Eje 14: defensa, seguridad y derechos humanos



Descargar 2.84 Mb.
Página12/25
Fecha de conversión11.12.2018
Tamaño2.84 Mb.
Vistas98
Descargas0
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   25
Catálogo: wp-content -> uploads -> sites
sites -> Curriculum vitae marta mena 2015 sintesis curricular
sites -> Planilla de Inscripción Docente
sites -> Familia, territorio y huida en film Rapado de Martín Rejtman
sites -> Seminario Internacional bienestar infantil, prácticas de crianza y arreglos familiares
sites -> Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño Ubicación: Avenida Vélez Sársfield 264 Córdoba Horario de atención al público
sites -> PsicologíA. 2º Bachillerato contenidos: Bloque 1

Gobernantes y candidatos. Apuntes sobre las estrategias discursivas del PRO y Cambiemos en torno a la seguridad en las elecciones de 2015.


Autoras:

Camila Dabat - Instituto de Investigaciones Gino Germani, UBA

Fiorella Marzullo - Instituto de Investigaciones Gino Germani, UBA

Vanesa Lio - CIMeCS-IdIHCS (UNLP/CONICET)

RESUMEN

Los contextos electorales se presentan como momentos conflictivos donde ciertas preocupaciones sociales emergen y se expanden con mayor facilidad. Durante los últimos años esto se tradujo en campañas atravesadas por demandas de seguridad y, como consecuencia, en propuestas orientadas a responder al temor social frente al delito. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el mito de la ciudad peligrosa fue tangible en los spots macristas de la campaña de 2007 pero la retórica de la seguridad se desdibujó en las discursividades del PRO hacia 2011, con el partido ya al mando de la gestión local. De este modo, en términos discursivos, la inseguridad, el por hacer, se convirtió en seguridad, en



“haciendo”. En la presente ponencia, nos proponemos analizar los modos en que los candidatos del partido afrontaron la cuestión securitaria en la campaña de 2015. ¿En qué medida se repitieron las lógicas y estrategias discursivas de 2007 y 2011 durante la última campaña del PRO en la ciudad? ¿Qué lugar ocupó la seguridad en los discursos de los candidatos? ¿Fue la retórica del miedo un elemento estructurante de la campaña? En la contienda nacional, la retórica de la guerra retomó fuerza ante el acecho de un (¿nuevo?) fantasma criminal de gran protagonismo discursivo y mediático en el último tiempo: el narcotráfico. ¿Qué sucedió con la campaña de Mauricio Macri a presidente? ¿Vuelve el discurso del miedo a configurarse como una estrategia para disputar el poder al gobierno de turno cuando el PRO se para desde la oposición? A partir de estas preguntas, en esta ponencia intentaremos profundizar en las particularidades de los contextos, las estrategias de campaña y la retórica de la seguridad en la campaña del PRO en las elecciones locales y del frente Cambiemos a nivel nacional.

1

Introducción

El origen del PRO, parte fundamental de la Alianza Cambiemos que hoy gobierna el país, se remonta al año 2001. La conformación del partido es heterogénea y combina cuadros técnicos -originados en usinas de ideas propias como Grupo Sophía y Fundación Creer y Crecer- con políticos provenientes de los tradicionales partidos peronistas y radicales. El contexto político y social de aquella época alentó a Mauricio Macri a involucrarse en política y a formar un partido propio. Su desembarco oficial en la política se produjo en las elecciones de 2003, cuando se postuló como candidato a la jefatura de gobierno porteño. Si bien perdió en segunda vuelta frente a Aníbal Ibarra, fue el puntapié inicial empezar a conformar bloques propios en el Congreso Nacional y en la Legislatura porteña.

Su primer mandato como Jefe de Gobierno se inició en diciembre de 2007 y fue renovado en 2011, enfrentando y derrotando en balotaje en ambas oportunidades a Daniel Filmus como candidato del Frente para la Victoria (FPV). Durante su primer gobierno, Mauricio Macri recurrió a la puesta en marcha de una serie de políticas de seguridad que marcaron fuertemente su gestión. A través del denominado Plan de Seguridad, se instalaron cámaras y se fortaleció el poder de acción del Ministerio Público Fiscal con el fin de

“recuperar la ciudad para los vecinos”. Con este mismo objetivo, se encaró una de las más significativas apuestas de la gestión macrista en materia de seguridad: la creación de la Policía Metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires, fuerza que volvió a protagonizar los debates en torno al tema en la campaña a Jefe de Gobierno de 2015, debido a las disputas respecto del traspaso de su gestión a la órbita local y las críticas de los opositores por su despliegue limitado a unos pocos barrios porteños1.

Entendiendo los contextos electorales como momentos conflictivos donde emergen con mayor fuerza ciertas preocupaciones sociales, pudimos ver en investigaciones previas que el mito de una ciudad peligrosa fue tangible en los spots macristas de la campaña de 2007 (Calzado, Fernández y Crespo, 2013). Incendios, inundaciones, inseguridad por doquier, calles intransitables. El temor de los vecinos hacía de Buenos Aires una ciudad no deseada. Y las políticas de Estado existentes eran consideradas ineficaces. El PRO jugó en esa campaña con una doble promesa: si en el Estado hay eficacia, hay seguridad. Un voto entendido como símbolo de la esperanza, de un futuro de seguridades.



1 Al momento de las elecciones, la Policía Metropolitana cumplía funciones en las comunas 4 (Nueva Pompeya, Parque Patricios, La Boca y Barracas), 12 (Coghlan, Saavedra, Villa Urquiza y Villa Pueyrredón) y 15 (Agronomía, Parque Chas, Villa Ortúzar, Chacarita, La Paternal, y Villa Crespo).

2

Unos años más adelante, en 2011, la reelección de Macri se orientó hacia nuevos horizontes discursivos. La retórica de la inseguridad no fue priorizada como en 2007. La eficacia ya estaba en marcha; la Ciudad, en movimiento. De este modo, la inseguridad, el por hacer, se convirtió en seguridad, en “haciendo”, en Policía Metropolitana, en más cámaras, en la puesta en marcha de un Plan Integral de Seguridad (Calzado, Lio y Fernández, 2014a). La guerra se torna más silenciosa cuando se habla desde la propia gestión. Así, la construcción de los dirigentes estuvo lejos de erigirse a partir de la definición explícita de una lucha contra la delincuencia. Sin embargo, la cuestión no estuvo ausente del todo. El temor a la criminalidad aparecía entonces solapado tras la definición de la necesidad de proseguir, tras una gestión del mismo signo electoral, por el camino de la libertad y el orden.



En tanto el discurso de campaña se alejó de un horizonte confrontativo y el posicionamiento buscó reforzar la dimensión significante del consenso y el diálogo, la apelación a la imagen de guerra no parecía ser la más adecuada. Los spots de campaña en 2011 promovían una discursividad en torno de la gestión eficiente en pos de revivir una ciudad para el nosotros, los vecinos. La seguridad urbana era concebida como responsabilidad vecinal de sujetos privados que desconfían de la aplastante intervención del Estado Nacional y se unen para administrarla en función del propio costo-beneficio.

Este tipo de discursividad fue la que configuró, nuevamente, la campaña de 2015 a nivel local, con candidatos que buscaron identificarse con la experiencia de victimización de una vecindad de la que ellos mismos forman parte. Sin embargo, esta lógica mutaría más tarde en la estrategia de la campaña a nivel nacional, en la que Mauricio Macri se presentó como candidato a presidente del Frente Cambiemos, una coalición política surgida de una alianza con la Coalición Cívica y la Unión Cívica Radical. La retórica de la guerra retomó así fuerza ante el acecho de un (¿nuevo?) fantasma criminal de gran protagonismo discursivo y mediático en los últimos años: el narcotráfico. A partir del análisis de un conjunto de spots audiovisuales, piezas de comunicación gráfica, documentos, entrevistas y declaraciones de candidatos, nos proponemos profundizar las particularidades de las estrategias de campaña y el rol de la retórica de la seguridad tanto en el escenario local como en nacional.



El delito y la seguridad en las campañas electorales

La seguridad ciudadana emerge como un tema electoral prioritario a partir de los años sesenta en Estados Unidos y a lo largo de las siguientes décadas en varios países europeos (Zuloaga, 2014). En el caso estadounidense, según Simon (2011), la consolidación del temor al delito como temática central en la comunicación política electoral coincidió con

3

la caída de las sociedades salariales, momento en que los discursos de campañas locales y nacionales se focalizaron en la guerra contra el delito. En las contiendas electorales emergen así luchas por evidenciar “quién está dispuesto a ir más lejos en su papel de acusador” y los mandatarios se preocupan por “mostrar que se identifican con la experiencia de victimización delictiva y con el deseo de venganza que provoca” (Simon, 2011: 55). En el contexto de las crisis de representación, el delito se convierte en un insumo para la creación del consenso.



En América latina, el surgimiento del debate sobre la (in)seguridad de los habitantes de las ciudades se observa en los años ‘90, en estrecha relación con la preocupación por la violencia urbana, por la criminalidad violenta, y en coincidencia con la generación de una

“conciencia colectiva de inseguridad” que surge de la “construcción social de que la vida cotidiana está llena de riesgos” (Del Olmo, 2000: 7). De este modo, la cuestión delictiva va ganando espacios hasta consolidarse como una de las principales preocupaciones ciudadanas (Lagos y Dammert, 2012). En este proceso contribuyen las narrativas cotidianas, comentarios y conversaciones sobre el delito que conforman el “habla del crimen” y que, mediante la elaboración de prejuicios y la naturalización de la percepción de ciertos grupos como peligrosos, hacen proliferar el miedo (Pires do Rio Caldeira, 2007). Se da así una

“criminalización simbólica” como proceso social dominante, que se apoya en la “elaboración de pares de oposición obvios ofrecidos por el universo del crimen, siendo el más común el bien contra el mal” (Pires do Rio Caldeira, 2007: 34). La repetición de las historias refuerza las sensaciones de peligro, inseguridad y perturbación de las personas. De este modo, “el habla del crimen alimenta un círculo en el que el miedo es trabajado y reproducido, y en el cual la violencia es al mismo tiempo combatida y ampliada (Pires do Rio Caldeira, 2007:33).

Coincidiendo con el escenario regional, en Argentina la inseguridad frente al delito fue construyéndose social y políticamente como un problema clave de los centros urbanos desde mediados de la década del noventa. Hay quienes identificaron el uso electoral del miedo al delito como “cuestión que apela a todas las clases sociales” en el escenario argentino de fines de los noventa (Chevigny, 2003). Sin embargo, el paradigma securitario se consolidó luego del estallido social de diciembre de 2001, con el temor al delito como principal factor de legitimación/deslegitimación gubernamental (Kessler, 2009) y la instalación de la idea de “crisis de inseguridad” a partir de que se conjugase un componente subjetivo con un componente objetivo: la “sensación de inseguridad”, por un lado y el aumento de los delitos contra la propiedad y las personas, por otro (Sozzo, 2009).

En ciertos contextos, la conjugación de elementos diversos, como los que fueron mencionados, permite la configuración de una “ventana de oportunidad” para el

4

posicionamiento prioritario de “la seguridad como promesa electoral” (Zuloaga, 2014). Es así que en el contexto argentino, y en particular en la Ciudad de Buenos Aires, la agenda política y mediática estuvo teñida en los últimos años por el escenario de la violencia urbana, con el aumento de la circulación de noticias sobre el tema y el auge de las proclamas de seguridad en contextos electorales.



Algunos trabajos han estudiado “los efectos de la inseguridad” sobre las elecciones de 2009 (Cataife, 2011) y de 2011 (Fleitas Ortiz de Rozas, 2014), concluyendo que “el problema del delito ha tenido cierto impacto” y que en dichos casos prevaleció el “voto temático”. Si bien en el presente trabajo no pretendemos focalizarnos en la incidencia que esto tuvo en el posicionamiento y la elección ciudadana de 2015, nos preguntamos (sólo a los fines de dejar planteado el interrogante) acerca de la injerencia que este tipo de resultados previos podrían tener sobre el modo en que son definidas las estrategias discursivas de las campañas sucesivas. En relación a las propuestas, la agenda de la seguridad en tiempos electorales parece entrecruzar políticas de mano dura con políticas sociales y de prevención, eludiendo las posiciones extremas (Fleitas Ortiz de Rozas, 2014).

En nuestro caso, nos centraremos en el nivel discursivo para reconocer si la cuestión securitaria apareció en la campaña del PRO y de Cambiemos de 2015 y en qué medida incidió en el diseño de una estrategia comunicacional de los candidatos. Para esto, utilizamos como corpus los spots audiovisuales producidos para las elecciones generales, la campaña gráfica en vía pública, los folletos y plataformas electorales, así como las declaraciones de los candidatos sobre la temática en entrevistas y debates. Entendiendo que a partir del uso extendido de internet y, sobre todo, de la expansión de las redes sociales en los últimos años

“el poder se decide en un espacio de comunicación multimodal” (Castells, 2008) prestaremos también atención al papel de estas nuevas herramientas de la web 2.0 en las campañas electorales.

Larreta, Michetti y la continuidad del cambio

El 26 de abril de 2015 se llevaron a cabo las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En esta etapa, el PRO presentó dos fórmulas a candidatos a Jefe de Gobierno: por un lado la compuesta por Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli y, por el otro, la encabezada por Gabriela Michetti y Hernán Lombardi.

En las semanas previas, tanto el entonces Jefe de Gabinete Horacio Rodríguez Larreta como la senadora Gabriela Michetti -dos de los dirigentes más conocidos del espacio

5

y más cercanos a Mauricio Macri- se disputaron la candidatura a la jefatura de gobierno porteño. Si bien desde el partido definieron esta interna como un crecimiento para el espacio, como un acto democrático en el que los ciudadanos tendrían la posibilidad de elegir, lo cierto es que fueron a una interna abierta porque ambos funcionarios estaban decididos a suceder a Macri y no lograron ponerse de acuerdo internamente en quién sería el candidato. El 27 de marzo Macri declaró abiertamente su apoyo a Horacio Rodríguez Larreta a través de la red social Facebook y dio uno de los primeros indicios de lo que sucedería unas semanas más tarde. A pesar de las especulaciones mediáticas sobre la situación interna en el PRO, ambos contrincantes llevaron adelante una campaña sin agresiones por orden explícita de Mauricio Macri y mostraron apoyo permanente a la candidatura presidencial del líder del partido. Los dos se mostraron como parte de un mismo equipo que tenía la intención de continuar con el



“cambio” en la ciudad de Buenos Aires. Finalmente, la fórmula compuesta por Larreta y Santilli se impuso a la de Michetti y Lombardi.

Tras ganar la interna del partido en las PASO, la fórmula Larreta-Santilli venció el 5 de julio a sus oponentes en las elecciones porteñas, pero no obtuvo los votos necesarios para consagrarse en primera vuelta. Así, debió enfrentarse en balotaje a la ahora segunda fuerza del espectro político en la ciudad, el frente ECO liderado por Martín Lousteau, al que Larreta superó por una ajustada diferencia de tres puntos.

Las campañas, de primera y segunda vuelta de Horacio Rodríguez Larreta se esforzaron en demostrar que se trataba de una candidatura que venía a “continuar con el cambio”. En los spots de su campaña, “gestión” fue la palabra clave. El candidato propone profundizar el trabajo realizado en educación, infraestructura, cultura y salud, para lo cual pide a los ciudadanos que “lo acompañen con su voto”. En esta línea, los spots muestran soltura, trabajo en equipo y tienen como destinatario a todos los vecinos de la ciudad.

Macri y “la revolución de la alegría”

Una política distinta, llena de entusiasmo, alegría y esperanza. El diálogo y el amor, los dos grandes motores. Sobre estas construcciones discursivas se funda el cambio que preconiza Mauricio Macri y sus seguidores en el marco de la campaña para las elecciones presidenciales de 2015. Cumplida la instancia formal de las PASO, y con un resultado esperado por todos los miembros de la alianza Cambiemos a favor de la fórmula del PRO, Macri se lanza a la carrera electoral con un objetivo pragmático: llegar a la segunda vuelta. Con el 34,33 por ciento de los votos, las elecciones generales lo dejan unos pocos puntos por debajo de su principal oponente, Daniel Scioli (FPV). Un nuevo lanzamiento entonces tiene

6

lugar de cara al balotaje que finalmente consagrará al candidato de Cambiemos como presidente de la Nación.



La abstracción, los significantes vacíos y los enunciados ambiguos atravesaron un armado electoral que buscó por todos los medios evadir los detalles y las explicaciones profundas de los compromisos asumidos. De este modo, la ausencia de contenidos específicos y propuestas concretas de gestión caracterizaron la estrategia discursiva del candidato de Cambiemos, en línea con una campaña que se cimentó sobre la base de tres premisas discursivas generales y de una formulación un tanto abstracta, cuya realización efectiva en un período de gobierno sonaba, cuanto menos, un poco utópica. “Pobreza cero, terminar con el narcotráfico y unir a los argentinos”. Hete aquí los tres objetivos centrales –en la retórica de

Cambiemos aparecían enunciados también como “desafíos” y “sueños”– que protagonizaron la campaña audiovisual, gráfica y discursiva de Mauricio Macri.

Una prolífica producción de spots inundó la campaña televisiva y en redes sociales. Entre la primera vuelta y el balotaje, se produjeron en total 55 spots audiovisuales. Todos ellos, más las entrevistas a Macri y su equipo y la campaña previa a las PASO, estuvieron inmediatamente disponibles en el canal Youtube del candidato, dejando así en evidencia la centralidad de las redes sociales en la campaña2.

Los spots fueron, en general, temáticos, escuetos y dirigidos a targets bien definidos. Además de las máximas de “pobreza cero”, “unir a los argentinos” y “terminar con el narcotráfico” en Argentina, tuvieron su propio spot temas específicos, desde el agua potable y las cloacas, hasta los negocios y emprendimientos, pasando por la educación, la salud y la seguridad.

La lista interminable del crecimiento que promete Macri para “construir la Argentina que soñamos” parece transitar uno a uno los grupos y estamentos sociales, buscando interpelarlos en sus necesidades más básicas y cotidianas. Este objetivo por no dejar a nadie afuera se condensa en sus propias palabras luego de la primera vuelta: “Quiero decirles que estoy acá de buena fe”, “Ayudarlos a crecer”, “Agradecer a cada persona que visité, me hicieron entender cómo despertar este país y ponerlo a crecer”, “Cada día vamos a estar mejor” y “Voy a trabajar pensando en todos”, son algunas de los fragmentos del discurso del candidato que retoman los spots de cara al balotaje acompañados por el jingle “Estoy con vos”. La direccionalidad de los spots adquiere su punto máximo cuando Macri decide hablarle a su contradestinatario (Verón, 1987). Se dirige a quienes votaron a Scioli en primera

2 Este aspecto es retomado más adelante.

7

vuelta, los interpela en forma directa para resaltar que sus “buenas intenciones” y la búsqueda de no confrontar no tiene límites: “Un presidente debe trabajar para todos, no sólo para los que lo votaron. Aunque estemos en veredas diferentes, todos queremos lo mismo”. Va construyendo así la hegemonía que precisa, y las prioridades de algunos son presentadas como prioridades de “todos”.



Otros spots, más generales, reforzaron la idea del cambio, a partir de la ya conocida tendencia del PRO a revalorizar el rol de la gestión eficaz, el trabajo el equipo, el “hablar menos y hacer más”. El futuro, el progreso, el optimismo, los sueños y “la política con amor”, también tuvieron su lugar entre los spots. Abstracciones, expresiones de deseo, una supremacía del sentimiento por sobre la razón que va desdibujando los objetivos específicos del modelo político, social y económico que preconizan Macri y su equipo, a partir de la ausencia de propuestas concretas y de la falta de especificidad sobre el cómo transitar ese tan anhelado “camino del cambio”.

Las imágenes tuvieron, sin dudas, un lugar central en la campaña. Las visitas de Mauricio Macri, acompañado por Gabriela Michetti y la entonces candidata a Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, por distintos pueblos y ciudades del país funcionaron como la materia prima de los contenidos audiovisuales, la gráfica en vía pública y la folletería. Spots y videos parten de encuentros con ciudadanos comunes y corrientes, buscando representar la autenticidad de esa esperanza en el cambio.

En este “estar con” el ciudadano y el vecino, el marketing directo, los mails personalizados y el tono descontracturado e informal se transformaron en una herramienta privilegiada. El boca en boca es potenciado con el uso de las redes sociales. Así, los actos multitudinarios de la “vieja política” son reemplazados por encuentros más pequeños,

íntimos, que luego se reproducen una y otra vez a partir de las posibilidades de las nuevas tecnologías.



Retórica de la (in)seguridad: de la policía local al narcotráfico

En la discursividad del PRO, las ideas de libertad, felicidad personal y sana convivencia rigen los enunciados sobre la seguridad. La tranquilidad buscada se equipara a

“recuperar la calle para los vecinos”. En el marco de la contienda electoral local, la forma a partir de la cual Rodríguez Larreta manejó en las últimas campañas los discursos sobre seguridad es un buen ejemplo del funcionamiento discursivo del partido: se plasma la oposición respecto del Gobierno Nacional y se hace hincapié en la gestión propia en la Ciudad de Buenos Aires. La estrategia no falla porque la preocupación por la inseguridad se

8

mantiene, los índices de delito no disminuyen y, sin embargo, el electorado continúa eligiéndolos.



Tras ocho años de gestión, la seguridad ciudadana sigue siendo la principal preocupación para los porteños3. Sin embargo, en la campaña de 2015, al igual en la contienda de 2011, dejó de ser un tema prioritario en la agenda y pasó a ocupar un lugar secundario al cual sólo se remite de manera reactiva. En las distintos momentos e instancias que incluyó la campaña, el PRO no elaboró spots ni afiches alusivos al tema, sólo sobre el final de la campaña Rodríguez Larreta presentó en el debate televisivo4 tres propuestas en seguridad que luego replicó desde su cuenta oficial en Facebook. Concretamente, proponía: unificar las fuerzas policiales, entregar botones anti-pánico y colocar más luces y cámaras de seguridad en la vía pública.

La cuestión policial aparece en forma reiterada en los discursos del candidato, donde la unificación de las fuerzas se repite como propuesta central. En la perspectiva del PRO, el problema es, ante todo, de gestión y organización. Larreta insiste en que la solución está en unificar las cuatro fuerzas que conviven en la ciudad -Policía Federal, Policía Metropolitana, Gendarmería y Prefectura- y darles la “filosofía e idiosincrasia de la Metropolitana”, que se destaca por “su tecnología y agilidad”, extendiendo su presencia a todos los barrios. Se trata de una “tarea titánica” que abre “una oportunidad de trabajo en equipo para los gobiernos de nación y ciudad”, creando un “mapa del delito” con el fin de “mantener los espacios públicos”. Se responsabiliza por esta superposición de fuerzas al gobierno nacional, continuando las disputas por el traspaso de la policía federal y sus recursos al ámbito de la ciudad que se remontan a los momentos de creación de la Metropolitana (Lio y González, 2013).

Al despliegue policial se suma la preocupación por el espacio público, confluyendo en una serie de propuestas enmarcadas en las denominadas “estrategias de prevención situacional-ambiental” (Sozzo, 2009). Así, se busca modificar los espacios en donde se considera que podrían cometerse delitos, ya sea mediante la instalación de cámaras de seguridad, el aumento de la vigilancia, la iluminación de la vía pública o el reacondicionamiento de los parques y plazas. La propuesta, en una línea que continúa con la

3 Según un relevamiento realizado por el Centro de Opinión Pública y Estudios Sociales de la UBA en noviembre de 2014, el 60% de los encuestados porteños mencionó que su principal preocupación pasa por las falencias en seguridad ciudadana. El 56% consideró que la política en seguridad impulsada por el PRO es mala y la confianza en la policía, tanto Federal como Metropolitana, es baja. Ambas tienen apenas un 20% de aceptación.

4 El debate entre Horacio Rodríguez Larreta (PRO), Martín Lousteau (ECO) y Mariano Recalde (FPV) se realizó el 25 de junio de 2015 en el marco del programa A dos voces del canal de cable Todo Noticias.

9

perspectiva del PRO en campañas anteriores y en su gestión en la ciudad, es “seguir trabajando para que el espacio público sea un lugar más seguro para los ciudadanos, mediante iluminación y el cuidado de los espacios verdes”. Estas estrategias son efectivas para los gobiernos locales en términos de imagen, puesto que permiten mostrar resultados en el corto plazo aunque tienen como efecto el desplazamiento del delito de unas zonas a otras.



Esta visión se complementa en lo discursivo con algunos elementos de la prevención social, que tienden a modificar procesos sociales y culturales que se conciben como forjadores de una trayectoria en actividades delictivas, mediante medidas educativas, de salud, de capacitación laboral, promoción de empleo, de la familia, deportivas y culturales (Sozzo, 2009). En esta línea, para Larreta, el foco está puesto en los niños y jóvenes en situaciones de exclusión social. Sus medidas apuntan a incluir a jóvenes que no estudian ni trabajan a través de políticas con contenido social pero no en términos de derechos sino en clave penal para evitar las oportunidades de futuros delitos.

Ahora bien, a diferencia de la estrategia a nivel local, en la campaña presidencial del líder del partido, la seguridad apareció como un objetivo específico en el plano discursivo. La particularidad de la campaña de Mauricio Macri a presidente en 2015 fue que el discurso de la inseguridad adquirió una centralidad mayor que en campañas anteriores (sobre todo la de 2011) y la campaña de su sucesor en la ciudad.

Desde la declaración de principios del partido se enuncia la “felicidad personal” como un objetivo a alcanzar mediante el desarrollo de una “sociedad en libertad” donde “la ley sea justa para todos”. La perspectiva de la vida urbana se filtra en estas expresiones de deseo, donde los intereses de quienes viven en las grandes ciudades se expanden de modo hegemónico a los habitantes de toda la Argentina:

“Queremos una sociedad en la que la calle vuelva a ser de los ciudadanos, una comunidad en donde reine la armonía de una sana convivencia y en la que cada uno de nosotros pueda vivir con la seguridad de que su vida está protegida y a salvo, y donde la vida y la libertad sean valores supremos y realizados”5.

Esta visión de la ley y el orden como correlato de la felicidad, la protección y la convivencia se traduce en las propuestas estructuradas en la plataforma electoral en torno a

5 Plataforma Electoral Cambiemos. Las cursivas son nuestras. Disponible en http://pro.com.ar/plataforma-electoral/

10

tres ejes: la inclusión social, el desarrollo económico y el fortalecimiento institucional. En este último, la justicia y los derechos humanos aparecen como prioridad para “disminuir la impunidad” y lograr que “los argentinos podamos vivir con tranquilidad”. A estos fines, de acuerdo a Cambiemos, la política pública tiene que orientarse a “mejorar los resultados de la persecución penal”. Se reclama así un Estado protector de los ciudadanos, que actúe mediante “procesos penales rápidos y efectivos”, “cárceles sanas y limpias” y la “reinserción productiva” de los detenidos en la sociedad mediante la educación y el trabajo. La perspectiva penal y rehabilitadora se completa con políticas de acompañamiento a los “sectores vulnerables”, que revaloriza el lugar de la víctima.



Aparece de este modo un tipo de discurso ya característico en el PRO que, a partir de la configuración del vecino como principal destinatario, interpela a las víctimas de los peligros urbanos y les otorga un rol central. Esta construcción del ciudadano-víctima como principal destinatario, incluye a quienes temen a los riesgos y la violencia condensada en la imagen de aquellos diferentes, esos otros que no forman parte de la vecindad deseada. Así, las campañas recuperan el discurso del paradigma de la victimización, en el cual “todos y todas podemos devenir víctimas, cualquiera sea nuestra situación social, económica, cultural y el sexo al que pertenezcamos (…) la victimización es más un evento que una característica que afecta toda nuestra biografía” (Pitch, 2009: 67). La vulnerabilidad incluye, de este modo, no sólo a las víctimas de hechos particulares sino también a quienes potencialmente pueden, y temen, serlo.

La sección de “seguridad” de la plataforma electoral parte de una suerte de definición colectiva: “Entendemos por seguridad aquella situación de hecho en la cual se encuentran minimizados tanto los riesgos de ocurrencia de delitos como los niveles de criminalidad y violencia”. En esta situación de riesgo extendida, el Estado se presenta como principal responsable de ofrecer “protección a los ciudadanos en lo referido a su integridad física y patrimonial”. En el modo de enunciar la cuestión delictiva de Cambiemos emerge una conceptualización de la seguridad como conjunción de dos componentes: uno objetivo, vinculado al aumento de los hechos delictuosos identificados como “criminalidad en la calle” o “micro-criminalidad”, que incluyen delitos contra la propiedad y las personas especialmente en el espacio público (Sozzo, 2000), y uno subjetivo, que se expresa en la “sensación de inseguridad” (Kessler, 2009). Esta percepción subjetiva de la seguridad es afectada por un mecanismo de victimización indirecta que surge de la circulación de información e incide en la preocupación por el tema: “La información sobre delitos actúa como anticipación de una

11

eventual victimización personal futura y, de este modo, se convierte en una fuente de temor”



(Kessler, 2009: 70-71).

“Ocho de cada diez argentinos se siente inseguro. Existe en la sociedad una percepción de ausencia de justicia. El costo anual de las tasas actuales de delito es, creemos, del 3% del PBI”6.

Si por un lado aparece esta dimensión subjetiva de la inseguridad, por otro se busca objetivar el dato a partir de la estadística propia y la preocupación racional por los costos del delito en términos productivos. Frente a esto, se enuncia desde la plataforma, las políticas deben estar orientadas a “reducir las tasas delictivas”, “recuperar la presencia integral del Estado en todo el territorio”, “potenciar la prevención social del delito”, “desarrollar un sistema integral de estadísticas criminales” y “diseñar e implementar un Sistema Nacional de Inteligencia moderno, democrático y operativo”.

Estos lineamientos programáticos se diluyen en la campaña discursiva y audiovisual del candidato, donde el narcotráfico adquiere protagonismo, aunque en la plataforma aparece sólo implícitamente en una mención final respecto de la creación de la “Agencia Nacional contra el Crimen Organizado”. Esta última propuesta desplazó el resto de los temas y adquirió centralidad durante la campaña.

La lucha contra el narcotráfico se presenta, como mencionamos, como uno de los tres objetivos centrales elegidos por Mauricio Macri, junto con los “sueños” de alcanzar la “pobreza cero” y “unir a los argentinos”. Este viraje de la seguridad en tanto delitos ciudadanos al narcotráfico como problema macro nacional es visible en la comunicación gráfica y, especialmente, en los contenidos de la campaña de marketing directo que se centra en el envío de correos electrónicos a los ciudadanos y voluntarios. “Terminar con el narcotráfico” aparece como el segundo objetivo de esta declaración de intenciones más general tanto en un folleto del partido como en un e-mail específico:

“El segundo objetivo es TERMINAR CON EL NARCOTRÁFICO, que envenena a nuestros hijos, genera violencia en nuestros barrios y corrompe



6 Plataforma Electoral Cambiemos. Las cursivas son nuestras. Disponible en http://pro.com.ar/plataforma-electoral/

12

las instituciones. Vamos a mirar de frente el problema como ningún gobierno lo hizo hasta ahora”7.



Para esto, se agrega en el folleto, es necesario “erradicar el paco”, terminar con “las bandas que amenazan tu tranquilidad y la de tu familia”, y una lograr una “justicia ágil e independiente” para poder “confiar en que tus derechos sean respetados”. La construcción de un “nosotros” y un “ellos” se condensa en la temática del narcotráfico a partir de la oposición entre quienes anhelan la tranquilidad perdida y quienes suponen una amenaza para esta esa paz social buscada. La retórica del miedo aparece, de este modo, como un pilar de la estrategia discursiva que busca construir un destinatario amplio:

“Hoy quiero contarte cómo vamos a poner fin al miedo. Porque estamos sumergidos en una cultura de la violencia que nos tiene a todos los argentinos con temor a que maten o lastimen a nuestras familias. Vivimos detrás de rejas, custodiados por cámaras de seguridad, por alarmas, como si viviéramos en una guerra. Pero igual tenemos miedo”8.

De nuevo, la vinculación con el narcotráfico parte de su caracterización como el principal problema vinculado a la seguridad y del reconocimiento de las drogas como origen de los males que afectan a la sociedad:

“El núcleo de toda esta violencia descontrolada está en las drogas, que en la última década creció en ventas y consumo de una manera alarmante ante la indiferencia de las autoridades, destruyendo la vida de miles de personas”9.

Ahora bien, en este tipo de enunciados se reconoce también un contradestinatario

(Verón, 1987) claro: sin mencionarlo explícitamente, la alusión a la “última década” remite inmediatamente al período kirchnerista, responsabilizando en modo directo a las autoridades anteriores por su “indiferencia” e “inacción”.





  1. Plataforma Electoral Cambiemos. Las mayúsculas en el original. Las cursivas son nuestras. Disponible en http://pro.com.ar/plataforma-electoral/



  1. Correo electrónico enviado desde la cuenta de Mauricio Macri el 18 de septiembre de 2015 con el asunto: “Es nuestra prioridad terminar lo antes posible con el narcotráfico”. Las cursivas son nuestras.



  1. Ibídem.

13

La estrategia de recurrir a la retórica del miedo para ponerse en el lugar de los ciudadanos y distanciarse de los políticos de turno aparece también en las declaraciones del candidato en entrevistas periodísticas y en debates televisivos.

“En la Argentina está ganando el miedo. El miedo paraliza. El miedo no nos deja crecer. El miedo nos hace sentir que perdemos libertad. Porque ha avanzado el delito en esta década como nunca antes, igual que la droga y el desarrollo del narcotráfico (...) éste se un tema grave y todos tenemos derecho a recuperar la tranquilidad”10.

La gestión propia del candidato en la Ciudad de Buenos Aires queda invisibilizada y sólo emerge para destacar “el profesionalismo” con que fue creada la Policía Metropolitana y que, dice Macri, debe replicarse en “la lucha contra el narcotráfico”. Ahora bien, la centralidad en la cuestión del tráfico de drogas como problema en la discursividad del partido no hace desaparecer los delitos urbanos que configuraron las campañas anteriores del candidato en el ámbito local. Sin embargo, la inseguridad ciudadana, que preocupa y hace temer a quienes circulan por las calles de la ciudad, aparece vinculada a las drogas como consecuencia necesaria.

“No estamos viviendo en la Argentina con la tranquilidad que solíamos hacerlo. Lamentablemente pensamos por dónde vamos, a qué hora salimos, nos preocupa cuando nuestros hijos salen de noche, estamos con las rejas, sabemos que corren peligro nuestros hijos por un par de zapatillas, por un celular. Lo que yo quiero les pedir esta noche es que no nos resignemos a vivir tras las rejas, que volvamos a trabajar juntos para recuperar la tranquilidad y la paz. Lo que yo les quiero proponer, que es una de mis tres propuestas, es enfrentar y derrotar el narcotráfico que ha potenciado, que ha aumentado la violencia y la cantidad de delitos en Argentina. Después de

10 Debate televisivo de los candidatos a presidente de la Nación previo a la primera vuelta electoral. Realizado el 4 de octubre de 2015 en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y transmitido en directo por varios canales de televisión.

14

diez años de inacción, de complicidad del gobierno nacional, que se la ha pasado negando esta realidad, y la verdad es que nos ha afectado a todos”11.



Una de las principales líneas de acción que Macri propone en este sentido es la

“urbanización de las villas” y “pacificación de los barrios más peligrosos”, configurando el delito como propio de ciertas zonas de la ciudad que responden al mapa de la inseguridad y dando lugar a una lectura que conecta al delito y la violencia con los niveles de pobreza.

Respecto de la campaña audiovisual, de los 55 spots que se realizaron para las elecciones, cinco están dirigidos específicamente a temáticas relacionadas con la cuestión de la seguridad12 y otros ocho aluden al tema de manera indirecta o lo mencionan entre otras consignas13. Un dato que redunda en lo que venimos argumentando es que de los cinco spots temáticos sobre seguridad, tres remiten a la cuestión del narcotráfico y las drogas. Los argumentos se repiten y la necesidad de “terminar con el narcotráfico”, “ desarticular los carteles de droga” y “erradicar el paco de toda la Argentina” aparece vinculado directamente con el reclamo de una sociedad más tranquila donde reine la paz y la armonía de la convivencia. En este demonio que encarna todos los males, Cambiemos encuentra la causa y la inmediata forma de remediar los niveles de violencia e inseguridad que diagnostica.

La seguridad en las redes sociales

Como mencionamos más arriba, las redes sociales tuvieron un rol fundamental en la campaña del PRO y de Cambiemos. El uso de estas herramientas no solo sirvió para reforzar esa imagen de partido político joven y moderno sino que también permitió una comunicación más directa con sus seguidores sin más intermediarios que los propios administradores. Todas las publicaciones en Twitter o Facebook se escriben en primera persona, se utiliza una y otra vez la interpelación directa al destinatario para mostrar cercanía con el candidato.

Las redes sociales adquirieron una importancia tal que Mauricio Macri realizó varios anuncios de campaña a través de su cuenta de Facebook, por ejemplo, como mencionamos, el apoyo manifiesto que otorgó a Horacio Rodríguez Larreta en las PASO porteñas.



  1. Debate televisivo de los candidatos a presidente de la Nación previo al balotaje. Realizado el 15 de noviembre de 2015 en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y transmitido en directo por varios canales de aires y de cable.



  1. S1 Terminar con el narcotráfico, S7 Desactivar los carteles de droga, S8 Una mejor policía, S20 Erradicar el Paco de toda la Argentina, S27 Vamos a terminar con la violencia.



  1. S6 Me importa, S12 Por eso estoy acá, S32 Luz, agua y seguridad, S33 Gobernar, S34 Justicia independiente, S42 Tenemos la oportunidad de que la política mejore la vida de la gente, S43 ¿Y si cambiamos?, S53 Una nueva forma de hacer política.

15

Funcionaron, además, como una vía de comunicación directa con el electorado, a través de la cual todos los candidatos instaban a las personas a que les escribieran por esa red social invitándolos a conocer sus casas y escuchar sus problemas y propuestas. Una vez que estos encuentros se concretaban, desde el partido editaron videos que inmediatamente se difundieron por los canales oficiales de cada candidato, y se diseñaron carteles de vía pública con fotos de estas reuniones y comentarios favorables que las personas les dejaban en sus perfiles de Facebook. Los candidatos del PRO y de Cambiemos dieron a las redes no solo un uso intensivo sino también estratégico e innovador, ya que ningún otro partido ni candidato apeló a los mismos mecanismos que, vistos los resultados, parecen haber dado sus frutos.

Para analizar el lugar que ocupó la seguridad en las redes es necesario hacer una distinción entre la campaña en la ciudad y la campaña nacional. Como ya mencionamos, mientras Macri considera al narcotráfico como uno de los pilares de su campaña, Rodríguez Larreta asocia la seguridad a las mejoras que el PRO puso en marcha en la ciudad y entiende que, producto del cambio que inició en 2007, los porteños se sienten “más seguros”.

A nivel discursivo el concepto de “inseguridad” que manejan desde el PRO es bastante amplio. La inseguridad no sólo hace referencia al delito ciudadano o al narcotráfico sino que es también inseguridad vial y violencia de género. En una de las pocas publicaciones que estrictamente aluden al tema, el 25 de junio de 2015, coincidiendo con la fecha del debate pre-electoral en la ciudad, Larreta compartió a través de su cuenta de Facebook tres fotos con sus propuestas concretas para la inseguridad:

“Seguridad: Propongo unificar en una sola fuerza a los 20 mil efectivos de todas las fuerzas que hoy están en la Ciudad y darles la impronta y la vocación de servicio de la Policía Metropolitana. Horacio. #SigamosConElCambio.

Seguridad: Seguir iluminando calles y plazas y sumar cámaras de seguridad. Horacio. #SigamosConElCambio.

Seguridad: Más botones anti-pánico priorizando a las mujeres víctimas de la violencia doméstica y a los ancianos. Horacio. #SigamosConElCambio”.

También en el discurso a través de redes sociales aparecen los mecanismos invisibilizadores del PRO, que minimizan el conflicto, lo edulcoran, lo disfrazan y se lo reapropian de una forma que consiste en reducir el problema, plantear soluciones

16

superficiales y de corto plazo, sin reconocer que la cuestión les es propia ya que hace ocho años gobiernan la ciudad.



A nivel nacional el escenario es totalmente diferente, si bien las publicaciones en redes sociales de Mauricio Macri se utilizan poco los términos “seguridad” o “inseguridad”, en concordancia con su campaña gráfica y audiovisual, hay una fuerte mención al narcotráfico. Este es el significante que condensa todo lo relacionado al delito y se presenta como la principal causa de la inseguridad y el enemigo al cual el gobierno tiene que derrotar.

Por citar dos ejemplos que ilustran esto, desde su cuenta oficial en Twitter,

@MauricioMacri el 17 de noviembre de 2015 publicó: “Vamos a profesionalizar las fuerzas de seguridad y encarar la lucha contra el narcotráfico desde el primer día.

#MacriEnTelenoche #Cambiemos”. En una línea similar, el 13 de septiembre de 2015 sostuvo: “El avance del narcotráfico es la principal amenaza a la seguridad de los argentinos #TerminarConElNarcotráfico”, este tuit incluye el enlace a una publicación más extensa en

Facebook donde hay una foto de policías de la Metropolitana con la frase “Terminar con el narcotráfico” acompañada de una explicación en la que concluye que esta es la principal causa del avance del delito ya que “corrompe a políticos, policías, jueces y funcionarios a cambio de impunidad”. También afirma que el paco -una droga sumamente nociva consumida en su mayoría por sectores populares- “daña el cuerpo y el futuro de nuestros pibes, arruinando las vidas de familias enteras” por eso insiste en su propuesta de erradicar el paco y de esta manera “liberar” a los chicos que son explotados por las mafias. Compara esto con la gestión en la ciudad que toma como modelo de “recuperación” de los adictos: “También vamos a prevenir y tratar las adicciones a través de una política integral, como la que hicimos en la ciudad de Buenos Aires: acción temprana, asistencia para los chicos y su grupo familiar, integración comunitaria y líneas de atención anónima y gratuita”.

Este último ejemplo ilustra algo que se repite en varias de sus publicaciones en redes sociales: Macri coloca en la categoría “seguridad” al narcotráfico, a las adicciones y al paco, sin establecer ningún tipo de distinción. De esta manera, no sólo vincula el problema de la inseguridad a las adicciones y al consumo de drogas, sino que contribuye a la estigmatización de los consumidores de esta sustancia, ya que no remite a drogas de cualquier droga, sino exclusivamente al paco, poniendo el eje del conflicto en un grupo social bien definido.



A modo de cierre: cambios y continuidades

El manejo que desde el PRO y de Cambiemos se hizo del tema de la inseguridad, salvando las distancias de cada campaña, es una especie de metáfora que ilustra el

17

funcionamiento del PRO en general: minimizar conflictos, desligarse de problemas sociales que les son propios y responsabilizar al gobierno nacional. Esta estrategia pudo identificarse tanto en la ciudad como a nivel nacional. Como ya sucedía en la campaña local de 2007, en la estrategia de Macri en 2015 se buscó dar visibilidad al tema de la inseguridad y el narcotráfico, y construirlo como la causa de muchos de los problemas del país.



Según Simon (2011), “los dirigentes con cargos estaduales tienen más oportunidades de politizar el delito”, pero están condicionados a la rendición de cuentas respecto de las políticas que propusieron y eventualmente implementaron (2011:39). En este sentido, cuando quien habla es un gobernante de turno, se observa cierta dificultad para enunciar la inseguridad como problema y la noción recobra sentido a partir de la definición de una seguridad plasmada en las políticas en curso. Esta dificultad para politizar y capitalizar la cuestión delictiva desde la gestión permite ver también las distancias entre los discursos en campaña y las prioridades definidas una vez iniciada el gobierno de los vencedores (Zuloaga, 2014).

Las campañas electorales son momentos privilegiados para la emergencia las imágenes del desorden urbano y las disputas en torno al sentido atribuido a la inseguridad, en las que los candidatos se posicionan a partir de sus diagnósticos y propuestas de intervención. En estos contextos, el lugar que ocupa el enunciador en los espacios de gestión no pasa desapercibido y se convierte en un elemento condicionante de sus discursos y estrategias para abordar la temática delictiva. Los discursos electorales alrededor de la ineficacia estatal no podrán estar generados por un actor con responsabilidad de gestión. La inseguridad, entonces, deja de ser un diagnóstico negativo y se transforma en seguridad, en acción –ya no en omisión– de un Estado frente a la violencia urbana (Calzado, Fernández y Lio, 2014b). Esta puntualización de las acciones que el Estado ha llevado adelante para enfrentar la inseguridad es lo que pudimos observar en los modos en que Rodríguez Larreta abordó la cuestión en la campaña local de 2015. El delito no se ubica entre los temas privilegiados y se elude describir y enumerar los riesgos delictivos de la ciudad. Por el contrario, de modo reactivo ante la necesidad de responder sobre el tema, se revalorizan las decisiones tomadas en los años en gestión y se propone continuar por la misma vía del cambio.

Este discurso asociado a la eficacia de la gestión, que parte de un nosotros vecinos amparados por un Estado activo, permeó también en la campaña de Mauricio Macri para presidente, en la que el candidato buscó capitalizar sus “logros” en la ciudad como activos para una futura posible gestión a nivel nacional. Sin embargo, la imagen de la guerra, del delito y de la fuerza estatal vuelve a emerger en un ámbito en el que la principal

18

responsabilidad no está en quien enuncia. El gobernante se convierte en candidato, asume el rol de quien viene “de afuera” y enfatiza la dimensión del “cambio”. Es así que, en la campaña nacional, como describimos, la seguridad se torna un elemento fundamental en la estrategia de campaña, se diagnostican los peligros y los riesgos que preocupan a la sociedad, para distanciarse de quienes a cargo del gobierno nacional “no han hecho nada” para resolver el problema. La retórica del miedo, entonces, resurge ante el protagonismo de una inseguridad asociada al narcotráfico, como principal y casi única problemática vinculada al delito en el país.



Estas observaciones surgidas de nuestro análisis de las campañas de Mauricio Macri y Rodriguez Larreta en 2015 se volverán una nueva hipótesis de cara a las campañas del PRO y Cambiemos -ahora en gestión en la ciudad, en la provincia de Buenos Aires y en la nación-en las futuras campañas de 2017 y 2019, en las que una continuación de estos análisis de las retóricas electorales respecto de la seguridad permitirá verificar o refutar las tendencias que venimos identificando desde 2007.

Bibliografía

Calzado, M., Fernández, M. y Crespo, T. (2013). Qué bonita vecindad. Estrategias discursivas de riesgo y orden en una elección porteña (Campaña del PRO 2007), en



Actas de las Jornadas Interdisciplinarias de Jóvenes Investigadores en Ciencias Sociales, Instituto de Altos Estudios Sociales de la Universidad Nacional de San Martín, 8 al 10 de mayo de 2013.

Calzado, M., Lio, V. y Fernández, M. (2014a). El concepto de inseguridad en las campañas electorales latinoamericanas. El caso del PRO en la Ciudad de Buenos Aires (2007-2011). Mediaciones Sociales. Revista de Ciencias Sociales y de la Comunicación, 13, 211-237.

Calzado, M., Lio, V. y Fernández, M. (2014b). Comunicación, política y seguridad. La construcción de la violencia urbana en las campañas electorales en la Ciudad de Buenos Aires (2007-2013), en Actas de las VIII Jornadas de Sociología de la UNLP, Ensenada, 3 al 5 de diciembre de 2014.

Castells, M. (2008). Comunicación, poder y contrapoder en la sociedad red (II): los nuevos espacios de la comunicación. Telos: Cuadernos de Comunicación e Innovación, 75, 11–23.

Cataife, G. (2011). An integrated model of vote choice in Argentina, 2009. Latin American Politics and Society, 53(3), 115-140.

19

Chevigny, P. (2003). The populism of fear. Politics of crime in the Americas. Punishment and Society, 5(1), 77-96.



Del Olmo, R. (2000). Ciudades duras y violencia urbana. Nueva Sociedad, 167, 74–86. Fleitas Ortiz de Rozas, D. (2014). El impacto de la inseguridad en las elecciones. Documento

de trabajo. Buenos Aires, Asociación para Políticas Públicas. Kessler, G. (2009) El sentimiento de inseguridad. Buenos Aires: Paidós.

Lio, V. y González, L. (2013). “Una ciudad que nos cuida y protege”. La comunicación de las políticas de seguridad en la gestión del PRO en Buenos Aires. Avatares de la comunicación y la cultura, 6, 1–23.

Lagos, M. y Dammert, L. (2012) La Seguridad Ciudadana. El problema principal de América Latina. Lima: Latinobarómentro.

Pires do Rio Caldeira, T. (2007) Ciudad de Muros. Barcelona: Gedisa. Pitch, T. (2009). La sociedad de la prevención. Buenos Aires: Ad- Hoc. Simon, J. (2011). Gobernar a través del delito. Barcelona: Gedisa.

Sozzo, M. (2000) “Seguridad Urbana y Tácticas de Prevención del Delito”, en Cuadernos de Jurisprudencia y Doctrina Penal Nro. 10. Buenos Aires: Ad-Hoc.

Sozzo, M (2009). “Gobierno local y prevención del delito en la Argentina”. Urvio, Revista Latinoamericana de Seguridad Ciudadana, 6.

Verón, E. (1987). La semiosis social. Buenos Aires: Gedisa.

Zuloaga, L. (2014) “La seguridad como promesa electoral (2002-2004)”, en El espejismo de la seguridad ciudadana. Claves de su presencia en la agenda política. Madrid: Los Libros de la Catarata. Pp. 95-138.




Compartir con tus amigos:
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   25


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2017
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos