El acceso a los servicios de salud mental de niños y niñas en situaciones de maltrato. Ciudad de Buenos Aires (2005-2010)



Descargar 166.5 Kb.
Fecha de conversión01.05.2018
Tamaño166.5 Kb.

El acceso a los servicios de salud mental de niños y niñas en situaciones de maltrato. Ciudad de Buenos Aires (2005-2010)

María Micaela Bazzano



mmicaelabazzano@hotmail.com

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires


Resumen
La ponencia a presentar es un fragmento de los resultados de una investigación correspondiente a una tesis de maestría.

El objetivo general de la tesis fue analizar las condiciones y características de accesibilidad que se presentan desde los servicios de salud mental de niños víctimas de violencia en la Ciudad de Buenos Aires (2005-2010). El objetivo específico en el que se centra la ponencia es el de analizar las percepciones de los equipos de salud que se presentan al momento de la implementación de las respuestas asistenciales a niños y niñas que se presentan en el servicio por situaciones de maltrato en el ámbito doméstico. A partir de esta caracterización se realizará un análisis que permita identificar las distancias y tensiones con los paradigmas de la Ley de Protección de Derechos del Niño, Niña y Adolescente.


En cuanto a la metodología, se trató de un estudio exploratorio descriptivo cuya estrategia metodológica estuvo basada en los principios del paradigma cualitativo.

Las unidades de análisis fueron los servicios de salud mental pertenecientes a hospitales públicos de la ciudad de Buenos Aires. Las unidades de observación fueron miembros de los equipos de Psicopatología Infanto-Juvenil de los Hospitales Generales y Pediátricos pertenecientes al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el Hospital de Día Infantil del Centro de Salud Mental N°1 y el Hospital Infanto-Juvenil Tobar García.

Se realizaron 22 entrevistas semi-estructuradas y 6 entrevistas en profundidad.

Luego se realizó un análisis de contenido cualitativo basado en técnicas destinadas a interpretar el contenido latente.


Este trabajo de investigación fue realizado con el apoyo de una beca a nivel servicios de salud, categoría iniciación, otorgada por el Ministerio de Salud de la Nación a través de la Comisión Nacional Salud Investiga.
Marco Conceptual
Las condiciones de derechos han devenido en una cuestión socialmente problematizada en torno de la niñez en las últimas décadas. La transformación de esta cuestión en una cuestión de Estado (Grassi; 2003; Thwaites Rey; 2005) constituye un analizador de las políticas sociales, las respuestas institucionales y de los actores que han tenido voz en la construcción histórica de un campo configurado en torno de la distinción entre dos matrices discursivas respecto de la niñez: el discurso de la protección y el de los derechos (Corea-Lewkowicz; 1999). Este proceso se dio en el marco del progresivo deterioro y precarización de las condiciones de la infancia (Luciani Conde; Barcala y otros; 2005) profundizado por las políticas neoliberales de la década del 90´.

La reciente ley N° 114 acerca de la Protección integral de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de la Ciudad de Buenos Aires incluye dos artículos que se refieren a niños y adolescentes con necesidades especiales: derecho a disfrutar de una vida plena en condiciones que aseguren su integración igualitaria y el derecho a la protección integral de la Salud. Sin embargo, el avance de los derechos de los niños en términos legales1, no se ha acompañado con acciones tendientes a cumplirlos.


El cambio de paradigma acerca de la concepción de la niñez que devino en la Convención Internacional de los Derecho del Niño, Niña y Adolescente, “orienta hacia un mayor reconocimiento del niño y la niña como persona y ciudadano o ciudadana, hacia la superación de antiguos esquemas de dominación, autoritarismo, machismo y hacia un mayor reconocimiento y participación social de la infancia como grupo de población” (Casas, 1998). La Convención consolida la figura de niños y niñas como sujetos de derechos en el campo legal y normativo, lo cual implica que sus necesidades se convierten en derechos civiles, económicos, políticos, sociales y culturales. En este contexto la niñez adquiere un espacio de identidad y reconocimiento sustentado en el cumplimiento de sus derechos y satisfacción de sus necesidades básicas.

En cuanto a la niñez, se tomó entonces el artículo 1º de la Convención Internacional de los Derechos del Niño, Niña y Adolescente, atificada en Argentina por unanimidad del Congreso a través de la ley 23.849, el 27 de Setiembre de 1990. El artículo 1º es una de sus reservas, y considera niño todo ser humano desde la concepción en el seno materno hasta los 18 años de edad.

No obstante es necesario tener en cuenta que cada sociedad posee su mundo de significados y posibilidades materiales, con lo cual las interpretaciones sociales y culturales de esta perspectiva son incorporadas e interiorizadas en los individuos de diversas maneras, constituyendo las representaciones sociales. Por este motivo concebimos la niñez como una construcción multidimensional y cambiante a lo largo del tiempo. Uno de los principios esenciales de la Convención es su carácter inclusivo, de rechazo a toda discriminación, incluida la discriminación de género.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 40 millones de niños sufren violencia en el mundo, y en la Región de las Américas y el Caribe ésta se da en todas sus formas. La mayoría de los niños sometidos a castigos corporales tienen entre 2 y 7 años de edad, y de ellos, el grupo más afectado fluctúa entre los 3 y 5. Un 85% de las muertes por maltrato son clasificadas como accidentales o indeterminadas, y por cada muerte, se calculan 9 incapacitados, 71 niños con lesiones graves e innumerables víctimas con secuelas psicológicas.

El abuso o maltrato de niños es toda forma de maltrato físico y/o emocional, abuso sexual, abandono o trato negligente, explotación comercial (trata) o de otro tipo, del que resulte un daño real o potencial para la salud, la supervivencia, el desarrollo o la dignidad del niño en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder (OPS 2007). Otras conductas que en general también se mencionan como abusivas incluyen niños que viven en la calle, conductas de prostitución infantil, y abandono total por parte de padres o cuidadores.



En el presente estudio hemos considerado maltrato hacia los/as niños/as a todas las situaciones no accidentales en las cuales el niño o la niña sufre daño físico, es privado/a de la satisfacción de sus necesidades básicas de alimentación y cuidados, se lo/la abusa sexualmente, o cuando se les hace un daño mental o emocional como resultado de una acción u omisión por parte de quienes tienen las funciones paternas o son adultos responsables (Ferreira, 1999; Bringiotti, 1999). También se considera maltrato ser testigo de violencia. El maltrato de los niños puede ser físico, abandono físico o negligencia, maltrato emocional, abandono emocional, y abuso sexual (Forward, 1991).

Las categorías de esta variable fueron las siguientes:


a) Maltrato emocional: es cuando los adultos presentan actitudes de negligencia o actos concretos que dificultan la nutrición emocional necesaria del niño para su normal desarrollo psíquico. Indicadores: miradas de burla, humillación, etc.; trato mediante insultos, desprecios; falta de contacto físico.
b) Maltrato físico: es el uso de la fuerza física por parte de los padres o cuidadores, provocando daño físico intencional y no accidental, que dan lugar a lesiones de diverso tipo y gravedad. Indicadores: golpes con las manos o patadas, con objetos, pellizcos, tirones de pelo, torceduras, etc.
c) Maltrato por negligencia: es la actitud pasiva de los padres o cuidadores en proporcionarle al niño la satisfacción de las necesidades mínimas adecuadas en relación a la vivienda, vestido, nutrición, higiene, educación y cuidados médicos.
d) Abuso sexual: es cuando el niño es utilizado para la gratificación sexual de un adulto o adolescente (se establece una edad de entre 5 y 10 años de diferencia entre el agresor y la víctima). Los comportamientos sexuales pueden no involucrar contacto físico, involucrarlo, o se generan actitudes propiciatorias por pornografía o prostitución infantil. Los actos son acompañados por amenazas, intimidaciones y el uso de la fuerza. La mayoría de los abusos ocurren en el hogar de la víctima siendo el ofensor más frecuente un miembro de su familia o entorno cercano. “El incesto es la más cruel e incomprensible de las experiencias humanas. Representa la traición más básica a la confianza, y es emocionalmente devastador. [...] Los protectores se convierten en perseguidores.[...] El incesto traiciona el corazón mismo de la niñez, su inocencia.”2
Diversos estudios han demostrado que los niños maltratados o abandonados son por lo menos el 25% más susceptible a experimentar problemas tales como delincuencia, embarazo, bajo rendimiento académico, uso de drogas y problemas de salud mental (Kelley et al., 1997). Así mismo, el abuso y el abandono incrementan la probabilidad de comportamiento criminal violento del adulto en un 28 a 30 % (Widom & Maxfield, 2001). El problema se incrementa cuando se considera que los padres que maltratan a sus hijos frecuentemente han experimentado maltrato durante su propia infancia y por lo tanto serán potenciales maltratadores. Se estima que aproximadamente una tercera parte de los niños abusados y abandonados eventualmente maltratarán violentamente a sus propios hijos (Prevent Child Abuse New York, 2001).
Estrategia Metodológica
El estudio fue exploratorio descriptivo. La estrategia metodológica se basó en el paradigma cualitativo. El mismo privilegia en la delimitación del objeto: el estar vinculado a la acción concreta desde una perspectiva transformadora de la realidad; incluir la visión de los actores involucrados en la problemática y en la implementación de los resultados; relacionar la actividad académica con la toma de decisiones en políticas sociales; posibilitar la transferencia inmediata de los conocimientos producidos en el proceso de investigación.

El período temporal fue 2005-2010. Ha sido definido en relación a la sanción de la Ley Nacional 26.061 de “Protección Integral de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes” (Octubre 2005), razón por la cual comenzó recientemente el Sistema de Protección Integral de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes. Sin embargo, como se verá en el desarrollo de los resultados, se hizo referencia en varias oportunidades a etapas anteriores que fueron incorporadas en el análisis por su relevancia.


La Ciudad de Buenos Aires cuenta con 32 Hospitales generales de agudos y 2 Centros monovalentes de Salud Mental. En todos ellos funcionan Servicios de Psicopatología y Salud Mental y la mayoría posee equipos Infanto-Juveniles.

Si bien el Hospital Garraham, es un hospital pediátrico que posee relevancia en el escenario sanitario y geográficamente está ubicado en la Ciudad de Bs. As, no fue incluido en la muestra dado que no es una dependencia del Gobierno de la Ciudad de Bs. As. Por otra parte, los profesionales del área de la salud mental de esta institución sólo trabajan en interconsulta o seguimiento con pacientes internados en el mismo Hospital.

Las unidades de análisis fueron los servicios de salud mental mencionados. Las unidades de observación fueron los responsables o miembros de los equipos de Psicopatología Infanto-Juvenil de los Hospitales Generales y Pediátricos pertenecientes al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el Hospital de Día Infantil del Centro de Salud Mental N°1 y el Hospital Infanto-Juvenil Tobar García.
La elección de estos sujetos fue hecha a partir de considerar que, dado el lugar que ocupan, ellos son a) soportes del discurso instituido, b) tienen contacto con la población de niños con trastornos psicológicos, c) son quienes trasmiten las reglas y pautan las prácticas a nivel institucional, d) y en quienes se delega la organización del servicio o la admisión, e) son quienes pasan más horas en la institución o tienen más experiencia (Barcala, Torricelli y otros; 2007).

Se tomaron entrevistas a los coordinadores o responsables de los equipos y también a sus miembros, en los casos que resultó necesario. Se realizaron 22 entrevistas semi-estructuradas a profesionales de distintos servicios de salud mental en el marco de diversos seminarios y jornadas hospitalarias y reuniones de redes.


Con el fin de profundizar sobre las prácticas de asistencia y las representaciones en la atención de la salud de estos niños se tomaron 6 entrevistas en profundidad a profesionales de los Equipos de Niños de los Servicios de Salud Mental y Psicopatología, relevados a partir de la composición del Sistema de Salud.
Respecto a la problemática del maltrato, se encontró que el sistema de salud, a través de entrevistas y comunicaciones con la Dirección de Salud Mental y de la Red de Violencia, refieren a dispositivos por fuera del mismo, es decir, recurren a ONGs y a Centros Integrales de la Mujer, que se encuentran dentro de la órbita del Ministerio de Desarrollo Social. Por este motivo se amplió el espectro de entrevistas planificadas, y se tomó una entrevista al Centro Integrador de la Mujer “Elvira Rawson”, donde funciona el Programa de Asistencia al Maltrato Infanto Juvenil que atiende niños en situaciones de maltrato.
En cuanto al tratamiento de los datos obtenidos, las entrevistas semi estructuradas se procesaron en Excel aquellas variables cuyo sistema de categorías permitieron una codificación o enumeración simple.

Luego para las preguntas abiertas de esas entrevistas y para las entrevistas en profundidad se utilizó el Programa ATLAS.ti a los fines de construir categorías y clasificaciones desprendidas del análisis del discurso referidas a las prácticas llevadas adelante por los responsables en Salud Mental entrevistados.


Sobre las entrevistas se realizó un análisis de contenido cualitativo basado en técnicas destinadas a interpretar el contenido latente (Piovani y Marradi; 2006; Andréu Abela; 2001). Una vez definido el conjunto de textos se construirá un esquema de codificación (coding frame). Las categorías se definirán de antemano a partir de las opciones teóricas y otras siguiendo un recorrido emergente (Denzin, Lincoln; 1994; Vasilachis de Giardino; 1992; Piovani, Marradi; 2006).
Resultados
A continuación se presenta la caracterización de las respuestas asistenciales que abordan maltrato infantil por temas, de acuerdo tres dimensiones: modalidad de atención, demandas más frecuentes y utilización de protocolos.
Modalidad de atención
El cuadro siguiente muestra la cantidad de servicios que ofrecen cada modalidad de atención. Cabe mencionar que la mayoría de los servicios desarrollan más de una modalidad, siendo las combinaciones más frecuentes las de tratamientos psicoterapéuticos y tratamientos farmacológicos y tratamientos psicoterapéuticos y tratamiento familiar:

Además de esta distinción, surge de las entrevistas en profundidad otra posible clasificación entre aquellos abordajes que son generales y aquellos que son específicos.
El tipo de abordaje es, en general, te lo diferencio como te decía antes, de consultorio externo y de sala.”
No es lo mismo cómo atiende la problemática de violencia… el gran problema que tienen los equipos, la gran diferencia entre los equipos de salud mental y el que atiende esta problemática es que la problemática de violencia intrafamiliar está el SECRETO. Si no sabemos trabajar con situaciones de secreto, con el resguardo del chico, nos hacemos cómplices, y de hecho muchos equipos de salud mental, porque asistimos a gente a chicos que están con depresión, con trastornos obsesivo compulsivo o con trastornos de la alimentación, o que tiene un síndrome conversivo y no puede mover un brazo y hay una situación de maltrato de larguísimo tiempo, o chicos que se autoagreden, uno los ve como que los estaban asistiendo en distintos lugares de salud mental, pero que no sabían o eran cómplices por no saber de como se debe trabajar la situación de violencia familiar. El chico debe trabajar en resguardo: significa que no debe ver a la persona violenta mientras dure el proceso diagnóstico y la primera etapa de tratamiento.”
Vemos que por un lado está la postura de aquellos que consideran una expertise y especificidad para el tratamiento de la problemática, basado en fundamentos teóricos del abordaje y con el objetivo de evitar una revictimización.

Por otro lado algunos consideran que el abordaje a través de servicios especializados produce un efecto estigmatizador:


En el caso de ellos, un chico que entra la unidad de maltrato. Esta sensación de… se puede salir del maltrato si uno entra a una unidad de maltrato? Lo que representa eso simbólicamente es fuerte. Hay que pensar estas cosas cuando se trabaja con pibes.”
Otra cuestión que se destaca y en la que hay consenso es la importancia de la interdisciplina:
Nosotros somos un servicio que atiende esta problemática interdisciplinariamente. Lo que consideramos es que la interdisciplinar es ponernos de acuerdo entre disciplinas. Y no la multidisciplina, que es el pediatra dice algo y lo anota en la historia clínica, el psicólogo viene y anota y así… Ahí se dan diagnósticos o miradas contradictorias. Nosotros tenemos que ponernos de acuerdo.”
En estos casos vemos que la interdisciplina apunta a un acuerdo entre las diferentes miradas para elaborar una estrategia de abordaje frente a cada situación.

Y, además de acuerdo y de la estrategia, la complejidad misma requiere de múltiples intervenciones:


Por eso como modelo lo pienso como cualquier otro modelo. Cualquier problemática de salud mental yo la planteo en equipo en interdisciplinar, y más con la complejidad y el atravesamiento de lo social que todo… cultural. No hay modo que no sea de trabajar cualquier problemática. Y en esta por supuesto el tema legal. Y en abuso mucho más.”
Por otro lado, la modalidad de atención que se implementa se concreta según cada caso y lo que la situación amerite. Sin embargo, en algunos establecimientos, la instancia de supervisión e interconsulta es fundamental para la toma de tal decisión y es allí donde destacan la necesidad de equipos interdisciplinarios.
Demandas más frecuentes
Aquí se presentan las demandas más frecuentes que reciben los servicios entrevistados. Cada servicio mencionó un tipo de demanda o más.

En cuanto a la categoría derivación por equipos externos, éstos se refieren en su mayoría a juzgados, escuelas y defensorías

Como puede observarse, si bien la frecuencia de la categoría de las consultas por maltrato o abuso es la más alta (6 servicios), en relación al total sólo conforman un 24%. Lo cual nos indica que por lo general las consultas llegan a los consultorios por diversas razones, que luego desembocan o dan pie a la manifestación de situaciones de maltrato o abuso. Esto se corroboró durante las entrevistas en profundidad.


Al indagar acerca de las demandas más frecuentes resulta necesario ahondar debido al caudal de derivaciones que los equipos manifiestan. La derivación es un factor muy importante, tanto aquella que ingresa a la institución como aquella derivación a la cual la institución deriva en busca de articulación o de una respuesta que no puede satisfacer.
En base a las entrevistas se elaboró el siguiente cuadro que ilustra el circuito de derivaciones:

En cuanto a las derivaciones recibidas en ocasiones parece resultar confuso el motivo de la derivación y no queda claro el procedimiento que debe realizarse ante la detección de un caso. Esta confusión en alguna medida viene dada por la implementación del Sistema de Protección de Derechos del Niño, Niña y Adolescente:
No en el caso o sea a partir de la ley de protección lo que llega como derivaciones a veces son del Consejo no del juzgado. En el caso del juzgado cuando interviene el juzgado en el caso cuando haya una medida excepcional de algún niño que si se termina judicializado porque el Consejo llega hasta ahí, por la aplicación de la ley.”
Vemos que las dudas más frecuentes son aquellas en las que se requiere algún tipo de intervención judicial o en aquellas en las que antiguamente se requería.
En cuanto a los espacios hacia los cuales se derivan casos se destacan el Hospital Elizalde, el centro Manuela Pedraza y el Hospital Gutierrez. Una de las razones es que son espacios en donde se asiste la problemática cualquiera sea el grado de complejidad que presente. Y además de detección, realizan tratamientos.

También se mencionan los Centros Integradores de la Mujer, ya sea porque tienen asistencia para niños, o porque tienen espacios para las mujeres insertas en ámbitos familiares en donde padecen violencia de género.




Utilización de protocolos
Respecto a la utilización de protocolos, nueve (9) servicios no utilizan protocolos.

Cinco (5) servicios sí utilizan protocolos, pero diferentes: 2 utilizan el protocolo elaborado por la Red de Violencia de la Ciudad de Buenos Aires, otro servicio utiliza uno basado en la ley 144 y la 448 de salud mental, y dos tienen protocolos de admisión propios de la institución en la que se encuentran.


En las entrevistas en profundidad la ausencia de protocolos aparece como una dificultad u obstáculo por: la desorientación que genera el no tenerlo y el respaldo que proporcionaría al equipo profesional en su intervención. Se expresó la necesidad de tener un protocolo específico que paute la intervención y que sirva de apoyo a los equipos profesionales:
Hay protocolos generales pero no o que apareció como problema justamente era que se internaban chicos que no tenían que estar internados o que no tenían que tener internación
Una dificultad adicional es la presencia de múltiples protocolos:
Y luego protocolos, manual de procedimiento donde todos se sientan protegidos, que están haciendo lo correcto. Hay millones de protocolos. Cada lugar tiene un protocolo. El que había sacado eran los hospitales, pero tenía que ver con cómo ingresa al hospital. Entonces es por ejemplo si ingresó por ginecología y donde ingresó. Pero no es específico del informe psi de una evaluación. Esa parte no aparece. Y después hay pero ninguno que puedas decir que es oficial. Eso facilitaría, todo junto, un reconocimiento de una modalidad de trabajo, un protocolo bien hecho, ayuda. El juez dice a ver qué hizo, está bien, es lo que tenía que hacer.
Vemos también la particularidad de esta problemática, que en muchas ocasiones no sólo implica asistencia sino también una intervención judicial. Se trata de los casos de abuso sexual donde interviene la justicia penal por tratarse del un delito tipificado y por ende se requieren pruebas para emitir una sentencia que sea condenatoria.
El único espacio que cuenta con un protocolo para casos de violencia es el Hospital Elizalde, pero su alcance es institucional.

Discusión
En primer lugar cabe mencionar que existió una dificultad en el acceso a los servicios de salud en lo que refiere, en términos metodológicos, al relevamiento de información o recolección de datos.

Esta dificultad no tiene que ver con la concertación de entrevistas o la disponibilidad de información, sino con la complejidad de las problemáticas que aborda esta investigación y la complejidad que requieren los servicios de salud para abordarlas.


Se relevaron los servicios que asisten maltrato infantil y se logró distinguir con claridad aquellos que reciben niños/as que sufrieron maltrato en el marco de un servicio general, como por ejemplo el de salud mental; como aquellos que se están conformados como espacios dedicados al tema.

Así, vemos que la oferta de servicios que abordan las situaciones de maltrato infantil con alguna especificidad puede clasificarse en cuatro grandes modalidades: la que lleva a cabo el hospital Elizalde, la del Hospital Gutiérrez, la de los servicios en general (pertenecientes al ámbito de salud) y las del ámbito de Desarrollo Social.

La primera se trata de la conformación de servicios específicos que abordan la problemática, compuestos por equipos interdisciplinarios y formados especialmente en la materia, que detectan y hacen tratamientos.

La segunda modalidad se refiere a la conformación de comités a nivel institucional, también integrado por profesionales de diversas disciplinas, en los que se tratan los/as niños/as que presentan las situaciones más complejas y se decide el abordaje disponiendo de los diferentes servicios que ofrece la institución (salud mental, pediatría, trabajo social, etc.).

La tercera se trata de un abordaje multidisciplinario, sobre demanda, enmarcado en un servicio de salud mental o en algún otro servicio como pediatría o servicios sociales.

Y por último, similar a la primera pero en otro marco institucional, las que desarrollan desde las áreas Mujer de Desarrollo Social. Se trataría de los Centros Integradores de la Mujer. Como vimos anteriormente, algunos disponen de servicios o programas dedicados a niños en situación de maltrato y otros albergan la problemática desde otro ángulo tomando a las madres en los tratamientos para resolver situaciones de maltrato que se dan a nivel doméstico.


Esto se relaciona con otra cuestión que señalan los resultados: que la problemática, para ser abordada de manera eficaz y efectiva, requiere de la intervención simultánea y articulada de varias instancias, como lo son salud, justicia, educación y desarrollo social.
Ligado a esto vimos que surgió el tema de la revictimización, estrechamente relacionado con las instituciones y la circulación de los niños y niñas por las mismas. Esta circulación se debe a una búsqueda de atención específica y en otros casos a cuestiones relativas a validaciones de abusos sexuales. Estas situaciones son las de mayor gravedad en términos de revictimización y constituyen una vulneración de derechos gravísima ya que se produce sobre una vulneración anterior que de por sí -como muestra la bibliografía, los antecedentes y las entrevistas- produce un daño y un sufrimiento psíquico y emocional severo.

Al respecto podríamos estar hablando de violencia institucional.


Dos ámbitos son entonces los que surgen vinculados a los servicios de salud que asisten niños/as en situaciones de maltrato con alta frecuencia: justicia y desarrollo social. El primero por dos cuestiones: una la transición del patronato al sistema de protección de derechos, y la otra porque existen casos en los que debe intervenir la justicia penal porque se trata de delitos tipificados (abuso sexual).

El segundo porque es un ámbito que proporciona espacios de contención y tratamiento tanto para el/la niño como para su entorno. Cuando las personas entrevistadas mencionaban el entorno, se referían especialmente a las madres y llama la atención el acento que se pone en la transversalización de la perspectiva de género en los tratamientos, en lo que respecta a violencia y abuso. A partir de esto surgió en interrogante acerca de la importancia de esta perspectiva en los servicios de salud mental que asisten niños/as y de ver cómo se piensa esta distinción en términos de las prácticas asistenciales y la accesibilidad.


Por esta razón es imperiosa la necesidad de articular con la justicia y jerarquizar la práctica profesional y el estudio que produce conocimientos desde el sector salud.
El abordaje de salud mental a problemáticas tan complejas como las mencionadas requiere de políticas claras y respuestas institucionales adecuadas, y no basadas en la buena voluntad de los equipos, como se evidencia en el trabajo de campo realizado.
Si bien hay un consenso de que estas son problemáticas en aumento, según refieren los entrevistados, los servicios de salud mental no se encuentran en condiciones de dar una respuesta integral a las necesidades que garanticen el derecho a la salud planteado por la Convención Internacional de los Derechos del Niño, Niña y Adolescente, la ley 114 y la ley 448 de Ciudad de Buenos Aires. En este sentido las respuestas institucionales para los/as niños/as que atraviesan situaciones de violencia resultan insuficientes.
Las representaciones descriptas en los resultados agudizan el déficit de accesibilidad simbólica a los servicios de salud mental dado que constituyen una barrera por la cual muchos/as niños/as terminan no accediendo a dichos servicios o siendo objeto de una práctica inadecuada que vulnera sus derechos.

Bibliografía


  • Alvarez Zunino, Barcala (2002)” Creando Redes para la integración Infantil”. Proyecto de Integracion Social y Comunitaria.

  • Barcala, A., Lopez Casariego, V., Czernieki, S., Scavino, C., Stolkiner, A.( 2002): "Notas sobre inequidades en salud de los niños de la Ciudad de Buenos Aires y estrategias familiares de cuidado." Del libro: Ensayos y Experiencias. Salud y Educación. Ediciones Novedades Educativas, pags.14-25.

  • Barcala, A; Brio,M; y otros (2004). “Caracterización de la consulta institucional en psicosis y autismo infantil en la ciudad de Buenos Aires. Estudio de caso.” En Revista de Investigaciones en Psicología. Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. Año 9, Nro. 2.

  • Barcala, A., Alvarez Zunino., O., Torricelli, F, Bianchi, V, Ynoub, R. (2003) “Niños/ as con trastornos psicopatológicos graves: representaciones sociales de los profesionales de salud mental que trabajan en los servicios de Salud pertenecientes al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires”. Primeras Jornadas sobre Representaciones Sociales. Investigación y Prácticas. Universidad de Buenos Aires, Octubre de 2003. Compliladores: M. T. Lodieu/ H. Scaglia. ISBN 950-29-0849-X Edición: MSPS-Integración.

  • Bringiotti, María Inés (1999) Factores de riesgo para el maltrato físico en la población infantil. Buenos Aires: Miño y Dávila.

  • Ferreira, Graciela B. (1998) Manual de Prevención y Recursoso para la Prevención de la Violencia Familiar. Buenos Aires: A.A.P.V.F.

  • Forward, Susan (1991) Padres que odian. La incomprensión familiar: un problema con solución. México: Grijalbo.

  • Luciani Conde; L.; Barcala; A. y otros (2005)”De la infancia en los márgenes a la ampliación de los márgenes de la infancia: ¿es posible la efectivización del derecho a la salud de niñas y niños en situación de calle? En Diagnósticos en la infancia. En busca de la subjetividad perdida. Gisela Untoiglich (coord.). 1ª Edición. Buenos Aires: Ediciones Novedades Educativas.

  • Marradi, A.; Archenti, N.; Piovani, Juan (2007) Metodología de las Ciencias Sociales. Buenos Aires: Emecé

  • Oliva M, Abraham M, Barcala A, ( 2001) Dispositivos Asistenciales para niños con trastornos Psicopatológicos Graves: Estrategias interdisciplinarias de Trabajo. Revista Fonoaudiológica de la Asociación Argentina de Logopedia, Foniatría y Audiología. 47:72-78

  • Pawlowicz, M. Pía; Bazzano, Micaela y otros (2008); Proyecto en etapa de redacción de informe final: Bases para el desarrollo de una metodología de evaluación de recursos para atención de la violencia contra la mujer, a partir de diagnósticos participativos comunitarios. Secretaría de Ciencia y Técnica de la Nación. La Matanza.

  • Stolkiner, A. (1995): "Asesoría en Servicios de Salud Mental." Material de la Cátedra de Salud Pública y Salud Mental II. U.B.A.

  • Ynoub, Roxana (1998); Caracterización de los Servicios de Atención en Violencia Familiar en el área metropolitana de Buenos Aires: actores, instituciones e historia. En: Cadernos de Saúde Pública, Vol. 14, nro. 1, pág. 71-83. Escola Nacional de Saúde Pública. Fundacao Oswaldo Cruz. Rio de Janeiro. Brasil.

1 La Ciudad cuenta con la Ley Básica de Salud de la Ciudad y la Ley 448 de Salud Mental y a nivel nacional con la Convención de los Derechos del Niño.

2 Forward, “Padres que odian. La incomprensión familiar: un problema con solución”, Ed. Grijalbo, cap. 7 La traición final, pág. 169.

Catálogo: saludypoblacion -> ixjornadas -> ponencias
ponencias -> Abstract 4: Modalidad de abordaje y atención en salud mental
ponencias -> Salud Mental Germani
ponencias -> Titulo del trabajo
ponencias -> Servicio de Emergencias Hospital Gral de Agudos Dr
ponencias -> Trabajo y Salud: La exposición a plaguicidas de los trabajadores hortícola del cinturón verde de Córdoba Autores
ponencias -> Factores sociales e individuales que explican la dependencia funcional de los Adultos Mayores de cuatro ciudades latinoamericanas
ponencias -> El adulto mayor: ¿objeto de cuidados o sujeto de derechos? Análisis de la legislación de los Centros Residenciales para adultos mayores en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
ponencias -> Articulación entre la formación de grado y residencias en el primer nivel de atención, en el marco de una estrategia de atención primaria integral
ponencias -> Sentidos y exposición al riesgo a partir de interacciones virtuales en adolescentes y jóvenes de la ciudad de Buenos Aires
ponencias -> Desarrollo de habilidades psico-sociales en adolescentes: una intervención de promoción de salud


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad