Fotografía del joven – adolescente (jovenecente) de mar del plata -mdp- (argentina)



Descargar 72.04 Kb.
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño72.04 Kb.

RELATO FOTOGRAFICO DEL JOVEN – ADOLESCENTE (JOVENESCENTE) DE MAR DEL PLATA -MGP1- (ARGENTINA)

DIEGO FERNANDO BOLAÑOS2

MARCELO RICARDO PEREIRA3
RESUMEN

Trabajo realizado para caracterizar la impresión que sobre adolescentes y jóvenes tienen en Mar del Plata -MGP- (Argentina). Las técnicas utilizadas fueron observación, entrevista semi-estructurada y espacios de habla; se hizo seguimiento de noticias (diarios escritos, noticieros de radio y televisión). La información se trató de manera narrativa. Se consiguió identificar lugares, contextos y escenarios que habitan las juvenescencias y las características que se les asignan.



Palabras Clave: Relato Fotográfico. Escenario. Juvenescencia.



  1. Aspectos metodológicos

Esta fotografía del jovenescente4 de Mar del Plata se levantó luego de 44 días de trabajo de campo. Las actividades realizadas fueron: asistencia a reuniones de organismos públicos; observaciones en plazas, calles, costa y sus playas; entrevistas a funcionarios públicos; conversaciones con adolescentes y jóvenes. Se consiguió tener acceso a documentos oficiales escritos; se hizo registro de noticias; seguimiento a muros de facebook de jóvenes que autorizaron; registro fílmico y fotográfico. La información fue tratada de forma narrativa y orientándola hacia la construcción de "escenarios5 de actuación" entre los que se destacan el deporte; lo jurídico - legal y constitucional; las festividades, conmemoraciones y celebraciones rutinarias; el arte y la cultura; la educación; la política. A continuación, apoyado en una descripción general de lugares o acciones correspondientes con los escenarios y con la vinculación de un pequeño relato, se hace una descripción e interpretación de la percepción sobre jovenescentes en esta ciudad argentina.



  1. Relato Fotográfico

  1. Contexto General. Una ciudad intermedia de avanzada postmoderna

Mar del Plata tiene 140 años de fundación (Diario La capital febrero 10 de 2014) y una superficie de 1.453,44 km2; su tejido urbano es de 79,48 Km2 y 39,2 km de costa marítima (Minnicelli, Aiello, Montes, Cornejo, Crespi & Giromini, 2014, p. 2). Su número de habitantes no supera los 800 mil y de ellos, según último censo electoral del año 2013, 537 mil estaban habilitados para votar (Diario La Capital, 10 de agosto de 2013), es decir eran mayores de 16 años6. Su clima cuenta con las cuatro estaciones. Puede catalogarse como una ciudad de cara al tercer milenio conjugando productividad y recreación; es a la vez balneario y puerto. Sus principales actividades económicas son la industria portuaria alrededor de la pesca y la turística seguidas de los servicios inmobiliarios, el transporte y el comercio que se caracterizan por la estacionalidad e informalidad esta, según Minnicelli et al. (2014) viene a representar más del 30% de quienes están laborando.

Grandes edificios se erigen frente a la costa, la mayoría de ellos de cadenas hoteleras que cuentan con una de las mayores infraestructuras de dicho orden en el país. Tal vez debido a ello es que se reconoce a la ciudad como “capital turística de los argentinos” según la pauta publicitaria de la emisora radial Atlántica Latina (www.radios.com/4924-radiosonline-fm-atlantica-latina); de hecho los diarios destacan que hasta en otoño e invierno la ciudad es visitada por turistas que sobrepasan los 200 mil en correspondencia con la Capacidad Hotelera Instalada (CHI) oficialmente reconocida y, según la Secretaria de Turismo, en verano las visitas aumentan hasta en un 300% lo cual puede ser sorteado en la medida en que adicional a la CHI existen en la ciudad más de 300 mil vacantes para hospedaje7. En los últimos años el parque automotor de la ciudad ha crecido ampliamente (Diario La Capital, 27 de marzo de 2014). Su estructura educativa brinda servicios gratuitos en establecimientos públicos tanto provinciales como municipales (Minnicelli et al. Ibid), contando con niveles inicial (jardín), primario, secundario, técnico y profesional.

“Existen 33 jardines infantiles que atienen niños y niñas entre los 3 y 6 años alistándolos para la escuela primaria; 9 de ellos cuentan con servicio de comedor. 17 núcleos de escuela primarias la mayoría con comedor. 11 escuelas secundarias. Una de ellas con formación técnica. 2 Bachilleratos de Adultos. 10 Escuelas de Formación Profesional y 4 Institutos Superiores de Formación Docente y Técnica. 1 Institución de Educación superior: la Universidad Nacional de Mar del Plata”. (Sitio web MGP. Secretaría de Educación. http://www.turismomardelplata.gov.ar/)

Excepto la Universidad Nacional de Mar del Plata, los anteriores dependen del gobierno local. Existen 4 universidades más: la Tecnológica Nacional; Atlántida Argentina; una sede de la CAECI y la Fasta que ofrecen más de 130 programas de profesionalización. Sobre la estructura de atención en salud, en especial la hospitalaria, la ciudad cuenta con un hospital nivel 3 (Hospital Regional) con medicina general, especializada, terapéutica e internación. El Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (CEMA) y 25 Centros de Atención Primaria en Salud(CAPS), 7 de ellos de atención 24 horas que prestan servicios de vacunación, clínica médica, pediatría y ginecología, medicina general, odontología, salud mental, Servicio Social y laboratorio (Sitio web MGP. Secretaría de Salud).





  1. Escenario 1. Rían, fumen y griten pibes: están en su espacio.

“Cueva diminuta y presuntuosa que alberga en su interior a familias enteras las cuales pagan con mucho dinero el poder sentarse a comer un helado, un café o ver un filme hollywoodense. Antaño fuiste tienda, ahora shopping. Tus afueras padecen las acciones de los rebeldes jovenescentes que se niegan a estar en tu interior. Igual no tendrías espacio ni espíritu para albergar tanta fuerza en oposición. Entonces, tus afueras son lo máximo que puedes brindar, eso sí con la mirada constante de tus escuderos8…”

En el Shoping de la ciudad, en los días de las observaciones, se halló gran número de adolescentes y jóvenes. Muchos menores de 15 años. Su estadía era fluctuante. No estaban agrupados como tribus; no tenían atuendos, estilos ni estereotipos que permitieran verles con un carácter de unidad (FREUD, 1921, P. 5). Las chicas presentaban uñas pintadas de varios colores y algunas corte de cabello con parietal derecho rapado que se identifica como: acto en emulación a artistas del momento; una forma de revelarse frente al estereotipo de feminidad; una moda punk o una manifestación de identidad sexual [homosexualidad - bisexualidad] (ARABENA, 2013). Los chicos, tenían cabello corto, gorras de clubes deportivos o ciudades de los EEUU. En general el vestir era de jeans, camisetas fluorescentes y zapatillas de marca.

Se observó consumo de cigarrillo especialmente en las chicas entre las cuales se besaban y acariciaban demostrando la existencia de relaciones afectivas más intimas que la amistad. Su jerga no era unificada destacándose como referentes de lenguaje, palabras como “hijo de puta”, “marica”, “boludo(a)”, entre otras. Al respecto, estudiantes de una Institución Educativa, en un Espacio de habla9 convinieron que: “…`las madriadas´ hacen parte de las manifestaciones culturales de la sociedad argentina”; que “viene desde los mismos hogares en donde el trato es similar”.

El Shopping, como el Skate Park y otros espacios (Peatonal y Plaza San Martín, la calle Güemes y la avenida Constitución al igual que algunas de las plazas); son los de mayor afluencia de adolescentes y jóvenes. En ellos pareciera que se sintiesen liberados, sin presión y en condiciones de efectuar lo que tal vez en sus casas se les dificulta o temen hacer. La “libertad” exhibida al gritar, lanzar "palabrones" o fumarse un “inocente” cigarro puede leerse como parte de la inocencia de la experimentación, o como actos con finalidad de rebeldía o, por qué no de la búsqueda de la revelación de una nueva verdad para sí, aquella que se distancie de discursos normativos: “el tabaco es nocivo para la salud”, “hay que saber comportarse en público” o "la intimidad es sólo para la casa y el cuarto”. Estas son una posible lectura. Existen otras, entre ellas la de vincular los “actos de rebeldía” con delincuencia o actos al margen de la ley.

En el mes de marzo se hizo pública una propuesta de “prohibir y regular” o dar un lugar específico a las Murgas que históricamente son reconocidas como practica con función socializadora y aglutinadora de jóvenes a la vez que despierta en ellos el interés por la música; pero esta potencialidad parece no condonar la deuda de alterar el “orden citadino” (Diario LA CAPITAL, 27 de marzo de 2014). Algunos jóvenes, refirieron que situación similar se presentó con la práctica del Skate al crear una pista e intentar abolir el reconocido “Skate Street”. Entonces, puede deducirse que los espacios que los Jovenescentes se apropian para sus prácticas de “libertad” entran en la mira del resto de la sociedad para ser regulados, controlados o eliminados. Esto tiene como repuesta la búsqueda de otros espacios o la profundización (radicalización) de acciones de rebeldía. Es posible afirmar que en las radicalizaciones emerge el acto al margen de la ley que puede describirse como la acción de un Yo, que en su configuración idealizada no considera límites, que se agrava al tener difusas figuras parentales y adultas de autoridad; según Moreno (2012, p. 39) la realidad muestra niños, niñas y adolescentes que intentan hacerse a una vida desde la soledad de sus hogares, o bien con referentes alternos. Ese Yo halla, en el accionar trasgresor, el escenario de identificación y de placer propicio para su tranquilidad a tal punto de realizar el acto como algo “natural”10. Mostrándose como un todo "poderoso" que asalta la norma y da a entender que es él el poseedor de la única ley11.

Algunas noticias de situaciones relacionadas con actos “delincuenciales” de jóvenes y adolescentes llaman la atención, por ejemplo: jóvenes golpeadores; que participan en micro-trafico, robos, secuestros y pornografía en Internet; que se fugan de prisión; que sufren accidentes; agresiones y asesinatos. Los diarios y demás medios de comunicación se desbordaban con suficiente amarillismo, sensacionalismo y hasta sadismo para "cubrir" las noticias. Es de destacar como son referidos en las noticias: "individuos", "ladrones", "tripe homicida", "menores", "cómplices", “delincuentes" cuando participan o son sindicados del acto. Mientras que cuando son víctimas son llamados de "jóvenes" o de "adolescentes".

Así, se observa en el joven y adolescente agresor- agredido, victimario - victima; dos caras de la misma moneda; la de la violencia y el desconocimiento de derechos, de sus derechos.



  1. Escenario 2: 1,2,3… filmando

“Te desplazas con agilidad sorprenderte, los artefactos, que dominas a la perfección, te permiten deslizarte y en tu recorrido vencer las leyes universales las cuales se detienen a contemplarte… en cambio tus movimientos en lo social y político, tal vez ajenos a tu deseo, están limitados por lo que otros han decidido; entonces, tu presencia, si llegas, es asumida como entrometida y es repudiada…”

El espacio de mayor aglutinación de jóvenes y adolescentes semanalmente es la pista Skate Bristol, ubicada en Rivadavia y La Costa. También llamada Skate Park de Mar del Plata, es una de las mejores del país y de Sur América. A este espacio llegan practicantes (hombres y mujeres) de diversas edades, con sus tablas, lombors y patines. En sus recorridos se cruzan y rozan pero no se percibe que esto genere tensión, incluso pareciera que lo hacen con intención de “posar” para las cámaras. En algunos momentos se presentan especie de retos y desafíos sobre gestos y barreras a superar. En los recién llegados esto es más frecuente.

De igual forma es común encontrarles en eventos y espacios culturales: conciertos, toques de bandas, comparsas, murgas y desfiles de festividades tradicionales (Diario LA CAPITAL, 24 de marzo de 2014). Los movimientos políticos y las movilizaciones de protesta también son espacios de jóvenes; en algunos de ellos el liderazgo y la militancia son marcados. Sobresalen movimientos políticos como “Jóvenes al frente”, “Juventud Peronista Néstor Kirchner”, “Juventud del socialismo mar platense”, “Juventud Radical de Mar del Plata” (Diario LA CAPITAL, 22 de diciembre de 2013) que hacen presencia con diversas campañas en los barrios.

Teniendo variadas posibilidades de participar en política, cultura y deporte lo hacen. Se observan a jóvenes y adolescentes que participan regularmente en correspondencia con lo establecido (reivindicación de derechos, defensa de alguna práctica o hasta una tendencia nacionalista) así, su accionar sea de protesta o contestación. Pero lo importante es que se detecta una calidad en la participación. Hay un discurso y prácticas con las que argumentan la orientación política de resistencia y de lucha; como lo expresó el Papa Francisco: "hablan con una nueva música, un nuevo estilo" (Diario LA CAPITAL, 05 de abril de 2014)




  1. Escenario 3: ¡¡¡Corten, corten!!! Sólo cuando quieren; nuestros derechos son los que valen y se imponen.

"... El paro está ahí, el maestro protesta, reivindica sus derechos; la movilización se agita, las discusiones y argumentos suben de tono. Todo es confuso hasta que, con el amparo de los acuerdos internacionales y lo constitucional de nuestra nación se les ordena volver a las aulas12. Se impone nuestro "a la educación" y nosotros preguntamos: ¿cual educación? ¿Cual derecho? y, ¿Por qué no todos se imponen?

El tema de los derechos de jóvenes parece que queda más para la retórica (REGUILLO, 2004, p.50) y el discurso que para la acción; excepto cuando, apoyados en los convenios internacionales, los gobernantes apelan a ellos para imponer la lógica del estado. Precisamente esto se presentó en el mes de marzo cuando los maestros de la provincia de Buenos Aires fueron obligados, a volver a las aulas para desempeñar sus trabajos frustrando una reivindicación de derechos. La Educación, por antonomasia uno de los escenarios de adolescentes y jóvenes, en el ámbito de la lucha por derechos laborales y sociales de trabajadores, se convirtió en un “campo de combate” entre gobernantes y sindicatos siendo los “trofeos de guerra” la permanencia en recintos escolares de los educando13. El poderío de ambos extremos fue dirimido con una orden de un poder que se dice ser neutro en un espacio político (funcionamiento del estado) que, desde la implantación de la modernidad, ha exigido históricamente la toma de partido.

Profundizando en la cuestión del derecho y en relación con la percepción que de los jóvenes y adolescentes tienen algunos profesionales que trabajan con esta población se destacan los siguientes calificativos: “joven arrasado, desgastado, perjudicado, castigado y vulnerado” los cuales, pareciera que “llevan como bandera”; “lo llevan mucho en su identidadlo tienen incorporado” y que aparecen en su accionar “está en su actuar”. Esto, según los funcionarios, dificulta la tarea de trabajar en su desenvolvimiento y progreso ya que al ocupar ese “lugar de marginalidad” el joven se carga de bronca hacia todo, incluso hacia sí mismo y, en otros momentos, sus actitudes se orientan a exigir atención en una especie de egocentrismo exacerbado; de ahí que expresiones como "vos tenés que: acompañarme, darme, inscribirme, firmarme" se antepongan, incluso al saludo a los funcionarios. Las peticiones respetuosas no aparecen en el marco de su resentimiento. En instancias de gobierno municipal la imagen del joven es la de un personaje de la trama social que está “necesitado de escenarios” para desenvolverse y que cuando “éstos se les presentan" responden satisfactoriamente. En ambas perspectivas se reconoce la vulnerabilidad que procede de dinámicas sociales complejas entre ellas el desempleo, la desocupación y el subempleo. Los jóvenes son sujetos “violentados estructuralmente”. En el ámbito de los derechos, se observa la lógica inclusión – exclusión que, en ocasiones conlleva a actos de trasgresión de la ley lo cual, como ya se vió, es lo que más se visibiliza.

Los datos del Observatorio Social Legislativo de la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, en relación con los Indicadores de Derechos, Desarrollo y Educación MIDDE en Mar del Plata (2013) muestran, entre otros datos, que de “23.732 adolescentes mujeres” (15 – 19 años) 1.127 se convirtieron en madres en el 2010, con todas las implicaciones sociales y psicológicas que esto conlleva. Que en educación las tasas de repitencia y abandono escolar son de aproximadamente el 20%. Y, en salud, que la tasa de mortalidad llegó en el 2011 al número de 42 muertes (34 hombres y 8 mujeres) y el 64% se debieron a causas externas: homicidios, accidentes de tránsito y suicidios alcanzaron la cifra de 24 adolescentes. La cantidad de adolescentes iniciados legalmente por la realización de actos como tenencia de armas y estupefacientes, usurpación de inmuebles, el abuso sexual con acceso carnal violento y homicidio fue de 1221.




  1. Escenario 4: Así está mejor: el deporte no es nocivo para la salud.

"¿Por qué hacer deporte? Porque me atrapa, gusto de la adrenalina cuando enfrento el desafío; ganar y exigirme es la intención. No lo hago por salud, sólo me gusta, no lo hago por los otros, sólo me gusta"

La municipalidad tiene entre sus actividades anuales la entrega de las medallas al mérito deportivo consistente en la premiación de deportistas menores de 21 años destacados por sus logros a nivel local, nacional e internacional. También se galardona a periodistas y dirigentes locales. En marzo de este año cumplió su 37ª versión (Diario LA CAPITAL, 18 de marzo 2014). El “deporte barrial” (fútbol, baloncesto, voleibol) es promovido por la municipalidad estimulando el desarrollo de jóvenes talentos. Pero hay otras prácticas que, sin tener tanta difusión y apoyo por considerarse esnobismo y moda, reúnen muchos adeptos. Se trata de las prácticas denominadas “extremas” y alternativas que implican ciertas ejecuciones de vértigo y producción de adrenalina; entre ellas se encuentran el Surf y el Skate14. Mar del Plata es denominada “Capital Nacional del Surf” y su pista para la práctica del Skate es ampliamente reconocida. Se pudo comprobar que jóvenes y adolescentes hacen presencia muy activa en los espacios para el deporte.

Ahora, en el ámbito de los espectadores y fanáticos del fútbol hay un espacio complejo, se trata de las barras. En argentina luego de los años 70, han tenido amplia figuración en especial por sus manifestaciones violentas y por cierta tendencia “mafiosa” que, en ocasiones, se asocia a algunas dinámicas políticas. Han sido identificadas con el apelativo “barras bravas”. En MGP hay dos clubes que participan en la segunda división (Aldosivi y Alvarado); ambos cuentan con seguidores y fanáticos especialmente jóvenes. Es común encontrar en las esquinas de la ciudad graffitis alusivos a cada club. A diferencia de lo que sucede con las de fanaticadas de los equipos de la primera división, estas no protagonizan actos de violencia; al menos durante la estancia del trabajo de campo esto no fue detectado.


  1. Escenario 5: ¡¡¡Mira vos!!! Que fiesta y que “pedo” los que nos esperan

“Se acerca el viernes, y los `me gusta´; `comentarios´ y `voy a ir´ se encuentran presentes en el Facebook. Llamadas van y vienen de manera desenfrenada como desenfrenada es la llegada al sitio de reunión de la 'previa'… lo que sigue no tiene patrón y todo puede pasar…”

Las salidas a los boliches y el consumo de licor en sitios públicos, especialmente plazas, es común en las celebraciones de las juventudes y adolescencias del MGP. Pero es de resaltar que en la mayoría de las veces, antes de llegar al sitio determinado para “la salida” ellos y ellas se encuentran en la casa de alguno(a) de los amigos a hacer “la previa” en la cual se consumen altas cantidades de licor. La casa elegida es “la del chico o chica que los papás sean buena onda o que no estén en casa”. O sea, la “salida” se enfrenta, regularmente, con una carga etílica en el organismo y una distorsión de la realidad propia de tal estado. Pareciera que es necesario estar en otro estado mental, en una “virtualidad orgánica” o una sedación, para enfrentar el compromiso del baile, la euforia de la fiesta y la sensualidad implícitas en la salida. Algunos, debido a la previa, llegan a los boliches ya “mamados” o borrachos y buscan un rincón para dormir. Los que consiguen estar “más parados, a las 4 de la mañana, cuidan y regresan a la casa a los que no lo consiguieron; eso sí tal acto no pasa sin pago”, luego algunas bromas y ridiculizaciones son publicadas en las redes virtuales.

La salida se programa al inicio de la semana, por teléfono o por el face se convocan los más allegados, los de la barra amiga o compañeros de colegio, y por ese mismo medio se define con anterioridad el lugar de encuentro y “lo de llevar” a la previa. En ocasiones ese encuentro es el escenario en donde, como lo plantea Minnicelli (2010, p. 246)15 “…buscan marcas que establezcan diferencias para el pasaje por la iniciación -dado que no pueden hallarlas en lo social cultural-, las encuentran en esta fiesta…”; se establecen desafíos que midan las capacidades individuales y se trasgrede la norma amparados en pseudo-normas cómplices (incluso de las familias) y pautas estimuladoras de la infracción. En los boliches, además del alcohol, circulan otras sustancias con la venia de los “adultos responsables” o incluso impulsado por ellos. Los cócteles de alucinógenos y de sustancias para aumentar la resistencia están a disposición y para no desatender “el desafío” se accede a su consumo. Lo que suceda después de la primera vez es incierto; pero en eso, como condición de la invulnerabilidad juvenil, no se piensa.

Las plazas de algunos barrios son también espacio para iniciar o terminar la salida, en ellas, especialmente los chicos consumen el licor u otras sustancias que quedaron. Hablan fuerte, cantan y a veces silban alguna canción. Hay momentos en que alguna riña se deriva de su interacción, más no es lo común; lo que sí es común es escuchar a altas horas de la madrugada el ruido de motocicletas que se despiden de la noche aumentando su velocidad como en una especie de ritual finalizador de una jornada más y poniendo, con estas acciones de riesgo16, el goce del peligro a su favor o, una acción más, a la pulsión de muerte (FREUD, 1926).





  1. Descripción Global

En líneas generales si se trata de una descripción a manera de una realidad fotografiada sobre lo que es el joven y el adolescente en Mar del Plata, se debe hablar de “adolescencias, juventudes y `juvenescencias´”, con sus particularidades, condiciones de vida, historias y prácticas de cultura juvenil, en general muy diferenciada y heterogénea. Algunas de las características a describir estarían en la orientación de decir que sus condiciones de vida se mueven entre las ambivalencias y dicotomías propias de las edades ejemplo, como plantea Lacadée (2007, p. 1), “En búsqueda simultánea por tutela y autonomía”17 pero aumentadas por la dinámica exclusión – inclusión que viene a representar una ambivalencia mayor y estructural, la de la sociedad en general. También se halla la algarabía, el bullicio y la imposición de retos que demostraría la satisfacción de la necesidad de “hacerse ver”, de figurar, de ser héroes y de hacer presencia. Esta es más visible cuando se encuentran en grupo en los que se perciben, parafraseando a Freud (1921) lazos emocionales fuertes. Cuando se encuentran solos, se muestran ensimismados y silenciosos, inmersos en sus celulares o cualquier otro aparato.

En el ámbito de lo social – institucional su participación se mueve entre reconocerse como sujetos de derecho y a la vez llegar a desconocer el derecho de los otros; en una especie de egocentrismo jurídico, la mayoría de los chicos institucionalizados (en programas de inclusión y protección de sus derechos) no pide ser atendidos, exigen serlo y, en dicha exigencia, desconocen mucho de los derechos de los demás dejando al descubierto "motivos egoístas detrás de la conducta humana" (FREUD, 1926). En el campo político, Se destaca la existencia de un discurso fundamentado y de la realización de acciones en pro de lo colectivo en especial en la reivindicación de derechos. De igual forma, sobresalen en deporte, arte, educación y cultura en general; escenarios que les permiten figurar y destacarse. Entonces en su ánimo de sobresalir, de ser el centro y con ello contrarrestar sus pérdidas (de protección, fantasías, lúdicas, etc.), estos campos sociales les posibilitan hacerlo en el marco de las normas e incluso con ellos consiguen que haya desborde en atención, aspecto que veían lejano al dejar de ser niños. Presentan, como la gran mayoría de sus similares en un mundo globalizado, acciones de consumo que funcionan como elementos que distraen y contraen hacia sí. Es común encontrarles con celulares de alta gama y ropa de marca; con mascotas de razas exóticas que obtenerlas y mantenerlas requiere una inversión grande de dinero. También son consumidores de música; bailes; comidas; alcohol y otras sustancias; televisión e internet; sitios de diversión y artefactos para el deporte y la recreación;.

Sobre su auto-cuidado, en especial de la salud, como la gran mayoría de adolescentes y jóvenes, se perciben como “invulnerables” lo que manifiestan en acciones como desplazarse a altas velocidades en autos, motocicletas, bicicletas, lombors, tablas de skate o cualquier artefacto para transitar e incluso tales desplazamientos son realizados sin protección y en contra de normas de movilidad necesarias18. También el consumo de alcohol y otras sustancias, entre ellas los populares energizantes, o la incursión en la vida sexual activa sin protección de ETS son muestra de tal característica.

Finalmente, en esa amalgama de deseos, placeres, búsquedas y necesidades (satisfechas y no satisfechas), pensamientos, percepciones y sentires diversos, las juventudes, adolescencias y juvenescencias del Mar del Plata habitan una ciudad que, sin ser megalópolis, se erige con potencialidad posmoderna; una urbe que les ofrece espacios para el ocio y la diversión y que se mueve entre la industria, el recreo y el urbanismo con sigilo y cuidado lo cual no parece contagiarles ni limitarles.


Referencias

Arabena, Y. (2013). ¿De dónde viene la moda de raparse a un costado? [Mensaje en un blog] Recuperado 28 de septiembre de 2014. http://www.secundarios.com/blogs/secundario.

Atlántica Latina [emisora de radio]. www.radios.com/4924-radiosonline-fm-atlantica-latina Recuperado 15 de septiembre de 2014.

Bolaños, D. (2013). La participación de adolescentes en política pública: un derecho social sin status de derecho. MINNICELLI (Presidencia) IV Simposio Internacional de infancia, Educación, Derechos de niños, niñas y adolescentes. Las prácticas profesionales en los límites de la experiencia y del saber disciplinar II. Universidad Nacional de Mar del Plata. www.psicoinfancia.com.ar ISBN 978-987-544-549-9 p. 174

Burges, A. (2002). La naranja Mecánica. Cuarta reimpresión de la tercera edición. Minotauro. Buenos Aires.

Diário La Capital. Ediciones Físicas años 2013 y 2014.

Freud, S. (1921). "Psicologia do grupo e análise do ego". In: ESB, Rio de Janeiro, Imago, 1976.

_________ (1926). El valor de la vida. Entrevista dada a George Sylvester Viereck. Disponible en http://centrodedifusionyestudiospsicoanaliticos.wordpress.com/2013/03/22/obras-completas-sigmund-freud-amorrortu-pdf/. Recuperado el 25 de septiembre de 2014.

Heiduschka, V. (productor) y Haneke, M (director) (1997). Funny Games. [Cinta cinematográfica]. Festival de Cannes (Francia).: Wega-Film.

Kubrich, S. (Productor y director) (1971). A Clockwork Orange. [Cinta magnetofónica]. Reino Unido.: Warner Bros. Pictures.

Lacadée, P. (2007) O risco da adolescencia, Estado de Minas Gerais, Belo Horizonte, 16 jun. 2007. Caderno Pensar, p.3. Disponíble en: http://apple.estaminas.com.br/data1/2007/semana_24/sabado/pensar. Recuperado 25 Febrero 2013.

Leon, R. (2013). Manifestaciones depresivas y depresiones en niños y adolescentes. En: Ramírez, M & Otros. (2013). Conductas de riesgo en el ámbito escolar. nelmedellín. Colombia. Pags 33 - 48.

Liwski, N. (2014). Medición de Indicadores de Derechos, Desarrollo y Educación MIDDE en la Provincia y en MdP durante los años 2009 – 2013. En taller sobre medición de indicadores de derechos. Abril 25 de 2014. Mar del Plata. Argentina.

Minniceli, M. (2010). Infancias en estado de excepción. Series interlineas. Argentina. En revista contexto. No 51. Marzo. Universidad Nacional de Mar del Plata.

_________. (2014). Crisis y diagnosis Psi de nueva generación. Breves notas críticas. En revista Contexto Psicológico. No 51. 2014. Pag. 15 - 17

__________. (2014). Informe de factibilidad Partido de General Pueyrredón provincia de Buenos Aires. Minnicelli.

Moreno, C. (2012) Crisis de adolescencia por crisis de adultos? En revista colombiana de Ciencias Sociales. Vol 3. No 11. pp. 37 - 46. Medellín. Colombia.

Pereira, M (2012). A orientação clínica como questão de método à psicologia, psicanálise e educação. In: Pereira, M. R. (org.). A psicanálise escuta a educação: 10 anos depois. Fino traço. Belo Horizonte. Pag 23 – 34

_________ (2014). El método de orientación clínica aplicado a la investigación-intervención. In Psicología, conocimiento y sociedad. Montevidéu: UDELAR. 5(1), 2014

Reguillo, R. (2004). La performatividad de las culturas juveniles. En Revista Estudios de Juventud. Nº 64. 2004. PP. 48 – 56.

Secretaría de Turismo MGP http://www.turismomardelplata.gov.ar/. Recuperado 23 de septiembre de 2014.

Secretaría de Educación MGP http://www.turismomardelplata.gov.ar/. Recuperado 23 de septiembre de 2014.



1 La sigla refiere a Municipio de General Pueyrredon

2 Doctorando Universidad Federal de Minas Gerais. Facultad de Educación. Postgraduación en Conocimiento e Interés Social. Doctorado Latinoamericano en Educación, Políticas Públicas y Profesión Docente.

3 Psicoanalista y Profesor de la Universidad Federal de Minas Gerais. Facultad de Educación. Línea Psicología, Psicoanálisis y Educación.

4 El joven, el adolescente, la juventud, la adolescencia y la juvenescencia no son individuos particulares, etapas, ni momentos de desarrollo. Hemos asumido aquí que cuando hablamos de ellas lo hacemos teniendo como referentes unas condiciones ante todo subjetivas y luego contextuales, culturales, ideológicas, entre otras; y unas perspectivas de vida de quien(es) presenten tal condición.

5 Se entiende por escenarios no sólo los lugares en donde se presentan las “escenas jovenescentes” sino la referencia a la dimensión tiempo y otras variables como condiciones ambientales, físicas, sociales, culturales entre otras. Así, los escenarios nos remitirán a espacio, tiempo y trama de las relaciones subjetivas de los adolescentes y jóvenes.

6 Llamará la atención el dato de la edad de sufragio. Algunas provincias han implementado la reducción de la edad para participar de comicios electorales. En un trabajo presentado en el IV simposio internacional de la Red INFEIES cuestioné tal medida, no por la acción como tal, sino en la orientación de preguntarme si están las provincias preparadas para que en poco tiempo sean jóvenes quienes rijan los destinos de algunas de sus ciudades (www.psicoinfancia.com.ar). Parece que no pues una aspirante a Concejo de la ciudad por parte del movimiento Político Jóvenes al frente, en entrevista (25 de abril de 2014) afirmó, con alta decepción, que había tenido que declinar su aspiración de de ser concejala debido a que no tiene aún 24 años.

7 Dato obtenido en grupo focal del 22 de agosto de 2014 en la Universidad Nacional de Mar del Plata

8 Durante los horarios de observación, se percibió constante vigilancia de los guardas del Shopping al espacio donde se conglomeran los chicos

9 Técnica de investigación Psicoanalítica propuesta para el Método de Orientación Clínica aplicado a la Investigación Intervención en donde al hacer circular la palabra de manera sincera, se logra lo que puede denominarse una "asociación libre colectivizada". Pereira, M (2014).

10 La referencia al acto delincuencial y las adiciones como algo naturalizado se toma de la entrevista realizada a un funcionario de la dirección de niñez y juventud de MGP quien en el relato hace referencia a una experiencia de trabajo con integrantes de un grupo que delinquía en uno de los barrios de la ciudad y que, en su concepto, pareciese presentaran tal tendencia. (Cod. GR 7)

11 Ejemplos extremos de esta afirmación son: el libro “La naranja Mecánica” de Anthony Burges (1976) y el filme del mismo (escrito, producido y dirigido por Stanley Kubrick) así como el filme Horas de terror - Funny Games - (producida por Heiduschka y dirigida por Haneke).

12 La referencia es al fallo que el juez Francisco Terrier hizo lugar al amparo presentado por el defensor del pueblo para que los gremios pusieran final al paro que completaba 13 días hábiles de los docentes de la provincia de Buenos Aires. (Diario LA CAPITAL, 23 de marzo de 2014)

13 Este elemento es viable de leer desde las propuestas de Hanna Arent o la de Pablo Freire sobre lo que indica hablar de crisis de educación en este momento de crisis global como lo indica Minnicelli (2014).

14 Quienes las practican las consideran como estilos de vida que exigen dedicación, disciplina y entrega.

15 En el libro Infancias en estado de Excepción Minnicelli relata brevemente, nombrándola como “la fiesta de la mea culpa”, algunos de los actos en donde la infracción es el espíritu sosegado que “vigila” el accionar.

16 Compartiendo posición sustentada que hace Adolfo L Ruiz en su ensayo "Manifestaciones depresivas y depresiones en niños y adolescentes" (En: RAMÍREZ, 2013, ps 33-48) al referir que "no es pertinente la expresión conducta de riesgo en el campo del Psicoanálisis" (p. 35) proponiendo se hable de "conductas de riesgo". Tanto así, es mi preferencia usar el término acciones de riesgo por considerar que, en proyección y elaboración del recuerdo facilitaría el trámite del pasaje al acto a su verbalización.

17 Traducción propia.

18 Tanto los datos del MIDDE como lo reportado en los diarios concuerdan que los accidentes de tránsito son la mayor causa de mortalidad juvenil en la ciudad.





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad