Estilos latinos e italianos



Descargar 185.02 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño185.02 Kb.
Vistas25
Descargas0
  1   2
Catálogo: 14%20Educación%20profunda%20y%20experiencias -> 03%20Experimentación%20escolar
14%20Educación%20profunda%20y%20experiencias -> Revista Perspectivas. Unesco, Madrid, 1973
14%20Educación%20profunda%20y%20experiencias -> Trabajar con enfermos mentales ha sido todo un reto
14%20Educación%20profunda%20y%20experiencias -> [1] (en griego antiguo: Πλάτων)
14%20Educación%20profunda%20y%20experiencias -> La experiencia como base de la educación Corrientes en el siglo XX
14%20Educación%20profunda%20y%20experiencias -> Agustín de Hipona
14%20Educación%20profunda%20y%20experiencias -> Tres lecturas basicas y tres autores firmes para entender lo que son las vivencias
14%20Educación%20profunda%20y%20experiencias -> Educacion vivencial alude a vivencias
14%20Educación%20profunda%20y%20experiencias -> 1. Lucha contra la depresión y la frustración Tres criterios y consignas La frustración
14%20Educación%20profunda%20y%20experiencias -> De Gardner (tomado de Wikipedia)
03%20Experimentación%20escolar -> Tres aventureros de la nueva educacion Pestalozzi, Froebel y Herbart

Estilos latinos e italianos

Los conceptos de las escuelas nuevas y sus nuevos planteamientos sobre los métodos del aprender y sobre los recursos para mejorar el enseñar no agotaron todas las corrientes de pedagogía renovadora a lo largo del siglo XX. Surgieron más movimientos y figuras, denominad por la UNESCO el siglo de la educación. Fueron muchos los autores y los pedagogos que soñaron con mejorar los sistemas recibidos de la tradición.

Pero ciertamente todos tuvieron de común denominador la lucha contra la rutina de los maestros de quienes Gabriel Campayré (1843-1913), decía al comienzo de su Historia de la Pedagogía con la que cerró el siglo XIX y comenzó el XX: “Si la rutina fuera como la polilla un bicho, buscaría las escuelas como su último lugar de supervivencia”
a) María Montessori y su Casa dei babini


María Montessori

Es la representante de las intuiciones pedagógicas relacionadas con los niños pequeños y es la que descubre y proclama que también en las edades precoces se debe cultivar una buena teoría del aprendizaje para acertar en lo que se hace en estas edades.
María Montessori (1870-1951) era de Chiaravalle, provincia de Ancona. Hija bien educada por sus padres de clase media. Estudió Ingeniería y luego Medicina. Llegó a ser la primera mujer en Italia después graduada obtuvo el doctorado

Hizo prácticas de psiquiatría y se interesó por los niños deficientes, con los que hizo una toma de datos de los modos que tenía de aprender. Sacó las primeras conclusiones experimentales que orientaron su primera etapa de médica.

En 1901 regresó a la Universidad a estudiar psicología y filosofía. En 1904 trabajó como profesora de Antropología en la Universidad de Roma. En 1906 dejó la Universidad y abrí un centro, Casa dei Bambini, con 60 niños de padres trabajadores. Allí nació el método Montessori.

En 1913 viajó a los Estados Unidos de América para ver el centro iniciado
por Alex Graham Bell y su esposa con el nombre de Asociación Educativa Montessori en Washington D.C.


En 1915 llamó la atención mundial con su salón de clases con el nombre de "Casa de Vidrio" en la Exposición Internacional en San Francisco. Se pudo ver el material de enseñanza preparado por ella misma. Desde entonces recorrió diversos países dando a conocer su método de niños deficientes y de niños pequeños. En sitios como España y en Inglaterra dio cursos sobre sus procedimientos.

En 1934 tuvo que salir de Italia al discrepar políticamente con el gobierno de Mussolini y fue a Barcelona y luego a Buenos Aires. Al estallar la Guerra mundial fue con su hijo Mario a Londres y fundaron allí un Centro Montessori.

En el 1949, 1950 y 1951 fue presentada para el Premiso Nobel de la Paz sin obtenerlo. Murió en 1952 en Noordwijk, Holanda, a la edad de 82 años.
María Montessori pensó que el problema de los anormales es esencialmente educativo y, además que existe la posibilidad y necesidad de traducir las conquistas de la pedagogía de los anormales y los deficientes mentales en medios y formas para mejorar, profundizar, corregir y perfeccionar sustancialmente los métodos de la educación de la infancia normal
Defendió siempre que las dificultades de cualquier forma de aprendizaje se solventan con buenos procedimientos. Pero proclamo que lo importante es comenzar en los primeros momentos de la vida a desarrollar actitudes y hábitos convenientes.

Sus métodos eran eficaces por el profundo conocimiento que tenia de la naturaleza sensorial del niño. Su sentido y su perspectiva de la infancia no se reduce a aspectos afectivos sino que se apoya en grandes principios científicos.

Estudia con preferencia los modos que el niño tiene de aprender de forma vital más lógica: mira como expresa las relaciones, los lenguajes, la conexión con la propia experiencia, la capacidad, la autonomía en las decisiones. La consecuencia que siempre saca es que es preciso “acompañar al niño en la adquisición de las experiencia vitales, pero no sustituirle”. Y sabe que lo importante no es tener buenos programas de acción en la docencia, sino respetar el ritmo de cada sujeto para sacar el mayor provecho de sus capacidades.
Sus formulaciones sencillas, vivenciales, pero profundas. Por ejemplo dice del niño: Es necesario, pues, antes que nada estudiar al niño, librarle de los múltiples obstáculos que encuentra su desenvolvimiento y ayudarle a vivir. Comprendido este principio, debe seguirle un cambio profundo en la actitud del adulto respecto del niño.

Y sobre el maestro dice: El maestro que creyera poder prepararse para su misión únicamente por la adquisición de conocimientos, se engañaría: debe, ante todo, crear en él ciertas disposiciones de orden moral. [...] Tenemos que insistir sobre la necesidad, para el maestro, de prepararse interiormente; al estudiarse él mismo con una constancia metódica, es necesario que llegue a suprimir en él los defectos que constituirían un obstáculo al tratamiento del niño. [...] La preparación que nuestro método exige del maestro es el examen de sí mismo, la renuncia a la tiranía. Debe desterrar de su corazón la vieja costra de la cólera y el orgullo; humillarse, revestirse de caridad.
Entre sus obras conviene recordar “El método de la pedagogía científica aplicado a la educación infan­til en la Casa de los niños” (1909), donde expone experiencias realizadas. Luego escribió otras obras como “La autoe­ducación en las escuelas elementales (1916), “La Psicología del niños” , "El niño, el secreto de la infancia", “El método Montessori , “Antropología pedagógica”, “Método avanzado Montessori”, “El niño en la Iglesia”, “La Misa explicada a los niños”, “ Paz y Educación” y “El secreto de la infancia”.
La fama y los métodos de Montessori se difundieron mundialmente, teniendo buena recepción en Inglaterra, Austria, Estados Unidos, Holanda, Escandinavia, África, India, Japón y América del Sur. En 1929 el Vaticano recomendó oficialmente sus métodos y alentó su adopción en las escuelas católicas.


  1. Montesca.


Hubo diversas experiencias semejantes a las de María Montessori: una precedieron a la Casa dei Bambini y otras siguieron. Tales son las de las escuelas de Montesca, iniciadas por Lepoldo Franchetti (1847-1917), político, economista, senador y fiántropo. En su residencia de Montesca organizó una escuela para campesinos que doto de manera generosa y en la que quiso realizar una obra de apoyos a sus conciudadanos, sobe todo iniciado las enseñanzas con una metodología renovadora.

En 1907 reclamó la presencia de maria Montessori para que realizara un curso de formación para profesores. Luego la escuela siguió por sus originales derroteros con profesores alentado por el mismo Franchetti que, a pesar de su nivel socal alto, se dedico en los ultimso años de su vida a promover su obra y convertiral en un elemento de refgerencia para todos los educadores de la región.

Montesca fue el mejor modelo de escuela rural, en la que se desarrollaron hasta el presente múltiples actividades de formación de campesinos, empezando por los niveles escolares y siguiendo por los cursos, talleres y diversos encuentros con campesinos jóvenes y hasta con adultos.

Los criteriosa pedagógicos fueron muy flexibles haciendo la metodología lo posible por acomodarse a las demandas de las familias y a las condiciones laborales de los ambientes rurales, asumiendo las demandas de los padres y los deseos de una enseñanza popular, abierta, compatible con los trabajos del campo. Se denomino su estilo “de aprender para la vida” y de adaptar las enseñanzas a los trabajos estacionales de la población.


  1. Rosa y Carolina Agazzi


Más sistemática y programada fue la experiencia pedagógica de las hermanas Agazzi. Rosa (1866-1951) y Carolina (1870-1945), que fueron dos pedagogas italianas nacidas en Volengo, en la provincia de Verona y que trabajaron en el ámbito de la educación infantil (hasta 6 años de edad).
Habitualmente son recordadas en ámbitos educativos como las Hermanas Agazzi. Fueron las fundadoras de un jardín infantil para niños pobres cerca de Brescia. Se organizaron de manera admirables, estando Rosa más abierta a difundir su método con conferencias y cursos para profesores, y quedando Carolina más entregada a a la atención cotidiana de los niños que se acogían a su escuela.
Defendieron para los pequeños un ambiente adecuado a la edad de los niños, una exquisita delicadeza en el trato, una búsqueda de aprendizaje vitales y no culturales, y una continua apertura a la relación con las familias para hacer una educación compartida, más que repartida, y una formación indirecta, formando a los padres para que ellos fueran los primeros formadores de los niños.

El método derivado de praxis educativa es denominado método de las Hermanas Agazzi o de Mompiano, en honor a la ciudad donde lo desarrollaron sus actividades. Se trata de un método nacido de la crítica del método Fröbel, si bien toma ciertos elementos del mismo. Estaba basado en la observación.
Se tendía a un aprendizaje natural y espontáneo de las exigencias de la vida, desde la atención de higiene y vestidos hasta las primeras nociones escolares, siempre oportunas y adaptadas a cada uno. Se respetaba escrupulosamente la libertad, espontaneidad del niño mediante su trabajo independiente y la presentación de contenidos a través actividades lúdicas.

A diferencia del método Montessori y en consonancia con los orígenes humildes de los niños que atendían los materiales que utilizan para sus trabajos siempre procedían de desechos y de las propias construcciones manuales que entre todos fabricaban.
Son áreas fundamentales en su sistema:

  • Educación sensorial: se desarrolla ordenando por colores, materias y formas de los objetos.

  • Instrucción intelectual: se basa en la exploración del mundo y la percepción natural de los conceptos.

  • Educación del sentimiento: contra la agresividad. Se desarrolla practicando la religión, la educación física y la educación moral.




Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos