Entrevista



Descargar 0.9 Mb.
Página10/10
Fecha de conversión30.12.2018
Tamaño0.9 Mb.
Vistas51
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
Catálogo: uploads
uploads -> Psicología juridica
uploads -> Psicología Consideraciones generales
uploads -> Psicología de la nutrición Consideraciones generales
uploads -> Psicologia
uploads -> Docente: Carmen Martín Cuadrado (iaap, agap, sepa, feap) Lugar
uploads -> Erich neumann docente: Ana Ibáñez (sepa, iaap, feap) Lugar
uploads -> Informacion práctica sobre la asignatura
uploads -> Trastornos de la conducta ocasionados por las rsi
uploads -> Sílabo información general

Fundamentación teórica: Esta prueba elimina la necesidad de instrucciones y comprensión verbal, pues sólo requiere que el sujeto arme ciertas imágenes que se presentan en tarjetas con los cubos. Los psicólogos la utilizan para personas con dificultades verbales o de idioma. También se puede utilizar con niños sordos. Les permite medir la inteligencia, atención, percepción, relaciones espaciales, análisis y síntesis, relaciones cuantitativas, rapidez y precisión.
Evaluación:

  1. Marco teórico: Si bien la prueba me permite observar la capacidad de integración visomotriz de estímulos gráficos, la interpretación y el diseño de la prueba apuntan a medición de la inteligencia.

  2. Administración: Simple, se le pide al niño armar la imagen con los cubos.

  3. Interpretación: Sencilla, si el niño logra armar la imagen en el tiempo señalado, se le dan puntos, que se transforma en edad mental.

  4. Validación: No existe información sobre el estudio de validación. Existe una sugerencia del Dr. Feldman que permite la corrección y transforma el puntaje bruto en edad mental.

  5. Presentación: No se encuentra publicado.

El uso psicopedagógico de esta prueba es limitado, se debe separar claramente el desempeño visomotor de juicios sobre la capacidad intelectual, siendo esta última el objetivo primario de la prueba. No se tiene información suficiente sobre la obtención de normas y la valoración de la prueba, no se tiene un marco teórico o explicitación del diseño publicado en español.




Prueba de Lectura y Lenguaje Escrito – PLLE

Autor

Donald Hammill, Stephen Larsen, J. Lee Wiederholt, Joanna Fountain-Chambers (1982)

Objetivo

Determinar el nivel de logro de las habilidades de comprensión lectura y escritura según la edad del sujeto.

Destinatario

Niños entre 8 años y 15 años

Estructura

Consta de 6 subtest: Vocabulario (lectura), Lectura de párrafos, Vocabulario (escritura), Composición, Ortografía y Estilo.

Áreas evaluadas

Instrumental/Lectura/Lectoescritura

Convencional

Ortografía

Estilo


Cognoscitivo

Vocabulario

Lectura de párrafos

Composición


Criterio de Validación

Estandarizada para el idioma español con una muestra de México y Puerto Rico.

Administración

Individual o colectiva

Prueba de lápiz y papel



Tiempo estimado.

Materiales

Cuadernillo, lápiz

Fuente: Hammill, Donald; et al (1982); Prueba de Lectura y Lenguaje Escrito; Austin, TX: Pro Ed, 31 págs.


La Prueba de Lectura y Lenguaje Escrito es una traducción y adaptación

al español de dos pruebas de lenguaje en inglés, Test of Reading Comprensión (Brown, Hammill y Wiederholt, 1978) y Test of Written Language (Hammill y Larsen, 1978). Donald Hammill es un reconocido investigador y autor en educación especial e instrumentos de evaluación psicopedagógicos. Este instrumento es conocido por los educadores especiales formados en la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación.


Fundamentación teórica: La prueba distingue dos elementos del lenguaje escrito, el componente convencional y el cognoscitivo. El primero hace referencia al uso y comprensión de las reglas para la lectura y la escritura. Incluye, en especial, las reglas ortográficas, de puntuación y uso de mayúsculas. El segundo hacer referencia a la habilidad de “derivar significado del material escrito y de reproducir el mismo en forma lógica, coherente y sucesiva” (Hammill et al, 1982:3). Incluyen, por ejemplo, la habilidad de identificar ideas centrales, detalles y elementos de un relato, establecer relaciones entre esos elementos y formular hipótesis y también formular párrafos, utilizar títulos, conclusiones, desarrollar un personaje. Estos dos componente se dan en forma interrelacionada.
Evaluación:

  1. Marco teórico: La prueba señala que el proceso de lectoescritura posee dos componentes esenciales, uno formal y otro cognoscitivo.

  2. Administración: Simple, pero extensa ya que requiere la realización de seis subtest, con itemes de alternativa, redacción, dictado y corrección de errores ortográficos.

  3. Interpretación: La interpretación cualitativa y cuantitativa requiere conocer y manejar las instrucciones contenidas en el manual.

  4. Validación: Aplicación piloto con 250 estudiantes mexicanos. Aplicación a una muestra de 2372 estudiantes mexicanos y puertorriqueños para establecer las normas. El puntaje bruto permite obtener puntajes estándar, percentiles y coeficientes parciales y total. Sin embargo se debe notar que la prueba ha sido modificada en su vocabulario para adaptarse al contexto chileno, la estandarización no corresponde por tanto a esa adaptación.

  5. Presentación: La prueba se encuentra publicada en Estados Unidos pero discontinuada. Sólo se puede acceder a través de fotocopias.

La estructura del instrumento es útil para diseñar o basar en él pruebas informales de lectoescritura.




Test de Articulación Fonemática – TAF

Autor

Alfonso Brito Aguilera (1980?)

Objetivo

Evaluar la articulación de los distintos fonemas del español mediante la presentación de estímulos visuales

Destinatario

Niños de 3 a 6 años

Estructura

Consta de 124 imágenes que el niño debe nombrar para conocer la pronunciación de 45 fonemas.

Áreas evaluadas

Procesos Cognitivos/Lenguaje/Articulación




17 fonemas

13 fonogramas o sinfones

9 diptongos

2 combinaciones consonánticas

4 claves silábicas


Criterio de Validación

Sujeto a análisis cualitativo

Administración

Individual

Prueba verbal

Tiempo estimado 10 a 15 minutos.


Materiales

124 tarjetas (palabras cotidianas para el niño), hoja de registro

Fuente: Brito Aguilera, Alfonso (1980); Test de Articulación Fonemática, Págs. 5

El autor, Alfonso Brito Aguilera, es investigador y docente de la Universidad de Tarapacá.






Fundamentación teórica: La prueba se basa en los estudios sobre la pauta de desarrollo de la capacidad articulatoria en los niños hispanohablantes. En base a esto se propone una lista de palabras susceptibles de ser representadas gráficamente para que el niño nombre y de esta forma verificar la correcta pronunciación del fonema.

Evaluación:

  1. Marco teórico: La copia no posee fundamentación teórica para el diseño de la prueba.

  2. Administración: Sencilla, se muestra las imágenes al niño y el debe pronunciar el nombre.

  3. Interpretación: La interpretación cualitativa, se compara con el nivel de edad propuesto.

  4. Validación: No posee una aplicación piloto ni estandarización. Presenta una propuesta de edad en que se debe lograr la pronunciación correcta de cada fonema.

  5. Presentación: No se encuentra publicado sino que circula en forma de fotocopia

La estructura del instrumento es útil para diseñar o basar en él pruebas informales de articulación. Su utilidad sería aumentada si contará con normas, una edición y una discusión teórica.





Evaluación del Comportamiento Matemático – ECM

Autor

Arthur Benton y Alexander R. Luria

Mariana Chadwick y Mónica Fuentes (adaptación a Chile 1986?)



Objetivo

Evaluar la capacidad del niño para comprender los números presentados en forma oral y escrita, el cálculo oral y escrito, contar series numéricas y elementos gráficos, y para el razonamiento matemático

Destinatario

Niños entre 1° y 6° básico

Estructura

Consta de 8 subtests: número mayor, escritura de números al dictado, copia de números, cálculo mental, resolución de operaciones, contar por unidad y por grupo, completar secuencia, resolución de problemas

Áreas evaluadas

Instrumental/Cálculo

Nociones

Número mayor

Contar por unidad y por grupo

Completar secuencia


Componentes

simbólicos

Escritura de números al dictado

Copia de números



Operatoria

Cálculo mental

Resolución de operaciones

Resolución de problemas


Criterio de Validación

No estandarizado.

Administración

Individual o colectivo

Prueba de lápiz y papel

Tiempo estimado 30 a 45 minutos.


Materiales

Lápiz, papel, protocolos y manual

Fuente: Chadwick, Mariana; Fuentes, Mónica (1986?); Evaluación del Conocimiento Matemático Benton-Luria; Santiago: Universidad Educares; 1998

El campo de la neurología se dedica a estudiar las relaciones entre el cerebro y los comportamientos mentales. En ese ámbito se destacan los investigadores Aleksander Romanovich Luria y Arthur L. Benton quienes diseñaron exámenes que exploran las funciones mentales. Uno de las áreas cubiertas por sus baterías diagnósticas es la destreza aritmética. Las docentes de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Mariana Chadwick y Mónica Fuentes realizaron una adaptación de éstos subtest para conformar un batería de Evaluación del Conocimiento Matemático para niños de 1° a 6° básico.






Fundamentación teórica: Se espera que el niño logre resolver ciertas actividades que requieren la instrucción escolar. Sin embargo espera observar la habilidad aritmética del niño y el proceso para resolver los problemas.
Evaluación:

  1. Marco teórico: La copia no posee fundamentación teórica para el diseño de la prueba.

  2. Administración: Sencilla, el niño debe resolver los ejercicios presentados en el protocolo.

  3. Interpretación: Cualitativa.

  4. Validación: No posee una aplicación piloto ni estandarización.

  5. Presentación: No se encuentra publicado sino que circula en forma de fotocopia o texto de apoyo al estudiante.

Prueba útil para una exploración global de las habilidades matemáticas de un niño.





Prueba de Comportamiento Matemático – PCM

Autor

Ricardo Olea, Hernán Ahumada, Luz Elena Líbano (1983?)

Objetivo

Evaluar aspectos que forman parte de la conducto matemática, considerando niveles de razonamiento, capacidad para manejar símbolos numéricos, operar y utilizar el cálculo dentro de la estrategia que implica la resolución de problemas

Destinatario

Niños entre 7 y 12 años

Estructura

Consta de 54 ítems organizados en tres series: serie A, nociones previas. Serie B: Conocimiento de la simbolización matemática. Serie C: Disposición para el cálculo

Áreas evaluadas

Instrumental/Cálculo

Nociones Previas

Conservación: equivalencia y correspondencia

Conservación de cantidades discontinuas

Seriación

Previsión

Clasificación

Inclusión de clases



Simbolización

Matemática

Dictado de números

Lectura de números

Identificación de números

Concepto de valor

Serie Invertida

Conocimiento de signos

Conocimiento de figuras y cuerpos geométricos


Disposición

Cálculo

Repartición y resta

Resolución de problemas con elementos concretos y asociados a cifras

Resolución de problemas (con o sin apoyo gráfico)

Resolución de problemas con dificultad en el enunciado

Resolución de problemas abstractos


Criterio de Validación

Estandarizado con normas en percentiles

Administración

Individual

Prueba manipulativa, verbal, de lápiz y papel



Tiempo estimado: no se indica, puede ser más de una sesión

Materiales

12 fichas de color rojo de 1,5 cms., 12 fichas de color verde de igual diámetro, 2 vasos cilíndricos transparentes de 5 cms. diámetro y 4 cms. de alto, 1 vaso cilíndrico transparente de 7 cms. de algo y 3 cms. de diámetro, 41 porotos, 10 barritas de sección cuadrada, con una diferencia de 1 cm. una de la otra, cilindro hueco de cartón o lata de 15 cms. de largo por 4 o 5 cms. de diámetro, 3 bolas de color, ensartadas en un alambre, en el siguiente orden: rojo, amarillo y verde, 8 láminas y 2 tarjetas de la prueba, 7 autitos de plástico de color rojo, 2 autitos de plástico de color verde, lápiz, papel, cuerpos de madera: cilindro, cubo, pirámide, cono y esfera, 16 caramelos, pantalla, 15 palos de fósforo.

Fuente: Olea, Ricardo; Ahumada, Hernán; Líbano, Luz Elena (1983?); Prueba de Comportamiento Matemático; Santiago: CPEIPE, (4° ed., 2001), 97 Págs. incluye láminas.

El Dr. Ricardo Olea, neuropsiquiatra infantil, es uno de los fundadores de la psicopedagogía en Chile. El Prof. Hernán Ahumada y la Prof. Luz Elena Líbano son investigadores y docentes de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación. Los tres elaboraron la Prueba de Comportamiento Matemático conformando una propuesta de evaluación psicopedagógica para el diagnóstico de dificultades en el pensamiento matemático.




Fundamentación teórica: Las bases teóricas de la prueba son los trabajos de Jean Piaget, G. Mialaret y A. R. Luria y L. S. Tsvetkova. El aprendizaje de las habilidades matemáticas se fundamenta en nociones que el niño desarrolla antes del aprendizaje del número y la operatoria. La experiencia concreta y el desarrollo del lenguaje permiten la construcción de conceptos con mayor nivel de abstracción. Es así como el concepto de número implica la síntesis de la relación de clase y la relación asimétrica, en otras palabras, que se constituye un grupo de cosas iguales donde a su vez cada elemento es único y diferente del anterior. Otras nociones que el niño debe poseer son la conservación, correspondencia, equivalencia, nociones espacio-número, geométricas. Una vez que el niño comienza su escolaridad se deben traducir estas estructuras a símbolos. El trabajo de G. Mialaret muestra los pasos a seguir para este pasaje: la acción real con recuperación, la acción acompañada del lenguaje, conducta del relato, acción con objetos simples, traducción gráfica y finalmente traducción simbólica. Una vez lograda la representación simbólica, el niño debe desarrollar las habilidades para la resolución de problemas matemáticos que requieren operaciones. Para esta última fase se utilizó los trabajos de Luria y Tsvetkova que describen los procesos necesarios para la resolución de problemas: la comprensión del problema, la retención de los datos, la orientación de los datos del enunciado, el manejo de datos en operaciones determinadas y en una secuencia adecuada, crítica del resultado y autocorrección. Estos procesos se observan en problemas de complejidad creciente. En resumen, la prueba sostiene que “la resolución de problemas a nivel escolar, en sus aspectos mental y escrito, depende de las adquisiciones mecánicas y operacionales de cálculo, codificadas en símbolos y signos especiales del lenguaje matemático y de la adquisición de estructuras operatorias de sustento” (Olea et al, 1983?:16-17).
Evaluación:

  1. Marco teórico: La prueba tiene un sólido marco teórico, articulando el enfoque piagetano y el neuropsicológico de Luria. Establece una clara progresión en el desarrollo del pensamiento matemático en el niño.

  2. Administración: Requiere un examinador entrenado, que interactué cómodamente con el niño dentro del marco de la prueba.

  3. Interpretación: Sencilla, el manual otorga orientación para cada ítem que ayuda a otorgar el puntaje obtenido 0, 2 o 4.

  4. Validación: Aplicación experimental a 240 niños en igual proporción en cuanto a sexo, edad cronológica, niveles socioculturales y con rendimiento escolar satisfactorio. Para la muestra de estandarización se consideraron 720 niños entre 7 y 12 años, pertenecientes a niveles socioeconómicos alto, medio y bajo, de escuelas públicas y privadas de la Región Metropolitana.

  5. Presentación: Publicado por el CPEIP, con láminas incluidas. La editora Petrohué ofrece una batería con los materiales concretos necesarios. Excelente presentación.

La PCM es una excelente síntesis de las pruebas piagetanas y las pruebas neuropsicológicas orientadas al pensamiento matemático. Es clara y se encuentra bien estructurada. Es la única prueba del área matemática que se diseño y posee normas chilenas. Requiere familiaridad por parte del examinador y tener todos los materiales concretos para realizarla.




Instrumento de Evaluación de Lectoescritura basado en la MII

Autor

Carmen Soto (1997)

Objetivo

Evaluar la lectoescritura desde la metodología interaccional integrativa

Destinatario

Niños de 3° a 8° básico que presentan dificultades en comprensión lectora y/o escritura

Estructura

Consta de 7 u 8 ítemes que evalúan la capacidad de lectoescritura con actividades de respuesta abierta

Áreas evaluadas

Instrumental/Lectoescritura




Responder a preguntas abiertas basadas en un texto leído

Leer en forma comprensiva trozos que permitan responder a la información explícita e implícita del texto

Narrar en forma escrita a partir de su propia experiencia con una correcta ilación de ideas

Construir el significado del texto, a partir de una correcta seriación de los párrafos que la componen

Dibujar escenas alusivas al texto leído

Crear un texto simple a partir de frases dadas

Crear un trozo a partir de su propia experiencia, empleando correctamente al estructura de su lengua materna

Comprender y relacionar las oraciones con sus respectivas representaciones

Seriar correctamente los párrafos del texto presentado

Identificar los acontecimientos que pertenecen al texto, diferenciándolos de los que no pertenecen a éste

Ordenar los párrafos del texto, seriando correctamente


Criterio de Validación

Análisis cualitativo y cuantitativo, no posee normas

Administración

Individual

Prueba de lápiz y papel

Tiempo estimado: no se indica


Materiales

Cuadernillos de trabajo, láminas para contextualizar los cuentos

Fuente: Soto, Carmen; Instrumentos de Evaluación de Lectoescritura para Niños de 5° y 6° básico, basados en los principios y objetivos de la Metodología Interaccional Integrativa; Santiago: Ediciones Petroleé, 57 Págs. Manual y cuadernillos de 5° y 6° básico. Cuadernillos de 3° a 8° básico se pueden adquirir aparte en Ediciones Petrohué.

Carmen Soto es docente de la Universidad Católica de Temuco. El instrumento esta basado en el trabajo de la Dr. Nolfa Ibáñez, investigadora de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, quien desarrolló la Metodología Interaccional Integrativa La MII constituye la primera aplicación pedagógica de la postura teórica del biólogo chileno Humberto Maturina.






Fundamentación teórica: La Metodología Interaccional Integrativa es una aplicación pedagógica de la concepción del conocimiento y del aprendizaje de la biología del conocimiento de Humberto Maturana. La aplicación sistemática se basa, además, en los postulados de la psicología de Lev Vigostky y A.R. Luria. Los objetivos que se encuentran a la base de la MII es aumentar la autoestima de los niños y su disposición al aprendizaje escolar, y transformar al profesor en un guía neutral y activo que estructura experiencias de aprendizaje desde las experiencias y emociones reales de sus alumnos. Un concepto central es su actitud frente al error “dado que se asume que no existe error en la experiencia, no tiene sentido corregir un error como si quien lo comete hubiese tenido la posibilidad de hacer otra cosa, por lo que en la propuesta no se contempla sanción –verbal, actitudinal o de cualquier tipo- ante las respuestas o ejecuciones del alumno que son incorrectas para el profesor” (Ibáñez, 2000:3). Las actividades dentro de esta metodología son deben tener un contexto significativo, permitir que el niño resuelva el problema como estime conveniente, sin límite de tiempo, en forma de preguntas abiertas, se permite la autocorrección, la autoevaluación, y se alienta un tiempo de reflexión sobre las propias acciones. La evaluación contempla observar el producto y el logro de objetivos de aprendizaje, además siembre “debe contextualizarse y permitir más de un nivel de ejecución o respuesta, con el objeto de evitar la frustración y permitir la creatividad” (Ibáñez, 2000:4). El propósito es observar el tipo y nivel de aprendizaje que el estudiante puede demostrar en distintas situaciones con significado. Se considera que el acto intelectual se inicia frente a una pregunta o situación problemática, una vez que el niño ejecuta su respuesta del modo que decidió, se le pide que relate lo que hizo y lo fundamente. Esta última actividad permite verificar la tarea o eventualmente la autocorrección dando un cierre al acto intelectual. Las actividades de evaluación poseen dos niveles de resolución. El primero es formular la tarea, debido a que no hay instrucciones en la hoja. El segundo nivel corresponde al contenido, realizar correctamente la solución diseñada por el propio niño.
Evaluación:

  1. Marco teórico: La MII es un desarrollo teórico de autores chilenos. La propuesta es interesante en cuanto tiene una concepción sobre el conocimiento, una derivación teórica pedagógica y finalmente, experiencias concretas de aplicación en ámbitos escolares. Se observa coherencia entre la teoría y la práctica. Para la evaluación pedagógica, la diversidad de respuestas que pueden producir los niños, hace imprescindible una sólida formación teórica para interpretar y realizar juicios en base al desempeño de cada niño.

  2. Administración: Es sencilla, el profesional debe contextualizar y luego estar atento para segmentar la prueba si el niño se cansa.

  3. Interpretación: Se analiza los resultados en dos aspectos, la forma en que el niño resolvió el problema y el contenido de resolución. El juicio de logro es cualitativo y caso a caso.

  4. Validación: Aplicación experimental a 45 niños de grupos diferenciales que asistían a establecimientos educaciones de Ñuñoa y que pertenecen a niveles socioeconómicos culturales bajo y medio.

  5. Presentación: El instrumento se encuentra publicado por Ediciones Petrohué, su manual que contiene 2 cuadernillos, y 4 cuadernillos a parte.

La propuesta teórica es novedosa e interesante. Es útil contar con un instrumento de evaluación que incorpora conceptos sobre el proceso de enseñanza-aprendizaje desde la mirada constructivista en pedagogía. Se debe cautelar, sin embargo, la formación teórica del examinador para lograr observaciones, interpretaciones y juicios sobre el proceso de aprendizaje del niño que sean valiosos para el trabajo pedagógico y psicopedagógico.





Examen de lenguaje

Autor

Ricardo Olea (1975)

Objetivo

Lograr una apreciación general del lenguaje en sus aspectos fonológicos, semántico y sintáctico para detectar perturbaciones

Destinatario

Niños entre 7 años y 11 años 11 meses. Para niños mayores se debe aumentar el nivel de exigencia.

Estructura

La prueba consta de 50 ítemes divididos en 4 áreas: condiciones anatómicas para la fonación, recepción y emisión del lenguaje, comprensión y expresión del lenguaje.

Áreas evaluadas

Funciones Cognitivas/Lenguaje

Condiciones anatómicas

Condiciones anatómicas de los órganos fonoarticulatorios

Motricidad buco-faringea

Audición

Elocución



Recepción y emisión

Percepción auditivo-verbal

Articulación y memorización de oraciones



Comprensión

Ordenes verbales simples

Ordenes con gestos

Ordenes verbales complejas

Comprensión de gráficos



Expresión

Vocabulario

Expresión por gestos

Expresión espontánea

Relato de un cuento



Criterio de Validación

Valores de referencia

Administración

Individual

Prueba verbal

Tiempo estimado no se indica


Materiales

Manual y láminas

Fuente: Olea, Ricardo (1975); Examen de Lenguaje: Aplicación y Valoración; Santiago: CPEIP, 24 Págs., 20 láminas (7° ED., 1996)

El Dr. Ricardo Olea, neuropsiquiatra infantil, es uno de los fundadores de la psicopedagogía en Chile. Sus trabajos en la década de los setenta para la elaboración de instrumentos de diagnóstico chilenos fue la base para el trabajo de los profesores en los grupos diferenciales.






Fundamentación teórica: Esta pauta para el examen del lenguaje fue trabajada por el Dr. Olea, en especial en un Seminario de Título de la Cátedra de Neuropsiquiatría Infantil del Departamento de Educación Diferencial de la Universidad de Chile en 1973. El propósito es detectar niños que presenten anomalías, para entonces realizar una derivación a centros especializados.
Evaluación:

  1. Marco teórico: La prueba no presenta una fundamentación teórica. Es una batería de pruebas que permiten observar distintos aspectos del lenguaje.

  2. Administración: Requiere un profesional entrenado para observar y realizar la prueba

  3. Interpretación: El manual tiene orientaciones para la valoración de los resultados en las distintas pruebas.

  4. Validación: Fue aplicada a un grupo homogéneo de 150 niños normales de escuelas comunes de Santiago, que tenían entre 7 años y 11 años 11 meses de edad, durante el segundo semestre de 1973. Todos lograron el éxito completo o casi completo en los ítemes del test. Sin embargo las valoraciones son sugeridas.

  5. Presentación: El instrumento se encuentra publicado por el CPEIP. Las láminas que acompañan el examen tiene dibujos y fotografías que evidentemente pertenecen a la década de los setenta. Para el trabajo con los niños es necesario actualizar estas imágenes, para que sean más agradables, familiares y atractivas a los niños.

La prueba es algo extensa, presenta una lista de tareas a realizar. Quizás es posible fusionar algunas actividades y observar los elementos necesarios.




Prueba de Lectura y Escritura

Autor

Ricardo Olea (197?)

Objetivo

Detectar niños que presenten anomalías para realizar una derivación a centros especializados.

Destinatario

Niños en edad escolar.

Estructura

Sin información.

Áreas evaluadas

Instrumental/Lectoescritura

Lenguaje

Criterio de Validación

Análisis cuantitativo

Administración

Individual

Prueba de verbal y de lápiz y papel

Tiempo estimado: no se indica


Materiales

Láminas, lápiz y papel

Fuente: Olea, Ricardo (197?); Pruebas de Lectura y Escritura; Santiago: CPEIP, 8 Págs., 5 láminas

El Dr. Ricardo Olea, neuropsiquiatra infantil, es uno de los fundadores de la psicopedagogía en Chile. Sus trabajos en la década de los setenta para la elaboración de instrumentos de diagnóstico chilenos fue la base para el trabajo de los profesores en los grupos diferenciales.






Fundamentación teórica: Esta pauta para el examen del lenguaje fue trabajada por el Dr. Olea, en especial en un Seminario de Título de la Cátedra de Neuropsiquiatría Infantil del Departamento de Educación Diferencial de la Universidad de Chile en 1973. El propósito es detectar niños que presenten anomalías, para entonces realizar una derivación a centros especializados.
Evaluación:

    1. Marco teórico: La prueba no presenta una fundamentación teórica. Es una batería de pruebas que permiten observar distintos aspectos del lenguaje.

    2. Administración: Requiere un profesional entrenado para observar y realizar la prueba

    3. Interpretación: El manual tiene orientaciones para la valoración de los resultados en las distintas pruebas.

    4. Validación: Fue aplicada a un grupo homogéneo de 150 niños normales de escuelas comunes de Santiago, que tenían entre 7 años y 11 años 11 meses de edad, durante el segundo semestre de 1973. Todos lograron el éxito completo o casi completo en los ítemes del test. Sin embargo las valoraciones son sugeridas.

    5. Presentación: El instrumento se encuentra publicado por el CPEIP. Las láminas que acompañan el examen tiene dibujos y fotografías que evidentemente pertenecen a la década de los setenta. Para el trabajo con los niños es necesario actualizar estas imágenes, para que sean más agradables, familiares y atractivas a los niños.

La prueba es algo extensa, presenta una lista de tareas a realizar. Quizás es posible fusionar algunas actividades y observar los elementos necesarios.


Referencias



  1. Abarca, Susana et al. (1965). Adaptación y Análisis Estadísticos del Metropolitan Readiness Test, Memoria de Prueba para optar al Título de Psicólogo, Pontificia Universidad Católica de Chile.

  2. Acosta, E., Bazán, D. y otros (1999). “Propuesta de Código de Ética para la Profesión Psicopedagógica”, REPSI, Nº44.

  3. Alliende, F. y Condemarín, M. (1992). La lectura: teoría, evaluación y desarrollo, 1° ed., Santiago: Andrés Bello.

  4. Alliende, F., Condemarín, M. y Milicia, N. (1990). Prueba C.L.P. Formas Paralelas - Manual para la aplicación de la prueba de comprensión lectora de complejidad lingüística progresiva: 8 niveles de lectura; Santiago: Ediciones Universidad Católica de Chile (5° ed., 1996)

  5. Armau, J. (1978). Métodos de Investigación en las Ciencias Humanas, Barcelona: Omega.

  6. Baquero, R. y otros (1998). Debates Constructivistas. Buenos Aires: Aiqué.

  7. Barahona, M.E. et al. (2001). Concepción Epistemológica y Pedagógica de la Evaluación en Profesores Básicos del Nivel NB1 en los tres colegios que se dan en Santiago. Tesis para optar al Grado de Licenciado en Educación. Facultad de Educación de la Universidad Central. Santiago de Chile.

  8. Bazán, D. y Larraín, R. (1995). ¿Qué Modernidad queremos para la Educación?. Documento de Investigación Nº2, Universidad Educares, Santiago: Publicares.

  9. Bazán, D. y otros (1996). “Psicopedagogía: Del Perfil al Rol Profesional", en Bazán, D. y Larraín, R.(Eds.). Sueños y Desvelos de la Educación. Rancagua: Corporación Municipal de Rancagua.

  10. Bazán, D. y Livacic, C. (2002). “Más allá de la Cirugía Plástica: Nuevos Derroteros Epistemológicos para la Evaluación Psicopedagógica”. Revista Perspectiva, UCEN Nº 16.

  11. Berdicewski, O. y Milicic, N. (1979). Manual de la Prueba de Funciones Básicas: para predecir rendimiento en lectura y escritura; Santiago: Galdoc (11° ed., 1996).

  12. Berdicewski, O., Milicic, N. y Orellana, E. (197?). Elaboración de Normas para la Prueba de Dislexia Específica de Condemarín-Blomquist, Documento N°47, Programa de Educación Especial, Facultad de Educación, Pontificia Universidad Católica de Chile, 1983.

  13. Bravo, L. (2001). “Modelos de Investigación y Teorías sobre los Trastornos de Aprendizaje de la Lectura”, Revista Electrónica Umbral 2000, N°7, Septiembre del 2001, www.reduc.cl consulta 9 sept 2002.

  14. Bravo, L. (s/f). Cuestionario de Evaluación de Problemas de Aprendizaje (CEPA); Pontificia Universidad Católica de Chile.

  15. Bravo, L y Pinto, A. (1992). Batería de Exploración Verbal para Trastornos de Aprendizaje (B.E.V.T.A.); Santiago: CPEIP, (7° ed., 1996)

  16. Bravo, L y Pinto, A. (1997). “Pruebas psicopedagógicas de lenguaje y lectura para evaluar dificultades de aprendizaje escolar” Dificultades de Aprendizaje: Avances en Psicopedagogía, Santiago: Pontificia Universidad Católica de Chile.

  17. Buendía, L. y otros (1998). Métodos de Investigación en Psicopedagogía. Madrid: McGraw-Hill.

  18. Bunge, M. (1975). Teoría y Realidad. Barcelona: Ariel.

  19. Careaga, R. (1995). M.E.D.Y.R. – Metodología Estructural para el Diagnóstico y Reeducación de las Cuatro Operaciones Matemáticas Básicas; Santiago: Ediciones Petrohué.




  1. Chadwick, M. y Tarky, I. (1990). Juegos de razonamiento lógico: evaluación y desarrollo de las nociones de seriación, conservación y clasificación; Santiago: Editorial Andrés Bello.

  2. Chadwick, M. y Orellana, E. (s/f). Manual de la Prueba T.O.F.L.P., Santiago: Universidad Educares, Apuntes para estudiantes 1006/1011 s.f.

  3. Chadwick, M. y Fuentes, M. (1998). Evaluación del Conocimiento Matemático Benton-Luria; Santiago: Universidad Educares.

  4. Condemarín, M. y Blomquist, M. (1970). La dislexia – Manual de Lectura Correctiva, Santiago: Editorial Universitaria, (16° ed., 1988).

  5. Condemarin, M. y Chadwick, M. (1986). La escritura creativa y formal, Santiago: Editorial Andrés Bello, (5° ed., 1998).

  6. Condemarín, M., Chadwick, M. y Milicic, N. (1978). Madurez Escolar – Manual de Evaluación y Desarrollo de las Funciones Básicas para el Aprendizaje Escolar; Santiago: Editorial Andrés Bello, (8° ed., 1998).

  7. Delgado, J. M. y Gutiérrez, J. (1995). Métodos y Técnicas Cualitativas de Investigación en Ciencias Sociales. Madrid: Síntesis.

  8. De Miguel, M. (1982); “Técnicas e instrumentos de orientación escolar”, Revista de Educación, Barcelona.

  9. Delgado Santa Gader, K. (1996). Evaluación y Calidad de la Educación. Santafé de Bogotá: Ed. Magisterio.

  10. Echeverria, M., Herrera, M. y Vega, M. (1993). Test de Vocabulario en Imágenes: TEVI, Concepción: Universidad de Concepción, 2 vol. (2° ed., 1996).

  11. Estévez, C. (1996). Evaluación Integral por Procesos. Santafé de Bogotá: Ed. Magisterio.

  12. Feldman, J. (s/f). Cubos de Kohs; Santiago: Universidad Educares, texto de apoyo al estudiante.

  13. Fernández Ballesteros, R. (1994); Introducción a la Evaluación Psicológica, Madrid: Editorial Pirámide.

  14. García, J-N. (1995). Manual de Dificultades de Aprendizaje - Lenguaje, Lecto-escritura y Matemáticas; Madrid: Ediciones Narcea (3° ed., 1998).

  15. García Vidal, J. y González Majón, D. (1992). Evaluación e Informe Psicopedagógico, Madrid: EOS.

  16. Haessler, M. y Marchant, T. (1985). Test de Desarrollo Psicomotor – TEPSI; Santiago: Ediciones Universidad Católica de Chile (4° ed., 1992).

  17. Kamiusiri, L. (1983). “Diagnóstico Psicológico”. En AAVV: Diccionario de Ciencias de la Educación, Madrid: Editorial Rioduero.

  18. Lázaro, A. (1982). “Orientación de las dificultades del aprendizaje escolar”. En Revista de Educación, Barcelona.

  19. Lázaro, A. (1990). Problemas y Polémicas en Torno al Diagnóstico Pedagógico. Madrid: Anaya.

  20. Molina, S. (1991). Psicopedagogía de la lectura; Madrid: CEPE.

  21. Mercer, C. (1987). Dificultades de Aprendizaje. Barcelona: CEAC.

  22. Mondaca, I., Valdivia, V. y Owens, L. (1979). Estandarización Test Token, Santiago: Ediciones Petrohué.

  23. Olea, R. (1970). Batería de Prueba de Integración Funcional Cerebral Básica, Santiago: CPEIP-Ministerio de Educación (10° ed., 2000).

  24. Olea, R. (1975). Examen de Lenguaje: Aplicación y Valoración. Santiago: CPEIP. (7° ed., 1996).

  25. Olea, R. (197?). Pruebas de Lectura y Escritura; Santiago: CPEIP.

  26. Olea, R. y otros (1970). Prueba de Comportamiento Matemático, CPEIP-Ministerio de Educación (4° ed., 2001).

  27. Pérez, M y Bustamante, G. (1996). Evaluación Escolar. ¿Resultados o Procesos?. Santafé de Bogotá: Editorial Magisterio.

  28. Pérez Juste, R. (1990); Evaluación de Información en el Diagnóstico Pedagógico, Madrid: Bordón.

  29. Picq, L. y Vayer, P. (1977). Educación psicomotriz y retraso mental; Barcelona: Editorial Científico- médica (5° ed. revisada, 1985).

  30. Pinto, A. y Domínguez, P. (1988). Evaluación Cognitiva Escolar (de 4 a14 años); Santiago: CPEIP (7° ed., 2000).

  31. Poblete, P. (2002). La Entrevista en Profundidad Aspectos Conceptuales y Prácticos. Documento de uso Docente. Santiago: Inédito.

  32. Puebla, R. y Jiménez, M. (1996). “Revisión de la Batería de Prueba de Integración Funcional Cerebral Básica (INFUCEBA) del Dr. Ricardo Olea G.”, Investigación Educacional, N° 11, Santiago: Facultad de Educación-Universidad Católica de Chile.

  33. Rosas, R. y Sebastián, Ch. (2001). Piaget, Vigoski y Maturana – Constructivismo a tres voces; Buenos Aires: Aiqué, 1° ed.

  34. Ruz, J. y otros (1998). Una Nueva Estrategia para la Formación de Profesores, Santiago: Universidad Educares.

  35. Sánchez, A. y otros (1996). “Evaluar no es Calificar. La Evaluación y la Calificación en una Enseñanza Constructivista de las Ciencias”, Revista Investigación en la Escuela. Nº 30.

  36. Santos, M. A. (1996). “Evaluar es comprender. De la concepción técnica a la dimensión crítica”, Revista Investigación en la Escuela. Nº 30.

  37. Sepúlveda, G. y Jofré, A. (1984?). Escalas Diagnósticas de Lectura de G. Spache; Santiago: Universidad de Chile, texto monográfico.

  38. Skinner, B.F. (1982). Tecnología de la Enseñanza, Barcelona: Labor.

  39. Sobrado, L. y Ocampo, C. (1998). Evaluación Psicopedagógica y Orientación Educativa. Barcelona: Ed. Estel.

  40. Soto, C. (1997). Instrumentos de Evaluación de Lectoescritura para niños de 5° y 6° básico, basado en los principios y objetivos de la Metodología Interaccional Integrativa; Santiago: Ediciones Petrohué, (2° ed., 1998).

  41. Taylor, S. y Bogdan, R. (1986). Introducción a los Métodos Cualitativos de Investigación. Buenos Aires: Paidós.

  42. Valcke, C. (1985). Examen Psicomotor de L. Picq y P. Vayer, Talca: Universidad Católica del Maule, texto de apoyo al estudiante.

  43. Valenzuela, A. (1982). “Índice de ajuste del niño al medio escolar”, Revista de Educación, Santiago: Ministerio de Educación, N° 103, Diciembre de 1982.

  44. Varios Autores (1995). Revista Alambique. “Evaluación de los Aprendizajes”, Nº 4, Abril.

  45. Varios Autores (1996). Revista Investigación en la Escuela. “Evaluar no es Calificar”. Nº 30.

  46. Vidal, J.G. y Manjón, D.G. (1998). Evaluación e Informe Psicopedagógico. Una Perspectiva Curricular. Madrid: Editorial EOS.

  47. Zazzo, R. et al. (1976). Manual para el examen psicológico del niño, Madrid: Editorial Fundamentos, 2 Vol.



Baterías


Batería del TEPSI; Santiago: Ediciones Petrohué

Batería del Test de Token; Santiago: Ediciones Petrohué

Batería de las Pruebas Piagetanas, Santiago: Ediciones Petrohué

Batería de la Prueba de Comportamiento Matemático, Santiago: Ediciones Petrohué

Cubos de Kohs; Santiago: Ediciones Petrohué




1 Psicopedagoga y Licenciada en Educación.


2 Profesor. Jefe de la Carrera de Pedagogía en Educación Diferencial. UAHC.

3 Esta indagación se hizo vía cuestionario.

4 Este manual fue elaborado como parte de un proyecto de investigación financiado por el Instituto Profesional Los Leones. Departamento de Investigación y Asesoría a la Docencia, 2001-2002.





5 Buena parte de estas ideas han sido recogidas y adaptadas a partir de un documento inédito redactado originalmente por las psicopedagogas Verónica Garcés y Adriana López, entre 1998 y 1999, al interior de la Universidad Educares, Sede Rancagua, en lo que constituye un esfuerzo primero e inconcluso de elaboración de un manual de evaluación psicopedagógica.


6 Cfr. García Vidal, J. y González Majón, D. (1992). Evaluación e Informe Psicopedagógico, Madrid: EOS., p. 163.


7 Lázaro, A. (1990). Problemas y Polémicas en Torno al Diagnóstico Pedagógico. Madrid: Anaya, p. 11.

8


 Ibid, p.7.


9 Kamiusiri, L. (1983). “Diagnóstico Psicológico”. En AAVV: Diccionario de Ciencias de la Educación, Madrid: Editorial Rioduero, p. 207.


10 Pérez Juste, R. (1990); Evaluación de Información en el Diagnóstico Pedagógico, Madrid: Bordón, p.17.


11 Sobrado, L. y Ocampo, C. Op. cit.


12 Lázaro, A. (1982). “Orientación de las dificultades del aprendizaje escolar”. En Revista de Educación, Barcelona, p. 270.


13 Esta sección fue publicada en Bazán, D. y Livacic, C. (2002). “Más allá de la Cirugía Plástica: Nuevos Derroteros Epistemológicos para la Evaluación Psicopedagógica”. Revista Perspectiva, UCEN Nº 16.

14


 Cfr. Ruz, J. y otros (1998). Una Nueva Estrategia para la Formación de Profesores, Santiago: Universidad Educares.


15 Véase Bazán, D. y Larraín, R. (1995). ¿Qué Modernidad queremos para la Educación?. Documento de Investigación Nº2, Universidad Educares, Santiago: Publicares.


16 Cfr. Acosta, E., Bazán, D. y otros (1999). “Propuesta de Código de Ética para la Profesión Psicopedagógica”, REPSI, Nº44.


17 Esta tendencia se revela en las publicaciones especialmente destinadas a abordar globalmente las nuevas tendencias constructivistas sobre el aprendizaje y la evaluación. Véase los números monográficos: (a) Revista Alambique. “Evaluación de los Aprendizajes”, Nº 4, Abril de 1995 y (b) Revista Investigación en la Escuela. “Evaluar no es Calificar”. Nº 30, 1996.


18 Véase Pérez, M y Bustamante, G. (1996). Evaluación Escolar. ¿Resultados o Procesos?. Santafé de Bogotá: Editorial Magisterio.


19 De hecho, la Psicopedagogía no hace sino replicar los dilemas epistemológicos que sufren inevitablemente la Psicología y la propia Pedagogía, lo que ha llevado a analizar cada vez más a fondo el tema de la evaluación y el diagnóstico psicopedagógico. Cfr. Vidal, J.G. y Manjón, D.G. (1998). Evaluación e Informe Psicopedagógico. Una Perspectiva Curricular. Madrid: Editorial EOS.


20 Cfr. Santos, M. A. (1996). “Evaluar es comprender. De la concepción técnica a la dimensión crítica”, Revista Investigación en la Escuela. Nº 30.


21 Cfr. Baquero, R. y otros (1998). Debates Constructivistas. Buenos Aires: Aiqué.


22 Al parecer, este cambio de actitud en el mundo de la escuela es todavía muy precario. Véase Barahona, M.E. et al. (2001). Concepción Epistemológica y Pedagógica de la Evaluación en Profesores Básicos del Nivel NB1 en los tres colegios que se dan en Santiago. Tesis para optar al Grado de Licenciado en Educación. Facultad de Educación de la Universidad Central. Santiago de Chile.


23 Estas ideas están tomadas preferentemente de (a) Estévez, C. (1996). Evaluación Integral por Procesos. Santafé de Bogotá: Ed. Magisterio, y (b) Delgado Santa Gader, K. (1996). Evaluación y Calidad de la Educación. Santafé de Bogotá: Ed. Magisterio.


24 Cfr. Sánchez, A. y otros (1996). “Evaluar no es Calificar. La Evaluación y la Calificación en una Enseñanza Constructivista de las Ciencias”, Revista Investigación en la Escuela. Nº 30.


25 Cfr. Sobrado, L. y Ocampo, C. (1998). Op.cit.


26 Véase Bazán, D. y otros (1996). “Psicopedagogía: Del Perfil al Rol Profesional", en Bazán, D. y Larraín, R.(Eds.). Sueños y Desvelos de la Educación. Rancagua: Corporación Municipal de Rancagua.


27 Cfr. Buendía, L. y otros (1998). Métodos de Investigación en Psicopedagogía. Madrid: McGraw-Hill.


28 Skinner, B.F. (1982). Tecnología de la Enseñanza, Barcelona: Labor.


29 Bunge, M. (1975). Teoría y Realidad. Barcelona: Ariel.


30 Armau, J. (1978). Métodos de Investigación en las Ciencias Humanas, Barcelona: Omega.


31 Fernández Ballesteros, R. (1994); Introducción a la Evaluación Psicológica, Madrid: Editorial Pirámide, p.74


32 García Vidal, J. y González Majón, D. (1997); op. cit., p. 126


33 Sobrado, L. y Ocampo, C. Op. cit., p. 52.


34 De Miguel, M. (1982); “Técnicas e instrumentos de orientación escolar”, Revista de Educación, Barcelona, p. 97


35 Cfr. Taylor, S. y Bogdan, R. (1986). Introducción a los Métodos Cualitativos de Investigación. Buenos Aires: Paidós.


36 Cfr. Delgado, J. M. y Gutiérrez, J. (1995). Métodos y Técnicas Cualitativas de Investigación en Ciencias Sociales. Madrid: Síntesis.


37 Las “conversaciones informales”, si bien son de algún modo entrevistas, suelen ser elementos orientadores y contextualizadores, pero no otorgan las mejores oportunidades de captar el significado profundo que se busca.

38 Tomado de Poblete, P. (2002). La Entrevista en Profundidad Aspectos Conceptuales y Prácticos. Documento de uso Docente. Santiago: Inédito.





39 Mercer, C. (1987). Dificultades de Aprendizaje. Barcelona: CEAC, p.153.


40 Fernández Ballesteros, R. (1994). Op. cit., p. 138



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos