Filosofia del siglo XX y servicio social herman c. Kruse



Descargar 264.94 Kb.
Página2/5
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño264.94 Kb.
1   2   3   4   5

CAPITULO III



DEL SUBJETIVISMO PSICOLÓGICO AL NEOPOSITIVISMO
En alguna oportunidad hemos sostenido que el Servicio Social, a lo largo de nuestro siglo, ha permanecido impertérrito a las corrientes filosóficas más importantes. Al realizar este trabajo hemos comprobado que no es así y hoy ha llegado el momento de reconocer nuestro error. Si bien verbalísticamente se han sostenido como “principios básicos” de la profesión una serie de recetas que han permanecido incambiadas en sus 70 años de vida, el Servicio Social ha sentido el impacto, por lo menos, de dos importantes corrientes de pensamiento: la antropología psicoanalítica de Freud y Jung, y el empirismo lógico o neo-positivismo que tuvo máximos exponentes en Bertrand Rusell y el Círculo de Viena.
El liberalismo reformista de los pioneros se fue diluyendo en la década del 20 a causa de varios factores. Por un lado, influyó la transformación sufrida por la sociedad norteamericana después de la I Guerra Mundial. Por otro, factores ideológicos derivados de la situación anterior 9. Y, en tercer lugar, la difusión de las ideas de Freud.
Si bien el propio Freud no intentó construir un sistema filosófico, en sus últimos trabajos brindó bases para que se desprendieras de su obra una corriente metafísica. “El psicologismo filosófico se caracterizará por su empeño en explicar el mundo y la historia por el comportamiento individual del hombre, enfrentándose así a las tesis historicistas que, en tanto filosofías antropológicas, trataran de explicar al hombre por sus relaciones en el mundo y, a partir del desarrollo. de éstas en lo histórico social” 10.desde el foco de irradiación de la “Pennsylvania School” A partir de 1928, el psicologismo invadió al Servicio Social. La “escuela diagnóstica”, basada en el psicoanálisis freudiano y la “escuela funcional” basada en Rank, influyeron sobre la filosofía de la profesión. El auge de la influencia del psicologismo sobre el Servicio Social llegó a prolongarse, con más o menos énfasis, hasta nuestros días.
Bajo esta influencia, la realidad exterior al sujeto quedó subordinada a éste. Así, se profundizó enormemente el tratamiento de los casos en una línea completamente distinta a la propiciada por Mary Richmond. Mientras la pionera neoyorkina sostenía: “At any given a man’s mental make up is the sum of his natural endowment and his social experiences and contacts up to that time” 11, las asistentes sociales de la corriente psicologista sólo atinaban a ver el primer factor. Aunque la querella entre la “escuela diagnostica” y la “escuela funcional” es ya un asunto del pasado, el psicologismo ha seguido influyendo al Servicio Social de caso contemporáneo, particularmente en los E.E.U.U. e Inglaterra.
Hace tres años, Ricardo Hill hizo un análisis de las “Nuevas orientaciones en Servicio Social de Caso” en el II Seminario Regional Latinoamericano de Servicio Social. Destacamos de su conferencia los párrafos en que hace referencia a la influencia de la llamada “Psicología del Yo” en los E.E.U.U., las críticas de Noel Timms a esta corriente y la influencia en Inglaterra de los trabajos de Melanie Klein, Fairbairn y otros psicólogos. 12
La influencia del psicologismo filosófico se tradujo, por un lado, en ocuparse primordialmente de los problemas individuales y, por otro, en tratar de adaptar el individuo a la sociedad sin entrar a considerar la justicia o injusticia del sistema predominante en esta.
En la década del 30, el Servicio Social norteamericano se nutrió de un profundo interés por la eficiencia. Efectivamente, los problemas que tenía por delante de sí eran un desafío demasiado grande y comenzó a desarrollar, por un lado, un elemento implícito en la postura de la “escuela funcional” que centraba su interés en el servicio que la agencia prestaba al cliente y, por otro, una veta pragmática cuyo germen conservaba desde sus orígenes. Filosóficamente, el trasfondo psicologista, en algunos medios, fue remplazado por un trasfondo neo-positivista.
En el campo de las ciencias sociales, según Timashef, el neopositivismo abreva en tres fuentes: el cuantitavismo, el behaviorismo y la epistemología positivista, y su aporte principal ha sido metodológico 13. También en el campo de la Filosofía el principal aporte del neopositivismo ha sido metodológico:
“... se trata de una corriente filosófica eminentemente metodológica, según la cual lo importante en la actividad reflexiva es el método o procedimiento que se utilice para alcanzar el conocimiento de algo y no el sistema que, en consecuencia, se elabore”. 14
No es mera casualidad que en esa década el Servicio Social adoptara dos nuevos métodos: el trabajo con grupos en 1936 y la organización de la comunidad en 1939. Pero el “background” positivista tuvo consecuencias mayores. El Servicio Social pasó a preocuparse más del “cómo” que del “qué” y, a consecuencia de ello, se acentuó su tendencia aséptica, descomprometida del marco global. Fenómeno también presente –pero menos evidente- bajo el psicologismo, por el afán terapéutico de éste.
La tendencia neopositivista se acentuó en las décadas del 40 y del 50 dando sus frutos máximos a fines de esta última, cuando se adoptaron los métodos auxiliares de investigación en Servicio Social, y de organización y administración de servicios sociales en 1957. Un ejemplo elocuente de esta orientación es el conjunto de conclusiones del III Congreso Panamericano de Servicio Social, realizado en San Juan de Puerto Rico, precisamente ese mismo año de 1957. 15
Es difícil evaluar la influencia del positivismo lógico sobre el Servicio Social, pero en una primera estimación debemos destacar como positivo su afán por buscar nuevos métodos , por investigar seriamente, por actuar con eficiencia y, como negativo, su desentendimiento de los fines y su “inocencia” ideológica.
Recién en la década del 60 –y primero en América Latina que en los E.E.U.U.- el Servicio Social empezó a sacudir la tutela filosófica del positivismo lógico. El fenómeno se debió a razones políticas e ideológicas y no filosóficas. En ambos casos el factor desencadenante fue la política de John F. Kennedy. El malogrado presidente y su hermano Robert comprendieron como pocos el desafío del marxismo, y resolvieron combatirlo con una de las más poderosas armas del enemigo: logros sociales tangibles. La Alianza para el Progreso entre nosotros y” War on Poverty” en los EE.UU. le dieron un nuevo marco ideológico a la acción social. El Servicio Social, como tecnología práctica, se vio involucrado en los cambios.
Procediendo la nueva orientación de una fundamentación ideológica y no filosófica, vivimos hoy día la contradicción de concebir al Servicio Social en un marco que se define por postulados psicologistas y neopositivistas y… en cambio, actúa como un instrumento del desarrollismo. Ya no nos sirve entonces el neopositivismo como filosofía de la profesión, a menos que queramos encerrarnos en una frágil torre de marfil y permanecer de espaldas al proceso real que viven nuestro Continente y el Servicio Social contemporáneo. Es necesario rastrear una filosofía para el Servicio Social en las corrientes vivas y comprometidas que toman seriamente en cuenta el fenómeno ideológico.
Creemos que se encuentran en esa posición dos corrientes dialécticas, el marxismo y el existencialismo, y a ellas dedicaremos nuestra atención en las próximas páginas.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad