Educación superior y diversidad funcional: importancia de las redes sociales informales para la provisión de los cuidados


Figura 4: Distribución del grado de discapacidad de los estudiantes (n=28)



Descargar 199.93 Kb.
Página2/3
Fecha de conversión12.05.2019
Tamaño199.93 Kb.
1   2   3

Figura 4: Distribución del grado de discapacidad de los estudiantes (n=28).

Fuente: Elaboración propia.

Como se puede ver en los datos presentados arriba, al igual que en tipo de discapacidad, existen diferencias notables entre mujeres y hombres. Consideramos importante reseñar que el 37,9% por ciento de mujeres poseen una discapacidad mayor del 75% en oposición al 10,3% de los hombres. Asimismo, encontramos que, en grados moderados de discapacidad, las mujeres siguen mostrando niveles más altos (17,2%) que los hombres (3,4%). Sin embargo, en los porcentajes inferiores son los hombres los que obtienen puntuación más alta.

Consideramos importante poner en relación lo anteriormente mencionado con el hecho de tener reconocida por la Administración Pública la necesidad de tercera persona; siendo que, aunque es cierto que existe un mayor número de mujeres que de hombres que afirma tener reconocido este derecho (31%) frente al 6,9% de los varones, existe un alto número de mujeres que afirma que no se le ha reconocido (27,6%), en oposición al 20,7% de hombres. Creemos importante manifestar que el 13,79% de los encuestados (n=4) no sabía si contaba con esta condición, esta desinformación supone, sin lugar a duda, una pérdida de derechos y un empeoramiento, en caso de ser así, de la calidad de vida, traducido en la pérdida de apoyos y recursos materiales y personales. Si bien, existe una correlación significativa entre el grado de discapacidad y el reconocimiento de dicho derecho (Sig.=0,004).

Para concluir, en relación al ámbito de la discapacidad, se preguntó a los usuarios si pertenecían, además de AUNE, al tejido asociativo de la discapacidad a lo que un 34,5% respondió que no, frente al 65,5% que afirmaba participar en una asociación, incluso dos en algunos casos. Si analizamos estos datos según el género de los encuestados, encontramos que el 73,8% de las mujeres participan en el movimiento asociativo frente al 50% de los hombres. Consideramos este hecho como un factor de protección y como herramienta de inclusión y participación social a pesar de las limitaciones de las mismas (Velázquez, 2008). Es cierto que en Granada existe un tejido asociativo fuerte y consolidado, encontrando generalmente asociaciones y fundaciones según tipo de discapacidad. Si bien es cierto que en los últimos años se están promoviendo asociaciones para mujeres o actuaciones dentro del movimiento asociativo con perspectiva de género.

En relación con lo anterior, y para empezar a profundizar ya en la temática concreta que nos ocupa, nos cuestionamos acerca de con quién vivían las personas que han participado en este estudio. Pues como hemos venido defendiendo a lo largo del presente trabajo, la familia tiene un papel protagonista tanto en el cuidado como en los procesos de incorporación normalizada al resto de redes sociales.



Según la información obtenida, la mayoría de encuestados reside en el domicilio familiar, representando al 58,6% por ciento del total, sin tener en cuenta a aquellos que viven con familiares, aunque no en domicilio familiar (6,9%) seguidos por aquellos que lo hacen con compañeros de piso con los que no tienen ningún tipo de parentesco (13,8%), En un menor porcentaje, se reside solo (6,9%), en un Colegio Mayor o Residencia Universitaria o en otra forma habitacional (6,9%) en los dos últimos casos.

Figura 5: Lugar de residencia mientras se cursan estudios en la Universidad de Granada.

Fuente: Elaboración propia.

Aunque no se aprecian grandes diferencias según género, podemos ver que son solo mujeres las que viven en Colegio Mayor o Residencia Universitaria, posiblemente porque este tipo de instituciones educativas suponen una ayuda importante a la hora de realizar actividades de la vida diaria que pueden resultar más complicadas si se tiene una discapacidad. Asimismo, son solo mujeres las que viven solas. En ambos casos consideramos que cuentan con los recursos personales o económicos que les posibiliten esta forma de residencia.

Nos cuestionamos, asimismo, acerca del gran número de socios de AUNE que residen en el domicilio familiar. Aunque es cierto que puede deberse a la necesidad o la voluntad de seguir viviendo en el domicilio familiar, hay que tener en cuenta que la Universidad de Granada es una de las universidades españolas con mayor oferta formativa, no solo en el ámbito autonómico sino también en el territorio nacional, siendo que la mayoría de estudiantes residentes en Granada, con o sin discapacidad, la escogen para continuar su formación académica.

Una vez esbozado el perfil sociodemográfico de los participantes de nuestro estudio, nos disponemos a presentar los datos obtenidos a través de los instrumentos mencionados anteriormente.

En primer lugar, por la naturaleza de este trabajo, nos centraremos en el análisis de los resultados obtenidos a partir de la Escala de Lawton-Brody (IL). Como se ha explicado con anterioridad, las puntuaciones podían oscilar entre los 0 y los 8 puntos. En nuestro caso, éstas se han concentrado en el rango de 2 a 7, lo que quiere decir que ninguno de los participantes se encuentra ni en el máximo ni el mínimo de la situación de dependencia. (= 5,13; DT=1,72). Si bien, si analizamos según el género encontramos que el nivel de dependencia manifestado por las mujeres (=5,23) es ligeramente superior al de los hombres (=5).

Presentamos, a continuación, los resultados obtenidos en cada uno de los ítems:

Tabla 1: Resultados por ítems para la Escala de Lawton-Brody (IL).




Media ()

DT

Capacidad para usar el teléfono

,97

,186

Compras

,45

,506

Preparación de la comida

,45

,506

Cuidado de la casa

,76

,435

Lavado de ropa

,59

,501

Uso de medios de transporte

,72

,455

Responsabilidad con respecto a la medicación

,83

,384

Manejo de asuntos económicos

,97

,186

Fuente: Elaboración propia.

Observamos que aquellos ítems con las puntuaciones más bajas son el relativo a la realización de compras, preparación de la comida y lavado de ropa. Relacionamos los resultados obtenidos con la escasa accesibilidad en la mayoría de las grandes superficies, a pesar de las numerosas iniciativas puestas en marcha en los últimos años para posibilitar la accesibilidad universal y el derecho al consumo (Casado, 2016). Asimismo, el cuidado de la casa y la preparación de la comida son actividades que requieren de un notable esfuerzo físico.

Según el género, no tienden a aparecer grandes diferencias. Si bien, se aprecian diferencias en el ítem relacionado con la preparación de la comida, donde las mujeres (=0,52; DT=0,51) presentan mayor autonomía que los hombres (=0,3; DT=0,48), cabría cuestionarse hasta qué punto esta diferencia es debida al factor cultural. Por el contrario, en relación al uso de medios de transporte, los hombres manifiestan un mayor uso de los mismos (=0,8; DT=0,42) frente al género femenino (=0,68; DT=0,47). Sin embargo, entendemos que estos datos deben ser puestos en relación con los presentados anteriormente, donde se observaba que las mujeres con discapacidad participantes en el estudio poseían en su mayoría un alto grado de discapacidad, generalmente física, hecho que dificulta el uso de medios de transporte, especialmente colectivos. Es tarea de la Administración Pública hacer de la ciudad un espacio cuidador, que se preocupe por conocer y atender las necesidades de sus habitantes.

A continuación, nos centraremos en el ámbito familiar, para lo que analizaremos los resultados obtenidos a través del APGAR familiar. Cabe decir que la mayoría participantes (89,7%) cuentan con una familia que presenta una funcionalidad normal y que sólo en un mínimo porcentaje, encontramos familias con disfuncionalidad moderada (6,9%) o grave (3,4%), con lo que se confirma nuestra hipótesis de partida en la que afirmábamos que el buen funcionamiento familiar podía considerarse un factor de protección para la inclusión académica de las personas con discapacidad, como han demostrado numerosos estudios, a algunos de los cuales ya hemos hecho mención.



Si analizamos los ítems de manera independiente, obtenemos los siguientes resultados:

Figuras 6 y 7: Valores obtenidos en APGAR familiar en mujeres (n=19) y hombres (n=10).



Fuente: Elaboración propia.

Según los gráficos, podemos observar que los hombres están menos descontentos que las mujeres con respecto a su situación familiar pues solo en un caso se ha considerado la opción “casi nunca”, siendo este caso el relativo a la toma de decisiones; por el contrario, las participantes de género femenino lo han hecho, aunque en muy pequeña medida, en relación a tres ítems: diálogo (n=1), toma de decisiones (n=2) y tiempo compartido (n=1). A pesar de este pequeño apunte, se puede considerar, como muestran los datos globales, que la funcionalidad familiar es buena en la gran mayoría de los casos.

Nos disponemos a analizar los datos obtenidos a partir de la Escala de Apoyo Social Funcional Duke-Unk. Los datos han presentado un rango de 28 puntos, siendo la puntuación máxima 55 puntos y la mínima 27. (=44,24; DT=8,03).

A la luz de los datos obtenidos, puede afirmarse que el Apoyo Social Percibido es alto ( ≥ 32), encontrándose el resultado cerca del percentil 75. Si diferenciamos según género encontramos que las mujeres perciben un mayor apoyo social (=44,53; DT=8,12) que los hombres (=43,7; DT= 8,27).



Si analizamos los datos por ítem, encontramos los valores siguientes:

Catálogo: assets -> congreso -> abstractfiles
abstractfiles -> La Red cuca (Centro Urbano de Cultura, Arte, Ciencia y Deporte): análisis de la política de fomento y gestión para las industrias culturales y creativas
abstractfiles -> Gobernanza: una propuesta sistémica procesual política y Territorio
abstractfiles -> Título del documento: La regulación jurídica de la participación juvenil en el ámbito iberoamericano
abstractfiles -> El actor red como constructor de gobernanza en la implementación de políticas públicas
abstractfiles -> Autor(es): Tinoco-García Alicia
abstractfiles -> Línies estratègiques eapc en relació al Pdgxi
abstractfiles -> Partidos Políticos y Prevención de Lavado de Dinero un mecanismo para el combate a la corrupción en proceso de consolidación. Political Parties and Money Laundering Prevention a mechanism to combat corruption, a consolidation process
abstractfiles -> La visión utilitaria de la educación y la ilusión de que estamos aprendiendo: un análisis crítico a las políticas educativas estandarizadas


Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad