Friedrich nietzsche 1844-1900



Descargar 130.5 Kb.
Página2/3
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño130.5 Kb.
1   2   3

2. CRÍTICA A LA CULTURA OCCIDENTAL

2.1.RAZÓN Y METAFÍSICA

2.2. CIENCIAS POSITIVAS

2.3. LENGUAJE

2.4. MORAL

1. CARACTERIZACIÓN DE LA FILOSOFÍA NIETZSCHEANA

3. PROYECTO VITALISTA NIETZSCHEANO

1.1 GENEALOGÍA
1.2. VITALISMO
1.3 NIHILISMO

3.1. VIDA: VOLUNTAD DE PODER
3.2. ETERNO RETORNO
3.3. SUPERHOMBRE

ver presentación

ver mapa conceptual

ver contexto

ver texto

 

 1. CARACTERIZACIÓN DE LA FILOSOFÍA NIETZSCHEANA

 

            Nietzsche (1844-1900) fue un filósofo alemán y además uno de los más grandes escritores de la lengua germánica. De salud delicada, era por eso un gran amante de la vida. Perseguido por la mala suerte y la locura, se mostró increíblemente lúcido en su crítica a toda la cultura occidental. Tales contradicciones no pudieron dar lugar más que a un genio y a una figura fundamental en el panorama filosófico de todos los tiempos. Pese a los intentos de su hermana y su cuñado por desfigurar su legado filosófico, tratando de utilizar de modo sesgado algunas de sus principales aportaciones, tales como su concepto del superhombre, de cara a justificar filosóficamente la ideología horrenda del nazismo, hemos recuperado su figura espléndida.
             Suelen distinguirse dentro de su itinerario filosófico cuatro períodos, a saber:

 


  • Juventud: Filosofía de la noche: marcado por su admiración hacia Schopenhauer, detractor incombustible de Hegel, y su amistad con Wagner. A esta etapa corresponde la obra: Nacimiento de la tragedia (1871), en donde hace una interpretación de la cultura occidental de herencia griega bajo las categorías antagónicas de lo apolíneo y lo dionisiaco. 

  • Positivista o ilustrado: Filosofía de la mañana: en donde renuncia a los ideales de la cultura occidental (griega- apolínea) optando por una interpretación positivista y por ideal de las ciencias. Obras de esta etapa son: Humano, demasiado humano, Gaya ciencia... 

  • Zaratustra: Filosofía del mediodía: en el que se define claramente su vitalismo y su nihilismo, y aparecen los temas de la muerte de Dios, Eterno retorno y el Superhombre (estas dos ideas son el lado constructivo de su filosofía). La obra: Así habló Zaratustra. 

  • Crítico: Filosofía del atardecer: se ahonda la crítica a la cultura occidental en todos sus aspectos. Algunas obras: Genealogía de la moral; Más allá del bien y del mal; Crepúsculo de los ídolos; Anticristo; Ecce Homo...

       Su obra El crepúsculo de los ídolos (1888-1889) una de cuyas partes comentaremos, pertenece al cuarto de sus períodos: el crítico.        

   



PARA AMPLIAR CONOCIMIENTOS SOBRE ESTA OBRA, PULSAD ESTE VÍNCULO PARA VISITAR ESTA PÁGINA DE FRANCISCO CONDE, PROFESOR DE fILOSOFÍA EN IES "O Pazo" en Barallobre-Fene (A Coruña)
Es difícil enmarcar una obra tan caleidoscópica como la de Nietzsche, tanto por su complejidad, como por la ausencia voluntaria de sistematismo. El género aforístico, en el que tanto se complacía, es una prueba irrefutable de esta voluntad.
A pesar de que la filosofía nietzscheana tiene un marcado carácter crítico o deconstructivo, no deberemos olvidar otro aspecto: el constructivo, toda una lección vital.
 El lado crítico engloba todos los aspectos de la cultura occidental vertida en la historia de la filosofía, desde el socratismo a Hegel. La racionalidad de la razón, las pretendidas verdades de la metafísica, el valor comunicativo del lenguaje como vehículo de la verdad, versus realidad, la moral y la religión cristianas... Nada escapa a la compulsión nietzscheana por desvelar la tramoya oculta tras el gran decorado de nuestra cultura nihilista (reactiva, ya veremos qué significa).
El lado constructivo se levanta sobre las cenizas de la crítica. Desde la confesión de nihilismo activo se levanta, no un edificio (ya hemos dicho que Nietzsche no es sistemático, eso es lo propio de racionalistas e idealistas), sino un bosque pletórico de vida, en continua ebullición. De ahí que su filosofía sea considerada vitalista.

 

1.1 GENEALOGÍA


Antes de adentrarnos en las dos notas características de su pensamiento debemos resumir el método de trabajo de Nietzsche, decisivo a la hora de entender el lado deconstructivo de su filosofía: su método es genealógico y descansa sobre el presupuesto de que toda realidad y toda consideración sobre la misma es histórica y por tanto susceptible de ser descubierto su proceso de formación y su origen. En efecto, para estudiar cualquier fenómeno histórico hemos de tratar de remontarnos a sus orígenes, ver cúales han sido las causas de su surgimiento y cómo se ha desarrollado hasta llegar al momento presente. Este rastreo sólo puede efectuarse a través del lenguaje, de las palabras, que es donde se han cristalizado o manifestado los diversos productos culturales: arte, religión, moral, filosofía, ciencia, etc...
Otro de los temas al que tenemos que hacer alusión es a la dialéctica dionisiaco / apolíneo, dos categorías que recorren la obra nietzscheana. En principio ambos términos aparecen en El Nacimiento de la Tragedia (1871), en la que explica cómo la tragedia griega se originó a partir de las dos categorías antes mencionadas.
Dionisos era el dios del vino en honor del cual se celebraban en la Ática sonadísimas orgías que permitían unirse al dios a través de un estado extático: furor báquico. Dionisos representa así lo más visceral, sensual y pasional de la vida. Apolo, por el contrario, es el dios de la medida, del equilibrio y la razón. Pasemos a compararlos en un cuadro:

                                                                            



DIONISOS

                  APOLO

Noche, oscuridad

Día, luminosidad

Voluntad irracional

Razón

Cosa en sí

Apariencia, fenómeno

Uno primordial

Pº individuación

Embriaguez

Ensueño

Dolor cósmico

Alegría solar

VITALISMO Y NIHILISMO

IDEALISMO, RACIONALISMO

 

Dentro de este esquema, la filosofía de Nietzsche caería dentro del aspecto dionisiaco, de hecho, el lado crítico de su filosofía se centra en la crítica a todos los elementos apolíneos presentes en la cultura occidental por ser considerados antivitales. En cambio, su aspecto constructivo es un canto a lo dionisiaco, a los valores más profundamente vitales y asilvestrados de la existencia.


Su filosofía suele ser considerada a un tiempo como vitalista y nihilista, veamos sus líneas básicas:
1.2. VITALISMO
Supone la afirmación de la vida por encima de cualquier otro valor o hecho, en contra de todos aquellos filósofos idealistas que, como Platón, postularon la existencia de dos mundos separados: mundo sensible y mundo inteligible, siendo el verdadero éste último, y, por tanto, negando todo valor al mundo sensible, responsable, según el ateniense, de toda nuestra ignorancia y errores, por estar sujeto al devenir. Platón llegó a decir que filosofar era aprender a morir. Contra esta metafísica que desprecia la vida por la inseguridad que le otorga el devenir reacciona Nietzsche. La vida es para nuestro pensador una fuerza creativa biológica, que se proyecta en el plano del espíritu, y cuya principal característica es la lucha constante entre fuerzas de signo opuesto. La vida es voluntad de poder. En ésta sólo prevalece aquello que ayuda a la conservación y acrecentamiento de ese poder, el cual no debe entenderse como voluntad de dominio, sino como amor a la propia vida que hace posible una existencia afirmativa y creadora donde el individuo realice todas sus potencialidades, a la manera con que lo hace un artista (Individuo como creación y recreación  de sí mismo).
Es una vida que se explica y tiene sentido por sí misma, sin necesidad de recurrir a ninguna instancia sobrenatural, llámese ésta Dios, Mundo inteligible, etc... No es necesario pensar en un ser omnipotente que la haya creado, tal como estiman los pensadores de tipo metafísico.
Hasta ahora, dice Nietzsche, la humanidad ha valorado todo lo que se opone a la vida, y, la moral vigente,en tanto en cuanto rechaza lo vital, el devenir, el aspecto trágico que supone el asumir que todo lo existente, dominado por el devenir, tiene  como fin la muerte, es una moral decadente (decadente en el sentido siguiente: en vez de disfrutar de esta vida, a pesar de su carga negativa, uno se consuela con la idea de que tras la muerte existe otra vida que nos recompensará de la terrena, lo cual supone una negación de los valores vitales). Tal consideración lleva a Nietzsche a plantear la necesidad de invertir los valores. En vez de afirmar la existencia de Dios, hemos de afirmar la existencia del hombre, su derecho a la plenitud vital. En vez de afirmar la superioridad de la razón expresada en conceptos vacíos, hay que afirmar el valor de los sentidos que nos ponen en relación directa con el mundo vivo de las cosas, muy diferente al que nos dibujan esquemáticamente los conceptos de filósofos idealistas, como Parménides, Sócrates, Platón, Descartes, Kant o Hegel.
1.3. NIHILISMO

 

            Hemos dicho que Nietzsche es un pensador nihilista, pero al mismo tiempo es antinihilista. Veamos en qué sentido: nihilismo significa en general una negación o rechazo hacia realidades y valores que se consideran importantes. Nietzsche califica como nihilista a toda la historia de la filosofía y la metafísica occidental porque desde Parménides y Platón los filósofos han rechazado el valor del mundo sensible, el de la verdadera vida y, consecuentemente el valor de los sentidos como fuente de conocimiento verdadero. Han definido al ser verdadero como eterno e inmutable (tal como Parménides definió al ser; o como el mundo inteligible platónico, fundamento ontológico y gnoseológico del mundo sensible; por no olvidar a Descartes y su idea de Dios como la única sustancia subsistente per se garante del conocimiento y la existencia misma... por poner algunos ejemplos). Este rechazo supone la desvalorización de la vida misma y de su carácter dinámico. Un gran error, según Nietzsche, oculto tras un lenguaje metafísico dominante a lo largo de toda la historia occidental.



 

            Frente a este nihilismo pasivo y metafísico en el que incurren los pensadores anteriormente citados, que subvierte los valores, que sustituye la vida por un mundo inteligible (mundo de los muertos, según Nietzsche), que desprecia los sentidos e idolatra la razón, nuestro autor propone un nihilismo postmetafísico activo, que vuelva a poner las cosas en su sitio: el valor de la vida, de los sentidos, etc... y que sea capaz de superar el pensamiento metafísico contrario a los valores vitales. Nietzsche expresa por primera vez este nihilismo en la Gaya Ciencia (1882) con la frase Dios ha muerto, o lo que representa Dios: mundo trascendente o inteligible, es el nombre que resume el principal problema al que se ha dedicado la filosofía occidental en su labor metafísica. Ha muerto el dios de los metafísicos, el dios monoteísta, omnipotente, creación del hombre provocada por el miedo que le produce una realidad sometida al devenir y a la continua dialéctica entre fuerzas de distinto signo. Con la creación de un ser supremo como Dios, el hombre ha creído conjurar todos sus males, ha despreciado la vida porque no la entiende y se ha refugiado en la esperanza del más allá, de la vida eterna como promesa y contrapunto a esta vida terrena efímera y llena de conflictos. Frente al monoteísmo y su significado, Nietzsche propone el politeísmo de interpretaciones sobre la realidad (no es un politeísmo religioso, sino gnoseológico y ontológico que da cuenta de la pluralidad y riqueza de la vida, así como de sus posibles interpretaciones):

 

            "El espíritu humano no puede hacer otra cosa que verse a sí mismo en sus propias perspectivas. Nos es imposible salirnos de nuestro ángulo visual...El mundo se ha vuelto por segunda vez infinito para nosotros ya que no podemos refutar la posibilidad de que sea susceptible de interpretaciones infinitas" [Nietzsche: Gaya ciencia]



 

            Así pues, Nietzsche se muestra tremendamente crítico frente al nihilismo pasivo, y en este sentido podemos decir que es antinihilista. Sin embargo, frente al nihilismo pasivo, propone un nihilismo activo, por lo tanto, en este sentido es nihilista.


2. CRÍTICA RADICAL A LA CULTURA OCCIDENTAL


2.1. CRÍTICA A LA RAZÓN Y A LA METAFÍSICA
            La crítica de Nietzsche a la razón metafísica se centra en dos aspectos que aparecerán encabalgados en la exposición: el ontológico y el gnoseológico. En cuanto al primero, desvela que la invención del dualismo metafísico no es más que una ilusión, una fábula. En cuanto al segundo, que el pretendido conocimiento de la razón metafísica descansa sobre un error y sobre un olvido: es erróneo tomar por verdadera la parte estática de la realidad, y por consiguiente negar la dinámica. El olvido consiste en el proceso de ocultación histórico e inconsciente en el que en un principio se convino qué era verdadero y qué falso. Profundizaremos en esto a lo largo de la exposición.

 

            Hemos dicho que Dios (y todo lo que él representa: mundo inteligible y trascendente más allá de la vida) es una invención, un autoengaño, un instrumento que le sirvió al hombre de consuelo, y que en lugar de liberarlo del miedo, le ha implantado una esclavitud, si cabe, más alienante: el horror a vivir su propia vida, lo cual significa en última instancia renunciar a la propia humanidad. El hombre es un pelele de la eternidad.



 

            El punto de partida de Nietzsche es antimetafísico radical, como él mismo reconoce en el Crepúsculo... Opta por una actitud escéptica respecto a las posibilidades de conocimiento de la realidad por parte de la inteligencia. El fracaso de la razón para conocer la realidad tal cual es, en continuo devenir, la ha obligado a crear y creerse un mundo susceptible de ser conocido, para ello, dicho mundo, tiene que poseer unas características estables, ya que la razón sólo puede conocer lo que siempre permanece idéntico a sí mismo, inmóvil. La razón idealiza un mundo, lo crea y lo toma por verdadero, cuando, en última instancia es una fábula inventada por los filósofos. Nietzsche critica a la razón tal como se ha venido desarrollando desde los eléatas a nuestros días, por su monolitismo o egipticismo ( es una metáfora referida a la razón, viniendo a significar que la razón momifica, deja sin vida todo lo que afirma conocer porque lo reduce a categorías que sólo dan cuenta de lo inmóvil, dejando fuera de ellas la vida, que no es otra cosa, tal como afirmaba Heráclito, que movimiento constante devenir):

 

            "Me pregunta usted qué cosas son idiosincrasia en los filósofos?... Por ejemplo, su falta de sentido histórico, su odio a la noción misma de devenir, su egipticismo. Ellos creen otorgar un honor a una cosa cuando la deshistorizan, sub specie aeterni (desde la perspectiva de lo eterno), - cuando hacen de ella una momia. Todo lo que los filósofos han venido manejando desde hace milenios fueron momias conceptuales; de sus manos no salió nada vivo, nada real." [Nietzsche: Crepúsculo de los ídolos]


            Las filosofías de Parménides, Platón, cristianismo, Kant... son considerados por  Nietzsche como metafísicas. A Platón lo acusa por su dualismo metafísico, al igual que sucede con el cristianismo; a Kant por su separación entre fenómeno y noúmeno, a parte de su hipertrofia racional, su obsesión por reducir las cosas a esquemas categoriales estáticos.   

 

            Nietzsche rechaza esta división de la realidad como verdadera o engañosa (según el mundo en que nos situemos) por opinar que no son los sentidos (despreciados por la filosofía en cuanto fuente de error) los que provocan las apariencias engañosas que les atribuimos, sino la razón cuando los interpreta, al considerar más verdadero lo estático y permanente que lo dinámico:



 

            "La "razón" es la causa de que nosotros falseemos el testimonio de los sentidos. Mostrando el devenir, el perecer, el cambio, los sentidos no mienten... Pero Heráclito tendrá permanentemente razón al decir que el ser es una ficción vacía. El mundo "aparente" es el único: el "mundo verdadero" no es más que un añadido mentiroso...



            ... Hoy nosotros tenemos ciencia en la medida en que nos hemos decidido a aceptar el testimonio de los sentidos... El resto  es un aborto y todavía-no-ciencia: quiero decir, metafísica psicología, teoría del conocimiento. [Nietzsche: Crepúsculo de los ídolos]

 

            Cristianismo y platonismo han introducido en la historia de la humanidad la gran mentira: han sustituido la vida real, dinámica y sensible, por la vida eterna. Han inventado el mundo-verdad, han creado a Dios como garantía ontológica y gnoseológica de ese mundo varado en lo eterno. Y para excluir el mundo sensible han introducido el concepto de trascendencia:



 

            "Con esto tienen los filósofos su estupendo concepto de "Dios"...Lo último, lo más tenue, lo más vacío es puesto como lo primero, como causa en sí, como ens realissimum (ente realísimo)... ¡Que la humanidad haya tenido que tomar en serio las dolencias cerebrales de unos enfermos tejedores de telarañas! [Nietzsche: Crepúsculo...]

 

            La historia de la filosofía comenzó como una historia de odio al devenir (devenir que para el hombre significa la muerte). Han intentado borrarlo del ámbito de lo real y momificarlo en conceptos abstractos y absolutos, que no son sino fantasmas o realidades engañosas que no significan nada más allá del lenguaje que los representa. La racionalidad y la lógica son instrumentos falseadores de la realidad.



 

            El último y primero de los conceptos supremos es Dios: ens realissimum, causa sui, y se afirma como instancia suprema que pone límite al conocimiento propio de la metafísica. Pero tal concepto es una simple generalización de todos los conceptos, es el último en elaborarse, y sin embargo es afirmado como el primero, como fundamento y origen de toda realidad y de todo conocimiento.

 

            Nietzsche propondrá frente a la sistematización conceptual realizada por la filosofía la revalorización del carácter enigmático de la realidad afirmando: el mundo aparente es el único; el mundo verdadero no es más que un añadido mentiroso.



 

            "Primera tesis: Las razones por las que "este" mundo ha sido calificado de aparente fundamentan, antes bien, su realidad - otra especie de realidad es absolutamente indemostrable.



            Segunda tesis. Los signos distintivos que han sido asignados al "ser verdadero" de las cosas son los signos distintivos del no-ser, de la nada, - a base de ponerlo en contradicción con el mundo real es como se ha construido el "mundo verdadero"; un mundo aparente en cuanto es meramente una ilusión óptico-moral.

            Tercera tesis. Inventar fábulas acerca de "otro" mundo distinto a éste no tiene sentido, presuponiendo que no predomine en nosotros un instinto de calumnia, de empequeñecimiento, de recelo frente a la vida: en este último caso tomamos venganza de la vida con la fantasmagoría de "otra" vida distinta de ésta, "mejor" que ésta.[Nietzsche: Crepúsculo de los ídolos.]

 

            Vemos así como razón y metafísica se quedan con la parte de la realidad que en terminología kantiana podríamos denominar categorizada, pero la otra parte, la mayor parte, la que no cabe en esquemas conceptuales es dejada al margen de toda posibilidad de conocimiento, por tanto, se la margina, pasa a ser considerada ilusoria, aparente o sensible. Nietzsche invierte todos los términos, todos los valores, descubriendo que lo que comúnmente hemos tomado como verdadero no es más que una fábula, un invento de la razón metafísica



 

            Hasta ahora ha criticado Nietzsche la relación que se ha venido estableciendo en la historia de la filosofía entre razón-realidad, ahora analizaremos brevemente la relación entre realidad y lenguaje.




Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad