Este es el primero de varios ensayos que realizaré a lo largo del curso, y los cuales, tiene por objetivo en conocer el comportamiento de las personas dentro de las organizaciones, lo cual



Descargar 9.47 Kb.
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño9.47 Kb.

Construir el Liderazgo
No se trata sólo de cambiar la forma de ser para dirigir a las personas, sino de inspirar a los otros con el buen ejemplo.
Por Dante Montaño
A través del tiempo, se han dado a conocer diferentes enfoques e ideas sobre el concepto del “liderazgo”. En el presente artículo, lo definiré, basándome en mi experiencia e ideas propias. En muchos libros encontramos una serie de características que deben poseer los líderes, así como una diversa cantidad de estilos de liderazgo. Sin enlistar todos estos conceptos me parece importante analizar la situación que los líderes enfrentan en la realidad de la cultura mexicana.
Existen dos ámbitos en donde podemos ser o seguir a los líderes: el trabajo y la vida personal (entre amigos o con la familia). En el trabajo resulta necesario crear dos grupos, uno con los niveles de alta dirección y otro que incluye las áreas de ventas, administración y operación. En este último, el jefe desempeña el papel de líder, pero pocas veces es visto como tal: muchos empleados siguen sus instrucciones por obligación, no por convicción. Incluso cuando el jefe demuestra un alto nivel de liderazgo, su percepción continúa siendo como de jefe que impone su manera de trabajar y hay que seguirla.
Al tener por un lado un jefe que abusa de su jerarquía (es prepotente y disfruta ser quien manda), y por el otro empleados que trabajan sólo por necesidad, no por gusto (y cualquiera que se ganara la lotería, cambiaría de inmediato de actividad), y se esfuerzan el mínimo para realizar sus actividades, ¿resulta funcional para la empresa colocar un líder que trate de cambiar la actitud de los empleados para que lleguen a comprometerse y den más de sí, o es más productivo instalar un supervisor que se asegure de que los trabajadores cumplan sus objetivos y funciones sin perder tiempo? Imaginemos un telemarketing, en donde los vendedores telefónicos (estudiantes que necesitan un empleo de medio tiempo) deben realizar 10 ventas por día en seis horas, pero les agrada poco el trabajo y pierden el tiempo hablando entre ellos, ¿qué sería más útil: una plática motivacional y un líder que los anime en todo momento, o un supervisor que no permita que pierdan el tiempo y los obligue a ejecutar los procedimientos establecidos por la empresa? Creo que en ciertos niveles no hay lugar para el liderazgo.
En cambio, en los niveles de alta dirección, en donde el director general tiene a su cargo varios directores en quienes delega las decisiones de cada área, resulta indiscutible la necesidad de un líder capaz de transmitir “a dónde se quiere llegar” (la visión) y dejar a sus colaboradores decidir “cómo hacerlo”. En este nivel resulta poco recomendable actuar como un supervisor. Es claro que los directivos también trabajan por necesidad, pero además se sienten satisfechos con el lugar que ocupan y la actitud con que desempeñan sus tareas es muy diferente a la de los empleados arriba mencionados.
En cuanto al ámbito personal, es común que en un grupo de amigos o familiares surja algún líder; pero cuando las personas detectan que son influenciadas por otra, se da en automático un rechazo a la situación, en lugar de aceptar al líder. Imaginemos a un equipo de fútbol en donde el capitán (de carácter fuerte) grita durante el partido organizando al equipo, y sus decisiones lo llevan a ganar. Desde afuera se podría apreciar a un líder y un equipo efectivo, pero entre los jugadores habría enojo, envidia, etcétera, hacia el capitán, quizá piensen “¿por qué se cree el jefe y se la pasa dando órdenes?”. El mismo capitán podría considerar que algunos integrantes no son lo suficientemente buenos y los culpará si es que pierden. Esto ocurre en otros muchos contextos, y quizá hemos escuchado la frase “Cállame (o dime qué hacer) cuando me mantengas”. Queda claro que no nos gusta que nos den órdenes, y ofrecemos resistencia a la autoridad.
Ahora bien, ¿qué debemos hacer para convertirnos en líderes cuando la situación lo amerite? ¿Y qué hace un buen líder? Pero tampoco es fácil cambiar nuestra forma de ser, nuestra personalidad ya está definida, y no hay que perder tiempo tratando de ser quienes no somos, sobre todo porque eso no nos garantiza volvernos buenos líderes, mucho menos si no es algo natural. Tengo a 12 personas bajo mi cargo; además, interactúo con otras ocho están muy relacionadas con mis actividades. Estas 20 personas, así como mi jefe, consideran que tengo características de líder. ¿Cómo lo logré? Esto no se busca, se da. Simplemente muestro compromiso, respeto e integridad en todo momento, sirvo como guía de mis compañeros y mi manera de actuar se contagia para bien. En conclusión, considero que ser líder (en nuestra cultura) no es motivar o influir en los demás, sino inspirarlos. Los seguidores no saben que lo son, y con ello se evita la resistencia a ser dirigidos.




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad