European journal of work and organizational psychology, 1996, 5(2), 165-184



Descargar 316.6 Kb.
Página10/10
Fecha de conversión11.03.2019
Tamaño316.6 Kb.
Vistas30
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
INDICE DEL MONOGRAFICO ALUDIDO

EUROPEAN JOURNAL OF WORK AND ORGANIZATIONAL PSYCHOLOGY, 1996, 5(2), 165-184
161 D. Zapf & H. Leymann

Foreword.

165 H. Leymann

The Content and Development of Mobbing at Work.

185 S. Einarsen & A. Skogstad

Bullying at Work: Epidemiological Findings in Public and Private Organizations.

203 M. Vartia

The Sources of Bullying ‑ Psychological Work Environment and Organizational Climate.

215 D. Zapf, C. Knorz & M. Kulla

On the Relationship between Mobbing Factors, and Job Content, Social Work Environment, and Health Outcomes.

239 K. Niedl

Mobbing and Well‑being: Economic and Personnel Development Implications.

251 H. Leymann & A. Gustafsson

Mobbing at Work and the Development of Post-traumatic Stress Disorders.

277 D. Groeblinghoff & M- Becker

A Case Study of Mobbing and the Clinical Treatment of Mobbing Victims.

295 M. Resch & M. Schubinski



Mobbing – Prevention and Management in Organizations.

BIBLIOGRFIA EN CASTELLANO

Allport, F. H. (1923) (19). La falacia de grupo en relación con la ciencia social. Revista de Psicología Social, (0): 71-.

Ausfelder, T. (2002). Mobbing, el acoso moral en el trabajo. Prevención, síntomas y soluciones. Barcelona: Océano.

Belloch A. Sandin B. Ramos F. (1996). Manual de Sicopatología, Madrid: McGraw Hill

Blanco, MJ y López, J. (2002). La vía penal integrada en el tratamiento de urgencia del acoso moral en el trabajo (mobbing). La Ley, XXIII, 5509.

Blanco, MJ y López, J. (2002). La vía penal integrada en el tratamiento de urgencia del acoso moral en el trabajo (mobbing). Aranzadi Sentencias de TSJ y AP y otros Tribunales núm. 22/2002.

Blumer, H. (1982). El interaccionismo simbólico: Perspectiva y método. Barcelona: Hora.

Buendía, J. y Ramos, F. (2001 ). Empleo, Estrés y Salud. Madrid: Pirámide.

Echeburua E. (1996). Personalidades violentas. Madrid. Editorial Piramide.

French, J. R. P. Jr., & Raven, B. H. (1959) (1984). Las bases del poder social. En J. R. Torregrosa y E. Crespo (Comps.), Pp. 607-622.

Fuertes, F. (2002). Algunas cuestiones sobre el Mobbing. UGT.

Fuertes, F. (2002). Ingredientes y factores psicosciales de riesgo del proceso de Mobbing. Granada.

Fuertes, F.; Munduate, L. y Fortea, M. (1996): Análisis y Rediseño de Puestos: Adaptación Española del Cuestionario JDS. Castellón: Centro de Publicaciones de la UJI..

Garrido, V. (2000). El Psicópata. Alcira: Algar

Gila, M. (2001). Siempre GILA: Antología de sus mejores monólogos. Madrid: Aguilar.

González de Rivera, J. L. (2002). El Maltrato Psicológico: cómo defenderse del mobbing y otras formas de acoso. Madrid: Espasa.

Habermas, J. (1981) (1987). Teoría de la Acción Comunicativa, (2 Vols.). Madrid: Taurus.

Hirigoyen, M. F. (1999). Acoso Moral: El maltrato psicológico en la vida cotidiana. Barna: Paidos.

Hirigoyen, M. F. (2001). El Acoso Moral en el Trabajo: Distinguir lo verdadero de lo falso. Barcelona: Paidosl

Martín Daza, F.; Pérez Bilbao, J. et al. (1998). NTP 476-1998. El hostigamiento psicológico en el trabajo: mobbing. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

Martín Daza, F.; Pérez Bilbao, J. et al. (2001). Mobbing, Violencia física y Acoso Sexual. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

Maslow, A. H. (19) (1983). La personalidad Creadora Barcelona: Kairós.

McClelland, D. C. (1961) (1968). La sociedad ambiciosa (2 vols.). Madrid: Guadarrama.

McClelland, D. C. (1968). La motivación para el logro y su medición. En J. R. Torregrosa y E. Crespo (Comps.), (1984). Pp. 213-224.

McClelland, D. C. (1979). El poder es el gran motivador. Bilbao Deusto.

Meeus, W. H. J.y Reaijmakers, Q. A. W. (1986). Obediencia Administrativa : La ejecución de órdens para emplear la violencia psicológico-administrativa. EN: J. F. Morales y C. Huici (1987). Lecturas de Psicología Social. Madrid.

Milgram, S. (1974) (1980). La obediencia a la autoridad. Un punto de vista experimental. Bilbao: Desclee de Brouwer.

Molina Navarrete, C. (2001). Una «nueva» patología de gestión en el empleo publico: el acoso institucional (mobbing). La Ley, XXI, 5436.

Molina Navarrete, C. (2002). La tutela frente a la "violencia moral" en los lugares de trabajo: Entre prevención e indemnización. Aranzadi Social, 18, 45-90.

Moran Astorga, C. (2002). El mobbing: persecución o psicoterror en el trabajo. Capital Humano, 151, pág.44.

Morgan, G. (1986) (1990). Imágenes de la organización. Barcelona: Ra-Ma.

Ovejero, A. (1997). El individuo en la masa: Psicología del comportamiento colectivo. Oviedo: Nobel.

Pinillos, J. L. (2002): Postmodernismo y Psicología: Una cuestión pendiente. Anales de psicología, 18 (1):1-11.

Piñuel y Zabala, I. (2001). Mobbing. Cómo sobrevivir al acoso psicológico en el trabajo. Santander: Sal Térrea.

Rodríguez, N. (2002). Mobbing, vencer el acoso moral. Barcelona: Planeta.

Rose, A. M. (1971). El interaccionismo simbólico. En J. R. Torregrosa y E. Crespo (Comps.), (1984). Pp. 117-130.

Saez Navarro, M. C., Garriga Izquierdo (2000) El mobbing ¿Una nueva forma de violencia en el trabajo? . En C. Agull et al. (Eds) Psicología del Trabajo, de las Organizaciones y de los Recursos Humanos. Nuevas Aproximaciones. Madrid. Biblioteca Nueva.

Torregrosa, J. R., y Crespo, E. (1984) (Dirs.). Estudios básicos de Psicología Social. Barcelona: Hora (CIS).

Velázquez, M. (2002). Acoso Moral: la respuesta legal. Prevención, Trabajo y Salud. 17. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

1 La Organización Mundial de La Salud en el Programa Violencia y Salud, afirma que la violencia es una cuestión cultural. La Comunidad Virtual para el Estudio Multidisciplinar de la violencia psicológica de la Red RedIris perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas en España, es enlace externo en este Programa de la OMS http://cvv-psi.info

2 Adolfo Nogales, sabe distinguir la voluntad creativa de vivir de las voluntades violentas de destruir. Agradezo el envio de estas fotos. Mil defensas escritas nunca serán capaces de decir tanto como este documento. Mi solidaridad con este caso de violencia socio-psicológica.

3 Jorge Corsi y otros. “Violencias Sociales”. Ariel.2003 Cien Mil páginas escritas y cuatro lineas publicadas.Cada párrafo de este libro es un Tratado sobre la violencia.

4 GUSTAVO BUENO “El mito de la izquierda” comentarios en José Manuel Rodríguez Pardo, El mito de la izquierda indefinida y el mito de las derechas, El Catoblepas 21:24, 2003 y los foros del nodulo

5 Seamos claros. Y para empezar lo seré yo misma:

1º) No estoy de acuerdo con algunos autores tanto del campo del Derecho como de la Psiquiatría. Esto es normal y SALUDABLE, si se argumenta y no se ningunea al que criticamos. No estar de acuerdo no significa que yo tenga razón, significa que no estoy de acuerdo. Quien utilice algo de mi trabajo para enfrentar a las asociaciones ¿de qué se beneficia? ¿A quién obedece? ¿POR QUÉ TOMAN LO QUE DIGO PARA ENFRENTAR A LAS VICTIMAS DE MOBBING? ¿Qué buscan con esto?

a) No estoy de acuerdo con el “MIA” de González de Rivera (en cuyo libro colaboré a petición de Carmen Carazo, y les agradezco a los dos que, a pesar de que mi colaboración se apoyó en Miguel Barón y “la espiral del mobbing”, que es un enfoque distinto al del Dr González de Rivera, tuvieran la honestidad y respeto a la libre producción intelectual de incluir mi colaboración). En el artículo mobbing: acoso grupal sociodegradante argumento parte de mi desacuerdo.

b) No estoy de acuerdo con Sargadoy y su concepto de dignidad y le contesté en el foro de prevention.word con un articulo que luego fue seleccionado como articulo de portada en el nº 00 de la revista en papel cuya edición comenzó este año.

c) No estoy de acuerdo con que la vía penal sea contraproducente para, en este momento, frenar el mobbing. Y lo argumento en cada página que escribo al igual que argumento que no estoy de acuerdo en separar psicología y derecho, sociología y derechos humanos. La violencia en el mobbing es de tal gravedad que necesita todo el Poder del Estado para reprimirla

2º) No estoy de acuerdo con el campus de Tim Field ni con que cualquier persona por el hecho de ser acosada y leer cuatro libros se pueda calificar de “experto, estudioso o investigador”. Pretender tal cosa no tiene importancia si no se utiliza para convencer a las víctimas de que los “expertos son sospechosos” y así evitar que accedan a la información.

3º) Denuncio una y otra vez la OCULTACIÓN DEL DELITO DE TRATO DEGRADANTE perfectamente aplicable al mobbing, como saben MUY BIEN los diputados Sr. López Garrido y los de IU (de ahora, como lo era el Sr López Garrido cuando se aprobó el Código Penal en 1.995)

4º) En el artículo mobbing :acoso grupal socio degradante dejo claro que VELAZQUEZ, MOLINA NAVARRETE Y NOSOTROS somos las tres vertientes del mobbing según Leyman. Las tres son necesarias.

Aclarado queda. Sigamos trabajando.


6 Agradezco a http://www.nodulo.org la información y el debate en sus foros

7 “Violencias Sociales”. Jorge Corsi y otros. ARIEL 2003

8 “..Integridad Moral, dado que ésta -como manifestación directa de la dignidad humana- comprende tanto las facetas de la personalidad como las de la identidad individual, el equilibrio psicofísico, la autoestima o el respeto ajeno que debe acompañar a todo ser humano…”

“…Atentado a la integridad moral que puede presentarse extremo aunque no deje huella o no produzca lesión, para lo que habrá que estar a las circunstancias concurrentes en cada caso..”

“…La integridad moral de las personas, que ha de ser entendido como aquel derecho a recibir un trato acorde con la condición de ser humano libre y digno, a ver respetadas su personalidad y voluntad, y a no ser rebajado o degradado a una condición inferior a la de persona. En este sentido, el Tribunal Constitucional viene vinculando la integridad con la inviolabilidad de la persona (SSTC 120/1990, 137/1990 y 57/1994), y en la doctrina se habla de "incolumidad" y de "indemnidad personal".

“…la integridad moral ...como libertad de autodeterminación y de actuación conforme a lo decidido…”

“… derecho a la integridad moral de las personas, ... derecho a recibir un trato acorde con la condición de ser humano libre y digno, a ver respetadas su personalidad y voluntad, y a no ser rebajado o degradado a una condición inferior a la de persona. En este sentido, el Tribunal Constitucional viene vinculando la integridad con la inviolabilidad de la persona (SSTC 120/1990, 137/1990 y 57/1994), y en la doctrina se habla de "incolumidad" y de "indemnidad personal".


9 Por eso, en Derecho, lo que está claro es lo que dice el informe de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales y la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Oportunidades en su Informe sobre Acoso Moral (2001/2339 (INI))

“... las distintas definiciones o descripciones existentes arrojan luz sobre algo que constituye una realidad para muchas personas en su vida laboral, a saber: la idea de que la vida laboral es inhumana, la experiencia personal de ser víctima de acoso en el lugar de trabajo, una sensación de verse excluido de la comunidad social de este entorno y de enfrentarse con exigencias insolidarias en el trabajo y carecer de la posibilidad de oponerse a ellas...”




10 Ver Iñaki Piñuel http://mobbingopinion.bpweb.net/artman/publish/article_900.shtml


11 http://www.ilo.org/public/spanish/bureau/inf/magazine/26/violence.htm

12 http://cvu.rediris.es/pub/bscw.cgi/0/401766 Informe Violencia y Salud Pública

13 Traducción de Francisco Fuertes M., Profesor Titular de Psicología de las Organizaciones (fuertes@psi.uji.es)

14 Fallecido en 1999.

15 Este artículo encabeza un número monográfico, al que se refieren algunas citas (de 1996). El indice del monogáfico es incluye en una tabla final.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos