educación intercultural como herramienta de integración e inclusión para la población estudiantil a nivel primario y secundario de los/as participantes del Programa de Limitaciones Lingüísticas en Español e Inmigrantes (lle)



Descargar 94 Kb.
Fecha de conversión05.06.2018
Tamaño94 Kb.

(La) educación intercultural como herramienta de integración e inclusión para la población estudiantil a nivel primario y secundario de los/as participantes del Programa de Limitaciones Lingüísticas en Español e Inmigrantes (LLE): El caso de los educandos/as dominicanos/as en Santurce- San Juan, Puerto Rico (2014-2016).

Mara Rivera Cardec1

Programa para Aprendices de Español como segundo idioma e Inmigrantes (AEI)

Introducción

Cuando hablamos de migraciones internacionales o regionales, nos acercamos a un sin número de hipótesis sobre la expulsión de personas desde los países de origen para llevar a cabo una migración; ya sea forzada o voluntaria. Según los teóricos estos movimientos migratorios pueden ser voluntarios, tienen una característica básicamente distinta, “la decisión de migrar se toma en función de las ventajas que ofrece el lugar de destino, aun cuando el de origen no está condicionado u obligando la partida, y un segundo motivo puede ser por motivos económicos y/o laborales y hasta de migraciones forzadas, que son aquellas consideradas o motivadas por una presión externa directa” (Mármora, 2004), como lo es el caso de las poblaciones que radican en países en conflictos bélicos. Más allá del impacto social de las migraciones, hay que tomar en cuenta los procesos que recaen sobre el migrante al momento de tomar la decisión de desplazarse. El solo hecho de tomar la decisión, estando en su país de residencia, el individuo experimenta sentimientos y emociones de duelo, pérdida, sentimiento de fracaso (por tener que partir), inseguridad, etc. (Valdivieso, 2014) Las migraciones son un movimiento realizado por personas, es decir, un proceso social. Al estos desplazarse, lo hacen con una “mochila” que incluye un idioma, una historia, una familia, -o relaciones sociales con grupos semejantes- y una cultura propia por mencionar algunas características2. Una vez en el país de acogida, indudablemente, también enfrentan consecuencias del proceso, como por ejemplo, el solo hecho de tener que habituarse en un espacio geográfico que no es el suyo. Para atender las consecuencias de este impacto, el país receptor deberá garantizar unos derechos básicos a esta población, en donde se les garantice el “reconocimiento básico a la diversidad grupal y cultural en la construcción de esa nueva ciudadanía, haciendo imprescindible admitir la igualdad plena de derechos, de modo que el acceso a los recursos sociales sea posible para todos, independientemente de su origen o procedencia” (García Martínez, 2002). Para lograr estos posibles procesos se requiere que haya una comunicación equilibrada entre los distintos grupos, no obligando el vincular a nadie a una sociedad receptora a la cual no está preparada. Dentro de estos llamados recursos sociales es imprescindible el asegurarle a la población una intervención educativa dirigida a eliminar los prejuicios (entre la sociedad de acogida y los migrantes), y que favorezca, la comunicación entre distintas colectividades. Como propuesta ante este escenario, se gesta la idea de la sociedad intercultural, siendo esta concebida y apoyada por todos, “y en ese esfuerzo constructivo, los pensadores, educadores y mediadores sociales han de funcionar como un ente aglutinante capaz de mantener unidos ladrillos muy diversos” (García Martínez, 2002).


En las últimas décadas Puerto Rico ha sido país receptor de migración caribeña, en su mayoría, procedente de la vecina República Dominicana. Para el 2011, la isla contaba con una población de inmigrantes dominicanos de “68.000 inmigrantes (en situación regular) cifra que podría superar los 300.000, si se pudiera contabilizar los migrantes indocumentados o en situación irregular”3. Según las estadísticas, utilizando el lugar de nacimiento de los migrantes, la población dominicana (nacidos fuera de Puerto Rico), ocupa casi el 20%, del total de la población nacida fuera de la Isla4.  El Consulado Dominicano en Puerto Rico estima que, la población dominicana alcanza esta cifra (en situación regular como irregular), estos ya, de primera, segunda y hasta tercera generación.  La cara de esta población según los estudiosos, indican que es femenina (Estrella, 2013), y de niños/as menores de los 18 años.  

Como parte de los procesos de integración y acogida de estos niños/as a su lugar de destino es necesario que, los sistemas educativos aseguren unas bases sólidas para la igualdad de oportunidades en la escuela, el trabajo y la sociedad, atendiendo la diversidad de géneros, etnias y culturas a partir del un reconocimiento entre iguales basado en el respeto a la diversidad (Essomba Gelabert, 2006).  Al momento, las escuelas en Puerto Rico no cuentan con un método o currículo (tangible) de enseñanza y formación, pensado desde una educación intercultural, inclusiva e integradora, la cual fomente estos principios, no solo desde el migrante, sino también, concebida y haciendo énfasis desde la comunidad local, aprendiendo a vivir juntos, aprendiendo a vivir con los demás5.   Ante esta problemática, existen y se identifican escenarios de no convivencia entre estudiantes, en donde se produce una atmósfera de violencia, caracterizada por la ausencia de aceptación a las posibles diferencias con el otro. Por ejemplo, situaciones de rechazo basadas en la no tolerancia, sucesos por índole de raza, discrimen por ser de otro lugar, apodos según su nacionalidad (mangú, domi, mojao, salao, etc.6) y hasta por su propia condición de migrante. En su mayoría, (y dentro de las excepciones no está Puerto Rico), los programas de educación intercultural existentes buscan, en los objetivos de mínima, el aprendizaje de la lengua y las costumbres básicas del país de recepción y, en el de máxima, la participación (IESALC, 2006). Estos programas se vehiculizan, fundamentalmente, en las escuelas con mayor matrícula de migrantes.  En el caso de Puerto Rico existe el Programa de Limitaciones Lingüísticas en Español e Inmigrantes (LLE)7 el cual se orienta y enfoca, esencialmente, en el dominio del idioma español y no en los procesos ineludibles para el bienestar integral de esta población


La investigación en proceso

Al momento estoy desarrollando una investigación que pretende responder y aportar información a la comunidad educativa (o comunidad escolar) en relación a las siguientes preguntas: ¿En qué medida el Programa de LLE e Inmigrantes estimula y promueve el proceso de integración e inclusión de los niños/as migrantes en su comunidad de acogida? ¿Qué efectos podría enfrentar el/la estudiante participante (migrante dominicano/a) a largo plazo si no es provisto (por el Programa) de herramientas necesarias para una inclusión e integración en su lugar de acogida?  ¿Aporta como guía la educación intercultural en la transformación de la práctica educativa ante la diversidad cultural en las escuelas del DE? ¿Qué tan efectivo es el Programa de Limitaciones Lingüísticas e Inmigrantes del Departamento de Educación de Puerto Rico (LLE en el proceso de integración e inclusión de los/as estudiantes (participantes) migrantes dominicanos/as de dos  escuelas primarias de Barrio Obrero?

El Departamento de Educación de Puerto Rico (DE) indica que: “con la noción de conservar la diversidad cultural e idiomática de los estudiantes y sus familias, el Programa de Título III Language Instruction for Limited Spanish Proficient and Immigrant Students (Limitaciones Lingüísticas -LLE-) instituye como eje principal brindar servicios académicos y de apoyo a estos estudiantes”8. De esta forma el DE propone la “garantía” de que los estudiantes desarrollen una capacidad comunicativa, permitiéndole el acceso a los conocimientos en todas las áreas curriculares en las escuelas públicas. Pero, ¿Qué ocurre con los estudiantes migrantes que dominan el idioma español? ¿Cuáles son los beneficios con los qué cuenta este alumnado? En el caso de los/las estudiantes dominicanos/as, siendo su lengua vernácula el español, ¿Quedan estos en una especie de “limbo” o no acción el cual no le garantiza el disfrute de todas las “ventajas” que cualquier estudiante del Programa goza? ¿Hay otras iniciativas en las escuelas para integrar elementos de la cultura y realidad dominicana en la enseñanza? ¿Apoyan éstas a los/las estudiantes dominicanos?
Perspectivas sobre interculturalidad

Para atender esta necesidad propongo echar una mirada a varias propuestas teóricas sobre educación interculturalidad e interculturalidad. Fundamentalmente, estas tienen origen en la antropología, con una fuerte “liaison” en los aspectos de cultura que carga consigo la disciplina. Según una definición muy clásica por Tylor en (Díez Mintegui, 2005) la Cultura o Civilización, en sentido etnográfico amplio, es aquel todo complejo... adquirido por el hombre en cuanto miembro de la sociedad y, (De Barros Larraia, 1986) explica que:



No final do século XVIII e no princípio do seguinte, o termo germânico Kultur era utilizado para simbolizar todos os aspectos espirituais de uma comunidade, enquanto a palavra francesa Civilization referiase principalmente às realizações materiais de um povo. Ambos os termos foram sintetizados por Edward Tylor (1832-1917) no vocábulo inglês Culture, que "tomado em seu amplo sentido etnográfico é este todo complexo que inclui conhecimentos, crenças, arte, moral, leis, costumes ou qualquer outra capacidade ou hábitos adquiridos pelo homem como membro de uma sociedade"9.

Al mismo tiempo me parece muy pertinente la definición de cultura (para propósitos de este trabajo) que propone Carmen Camilleri citada por Osuna Nevado, 2012, según el cual cultura sería el “conjunto de significados (creencias, valores, cosmovisiones) compartidos por un grupo que conduce a interpretar la realidad y a comportarse de modos comúnmente valorados y que tiende a perpetuarse en el tiempo”. Con esto inferimos quizás que, las relaciones interculturales han estado presentes mucho antes de los procesos modernos, y que han sido estos, procesos maleables y en constante evolución. Para aproximarnos al interculturalismo, hay que navegar en términos como multiculturalismo, por ejemplo, y lo que de esta se dice. El multiculturalismo “se convirtió desde hace unas décadas en política de estado para contener reclamos de respeto a la diferencia” (Briones, 2002), lo que implica el supuesto de que entre las culturas diversas se establecen relaciones igualitarias y simétricas, negando la conflictividad de las relaciones en la que la diversidad es construida (Diez, 2004). En el contexto educativo la cuestión de multiculturalidad se ve como la capacidad de contar con aulas en donde el fenómeno multicultural, es una matrícula de educandos de diversas procedencias en un escenario educativo habitual. Para muchos hoy día, el reto es dirigir las propuestas sobre multiculturalidad a unas concebidas desde la interculturalidad. Como plantea Leiva Olivencia (2010) algunos autores emplean los términos de escuela intercultural, y educación intercultural como forma de asumir un modelo educativo inclusivo basado en la interdependencia enriquecedora de la diferencia cultural; y por tanto, del enriquecimiento compartido y cooperativo que supone la interacción de valores culturales diferentes en la práctica educativa. Ante las brechas en las propuestas de multiculturalidad, de forma simultánea, y como alternativa, emerge en los últimos años el término “interculturalidad”, planteando que, “los derechos de los grupos minoritarios comprometerán salvaguardarse a través del diálogo intercultural, el cual debe llevarse a cabo dentro del contexto de los valores universales de la dignidad humana, los derechos humanos y el estado de derecho, evitando así muchos de los problemas asociados con el multiculturalismo” (Modood & Meer, 2011). Diríamos que, la interculturalidad según (Modood & Meer, 2011) persigue, y está encaminada, a trabajar con la interacción y el diálogo. Otros teóricos sobre el tema abundan, igualmente, desde el conflicto de ciudadanía y los aspectos liberales del mismo, “concibiendo las relaciones entre la interculturalidad y la ciudadanía como parte fundamental de la educación ciudadana; el ser ciudadano exige poseer una actitud intercultural” (Rodríguez Rojo, Palomero Pescador, & Palomero Fernández, 2006) la cual persiga, por ejemplo, la pluralidad cultural, la aceptación de lo diferente y que promueva la interacción “de los miembros de la comunidad en donde se refuercen los valores de libertad, igualdad, justicia y cohesión social” construyendo así un nuevo proyecto de todos/as, logrando mediante la diversidad, conseguir la integración y la inclusión.
Conclusión: instruir para la educación intercultural

Ante la pluralidad y la globalización de las sociedades es substancial que surjan respuestas por parte de las naciones ante las necesidades y problemas existentes en estas. La presencia de una perspectiva fragmentada del termino nosotros/as, ha venido a ser sustituida por el yo. Un espacio construido por el rechazo a lo diferente, la negación a conocer lo desconocido, y la falta de interés para aprender del otro con el otro.  Examinando este escenario, nuestro mayor reto es transformar un sistema social que durante décadas ha sido moldeado por prácticas educativas individualistas que  incrementan el sentido de vulnarabilidad que aqueja constantemente la vida de los migrantes que se establecen en nuestro país.

Es por tal razón, que se hace imprescindible en nuestro tiempo, la facilitación de una educación inclusiva sustentada en los principios básicos de derechos humanos; donde existan programas institucionalizados con base en la educación intercultural con un enfoque dinámico e innovador que permita desarrollar propuestas, y alternativas fundamentadas en la inserción, integración, y participación de esta población en su lugar de acogida. Pensar en educación intercultural implica el reconocimiento del otro hacía el otro, y vis á vis. No solo se trata de la meta de la educación intercultural, no es solo aprender la cultura del otro, por muy interesante y necesario que sea, sino a partir del encuentro con el (otro) como sujeto individual y diverso que es, teniendo en cuenta, sobre todo y al mismo tiempo, que es miembro de la humanidad (Saéz Alonso, 2006). 

En el caso de la educación intercultural en Puerto Rico es necesario replantearse varios asuntos, ¿Están las políticas públicas, referentes a la educación, planteadas desde lo intercultural?  ¿Se ha implantado y promovido un currículo constituido desde la  educación intercultural en las escuelas públicas del país?¿Se piensa en el proceso migratorio como un suceso inherente al ser humano? Una vez contestadas estas interrogantes, podremos comenzar con nuestra tarea de educar desde lo intercultural.


Referencias
Valdivieso, M. G. (2014). DUELO MIGRATORIO. México D.F., México: Asociación

Mexicana de Educación Continua y a Distancia, A.C.

Díez Mintegui, C. (2005). Procesos culturales. una aproximación desde la antropología

social y cultural. Norba. Revista de Historia , 18, 93-116.

De Barros Larraia, R. (1986). Cultura: Um conceito antropológico. (J. Zahar, Ed.) Rio de

Janeiro, Brasil.

Osuna Nevado, C. (mayo-agosto de 2012). En torno a la educación intercultural. Una

revisión crítica. Revista de Educación, 358 , 38-58.

Hernández, J. T. (2010). Relaciones interculturales, interculturalidad y

multiculturalismo; teorías, conceptos, actores y referencias . Cuicuilco , 48, 12-34.

Briones, C. (2002). Viviendo la sombra de naciones sin sombra: poéticas y políticas de

(auto)marcación de "lo indígena en las disputas contemporáneas por el derecho a una educación intercultural. (N. Fuller, Ed.) Interculturalidad y Política:desafíos y posibilidades , 382.

Diez, M. (2004). Reflexiones en torno a la interculturalidad. Cuadernos de Antropología

Social , 19, pp. 191-213.

Barrett, M. (2014). Multiculturalism and interculturalism: Is there a difference? Dennis



Nigbur in Europe, (pág. 2).

Modood, N., & Meer, T. (22 de enero de 2011). How does Intercultural Contrast with

Multiculturalism. Journal of Intercultural Studies , 1-21.

Rodríguez Rojo, M., Palomero Pescador, J. E., & Palomero Fernández, P. (2006).

Interculturalismo, ciudadanía cosmopolita y educación intercultural. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado , 20 (1), 17-37.

Tapinos, G., & Delaunay, D. (2001). ¿Se puede hablar realmente de la globalización de

los flujos migratorios? . (N. U. CEPAL, Ed.) Notas ed Población (73), 15-50.

Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). (2002). La migración

internacional y la globalización. En Globalización y desarrollo (págs. 243-272). Brasilia, Brazil.

Damázio Petter, E. d. (2008). Multiculturalismo versus Interculturalismo: por uma

proposta intercultural do Direito .  Desemvolvimento em questião , 6 (12), 63-86.

Maxwell, B., Waddington, D., Mc Donough, K., Cormier, A., & Schwimmer, M. (2012).

Interculturalism, Multiculturalism, and the state funding and regulation of conservative s.chool. Educational Theory , 62 (4).

Meer, N., & Modood, T. (19 de dic de 2011). How does Interculturalis Contrast with

Multiculturalism? Journal of Intercultural Studies .

Leiva Olivencia, J. J. (2010). Educación intercultural y convivencia desde la perpectiva

docente. Profesorado- Revista de curriculum y formación del profesorado , 14 (3).

Mármora, L. (2004). Las Políiticas de Migraciones Internacinales. Buenos Aires,

Argentina: Paidós.

García Martínez, A. (9 de diciembre de 2002). Educación Intercultural: Sentar las

bases del futuro sociocultural. Pedagogía Social- Revista Interuniversitaria , 321-332.

Essomba Gelabert, M. Á. (2006). Liderar escuelas interculturales e inclusivas Equipos



directivos y profesorado ante la diversidad cultural y la inmigración. Barcelona, España: Graó.

Nina Estrella, R. (2013). El conflicto intercultural desde un contexto comunitario.



Revista Puertorriqueña de Psicología , 24, 1-18.

Saéz Alonso, R. (2006). La educación intercultural. Revista de Educación- Universidad



Complutense de Madrid , 339, 859-881


1


2 Las Migraciones Internacionales: Análisis y perspectivas para una Política Migratoria. OIM- Chile, julio 2003.

3 Información provista por el Instituto del Dominicano en el Exterior (INDEX).

4 Conferencia de Estudios Poblacionales, Universidad de Puerto Rico Recinto de Cayey, La Población Inmigrante en Puerto Rico -Dra. Luz E. León López Catedrática y Coordinadora Centro de Investigaciones Demográficas, Programa Demografía Escuela Graduada de Salud Pública, Recinto de Ciencias Médicas, UPR 758-2525 x- 1414, 2272 luz.leon@upr.edu


5 Delors, J. (1996.): “Los cuatro pilares de la educación” en La educación encierra un tesoro.

Informe a la UNESCO de la Comisión internacional sobre la educación para el siglo XXI,



Madrid, España: Santillana/UNESCO. pp. 91-103.

6 Según estudiante de la escuela Emilio del Toro, en Barrio Obrero, Santurce.

7 Por virtud de la Ley Federal de Educación Elemental y Secundaria del 1965 (Elementary and Secondary Education Act of 1965) , según enmendada por la P.L 107-110 (No Child Left Behind Act of 2000), los sistemas educativos deben asegurar que todos los estudiantes tengan oportunidades justas y equitativas de obtener una educación de alta calidad y alcanzar los estándares académicos del Estado. Bajo el Título III, Parte A de la Ley ESEA, según enmendada, se asignan fondos federales para suplementar la educación de estudiantes con limitaciones lingüísticas y estudiantes inmigrantes. En el caso de Puerto Rico, dado a que primer idioma es el español, se desarrolla el Programa de Limitaciones Lingüísticas en Español e Inmigrantes

8 Carta Circular Número 20-2015-2016 del DEPR.

9 La cita es de Clifford Geertz en Reflexiones antropológicas sobre temas filosóficos. (p. 78) Paidós Ibérica. 2002. ISBN 978-84-493-1174-1.




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad