El ensayo el más humano de los géneros jaime alberto vélez (in memorian)



Descargar 102.86 Kb.
Fecha de conversión30.12.2018
Tamaño102.86 Kb.


EL ENSAYO EL MÁS HUMANO DE LOS GÉNEROS

JAIME ALBERTO VÉLEZ (IN MEMORIAN)

Se suele afirmar que existen casi tantas definiciones de ensayo como ensayistas, y que el único acuerdo verdadero, en relación con el tema, consiste en considerar a Miguel de Montaigne como su creador.

Sin embargo, al leer los Ensayos con detenimiento se podrá encontrar que su autor no sólo se limita a bautizar un nuevo género. En otras palabras: el nombre de Montaigne sigue ligado al ensayo, no como un simple referente histórico, sino también como aquel que confirió a esta forma de escritura ciertas características que todavía hoy, cuatrocientos años después, continúan de algún modo vigentes. Si en Montaigne pervive un escritor “de todas las épocas’ —como suele afirmarse—, esto no se debe propiamente a sus opiniones (muchas de las cuales nadie se atrevería hoy a tomar en serio), sino a la manera como se relaciona con un lector intemporal. Lo perdurable no reside, pues, tanto en lo que dice, como en el punto de vista y en el tono que asume para decirlo. Y en esto radica, justamente, una de las claves del gran ensayo de todas las épocas.

La propuesta de Montaigne, desde luego, logró su cometido porque su obra alcanzó una gran aceptación entre el público de la posteridad y porque, además, la denominación de este género caló en otros autores. Los Ensayos de Francis Bacon, los Ensayos de Ralph W. Emerson, los de Charles Lamb, los Ensayos de poesía dramática de John Dryden o los Ensayos sobre lógica experimental de John Dewey, por ejemplo, manifestaron por medio del título una deuda con Montaigne, y sirvieron para entronizar y avalar un género que, en sus aspectos esenciales, había salido perfectamente definido de la pluma de su creador. El intento del escritor español Eugenio D’Ors por darle al essai francés la denominación más castiza de glosa fracaso rotundamente porque el ensayo no puede considerarse como una simple paráfrasis y porque la palabra elegida por Montaigne la superaba en connotaciones, como lo prueba su vigencia en varios idiomas. Conviene en este punto preguntar entonces: ¿qué particulariza a Montaigne y en qué consiste su legado?

Para empezar, Montaigne denominé ensayo” -es decir, intento o tentativa- a esta inesperada forma de escribir porque constituía una de las muchas maneras posibles de retratarse. La aseveración ‘yo mismo soy el tema de mi libro” representa el mejor indicio para inferir una de las principales características de este género naciente. Montaigne inaugura, por tanto, un modo personal de ver el mundo. Ya no se trata, como ocurría hasta entonces, de anteponer la religión, el poder político o la ciencia a los simples hechos. Ahora se trata de mirar con los propios ojos la realidad circundante. Lo novedoso en Montaigne —como suele decirse en una terminología moderna— reside en su punto de vista.

Esto no quiere decir, sin embargo, que el ensayo represente un género autista. Todo lo contrario. Desde su nacimiento se caracterizó por reconocer el papel determinante de la cultura y de la información. Uno de los aspectos más notorios y característicos de los Essais radica en las citas frecuentes: 1.264 tomadas de autores clásicos latinos, y 800 de otras fuentes. El ensayo, en consecuencia, nace como un intento abierto y liberal de plantear las propias opiniones, lejos de la pretensión de verdad irrefutable que tanta rigidez confería a la filosofía y a la religión de la época. Por esta razón, Montaigne se satisface con dejar sentada su posición una más entre todas las opiniones posibles.

Si los Essais han perdurado sin pretender alcances filosóficos como los de Platón en los Diálogos, y lejos también de constituirse en ciencia como la de Plinio el Viejo en su Historia natural, ello se debe a un ingrediente distinto: su autor habla al ser humano corriente con una voz más cercana a la conversación que a la lección o al sermón.

Esta voz, por supuesto, cuenta con algunos antecedentes, entre los cuales conviene mencionar: Las noches áticas de Aulo Odio, las Epístolas de Plinio, Los tratados morales de Séneca, las Disputatione de Cicerón, los Soliloquios de Marco Aurelio, los Diálogos de Platón y los Caracteres de Teofrasto. Considerando sus antecedentes, el ensayo debe entenderse como una forma de expresión a la que se llega, dentro del proceso natural de la cultura, por necesidades intrínsecas, no de un modo artificial o aleatorio. El individuo Montaigne en otros términos, da nombre y contribuye a fijar las características de un género que se produce por efecto de la evolución en la expresión de las ideas. Esto explica que se hable del ensayo como de un producto representativo del Renacimiento y, aparte se dio, como el medio más adecuado para debatir los asuntos específicos de la modernidad.

Ahora bien, aunque Montaigne conocía a fondo la filosofía, nunca intentó practicarla al modo de Platón, Séneca o Marco Aurelio. Lejos de sus alcances doctrinarios, él sólo veía en ella una ocasión para dudar, actitud escéptica que confiere a sus escritos una gracia y un interés tan amplios. De haber cultivado sistemáticamente una corriente filosófica, indudablemente Montaigne no habría llegado a ser el creador del ensayo. Desde sus mismos orígenes, este género se ha mostrado rebelde ante cualquier posibilidad doctrinaria, parcializada o exhaustiva. El farnoso “Que saisjeT’ —base de su actitud filosófica— lo emparenta de modo más directo con Cicerón que con Platón. Ocurre que Cicerón, lejos de considerarse un filósofo, decía de sí mismo: “Magnas sum opinato?”. Y de Montaigne, en realidad, se podrá decir que era tanto más opinador que el mismo Cicerón.

Si bien Montaigne se mostraba interesado en la ciencia y en la interpretación del comportamiento humano, su búsqueda se dirigía más a lo excepcional y a lo único que a la norma general. Su método —y no sólo el suyo desde entonces— residía en el asombro y la curiosidad, no en la verificación positivista. Lo que de verdad ensayó fue el anteponer su individualidad a la filosofía, a la ciencia natural y a la historia. Si de este experimento resultara posible extraer alguna definición, ésta señalaría que el ensayo consiste en una visión personal obtenida tanto a partir de diversas opiniones consultadas como de una observación directa de los hechos. De ahí que la gama de temas de los Ensayos se muestre tan amplia y variada. Algunos de ellos, a modo de ejemplo, son: la tristeza, la ociosidad, el canibalismo, las costumbres antiguas, el miedo, la pureza de la imaginación, la embriaguez, la vanidad de las palabras, la inconstancia de nuestras acciones... Conviene aclarar, sin embargo, que el autor no pretendía corregir errores, ni imponer una nueva visión del mundo, ni mostrarse mejor que otros. Su propósito, en apariencia modesto, se cumplía al dejar constancia de lo que pensaba y sentía. Si el resultado después de tantos años aun subsiste, ello se debe, entre otras razones, a una obra escrita con gracia y lucidez. Estas dos características, practicadas en los Ensayos con tanto virtuosismo, han pasado, junto con la visión personal del mundo, a servir de identificación del género.

Más que una fórmula precisa y definitiva, o una estructura exacta, del ensayo se mantienen vivas a través de todas las épocas ciertas virtudes que, en buena medida, se originan en los intereses y capacidades particulares del escritor. Esta afirmación no sólo es válida en el caso de Montaigne, o de los continuadores clásicos del género, sino también respecto de grandes ensayistas de este siglo como Roland Barthes, Karl Popper, Umberto Eco, Konrad Lorenz, Czeslaw Milosz, Isaiah Berlin, Elias Canetti, Jorge Luis Borges y Octavio Paz, por ejemplo. Algo, no obstante, impide repetir la estructura de un buen ensayo. Algo, además, impide precisar lo cautivante de un gran ensayista.

Ahora bien, de un género que nació profundamente individual, podría resultar ilógico e inconsecuente aseverar que conserva el sello de un solo autor. En realidad, más acertado seria afirmar que el ensayo asume las peculiaridades de aquel que lo practica. De modo que el mejor homenaje que rinden a Montaigne los grandes ensayistas de todas las épocas es diferenciarse de él. Un gran ensayista, en otros términos, imita a Montaigne en la medida en que alcance a ser original, individualista y lúcido como él. Y no se trata sólo de una paradoja. La vigencia y vitalidad del ensayo en la cultura occidental, especialmente en los dos últimos siglos, se deben a que este género se renueva con el aporte de cada gran ensayista. De ahí que para definir el ensayo se presenten las mismas dificultades que para fijarle límites a la originalidad. Se puede concluir, en consecuencia, que desvirtúan la naturaleza del ensayo aquellos escritos, rígidos y severos, producto de una fórmula de análisis o de una teoría previa. El ensayo, cualquiera que sea la materia de que se ocupe, sobrevive mientras no pierda el carácter libre, imaginativo y personal. Imposible considerar como ensayos literarios —en el mismo apartado donde aparecen Robert Louis Stevenson, Oscar Wilde, Charles Baudelaire o Wystan Hugh Auden— esas formas morbosas del tedio que son ciertos análisis literarios actuales, caracterizados por la utilización de un método obtuso y estricto, además de un irrisorio e inútil lenguaje cifrado.

Cuando se habla de continuadores del ensayo se hace referencia, por supuesto, a aquellos que han mantenido vivo el espíritu que guió a Montaigne, Así, por ejemplo, más que la pasión filosófica, a Francis Bacon lo caracteriza su independencia de criterio frente al saber y a las opiniones de su tiempo. Probablemente más sensato y mesurado que Montaigne, Bacon continúa la misma línea del estilo propio y de la indagación personal, enriqueciendo el ensayo con una mayor concentración y objetividad. Con Jonathan Swift, por su parte, el género adquiere una ironia feroz y despiadada, de la que carecía el sereno y saludable espíritu de Montaigne. Con Swift, el humor toca un limite difícilmente superable. Sugerir —tal como lo hace en Una modesta ptoposkíón— que a los hijos pequeños de los pobres de Irlanda los engorden para servir como alimento de los ricos de su país representa la conclusión forzosa de un razonamiento llevado hasta sus últimas consecuencias. Porque, pese a la apariencia, lo absurdo en Swift consiste en un ejercicio estricto de la razón lógica, que suele olvidar o ignorar, de modo deliberado, las consecuencias. Tal vez al mismo Montaigne no le habría disgustado ese exceso al que llega Swift. También él, en varios de sus Ensayos, había extremado los hallazgos de la razón. Una lectura atenta de su obra muestra que sus juicios no constituyen un modelo de sensatez, y a veces corno en el caso de la bebida, por ejemplo— él asume una posición inesperada o contraria a la opinión general.

La radicalización de algunos aspectos del ensayo, paradójicamente, más que incidir en contra del género, le aportó una gran vitalidad. Una vez descubiertas sus posibilidades filosóficas científicas, literarias o simplemente humorísticas, el ensayo se convirtió en el medio de expresión mas empleado para la difusión y el debate de las ideas. A finales del siglo XVIII, con dificultad se encontraría un tema, una nación, un estilo o una escuela literaria que no se relacionaran con el ensayo. Su flexibilidad lo convirtió en el vehículo más apropiado, no sólo para la simple exposición de ideas, sino también para la revisión del pensamiento establecido.

La aceptación que recibió por parte del Romanticismo tiene que ver probablemente con la vindicación de la subjetividad y del individuo llevada a cabo por Montaigne pero además con la gran libertad que los románticos encontraron en este género abierto. El siglo XVIII, por tal razón, redescubrió y reinterpreté a Montaigne. Su estilo descomplicado se consideró como una oposición a los valores establecidos, de suerte que se hizo corriente asociar su nombre con las ideas progresistas y de cambio, Ciertos intelectuales llegaron a considerar que una mezcla de duda y experimentación, es decir, de Montaigne y Bacon, había preparado la Revolución Francesa. Para algunos espíritus románticos, la libertad intelectual de Montaigne encarnaba un modelo de comportamiento, una aspiración de vida, una norma de conducta. A Montaigne se le consideró como un espíritu liberador de potencias secretas del alma, y al ensayo como el medio perfecto para este propósito. Esa mezcla de arte y ciencia, propia del ensayo, se presentó desde entonces como el procedimiento más conveniente para satisfacer las aspiraciones y búsquedas del intelectual y del artista. Buena parte de los diarios personales, las autobiografías y las cartas, en otras palabras todos aquellos sondeos románticos en el alma individual, mostraron alguna deuda con el autor de los Ensayos. La razón reside en que, escritor más franco y más honrado entre todos los escritores. Algunas mentes lógicas —Pascal, por ejemplo— han intentado reprocharle su falta de método, pero su estilo natural y directo, además de su permanente buen humor, le ha merecido aliados en todas las épocas.

Una buena muestra de su talante puede apreciarse en aquella conocida frase en que expresa que poseía todos los vicios y que, si alguna virtud se descubría en él, con seguridad se le había introducido furtivamente. En opinión suya no existía un solo hombre que no hubiera merecido la horca unas cinco o seis veces. Afirmaciones como las anteriores muestran que su punto de vista no coincidía con el del pensador prudente o con el del creyente lleno de virtudes, sino con el del hombre corriente, aquel que se expresa desde el grado cero de la humanidad. Palabras tan llenas de verdad, ‘vasculares y vivientes” (la expresión pertenece a Emerson), debían de conmover no sólo a los románticos, sino también a la misma Ilustración, Voltaire expresó: “El estilo de Montaigne no es puro, ni correcto, ni preciso, ni noble. Es enérgico y familiar, y sabe expresar ingenuamente grandes cosas; esta ingenuidad es la que place en él’. Visto desde esta época, sin embargo, en Voltaire subyace algo semejante, pese a su carácter cáustico. A Voltaire puede considerársele como un Montaigne parcializado, vuelto apasionadamente hacia una causa política. Su Diccionario filosófico cumple una función semejante a la de los Ensayos en su carácter universal y variado aparte del intento de socavar un régimen estricto de ideas y convenciones. Voltaire también opone la opinión sensata y estudiada a la simple creencia- Y esto, en parte, lleva a Fernando Savater a afirmar que a Voltaire se debe la invención del intelectual en la cultura occidental. El intelectual —o Voltaire— es un escritor que opina sobre diversos temas, sólo que opinadores habían sido, primero, como ya se dijo, Montaigne y Cicerón.

La ingenuidad de Montaigne (al igual que la de Voltaire) se trasluce también en su pretensión enciclopédica. Montaigne —ilustre antecedente del siglo XIII— abordó temas exclusivos de la religión y de la teología, de la política y de la historia, de la psicología y de la antropología, de la filosofía y del humanismo. ¿Pero no constituyen éstos, precisamente, los temas del Diccionario filosófico? ¿Y no es, acaso, el ensayo el medio de expresión elegido por Voltaire?

Así que Voltaire confirma y prolonga en el tiempo el género creado por Montaigne. Pero, además de inventar la figura del intelectual Voltaire le asigna el ensayo como su medio dé expresión. Desde Rousseau, Diderot, D’Alcrnbe t, y el mismo Voltaire, el ensayo se asociá con todas las disciplinas del saber, en especial como herramienta insustituible del trabajo intelectual. Por esta razón, un gran número de formalizaciones del ensayo tiende a considerarlo como un producto representativo de la ilustración francesa y como un género que nace con las preocupaciones propias del humanismo del siglo XVIII. A pesar de ello, la huella de Montaigne sigue vigente y actuante. La lectura, por ejemplo, de las Ensoñaciones de un paseanhc solitario, ¿e 1 can Jacques Rousseau, revela no sólo el mismo espíritu del ensayo de Montaigne, sino un método similar de abordar las preocupaciones propias del pensador. Aquello que Rousseau había planteado en un tratado sistemático el Emilio, no podría haberlo escrito en el lenguaje de las Ensoñaciones; pero éstas, por su parte, constituyen el modo más eficaz de transmitir atisbos, intuiciones, emociones y sentimientos que no podrían someterse a una verificación empírica, tal como lo exige el tratado.

Este espíritu libre y personal caracteriza el gran ensayo inglés desde sus inicios: Drvden, Johnson, Coleridge, Lamh y De Quincey, por ejemplo, así lo demuestran. Pero, en su desarrollo, este género cultivó y llevó hasta su más alto grado una virtud que terminó por hacerse consubstancial con la naturaleza misma del ensayo: su carácter estético. Una verdad sabida, en la literatura inglesa, es que el gran ensayista debe ser, al mismo tiempo, un gran escritor. Ensayista no es únicamente el que necesita expresarse. Una extensa tradición de magistrales escritores como Carlyle, Walter Pater, Thomas Huxley, Leslie Stephcn, Ruskin, Stevenson, Chesterton y Orwell consolidaron el ensayo como una actividad relacionada con la inteligencia y con el saber, pero también, y de manera especial, con el arte de escribir. En este caso se evidencia más aún la doble condición del ensayista, es decir, la de hombre culto pero también inspirado. Un poeta, si se mira bien, no tiene por qué hacer gala de inteligencia o de ilustración. Grandes poetas hablan (o fingen hablar) como sino existieran los libros. De igual modo podría decirse, para ilustrar el ejemplo contrario, que reconocidos sabios y eruditos pueden carecer —y, de hecho, han carecido— del don de la palabra. Todo gran ensayista, sin embargo, procura sondear las opiniones y juicios existentes, él mismo posee algunos insuperables y sabe, además, expresarlos en un lenguaje agradable y original.

Conviene agregar, no obstante, que el uso (le la información en el gran ensayista llega a convertirse en una virtud tan trabajada como el manejo) mismo del lenguaje. Ya Montaigne había expresado la necesidad imperiosa de alejarse de la pedantería propia de dómines, frailes y abogados. Nosotros —escribe en uno de los Ensayos— “sabemos aseverar: Cicerón dijo. Platón tenía por costumbre, Aristóteles afirmaba a la letra. Pero ¿ qué decimos nosotros? ¿Qué juzgarnos? ¿Qué hacemos? Lo otro podría exponerlo un loro”, Y mas adelante, al referirse a los intelectuales de su época, los maestros, los compara con los antiguos sofistas. Recordando a Platón, dice de ellos que, entre todos los hombres, expresan más que nadie la promesa de ser útiles a los demás, pero son en realidad los cínicos que “no sólo no componen lo que se les encarga, como hace un albañil o un carpintero, sino que lo empeoran y se hacen pagar por haberlo empeorado”.

Esta posición radical ante la vanidad intelectual, típica de eruditos y especialistas, había llevado a Montaigne a utilizar como divisa “ Que sais-je?’ y a fijar, según sus biógrafos, esta inscripción en su gabinete de trabajo: “Lo único cierto es que nada es cierto’, Para reforzar esta idea, a mediados del XIX Emerson declara’:” Yo escribiría sobre el dintel de la puerta: Capricho. El ensayo, en consecuencia, nació escéptico, y este origen le imprimió un carácter indeleble que conservará a lo largo de su evolución.

De igual manera, el interés que suscitan los grandes ensayistas ingleses reside en la actitud ante el lector, caracterizada por un respeto comedido que busca más la complicidad que el pasmo o el hartazgo. El gran ensayista sabe agradar sin fáciles concesiones ni halagos, a diferencia del pedante, excluyente por naturaleza, o del populista, que suele aliarse con la pereza y con la ignorancia. Si se habla con tanta insistencia en la literatura inglesa del arte del ensayo”, ello se debe ante todo al equilibrio y a la armonía inherentes a la escritura de un género que debe su existencia a la sabia dosificación de sus ingredientes. Esta forma de practicar el ensayo sigue conservando de Montaigne su oposición al lenguaje de jerga, a la normatividad, a la grandilocuencia, a toda afectación y falsa genialidad. El rechazo que Montaigne efectuó del estilo de Cicerón, tan admirado en su época, contenía una formulación literaria, La frase de Cicerón pesaba demasiado sintácticamente, a diferencia de la de Séneca, que simulaba un cierto desaliño a preposiciones que facilitaban la labor del lector, aun a riesgo de parecer popular. Exagerando un poco, sin duda, Montaigne definió su propio estilo como “cómico y doméstico’. Estos atributos, postulados de un modo más preciso. se convierten en el ensayo inglés en gracia y familiaridad,

Un análisis detallado del estilo de Montaigne mostraría que su auténtica búsqueda consistía en hallar un tono adecuado (“decorum’), es decir, una voz susurrante, en vez de la altisonante propia de la declamación. Un ensayo pretende constituirse en una conversación con el lector, mientras otros géneros parecen escritos con el propósito tácito de dirigirse a una academia, a un comité de expertos o a un juez inapelable. El ensayo, sencillamente, se dirige al lector común. Por esta razón, ni la extensión, ni las citas, ni el lenguaje, ni los procedimientos formales, pueden erigirse en un obstáculo para su lectura. A diferencia de otras formas de comunicación del saber, el ensayo recurre a la cortesía y al respeto por su destinatario, En la historia de este género resulta corriente que la voz que habla no se muestre demasiado segura o enfática, en contraste con la severa y grave voz doctoral del experto o del especialista. En Montaigne, a modo de ejemplo, se puede encontrar una cita con un significado distinto —a veces opuesto— del que posee originalmente. Este sentido del humor, contrario al rigor implacable del sabelotodo, lo lleva a considerar sus Ensayos alguna vez como simples estofados, en otras ocasiones como fardos, e inclusive como verdaderos garabatos. Tal actitud (sobra decirlo) debe resultar intolerable para un escritor presumido o demasiado convencido de sí mismo,

El gran ensayista, pues, requiere también un temperamento especial. De ahí que ese no tomarse muy en serlo, en el caso de escritores corno Stevenson, Wilde o Chestcrton, convierte el ensayo sobre todo en una afirmación vital. Despojado de falsedades y vanas apariencias, el gran ensayista habla al ser humano concreto y universal, Aunque un tema pueda parecer irrelevante o anodino, el buen ensayista posee el don de volverlo interesante y de iluminar desde un ángulo inédito la condición humana. Esto explica que, por encima de teorías y concepciones filosóficas antagónicas y contradictorias, esta forma de escritura se haya erigido, a lo largo de la historia, en un bastión del humanismo, esto es, en el más humano y natural de los géneros. Parodiando la conocida frase del conde de Buffon, se podría afirmar que el ensayo es el hombre mismo.

Entendido sólo como una de las formas humanas de comunicación, conviene destacar que todo lo repelente o aburrido en un interlocutor, todo aquello que obstruya o dificulte el trato y el entendimiento entre dos seres, eso su labor. El buen ensayo, dicho en otros términos, posee las mismas virtudes y magias que vuelven placentero el arte de la conversación.

Buena parte del llamado humanismo de Montaigne se afincaba en el rechazo de cierto espíritu dogmático presente en Tomás de Aquino, Duns Scoto y Guillermo d Occam, y en la adopción de un pensamiento menos arrogante. La separación que efectuó entre la fe y la razón, por otra parte, determinó su búsqueda de sensatez, de sentido común, Si prefería a Sexto Empírico y no a Aristóteles, a Sócrates y no a Platón, a Séneca y no a Cicerón, ello se debía a que intentaba anteponer el hombre a las ideas, convencido, además, de que la naturaleza humana aparece más llena de dudas y de sombras que de certezas deslumbrantes. Este humanismo escéptico, más que un sistema filosófico que pretendiera oponer a otros, derivaba en una forma de vida, en una manera natural de ser; en suma, en una actitud vital,

Aunque Montaigne reconocía y aceptaba la cultura de la que hacia parte, no pretendía citar autores en calidad de autoridades sino como simples testimonios humanos. Las citas, antes que resolver un asunto o zanjar una discusión, buscaban ilustrar un punto de vista o alentar el desarrollo de una divagación. Ni la obsesión de la verdad ni la manía de las conclusiones forman parte del ensayo. No existe nada práctico o útil que permita preferir un ensayo a otro. El gran ensayista procede de otro modo: Stevenson sabe perdida su defensa del ocio, Swift es consciente de que su modesta proposición jamás podría tomarse en serio, Thomas de Quincev no espera que la sociedad termine por reivindicar la estética del asesinato. Ellos no han escrito para convencer, y sin embargo la cultura no permanece igual después de estos ensayos. Como escribe Emerson con tanta lucidez para referirse a quienes no poseen el temperamento peculiar del ensayista: “Son los hombres de Cambridge los que se corrigen cuando hablan”.

Ocurre que Montaigne ni siquiera tomó en serio su propio escepticismo. De haberlo hecho, habría renunciado como escritor a una de sus armas más agudas: la ironía. Ensayistas posteriores como Voltaire, Chesterton o Wilde además de Swift y De Quincey, claro está la practicaron con distinta intención y distinto énfasis, pero consolidaron así el ensayo como un género alejado de la solemne seriedad de quien se cree depositario de la verdad o poseído por una misión superior. El uso de un tono y de una intención permite que a filósofos y científicos como Bacon, Russell y Heisenberg se les considere ensayistas en el mismo sentido de Montaigne. El ensayo confiere a las simples opiniones el rigor de la ciencia, y a la ciencia la espontaneidad y la gracia de las simples opiniones.

Una revisión de los grandes ensayistas de todos los tiempos revelaría que, desde su mismo origen, el ensayo ha mantenido constante su carácter de búsqueda, más que de exposición doctrinaria. El gran ensayo de todas las épocas ha poseído la virtud de mostrar al hombre en un doble aspecto: en primer lugar, como es obvio, desde los distintos saberes a los cuales hace referencia este género de escritura; pero, sobre todo, desde el más natural de los medios de expresión, capaz como ningún otro de apresar la respiración, el pulso del pensador y las vicisitudes de su manera de pensar. Visto así, el ensayo se constituye, al mismo tiempo, en revelación de un saber, pero también en comunicación del proceso de conocimiento que le es propio. Lo que muestra la lectura de Montaigne —en realidad, de todos los Montaigne que han existido y que sin duda existirán— es una opinión informada y digna de tenerse en cuenta y, aparte de ello, un ser humano que habla con libertad y se retrata en sus propias palabras. Si algo no ha arruinado el paso del tiempo y el devenir de las ideologías es aquello que Montaigne, de un modo en apariencia incidental, definió como perdurable en sus Ensayos: “Algunos rasgos de mi condición y humor’. El ensayo es, pues, el escritor. Pero “cómo podemos separa—preguntaría William Butler Yeats— “al danzante de la danzas”?.

 

Montaigne nombró de manera insólita sus escritos con la palabra Ensayos. De haber procedido de un modo convencional, los habría llamado Discursos, denominación que de acuerdo con la terminología usual de la época habría definido acertadamente el propósito de su obra. Discursos eran, por ejemplo, las Misceldneas publicadas por el poeta italiano Angelo Poiiziano a finales del siglo xv; o los libros de historia de Roma, de Livio; o también los Discursos políticos y militares, de François de la Noue, publicados en 1587. Antes de Montaigne habían utilizado el nombre discursos Isócrates, Lisias y Cicerón. Tan usual resultaba esta denominación que en la primera edición italiana los Essais de Montaigne se tradujeron precisamente con el nombre de Discursos morales, políticos y militares.



Mucho tiempo después de Montaigne, el término discurso continuó casi con la misma vigencia y eso explica que lo hayan empleado Descartes para nombrar su Discurso del método, Rousseau en Discursos sobre el origen de la desigualdad, Bossuet en Discursos sobre la historia universal, el conde de Buffon en Discurso sobre el estilo o, en fin, D’Alemhert en Discurso preliminar. De modo que el ensayo constituye, en esencia, un discurso, y de no haber utilizado Montaigne la denominación que empleó, probablemente se habría seguido llamando así hasta la época actual.

Discurso, como se sabe, proviene del latín discurrere, que significa, ante todo, “correr acá y allá’. Esta forma de escritura nombraba aquello que se escribía calamo currente, es decir, al correr de la pluma. De acuerdo con su etimología, el discurso implicaba tanto improvisación como inspiración, a diferencia de otros escritos que no corrían con soltura sino más bien sujetos a un plan previo. Otro significado que posee la palabra discurso, esto es, “curso de las aguas”, también podría utilizarse para caracterizare ensayo. Según esta acepción, las ideas de un buen ensayo deberían fluir con la misma apariencia de libertad del agua que corre y con la misma transparencia y limpieza de un arroyo del campo. El ensayo, como discurso, difícilmente encontraría una imagen más acertada de su naturaleza que ésta del manantial.

Conviene recordar que el discurso entendido como “pieza oratoria generalmente de carácter político” presenta un significado más bien reciente, que ganó terreno con la consolidación paulatina del término ensayo. De todos modos, sin embargo, ensayo y discurso continúan como afluentes que corren, desde su origen, en la misma dirección, Una mirada somera sobre los Ensayos deja ver que Montaigne discurre a su amaño sobre los más diversos temas: religión, política, etnografía, pedagogía e historia, por ejemplo. Y dentro del mismo ensayo —o discurso— no se mueve guiado por un propósito definido y único, ni tampoco por la urgencia o el compromiso de llegar a una conclusión,

Visto desde la imagen del río, el carácter libre del ensayo se constituye en un elemento que lo define, en contraste con otros géneros acosados por propósitos más rígidos y encauzamientos mas severos. Es claro, asimismo, que el gran ensayista llega a imponerse sobre el método y el rigor formal cuando es capaz de ejercer su inteligencia sin pausas ni concesiones. Para utilizar un símil propio de la etimología del discurso, se podría afirmar que, en ausencia del agua, resulta ocioso hablar del discurrir, del caudal o de la corriente; cuando se presenta agua en abundancia, en cambio, ésta encuentra el cauce para llegar a su destino. El gran ensayo ha conservado siempre la capacidad de imponerse por el empuje caudaloso de las ideas, además de la adecuación y naturalidad del método al que recurre.

El discurso como se conocía en la época de Montaigne, por otra parte, no representaba más que una variante de la antigua diatriba griega. Este género menor consistía en una reflexión directa, vivaz y divertida sobre algún tema moral. En su acepción original, la diatriba significaba “pasatiempo, entretenimiento, conversación filosófica”. Practicada por filósofos cínicos y estoicos, adquirió a menudo un tono insultante, decididamente parcializado, que le dio el sentido que hoy muestra el término. El ensayo de Montaigne heredó de la antigua diatriba la apariencia agradable, el estilo punzante y vivaz, aparte de la utilización reiterada de citas, apotegmas, anécdotas, apóstrofes y antítesis, tomados de diversas fuentes. Pese a la decadencia irremediable de esta forma de expresión, Montaigne seguía considerando como modelo de estilo a algunas de ellas, en especial las Moralia de Plutarco y las Silva de Pc-dro Mexia.

Señalar las afinidades del ensayo con respecto a otras formas clásicas de expresión permite sin duda esclarecer mejor sus características y límites. Este es el caso, por ejemplo, de la relación que guarda con el soliloquio y la carta abierta. El modelo de soliloquio es, desde luego, el practicado por el emperador Marco Aurelio. Aunque uno de los objetivos de su obra parece ser el de pasar revista a los temas estoicos, en especial a aquellos planteados por Epicteto, los Soliloquios subyacen en el origen del ensayo por el examen desprevenido de la interioridad y la reducción de lo humano a aspectos como el comportamiento. El soliloquio de Marco Aurelio —al igual que el ensayo de Montaigne— no se refiere a la esencia intemporal del hombre, sino a las formas concretas de aparición en cada individuo. Es, por tanto, común a ambos géneros el constituirse en ejercicio formal de reflexión, como lo intentó también, en cierto modo, la carta abierta.

Las cartas a Lucilio, Lucio Anneo Séneca, debieron de haber representado para para Montaigne un modelo, según lo prueban algunos de sus ensayos, en los cuales resulta inocultable la inspiración de aquella filosofía. Además ensayos como “Acerca de la semejanza de los niños con sus padres’, dirigido a Madame de Duras, y “Acerca de la educacion de los niños’, dirigido a Diane de Foix, revelan que el ensayo, en el fondo, supone la existencia de un destinatario. El ensayo moderno, en cierto sentido, se puede ver como una carta de la cual se ha suprimido este nombre personal, aunque el tono y el trato continúen vigentes.

A pesar, pues, de las transformaciones que ha sufrido el ensayo a lo largo de su evolución, sigue conservando el carácter de aquello dicho en confianza, lejos de la severidad de las declaraciones públicas. Uno de los defectos que se le ha reprochado precisamente a Montaigne consiste en su excesiva informalidad; pero, paradójicamente, también esta característica se ha mencionado como virtud de los grandes ensayistas. A lo largo de la historia, el gran ensayista se ha distinguido por propiciar una cercanía natural con el lector, de suerte que, mediante el artificio retórico de la confesión personal, llega a producir un efecto que no obtendría si se respaldara en formas repudiables de la autoridad intelectual como la información exhaustiva y la erudición, Grandes científicos y filósofos que recurren al ensayo lo hacen sin prescindir de la seriedad y trascendencia de sus ideas, pero crean en el escrito un espacio sin mediatizaciones artificiales que puedan desalentar al lego en la materia. El buen ensayo posee esa consideración por el lector que suele faltarles a ciertas formulaciones científicas y pseudocientíficas, escritas en un lenguaje especializado que parece perseguir como uno de sus objetivos el de levantar una frontera contra los no iniciados. La petulancia, la ostentación, y en general todas las formas conocidas de exhibicionismo intelectual, son impropias del ensayo. El gran ensayista, en consecuencia, posee en alto grado las virtudes que suelen acompañar al interlocutor amistoso,

De modo que el buen ensayo sabe contenerse hasta en su apariencia formal. Un buen ensayo alcanza, por lo general, la extensión de una carta o la duración de una conversación agradable, justo antes de que caiga en lo tedioso. Para emplear un concepto que Edgar Alian Poe predicaba del cuento, un buen ensayo también debe leerse de una sola sentada. Pero estas características, como es previsible, pueden bordear con frecuencia el peligro del facilismo y de la vulgarización. No obstante su familiaridad con el lector, el verdadero ensayo no condesciende con la ignorancia ni con el mal gusto, tentaciones hoy más frecuentes en razón de la creciente divulgación científica e ideológica realizada por distintos medios.

Del ensayo conviene recalcar que no constituye un nero menor del cual se pueda echar mano ante la imposibilidad de plantear los asuntos de otro modo. La ciencia y la filosofía, pues, jamás se han visto en la obligación de alterar los límites y la profundidad de sus temas para acceder a un género que, por el contrario, en sus más reconocidos representantes se adecua perfectamente a sus propósitos. El ensayo periodístico en sus diversas formas (articulo de opinión, comentario, editorial) ha contribuido desde la época de Richard Steele y Joseph Adisson (en sus periódicos the Tatler y The Spectator), a conferirle al ensayo virtudes nada despreciables, pero también, desde luego, ha hecho posible la trivialización de temas y procedimientos formales. Basta una mirada rápida a periódicos y revistas de actualidad para advertir el ahuso de procedimientos ensayísticos en la presentación de temas que buscan como finalidad satisfacer la curiosidad del más amplio número de lectores.

Que grandes ensayistas se hayan valido - y se valgan aun— del periódico ha originado la idea equivocada de que cualquier ensayo posee sus mismas virtudes. Sin embargo, buena parte de estos mal llamados ensayos fluctúan en realidad entre el informe de divulgación y el tratado. A diferencia del ensayo, un informe se caracteriza por a exposición objetiva de un tema, prescindiendo por completo de la visión personal, que constituye un elemento esencial del ensayo. Además del aspecto objetivo y de la eliminación del aporte personal, un tratado persigue como objetivo central agotar un tema o, por lo menos, mostrar sobre él una imagen lo más completa posible. Un ensayo, en cambio, busca presentar otra visión. Aunque el Tratado de la pintura, de Leonardo da Vinci, o los Tratados sobre los principios del conocimiento humano, de George Berkeley, se incluyan con frecuencia en la lista de grandes ensayos, es preciso señalar que sus pretensiones en relación con el tema y el punto de vista adoptado, además de su extensión, hacen aparecer más diferencias que cercanas con respecto al ensayo. En otras palabras: mientras en el ensayo se presenta una preeminencia y determinación del punto de vista personal sobre el tema, en el tratado ocurre todo lo contrario, Podría concluirse, por tanto, que mientras mayor voluntad de verdad existe en el escritor, más se distancia del ensayo y más se acerca al tratado. No sería lógico ni conforme con el sentido común que, por ejemplo, Berkeley desatendiera en el tratado ya citado el tema del conocimiento humano para referirse a otro asunto gnoseológico, metafísico o simplemente práctico.

 

En el tratado, la exigencia interna del tema determina sus propios límites y alcances; en el ensayo, las limitaciones formales provienen de la concentración e intensidad del estilo. De modo que mientras la monografía, la tesis y el tratado pueden plantear morosamente los datos las pruebas de un problema, o pueden recurrir para ello a un lenguaje laxo, en el ensayo no resulta posible. El efecto producido por los grandes ensayos se debe al interés permanente que suscitan en el lector mediante la dosificación exacta de los elementos. El gran ensayista no convence por acumulación de datos o por abrumadora insistencia, sino, más bien, por un matiz conceptual expresado con gracia y sutileza en el momento oportuno. Concentración e intensidad no implican, sin embargo, que el ensayo deba renunciar a la digresión y a la anotación marginal. Por el contrario, allí radica en algunos casos su razón de ser. En el ensayo ‘Acerca de algunos versos de Virgilio’, Montaigne habla en realidad de las diversas actitudes ante el sexo, y en el ensayo ‘Acerca de la cojera” aborda el tema de la brujería. Si procediera en rigor, como un tratadista, debería al menos modificar los títulos de los ensayos y ajustarlos al tema desarrollado. Pero tal cosa está lejos de ocurrir porque el ensayo posee también su componente de improvisación, de creatividad y de libertad. De ahí que del ensayo se haya aseverado con insistencia que goza de los mismos atributos que suelen predicarse de la obra literaria. Esta afirmación no sólo es válida respecto del nivel de inspiración, originalidad y creatividad que contiene, sino también, y de un modo muy especial, del manejo cuidadoso y vivaz del lenguaje.



Es fama que los grandes ensayistas se han caracterizado por practicar el ensayo como un asunto de la inteligencia y, además, como un arte de la expresión. Pero que los grandes literatos de todas las épocas hayan mantenido vigente esta virtud resulta natural; lo de veras significativo es que también hayan guardado ociosamente esta tradición los grandes pensadores y los científicos. Ensayos como La gran renovación de las ciencias de Francis Bacon; Utopía, de Thomas Moro; El espíritu de las leyes, de Montesquieu, o el Ensayo sobre el principio de la población Robert Malthus (sólo por citar algunos ejemplos clásicos) a lo largo del tiempo- pese a la pérdida de interés de gran parte de sus ideas— debido al estilo vigoroso y pulcro en que fueron escritos. Por esta razón el ensayo ha sido considerado con frecuencia como obra de arte y, además, ha sido incluido en algunas historias de la literatura como un género independiente al lado de la poesía lírica y de la novela. Sin embargo, ya que al considerar el ensayo sólo como obra artística se le resta importancia a otro componente tan decisivo como el conceptual, una definición más completa podría señalar que el ensayo es el arte de las ideas.

 Si se redujera la noción de este género de modo exclusivo al ‘ensayo literario”, no sólo se dejaría por fuera de su denominación a una cantidad significativa de ensayos provenientes de disciplinas no literarias, sino que tal limitación lo ahogaría en un recodo bastante estrecho del saber. Conviene recordar en este punto una verdad elemental: desde sus inicios, desde Montaigne, el ensayo se caracterizó por decir algo, en otras palabras, por tener un tema. Es cierto que entendido como forma literaria ha tenido sus cultores, pero no es menos cierto también que pronto se debilita y desfallece víctima de intereses puramente retoricistas. La novedad y variedad de temas, en cambio, le confieren una vigencia y una novedad permanentes, pues si se mira bien no existe ninguna disciplina conocida ni ninguna realidad humana a las que no se haya acercado. La caudalosa aceptación del ensayo se debe, quizá, a su doble condición: cuando no convence por el tema, seduce por su forma. No resulta exagerado afirmar, entonces, que un gran ensayista puede leerse al margen de sus ideas. El ejemplo típico en este sentido lo constituye el ensayo Del asesinato considerado como una de las bellas artes, de Thomas de Quincey, obra de la cual se podría aseverar que se sostiene casi por completo en su ironía y no en virtud del alcance de sus juicios. Esta afirmación, claro está, no puede predicarse de modo indiscriminado, pues en otros casos el ensayo descansa casi de manera exclusiva en el peso de las ideas. El verdadero asunto, sin embargo, se plantea así: ¿existe algo que permita que el escrito de Thomas de Quincey sea considerado un ensayo en el mismo sentido en que lo es, por ejemplo, una obra carente de mordacidad como la Anatomía de la melancolía de Robert Burton? ¿Qué tienen en común ensayos tan distintos? ¿Puede hablarse de una esencia del ensayo?.

La denominación francesa essais (utilizada por primera vez por Montaigne), la italiana saggio, la portuguesa cnsaio, la inglesa essay, la alemana Essay, además de la española ensayo, provienen todas del vocablo latino exagium, que significa ‘pesar algo en la balanza”. La utilización que hacen algunos idiomas de una raíz y de una palabra hacen expresar el significado de ensayar (to try out, en inglés, y versuchtn, en alemán) demuestra que tomaron el nombre del ensayo sólo para referirse a la creación de Montaigne. Esta significativa coincidencia etimológica permite concluir, además, que algunos casos distintos en ideología, como los de Thomas de Quincey y Robert Burton, o alejados en el tiempo y en la cultura, como tantos otros, se ligan entre si por el significado de cxagiun.

 El propósito de cualquier ensayista de cualquier época, pues, consiste en someter a verificación contable y real unas ideas que de otra manera tendrían un peso inapreciable en si mismas. Ensayista es aquel que sopesa. “Pesar y examinar”, diría Bacon. En virtud del ensayo la incalculada y a veces etérea realidad del pensamiento se somete a una labor de ponderación (de pondus. peso), que confluye, ante todo, en una revaluación o en un nuevo descubrimiento. Hablando con rigor, no resulta posible afirmar la existencia de un verdadero ensayo sin que se dé al mismo tiempo una revaloración de las ideas existentes. El verdadero ensayo no se constituye jamás en el medio para la transmisión de lo que ya se sabe. El ensayo comporta siempre novedad y lo propio de su labor reside en la búsqueda, la pesquisa y la indagación que por fuerza, suponen un hallazgo, esto es, un peso hasta ese instante desconocido.

Pero la ponderación del ensayista no se refiere tanto al equilibrio o a la posición juiciosa, como al compromiso, ese si radical, con el peso de las ideas. El ensayista no es el fiel de la balanza, sino la carga en el plato. Si el propósito del ensayista residiera en el justo medio, el ensayo podría asimilarse a una mera demostración. El sopesar, en cambio, implica la confrontación, el contrapeso, la verificación realizada a partir de distintas opciones y posibilidades. Puesto que ensayar supone movimiento, el verdadero ensayo no representa un término absoluto. Supone riesgo y aventura. Una expresión como “ensayo doctrinario” carecería por completo de sentido. Nada más significativo, en consecuencia, que Montaigne haya elegido la palabra “ensayo” para denominar sus indagaciones libres y universales. Como resulta significativo, de igual manera, que el primer intelectual de la cultura occidental, Voltaire, hubiera encontrado en este género el vehículo más idóneo para debatir con absoluta libertad las ideas. Géneros cercanos, como el tratado o la tesis doctoral, poseen, en cambio, un compromiso inapelable con una verdad que pretenden, a toda costa, demostrar. Así que nada más contrario a la naturaleza del ensayo que los manifiestos, las declaraciones de principios, los textos doctrinarios, los análisis basados en un método, las normas, las encíclicas, los catecismos y los reglamentos. Ensayo significa, por esencia, un intento - uno más entre varios posibles- de aproximarse al objeto de conocimiento.

Un gran ensayista convence en la mayoría de los casos por virtudes inapreciables que tienen que ver más con el estilo o con el tono que con la ortodoxia del raciocinio. Esto tal vez llevó a Ortega y Gasset a afirmar que ‘el ensayo es la ciencia menos la prueba explícita”. El carácter de tanteo que posee lo convierte en el medio más apropiado para la labor intelectual, debido a su distancia con respecto al afán de verdad y a la manía de las conclusiones radicales, Al denominar ensayos a sus discursos, Montaigne propuso un nodo de sopesar sus propias ideas con confrontándolas con las ajenas. Pero, menos que la erudición, contra la cual dedica uno de sus más memorables ensayos, lo que guiaba su labor era el interés de avanzar mediante el sondeo de opiniones existentes, de Roma y de Grecia en especial. Y es este aspecto, además, el que permite deslindar el ensayo de otros géneros literarios. Mientras un poeta o un novelista escriben como si nadie más lo hubiera hecho en la historia de la humanidad, el ensayista, por el contrario, escribe impulsado por el conocimiento de ideas y opiniones sobre el tema. De modo que el ensayo representa un diálogo abierto con toda la cultura, manifestado en una doble condición: cultivo del estilo y dominio de las ideas. En un breve ensayo de su obra Uno y el universo, Ernesto Sábato ilumina con claridad este aspecto al señalar la necesidad de citar a otros autores para no incurrir en esa pedantería al revés, propia de los sabio, quienes se caracterizan por citarse a sí mismos y despreciar las opiniones de los demás. Sábato propone, a cambio de ello, ‘una dosis amistosa de citas” con el fin de no incurrir tampoco en la vanidad de quienes parecen tener sólo el interés de aparecer como eruditos. Distante de ambas formas de el engreimiento, el ensayista posee una condición peculiar como lector. Su objeto de lectura lo constituye el caudal de la cultura existente, pero también, y de manera fundamental, la realidad que lo circunda.

El ensayo de Montaigne comenzó como una lectura de la realidad, continuó así con los grandes ensayistas clásicos, y esta misma característica persiste hasta la época actual. Una colección de ensayos como Mitologías de Roland Barthes, por ésta razón, se sitúa en la mejor tradición, del ensayo por el modo de apropiarse de los datos de la realidad para proponer nuevas interpretaciones. algunas de ellas inesperadas. Esta lectura personal de la realidad llega a ser tan determinante —y no sólo en el caso de Barthes— que allí residen precisamente la peculiaridad y la novedad del ensayista, además de la vigencia del ensayo como medio de expresión y como método de análisis de la realidad. Conviene aclarar, sin embargo, que la apariencia agradable y leve que puedan asumir algunos ensayos funciona en realidad corno señuelo para concitar la atención sobre otras materias menos evidentes, aunque esenciales, Un buen ensayo, sea cual fuere su forma, es agudo y penetrante, ya que su condición de sondeo lo acerca mas a una exploración vertical que horizontal, característica ésta propia de escritos expositivos corno el tratado. Esto explica que el ensayo desarrolle la capacidad de arriesgar visones y conceptos no demostrados, que la naturaleza del método científico no toleraría . Sin duda, por ejemplo, Jornthan Swift en su modesta proposición va más allá de Robert MaItIus en su Ensayo sobre el principiopio de población. Y no resulta improbable, para decirlo de otro modo, que los verdaderos alcances científicos de Malthus hayan sido comprendidos a raíz de la aterradora ironía de Swift.

Como una balanza, entonces, se mueve el ensayo entre el peso de las ideas propias y las ajenas, entre la ciencia y la simple opinión, entre el rigor lógico y la literatura, en re la belleza y la verdad, con un movimiento continuo que mantiene a este

género más cerca del experimento y de la te tentativa provisional que de la verificación exacta. Algunas mentes, desde luego, quisieran unos limites más definidos y unos marcos mas estrechos, pero esta imposibilidad lo que de veras demuestra es que el ensayo también exige, aparte de todo, un modo de ser abierto, una franqueza de carácter que desborda toda normatividad teórica, Por esta razón a tales mentes tal vez les baste con recordar que al escribir sus ensayos, Montaigne, a fin de cuentas, no se propuso “fin alguno”.
Bibliografía

Jaime Alberto Vélez. Profesor de la Universidad de Antioquia en el área de Ciencias del lenguaje. Tomado de la revista el malpensante. Lecturas paradójicas: enero – febrero de 1998. No. 8






Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad