El amor en fuga



Descargar 7.76 Kb.
Fecha de conversión11.12.2018
Tamaño7.76 Kb.
Vistas16
Descargas0

El amor en fuga

Una novia errante es una mirada sobre el mundo del amor, un mundo que, actualmente, no tiene mucha prensa. Creo que en mucho cine de hoy se tienden a evitar las escenas intensamente amorosas por acusarlas de pomposas, grandilocuentes o artificiales. A mí me parece, y quizás sea una opinión muy personal, que hoy día se miden mucho los vínculos, y hasta hay un poco de mezquindad en que los vínculos no interfieran en el camino que uno supuestamente intenta hacer en su vida. Creo que por eso hay, en general, una cosa un poco controladora sobre las escenas amorosas”, dice Ana Katz, guionista y directora de El juego de la silla (2002) acerca de su segunda película seleccionada para la sección competitiva Un Certain Regard del festival de Cannes, y que será estrenada en Argentina el 7 de junio. Y agrega: “En ese sentido, creo que Una novia errante es un acto más libre, más bruto también, porque va en otra línea de lo que me parece que predomina en el cine contemporáneo”.

Es que la génesis de Una novia errante proviene, nada más y nada menos, que del deseo de reflexionar sobre un estado de ánimo: “Es una reflexión sobre ese estado de ánimo que implica pasarse largos minutos mirando el teléfono, y que después deriva en hacer 15 llamadas insistentes, una tras otra. Es cuando el estado de enamoramiento se transforma en una tortura, en un estado de caos y indefensión, y rompe con ‘el equilibrio’, que está tan de moda. Siento que hay cierta sobre valoración del equilibrio, que todo está muy medido. Nadie está muy equilibrado, eso es cierto, pero hay una sobre valoración del poder benéfico del equilibrio. Creo que se habla mucho de ‘lo bien que hace estar balanceado en la dieta’, ‘lo bien que hace encontrar una armonía en las relaciones’, siempre como hablando de tonos medios. Y la película es una historia que toca notas más chirriantes, aquellas notas que cualquier persona intenta disimular en lo social en relación al amor y la pareja”.    

La historia de Una novia errante comienza cuando Inés y Miguel se preparan para festejar su aniversario en Mar de las Pampas, fuera de temporada. Inés lo tenía todo pensado: seis días para disfrutar de saludable buen sexo, dormir hasta tarde, caminar sin rumbo por las playas ventosas, comer en lugares buenos y caros, y andar a caballo. Iban a ser 6 días de felicidad pura. Pero una discusión aparentemente trivial cambia todo el plan. Miguel abandona a Inés y esos seis días que iban a ser un idílico viaje de pareja se transforman en un tragicómico viaje interior de Inés, instalada en Mar de las Pampas, sola.

“Hay un referente célebre para mí que es Ana Magnani en el cortometraje Amore, de Fellini, que es alucinante, y narra una última conversación telefónica de la protagonista con un hombre que la está abandonando. El tema, el amor y los sufrimientos del amor, es algo universal. No hay nada que tenga que ver con sentir una temperatura actual de la vida de Buenos Aires, no buscaba eso” dice Ana Katz, y agrega: “Tampoco buscaba una mirada desde la psicología en términos de investigar una obsesión romántica. Muchas veces, el tratamiento que se le da a la psicología es culpable de generalizar demasiado situaciones que son interesantes de por sí, en su pureza, no en su análisis. La película no intenta explicar nada, más bien expresa un estado puro”. 

Inés, la novia errante, es una idealista, muy emocional y ciega. Una mujer enamorada. Un estado de enamoramiento asociado, por lo general, a una sensibilidad femenina. Pero no necesariamente, como lo explica Ana: “Me sorprendió que muchos amigos varones que vieron la película se sintieron muy identificados con Inés, realmente no me lo esperaba. Pero, me alegró, porque realmente creo que los lugares de lo femenino y lo masculino en el amor ya no están tan pre-establecidos. Creo que para la generación de nuestros padres, asumir una emoción, en lo masculino, era un acto difícil. Ahora eso cambió mucho y ya no se habla de esos hombres que se comenta en la familia que nadie nunca los vio llorar. En ese sentido, la película está más anclada en un mundo masculino y femenino más actual, donde los límites están más difuminados”.    

“Más que nada, me interesaba narrar esta historia desde una mirada de mucho cariño, pero también hay crudeza. No hay una mirada benevolente o protectora hacia la protagonista. Tampoco hay nada cínico, no hay condena ni juicio a los personajes. No es una película narrada desde la psicología, desde la intelectualización, sino desde lo afectivo, desde el estado afectivo del personaje”.

Ana Katz es la novia errante y Daniel Hendler, el novio abandónico. Catherine Biquard, Arturo Goetz, Marcos Montes, Carlos Portaluppi, Erica Rivas, Silvina Savater, Nicolás Tacconi, y Violeta Urtizberea completan el elenco. La producción está es de Ana Katz con Carolina Konstantinovsky en coproducción con Flehner films y Media Pro. Recibió   el Premio “Work in Progress” del  Buenos Aires Festival de Cine Independiente (BAFICI) y el Premio de la sección de 'Cine en Construcción' del Festival Internacional de cine de San Sebastián, (2006).



Por Pablo Suárez | 15.5.2007

http://www.artemisanoticias.com.ar

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos