Estratégias didácticas más eficientes y efectivas en el desarrollo del Curriculum



Descargar 99.08 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión05.09.2018
Tamaño99.08 Kb.
Vistas31
Descargas0
  1   2   3   4   5   6
Catálogo: ~rhuma -> sitioarchivos -> fpas -> documento fpas -> sua%20(D) -> sua -> archivos
archivos -> Noticias del Diario El Mundo

Calidad e innovación en la Docencia Universitaria

Universidad de Concepción (Chile)



Estratégias didácticas más eficientes y efectivas en el desarrollo del Curriculum”
Sr.José Tejada Fernández
Universidad Autónoma de Barcelona (España)

El docente universitario ante los nuevos escenarios: retos e implicaciones
José Tejada Fernández,

Universidad Autónoma de Barcelona



  1. Introducción


La educación, hoy y siempre, queda afectada por la realidad de la sociedad que le envuelve. Como proceso de desarrollo personal y social, ha de tener como referente precisamente el contexto en el que se inscribe, sirve, e incluso trata de mejorar y transformar. Por tanto, los cambios sociales, culturales y económicos inciden de forma determinante en los planteamientos educativos, y como tales, exigen modificaciones estructurales (sistemas educativos) y modificaciones en las propias prácticas, de las que no pueden aislarse los propios procesos de investigación y reflexión.

El problema que se plantea en este terreno es que “vivimos en un dinamismo de cambio de tal magnitud que necesitamos adecuaciones constantes y crecientes ante el riesgo, siempre presente, de no lograrlo todo y de perder los referentes necesarios para comprender la realidad e instalarnos en ella” (González Soto, 2001: 7). Asumimos, pues, una cierta correlación o dependencia de lo educativo si no queremos caer en anacronismos pedagógicos1. Educarse hoy exige adaptarse cultural, social, laboral, profesional y personalmente al ritmo del cambio y su velocidad, cifrado en claves de nuevas concepciones culturales, de producción, de relaciones sociales, económicas e industriales, etc.

Bajo estos mínimos presupuestos, se torna necesario reparar precisamente en algunas de las características más significativas del escenario global y las direcciones que apunta o camina, y a la que la educación ha de ser sensible y dar respuesta en los diferentes niveles. Es por ello, por lo que consideramos pertinente apuntar previamente algunas de estas direcciones a la par que cifrar el cambio en el terreno educativo, para posteriormente considerar algunos de los retos e implicaciones que se derivan de ello desde la lógica de los actores –en este caso los profesores universitarios- para que la respuesta educativa sea la más idónea.

Más concretamente nos centraremos en los nuevos roles y competencias profesionales, su relación con el contenido (conocimiento) curricular objeto de su intervención profesional y el propio contexto institucional donde se inscribe dicha intervención profesional



  1. Algunos rasgos constitutivos de los nuevos escenarios


Si realizamos una mirada a la situación general podemos advertir someramente que el nuevo o nuevos escenarios se caracterizan fundamentalmente por la velocidad del cambio, siendo éste su nota más definitoria. Pero más allá de esta dinámica cambiante, podemos apuntar algunas otras notas características2 sobre dicho escenario que tienen su repercusión sobre la educación y consecuentemente serias implicaciones en la respuesta educativa al mismo. En nuestro caso, las aglutinamos en torno a:

  1. La globalización

  2. El multiculturalismo

  3. La revolución tecnológica

  4. Incertidumbre valorativa
    1. La globalización,


Prácticamente en todos los órdenes de la vida, desde la mundialización de los intercambios económicos regidos por la economía de libre mercado hasta la política, sobre todo desde la óptica de la democracia formal. La interdependencia en esta situación es prácticamente total y la tendencia a la uniformidad y homogeneización prácticamente un hecho. El desarrollo tecnológico y los medios de comunicación favorecen esta situación. No obstante, se entrevén algunas consecuencias también relevantes en este planteamiento como puede ser el deterioro del estado de bienestar, que este ámbito económico está propiciando el incremento de las tasas de paro, de precariedad en el empleo de desprotección social, a la par que las desigualdades parecen inevitables como consecuencia de la especulación financiera3. A todo ello también puede añadirse los flujos y reflujos migratorios y laborales como problemáticas que más allá de las implicaciones socioeconómicas también revierten en el hecho educativo.

Este mínimo apunte nos ubica con Fuentes en que “la globalización no es, como quisieran sus panegiristas, un perfecto, redondo y sonrosado queso holandés de Edam, de esos que en Yucatán se usan para el riquísimo queso relleno. Más bien, sostienen sus críticos, la globalización es un queso suizo, un Gruyère perforado de hoyos“ (1997:42). Esta analogía es más que ilustrativa para reflejar la realidad de la globalización, de ahí que sea necesario articular frente al pensamiento único un pensamiento crítico (Ramonet, 1998)


    1. La multiculturalidad


El reconocimiento de la multiculturalidad frente a la perdida de significado del Estado-nación. Esto trae como consecuencia el resurgir de los nacionalismos asociados a parámetros culturales (lengua, etnia, religión, tradiciones, folklore, etc.).Esta realidad no es más que otro fenómeno asociado a la globalización en este terreno, una reacción lógica. Es decir, frente a la mundialización política y cultural (cultura de masas uniforme) se legitiman la recuperación e identificación cultural y tribal de los pueblos4. Pero ello tampoco está exento de peligros y riesgos preocupantes. Como destaca Pérez Gómez, podemos llegar a los fundamentalismos, que podrían entenderse como mecanismo de defensa hacia fuera, pero también puede ser una poderosa estrategia de dominación hacia dentro (1998:92). Coincidimos con él cuando afirma que “la mundialización no puede evitarse y por el contrario puede explotarse racionalmente para favorecer el enriquecimiento y la superación de los localismos empobrecedores. El nacionalismo, en sus múltiples manifestaciones, es una reacción comprensiva cuya reivindicación de la diferencia, singularidad y diversidad puede asumirse si se supone la extensión de la misma hacia los individuos y hacia las culturas ajenas” (1998:93). Esa situación, pues, en nuestro pensamiento lleva a asumir la glocalización5 como la estrategia más idónea para superar esta problemática, siendo la interculturalidad, como posteriormente veremos, una de las claves en los planteamientos educativos y particularmente en la conformación curricular.


    1. Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos