El Círculo de la Vida



Descargar 294.5 Kb.
Página6/6
Fecha de conversión15.06.2018
Tamaño294.5 Kb.
Vistas262
Descargas0
1   2   3   4   5   6

Trece a Veintiuno

La primera etapa de este período de auto - maestría, representa la emergencia de las poderosas secreciones endocrinas de las glándulas suprarrenales y sexuales. Ambas glándulas tienden a producir una cierta división: en el caso de las suprarrenales, tendemos a adquirir un tipo de perspectiva de “nosotros y ellos”, afectando nuestro círculo social, e incluso aislándonos de todos los demás. Esta tendencia se vuelve más pronunciada después de la pubertad hasta la edad de 21. En el caso de las glándulas sexuales, la división de varón y hembra, cada uno de nosotros adquiere alguna combinación de los dos y nos damos profunda cuenta de nuestros complementos.


Esta fase se corresponde bastante con el desarrollo psicológico. Para la fase de la “Adolescencia”, Erik Erikson expone ideas tales como “confusión de rol” y “crisis de identidad”. La tarea básica aquí es determinar quiénes somos y qué queremos. En parte hacemos esto al esforzarnos por apartarnos del molde de “pequeño niño de mamá” y encuadrarnos con los intereses y con otros por quienes sentimos alguna afinidad.
Erikson considera que el resultado ideal de esta fase es llegar a una fuerte identidad personal, término que uso para denominar la próxima etapa.
Las próximas dos etapas podrían resumirse como “paternal/maternal”. Los dos glándulas involucradas - la pituitaria posterior y pituitaria anterior – llamadas “la pituitaria” en la literatura, tienen funciones muy diferentes.

      1. Veintiuno a Treinticuatro

La próxima etapa, la identidad, tiene que ver con volverse un adulto completo en una sociedad complicada. En Occidente, no es raro que la edad de 21 determina la asunción plena de derechos. Este también es el tiempo, que algunas de las tumultuosas divisiones del período anterior puedan reconciliarse y armonizarse en un vínculo de pareja más permanente, a menudo en matrimonio y la creación de una familia.


La glándula asociada con la edad de 21 es la parte posterior de la pituitaria. Las personas en quienes esta glándula es la glándula predominante (ej., las personas de este “tipo”) tienden a exhibir un sentido fuerte de identidad personal, y se ofenden fácilmente, por ejemplo, si usted se olvida su nombre.
En general, el tipo y su glándula asociada promueven la armonía entre los contrarios.
    1. Treinticuatro a Cincuenticinco

La etapa final de este círculo la he llamado maestría, y quiere indicar una cierta destreza con los problemas de la vida de uno, y un cierto grado de logro o contribución en la relación a la sociedad. Lo que es un logro o contribución a los ojos de un individuo contra otro individuo puede, por supuesto, variar tremendamente.


Físicamente, no vamos a conseguir nada mejor que esto. La glándula endocrina asociada con el punto asignado a la edad de treinticuatro es la pituitaria anterior. A veces llamada “glándula maestra” porque la mayoría de sus secreciones endocrinas influyen en otras glándulas endocrinas, en lugar de actuar directamente en las células. A nuestra llegada a esta fase, la glándula maestra ha tenido éxito logrando nuestro apropiado desarrollo a través del sistema endocrino.
La pituitaria anterior es, en líneas generales, un contraparte masculino a las funciones más femeninas de su compañera, la pituitaria posterior. Un bajo nivel de hormonas pituitarias anteriores puede causar enanismo, y hasta envejecimiento prematuro. La sobresecreción produce acromegalia, una condición en la que ciertas partes del cuerpo se agigantan.
Este período de nuestra vida, treinticuatro a cincuenticinco años de edad, es la primera vez que experimentamos la pérdida gradual de facultades involucradas con el envejecimiento. Como padres, cambia la actitud de los cuidados maternales y paternales de la fase anterior al modelo paternal/maternal más apartado, los niños se han vuelto más independientes y han entrando en los años asociados con glándulas suprarrenales y sexuales. El deseo sexual normal disminuye gradualmente como una de las hormonas pituitarias anteriores (la prolactina, la hormona de “los padres”) reduce la producción de la testosterona en los hombres y se ha implicado en la pérdida de deseo sexual y habilidad de concebir en las mujeres. Para las personas que se han identificado con su sexualidad, éste es un agitado desarrollo.
Cincuenticinco a Ochentinueve
Y luego viene algo nuevo. En ciertas enseñanzas tradicionales de la India, este es un tiempo que, habiendo cumplido con las obligaciones de la vida, uno se retira a contemplar lo eterno. En nuestros tiempos modernos, menos profundos, es el tiempo de yacer en la cama o en alguna búsqueda vacía, referida irónicamente como “recreación”. Del mismo modo que el desarrollo del habla está relacionado con dos puntos adyacentes al punto del habla, y el desarrollo del sexo está relacionado a los dos puntos adyacentes al punto del sexo, la llegada a la plenitud y realización de nuestra vida alrededor del punto del nacimiento puede bien indicar la posibilidad de un nuevo nacimiento, como una octava completa tocando la misma nota, pero a un nivel superior.
Físicamente, nuestros cuerpos declinan. Hay pérdidas de audición y visión, y de fortaleza ósea. Si bien los estudios indican que nuestras glándulas endocrinas permanecen capaces de plena producción de sus hormonas asociadas, el hecho es que su secreción disminuye. Actualmente no se entiende la causa o causas de esto. Una teoría para responderla es que una disminución en las secreciones de la pituitaria anterior, la glándula principal, necesariamente reduciría las secreciones de las glándulas que influencia, pero la minúscula cantidad de secreciones de la pituitaria anterior hace esto difícil de determinar, y en cualquier caso no explicaría por qué la propia pituitaria anterior tiene una función disminuida.
Psicológicamente, podríamos continuar ganando sabiduría, que debería distinguirse de ganar conocimiento. Por ejemplo, deberíamos estar cada vez menos interesados en el conocimiento científico o enfoque cultural que continúa cambiando. Lo que resulta más importante ahora es la calidad de lo que hemos aprendido y su relación con los principios eternos, si bien mucha información que hayamos acumulado tenga alguna fascinación temporal. Más que conocimiento, lo que necesitamos ahora es ser, y su profunda integración que es comprensión.
“Deja que los estudios mueran con el estudiante” - Leonardo da Vinci, Notebooks
En el círculo de la vida, hemos completado el círculo, retornando al punto llamado nacimiento. Tiempo para nacer nuevamente, tiempo para el renacimiento.






Nota 1 - Aprendizaje e Inocencia
El incomprensible vínculo entre aprendizaje e inocencia se ilustra bien por la función de la glándula timo, e incluso por la terminología científica que la describe. El timo produce una hormona llamada timosina que causa el thymocytes, “inmadurez” del timo (células inmunes) para “madurar”. Estas células (llamadas células T) luego pasan por “un proceso de maduración notable llamado educación tímica” 2, en que son seleccionadas para conductas deseables. Ellas son entonces liberadas en el torrente sanguíneo dónde se denominan “células T inocentes” hasta que hayan encontrado el blanco específico para que sean “educadas”. Las células T que encuentran sus blancos y sobreviven son llamadas células “memoria”, capaces de responder más rápidamente a las amenazas inmunes como resultado de su experiencia.
John Raithel

Traducido por Carlos Rivera





1 Ver the food diagram

2 ver www.thebody.com/step/immune.html



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos