El Gaucho Martín Fierro, seguido de La Vuelta de Martín Fierro



Descargar 8.49 Mb.
Página44/91
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño8.49 Mb.
1   ...   40   41   42   43   44   45   46   47   ...   91

546

Todos pueden figurarse

cuanto tuve que sufrir.

Yo no hacía sino gemir

y aumentaba mi aflición

no saber una oración

pa' ayudarlo a bien morir.
547

Se le pasmó la virgüela

y el pobre estaba en un grito.

Me recomendó un hijito

que en su pago había dejado.

"Ha quedado abandonado",

me dijo, "aquel pobrecito".
548

"Si vuelve, busquemeló",

me repetía a media voz.

"En el mundo éramos dos,

pues él ya no tiene madre;

que sepa el fin de su padre

y encomiende mi alma a Dios."

549

Lo apretaba contra el pecho,

dominao por el dolor:

era su pena mayor

el morir allá, entre infieles…

Sufriendo dolores crueles

entregó su alma al Criador.
550

De rodillas a su lado

yo lo encomendé a Jesús.

Faltó a mis ojos la luz,

tuve un terrible desmayo;

cái como herido del rayo

cuando lo vi muerto a Cruz.
VII

551

Aquel bravo compañero

en mis brazos espiró;

hombre que tanto sirvió,

varón que fue tan prudente,

por humano y por valiente

en el desierto murió.



552

Y yo, con mis propias manos,

yo mesmo lo sepulté;

a Dios por su alma rogué,

de dolor el pecho lleno,

y humedeció aquel terreno

el llanto que redamé.
553

Cumplí con mi obligación;

no hay falta de que me acuse

ni deber de que me escuse,

aunque de dolor sucumba:

allá señala su tumba

una cruz que yo le puse.
554

Andaba de toldo en toldo

y todo me fastidiaba;

el pesar me dominaba

y, entregao al sentimiento,

se me hacía a cada momento

óir a Cruz que me llamaba.
555

Cual más, cual menos, los criollos

saben lo que es amargura …

En mi triste desventura

no encontraba otro consuelo

que ir a tirarme en el suelo,

al lao de su sepoltura.
556

Allí pasaba las horas

sin haber naides conmigo,

teniendo a Dios por testigo

y mis pensamientos fijos

en mi mujer y mis hijos.

en mi pago y en mi amigo.
557

Privado de tantos bienes

y perdido en tierra ajena,

parece que se encadena

el tiempo; y que no pasara,

como si el sol se parara

a contemplar tanta pena.

558

Sin saber qué hacer de mí

y entregao a mi aflición,

estando allí, una ocasión,

del lado que venía el viento

oí unos tristes lamentos

que llamaron mi atención.



Compartir con tus amigos:
1   ...   40   41   42   43   44   45   46   47   ...   91


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad