Ficha 445 capitulo las imágenes mentales


Memoria implícita en otras modalidades



Descargar 300.93 Kb.
Página5/5
Fecha de conversión22.06.2018
Tamaño300.93 Kb.
Vistas236
Descargas0
1   2   3   4   5

Memoria implícita en otras modalidades

Hemos comprobado la existencia de memoria implícita para objetos familiares, naturales y artificiales. El tacto activo y propositivo es un sistema inteligente de procesamiento de la información, capaz de codificar numerosas características de lo objetos y de almacenar dicha información de manera eficiente, favoreciendo su posterior recuperación.



Interpretaciones teóricas

Schacter y sus asociados han propuesto que el priming observado en las pruebas de memoria implícita se debe a un sistema de representación perceptual. Este sistema es diferente del sistema episódico que representa el significado, función y características no estructurales de los objetos.

Una ventaja del enfoque de los sistemas de memoria es que relacionan tareas conductuales con las estructuras y procesos neurales subyacentes, pudiendo explicar tanto la actuación de pacientes con problemas de memoria (pacientes amnésicos) como la actuación de los adultos sanos.

Otras investigaciones, en lugar de proponer diferentes sistemas de memoria, explican las diferencias encontradas entre pruebas de memoria implícita y explicita como debidas a que ambos tipos de pruebas demandan de la memoria diferentes tipos de información. Según los defensores de esta postura, las pruebas de memoria explicita son pruebas guiadas conceptualmente. Por el contrario, las pruebas de memoria implícita son pruebas guiadas por las propiedades físicas de los estímulos.

Este último enfoque deja sin explicar porque los pacientes amnésicos actúan a un nivel comparable al de las personas sanas en pruebas guiadas conceptualmente. Este enfoque ignora el papel que desempeña la conciencia que parece ser un aspecto esencial de la diferencia entre ambos tipos de memoria.

La fiabilidad de la memoria de testigos

Un tipo de estudios de memoria que tiene un gran valor aplicado es la memoria de testigos. La memoria de testigos que participan en los juicios no siempre es totalmente fiable. Esto sugiere que debe tenerse bastante cautela a la hora de enjuiciar a las personas y hay que contar con la falta de fiabilidad de los testigos.



Algunas aplicaciones prácticas: como mejorar nuestra memoria

1) El estudio de la repetición frecuente del material que deseamos retener mejora su posterior recuerdo, sobre todo si la práctica se distribuye a lo largo del tiempo. 2) cuanto más tiempo y esfuerzo mental dedique a aprender un tema, mejor lo recordara. 3) la codificación significativa (semántica) del material realizada atendiendo al significado profundo del material que desee estudiar, produce mejores resultados que la codificación superficial de ese mismo material. 4) es importante que asocie datos concretos que desee almacenar en su memoria con tantas pistas claves como sea posible. 5) cuando el material que hay que retener en la memoria se organiza jerárquicamente, se favorece el recuerdo. 6) conviene que ponga a prueba sus conocimientos. 7) tenga cuidado con las interferencias que pueden producirse entre distintos aprendizajes. 8) Utilice reglas mnemotécnicas y 9) forme imágenes mentales sobre el contenido del material que desee retener.



Modelos de Memoria Semántica Jorge R. Vivas (4464)

La Memoria Semántica es aquella que nos permite acceder a los recuerdos de los significados de los conceptos, a la comprensión de esos recuerdos y a disponer de todo otro conocimiento basado en ideas sin tener necesidad de recuperar las experiencias específicas en las que las obtuvimos. Una característica definitoria de la memoria semántica es que, como observadores introspectivos, no conocemos su origen. Esta memoria no se representa en términos de tiempos y lugares específicos. La memoria semántica refiere a nuestro conocimiento sobre la lengua y los hechos sobre el mundo. Puede ser pensada como la confluencia de un diccionario, una enciclopedia y un tesauro, todo ello en uno. La memoria semántica ha sido contrastada con la memoria episódica. La memoria episódica se refiere nuestro conocimiento de eventos que están marcados por una referencia temporal o espacial o que es identificable de algún modo en términos de nuestras experiencias personales. Las memorias semántica y episódica en conjunto componen la categoría denominada memoria declarativa, que es una de las dos divisiones principales en memoria. La contraparte de la memoria declarativa o explícita es la memoria procedimental o implícita. Smith y Mc Namara y Holbrook han sugerido que una teoría de la memoria semántica, para ser completa, debería poder dar cuenta de los siguientes fenómenos:

Primero, una teoría de la memoria semántica debería explicar cómo los significados de las palabras se representan mentalmente. (por ejemplo, para pájaro, animado y puede volar, respectivamente).

Segundo, debería poder explicar cómo los significados de palabras individuales se pueden combinar para formar unidades más complejas. Por ejemplo, animal doméstico, construido a partir de los significados de sus componentes, animal y doméstico, respectivamente.

Tercero, la teoría debería especificar y predecir qué inferencias permitidas se pueden hacer a partir del significado de una palabra u oración. A modo de ejemplo, ¿qué se podría deducir sobre un cuis si se sabe que es un roedor?

Cuarto, una teoría de la memoria semántica debería explicar la conexión existente entre el significado de una palabra y el mundo al que se refiere. Por ejemplo, debería explicar cómo se reconoce un objeto desde una descripción que hace un tercero o cómo se describe a otras personas un objeto a partir de una entrada perceptiva.

Las teorías de la memoria semántica tradicionalmente se han ocupado, sobre todo, del primer objetivo, tratando de especificar cómo los significados de las palabras se representan mentalmente. Ha habido cierto interés sobre cómo se combinan los significados de las palabras, pero esta investigación se ha realizado fundamentalmente en estudios sobre formación de conceptos y clasificación.

Los sujetos y los significados

El significado de un ente, fenómeno o proceso parece emerger del peso relativo de todas y cada una de las relaciones fácticas, intelectuales o emocionales que el sujeto haya logrado establecer en su historia con el objeto de referencia. La representación del significado es, así, el residuo de una construcción social e histórica, en buena medida mediada por la lengua. Construcción que implica la regulación semiótica resultante de la interacción con los otros y con la interpretación de las consecuencias de las manipulaciones realizadas sobre los objetos a partir de una base semántica permanentemente actualizada.

El significado de un símbolo emerge como resultado de un acto interpretativo, el significado puede no ser estático ni permanente. Los significados de las palabras podrían admitir tantas variaciones como personas que interpretan se hallen presentes en la situación.

Cada relación comunicativa entre dos hablantes implica siempre un acto de interpretación y una negociación de los significados. Esta forma de interpretar la construcción del significado es congruente con el enfoque triádico que Peirce desarrolló desde una perspectiva semiológica, desarrolló desde una perspectiva semiológica Los símbolos sólo pueden surgir en el territorio interindividual, es además necesario que ambos individuos estén socialmente organizados, que, como propone Vigotsky, representen un colectivo; sólo entonces puede surgir entre ellos un medio semiótico. No puede existir, entonces, un signo sin cosa u objeto designado. En definitiva, el significado de un signo emerge de la triangulación entre el referente, el signo y el intérprete. La ausencia o el debilitamiento de cualquiera de estos tres miembros de la unidad semiótica significan una severa restricción para la construcción del significado. La práctica semiótica necesariamente involucra los tres componentes. Como sugiere Medina Liberty esta idea nos orienta hacia una circunstancia central del proceso interpretativo: la regulación semiótica. …el signo debe ser socialmente compartido o negociado para ser comprensible. La persona que escucha la palabra u observa un gesto debe adjudicarles un valor denotativo o considerarlos como vehículos de significado. En síntesis, la comprensión de cualquier signo tiene un componente tanto interno como externo al sujeto. Es interno en tanto los procesos de percepción, abstracción, codificación, almacenamiento, evocación e interpretación son individuales y se estructuran en función de los otros signos existentes en la memoria semántica. Las diferentes relaciones semánticas dependen del estado de la configuración disponible en el sujeto. Es externo en tanto un signo no puede ser separado de su situación social sin perder su naturaleza semiótica. En un sentido amplio, el significado de un signo no es un hecho sino un proceso. Las propiedades del ejercicio exegético no son la estabilidad y la permanencia, sino el movimiento y la flexibilidad. El signo siempre está orientado hacia alguien y, por tanto, es un elemento constitutivo de un proceso de negociación que le pertenece por igual al que lo emplea y a quien va dirigido.



Proximidad semántica y Priming

Nuestra experiencia cotidiana nos sugiere que algunos conceptos se hallan "más próximos" unos de otros. De hecho, esta circunstancia puede afectar nuestro comportamiento cotidiano de muchas maneras. En particular, tener en mente un concepto que es próximo a otros recuerdos relacionados hace que éstos se encuentren más accesibles a su evocación que otros. Aquí es donde interviene la literatura sobre priming. En una red semántica clásica, dos conceptos se hallan semánticamente relacionados si se encuentran juntos o próximos en la red. Podemos medir la “proximidad” como la distancia literal entre ambos, esto es, la longitud del camino que ambos comparten. Ahora bien, cuando una persona estima la similitud semántica entre dos o más ideas puede establecer entre ellas diferentes tipos de relaciones semánticas. La proximidad semántica puede estar dada porque ambos conceptos presentan entre sí una relación inferencial, de modo que evocar un concepto supone la propagación de la activación hacia otro concepto con el que se halla vinculado lógicamente. Pero también ambos conceptos pueden compartir numerosos atributos por medio de los cuales se establezcan relaciones no necesariamente lógicas. Así, las semejanzas en los atributos compartidos entre dos conceptos pueden promover el establecimiento de relaciones analógicas, identificaciones por el predicado, que se hallan facilitadas por la presencia de activación en las etiquetas respectivas. A través del mismo mecanismo se puede comprender la conformación de relaciones parte-todo, contraste, causapropósito, etc.

Se denomina priming al mejoramiento, respecto de una línea de base apropiada, en el desempeño en una tarea cognitiva, como producto del contexto o de una experiencia anterior, fenómeno que hace que una palabra sea reconocida más rápidamente si es precedida por una palabra semánticamente relacionada con la primera, que si es precedida por otra no relacionada.

El priming semántico, se operacionaliza como una mejoría en la velocidad de respuesta o una mayor exactitud para responder a un estímulo cuando éste es precedido por un estímulo semántico relacionado con él que cuando no lo es (por ejemplo, perro-gato contra perro-avestruz). El estímulo sobre el cual se producen las respuestas se denomina blanco u objetivo, y el estímulo precedente se denomina prime. Otra clase de priming es el de repetición, que refiere a la mejoría en la velocidad o exactitud para responder a la segunda ocurrencia de un estímulo presentado con anterioridad. El priming semántico y el de repetición son causados, probablemente, por mecanismos diferentes o por diversos estados de procesamiento. El aspecto semántico del priming semántico está implicado en que el priming es causado por relaciones de significado como las que existen, por ejemplo, entre los conceptos perro y caballo (ambos son mamíferos, cuadrúpedos, tienen piel, etc.)

La distinción entre priming semántico automático y estratégico. Posner y Snyder (1975) y Nelly (1977) distinguieron empíricamente dos tipos de estrategias utilizadas por las personas en tareas de priming estratégico: La generación de expectativas prospectivas y la verificación de relaciones retrospectivas. La generación de expectativas prospectivas se produce cuando la persona anticipa, al serle presentado el prime, posibles pares de objetos relacionados con el prime. De este modo, el efecto priming se ve amplificado, pues la persona genera posibles cadenas con términos relacionados, no utilizando cadenas con términos no relacionados. La verificación de relaciones retrospectivas se produce cuando la persona evalúa la relación prime - objetivo una vez que han sido presentados, pero antes de producir la respuesta. En tareas de decisión lexical, la evaluación de una relación significativa entre prime y objeto funciona como clave para facilitar la respuesta.

Los Modelos de Memoria Semántica

Los modelos que tradicionalmente se han propuesto para la explicar la memoria semántica son de tres tipos básicos: los modelos en red, los modelos teoréticos, y los modelos de comparación de rasgos. Dos de ellos resultaron extremadamente influyentes en la investigación científica de la memoria semántica: la teoría de comparación de rasgos de Smith et al. y los modelos reticulares de diferente tipo.



Teoría de comparación de rasgos

La teoría de comparación de rasgos parte de dos grupos de supuestos fundamentales: unos referidos a la representación del significado de la palabra y otros referidos al proceso de atribución de significado de la palabra.

El significado de una palabra está representado por una lista de rasgos o características semánticas. Los conceptos se almacenan como conjuntos de elementos ordenados en forma de listas donde los componentes de la lista constituyen valores de atributos como tamaño, forma, color, etc. Estos rasgos varían en forma continua en una escala de “definibilidad”: en un extremo de la escala están los rasgos esenciales para la definición del significado de la palabra, en el otro extremo de la escala están los rasgos que son sólo atributos particulares de ese elemento. Por ejemplo, el concepto mamífero incluiría como rasgos más definitorios propiedades como que los mamíferos son seres animados, tienen glándulas mamarias y cuidan a sus crías, y como rasgos particulares, el hecho de que dan a luz a jóvenes vivos, tienen cuatro miembros y viven en la tierra. Los supuestos referidos al proceso de atribución de significado de la palabra implican un proceso en dos etapas. Por ejemplo, en la oración un perro es un animal, el modelo señala que en la primera etapa se calcula un índice global de semejanza del significado, apareando todos los rasgos del sujeto y del predicado. Si este índice de semejanza excede un criterio umbral, se produce una toma de decisión rápida por la positiva. Si, por el contrario, este índice cae muy por debajo de un umbral (ej., el perro es un mueble), se toma una decisión rápida por la negativa. La segunda etapa comienza si el índice de semejanza toma un valor intermedio (el perro es un cuadrúpedo). Entonces se comparan los rasgos definitorios del sujeto con los definitorios del predicado. Si el conjunto de los rasgos de predicado quedan incluidos en el conjunto de los rasgos del sujeto, se toma una decisión de verdadero; en cualquier otro caso se declara falsa

El modelo de procesamiento es sencillo y permite predicciones básicas que descansan en el supuesto de que la latencia de respuesta será más rápida para las oraciones que se pueden verificar en una etapa, que para las oraciones que requieren de ambas etapas.



Los modelos reticulares Los pioneros Desde la definición tradicional de (Quillian), una red semántica es un grafo en el cual los nodos o vértices etiquetados representan conceptos o características específicas, mientras que los arcos, también etiquetados, representan vínculos de diversas clases entre conceptos. Los conceptos se hallan representados como nodos en una red, y cuantas más propiedades en común tengan dos conceptos, más vínculos existirán entre los dos nodos. Por ejemplo, tren y subte tendrían muchos vínculos entre ellos, mientras que tren y naranja tendrían pocos. En el modelo original de red jerárquica, se distinguían varios tipos de vínculos (supraordinados y subordinados, modificadores, disyuntivos, etc.).

Quillian utilizó vínculos de dos clases: los vínculos isa, que representan relaciones jerárquicas o categoriales entre conceptos, y los vínculos propiedades, que representan características específicas que se asocian con los conceptos particulares. Ambos tipos de vínculos son direccionales. La jerarquía semántica propuesta es una red semántica a la que se le han impuesto las siguientes restricciones: 1. Cada nodo sólo puede tener un vínculo isa que llega a él. 2. Cada vínculo de propiedades debe aparecer tan alto en la jerarquía como sea posible.

Se encontró sistemáticamente una falla en el modelo que se dio en llamar Efecto Típico. En ciertos casos, dos nodos subordinados a distancia uno del nodo superior mostraron diferencias significativas en el tiempo de respuesta, cuando deberían haber sido iguales. El ejemplo canónico es el de los nodos canario y avestruz. Ambos se hallan a distancia uno del nodo ave. Sin embargo, aunque la predicción del modelo es que ambos deberían tomar el mismo tiempo en la tarea de verificación, las personas demoran sustantivamente más cuando deben verificar avestruz. Quizás la crítica más relevante, sin embargo, apuntó contra el principio de economía y fue formulada por Conrad .La facilidad de acceso a un concepto, visualizada por el tiempo de respuesta, parece depender más de la frecuencia con que dos conceptos aparecen juntos que de la posición que cada uno ocupa en la jerarquía semántica.

La distancia semántica, proximidad entre dos nodos en la red, puede deberse a muchas otras formas y procesos de vinculación distintos de su relación jerárquica. Si bien aún no hay acuerdo definitivo sobre las taxonomías propuestas para clasificar las relaciones semánticas, algunas de las relaciones coincidentemente propuestas y comúnmente aceptadas por los estudios privilegian: - Relación lógica inferencial - Relación analógica (identificación por el predicado) - Relación topológica - Relación por oposición - Relación por parte - Otras relaciones, incluidos errores



Los Modelos de Propagación de la Activación

Surgió la Teoría Extendida de Propagación de la Activación (Collins y Loftus, 1975) como modelo reticular de búsqueda y comprensión en la memoria humana. La búsqueda es vista como una propagación de la activación desde dos o más nodos conceptuales hasta su intersección. El efecto de preparación (priming) se explica en términos de propagación de la activación desde el nodo del primer concepto hasta el adyacente y constituye el proceso básico sobre el que se asienta la comprensión. Un rasgo distintivo del modelo propuesto, es que distingue entre el conocimiento de los significados de los conceptos y el conocimiento de sus nombres. Los nombres de los conceptos son almacenados en una red lexical organizada según semejanzas fonológicas. Así, por ejemplo, existirían varios vínculos entre los nodos milla y silla, pero no existiría ninguno entre los nodos silla y autobús. Cada nodo en la red léxica está conectado con, por lo menos, un nodo en la red conceptual. Desde el punto de vista estructural, un concepto es representado como un nodo en una red sea de conceptos o de nombres de conceptos. Sus propiedades son representadas como vínculos etiquetados con otros nodos conceptuales o nominales, que tienen diferente peso según su relevancia para el significado del concepto o por la prevalencia de la similitud fonológica. La Teoría extendida presenta modificaciones en sus supuestos que mejoran sustantivamente las deficiencias encontradas en el modelo de Collins y Quillian. Por un lado proponen una serie de Supuestos Globales acerca de la estructura y procesamiento en la memoria y, por otra, una secuencia de Supuestos de procesamiento local. Los supuestos globales se componen de dos apartados que hacen al funcionamiento general del modelo. Por un lado, aspectos vinculados a la actividad de comparación entre nodos y, por otro, aspectos que constituyen generalizaciones de las ideas de Loftus acerca de la organización de la memoria semántica, que sugieren la existencia de una memoria lexical donde se alojan las etiquetas de los nombres e independiente de la memoria conceptual. Los modelos de propagación de la activación también fueron propuestos por Anderson en su modelo El ACT* es un modelo pensado para explicar toda la conducta humana. Sin embargo, gran parte del trabajo de Anderson y sus colaboradores ha estado dedicado a explicar el aprendizaje de habilidades cognitivas. Es por esta razón que se lo considera fundamentalmente un modelo de aprendizaje basado en la adquisición, el almacenamiento y la recuperación de información. Los efectos de estos supuestos en la explicación del priming semántico en los dos modelos conducen a resultados realmente diferentes. En el modelo de Collins y Loftus, el prime envía la activación al blanco, y el blanco puede quedar en estado de activación aunque el prime ya no se esté procesando. En ACT*, en cambio, tanto el prime como el blanco deben ser fuentes de activación -ambas deben ser objeto de atención- para producir la asociación entre ellos, que luego se visualiza como un aumento de la activación del blanco. El priming ocurre para el ACT* porque el prime sigue siendo fuente de activación aun cuando aparece el blanco.

Abordajes contemporáneos de la Memoria Semántica

Los psicólogos cognitivos no perdieron el interés por los fenómenos de la memoria semántica, sino que emigraron a otros programas más especializados de investigación, tales como el reconocimiento de la palabra y la comprensión de la lengua y su producción. ´



Los Modelos Conexionistas Distribuido

Los Modelos Conexionistas Distribuidos proponen la organización de la memoria como una red neuronal cuyo funcionamiento es distribuido y en paralelo . En estas redes, los conceptos no son representados como una unidad simbólica sino como un patrón de activación específico de un gran número de unidades de proceso (neuronas). Los conceptos similares son representados por patrones de activación similares. Cada nodo puede ser pensado como codificando un rasgo semántico particular que puede participar de varios conceptos. Estos rasgos no se corresponden necesariamente con los atributos verbalizables de cualquier concepto. Estos rasgos, en todo caso, no necesitan ser denominados o corresponder en forma obvia a las características que la gente puede enumerar en una descripción de la entidad. De hecho, una característica tradicional como, por ejemplo, tiene alas, puede ser un patrón de activación sobre una colección de unidades. Los conceptos relacionados presentan un patrón de activación similar. Las unidades se organizan típicamente en módulos, que corresponden a los sistemas de unidades diseñadas para representar una clase particular de información (por ejemplo, verbal contra visual) o para lograr una meta particular del tratamiento de la información (por ejemplo, entrada contra salida). La presentación de un estímulo en la red causa un patrón inicial de activación entre las unidades, con algunas unidades más activas que otras. Este patrón cambia cada vez que una unidad recibe activación de otras con las cuales está conectada. Eventualmente, emerge un patrón estable de activación entre las unidades. Ese patrón particular, ejemplificado a través de un sistema de unidades de respuesta a una entrada, tales como ver un objeto o escuchar una palabra, es determinado por los pesos de las conexiones entre las unidades. El conocimiento es, por lo tanto, codificado en los pesos, que constituyen la memoria de largo plazo de la red. En el procesamiento de una palabra, las unidades de proceso cooperan y compiten entre sí de acuerdo con el peso de sus conexiones, hasta que la red como un todo alcanza un estado de estabilidad en un patrón de actividad. Este estado se corresponde con la representación del significado de una palabra. Luego, si la red comienza a procesar una segunda palabra desde este estado de estabilidad, llegará más rápido a estabilizarse si la nueva palabra se encuentra relacionada con la anterior que si no se halla vinculada. Esto se explica porque varias de sus unidades de proceso ya se encuentran activadas al comenzar el segundo proceso. Una característica distintiva de los modelos distribuidos es que pueden explicar más que cualquier otro pues poseen la facilidad del aprendizaje. Una red puede ser entrenada para producir una salida particular, tal como el significado de una palabra en respuesta a una entrada particular, tal como el patrón ortográfico de la palabra. El entrenamiento implica un ajuste incremental de los pesos entre las unidades para mejorar la capacidad de la red de producir la salida apropiada. Otra característica importante de los modelos distribuidos es que su funcionamiento puede decaer sin desaparecer a causa de un daño a la red. Esta característica es producto de tener el conocimiento distribuido a través de muchos pesos en la conexión de la red. Los modelos distribuidos se han aplicado a muchas conductas humanas que dependen de información tradicionalmente representada en la memoria semántica, incluyendo la adquisición del conocimiento genérico desde experiencias específicas, nombramiento de palabras y toma de decisión lexica, y déficit en la lectura y uso de significados después de un daño cerebral.

Modelos Espaciales de Alta Dimensión

Estos modelos parten de la idea de que los conceptos se pueden representar como puntos en un espacio n-dimensional. El n de las dimensiones del espacio se corresponde con las n dimensiones en el significado del concepto. Esta idea ha sido explorada en el pasado (Osgood, Suci y Tannenbaum, 1957) pero ha tomado vigencia recientemente en dos modelos de adquisición y representación del significado. Modelos como el HAL -Hiperespacio Análogo al Lenguaje-y el LSA -Latent Semantic Analysis- representan las palabras como los vectores en un espacio de alta dimensión. Los vectores se hallan próximos unos a otros si las palabras correspondientes tienen una relación paradigmática fuerte, esto es, si pertenecen al mismo segmento de discurso y/o tienen un significado similar.



Modelo HAL (Hiperespacio Análogo al Lenguaje)

HAL propuesto por Burgess y Lund (2000), es un modelo espacial de representación del significado en el cual los conceptos se representan como puntos en un espacio dimensional muy elevado. El modelo léxico semántico HAL utiliza la coocurrencia global de la palabra desde una selección muy grande del texto para calcular la distancia entre las palabras que co-ocurren en dicho espacio. La semejanza semántica entre conceptos es representada por la distancia entre los puntos correspondientes en el espacio.

Los modelos basados en la co-ocurrencia de ítems lexicales se fundamentan en la coexistencia de términos lexicales en un corpus de texto. Se dice que dos términos lexicales coocurren cuando aparecen juntos en una cadena de 10 términos. Con los valores de co-ocurrencia de cada término en el corpus, que en algunos casos involucraron 160 millones de palabras, se genera una matriz sobre la que se calculan los vectores semánticos para cada término. Así, dos palabras que aparecen en contextos similares poseen vectores similares y, por lo tanto, poseen una alta similaridad semántica. De este modo, es posible calcular los vectores semánticos para un gran número de palabras y establecer la distancia semántica entre ellos.

Una propiedad importante de HAL es que dos palabras pueden tener significados muy similares porque ocurren en contextos similares y, por lo tanto, tienen vectores similares de significado, sin que necesariamente aparezcan con frecuencia en la misma oración



Modelo LSA (Latent Semantic Analysis)

El Análisis Semántico Latente (LSA) es una teoría y un método para extraer y representar el significado del contexto de uso de las palabras a partir de cómputos estadísticos aplicados a un corpus grande de textos. Como HAL, el LSA es un modelo espacial de alta dimensión de representación del significado. La idea subyacente es que si se dispone de la totalidad de la información sobre todos los contextos en los que una palabra aparece y no aparece, esta información proporciona un sistema de restricciones mutuas que determina en gran medida la semejanza entre los significados de las palabras y de las oraciones. Los conceptos en el LSA son representados por vectores en un espacio de aproximadamente 300 dimensiones. Las semejanzas entre los significados de los conceptos son representadas por cosenos de ángulos entre vectores. El LSA se diferencia de otros abordajes estadísticos en dos sentidos significativos. Primero, las aplicaciones del análisis LSA usan como datos de entrada no sólo las coocurrencias de palabras, sino los patrones detallados de ocurrencias de palabras en una cantidad muy grande de contextos, tales como oraciones o párrafos, tratados como conjuntos unitarios. En segundo lugar, el método del LSA, si bien postula la opción necesaria de dimensionalidad en la cual todas las relaciones locales de palabra-contexto se representan conjuntamente, asume que es posible reducir la dimensionalidad de los datos observados desde el número de contextos iniciales a uno mucho más pequeño, pero todavía grande, de casos. El aprendizaje de vocabulario por vía del LSA se apoya fuertemente en el aprendizaje indirecto.



Los Modelos y la evaluación de las distancias semánticas

En una red semántica clásica (Collins y Loftus, 1975), dos conceptos se hallan semánticamente relacionados si se encuentran juntos próximos en la red. Podemos medir la “proximidad” como la distancia literal entre ambos, esto es, la longitud del camino que ambos comparten. El método que se presenta en este libro resulta consistente y adecuado para la mensura y graficación de las redes semánticas.







Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos