Espacios y tiempos de la educación


Educación: Menos cumbres y más voluntad



Descargar 0.96 Mb.
Página6/29
Fecha de conversión13.06.2018
Tamaño0.96 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   29

Educación: Menos cumbres y más voluntad


En 1978 los Gobiernos de América Latina y el Caribe, convocados por la UNESCO y reunidos en México, acordaron organizar y lanzar (Quito, 1981) un proyecto de educación para todo el continente, con las siguientes metas para el año 2000: 1) Asegurar la escolarización a todos los niños y niñas en edad escolar y ofrecerles una educación general mínima de 8 a 10 años; 2) Eliminar el analfabetismo antes de fin de siglo y desarrollar y ampliar los servicios educativos para los adultos; y 3) Mejorar la calidad y la eficiencia de los sistemas educativos a través de las reformas necesarias.


En 1990 los gobiernos de la mayoría de países del planeta, junto a UNESCO, UNICEF, PNUD y Banco Mundial, se comprometieron en Jomtien, Tailandia, a proveer educación básica para todos en el año 2000, con las siguientes metas: 1) Acceso universal a la educación primaria; 2) Reducción de la tasa de analfabetismo adulto a la mitad de la tasa en 1990; 3) Expandir los programas de desarrollo infantil; 4) Asegurar el 80% de los aprendizajes esenciales; 5) Ampliar los servicios de educación básica y capacitación para jóvenes y adultos; y 6) Diseminar información relevante a fin de contribuir a mejorar la calidad de vida.
En 1994 los Gobiernos de América Latina y el Caribe (excepto Cuba), convocados por el Gobierno de Estados Unidos se reunieron en la Cumbre de Miami o Cumbre de las Américas y acordaron un Plan de Acceso Universal a la educación, con las siguientes metas para el año 2010: 1) Acceso universal a una educación primaria de calidad con una tasa de terminación de 100%; 2) Acceso para por lo menos el 75% de los jóvenes a la educación secundaria; 3) Eliminación del analfabetismo; 4) Capacitación técnica y profesional para el magisterio; 5) Aumentar el acceso y fortalecer la calidad de la educación superior; 6) Estrategias para superar las deficiencias nutricionales; 7) Descentralización escolar; entre muchos otros.
En el año 2000 nuevamente los Gobiernos y las agencias que impulsaron la conferencia de Jontiem, se dieron cita en Dakar, Senegal, evaluando los resultados de la década y se comprometieron a extender hasta el 2015 las siguientes metas: 1) Expandir y mejorar el cuidado infantil y la educación inicial para los niños y niñas más vulnerables; 2) Asegurar que para el 2015 todos los niños y niñas, especialmente los que viven en circunstancias difíciles, tengan acceso a la educación primaria gratuita y de buena calidad; 3) Asegurar la satisfacción de las necesidades a aprendizaje de jóvenes y adultos; 4) Mejorar en un 50% los niveles de alfabetización de adultos para el 2015, especialmente en las mujeres; 5) Eliminar las disparidades de género; y 6) Mejorar todos los aspectos de la calidad de la educación y asegurar la excelencia.
Este breve recorrido -sin contar otros compromisos de las Cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno- nos demuestra el cinismo, la frivolidad y la falta de seriedad a la hora de plantear o firmar compromisos incumplibles; en efecto, tal como lo demuestran los últimos informes de PREAL, no sólo estamos lejos de acercarnos a las metas, sino que además, el comportamiento presupuestario de la inversión en educación establece la gran brecha entre las promesas y las voluntades.
Daniel Filmus –de FLACSO, Argentina- a finales de los noventa cuestionó la efectividad de las políticas educativas latinoamericanas, demostrando que la relación: inversión educativa versus desarrollo social, lejos de solucionar los grandes problemas los agudizaba: la pobreza sigue creciendo.

¿Invertir en educación?, mejor invertir el proceso…

La ecuación educativa sigue equivocada: más millones de dólares, con los mismos maestros y el mismo entorno, es igual a pobreza; esta tesis la planteó Daniel Filmus, Director de FLACSO (Argentina) en 1998, al observar el comportamiento financiero y crediticio del sector educativo en Latinoamérica durante la década de los 90.



Recuerdo una rapsódica conversación que sostuve con el anterior ministro de Educación de Costa Rica, Fernando Vargas, quien me manifestaba que el 7.2 % del PIB que se invertía en educación en su país era un espejismo, ya que un 98% se iba en salarios, y él presentía –a pesar de la asimetría regional- que la educación estaba estancada; prueba de ello fueron los resultados “ocultos” de la última participación costarricense en el laboratorio UNESCO.
Elevar la inversión en educación para nada garantiza que podrá disminuir la pobreza, y esto se debe a dos escenarios: en primer lugar, a nivel mesoeducativo existen circunstancias asociadas a la formación docente, muy criticas; en efecto, en muchas aulas y escuelas, por más que se le dote de todos los recursos necesarios, PC, libros, laboratorios y hasta un mejor sueldo, las cosas no van a cambiar, dado que el o la docente no tienen las Literacy Skills para ejercer la docencia, ni siquiera vocación, y esto es muy grave. En segundo lugar, en el escenario social rural no hay conectividad ni alineación sistémica a nivel educativo; en muchas comunidades al terminar el sexto grado no pueden continuar con el bachillerato, o bien al terminar este último nivel no pueden acceder a estudios técnicos o universitarios; pero hay algo más, la posible oferta educativa no responde a la vocación productiva de la región, o bien hay una disociación significativa entre el sector educativo y el empleador.
¿Cómo es posible que en el bachillerato comercial los estudiantes estén aprendiendo a escribir a máquina?, y cuando van a buscar empleo se encuentran con computadoras; o en bachillerato automotriz estén aprendiendo con motores de ocho cilindros en “V” de los años 60 y 70, y cuando van al sector empresarial se encuentran con sofisticados motores de inyección computarizados. Es más, por ejemplo, en la Unión que es un departamento con vocación pesquera y náutica, ninguna institución prepara técnicos en motores fuera de borda u otros motores marinos; por el contrario, se gradúan centenares de bachilleres generales y en comercio, ¿y luego qué oportunidad tienen…?
Para invertir en educación, hay que invertir el proceso de las políticas educativas, las cuales deben ser ascendentes desde la escuela, y para iniciar esta verdadera reforma o transformación se necesitan: 1) directores (as) con liderazgo; 2) docentes en aprendizaje permanente con vocación y mística; 3) escuelas con autonomía y articuladas sistémicamente con niveles técnicos y superiores; 4) planes regionales integrados por los sectores productivos, empresariales y educativos; 5) una agenda de reflexión pautada por la investigación en el aula, en la escuela y en la sociedad; 6) sistemas de evaluación estandarizados que midan y valúen (measursment y assesment); 7) uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones bajo un modelo pedagógico informacional; 8) desterrar la lógica del fracaso escolar con un nuevo enfoque evaluativo; entre otras exigencias.
Efectivamente, para iniciar este proceso se necesitan recursos, pero sobre todo se necesitan mecanismos legales más flexibles y reformas estructurales en aquellos tópicos vinculados al recurso humano: sin directores ni docentes con mentalidad planetaria, todo intento de reforma o toda inversión será un nuevo fracaso.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   29


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad