Ficha de información básica



Descargar 1 Mb.
Página11/17
Fecha de conversión11.12.2018
Tamaño1 Mb.
Vistas410
Descargas0
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   17

Objetivo:


Desarrollar habilidades para pelear limpiamente procurando establecer un estilo de comunicación que favorezca el dialogo.

.

 

FUNDAMENTOS
El proceso que se desarrolla es el denominado “Asimilativo” que busca restablecer las relaciones, conciliando los puntos de vista en acuerdo o, en caso de heridas, procurando el perdón y la Sanación.
Las partes, conscientes de que las tres anteriores salidas no son las únicas, saben que la solución adecuada de los conflictos no está en debilitar la relación sino en reforzarla. Mediante una comunicación adecuada, examinan los elementos de conflicto y eligen la alternativa que es más ventajosa para su relación.
Para lograr esta salida ambas partes deben estar dispuestas a exponer honestamente sus puntos de vista, a explorar otras alternativas diferentes a la que cada uno plantea, a reconocer la parte de verdad que hay en el otro y ceder. De esta manera la relación sale fortalecida y por eso se puede decir que es la única salida que permite que los conflictos se conviertan en oportunidad de crecimiento de relaciones familiares. Cuando ha habido lesiones y heridas, es necesario que estas salgan a la luz y se genere el ejercicio del perdón y de la Sanación.
Enfrentamiento y peleas
Los desacuerdos y las heridas dan lugar a enfrentamientos y peleas. Más vale un buen enfrentamiento que una mala paz. Cuando ocurre algo que perturba la paz del hogar, más vale decir las cosas de frente y esclarecer la situación, que perderse en suposiciones e interpretaciones que enredan más las cosas. Quienes buscan la paz a cualquier precio, terminan por conseguir una paz efímera al precio de la verdadera paz.
Pero los enfrentamientos deben tener como objetivo reconquistar la armonía y no agravar los conflictos. No es lo mismo enfrentarse que insultar y entregarse a la violencia verbal.
Ofrecemos unas reglas para practicar en los enfrentamientos para que estos puedan contribuir a solucionar bien los conflictos en lugar de agravarlos. La práctica de estas reglas ha servido a muchas parejas y familias.
REGLAS PARA CONFRONTARSE

  1. Procure no iniciar una confrontación sin antes saber porque está ofuscado.

  2. Antes de enfrentarse piense en qué es realmente lo que quiere lograr.

  3. Si va a discutir, busque un tiempo y un lugar adecuados, en que Usted pueda decir lo que quiera, pero sin causarle molestias innecesarias al otro.

  4. Comience las discusiones con el ánimo de resolver los problemas.

  5. Procure no manipular la culpabilidad del otro.

  6. Si durante la confrontación se siente apabullado por el otro, dígale y reclámele que El permita decir lo que piensa sin ser interrumpido.

  7. Disponga de tiempo para hablar y definir diferencias.

  8. No busques peleas con el ánimo de conseguir atención.

  9. Cuando escuche al otro, trate de comprender lo que el otro quiere decir y por qué.

  10. A veces es útil que los contendores expresen por escrito sus diferencias, especialmente cuando el conflicto duele tanto que arriesga a llevarlos a peleas inútiles que solo empeorarían las cosas.

  11. En lugar de insistir en tener la razón más vale admitir que uno puede estar equivocado. Hay que buscar la verdad.


¿Cómo resolver los conflictos de una forma benéfica para la vida conyugal?
Plattnner ofrece tres alternativas:

1- Aprender a dialogar : :Es aprender a poner en común los puntos de vista diferentes. Los esposos deben ayudarse mutuamente a expresar con claridad su manera de pensar. Para dialogar bien, hay que saber escuchar al otro y ayudarle a expresarse, algunos comportamientos que se deben evitar:

* Interrumpir al otro cuando habla

* Impedir que exprese lo que siente

* Llevar la discusión como un duelo.

* Sumirse en el propio pensamiento como tras una trinchera.


2- Aprender el arte de la reconciliación Reconciliarse es reencontrarse en la armonía conquistada, rehacer el vínculo que se ha roto o se ha debilitado. Es posible cundo ambos cónyuges están abiertos el uno al otro y dispuestos a reconocer, con sinceridad sus propias limitaciones y oscuridades.

Quienes siempre creen tener la razón, quienes buscan justificar a toda costa su conducta, quienes se cierran a dar y recibir el perdón, obstaculizan e impiden la reconciliación. Las reconciliaciones rituales, obligadas desde afuera, para nada sirven, porque no surgen del fondo del corazón.


3- Permitir al otro más libertad: El verdadero amor no intenta sofocar a la persona amada, obligándola a adaptarse totalmente a los moldes personales de quien ama... El verdadero amor no es posesivo, permite el crecimiento del ser amado y busca su buen.
Pelea limpia:
Las personas llegan a un ACUERDO mediante un diálogo franco, sereno, respetuoso. Se han expresado con libertad y se han escuchado mutuamente. Ambos tienen la impresión de haber encontrado la mejor solución, que a veces no es la más deseable, pero sí la única posible o la mejor entre las posibles. A través de un proceso de asimilación mutua el conflicto les ha servido para conocerse mejor, para enriquecerse mutuamente con sus diferentes visiones de las cosas, de las personas y de las situaciones.
La solución que descubre el diálogo no siempre es resultado de promedios. A veces el camino de la solución adoptado por los dos, coincide con el trazado por una de las partes, pero la decisión es de los dos y en ella se comprometen ambos, al final, los dos tienen la sensación de haber ganado. La pareja sale renovada del conflicto, la unidad ha ganado profundidad...
El diálogo es la puerta de la armonía y por ella pasan solo aquellos que son conscientes de que la verdad vale la pena, de que la razón puede estar de parte de otros, de que ellos mismos pueden equivocarse. Dialogar es abrirse al otro mostrando lo que somos, pensamos, sentimos y deseamos.
Proceso METODOLÓGICO:
1 lectura comentada del documento reglas para pelear. También se pueden formar dos equipos, los primeros no aplicarán las reglas para pelear sino que harán lo contrario y el segundo grupo sí las aplicará. El facilitador expone una situación problema, cada grupo nombrará un representante que se encargará de dramatizar una a una las reglas para pelear aplicándolas a la situación problema, de modo que se pueda permanentemente establecer una comparación viendo el efecto o impacto que causa.
DOCUMENTO REGLAS PARA PELEAR:
Solucionen los conflictos a medida que aparezcan

No esperen a que “la copa se llene”. Cuando se desborda, descontrola y muchas veces ya no hay remedio. Afronten los conflictos cuando se presentan no cuando acumulados, toman una proporción mayor y por tanto, es más difícil su resolución.



Eviten aplazar la resolución de un conflicto

Los motivos de insatisfacción o de incomodidad deben tener una salida oportuna y pronta. popularmente se dice: “el tiempo cura las heridas”. Sí, pero las que se han trabajado entre los dos cuando emocionalmente los afecta: cuando hay dolor o rabia, no cuando hay resentimiento o indiferencia.



Aclaren sus sentimientos

Antes de iniciar una discusión, dése cuenta de lo que le fastidia, concrete el aspecto sobre el cual va a discutir. Hay que pelear por aquello que le hiere o que le provoca ira y descontento, de lo contrario, se malgastan energías y tiempo que podrían emplearse mejor; pero, sobre todo no pelee por herir al otro, por “sacarse la espina”.



Proyecten su enojo sobre el presente

De nada vale discutir sobre el pasado, sacando a relucir rencores guardados como excusa para pelear. Recuerden que sobre problemas puede actuarse. pelear sobre el pasado, es hacer un círculo vicioso que crea profundos e insalvables resentimientos.



Determinen lo que pretenden lograr

Una discusión sin objetivo claro no se justifica. ¿Para qué va a pelear? ¿Qué desea aclarar, lograr o solucionar?



Elijan el momento adecuado para la discusión

El arte de buscar el momento es sencillo: basta elegir el mejor momento que permita discutir abiertamente la cuestión que les afecta, reserven el tiempo necesario y elijan un lugar y una hora de común acuerdo, para decirse todo lo que tienen que decirse, sin poner al otro en aprietos.



Resuelvan las dificultades entre los dos.

El conflicto de los cónyuges debe ser resuelto entre los cónyuges. Terceras personas impiden la efectiva solución del conflicto puesto que no permiten discutir abiertamente los problemas; por el contrario muchas veces pueden generar otros problemas.



Conozca y respete el punto de vista del otro

En la discusión se hace necesario aclarar y determinar las diferencias. Cada uno cree que las cosas son como los percibe y por consiguiente espera que el otro las vea igual. ni el uno ni el otro, llegarán a la verdad mientras no se comuniquen recíprocamente su percepción del problema y no hayan comparado ambos puntos de vista.



Aprendan a dialogar

El verdadero diálogo es aquel en el cual ambas partes se escuchan y se responden mutuamente. Expresar abierta y claramente lo que se siente, es vital para una sana relación entre los cónyuges. La buena disposición a dialogar exige de uno, la claridad con el otro; claridad que permite confiarse y llegar a penetrar dentro del que escucha.



Escuchen

Al entablar el diálogo preste la atención necesaria a lo que el otro dice. Asegúrese de entender acertadamente lo que le están diciendo. No interprete, comprenda lo que el otro quiere decir y por qué lo dice así. No interrumpa. Permítale que acabe de expresar lo que está diciendo. A su debido tiempo, solicite ser escuchado.



Hablen con franqueza

Sea claro al comunicar su posición y franco al señalar la meta deseada. No se guarde el enojo; durante la discusión, asegúrese de decir, lo que quiere decir. Expresar con franqueza lo que se siente es necesario y válido siempre y cuando se mantenga el debido respeto a la persona del otro.



Hablen con claridad

Algunas veces está tan enojado o preocupado que la persona necesita “estallar” inmediatamente, cuando esto sucede, es muy probable que se lastime al cónyuge o se le confunda todavía más sobre la cuestión tratada. Si el momento exige desahogarse, es preferible comenzar mostrando el verdadero estado de ánimo en que uno se encuentra. En muchos casos, su cónyuge sabrá casi inmediatamente que le ha podido afectar. Elija el momento oportuno para comunicar al otro, lo que quiere decir.



Sean responsables de lo que dicen

Hable en presente, diciendo lo que siente, evite la acusación y la crítica destructiva. si usted ataca directamente a su cónyuge poniendo en entredicho su opinión, está invadiendo su terreno individual y generando un contara ataque. Usted determina los límites de su propio terreno individual, absteniéndose de un ataque directo.



Eviten generalizaciones

Diga el qué, el quién, el cuando, el cómo, etc., de lo que le molesta. las generalizaciones, utilizando términos como, “siempre”, “nunca”, “jamás”, “todos”, etc., no permiten identificar la verdadera causa del problema.



Descubran la verdad

Piense que usted puede estar tan equivocado como el otro. Recuerde que los sentimientos y las necesidades distorsionan el modo de ver las cosas. los enfrentamientos conyugales son fructíferos cuando ambas partes poseen la misma información y se aseguran de la verdad de los hechos. no dude en preguntar sobre aquello que aún le resulte confuso. Solicite las aclaraciones que sean necesarias.



Recuerden que la relación es la que gana

Si uno de los dos ha de ganar, es evidente que el otro ha de perder, la victoria de uno de los cónyuges, implica la derrota de ambos, en razón del resentimiento y la tensión que se crea en la relación de la pareja. un enfrentamiento enriquecedor no busca campeones, no busca vencedores, ni vencidos, busca soluciones adecuadas a los conflictos.



Propónganse metas

La solución de conflictos dinamiza la relación conyugal. Superar un conflicto, exige no solo fijarse metas realizables sino, la participación de ambos en la solución del problema.



Establezcan algún compromiso

Si ambos colaboran de común acuerdo para resolver el problema, y cada uno cede en algo frente al otro, es posible llegar a una solución aceptable para ambos.



Soliciten asesoría

si el conflicto no es solucionado a través de una “discusión constructiva”, no vuelven indefinidamente sobre el mismo problema. Busquen la asesoría de un experto, que les ayude a aclarar las causas del problema y a fijar las acciones pertinentes para que ustedes solucionen el conflicto.



TALLER 17
ESTILOS DE COMUNICACIÓN Y MANEJO DE LOS CONFLICTOS



Alcaldía de facatativá
Taller 13 violaciones a los derechos de las mujeres.
Taller 19 resolución de conflictos al interior de los grupos



Compartir con tus amigos:
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos