European journal of work and organizational psychology, 1996, 5(2), 165-184



Descargar 316.6 Kb.
Página1/10
Fecha de conversión11.03.2019
Tamaño316.6 Kb.
Vistas119
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

MOBBING: el estado de la cuestión como Cuestión de Estado y Cuestión social

MªJosé Blanco Barea



___________________________________________________


INTRODUCCIÓN:


El mobbing es un tipo de violencia grupal psico-social. De esto que no le quepa duda a nadie. No es un conflicto individual ni una enfermedad de la personalidad de nadie. Es una violencia grupal que se pone en marcha por personas que tienen una firme voluntad de destruir, contra personas que, siendo la diana de esa voluntad de destruir, acaban más o menos destruidas. Esta voluntad violenta, que no le quepa duda a nadie, destruye el sistema por los cuatro costados: destruye el Estado social y democrático de Derecho en una economía de mercado sometida al interés general, en beneficio de una voluntad económica capaz de destruir a ciudadanos y ciudadanas que forman parte del Pueblo Soberano. Y es tan peligrosa que es capaz de destruir la voluntad democrática creativa del mismísimo Pueblo Soberano, para la triste miseria de obtener plusvalías con las que costear en contra del bienestar social, los caprichos de quienes detentan el Poder y se dejan corromper por un plato de lentejas servido en bandeja de oro.
El Estado debe responder a esta violencia, y la sociedad debe atajarla también.
Este es el estado de la cuestión: que está haciendo la sociedad y qué está haciendo el Estado, con la voluntad violenta de destruir que se agazapa en el mismísimo Estado y en la mismísima buena voluntad de las gentes de bien, a las que llega a confundir porque aún no hemos desarrollado la cultura1 de:







2El ejercicio de la violencia, si es necesaria, guiada por la voluntad creativa de vivir,

Sin reciclar la violencia.

El ejercicio de la violencia por el Estado, es una Cuestión de Estado, de Estado Social que dé una respuesta catártica3 a las situaciones de dominación, opresión, discriminación y exclusión social contraria a los Derechos Humanos.

Es una Cuestión de Estado Democrático que debe diseñar una Política acorde con el pluralismo que respete el pluralismo, que lo respete formal y materialmente, que respete el pluralismo garantizando que nadie pueda ser intimidado por defender sus ideas y creencias siempre que las defienda sin intimidar a nadie. Es una cuestión de Estado de Derecho que controle el ejercicio de la violencia por el Estado-Gobierno y el Estado-legislador, el Estado-Social y el Estado-Democrático. Es una cuestión de Estado de Derecho que controle el ejercicio de la violencia por los particulares. Es una cuestión de Soberanía Popular que controle a través de las elecciones al Estado-Democrático, que controle a el Estado-Judicial a través del acceso a los Tribunales bien como parte privada o como acusación popular, o demandas en defensa de intereses colectivos, o en procedimientos por la Ley del Jurado, sin olvidar las quejas ante el Defensor del Pueblo.

Es una Cuestión de Estado.
La cuestión es que también es una Cuestión Social porque tanto el ejercicio de la violencia por el Estado como el control de aquélla por el Estado, así como el ejercicio de la violencia por los particulares y el control de ésta por el Estado, depende de la cultura del Pueblo Soberano. Cuando culturalmente se conoce cómo funciona la voluntad violenta de destruir culturalmente se puede neutralizar esta voluntad violenta de destruir, a través de:

-El Estado y
-a través de los recursos que, los sometidos a esa voluntad violenta de destruir, saben crear, porque la voluntad creativa de vivir de los sometidos ejerce la violencia sin reciclarla, para vivir sin violencia.


Por eso es tan difícil ejercer la violencia moral y legítima, por eso es tan poderosa la voluntad violenta de destruir.

¡¡ POR ESO ES TAN LEGITIMA LA VIOLENCIA EJERCIDA POR LA VOLUNTAD CREATIVA DE VIVIR!!

Por eso es tan importante una cultura sin violencia reciclable, por eso son tan importantes las ideologías sin violencia reciclable. Por eso es imprescindible un estudio multidisciplinar y coparticipado sobre la violencia, en el que se implique el Estado y la sociedad. Porque cuanto más sepamos cómo funciona la voluntad violenta de destruir, mejor sabremos defender nuestra voluntad creativa de vivir y si es preciso usar la violencia, sabremos ejercerla legítima y moralmente porque no reciclaremos la violencia, sino que la neutralizaremos e instauraremos un nuevo orden.

Por eso es tan importante estar unidos, no unificados porque esto significaría la reducción a la unidad y por tanto la destrucción o autodestrucción del pluralismo.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos