Grave desencanto por la política



Descargar 349.66 Kb.
Página1/7
Fecha de conversión24.07.2018
Tamaño349.66 Kb.
Vistas65
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7
Catálogo: historicos -> 2009
historicos -> Del director
historicos -> Índice de Forum en Línea 217
historicos -> Para agilizar las importaciones de granos y semillas
historicos -> Índice de Forum 205
historicos -> Índice de Forum en Línea 219
historicos -> Índice de Forum en Línea 211
historicos -> Rama Judicial República de Colombia tribunal contencioso administrativo del huila
2009 -> Rama judicial tribunal superior de distrito judicial de neiva

Índice de Forum 188
Grave desencanto por la política

Patricio Cortés


Plataforma constitucional de los candidatos de izquierda
Año electoral, año de agresiones

Nelly Olivos


Impone la ultraderecha sus posiciones absolutas sobre el aborto: Morales Aché

Sandra Torres P. y Guadalupe Gómez Q. / Cimacnoticias


Dos años de interrupción legal del embarazo

Alejandra González Méndez / Cimacnoticias


“Posible tráfico de armas en el Ejército”, causa del asesinato de mi hijo: Cortés G.

José Guerrero


El agua, problema de infraestructura y distribución, más que de escasez

Patricio Cortés


Seguridad sanitaria

Humberto Hernández Haddad


Influenza, ciencia y tecnología

Yolanda Cristina Massieu Trigo


Pensamiento estratégico

José Francisco Gallardo Rodríguez


El Sucre, propuesta de integración

José Luis Ortiz Santillán


Declaración del fracaso

Fausto Fernández Ponte


Cuba y Venezuela en el nuevo orden mundial del G-2

Heinz Dieterich


El fracaso de la transición

Sara Lovera López


“Tu cabezal está proscrito“

Eduardo Ibarra Aguirre


Primero de mayo de 1952

Mario Rivera Ortiz


Endeudamiento costoso

Humberto Hernández Haddad


La política y el futbol

Eduardo López Betancourt


El acoso laboral

José Manuel Gómez Porchini


De nuestros lectores

Israel y lo injustificable. Fernando Lenin Carmona Bolaños

Stalin, los judíos y los palestinos. Samuel Schmidt

“Pataletas de Forum” y “debate pueril”. Rami Schwartz

Socialismo, ingenuidad y perversidad. Marcos Antonio Heredia Pérez

Mensaje de promotores de la Plataforma. Gerardo de la Fuente y Gerardo Unzueta

¿Dónde quedó la bolita? Emmanuel D’Herrera Arizcorreta

Conductas ilegales de Wal-Mart. Dr. Enrique Bonilla R.


Nuevo tipo de violencia en el aire: Veronese

Héctor Cortés Martínez


Tere Gil: la búsqueda

Jorge Meléndez Preciado


En cartelera

HCM
Libros

HCM
Grave desencanto por la política
Patricio Cortés

pcortesc@yahoo.com.mx


* Por los suelos, los niveles de confianza en actores e instituciones * La actuación del IFE y del TEPJF alarman: Flores Mendoza * Democracia sustantiva y democracia procesal * Inquietante que los electores no coinciden con los elegidos * No representarían a la mayoría: Oliva
Se avecinan elecciones federales con el consecuente despilfarro económico. A pesar del derroche y la ensordecedora campaña televisiva y radiofónica parece haber un desencanto, la mayoría de los mexicanos no confía en su sistema electoral por lo que se avizora un fuerte abstencionismo.

Basta charlar con cualquier reclutador del Instituto Federal Electoral (IFE) para saber que este año muy pocos aceptan ser funcionarios de casilla, la organización de la elección se complica tanto como su credibilidad.

En la recién presentada cuarta Encuesta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas (Encup) los niveles de confianza están por los suelos, el IFE apenas obtiene 31 por ciento de credibilidad, en la Cámara de Diputados es de 8 por ciento y los partidos políticos tan sólo obtienen 4 por ciento. El 66 por ciento de los mexicanos considera que las elecciones no son limpias. En pocas palabras: no existe confianza en el sistema electoral.

El especialista en derecho electoral del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, (UNAM), Ímer Benjamín Flores Mendoza nos comenta: “31 por ciento de confianza del IFE, que es el que organiza las elecciones, eso deja muy mal parado el asunto. Además que el 66 por ciento de los electores cree que las elecciones no son limpias. El resultado es muy triste, las ilusiones son muy pocas. Se está pensando que habrá un alto abstencionismo”.

Explica: “Hay un desencanto por la política. Aunque acabes votando por ellos y aunque sea un 30 por ciento que vote por ellos, esa gente no necesariamente coincide con ellos o no confía en ellos. Esos datos son muy inquietantes”.

¿Una Cámara de Diputados elegida en unas elecciones donde participe menos de la tercera parte del padrón, es legal, pero también es legítima?

—Hay un concepto de legitimidad tradicional que define: legitimidad como lo legal, desde esa perspectiva el resultado va a ser legal, va a ser valido y en ese sentido legítimo. Pero, podemos entender legitimidad en un sentido más equitativo, más de justicia y que con un resultado de esos márgenes tan bajos de participación ciudadana cuestionan mucho eso. Las decisiones que se toman al interior de la Cámara de Diputados con una votación de un 30 por ciento ¿qué te está reflejando?, ¿qué tanta legitimidad social tiene? Pues la van a tener desde el punto de vista legal, pero eso te está diciendo que hay una desconfianza en los actores políticos, en los legisladores, en los partidos políticos, que la gente no ve un interés general sino que está viendo intereses particulares de grupo. Eso es lo que te dejaría entrever el abstencionismo.



Se supone que vivimos en una democracia representativa, pero si la mayoría no cree en ellos, muy pocos votan, ¿eso es representativo?

—Ellos van a representar en principio al 100 por ciento aunque sólo el 30 por ciento vote por ellos, pero que la gente no esté participando nos dice mucho de cómo están funcionando en la realidad. “¿Para qué perdemos el tiempo de ir a votar por ellos, si van a hacer lo que se les pegue la gana? ¿Si no siento verdaderamente que me van a representar a mí, por qué tengo que votar por ellos?”. Ahí el concepto que se ha usado mucho es eso de una democracia delegativa, parece que en lugar de diputados elegimos a nuestros delegados y ellos hacen lo que se les pega la gana. Vote o no vote, no me veo representado por ellos.

“La democracia tendría que ser entendida como un modo de vida. Algo nos están diciendo estas percepciones, no le estamos atinando a qué es lo que la gente quisiera ver, no basta con tener IFE y tribunales si estamos viendo que hay practicas todavía de compra de votos, de anuncios, aprovecharse de los programas del gobierno. No es la concepción de una democracia sustantiva, donde todos somos asociados, sino una democracia procesal, nada más el procedimiento de la elección”, amplía Flores Mendoza.

Expone: “La experiencia de la elección del 2006 dejó mucho que desear, fue una prueba muy dura para las instituciones. Eso ya pasó, hay que aprender de ello. Eventualmente la idea de la reforma electoral me parecía un buen momento para aprender de las deficiencias o de los errores. Y se quedó corta y es lo que estamos viendo. El IFE pareciera que no tiene los dientes, las televisoras abiertamente lo retaron. La disputa que tuvimos por el tema de los spots dejó muy en claro que el IFE está muy debilitado y eso no le aporta nada a la democracia en México. Hay que atender muchos asuntos. Si tuvimos unas elecciones tan cerradas con esos márgenes de error donde tenías un porcentaje de votos nulos más alto que la diferencia entre el candidato uno y el dos, entonces entraba el tema del voto por voto, casilla por casilla. Hay que entrar al tema de la capacitación”.

Advierte el jurista: “El actuar del IFE que la gente ve día a día, que tenga esas percepciones tan negativas, sí me alarma, sí me asusta, no nada más el IFE sino también el Tribunal (Electoral del Poder Judicial de la Federación)”.

“En la presidencia de (José) Woldenberg había unos niveles de credibilidad altísimos, y entre la presidencia de Luis Carlos Ugalde y la muy controvertida elección del 2006 disminuyeron. Le sumas que todavía no están puestos a prueba y lo poco que hemos visto no ha dejado bien parado al IFE actual. Además está el problema de su integración, los estira y afloja donde en lugar del IFE ciudadano de la era de Woldenberg estamos presenciando la pelea de un IFE partidista, cada uno de los partidos está peleando: ‘yo quiero este, yo ese’. Eso algo le ha mermado al IFE. Fue un tanto por la inacción, había un articulo del Código Federal de Procedimientos Electorales que les permitía controlar los anuncios del Doctor Simi o del Consejo Coordinador Empresarial, no se debió haber permitido. Ahorita hay muchas discusiones, muchas deficiencias”, detalla el doctor de la UNAM.

Añade: “El problema no es nada más el IFE, el propio tribunal ha tenido sus decisiones. Ya resolvió sobre algunas impugnaciones, concretamente está el tema de los espectaculares donde el partido en el gobierno está haciendo promocionales, diciendo lo importante del seguro popular y al otro día, en otro contexto, aparece un anuncio del gobierno de la República diciendo: “Nosotros echamos andar el seguro popular”. La gente que haya escuchado el uno y el dos tiene que hacer una suma muy sencilla, es un programa del gobierno federal que el PAN se adjudica, porque considera que le va a dar votos. No deja de ser un spot indebido, que se esté usando un programa de gobierno para hacer campaña política. Ahí fue la inacción del tribunal que dijo que no hay una interacción directa. Nos estamos quedando cortos”.

A eso se suma el momento: “También son elecciones intermedias, cuando hay elecciones presidenciales suele haber una participación un poquito más amplia. No sé si lo que está en juego es más grande y hace que la gente participe. Llama la atención que cuando se eligen diputados la votación decaiga tanto porque siguen siendo fundamentales. El presidente (de la República) no es sólo el gobierno. Se juega mucho el presidente Calderón que ha tenido tres años cuesta arriba, tiene la oportunidad de que se repartan cartas para que le quede el escenario más favorable o al contrario. Si se hubieran contado las boletas él quedaría con más legitimidad, pero siempre quedará la duda”.



¿Los partidos políticos también tienen su cuota de culpa?

—Los partidos no han logrado venderle a los ciudadanos cercanía. El punto de que los dos, tres partidos principales estaban buscando las mismas personas para atraerlas y se volvió un tema de quién me da más, quien me pone más arriba en su lista. ¿Pues dónde quedaron los principios, los ideales de cada partido? Si a eso le sumas que las listas se han armado con las personas ligadas a las cúpulas partidistas. Tienes muchos casos muy alarmantes con los vetos, por ejemplo a (Dulce María) Sauri sí la están bloqueando desde el partido y más grave si el veto viene desde las televisoras.

“Hay mucho en juego. Es una oportunidad para que los ciudadanos, la gente que cree en la democracia, se preocupe más (sobre) qué es lo que está fallando”, concluye el especialista en derecho electoral del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.
Decisiones extrañas de Calderón: Javier Oliva
Por su parte el maestro Javier Oliva, investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, comenta: En particular el sondeo de opinión de la Secretaría de Gobernación, si hacemos una lectura de la confianza en las instituciones notaremos que no hay un nivel de confiabilidad de la población en la democracia y eso en gran medida es responsabilidad de quienes representan a esas instituciones, en este caso al IFE y los partidos políticos.

Sobre el IFE comenta: “Ha tenido serios desatinos, no solamente por posicionamientos del consejero presidente, sino por los de algunos de sus integrantes en temas de coyuntura como los que tienen que ver con el financiamiento de las campañas, como la probidad de los candidatos y la procedencia de los recursos. No se ve un trabajo de conjunto sino que aparece en las sesiones y frente a los medios, incluso con puntos de vista contradictorios y algunos consejeros desaparecidos del escenario”.

Refiere: “El problema está en que también el presidente de la República ha tomado decisiones extrañas al nombrar a (Alonso) Lujambio, que era el comisionado presidente del Instituto Federal de Acceso a la Información, como secretario de Educación Pública. Es como si nombrara a Leonardo Valdés secretario de Gobernación. ¿Dónde está la autonomía, digamos que el ambiente político no ha sido el más adecuado para la situación que se vive en la competencia electoral”, refiere.

El pleito con las televisoras también mermó al instituto.

—Sí, han tomado decisiones, no solamente no apegadas a derecho sino que contravienen el espíritu mismo de la democracia. Entonces tienes un escenario ambiguo en cuanto a la percepción que tiene la autoridad de sí misma y tienes partidos políticos que no están comprometidos en la difusión de sus plataformas electorales que son documentos semiescondidos.



Estas plataformas se vuelven un mero trámite porque a final de cuentas no las cumplen.

—Eso genera falta de confianza, entonces qué representan los partidos políticos y los legisladores: ¿intereses de la colectividad o intereses de coyuntura y de grupo? ¿En la composición de los candidatos estamos encontrando nombres o temas? ¿Estamos encontrando grupos o proyectos? Entonces eso me parece fundamental para acudir a una competencia electoral donde lo que se esté disputando sea el voto, pero con base a las propuestas. Me parece que el nivel de madurez de la democracia mexicana ya permite plantear que tengamos una competencia de ese tipo y eso es responsabilidad de todos los partidos políticos.



¿El IFE tiene las herramientas políticas para armar unas elecciones exitosas?

—Sí definitivamente. Que no las esté usando es otra cosa, pero de que existen las herramientas y las condiciones políticas para propiciar una atmósfera más adecuada para la competencia. Sin duda que las tiene y la cuestión es que el tiempo se está acabando para poderlas usar.

“Los indicadores del 4 por ciento de aceptación de los partidos y el IFE también a la baja es resultado de este descrédito general de la política profesional que ha servido más como un vehículo de confrontación que de acercamiento de posiciones. Por eso la debilidad estructural de las instituciones de la democracia en México, vulnera la vocación cívica de la ciudadanía. ¿Para qué van a votar si finalmente esta delegación de representación no se traduce en políticas públicas?”, glosa el politólogo.

Sobre el alto abstencionismo que se espera, Javier Oliva opina: “Es muy probable que acudamos a los procesos electorales federales de más alta abstención en la historia reciente de México, lo cual ya te habla de una manera muy preocupante del desinterés o la apatía, del rechazo del ciudadano a la política en su expresión de competencia electoral. Es muy preocupante porque en este momento contamos con una diversidad de medios de comunicación, de vehículos para poder acercarse a la ciudadanía. Estamos viendo que esto apunta a una abstención que podría rebasar el 60 por ciento. Simplemente en términos aritméticos no serían representantes de una mayoría, el 50 más uno simplemente de la lista nominal. Es un tema de representatividad, no en cuanto a un discurso, debate politológico o sociológico, estamos hablando de una mera representación aritmética.



¿Entonces el concepto de democracia representativa queda bailando?

—Se ubica en una situación crítica, por supuesto.

Concluye el investigador universitario: “Los principales responsables de que esto mejore indudablemente es el árbitro, o sea el IFE, y los partidos políticos son los responsables de darle calidad al proceso, al debate, de no enfrascarse en descalificaciones que son lógicas y entendibles, pero no pueden ser el eje de ninguna estrategia de fortalecimiento para la democracia en ningún país”.


Plataforma constitucional
de los candidatos de izquierda

En el mes de julio próximo habrá de celebrarse la elección de diputados federales, diputados asambleístas y jefes de gobierno de las delegaciones de la ciudad de México.

Consideramos que aquellos aspirantes, cuyos partidos asumen para sí el carácter de pertenecer a la izquierda mexicana, aunque muchos postulados de esta ideología hayan sido abandonados u olvidados por aquéllos, deben asumir necesariamente algunos principios que, en su caso, habrían de regir su tarea legislativa.


“La soberanía nacional reside esencial y
originariamente en el pueblo. Todo poder
público dimana del pueblo y se instituye para
beneficio de éste. El pueblo tiene en todo
tiempo el inalienable derecho de cambiar o
modificarla forma de gobierno”.
Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos, artículo 39.
La izquierda mexicana vive una coyuntura excepcional que le exige grandes esfuerzos y soluciones responsables para enfrentar la crisis que afecta a México y, desde luego a las fuerzas del progreso y desarrollo del país.

El grupo en el poder ha planeado para México un proyecto que excluye a las fuerzas democráticas representativas de la mayoría del pueblo pobre del país y establece la hegemonía de viejos dinosaurios y de arrepentidos críticos de la septuagenaria dictadura, poniendo en grave peligro las instituciones forjadas en luchas históricas del pueblo mexicano.

Nada más revelador de la concepción con que la mancuerna PRI-PAN aborda los problemas de la crisis mundial y mexicana, que el encuentro escenificado en el Foro neoliberal de Davos por el expresidente Zedillo (PRI), creador del programa de salvación de la banca y los monopolios en 1994-2000 a costa del pueblo, y el mandatario impuesto por el Tribunal Electoral, Felipe Calderón (PAN); ese fandango desembocó en una propuesta: ¡un Fobaproa mundial!, es decir, indemnizar a los banqueros y a los consorcios y hundir aún más en la miseria a los trabajadores del campo y la ciudad, ignorando lo que está sucediendo de alguna manera en Estados Unidos, que es, en la práctica, la nacionalización de la banca.

Sólo la izquierda, respaldada por la tradición democrática de las fuerzas que históricamente han defendido la soberanía popular, es capaz de dar respuesta a la situación de emergencia nacional que hoy confrontamos. Una acción importante ha de ser la derrota del proyecto de la mancuerna PRI-PAN en su expresión más inmediata: las elecciones de 2009. La izquierda debe participar con el objetivo de crear un Congreso que encabece al Estado mexicano en la creación y la aplicación de un plan de emergencia contra la crisis económica, social y política.

Mas ello tendrá ese resultado si la izquierda –todos los candidatos y todos los partidos que se identifiquen con los fines del progreso, la democracia y la justicia para México–, presenta, además de las demandas populares, propuestas para conformar un nuevo pacto político fundamental a partir del cual un nuevo horizonte histórico pueda abrirse para nuestro país. Es por eso que a continuación proponemos las líneas básicas, constitucionales, de un nuevo proyecto de nación que habrán de ser impulsadas por los legisladores de la izquierda.

Atribuimos a los artículos 39 y 26 de la Constitución Política vigente un papel rector del conjunto de transformaciones a que convocamos hoy a los ciudadanos. El carácter fundacional de la soberanía popular y la relación entre el poder público y el pueblo que aquéllos fincan, subyacen al conjunto de proposiciones que presentamos como Plataforma constitucional de los candidatos de izquierda para las elecciones de 2009.


I. Sobre la democracia y la conformación de los poderes públicos
● Incorporar en el texto constitucional el derecho soberano del pueblo a la revocación, en todo momento, de los mandatarios integrantes de los poderes públicos;

● Establecer en la Constitución Política las figuras de la democracia participativa: el plebiscito, el referéndum, la consulta popular, la iniciativa popular, así como prever su regulación en una ley general de participación ciudadana;

● Reconocer constitucionalmente a los pueblos indios como sujetos de derecho y admitir el carácter pluriétnico y multicultural de la nación mexicana;

● Garantizar el derecho constitucional de los mexicanos en el extranjero a votar y ser votados en los procesos electorales de México;

● Renovar el total de las autoridades electorales y crear el instituto nacional de elecciones y participación ciudadana con vocación federativa;

● Consagrar en la Constitución el principio de equidad de género y garantizar que todo partido político aplique el criterio de paridad para la postulación de candidaturas;

● Designación de los altos puestos de la administración pública federal por el Congreso de la Unión a propuesta del Poder Ejecutivo. Responsabilidad y rendición de cuentas ante el Congreso por parte de los titulares de las secretarías de Estado y directores de las dependencias gubernamentales de primer nivel;

● Transformación del Distrito Federal en una entidad soberana de pleno derecho, con una constitución propia, como el resto de los estados de la República;

● Establecimiento, a nivel constitucional y como entidad autónoma, del consejo nacional de medios de comunicación que garantice la equidad y acceso universal de los ciudadanos a la información y al debate público ilustrado.
II. Sobre el federalismo y el municipio
● Impulsar desde el municipio los factores constitutivos de la soberanía popular; el municipio es entidad política original y autónoma, base constitutiva de las entidades fundadoras del pacto federal: la organización de cada municipio se establecerá en su ley orgánica municipal, la cual será aprobada por la mayoría de los ciudadanos en reunión de cabildos;

● Reconocer que para el desarrollo de sus funciones y acentuación de su naturaleza autónoma, el ayuntamiento municipal tendrá facultades ejecutivas, legislativas y judiciales, las que se encontrarán claramente formuladas en sus ordenamientos legales. El marco en que se establecerán y funcionarán esas facultades será el de las constituciones local y federal. Es facultad del ayuntamiento reunido en cabildo el elaborar y aprobar los bandos de buen gobierno que requiera el municipio para hacer posible los objetivos que se expresan en su ley orgánica;

● Confirmar que, como tal, el municipio será gobernado por un ayuntamiento de elección popular que durará en su encargo tres años y sólo podrá ser removido en parte o en su totalidad por la voluntad de la mayoría absoluta de los ciudadanos del municipio, en plebiscito que decida la asamblea popular municipal o una asamblea de la totalidad de los ciudadanos, siempre por causas fundadas y previstas en la ley orgánica;

● Establecer que los juzgados municipales tendrán el carácter de juzgados de paz, para la solución amistosa de los problemas entre los habitantes del municipio; tendrán la competencia que se les reconozca en la Ley Orgánica del Poder Judicial de cada entidad. Los jueces y funcionarios de los juzgados serán nombrados por el ayuntamiento en reunión de cabildos. Los ayuntamientos serán investidos de personalidad jurídica para todos los efectos;

Asegurar que los municipios administrarán libremente su hacienda, la que se constituirá por las contribuciones sobre la propiedad inmobiliaria, las participaciones federales que nunca serán inferiores al 21 por ciento de los ingresos fiscales de la Federación, los ingresos por la prestación de servicios públicos a su cargo, las cantidades derivadas de las empresas públicas municipales y de su participación en empresas de derecho privado;

● Crear un nuevo nivel de gobierno que permita reconocer los derechos democráticos de los pueblos indios a través de la conformación de regiones autónomas, dando cumplimiento así a los acuerdos de San Andrés.


III. Sobre la igualdad y el desarrollo social
● Incorporación al texto del artículo 25 constitucional, de la obligación del Estado de combatir la pobreza, procurar la equidad social, la sustentabilidad y el desarrollo;

● Sustitución de la noción de salario mínimo del artículo 123, por el concepto de salario social, garantizando que éste cubra las necesidades básicas de todos los trabajadores mexicanos en esa condición;

● Autonomía sindical y prohibición explícita a nivel constitucional de la injerencia de los poderes públicos en la vida de las organizaciones sociales; libertad plena de los trabajadores miembros de los sindicatos para elegir por voto universal y secreto a sus dirigentes, prohibición constitucional de la afiliación de las organizaciones a un partido político;

● Obligación efectiva del Estado a otorgar educación gratuita y de calidad desde el nivel básico hasta el nivel superior;

● Sometimiento de la política económica a un sistema efectivo de control político y social. Revocación de la autonomía del Banco de México e inclusión en sus funciones de la tarea de promoción del desarrollo y no sólo de control de la inflación;

● Nuevo carácter constitucional de la hacienda pública. Reforma fiscal real y progresiva.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos