Facultad de psicologia trabajo final de grado



Descargar 152.23 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión07.12.2017
Tamaño152.23 Kb.
Vistas56
Descargas0
  1   2
Catálogo: sites -> default -> files -> Trabajos%20finales -> %20Archivos
%20Archivos -> Universidad de la republica
%20Archivos -> Maltrato infantil intrafamiliar
%20Archivos -> 30 de Octubre, 2014 Universidad de la República
%20Archivos -> Universidad de la república facultad de psicología trabajo final de grado
%20Archivos -> Trabajo final de grado
%20Archivos -> Estudiante: Elisa Riccardi C. I
%20Archivos -> Durante mi formación de grado en la Licenciatura en Psicología he tenido la oportunidad de ser partícipe de diversas prácticas
%20Archivos -> Tutora: María Alejandra Gutiérrez Galo Autora
%20Archivos -> Trabajo Final de Grado docx
%20Archivos -> Efectos de la maduración en el desarrollo de las redes atencionales: una aproximación desde la teoría de Posner



UNIVERSIDAD DE LA REPUBLICA

FACULTAD DE PSICOLOGIA

TRABAJO FINAL DE GRADO
La Participación de los padres en el Deporte Base e Iniciación: Algunas consideraciones en el Futbol Infantil Uruguayo”

Marcelo Omar López Romitti

4.430.895-7

Tutora: Patricia Domínguez

Montevideo, febrero de 2015
INDICE

Resumen…………………………………………………………………………………..



  1. Introducción……………………………………………………………………………….1

  2. Deporte…………………………………………………………………………………….4

  3. Psicología del Deporte…………………………………………………………………...5

  4. Deporte Base e Iniciación………………………………………………………………..8

  5. Los padres en la iniciación deportiva…………………………………………………..12

5.1- Los padres ante el deporte individual…………………………………….12

5.2- Los padres ante el deporte colectivo……………………………………..13

5.3- Participación de los padres en la actividad deportiva…………………..14

6- El estrés en el deporte de iniciación…………………………………..........................18

7- Futbol Base………………………………………………………………………………..20

7-1- Futbol Infantil en el Uruguay………………………………………………21

7.2- Algunas consideraciones en el Futbol Infantil Uruguayo: la participación de los padres……………………………………………………………………...22


  1. Asesoramiento para padres en la iniciación deportiva…………………………….....27

  2. Reflexiones finales………………………………………………………………………..29

  3. Referencias……………………………………………………………………………….32


Resumen

El presente trabajo, surge del interés por conocer la participación que tienen los padres en la iniciación deportiva de sus hijos. A partir de ciertas particularidades como, el involucramiento, la implicancia, y el interés que presenta el adulto en el deporte, se comprenderá si el mismo, se trata de un factor favorable o desfavorable para el proceso deportivo del niño y su desarrollo personal.

Durante el transcurso de este trabajo además, se desarrollaran los principales conceptos fundadores y familiarizados con la propuesta central. Para lograr obtener así, un recorrido y un proceso beneficioso en la comprensión adecuada y clara del tema.

Con respecto al futbol infantil uruguayo, a través de los medios de comunicación masiva, se seleccionaran tres acontecimientos reales publicados en los medios, donde se logra observar una determinante participación de los padres en el baby futbol uruguayo. En este caso, se realizaran algunas consideraciones y opiniones de acuerdo al contenido expuesto en las tres situaciones escogidas.

Hacia el final se brindara un apartado de asesoramiento para padres, en el cual se expondrán, diversas pautas, conductas, comportamientos y actitudes, que tendrán como objetivo, alcanzar una apropiada y satisfactoria intervención del adulto en la actividad deportiva de sus hijos. Y de esta manera, lograr un adecuado rendimiento, y una saludable formación personal el niño.
Palabras claves: Iniciación deportiva, padres, hijos, futbol infantil, comportamiento
RESUMEN EN UNA HOJA SOLA

Como personas nos enfrentamos a una constante interacción con los demás, nos expresamos, nos comunicamos con el cuerpo y con el habla, nuestras relaciones interpersonales van más allá de la simple comunicación”


Ossorio, D. 2012

INTRODUCCION
Es evidente que los conocimientos derivados del universo académico son imprescindibles en el desarrollo humano, pero también hay convencimiento de que las enseñanzas que proceden del deporte, como un campo privilegiado de relaciones, complementan y ayudan a ese desarrollo (Del Bosque, 2013). ”Los efectos más importantes del ejercicio no son fisiológicos sino psicológicos en el sentido de mejora de la autoestima y cambio en algunos rasgos de la personalidad” (Somstroen, 1984; Willis y Campbell, 1992, citado en Márquez, 1995, p.186).

Actualmente, cada vez con mayor energía, el deporte se adhiere en la cultura de la totalidad de los pueblos que habitan este planeta, formando parte natural de la vida humana (García, 1994). Un ejemplo claro es el futbol, el cual se ha convertido en un fenómeno de una trascendencia tan elevada que es imposible desconocer la repercusión que tiene a lo largo y ancho de todo el planeta. En el ámbito social, levanta pasiones, aflora sentimientos y emociones, construye identidades colectivas y genera grandes espectáculos sociales (Úbeda, 2013)

Pasión es la palabra adecuada para definir el futbol en el Uruguay que une a la mayoría de las personas y representa gran parte de la cultura. El comienzo de un sueño que muchos esperan vivir por así decirlo, es el Futbol Infantil. Pero a su vez, es de tener especial precaución, como se maneja el desempeño del niño en la actividad deportiva y si existen factores que perjudican el progreso del niño en el deporte. “El crecimiento y la maduración remiten a dimensiones biológicas, mientras que el desarrollo incluye a la vez componentes: sociales, emocionales, intelectuales y psicomotrices” (Malina 1986, citado en Canton, Mayor y Pallarés, 1995, p 60).

De acuerdo a lo mencionado anteriormente, se está procurando indagar dentro de la piscología del deporte, más precisamente en uno de sus ámbitos de labor: el deporte base e iniciación, los factores que en cierta medida logran perjudicar o no, la actividad deportiva del niño en el futbol infantil.

En el deporte base existen tres factores que son considerados los de mayor influencia e importancia en la actividad deportiva. Ellos son: el niño, el entrenador, y los padres.

Según lo dicho, y en referencia a la propuesta central de este trabajo, se apuntara indudablemente a la participación e influencia de los padres en la iniciación deportiva de sus hijos. Los padres juegan un papel muy importante en la formación de características personales del niño deportista” (Cruz y Cols, 1996, citado en Garrido, Romero y Zagalaz, 2009, p.29). Adoptan diferentes comportamientos en la actividad deportiva de sus hijos según la interacción y el grado de involucramiento que poseen con el deporte. “No solo se debe tener en cuenta el grado de implicación de los padres, sino también la calidad de las interacciones padres-hijos y padres-entrenadores” (Hirschhorn y Loughead, 2000; Wuerth, 2004; citado en Carratalá, Gutiérrez, Guzmán y Pablos, 2011, p.339).

En determinadas circunstancias el deporte, es motivo de estrés en la relación padres-hijos, lo que puede llegar a crear un factor de riesgo en el desarrollo de conductas agresivas o trastornos emocionales (Lefkowitz y cols.1989; Webster-Stratton, 1988). Cabe destacar, desde un punto de vista más general, que el entorno social donde se lleva a cabo el deporte, también condiciona de cierta manera el crecimiento deportivo y personal del individuo, beneficiando o estorbando al mismo.

Por lo tanto, verificar si los padres inspiran valores como el respeto, compañerismo, o la cooperación, o por lo contrario, deterioran la actividad deportiva de sus hijos, ya sea desencadenando actitudes inadecuadas o antivalores como la excesiva rivalidad y el individualismo, o donde el ganar y ser primero queda por encima de lo demás, será una de las principales tareas del presente trabajo.

Como punto final de este proceso, se realizara una recopilación de ciertas conductas y acciones dirigidas a padres para lograr una adecuada interacción con sus hijos deportistas. Incluso alcanzar ciertos grados de comportamientos, en donde a partir de estos se logren obtener mejores rendimientos y resultados en cuanto al desarrollo personal del niño en el contexto deportivo y social.

Para lograr obtener una mejor visión del ámbito en el cual se desarrollara esta tarea, es necesario realizar un breve recorrido a través de los conceptos más relevantes y de mayor jerarquía de donde se parte el planteamiento central de este trabajo.



DEPORTE
Numerosas investigaciones han puesto de manifiesto que la práctica regular de actividad física produce un aumento de la autoconfianza, sensación de bienestar y mejora del funcionamiento intelectual. Caspersen, Powell y Christenson (1985), define a la actividad física como todo movimiento corporal que implica un gasto energético; al ejercicio físico como toda actividad física estructurada, planificada y repetitiva; y a la forma física como aptitudes relacionadas con la salud (resistencia cardiorrespiratoria, muscular) y otro tipo de habilidades como agilidad y velocidad, entre otros.

Siguiendo este planteo, “se considera deporte a toda actividad que se caracteriza por tener un requerimiento físico, estar institucionalizado (federaciones, club), requerir competición con uno mismo o con los demás y tener un conjunto de reglas perfectamente definidas” (Cantón, 2010, p 237).

El deporte es apreciado en la actualidad como un mediador social gracias a las posibilidades que ofrece. Entre ellas se puede potenciar la transmisión de valores sociales, adquirir comportamientos adecuados, socializadores y saludables, desarrollar habilidades técnicas, tácticas y físicas, así como también controlar o prevenir conductas que se consideran como un riesgo para el deportista y el entorno del mismo (Gimeno, 2006). Es uno de los fenómenos sociales más prestigiosos que existe el deporte. Afecta y forma parte consustancial de la vida de muchas personas, de varias edades, ya sea como practicantes, aficionados, entrenadores, jueces o directivos.

Por su parte, la Real Academia Española, en su apartado, la palabra deporte, aparece con el nombre “de deportar” que significa: recreación, pasatiempo, placer, diversión o ejercicio físico, por lo común al aire libre. En este sentido, es que el juego y el deporte resultan ser de gran capacidad formativa, como un modelo de construcción social para personas de cualquier edad y condición social en donde se trabajan y se aprenden, normas, valores, comportamientos y habilidades necesarias para la vida diaria del sujeto. Además facilita el sentido de pertenencia en la sociedad, el practicar en un club, en un grupo, o representando alguna entidad, institución u organización. Puede llegar a ser muy favorable la práctica deportiva si se comprende de las condiciones necesarias para ello.

Hoy en día el deporte es una actividad compleja que ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. A partir de este desarrollo la psicología ha ido creciendo y fortaleciéndose en cuanto a su estudio, labor e investigación en el Deporte.

PSICOLOGIA DEL DEPORTE
Se define a la psicología del deporte como: “la ciencia que se ocupa del estudio de los factores psicológicos que influyen en la iniciación y el mantenimiento de la práctica y el rendimiento deportivo, así como de los efectos psicológicos derivados de la participación deportiva” (Guillermo Pérez Recio 1995).

El momento crucial para la consolidación de esta disciplina se produjo en 1965, en la celebración del primer Congreso Mundial de Psicología del deporte realizado en Roma. Ya existían trabajos pioneros acerca del tema, realizados a finales del siglo XIX y principios del XX en Estados Unidos y Europa. Los ensayos teóricos y estudios experimentales sobre el tiempo de reacción y el aprendizaje motor, fueron los primeros trabajos que relacionaron la psicología y el deporte.

La psicología del deporte en sus inicios prestaba atención únicamente al estudio del deportista, sus características de personalidad y como afectaban estas en el deporte. Los test para obtener los perfiles de personalidad consistentes en ciertas características, definían quienes podían ser los talentos deportivos. Estos eran los instrumentos típicos utilizados en un principio.

En estudios realizados por Weinberg y Gould (1996), los mismos plantean que “la psicología del deporte es un área de la psicología que se centra en el estudio científico de las personas y su conducta en el contexto del deporte y la actividad física” (citado en Canton, 2010, p 237). Actualmente, son cada vez mayores los equipos y organizaciones que incorporan entre su cuerpo técnico a psicólogos del deporte.

El rol del Psicólogo de la Actividad Física y del Deporte se desenvuelve en tres amplios ámbitos señala Cop (1998):


  • El deporte Base e Iniciación: es la fase de inicio de la actividad físico deportiva, especialmente en edades tempranas (niños y adolescentes). La competición en estas edades no es lo primordial .Es fundamental priorizar el desarrollo psicosocial del deporte a través de la actividad lúdica y el desarrollo personal del niño. El aprendizaje, la interacción social, la motivación y la diversión en la actividad son aspectos significativos en esta etapa.

  • Deporte de Ocio, Salud y tiempo libre (juego y recreación): es el ámbito en el cual el deporte, además de favorecer psicológicamente a las personas, es utilizado también para el tratamiento de trastornos psicológicos y la prevención de ellos, los cuales podrían ser, la depresión, ansiedad, estrés, y el abuso de alcohol o sustancias, entre otros. La función del psicólogo en este campo se divide en dos partes: conocer los posibles efectos psicológicos que puede ocasionar como resultado la actividad físico deportiva, y tener el conocimiento de los componentes psicológicos involucrados en la realización de la actividad. En este ámbito practican personas con trastornos psicológicos, de tercera edad, con minusvalías, personas con hábitos de salud y ocio apropiados, niños y adolescentes, y personas con alto grado de conductas inseguras y peligrosas entre otras.

  • Alto rendimiento, deporte de elite o profesional: el objetivo principal en este ámbito, es la búsqueda de la perfección de los resultados a través de la implicación en una organización, entidad o institución. La función del psicólogo será entrenar las habilidades psicológicas adecuadas para que el deportista, a nivel colectivo o individual, enfrente la competición con los mayores recursos posibles para la obtención de un mejor rendimiento y la concreción del resultado. El deporte de elite conlleva una práctica relativamente continuada, planificada, y realizada frecuentemente dentro de ciertos márgenes de edad.

En cuanto a las funciones del Psicólogo de la Actividad Física y el Deporte en el campo de aplicación, se subdividen según el mismo autor, en:

  1. Evaluación y Diagnostico

  2. Planificación y Asesoramiento

  3. Intervención

  4. Educación y/o formación

  5. Investigación

Se considera como un campo de aplicación fundamental para los psicólogos del deporte la perspectiva educativa que ha ido evolucionando y logrando un importante papel para la obtención de mejores resultados en este contexto. “El deporte es un elemento educativo importante, siempre y cuando se modifiquen componentes que tienen que tratarse como educativos y no centrados en los puramente competitivos” (Le Boulch, 1985, citado en Prieto, 2011, p 1).

La psicología del deporte desde sus inicios y a medida que transcurría el tiempo, ha ido potenciándose y evolucionando a través de estudios e investigaciones realizadas con valiosos resultados y aportes para la temática. Gracias a ello se ha logrado el desarrollo académico de una diversidad de materiales (artículos, libros, revistas, talleres, entre otros) que brindan un apropiado conocimiento acerca de que se trata la disciplina, y a su vez, logrando difundir la información en la sociedad. A medida que comenzó a expandirse cada vez más sus conocimientos, las instituciones, entidades y demás sociedades dedicas al deporte comenzaron a incorporarla y a trabajarla para la obtención de mejores resultados en el ambiente deportivo. Es necesario que los psicólogos aplicados conozcan los avances de investigación, de forma que estos resultados mejoren la calidad de su labor profesional.

Es así que la psicología del deporte hoy en día ha ganado el reconocimiento de muchas personas, principalmente aquellas que practican deporte lo que les será de gran utilidad y ayuda para la obtención de una mejor estabilidad y confort en su actividad deportiva.

La labor del psicólogo deportivo como se ha mencionado, se divide en tres grandes ámbitos: deporte base e iniciación; deporte de ocio, salud y tiempo libre; y deporte de elite o alto rendimiento. En lo referente a estos campos, se tomara al deporte base e iniciación como uno de los pilares fundamentales para la propuesta de este ensayo y sobre el cual se desprenderán las grandes líneas a trabajar.



DEPORTE BASE E INICIACION

El periodo en el cual el niño empieza a aprender de forma específica la práctica de uno o varios deportes, o la fase de inicio de la actividad físico-deportiva especialmente en edades tempranas, forma parte de uno de los tres grandes ámbitos en donde el psicólogo del deporte realizara su labor. A este campo se lo conoce como Deporte Base e Iniciación.

Actualmente el deporte se ha transformado en un campo de desarrollo psicosocial básico para muchos niños y adolescentes (proceso de socialización para el individuo). Desde este punto de vista no se debe entender al deporte como actividad exclusivamente competitiva, sino también como actividad lúdica y de desarrollo personal. De acuerdo a lo mencionado, Contreras (1998) señala: “los valores y actitudes, no han de ser los propios de la competición los que deben ser objetos de transmisión, sino aquellos otros que caracterizan al deporte en sus aspectos lúdicos y de entrenamiento del tipo libre” (citado en Prieto, 2011, p 2).

La iniciación deportiva “es el proceso de enseñanza-aprendizaje, seguido por el individuo para la adquisición del conocimiento y la capacidad de ejecución práctica de un deporte, desde que toma contacto con él hasta que es capaz de practicarlo con adecuación a su técnica, su táctica y su reglamento” (Hernández, 1995, citado en Prieto, 2011, p 2). La edad de inicio de la práctica deportiva dependiendo del deporte específico al que se practique puede variar.

El ciclo comprendido entre los siete y ocho años para Jolibois (1975) es el momento más apropiado para la iniciación deportiva, este lo define como “la edad del aprendizaje”. Es decir, a estas edades el niño cuenta con una conciencia social, es capaz de incorporarse a un grupo y cooperar para que el interés personal se imponga al mismo. Además se perfeccionaran el manejo de reglas, instrumentos, espacio, tiempo, ritmo, habilidades y destrezas entre otros. A partir de los diez a los doce años se profundizara sobre los conocimientos adquiridos anteriormente y el niño comenzara a identificarse con el deporte que más se ajuste a sus deseos y cualidades. La preparación técnica, táctica y física son aspectos vitales en esta etapa.

La infancia y la adolescencia crean un periodo clave en la vida del sujeto para obtener y reforzar costumbres saludables que logren persistencia en posteriores etapas. Según Kelder y Cols (1994), antes de los once años quedan firmes determinados hábitos de vida.

En un estudio realizado por Sánchez Bañuelos (1986), se plantea una serie de fases en la iniciación deportiva en donde el sujeto experimenta y adquiere diversos conocimientos que le brindaran una mejor visión del campo en el cual participara y se desarrollara. Las fases son las siguientes:


  1. Presentación global del deporte.

  2. Familiarización Perceptiva.

  3. Enseñanza de los modelos técnicos de ejecución.

  4. Integración de los modelos técnicos en las situaciones básicas de aplicación.

  5. Formación de los esquemas fundamentales de decisión (esta fase para deportes individuales comprende la finalización de la etapa de iniciación. Los deportes colectivos requieren de dos fases más).

  6. Enseñanza de los esquemas tácticos colectivos.

  7. Acoplamiento técnico y táctico de conjunto.

Cabe destacar que las fases no deben cumplir siempre la misma secuencia. En muchos casos menciona el autor, puede ser conveniente cierto solapamiento de las mismas para una mejor labor u/o alternativa.

Otro punto importante a destacar y de gran complejidad en este ámbito, son los diversos factores que intervienen e influyen en la iniciación deportiva del niño. El modelo “Interconductual” (Kantor, 1967; Ribes y Lopez, 1985), hace referencia a dos grandes factores de gran variedad de contenidos que afectan al individuo. Por un lado están los que afectan el aquí y ahora, llamados “situacionales”, y por otro los que conforman la experiencia individual de cada uno, los llamados “históricos”. Los “situacionales” se dividen en dos partes:



  1. Agentes sociales (organismos o personas) y los objetos deportivos. Entre estos se encuentran: padres, entrenadores, directivos, compañeros, árbitros, las reglas según el deporte que se practique y los materiales a utilizar entre otros elementos en la iniciación deportiva.

  2. Condiciones biológicas del organismo, estado físico.

Y por otra parte el comportamiento en el aquí y ahora del sujeto se vera favorecido o perjudicado, por la experiencia pasada o no con respecto al deporte el cual participara. A estos factores se los denomina “históricos”.

Siguiendo esta línea, dentro de los factores situacionales mencionados, es de vital trascendencia mencionar que en este contexto pese a su gran complejidad, y como elemento fundamental del desarrollo de los jóvenes deportistas, incide la denominada “familia deportiva primaria”: niños, padres y entrenadores (Cantón, 1995).

Por su parte, Cruz (1997), Sánchez (2001), y Romero (2004), comentan la presencia de un triángulo deportivo en la iniciación deportiva de los niños. El mismo está formado por el entrenador, los padres y el deportista, los tres actores de mayor influencia en el deporte base. Cada uno representa un lado del triángulo el cual posee tres objetivos a cumplir en el deporte infantil: instaurar entre estos elementos una buena y adecuada comunicación; lograr una orientación educativa de esta práctica; y prevenir la presión por los resultados obtenidos y el consecuente estrés de los jugadores.

Debido a su desarrollo funcional, el niño en esta etapa presenta una serie de características psíquicas las cuales se deben tomar en cuenta frente a la actividad deportiva. Los aspectos involucrados son los siguientes:



  • Personalidad: se encuentra influenciada en tres niveles. Intelectual, emocional y social.

  • Motivación: percatar los motivos por el cual llevan al niño a practicar deporte. A su vez las necesidades sociales, familiares y deportivas que necesita.

  • Afectividad: respuesta emocional manifiesta que puede exteriorizar el niño en el proceso de aceptación o rechazo de un grupo deportivo.

  • Autorrealización e identidad: creación de una primera identidad en el sentido de la pertenencia de un grupo. Debido a la etapa en la que se encuentra, el niño transita por una creación de su personalidad lo que tiende a estas edades imitar patrones sociales a su alrededor.

En cuanto a los padres y entrenadores, Cantón et al. (1995) relacionan tres requisitos básicos entre estos dos actores con respecto al sujeto en actividad:

  1. Por su proximidad personal, poseen gran capacidad para influir en los deportistas.

  2. La relación con el joven y la actividad deportiva concreta.

  3. La oportunidad de efectuar juicios de valor importantes para el deportista acerca de su rendimiento en la práctica deportiva.

El uno y el otro poseen la gran responsabilidad de colaborar de la mejor manera posible el continuo proceso de desarrollo y formación de estos niños. Sería de gran utilidad que ambos trabajen en equipo e individualmente utilicen determinadas actitudes, conocimientos y habilidades necesarias para lograr el mejor ámbito en donde no solo el deportista, sino que los demás implicados, estén conformes con la situación.

Dentro de la denominada “familia deportiva primaria”, además del niño que participa en la actividad deportiva, se destaca otro actor social el cual asume funciones claves en la iniciación deportiva. Estas funciones que van desde la elaboración y planificación de los entrenamientos hasta la relación e interacción constante que se mantiene con el/los jugadores, son ejecutadas por el técnico/entrenador deportivo. “Las conductas del entrenador pueden alterar el rendimiento, motivación y actitudes de los jugadores” (Cruz, 1994, citado en citado en Llanos, Márquez y Tabernero, 2002, p 10).

El niño y el entrenador formaran una relación en la cual a medida que pasa el tiempo se observara el avance de ambos a través de los resultados obtenidos, no solo en la competencia sino también a nivel individual (esfuerzo, sacrificio, dedicación, entre otros) de cada uno con respecto al inicio de su participación en el deporte. Además hay que tener en cuenta, que este proceso puede verse afectado por otras variables o circunstancias del contexto el cual se encuentra. Cabe destacar que este procedimiento de aprendizaje no solo favorece o no al niño en práctica, sino también al entrenador en sí, ya que a través de esta experiencia podrá corregir, reelaborar y sacar conclusiones de su labor hacia el futuro. “La mayoría de los técnicos consideran la iniciación deportiva como un primer paso en su experiencia como entrenador, para pasar a entrenador de categorías superiores” (Gordillo, 1996, citado en Llanos et al 2002, p 11).

Por otro lado, en la formación de características comportamentales y actitudinales personales del niño, los padres juegan un papel fundamental. Así como también en el contexto deportivo, el niño se ve de gran manera afectado por la participación que ejerce su padre en dicho ambiente.



LOS PADRES EN LA INICIACION DEPORTIVA

El núcleo familiar implica una determinada situación social y económica que incide inicialmente en el desarrollo del niño y genera pautas comportamentales, actitudes y valores destacados en todas sus actividades sociales, entre ellas la práctica deportiva.

En este sentido, los padres son un agente psicosocial clave en el deporte base e iniciación, quizá el más poderoso con respecto a la distancia y el vínculo que mantiene con el niño en su actividad deportiva y fuera de ella. La actitud del mismo puede ser determinante para lograr una práctica regular y constante de sus hijos, siendo además clave en la continuidad o no del niño en el deporte.

Los padres mantienen una importante participación en la creación de ciertos comportamientos en la práctica deportiva de sus hijos. A través de la relación e interacción que sustentan con ellos, actúan como modelos y modeladores de conductas y actitudes, determinados por el carácter que demuestran en algunas instancias, las cuales pueden ser de refuerzo o castigo hacia el deportista. Es decir, puede ser un orientador y un elemento motivador, o un factor de presión y exigencia, provocando asi la desmotivación.

Por su parte, Gimeno (1995), menciona que hay que tener en cuenta “la dificultad que supone el adecuado desempeño del rol de padres de un hijo deportista”, es decir, que de ellos se desprenden gran variedad de afectos, sentimientos y otras circunstancias en las cuales el hijo se verá atravesado por el estado anímico emocional de sus padres. Lo que para ellos signifique el triunfo, la diversión, el juego, las reglas, y la competición entre otros elementos, serán particularidades determinantes que limitaran la manera de entender, comportarse y vivir el deporte de sus hijos.

El niño a edades tempranas está predispuesto a comenzar a realizar actividades deportivas, pero es a partir de los ocho y nueve años que los intereses del mismo se enfocan más en el deporte y la competencia, hasta los siete años se los observa con un interés más involucrado en el juego más que nada (Ossorio, 2013).



Padres ante el deporte individual

Al deporte individual lo podemos definir como: “juego individual materializado en una actividad físico intelectual, de carácter lúdico competitiva previamente concretada por un reglamento oficial” (García 1990, citado en Ostos, 2010, p.2).

En general, los deportes individuales, como es el caso de la gimnasia, el karate, la natación, entre otros, el niño compite contra sí mismo o contra un adversario. Será el único responsable de sus aciertos y errores. Estos niños potenciaran la formación y conocimiento de sí mismo, y el desarrollo de la identidad personal. Y gracias a ello podrán lograr los siguientes objetivos según Sebastián (1995):


  • Conocimiento de las posibilidades y limitaciones propias

  • Mejor autocontrol

  • Confianza, creatividad y autonomía

  • Aceptación del propio cuerpo

  • Autoestima y autovaloración

  • Desarrollo del acondicionamiento físico

  • Amplía la oferta tradicional de contenidos hacia actividades nuevas e interesantes

Varios niños, al no depender de los demás, se desempeñan y obtienen mejores rendimientos en el deporte

Por su parte, los padres ante el deporte individual, son los responsables en ayudar a comprender los errores y las derrotas, ya que el menor no cuenta con un equipo que le apoye ante las dificultades que se interponen. El no tener apoyo, puede generar en el niño una sobrecarga de efectos perjudiciales para su proceso deportivo (Barba, 2009).



Padres ante el deporte colectivo

El deporte colectivo es el que más contribuye al desarrollo psicosocial de los niños debido a la oportunidad que ofrece de dialogar e interaccionar con los compañeros, fortaleciendo así la cohesión social y las relaciones de amistad. Algunos deportes colectivos para tener en cuenta son, el futbol, voleibol, baloncesto, rugby, entre otros.

En cambio,, el respeto hacia los demás, la responsabilidad, la igualdad, y el compañerismo, son algunos de los valores que beneficia el deporte colectivo. Además en niños tímidos, permitirá el despliegue e involucramiento confortable de ellos en el ambiente, logrando una mejor relación con la sociedad.



Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos