En el albaicíN


Los dueños de los pubs quieren reabrir a las seis de la mañana en protesta por los cierres



Descargar 454.59 Kb.
Página7/11
Fecha de conversión18.03.2019
Tamaño454.59 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

Los dueños de los pubs quieren reabrir a las seis de la mañana en protesta por los cierres
29/11/2001- 9:34:- Ayuntamiento GRANADA DIGITAL

La polémica suscitada por el horario de cierres de los pubs y locales nocturnos parece no tener fin. La prohibición de que, durante fines de semana, permanezcan abiertos a partir de las 3.00 horas, al aplicar el Ayuntamiento un decreto de la Junta de Andalucía que data de 1987, está llamada a ser la llama que encienda más de una movilización. Así, tras la manifestación que recorrió el centro el fin de semana pasado, para las madrugadas próximas de viernes y sábado, varios empresarios de zonas denominadas de la 'movida', especialmente las situadas en el entorno de Elvira y alrededor de la Plaza de Toros, están decididos, como fórmula de protesta, a volver a abrir sus establecimientos desde las seis de la mañana, amparándose en que sus licencias les permiten el mismo horario que a las cafeterías.

Un portavoz de los empresarios dijo a este diario que esta medida ya ha sido adoptada por empresarios de Málaga ante problemas similares, al tiempo que añadió que esperan tengan éxito las gestiones iniciadas por la Federación de Hostelería para que la Junta de Andalucía flexibilice los horarios. Muchos empresarios, concretamente de calle Elvira, argumentan además que las restricciones y las imposiciones de cierre ocasionan 'problemas económicos graves' que están obligando a reducir las plantillas de trabajadores.

Batida policial para imponer el horario de cierre en la 'movida'

Numerosos locales intentaban burlar a los agentes cerrando las persianas La inspección alcanzó a 72 locales en diez zonas y acabó con 17 denuncias

pablo mariscal granada IDEAL, 3-12-2001

«Estamos asistiendo a una noche de 'movida' singular porque ya no es como antes. Ahora hay unas dos o tres mil personas que son las que secundan lo que era antes la gran concentración del 'botellón', y es porque tienen mucha movilidad». Así se expresaba al finalizar su jornada de trabajo el sargento de la Policía Local, bastante satisfecho con la gran labor que se ha hecho el fin de semana.

Sin ningún altercado, con 198 denuncias por diferentes motivos y con mucha mano izquierda, los agentes han conseguido reducir de forma espectacular los efectos del 'botellón' y que se vaya tomando conciencia de que es de obligatorio cumplir el horario de cierre de pubs y discotecas de la capital. Este periodista y un fotógrafo acompañaron a los agentes municipales durante toda la noche del sábado en la primera gran batida realizada para imponer los horarios de cierre. Resultado: siete horas de trabajo y una ciudad tranquila y más concienciada con el respeto a los vecinos.

La operación, paso a paso

La noche del sábado se presentaba fría para los miles de jóvenes que salían de sus pisos y residencias a la calle en busca de algo de diversión, una diversión que siempre suele tener el mismo recorrido: de la casa a la tienda, de la tienda a la plaza del 'botellón', de éste al pub y, «cuando lo cierren o nos echen», a la discoteca.

La Policía Local también tiene preparada su intervención. Son varias horas planificando el dispositivo de esta noche y la forma de actuar de los 22 agentes que van a intervenir. El sargento sabe que el Plan Especial Movida se debe aplicar a rajatabla, pero con un fin bien distinto al que se imaginan los ciudadanos que a esas horas duermen. La Policía aconseja, habla e, incluso, ríe con la gente joven que hace 'botellón'. Ellos agradecen esa profesionalidad y el buen trato y se van con la copa a otra parte. Sobre las dos de la madrugada se establece un control de motocicletas en la Plaza Isabel la Católica. Hacen el control porque lo que antes era un hervidero de jóvenes bebiendo en el monumento o en la cercana plaza del poeta Luis Rosales, ahora es un mar de tranquilidad. Este es sólo el primer resultado de la eficacia que encontramos durante la noche. El control es dinámico. Hay una pareja de motoristas situados estratégicamente para 'acompañar' al infractor hasta la plaza y evitar así que a última hora decida evitar lo que un joven denunciado calificó de «el mismo rollo de siempre».

Los 22 agentes se distribuyeron por diez zonas, más el sargento encargado del dispositivo que nos acompañó, gracias al cual ha sido posible este reportaje, y no paraban de decir por la emisora que Granada «estaba limpia». Por desgracia, los empleados de Inagra no pudieron corroborar este extremo, pero los agentes se referían a que las principales zonas del 'botellón' ya habían sido disueltas, salvo la Plaza de las Pasiegas, en la que había unos 1.500 jóvenes bebiendo. La actuación policial fue impecable y en 18 minutos quedó todo disuelto, menos la basura. Plaza Nueva, la de la Universidad, la Romanilla... Todo estaba sin gente a las 02,35 horas.



Hora de cerrar

A las 03,18 horas comenzó a actuar el dispositivo para obligar a los pubs y discotecas a cumplir el horario de cierre. Es difícil porque no están acostumbrados, pero ésa es la ordenanza. Jamás en la historia de la 'movida' de Granada, 22 agentes habían conseguido que se cumpla la ley tan rápido en alrededor de 70 locales.

Los laterales de Pedro Antonio de Alarcón iban siendo inspeccionados por los agentes municipales. La picaresca no tiene límite, pero por desgracia. Por desgracia porque hubo locales que cerraron sus persianas y echaron los candados con más de 100 clientes dentro para evitar ser descubiertos y sancionados por los agentes. No contaban con la profesionalidad del sargento ni con la de su grupo. Fue espectacular ver cómo levantaban las persianas a mano y descubrían el peligroso pastel. La cara de los dueños no se puede describir con palabras.

La noche transcurrió sin incidentes graves y con todos los locales de ocio nocturno cerrados, unos con denuncia y otros con buenas formas porque accedieron a la primera y no fueron reincidentes o, por lo menos, no se trataron de reir de los agentes, como intentaron algunos. «Los pubs y discotecas tiene todo el derecho a protestar, pero mientras no se cambie la ley, los agentes deben hacer cumplirla y educar a los jóvenes que se lanzan a la calle en busca de bebida más barata, a costa de sufrir casi una hipotermia», señala un portavoz.

Con caras de cansancio por una noche dura, los 22 agentes regresan a la Jefatura y los jóvenes se fueron a sus casas.

La demolición del 'Reuma'

EL decrépito edificio del hotel Bosque de la Alhambra va a desaparecer. La sentencia ya ha sido pronunciada. Considero que sin agotarse absolutamente las posibilidades del procedimiento, al menos en lo relativo a la opinión pública, en un asunto como éste que sin duda conmoverá a Granada. El derribo del vetusto inmueble particularmente no me parecería mal llegado el caso si redundase en beneficio para nuestro patrimonio histórico y si fuese necesario para la preservación y engrandecimiento del primero de nuestros monumentos. Claro está, entendida la medida en el contexto de un discurso general e ineludible sobre el tratamiento para toda la ladera y el entorno de la Alhambra, e incluso de todos los monumentos de Granada, no como una actuación aislada más o menos caprichosa. Pero, la decisión lisonjera y sigilosa de la demolición no meditada en todos sus aspectos, sin extender la filosofía a la demolición de otros inmuebles tanto o más impactantes que el hotel Reuma, sí que me parece 'a priori' arbitraria por precipitada, cuando se podrían barajar otras soluciones. «Para demoler siempre hay tiempo...», dice Torres Balbás en una de sus secuencias epistolares con Gallego Burín.

EL decrépito edificio del hotel Bosque de la Alhambra va a desaparecer. La sentencia ya ha sido pronunciada. Considero que sin agotarse absolutamente las posibilidades del procedimiento, al menos en lo relativo a la opinión pública, en un asunto como éste que sin duda conmoverá a Granada. El derribo del vetusto inmueble particularmente no me parecería mal llegado el caso si redundase en beneficio para nuestro patrimonio histórico y si fuese necesario para la preservación y engrandecimiento del primero de nuestros monumentos. Claro está, entendida la medida en el contexto de un discurso general e ineludible sobre el tratamiento para toda la ladera y el entorno de la Alhambra, e incluso de todos los monumentos de Granada, no como una actuación aislada más o menos caprichosa. Pero, la decisión lisonjera y sigilosa de la demolición no meditada en todos sus aspectos, sin extender la filosofía a la demolición de otros inmuebles tanto o más impactantes que el hotel Reuma, sí que me parece 'a priori' arbitraria por precipitada, cuando se podrían barajar otras soluciones. «Para demoler siempre hay tiempo...», dice Torres Balbás en una de sus secuencias epistolares con Gallego Burín.

Que yo conozca no se ha producido debate alguno respecto de la demolición del edificio del hotel Reuma. Por eso me llama poderosamente la atención contemplar la frivolidad con la que se están sucediendo en los medios de comunicación las opiniones parciales sobre el derribo. Cierto es que los responsables podrían aducir que la cuestión se planteó con ocasión del debate ideo-lógico del Plan Especial Alhambra-Alixares allá por el año 1987 -el documento final no contempla tal actuación-, pero no es menos veraz que los efectos del Plan se van a concretar ahora, siendo por tanto en este momento cuando habrá que juzgar la oportunidad de lo pergeñado de algún modo hace más de una década. «El planeamiento somete el territorio a una ordenación ideal, pero puede y debe ser revisado, estudiado y hasta cuestionado una vez formulado sólo así cumplirá su verdadero fin», ha expresado reiteradamente el Tribunal Supremo español en interpretación de la Ley del Suelo. Por ello, en este asunto relativo a la demolición del hotel Reuma no debería olvidarse que el Plan Especial de la Alhambra, según anunció la Administración del Conjunto Monumental, está actualmente en trance de revisión, ni que la experiencia urbanística revela que son muchas las medidas incluidas en los planes que no se cumplen y aún más las que enunciadas en ellos en un contexto concreto y bajo unas circunstancias de apreciación determinantes del planeamiento material, son posteriormente anuladas por inoportunas. ¡Pues, no digamos ya en este caso que sólo queda amparado por la filosofía del planeamiento pero que no se ampara por una disposición concreta del mismo!

El tajo de la piqueta afectará ahora a un edificio en ruinas; ruinoso porque la ruina como la desolación se producen en Granada la mayoría de las veces como propósito más que como resultado del olvido. Pero la destrucción, como la piqueta, parece que no admiten debate en nuestra ciudad, al menos por los que las manejan a su antojo. «Que el hotel Reuma es un parche debajo de los rojos torreones de la alcazaba nazarí», no hay que ser muy avispado para concluirlo, pero que el edificio forma parte de una de las panorámicas tradicionales más consolidadas de Granada es también indudable -¡ojo!: he dicho «tradicional», que ni siquiera me he permitido usar el calificativo de «histórica» vaya que alguien ponga tildes a la expresión a pesar de que la ley de Patrimonio Histórico me ampara (art. 2.1.º)-. Guste o no, 'la Maleta' -que por este apelativo también se conoce al edificio- forma parte entrañable de la historia cotidiana de Granada como un bien integrado en la vida de nuestra ciudad desde la década de los años diez del pasado siglo, como antes que él también lo estuvieron los edificios preexistentes que ocuparon el mismo solar, al menos desde el siglo XVIII (queda en entredicho por erróneo el dato que interesadamente se está difundiendo sobre que la visual de la Alhambra está afectada por el inmueble del carmen de Santa Engracia -el hotel Reuma- desde hace sólo 90 años).

Tal vez por no haberse debatido sobre la preservación de las panorámicas particulares y sobre la protección de los entornos monumentales en Granada, en su día se produjeron hechos tan lamentables para el discurso arquitectónico de nuestra ciudad, como la construcción del edificio del banco Santander -qué ahora nuevamente se está ampliando en su quinta planta-, el hotel Alhambra Palace, se construyeron clandestinamente los hoteles del Generalife, se realizaron enterramientos fuera del recinto del cementerio, se aniquiló el barrio Fígares, se tapió el mirador de la Rauda, se atentó contra la parte alta del Suizo, se ha realizado la intervención en la fachada del antiguo convento de Santa Paula -que va a aportar al debate patrimonial una terraza volada a modo de viaducto ferroviario-, se va a hacer una nueva barrabasada con el hotel Victoria o se han producido tantas otras actuaciones significativas para el patrimonio 'visual' granadino, de todos conocidas.

Mas la sorpresa se produce ahora con mayor denuedo en el asunto irreflexo del hotel Reuma, al hilo del contiguo edificio Rey Chico. Aquellos que sostenían a capa y espada la inocuidad panorámica de la denostada obra de Rafael Soler, amparan ahora sus pretensiones aniquiladoras en el impacto visual que produce el edificio del viejo hotel. «Una construcción que lleva tanto tiempo hiriendo la Alhambra, tanto, tanto, que hoy día pasa desapercibida para los granadinos».

El planteamiento es al menos contradictorio como vemos, por lo que pienso que los defensores de las teorías revisionistas de la historia de la arquitectura de nuestra ciudad no deberían superar irreflexivamente este asunto. Caso contrario seremos muchos los que exigiremos la regeneración visual de Granada en toda su amplitud y creo que habrá euros suficientes para dar cumplida satisfacción a nuestras ansias restauradoras.

Desde los postulados conservacionistas insisto en que antes de actuar sobre el Reuma tal y como se va a hacer, debería abrirse un debate sobre el tratamiento de todo el entorno de la Alhambra y por tanto sobre la oportunidad del derribo aislado de un edificio antiguo. Caso contrario, me temo que la polémica estará nuevamente servida, porque somos más los que consideramos que en democracia y más aún en gestión democrática el debate no puede ser hurtado a los ciudadanos, destinatarios finales de los resultados de la gestión pública.

CÉSAR GIRÓN

MÁS DE 2.000 DENUNCIAS EN LA 'MOVIDA'

El tripartito admite que no ha frenado los efectos del 'botellón'
GRANADA DIGITAL 5/12/2001- 5:18:- Ayuntamiento

El fuerte dispositivo policial establecido por el Ayuntamiento de Granada los fines de semana dentro del plan especial diseñado para hacer frente a los efectos de la movida y el botellón no ha logrado reducir el fenómeno sino desplazarlo de los lugares donde se concentraban los jóvenes hacia otras zonas. Así lo admitió en rueda de prensa, el concejal de Tráfico y Protección Ciudadana, José Antonio Orta (PSOE), quien subrayó no obstante que la presencia policial no tiene fines 'represivos', sino el objetivo de intentar 'disuadir' a los jóvenes, reforzar la seguridad para evitar incidentes y hacer cumplir las ordenanzas.

Las noches de los fines de semana, a los dieciocho agentes que integran el servicio ordinario de la Policía Local, se suman otros 22 que patrullan en exclusiva las zonas de la movida, donde, según los cálculos municipales, se han reunido un total de 30.000 jóvenes desde el pasado 12 de octubre. Esta iniciativa se puso en marcha por primera vez el año pasado en la zona de Gran Capitán, uno de los lugares que frecuentan los jóvenes para el botellón por estar próximo a la zona de bares de Pedro Antonio de Alarcón, tras las quejas vecinales. Según el concejal, la Policía evitó concentraciones 'masivas' en Gran Capitán, pero éstas aparecieron después en los alrededores de la calle Elvira y, tras actuar en esta zona los jóvenes se reúnen ahora en la Plaza de la Trinidad y en la Plaza de las Pasiegas, junto a la Catedral de Granada.

Ahora habrá más cobertura policial en esos lugares, adelantó Orta quien reconoció que no está 'del todo satisfecho' con los resultados de esta medida y, tras reiterar que no tiene fines represivos, expresó su confianza en que poco a poco el fenómeno irá 'disminuyendo'. El concejal hizo hincapié en que la movida es un problema que afecta a la mayoría de las ciudades andaluzas, 'muy complejo', y que requiere de 'la colaboración' de jóvenes y vecinos que deben hacer 'un esfuerzo' para no atentar contra el derecho a la diversión y al descanso de unos y otros.

La presencia policial en las zonas de la movida de Granada sin embargo, sí ha servido para ejercer un estricto control sobre el horario de cierre de los bares y pubs, cuyos propietarios llegaron a manifestarse en contra de la medida. Según los datos facilitados por Orta, quien insistió en que no quieren perjudicar a los empresarios y que se limitan a hacer cumplir la ley, los agentes han tramitado 152 denuncias por incumplimiento de la normativa del horario de cierre de bares y han visitado medio millar de establecimientos. Desde el 12 de octubre al 1 de diciembre, la Policía Local ha impuesto en las zonas de la movida 1.970 denuncias por infracciones de tráfico que serán tramitadas por el Ayuntamiento y ha remitido otras 219 denuncias a la Jefatura Provincial de Tráfico. Los agentes han firmado 39 denuncias por incumplimiento de las ordenanzas de limpieza y otras 25 por incumplir la referida a los ruidos; otras 4 por venta ambulante; y han abierto diligencias por alcoholemia en 8 casos. La Policía Local ha identificado a 589 personas y ha retirado 369 vehículos y 42 ciclomotores.

Por Gd/Efe



QUEJAS DE LOS EMPRESARIOS

Vecinos del Bajo Albaicín proponen trasladar la 'movida' fuera del casco urbano
GRANADA DIGITAL 4/12/2001- 6:33:- Barrios

Los vecinos del Bajo Albaicín, unos de los más perjudicados por los denominados efectos de la 'movida' en el entorno de Elvira y Plaza Nueva, pedirán a la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento que estudie el traslado de los locales nocturnos fuera del casco urbano mediante la habilitación de una zona determinada para la expansión. La iniciativa está respaldada por varios colectivos vecinales de Granada que protestan por los ruidos y sus consecuencias en el descanso de las personas.

La asociación del Bajo Albaicín, en un comunicado, sostiene que reconoce la necesidad de la actividad industrial de los pubs, pero aplaude las restricciones horarias impuestas que fijan las 3.00 como tiempo límite de apertura de los establecimientos, e incluso añaden que pedirán a la Junta de Andalucía que modifique la legislación actual e impida el funcionamiento de pubs desde las seis de la mañana. Mientras tanto, la polémica está servida porque la mayoría de empresarios consultados por GRANADA DIGITAL aseguran que la pérdidas económicas por los cierres les aboca a situaciones comprometidas, al tiempo que se ven obligados a echar a los clientes a la calle antes de que concluyan sus consumiciones. Una representación de la Federación de Hostelería tiene previsto desaplazarse a Sevilla para instar a la Junta a flexibilizar los horarios.

Por Gd/Efe

CARTAS AL DIRECTOR. IDEAL 5-12-2001

Baltasar Garzón, Cambril y la 'movida'

Sr. Director de IDEAL: No suele ser costumbre por mi parte contestar a opiniones, a veces más o menos ofensivas, realizadas contra mi persona.

Para un político es fundamental saber entender la crítica, salvo cuando ésta no se fundamenta en hechos verdaderos, verificados, contrastados o mínimamente comprobados. No creo que la opinión de Antonio Cambril del pasado 28 de noviembre, referida en la columna titulada 'La ley seca', fuese producto de la mala fe, sino más bien de una falta de información evidente que, en definitiva, sitúa a este concejal donde no le corresponde, introduciendo elementos de distorsión en vez de alguna luz, que nunca viene mal aún a riesgo de poder estropear un titular.

No me encuentro ante un fenómeno desconocido para mí, aunque en este caso, por la debida aureola profesional que despierta el firmante, creo necesario hacer algunas consideraciones:

La primera, que este concejal no se ha dedicado nunca a emular la figura de Elliot Ness, que no ha impuesto ninguna ley seca, y que ni tan siquiera es responsable del control de horarios por parte del Ayuntamiento, misión que corresponde -para su información- a la Concejalía de Tráfico, Transportes y Seguridad Ciudadana.

En segundo lugar, la disposición horaria de los 'pubs' y establecimientos públicos nace de la obligación marcada por la Junta de Andalucía en la orden de Gobernación de 14 de mayo de 1987, y en ningún caso se trata de una disposición municipal o de este edil, tal y como se llega a advertir en la referida columna.

En tercer lugar, estamos ante un problema de calado social, complejo, con unos efectos indeseados que afectan a todos y que deben tener una respuesta adecuada de todas las instituciones, justo en un marco de convivencia para todos los derechos.

En mi opinión, estos y otros factores no se tienen en cuenta a la hora de elaborar su columna, señor Cambril. Por mi parte entiendo que en este conflicto de derechos debe prevalecer la necesidad de una gran mayoría de granadinos por su descanso. Usted, señor Cambril, habla del derecho individual a la resaca. Comprenda que yo prefiera hablar del derecho de muchos ciudadanos a no soportar las resacas de los demás.

Atentamente.

Baltasar Garzón Garzón.

Concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Granada.

La Policía impone 152 denuncias a bares que incumplen sus horarios

El Ayuntamiento granadino afirma que mantendrá su ofensiva contra los «comportamientos ilegales» 64 agentes trabajan los fines de semana en las calles céntricas de la capital para controlar el 'botellón'
IDEAL 5-12-2001 juan enrique gómez granada

La ordenanza municipal por la que se regulan los horarios señala que los establecimientos de tipo A y B, es decir bares y pubs, han de cerrar a las 02,00 horas entre semana y a las 03,00 los fines de semana, con media hora más para tareas de desalojo y limpieza. Los incumplimientos pueden sancionarse con cantidades que oscilan entre 500.000 pesetas y cinco millones. Además se puede imponer el cierre del local por un periodo de 15 días. No se ha cerrado ninguno.El cierre de locales de ocio a las tres de la madrugada se hará cumplir a rajatabla. El responsable de Tráfico y Seguridad Ciudadana, el concejal José Antonio Orta, afirma que la Policía Local no bajará la guardia porque se tiene que conseguir que todo el mundo cumpla con la legalidad. Orta, que ayer exponía los datos de actuaciones policiales llevadas a cabo en todo lo relacionado con la 'movida', no hace caso de las protestas y concentraciones de dueños de pubs celebradas durante el pasado fin de semana. «Los horarios están para cumplirlos y no se entiende el motivo por el que un comercio, un cine, o un supermercado tienen que cerrar a su hora y un sector debe tener vía libre para cerrar a su antojo», afirma Orta, que considera que las tres de la madrugada en horario de invierno y las cuatro en el verano, es un horario razonable y no tiene que causar problemas económicos.



Denuncias

La ofensiva lanzada por el Ayuntamiento contra los que incumplen el horario de cierre se ha incrementado en las últimas tres semanas. Desde el pasado 12 de octubre, fecha en la que comenzó la 'Operación Movida', los agentes de la Policía Local han realizado 152 denuncias por incumplimientos del horario de cierre. Estas denuncias se han formulado después de visitar 500 establecimientos en repetidas ocasiones.

Los agentes locales también han detectado la persistente costumbre de cerrar las persiana y mantener la actividad en el interior del bar, algo que también está prohibido por las ordenanzas municipales.

El Ayuntamiento afirma que cumplirá con su obligación de control. «Tenemos la competencia sólo desde el pasado mes de marzo, que fue cuando la Junta de Andalucía traspasó a los ayuntamientos el control de aquellos espacios con aforos inferiores a 700 personas», afirma José Antonio Orta, por lo que no se puede decir que antes la Policía Local incumpliese sus funciones. Para los responsables municipales, la realidad es que se tienen que conjugar derechos e intereses de muchos colectivos. Por un lado el derecho de los hosteleros a realizar su actividad y el de los ciudadanos, incluidos los jóvenes, a divertirse, pero existe otro derecho más y que prevalece sobre los otros, el derecho al descanso. No se puede consentir que los establecimientos de ocio se conviertan, como es bastante habitual, en 'after hours' y cierren a las diez de la mañana.



'Movida'

Desde el 12 de octubre pasado, la Policía Local ha realizado multitud de actuaciones relacionadas con la 'movida'. Destacan, por su número, las denuncias por infracciones de tráfico. Los agentes han puesto 1.970 denuncias hasta el día uno de diciembre, la mayoría de ellas por falta de documentación de vehículos, saltarse semáforos y aparcar en las aceras o lugares no permitidos. A estas denuncias hay que añadir otras 219 que por su gravedad han sido remitidas a la Jefatura Provincial de Tráfico. Como resultado de los controles de tráfico se retiraron de las calles un total de 369 vehículos, además de 42 ciclomotores.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad