Eichmann en Jerusalén



Descargar 19.89 Kb.
Fecha de conversión24.07.2018
Tamaño19.89 Kb.


El nazi bueno o la banalidad del mal según H. Arendt

Hannah Arendt, (1906-1975) autora de “Eichmann en Jerusalén“, además de otras importantes obras, reflexionó ampliamente sobre las causas del totalitarismo.

Arendt hace alusión al concepto “la banalidad del mal“, afirmando que cualquier persona mentalmente sana puede llevar a cabo los más horrendos crímenes cuando pertenece a un sistema totalitario. Por ejemplo, sólo por el deseo de ascender dentro de la organización y hacer carrera dentro de ella. Personas así actúan dentro de las reglas del sistema al que pertenecen sin reflexionar sobre sus actos. No se preocupan por las consecuencias de lo que hacen, sólo por el cumplimiento de las órdenes.

“Lo más grave en el caso de Eichmann, era precisamente que hubo muchos hombres como él, y que estos hombres no fueron pervertidos ni sádicos, sino que fueron y siguen siendo, terrible y terroríficamente normales.” Adolf Eichmann no mostró durante el juicio ningún sentimiento de culpa o de arrepentimiento. Dijo que sólo se limitó a hacer su trabajo y a obedecer órdenes. Como Hannah Arendt dice en su libro, “Él cumplió con su deber…; no sólo obedeció las órdenes, también obedeció a la ley.” No comparte la idea de que los criminales fueran manifiestamente psicópatas y diferentes de la gente normal.

Según Arendt, el ser humano es un ser que actúa libremente y es responsable de sus actos. Eichmann actuó según su voluntad. Por lo tanto, en la cuestión del Shoah (holocausto judío), la culpa recaería sobre las personas y descarta decididamente la idea de una culpa colectiva del pueblo alemán.


El concepto de “banalidad del mal” de Arendt hace referencia a un fenómeno, en el que una persona es capaz de cometer actos objetivamente monstruosos sin motivaciones malignas específicas, y lo más grave es que precisamente hubo muchos hombres como el propio Eichmann que no fueron ni pervertidos ni sádicos, sino terriblemente normales. Esta banalidad del mal está relacionada con Sócrates, que defendía que el mal se comete por falta de reflexión, y por ello no es necesario poseer ninguna dimensión demoníaca para llevarlo a cabo.

Se produjo “un aislamiento de la realidad” que plantea innumerables cuestiones acerca de la perversión de las costumbres y de todo aquello a lo que se le llama normal. El nazismo se ocupó de regular ciertas prácticas para que el mal se normalizara y fuera habitual, para que Eichmann no tuviera pesadillas por las noches. En una situación así, en la que el mal se asienta en el día a día y se vuelve algo normal, los supuestos límites quedan desbordados. Todo se desdibuja.

Puede parecer una contradicción o incluso una provocación calificar a un nazi de bueno. En realidad, la filósofa de origen alemán no llegó tan lejos como para calificar a un nazi como una buena persona. Se limitó a señalar que el tipo de nazi que estaba representado por Eichmann era una expresión banal del mal.
Es probable que esperáramos encontrar en Eichmann la encarnación del mal con mayúsculas, un monstruo sádico moral. Alguien con una mente perversa o con un odio desaforado hacia los judíos. Pero Eichmann era un hombre corriente que entró en la maquinaria nazi y llevó en efecto, actos conducentes al genocidio. Pero psicológicamente distaba mucho de ser un individuo malvado y cruel como podríamos imaginarnos a otros nazis.

Muchos individuos estarían caracterizado por varios rasgos comunes

a) una visión del mundo como una selva peligrosa, lleno de seres egoístas; b) una visión jerárquica de la estructura social; c) una alta valoración de signos externos de poder y estatus; d) una valoración negativa de la simpatía y la generosidad (identificadas con inferioridad) y en cambio, una valoración positiva de la fuerza y la crueldad (identificadas con una naturaleza "superior").

Sin embargo, los psicólogos que siguen preguntándose por qué tantos alemanes normales, probablemente buenas personas en su ámbito doméstico, se convirtieron en genocidas en tan poco tiempo.

Dos estudios parecen arrojar un poco de luz y apoyar las tesis de convalidar el diagnóstico de la filósofa alemana. En el primero, se constató cómo personas de la calle sometidas a la influencia de la autoridad son capaces de producir daños severos a personas inocentes por el mero hecho de responder equivocadamente una serie de preguntas. La persona normal que hacía llegar una descarga sobre la víctima, lo hacía por un sentido de obligación -por una concepción de sus deberes como sujeto de experimentación- y no por una tendencia peculiarmente agresiva".

Diez años después, otro psicólogo, quería probar de qué manera los individuos cambian sus patrones de conducta en ciertas circunstancias: si colocamos a gente buena en un lugar malo, ¿la persona triunfa o acaba siendo corrompida por el contexto?, ¿de qué manera cambiamos nuestro patrón de conducta individual cuando actuamos dentro de un colectivo? La respuesta a la que llegó es que lo que determina el resultado es la naturaleza de las circunstancias, no la destreza o las intenciones del conductor".

Cuando el mal es cometido por una organización, cuando éste tiene carácter colectivo, no es descartable que en el puente de mando haya monstruos morales, pero entre los mandos intermedios e inferiores lo más probable es que se encuentren seres normales que involucrados en ese contexto grupal y bajo el influjo de una poderosa autoridad renuncien a la autonomía moral en aras del reconocimiento y aceptación del grupo. Eichmann fue uno de tantos alemanes normales que deseoso de ser aceptado por sus superiores o por el grupo, voluntariamente se cegó para seguir órdenes inmorales. En eso reside el carácter banal del mal: que no es exclusivo de los monstruos.

José Luis Pérez Triviño Hazte fan 



Profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad Pompeu Fabra .

1ª. Lea el anterior artículo; extraiga las ideas y compréndalo para que sea CAPAZ de realizar una reflexión y discusión pública en el aula.

2ª. Busque información escrita y recopile imágenes sobre el campo de concentración o exterminio que le corresponda. Introduzca su trabajo en un dispositivo de almacenamiento masivo para exponerlo en el aula.

Delgado Hajoui, Sara Campo de Esterwegen

Fernández Díaz, Nicole María Campo de Bergen Belsen

Franco Forte, Álvaro Campo de Rustenberg

Gordillo Pérez, Marta Campo de Buchenwald

Grande Rontomé, Javier Campo de Ravesnsbruck

Gutiérrez Reveriego, Francisco Ilia Campo de Flossenburg

Málaga Remis, Sofía del Pilar Campo de Mauthausen

Montes Veredas, Sergio Campo de Chelmo

Moreno Clemente, Miguel Campo de Belzec

Munuera Martínez, Luis Campo de Maldanek

Ojalvo Cruz, Micaela Campo de Sobibor

Pacheco Ramos, Ismael Gulag de Kolymá

Pulido Mena, Ana María Gulag de Solovki

Rincón Rodríguez, Alfonso Javier Solución final (balance de víctimas, informe a sus compañeros).

Sánchez Pérez, Samuel Campo de Bikernau

Seco Molano, Marina Gulags (informe a sus compañeros sobre los gulags)

Traba Polo, María Dolores Cayetana Campo de Treblinka

Vaquero Gómez, Francisco Campo de Auswicht

------------------------------------------------------------------------------------------

Almena Moreno, Olalla Campo de Esterwegen

Bachiller Rodríguez, Beatriz Gulag de Kolymá

Benito Moreda, Borja Campo de Mauthausen

Bustamante Villa, Laura Campo de Buchenwald

Clemente Breganciano, Blanca Gulag de Solovki

Colmenero Ferreira, María Esmeralda Campo de Chelmo

Fernández Ceciliano, Blanca Campo de Flossenburg

García Rubio, Paula Campo de Bikernau

García-Agúndez García, Blanca Campo de Auswicht

Gazapo Hernández, Juan Antonio Campo de Rustenberg

Gerardo López, Nuria Campo de Sobibor

Iglesias Barroso, Rubén Campo de Maldanek

Muñoz García, Samuel Solución final (balance de víctimas, informe a sus compañeros).



Pulido Flores, Alejandro Gulags (informe a sus compañeros sobre los gulags)

Velarde González, Abraham Campo de Treblinka


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad