos en cada una de las tres historias en relación con el sexo, cuerpo y relaciones de pareja.

  • ¿Cómo cada historia afecta la imagen que tienes de ti mismo, de tu pareja y de tu relación?

  • ¿Cuáles son los efectos en el pasado, presente y futuro?¿Cómo crees que esto pudiera afectar en un futuro a tus hijos?

  • ¿De qué manera considera que la historia que tienes sobre el sexo( las relaciones y el cuerpo) afecta a las ideas de tu pareja sobre su hombría o su cuerpo?

  • ¿Cómo crees que esta historia afecta a la estabilidad de tu relación de pareja?

  • ¿Cómo crees que afecta a tu felicidad o a la de tu pareja?

  • ¿De qué manera esta historia te lleva a actuar frente al otro?

Preferencias:

  • ¿Qué es lo que desearías para ti mismo, tu pareja y la relación? ¿Qué consideras importante para ti en este sentido? ¿Cuáles son algunos de tus sueños y fantasías al respecto?

  • ¿Podrías hablarme de algún momento en el que disfrutaste la sexualidad con tu pareja? ¿Qué es lo que disfrutaste? ¿De qué manera esto está conectado con lo que es importante para ti en este sentido?

  • ¿Conoces a alguien más que tenga relaciones como esta? ¿Apreciarías esto? ¿Por qué? ¿Qué es lo que te atrae de esta manera de ser o actuar y por qué?

DANA Y JONATHAN

Cuando conocimos a Dana y a Jonathan, exploramos primero la historia sobre pareja que tenía Jonathan. Donde quiera que miraba en su pasado no veía ninguna pareja que hubiera tenido una buena amistad. El estaba excéptico acerca de la posibilidad de amistad entre un hombre y una mujer. Su padre despreciaba a las mujeres y les enseñó a sus dos hijos a hacer lo mismo y tratarlas como objetos. A través de los ojos del padre de Jonathan , él veía a su madre como alguien débil y generalizó esa visión hacia otras mujeres. Antes de tener la relación con Dana él actuaba exactamente igual a su padre.

De cualquier manera, cuando Jonathan conoció a Dana tomó una decisión. Sintió que ella era diferente y empezó a respetarla. Cuando comenzaron a ser mas cercanos se convirtieron en los mejores amigos. Podían estar sentados charlando por horas y a Jonathan le gustaban mucho esas conversaciones. Era totalmente diferente con respecto a lo que le había sucedido en otras relaciones. De alguna manera ellos se las arreglaron para tener una maravillosa amistad. Ambos tuvieron éxito al hacer algo diferente a lo que habían hecho antes.

Cuando exploramos la historia de Jonathan sobre su sexualidad nos dijo que creía que la meta de los hombres era divertirse y disfrutar ellos sin importarles si la mujer estaba bien. En su propia historia esa era la clase de sexo que había experimentado. Cuando conoció a Dana no fue muy importante para él tener sexo porque esa clase de sexo no es lo que quería para la relación con ella. Solo tenía sexo con ella a veces para complacerla; en este caso el tener sexo era por ella, no algo que quería para sí mismo. Para Jonathan el sexo era algo que el hombre tenía con la mujer cuando no la respetaba y era peligroso para las relaciones de pareja. No le gustaba esta idea y en cuanto empezamos a hablar sobre ella se dio cuenta que era algo que quería cambiar en su vida con Dana y en este sentido ellos estaban empezando a tener algo diferente con respecto a una sexualidad compartida.

Cuando exploramos las diferentes historias de Dana comenzamos por el tema de las relaciones de pareja. Dana era muy cercana a su madre y deseaba tener la misma relación con una pareja. Ella pensaba que las personas pueden ser muy cercanas y hablar de prácticamente todo acerca de si mismos. Esto era fácil para ella y es lo que hizo con Jonathan, que fue el primer hombre con quien tuvo una relación de pareja.

Otra parte de su historia respecto a su sexualidad era que había muchos problemas en su familia. Su padre ponía su energía fuera de la familia, y su madre pensaba que él la ponía en el último de la lista. Dana recordaba muchas peleas y se sentía muy mal por su madre. Pero en la noche escuchaba a sus padres teniendo sexo y ella amaba escuchar esto porque la hacia sentir mas a salvo. El sexo hacia a sus padres feliz y recordaba a su mama caminando en las mañanas feliz, gentil y buena onda. Entonces el sexo para Dana era algo que conectaba a la gente los hacia felices. Ella decía que amaba tener sexo y también a su cuerpo así como el cuerpo de Jonathan.

Luego también exploramos la historia de Jonathan sobre su cuerpo. Tenía un poco de sobrepeso y sentía que lago andaba mal con su cuerpo. Nos dijo que no podía ser sexualmente un buen hombre por su sobrepeso. A Jonathan no le gustaba su cuerpo y le avergonzaba. Discutimos de cómo esto estaba conectado con ideas culturales y empezó a tomar la posición de que el no quería juzgarse a si mismo por las normas culturales y no quería que eso afectara su relación con su cuerpo.

Claramente había más de un significado en estas diferentes historias, y trabajamos duro para separarlas y explorar la relación entre ellas. Fue mas claro que para Jonathan, la relación entre sexualidad y amistad de pareja era contradictoria, mientras que por Dana, la sexualidad era la forma de trae todos estos temas juntos. Entonces después hablamos de los efectos de estas historias sobre relaciones tenidas en la historia del sexo y los efectos tenidos en la historia del sexo sobre estas relaciones.

Al explorar estos temas, estamos comprometidos en muchas capas de conversaciones sobre las tres historias acerca de relaciones de intimidad, cuerpos y sexo. Estamos explorando:


  • Los efectos de estas historias dominantes en la persona.

  • Los efectos que tienen en la visión a cerca de su pareja.

  • Como esto afecta el como los ve su pareja.

  • Como afecta la visión de su pareja sobre ellos mismos.

  • Como estas historias afectan su relación.

En nuestra experiencia, estas capas múltiples capas tiene la ventaja de llevarnos a conversaciones en verdad enriquecedoras.

Lo que fue muy significativo para Dana y Jonathan fue el empezar a entender el significado de las historias en la vida de cada uno. En el momento en que Dana entendió la historia de Jonathan relacionada con el sexo, dejó de ser ofendida por la falta de interés de él en tener sexo con ella. Al mismo tiempo, él entendió el efecto que estaba causando por su falta de interés en la identidad de Dana, esto también era un punto decisivo. Desde este momento, ambos se sintieron como si estuvieran juntos en un deseo mutuo de tener una buena relación intima sexual. Esto hizo posible trabajar en colaboración con cada uno en vez de en contra de cada uno.



CONSTRUYENDO LÍNEAS DE HISTORIA EN PREFERENCIAS SEXUALES

Después de deconstruir las tres líneas de historia y entender los efectos de estas en cada quien y su relación, les preguntamos lo que querían para ellos mismos. Comprendiendo la historia y los efectos en sus vidas, ambos escogieron encontrar un camino para combinar la amistad, intimidad y una cercana relación sexual. En esta situación, los dos dijeron que querían las 3 cosas juntas.

Usualmente, cuando la gente habla de lo que quieren para ellos mismos, hay algunos ejemplos de poder experimentar esto o vislumbrar esto en el pasado. Después de explicar sus sueños y pensamientos de lo que querían, les preguntamos si había momentos en los que sentían que ya había realizado esta combinación. En este caso fue posible construir versiones preferentes de sexualidad de las instancias que habían compartido antes.

El primer recuerdo del que Dana habló fue de cuando tuvieron sexo juntos por primera vez. Jonathan fue a visitar a Dana y ella ya había preparado la cena, el la llevo directo al baño. Ella pensó que el era espontáneo, fuerte, apasionado, gentil y también intimo. Los dos estaban de acuerdo de que esta noche era tiempo para un buen sexo y mucha intimidad. También era la primera vez que él la visitaba en su casa.

El segundo evento que describieron fue la primera vez que fueron juntos terapia. Fue una tarde del verano y decidieron ir a un café y después a la playa. Amaban el lugar y había almohadas en la arena y estaba muy oscuro. Aparentemente, estaban en una tienda y Jonathan empezó a tocarla. Los dos se excitaron y regresaron al coche a tener sexo.

Cuando fueron capaces de mencionar estos eventos del pasado que era lo que querían para su vida sexual juntos, hicimos preguntas para permitirles retroceder en sus experiencias:



  • ¿Dónde te tocó ella?

  • ¿Cómo te toco él?

  • ¿Qué fue lo que cada uno sintió, escucho, olió?

Estas preguntas no eran para obtener información simple. El objetivo era para que la pareja reviviera, en algún sentido, estas experiencias sensuales. Después también preguntamos sobre los significados de estos eventos:

  • ¿Por qué era este evento significantivo?

  • ¿Qué imagen de cada uno tuvieron a ese tiempo?

  • ¿Fue eso especial para ti? ¿Por qué?

  • ¿Qué hizo que sucediera esto? ¿Qué pasos se siguieron para llegar a esto?

  • ¿Qué es lo que parece que esto es una posibilidad en su relación?

Los dos eventos mencionados eran sobresalientes para ambos. Ellos proveían una guía sobre lo que ellos querían para si mismos y sobre su relación sexual. Con estas dos cosas como puntos para empezar, después empezamos a construir una línea de historia cuando Dana y Jonathan sintieron que estaba bien combinar la intimidad con el sexo. Entonces exploramos el panorama de la acción (lo que paso) y el panorama de la identidad (el significado que le dieron a estas cosas). Durante cada sesión de asesoría, los dos también planearon nuevos eventos para el futuro que serian aptos para esta línea de historia. Nosotros no tuvimos un abordaje sobre el comportamiento sexual que debían tener como pareja. No les dimos tarea, en lugar de eso, ellos hicieron planes juntos para mejorar su relación sexual. Planearon ciertos eventos que pudieran hacer antes de la siguiente sesión.

Diversión era una parte esencial en este proceso. En nuestra experiencia, ser muy serio con el tema del sexo de puede convertir en un obstáculo. Con ambos era importante explorar lo que podría ser divertido y discutir que contextos podrían ayudar para esta diversión.

Frecuentemente la gente piensa que la sexualidad debería de no ser pensada y ser absolutamente espontánea. Esto puede resultar en el pensamiento de que si se hacen planes para la relación sexual podría resultar como falso. Hemos encontrado de ayuda tener una conversación sobre esta creencia. Dana y Jonathan hablaron que querían expandir su vida en relación a su sexualidad. Dijeron que querían experimentar con cosas que se habían perdido y otras nuevas. Hablamos sobre como al planear esto y ponerlas en práctica podía inicialmente sentirse raros. Una vez que esto fue hablado los dos apoyaron a la idea de hacer planes.

Esto llevo a que en cada sesión de asesoramiento discutían con nosotros eventos que habían ocurrido desde la última sesión y también hacían planes para las siguientes semanas. Esto guió a un proceso colaborativo de re-autoría a una nueva línea de historia sobre sexo. Después de un tiempo los dos empezaron a sentirse como si estuvieran disfrutando estar juntos como pareja sexual más y mas.



NO PRESUPONER SOBRE LAS PREFERENCIAS DE LA GENTE

Mientras que el resultado de Dana y Jonathan esta envuelto en re- construir una apasionada e íntima relación sexual, este no es siempre el objetivo de una terapia en relación al sexo. Otras parejas pueden concluir que tienen amistad e intimidad en vez de relaciones sexuales y eso no es problemático para ellos. Ellos tal vez pueden decidir que están felices con esto. En ningún sentido tenemos la suposición de personas deben tener mejor o mas sexo como resultado de consultarnos como terapia. En lo que estamos interesados es en deconstruir historias que tal vez pueden estar obstruyendo las preferencias de la gente y eso puede causar dificultades en sus relaciones y después favorecer oportunidades para las personas de crear nuevas líneas de historia preferidas sobre relaciones, sexo y sus cuerpos.

Por ejemplo, traemos el caso de otra pareja que nos consultó porque que no tenían sexo y estaban preocupados por esto. Ellos pensaban que esto significaba que no estarían juntos en el futuro y estaban temerosos de que su relación caería. Llendo por el mismo proceso de deconstrucción de diferentes líneas de historia de sexo y cuerpo, como lo hemos descrito en este texto, descubrimos que ambas parejas estaban bastante contenidos en no tener sexo en ese momento. Ambos pensaban que les gustaría volver a tener sexo algún día, pero por el momento todo estaba bien. Ambos se divertían en su amistad e intimidad y sentían que era todo lo que soñaban por ese momento. Por medio de las conversaciones que compartimos, la connotación negativa de no tener sexo fue removida. Otras connotaciones negativas fueron también removidas de la relación. Y no había más miedo de que hubiera acusaciones directas de su pareja por la falta de sexo. En este sentido la falta de sexo dejó de ser vista como un problema que de cierto modo representaba la verdad sobre ellos y su relación. El significado de los eventos cambió.

INTRODUCIENDO EL TEMA DEL SEXO EN TERAPIA DE PAREJA

Existe otro aspecto sobre hablar de sexo en pareja que es importante de mencionar, y eso es que es importante mencionar el sexo en la terapia de pareja. Rutinariamente investigamos sobre sexo en las parejas que nos consultan, porque sabemos que si no lo mencionamos, las parejas no lo dirán por ellos mismos. Luego otra vez asumimos que no es una buena idea hablar abiertamente solo de sexo. Hablar abiertamente de sexo no hace que las cosas mejoren. Con esto en mente, tenemos mucho cuidado en cómo traer el tema a colación. Aquí están algunas de las preguntas que nos hacemos:



  • ¿Sería de ayuda para mí preguntar sobre sexo?

  • ¿Es una buena idea hablar sobre esto?

  • Si lo es, ¿por qué?

  • ¿Qué es lo que esperas al hablar sobre sexo?

Hay tanta vergüenza asociada con el sexo que somos muy sensibles en el sentido de hacer preguntas sobre ello. Tratamos de distinguir cuando es apropiado para ellos hablar sobre estos temas antes de explorarlos.

Lo vemos como nuestra responsabilidad como terapeutas de pareja para hacer posible que la gente hable de sexo, si lo desean. Y nosotros nos damos cuenta que para lograr esto necesitamos abrir un espacio adecuado.



Esperamos que este texto ayude a otros especialistas a hablar de sexo con las parejas.

Notas:

  1. Ciertas historias y creencias pueden contribuir a relaciones sexuales abusivas y limitar posibilidades de placer mutuo. Esto puede incluir ideas sobre expectaciones de los hombres o sentido de derecho del sexo por parte de las mujeres. Con nuestro trabajo nosotros buscamos hacer creencias posibles y visibles para cuestionar y apreciamos estas discusiones desde la perspectiva feminista. Para mas discusión de estos casos consulte a Augusta Scott (2003) y Alan Jenkins (1990).

  2. En describir detalladamente líneas de historia separadas, también prestamos mucha atención a los sentidos en que estas historian impactan en uno y otro. Por ejemplo, como es una particular idea en respetar influencias sexuales sobre relaciones y como son estas influenciadas por ideas sobre el cuerpo.

PREGUNTA PARA DIPLOMADO EN LINEA:

  • ¿Qué ideas, imágenes o conceptos te resultaron más atractivos?

  • ¿Al leer el abordaje de los terapeutas con estas parejas, que consideras que ellxs están valorando? ¿Cuál es la postura y la mirada de estxs terapeutas ante los dilemas que les presentan?

  • ¿De qué manera esto se conecta con tus experiencias como consejerx o terapeuta?

  • ¿Qué aprendizajes tuviste en esta lectura que puedan contribuir a alinear tu practica con lo que estas valorando como terapeuta? ¿Qué sería posible para ti modificar o fortalecer en tu practica después de esta lectura?






Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad