El inconsciente vital


CULTURA ESCINDIDA Y CULTURA BIOCÉNTRICA



Descargar 1.19 Mb.
Página8/9
Fecha de conversión12.05.2019
Tamaño1.19 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9

CULTURA ESCINDIDA Y CULTURA BIOCÉNTRICA

Nuestra cultura está escindida por una profunda disociación que infiltra todos los ámbitos del saber. Esta disociación se proyecta patológicamente en la educación, en la psicoterapia, en la medicina, en la sociología y, en general, en las ciencias del hombre.


Diríamos que la cultura realiza un vasto proceso de traición a la vida, en el que participan, consciente o inconscientemente, millares de intelectuales que separan las nociones de cuerpo y alma, hombre y naturaleza, materia y energía, individuo y sociedad, sagrado y profano.
La disociación entre lo sagrado y profano, que es inherente a las religiones, tiene que ser cuestionada. Si la vida en sí misma es sagrada, por ser la más espléndida expresión de lo cósmico y es también la más amplia hierofanía, la distinción ritual de ámbitos sagrados y profanos resulta absurdo.
La claridad del Principio Biocéntrico de Biodanza, que reconoce en la vida la más grande hierofanía, es lo que distingue esencialmente Biodanza de cualquier religión y también de cualquier psicoterapia.
En Biodanza, las personas al relacionarse en una Danza de Amor, restablecen un sentido cósmico que las integra a una unidad mayor. Los magnetismos de la danza generan campos creativos, eróticos y biológicos que no pretenden representar una realidad trascendente, sino que constituyen, en sí mismos, la gran ceremonia de la vida, trascendente por sí sola.
La cultura escindida descalifica la vida presente, la desacraliza y sabotea su valor intrínseco para ponerla al servicio de valores anti-vida.
La educación está infiltrada por la cultura disociativa. No obstante, la evolución de la ciencia y del pensamiento complejo, se orienta actualmente hacia una integración de conceptos que permanecieron separados durante muchos siglos y que dieron origen a la civilización anti-vida.
Biodanza propone la Integración Biocéntrica de la cultura y su ejercicio operacional en educación.
Presento aquí, dos figuras que ilustran, en el primer esquema la disociación cultural y, en el segundo esquema, la Integración Biocéntrica de la cultura.





DISEÑO DEL APOCALIPSIS

La atmósfera del Apocalipsis infiltra la vida cotidiana. El Apocalipsis no es una hipótesis para el futuro, es una forma interior de experimentar la existencia. No es apenas la destrucción ecológica, la vesánica extinción de la fauna, la violencia institucionalizada; no es sólo el genocidio y la barbarie, el hambre y el desamparo. El Apocalipsis entra por la ventana de nuestro cuarto: hay en el aire un desorden que agita las cortinas, un vacío en esa presencia de los muebles, una cacofonía de voces que no dicen nada. Es como si hubiéramos perdido las últimas claves de la vida. Y el amor no significa gran cosa, porque las acciones pueriles han pasado a ocupar su lugar. El Apocalipsis avanza por nuestros cuerpos en forma de cáncer o esquizofrenia; las arterias no tienen elasticidad para soportar la presión y estallan en el cerebro. Perdimos nuestra identidad sexual entre las imágenes del sexo, perdimos nuestra alegría entre los símbolos comerciales, nuestra salud en las amargas poluciones de cigarrillo, nuestro apetito en alimentos envenenados.


Pero, quizás todo esto todavía no es el Apocalipsis. El Apocalipsis es el “ya no importa”, es mirar a los ojos y no encontrarse, es hablar a las personas y no sentir la menor resonancia.
Estamos navegando en plena tempestad, el caos de miles de barcas que se hunden entre ahogos de náufragos sin esperanzas y sin auxilio, porque cada uno trata de salvarse solo.
El Apocalipsis se apodera de nuestro cuerpo, agarrota las articulaciones e impregna nuestras células para surgir de nuevo en nuestras miradas.
La violencia contra la naturaleza es la violencia contra nosotros mismos. La violencia no está sólo en los asesinos, en los torturadores, en los delatores; la violencia está en todas partes: en la arquitectura, en las calles, en el volumen de la música electrónica, en nuestro trabajo alienante.
Hicimos un “pacto con la muerte” y nos esforzamos en mantenerlo. Nos envolvimos en un vasto programa de degradación. Sin embargo, a veces, en la tarde poluída, entra por la ventana un rayo de sol, una invitación sutil al “pacto con la vida”.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad