El principio de elusividad cósmica



Descargar 132.5 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión15.06.2018
Tamaño132.5 Kb.
Vistas64
Descargas0
  1   2   3





Ignacio Darnaude Rojas - Marcos

EL PRINCIPIO DE ELUSIVIDAD CÓSMICA

LOS OVNIS : UN INTRIGANTE BAILE


DE MÁSCARAS

Resulta que el mundo no es lo que parece. Según múltiples referencias , la fachada de la realidad no se corresponde ni de lejos con su genuíno noumen ontológico , lo que Kant denominó "la cosa en sí misma". Y los reinos y esferas de vida que no percibimos , representan mil veces el infinitésimo universo tridimensional que entra por los ojos. Si nos detenemos a pensar , existir es pura decepción , un chasco en toda regla perpetrado por los sentidos , que no captan el 99 % de todo lo que existe. La colosal impostura obedece a una maquinación de los guionistas y coreógrafos que desde dimensiones incorpóreas telecomandan el Gran Guiñol que es esta perra vida. Y la reacción de los estafados , el pueblo soberano , ante el gato por liebre , se limita a ajustarse las anteojeras , conformismo y encogerse de hombros.

Fuentes de la revelación contemporánea , aseveran que además de las piaras humanas que nos deja otear el buen pastor en nuestro redil planetario , en recintos no físicos radica una infinitud de apriscos ultragalácticos , que bullen con arcanas ovejas y zoologías exógenas que no somos capaces de imaginar.

Porqueros prestidigitadores oriundos de otras mansiones se encargan por lo visto de birlar ante nuestra mirada inquisitiva las dehesas y el ganado extra -nuestros hermanos de otras dimensiones- que se cria en invisibles encinares del vasto latifundio que es el universo.


El escamoteo de lo real a cambio de tramposos simulacros es tan antiguo como el mundo ; nació con todo aquello del Verbo y hágase la luz. La engañifa audio/táctil/visual la barruntamos en muchas facetas de la existencia , pero se detecta de forma particularmente ostensible en el nebuloso acontecer de los objetos no identificados. Salta a la vista que el gran montaje ufológico fue diseñado a propósito , en la inteligencia de que bajo ninguna circunstancia se produzcan constataciones incontrovertibles , que pongan de manifiesto la presencia de los tan ridiculizados platillos volantes , sus tripulaciones y remotos cuarteles generales.




A tal fin los exonautas se muestran siempre bajo velo , y los ovnis deambulan por la atmósfera , sobrevuelan instalaciones estratégicas y plantas atómicas , toman tierra , expelen enanos braquicéfalos , platican con humildes lugareños , dictan gruesos mamotretos a los contactados, abducen y preñan a inermes amas de casa , pero se cuidan mucho de pasar tarjeta de visita.

No hay duda de que el show interdimensional lo han programado adrede , con tan sofisticada ingeniería psicológica que en ningún momento genere pruebas incontestables.

Más de lo mismo : en medio siglo de intensa actividad ovni , sus ocupantes no nos han legado una sola comprobación segura. Llamativa anomalía que deja muy clara una de sus muchas rarezas : El Fenómeno nada y guarda la ropa. Exhibe su extraña parafernalia con harta impudicia , pero a la vez se oculta a sí mismo con sabia deliberación. Su adicción a la anfibología hace que el ufódromo apeste a chamusquina : después de millones de avistamientos no disponemos , como sería de esperar , de fotos indubitables , actas notariales solemnizando encuentros con discos voladores , ni testimonios de absoluta solvencia. Todo queda una y otra vez en agua de borrajas , y la gente mira para otro lado.

Esta sorprendente unanimidad a lo largo de medio siglo , en cuanto al quehacer oscurantista de la marabunta extraterrestre , pone de relieve que ha de funcionar algún férreo poder de coordinación centralizada , capaz de disciplinar los usos y costumbres de la abigarrada y masiva inmigración alienoplanetaria en el globo terráqueo. Al menos para que nunca se vulnere el sempiterno encubrimiento de los actores cósmicos. Tras protagonizar millones de incidentes ovni , han dejado patente su intención de arrojar la piedra y esconder la mano. No hay duda de que los dioses de este nuevo Olimpo de la era espacial gustan de la visita interplanetaria , pero manipulando las circunstancias de tal modo que los desprevenidos terrícolas no lleguen a creérselo del todo.



Enfín , la historia de la ovnilogía es un perenne juego al escondite , en el que ni por casualidad se encuentra a los esfumantes alienígenas. No han podido darse pues , ni son de esperar , invasiones de película ni aterrizajes a la luz del dia y ante las cámaras de televisión en el jardín de la Casa Blanca , como anhelan los candorosos adeptos de una trasnochada ufología de lo aparente. El investigador avisado, si no quiere caer víctima de la frustración ni acabar en una casa de salud , debe contar de antemano con la mencionada estrategia del estoy/no estoy , practicada con cínica sinvergonzonería por la quinta columna de los de Arriba. Y descartar para los restos cualquier tipo de desempeño E.T. fehaciente y a rostro descubierto.

Hay quien dé más ?. El truco de "hacer sin que lo parezca" y "parecer lo que no se es" conforma la primera constante a tener en cuenta en la ciencia ufológica. Su funcionamiento es perfecto : no se ha constatado un maldito fallo en cincuenta años. Sin una sola excepción histórica , todos y cada uno de los incontables episodios de avistamientos , aterrizajes , huellas y restos sobre el terreno , ufonautas , contactos y abducciones , son dudosos y presentan fallos , elementos incongruentes y detalles sospechosos que les restan seriedad científica y verosimilitud ante la opinión pública.

Es normal tanta chapuza por parte de superdotados del Espacio , la evanescencia en los sucesos y el zafarse una y mil veces por la tangente ?. A todas luces no. Aquí se malicia un plan , y excelente organización. Campaña tan infalible de no mostrar la jeta y evadir pruebas , indica que el juego de aparecer y escaquearse es justamente uno de sus objetivos prioritarios , cuyo cumplimiento han elaborado con extremada eficacia.


Y hay más : los ovnis estrellados y cadáveres de humanoides , que se dicen en poder de los servicios de inteligencia norteamericanos , no se deben a accidentes aleatorios. El hecho tan anómalo de que sobrevengan en áreas desérticas y los aparatos y tripulantes se conserven casi intactos , sugiere que han sido "depositados" a sabiendas por el Espacio , de espaldas al gran público , con miras de convencer selectivamente a las autoridades y sin desestabilizar el establishment local. Por tanto Roswell y asimilables no vulneran la inviolable táctica del enmascaramiento E.T..




El asombroso prodigio de que después de decenas de millones de observaciones no dispongamos de una sola evidencia desde el verano de l947 , ya define al Fenómeno como "una intromisión completamente ajena a la imperfecta tecnología de este mundo". En tal sentido los marcianos se comportan como ladrones en la noche , sutilizándose bajo máscaras cual comparsas de una tragedia griega en la edad cibernética. Se encuentran en este geoide trabajando a gran escala en algún proyecto desconocido , pero se libran con exquisitas precauciones de hacerse notar de forma irreversible.


Sin ir más lejos , gozan representando mimos ante testigos solitarios con defectos de carácter , a quienes luego nadie dará fe : tarambanas elegidos de antemano con la mala uva de aprovechar su conflictiva idiosincrasia y deteriorada credibilidad personal. Y mediante tal estratagema , quitarle hierro al evento OVNI , que es lo que se pretende. Sin perjuicio de que , al mismo tiempo , la subcultura E.T. vaya calando gradualmente en el género humano : su objetivo número uno.

LA ENCICLOPÉDICA INCULTURA


EXTRATERRESTRE DE LOS UFÓLOGOS
Por otro lado los extradimensionales lucen en el ámbito terrestre una anatomía tan insólita como variada : enanos , gigantes , cabezones , cíclopes de un solo ojo , reptilianos , y otras muchas rarezas por el estilo. Semejante "carrocería" no es , con bastante probabilidad , su armazón somático natural. La envoltura ficticia que dejan ver con interplanetaria caradura puede haber sido materializada in situ segundos antes , coagulando de la energía universal un pseudo organismo físico artificial y momentáneo , que no corresponde necesariamente a su genuína conformación. Remachemos que el plan E.T. consiste en hacernos creer ex profeso en lo que no son , obviando su verdadero quid ontológico.


Y para difuminarse fabrican sobre la marcha , gracias a su avanzada tecnología psico-física , la imagen visual de cara a la galería humana que más les convenga en orden a alcanzar sus metas secretas. Es desesperante , pero después de diez lustros de estudios , carecemos de técnicas prospectivas que nos permitan averiguar la auténtica realidad que se oculta tras sus ropajes de carnaval y extravagantes cuerpos recién salidos del horno.



Recordemos que nuestro único banco de datos para acometer una investigación rigurosa en torno a los histrionautas ( nunca mejor dicho ) , se basa en el proceder y aspecto externo de los malhadados vagabundos del cosmos. Y estamos hartos de comprobar que ambos son fingidos , pura comedia , caracterizaciones didácticas ante el terrenal patio de butacas. Es como si un heraldo de Ganímedes pretendiera estudiar la fauna humana contemplando en un teatro "El Mercader de Venecia".


Al limitarse como única referencia a los figurantes en escena , se le escaparían irremisiblemente la médula y enjundia del planeta , sus gloriosos paisajes , urbes y apasionados habitantes de carne y hueso , amén de la deslumbrante complejidad de esta raza imposible y embrujadora.


Pero abundemos en la oprobiosa ignorancia que nos aqueja : conocemos de sus señorías marcianas no lo que en verdad son , sino aquello que simulan ser cual saltimbanquis en el proscenio terrestre , en orden a crearse determinado estereotipo a su mejor conveniencia ( el paripé de que son tan antropomórficos y "humanos" como nosotros , verbigracia ). Siento dar la mala noticia , pero como detectives óvnicos estamos condenados a un estentóreo fracaso. La exclusiva materia prima con la que trabajamos son simples apariencias histriónicas , que no dan para alcanzar conclusiones fiables. Nuestras indagaciones nos llevarán a percibir , en el mejor de los casos y siempre con la venia de los primastros del Empíreo , embaucadoras bioformas irreales , sobrepuestas al noumen incognoscible de las exotribus. Morfologías acaso de cartón piedra , que los turistas del espacio/tiempo deciden mostrarnos entre risas burlonas. Al tiempo que escudan allende la verja vibratoria su genuína identidad , figura somática , origen y propósitos , parámetros esenciales que permanecen inalcanzables para el protocolo científico.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos