Desarrollo de habilidades psico-sociales en adolescentes: una intervención de promoción de salud



Descargar 100 Kb.
Fecha de conversión28.09.2018
Tamaño100 Kb.
Vistas70
Descargas0

Desarrollo de habilidades psico-sociales en adolescentes: una intervención de promoción de salud

Autoras: María Cecilia Calzetta (cmc2784@hotmail.com)

Tamara Gómez (tmrgomez@hotmail.com)

Institución: Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires.


Resumen

Introducción

En el siguiente trabajo se desarrollará una experiencia realizada con un grupo adolescentes de diferentes contextos socio-económicos, la cual consiste en una intervención de promoción de salud, entendiendo a la salud desde una dimensión integral determinada por factores sociales, políticos y económicos. Esto es posible gracias al empleo de una perspectiva de participación comunitaria, donde se pueda fomentar el respeto a los derechos humanos, equidad, autonomía y compromiso social.

A su vez una intervención de promoción de salud efectuada bajo los lineamientos desarrollados previamente, puede ser sostenida desde el enfoque de Habilidades para la Vida. Este consiste en el desarrollo de capacidades y destrezas psicosociales, que permitan a los adolescentes entablar relaciones sociales saludables.

Los jóvenes que puedan desarrollar estas capacidades, y empoderarse de ellas, tendrán una mejor calidad de vida, pudiendo proteger su propia salud y promocionarla a pares, familiares y al resto de la comunidad.
Objetivos

Objetivo general: Potenciar el desarrollo de habilidades sociales, cognitivas y emocionales aplicadas a la promoción de estilos de vida saludables, impulsando la mejora de practicas de convivencia, multiplicando lo aprendido.

Objetivos específicos:


  • Formación de líderes Multiplicadores

  • Desarrollo de habilidades para la interacción social (Comunicación, empatía, cooperación, pensamiento critico)

Metodología

La metodología empleada consistió en la modalidad pedagógica de taller, enmarcado en la conceptualización de educación para la salud, esta concibe el aprendizaje como elaboración, discusión y reflexión colectiva. Esto último corresponde a la línea pedagogía de la problematización, en la cual el proceso enseñanza- aprendizaje se base en la horizontalidad y en el rol activo del que aprende.

Como método de evaluación, para el impacto en los destinatarios de la intervención (indirectos), se aplicó un método cuantitativo en formato de encuesta. Para evaluar la formación de las habilidades sociales, se realizaron diferentes técnicas cualitativas como: grupos focales y observaciones.

Conclusión

Los objetivos han sido cumplidos, ya que la evaluación del proceso demostró que el grupo de jóvenes ha podido desarrollar nuevas habilidades y capacidades, intra y extra grupo, visibilizado en la comunicación asertiva construida, la resolución conjunta de dificultades, la posibilidad de intercambio de opiniones, y la cooperación en las tareas.

Se puede decir que los jóvenes se han transformado en líderes multiplicadores ya que desmostaron la internalización de los conceptos a través de su efectiva transmisión y el aprendizaje de la metodología de taller.

Del cumplimiento de los objetivos, se obtuvo como resultado de la acción de promoción de la salud, la apertura hacia la área de influencia (Municipio de Avellaneda) de la institución educativa y del programa de integración socio-educativo involucrados. Estas dos organizaciones han entablado y preservado relaciones de comunicación y cooperación que dan cuenta de un esbozo de construcción de una red social.



Marco institucional
En el presente trabajo se desarrollará una experiencia de promoción de salud basada en el desarrollo de habilidades psico-sociales, la cual se enmarcó en el proyecto de extensión Escuelas Promotoras de Salud (EPS), perteneciente a la cátedra Salud Pública y Salud Mental I, titular De Lellis, de la Facultad de Psicología, de la Universidad de Buenos Aires. Dicha experiencia se efectuó por medio de un convenio conformado entre la mencionada facultad, una institución educativa (Escuela Normal Superior Prospero Alemandri) del Municipio de Avellaneda, un programa de inclusión social, llevado adelante por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires (Programa ENVION) y la Secretaría de Promoción de Salud del Partido de Avellaneda.

La facultad de psicología, desarrolla el proyecto de extensión mencionado, en combinación con la escuela ENSPA, desde el año 2006. Por el contrario, con el Programa ENVION, se realizan acciones desde el año 2010, por medio de la vinculación producida a través de la Secretaria de Promoción de la Salud (Municipio de Avellaneda). Este Programa, esta dirigido a jóvenes entre los 12 y 21 años, tiene como objetivo la inclusión socio-educativa de los mismos, por medio de una red de contención y acción desde la comunidad. En el Municipio de Avellaneda, cuenta con siete sedes, ubicadas en diferentes zonas de vulnerabilidad socio-económica.


Marco teórico
La salud es un derecho humano esencial y fundamental, el mismo se refiere a que toda persona posee el derecho de disfrutar el nivel más alto posible de salud, en relación a las condiciones socio-económicas de las personas y a los recursos que poseen los Estados. Este derecho, a su vez, adquiere una relevancia sustancial, debido a que constituye la posibilidad de ejercer los demás derechos, e implica el aseguramiento, para todo ser humano, de un rol activo de participación y de toma de decisiones con respecto a todo aquello que influya en el proceso de salud-enfermedad de las personas. La evidencia científica demuestra que los programas de prevención de enfermedades centrados en la mera transmisión de información son ineficaces e ineficientes, a la hora de hacer efectivo este derecho. Por tal motivo, es imperante recurrir a otras modalidades de acción, tales como intervenciones de promoción de salud y de educación para la salud, basadas en una concepción integral de la misma. La intervención, de promoción de la salud realizada, se delineó a partir de la siguiente concepción de salud: “Salud es la situación y circunstancia sociocultural determinada, considerando que dicha situación es producto de la interrelación permanente y recíprocamente transformadora entre las personas (entidad bio-psico-socio-cultural) y sus ambientes humanos (entidad psicosociocultural, bio-fisico-química y económico-política) teniendo en cuenta que estos componentes integran a su vez, el complejo sistema de la trama de la vida”1

Uno de los grandes retos, a enfrentar en las estrategias de promoción y educación de la salud, consiste en trascender los enfoques tradicionales de abordaje, caracterizados por la enseñanza y transmisión de contenidos aislados y des-contextuados, que tienen poca o ninguna relación con la realidad de las personas a quienes van dirigidas las acciones, y por ende carecen de impacto. “En las últimas tres décadas, la estrategia de la promoción de salud se viene desarrollando con gran ímpetu tanto por el compromiso individual como colectivo e institucional, por parte de expertos en el tema y por parte de gobiernos dispuestos a promover y apoyar reformas en el sector salud. Esto ha resultado en que la estrategia sea un eje clave de la nueva salud pública, que comprende tanto a la biología humana como el reconocimiento de la importancia de los aspectos sociales de los problemas de salud, reconocidos como los determinantes sociales de esta.”2

Las acciones, que poseen como fundamento a la promoción de salud, se caracterizan por dar énfasis a la equidad, el bienestar y la mejora de la calidad de vida de la población en general, tomando un enfoque integral, multidisciplinario y multisectorial. Además, dichas acciones se caracterizan principalmente por tomar en cuenta los factores que influyen en los determinantes sociales de la salud y la correspondiente equidad en todos los aspectos pertinentes.

En relación a la educación para la salud (EpS), esta corresponde a una articulación innovadora de las disciplinas de salud y educación, la cual se constituye como una ciencia y como un campo de acción. La importancia de la EpS, radica en su reconocimiento de la influencia negativa de las desigualdades sociales, ambientales y económicas en el proceso de salud-enfermedad de las poblaciones. Por lo tanto, su finalidad principal se basa en la construcción de herramientas, que puedan modificar cuestiones sociales, económicas, políticas y, de esta forma, reducir la inequidad existente, en las condiciones de salud, de los distintos sectores sociales. Concibe al aprendizaje en una forma horizontal y participativa, en el cual el docente actúa como orientador y el alumno posee un rol activo, que sostiene la tarea. El aprendizaje se produce por medio de la discusión, la reflexión y la elaboración colectiva, por parte de todos los integrantes del proceso de enseñanza-aprendizaje. “El objetivo de la intervención no es la conducta sino la estructura social, por que en ella es donde se encuentra el “tejido causal” de los patrones de morbilidad y mortalidad”.3

Un ejemplo paradigmático de la EpS (que fue seleccionado y utilizado en la intervención a desarrollar), consiste en la modalidad pedagógica del taller. Este dispositivo se basa en la concepción del aprendizaje como un proceso que se realiza por medio de la elaboración de “algo” que se lleva a cabo conjuntamente. De esta forma, los conocimientos se adquieren en una práctica concreta, se “aprende haciendo” grupalmente. Esta metodología, puede definirse como un entrenamiento para el trabajo cooperativo, debido a que se basa en la realización de un proyecto que se lleva adelante por medio de un trabajo grupal.

Como ya fue mencionado, en el apartado de marco institucional, la intervención de promoción de salud y de EpS, a desarrollar en este trabajo, se rige bajo los lineamientos de la estrategia conocida como Escuelas Promotoras de Salud (EPS). “La iniciativa de EPS es una estrategia mundial, impulsada por la OMS y la OPS, que tiene la finalidad de hacer efectivo el derecho a la salud en el ámbito educativo y formar futuras generaciones que dispongan del conocimiento, habilidades y destrezas necesarias para promover y cuidar su salud, la de su familia y comunidad, así como de crear y mantener ambientes de estudio, trabajo y convivencia saludables. Parte de una visión integral, multidisciplinaria del ser humano, considerando a las personas en su contexto familiar, comunitario y ambiental-social; desarrolla conocimientos, habilidades y destrezas para el autocuidado de la salud y la prevención de conductas de riesgo, así como el resguardo del entorno de vida comunitaria. A su vez facilita la participación de todos los integrantes de la comunidad educativa en la toma de decisiones, contribuye a promover relaciones socialmente igualitarias, creando condiciones para la convivencia, la no-discriminación, la promoción de relaciones armónicas entre los géneros y la resolución de conflictos a través del diálogo”4.

A través de las características de la mencionada estrategia, se manifiesta el hecho de que, las acciones de promoción y educación de la salud, propician que los adolescentes adquieran los saberes, destrezas y habilidades necesarios para vivir saludablemente, a partir del conocimiento y apropiación de los derechos humanos. Es solo por medio de la integración y la participación social, que el vínculo entre derechos y salud positiva se hace efectivo, lo cual se logra a través de modalidades de intervención de naturaleza participativa e interactiva, tales como el enfoque de transmisión entre pares. De esta manera, los adolescentes, independientemente de su contexto socio-económico y su situación escolar, asumen un rol activo y de ejercicio de sus derechos en la comunidad a la que pertenecen.

Bajo esta misma lógica, la capacitación en Habilidades para la Vida (HpV) pone en marcha procesos por medio de los cuales, los sujetos logran “empoderarse”, es decir, adquirir y poner en práctica conocimientos, habilidades y competencias fundamentales para la protección de su salud, la de su familia y la de su comunidad. Se entienden por HpV, “aquellas que permiten a los adolescentes afrontar eficazmente los problemas y desafíos que les plantea su vida de relación social.”5

La adolescencia es un momento clave para la intervención en el desarrollo de dichas habilidades. Los cambios físicos, psicológicos y sociales que enfrenta el adolescente lo hacen especialmente vulnerable a distintos problemas psicosociales, por lo que es importante brindarle nuevas herramientas que le permitan mejorar sus competencias para manejarse en el entorno social. La educación en HpV no trata sólo de fortalecer la capacidad de la gente joven para enfrentar dificultades, sino que fomenta y estimula el desarrollo de valores y cualidades positivas. Esta iniciativa internacional, que puede considerarse actualmente en plena evolución, procura formar hombres y mujeres críticos autónomos, solidarios, respetuosos, tolerantes, conscientes de la realidad que los rodea y comprometidos con su transformación. Este tipo de educación posee, como objetivo principal, el desarrollo de un grupo genérico de habilidades psicosociales, las cuales puedan ser aplicadas por lo jóvenes en los avatares de su vida cotidiana y, a su vez, en situaciones de riesgo. La Organización Panamericana de la Salud identifica tres grupos de “habilidades para la vida”:

• Habilidades sociales e interpersonales (habilidades de comunicación, de negociación, rechazo de peticiones o propuestas no deseadas, asertividad, cooperación y empatía).

• Habilidades cognitivas (habilidades de solución de problemas, comprensión de consecuencias, toma de decisiones, pensamiento crítico, análisis de la influencia de sus pares y los medios de comunicación y análisis de las propias percepciones, de las normas y creencias sociales y autoevaluación).

• Habilidades emociones (habilidades de manejo del estrés, la ira y el aumento de la capacidad de control interno).

El desarrollo de un conjunto de habilidades, por medio de la realización de una intervención de promoción de la salud, les permitirá a los adolescentes re-aplicarlas eficazmente en múltiples y diferentes ámbitos, en el futuro, gracias a la generación de factores protectores para su salud.
Objetivos de la actividad
El objetivo general, de esta intervención de promoción de salud, consistió en potenciar el desarrollo de habilidades sociales y cognitivas aplicadas a la promoción de estilos de vida saludables, impulsando la mejora de prácticas de convivencia.

En relación a los objetivos específicos, estos fueron: la formación de líderes multiplicadores y el desarrollo de habilidades para la interacción social (comunicación, empatía, cooperación, pensamiento crítico)



Metodología de trabajo
Los mencionados objetivos fueron llevados a delante por medio de la siguiente metodología: en primer lugar, se conformó un grupo de adolescentes pertenecientes a contextos heterogéneos, en materia de condiciones socio-económicas (ENSPA-ENVION). Con estos jóvenes, se trabajó durante 6 meses, en el último semestre del 2010. Para la realización de la experiencia se seleccionó un lugar neutral para ambos grupos de jóvenes, del cual pudieran apropiarse de igual manera, este corresponde a un centro cultural, denominado “La casa de la cultura”, ubicado en el centro de Avellaneda.

Se efectuaron encuentros semanales, en los cuales se realizaron una serie de 13 mini-talleres que conformaron un gran taller, siendo estos caracterizados por promover a la participación activa de los integrantes. La modalidad de trabajo que se le propuso fue la realización de una intervención de promoción de salud, esta consistió en un taller de educación para la salud.

La elección de la temática del mismo fue elegida, por medio del empleo de una técnica llamada “TGN”6, el resultado de dicha técnica consistió en la realización de un taller de “Convivencia y Relaciones sociales”. Los jóvenes del grupo, determinaron como problemática de salud más importante de los adolescentes de hoy, a la violencia, sin embargo al ser el enfoque utilizado de promoción, fue invertida hacia un polo positivo, el cual lo constituye la buena convivencia.

Para la elección de los distintos momentos del taller de “Convivencia y Relaciones Sociales”, se emplearon diversas técnicas con los jóvenes, tales como el trabajo en grupo, juegos, debates, intercambio de opiniones, etc. Paralelamente a este trabajo se desarrollaba el contenido de convivencia, en forma transversal, en cada uno de los encuentros, por medio del fomento de habilidades como la cooperación, la comunicación, la toma de decisiones, la empatía y la resolución de problemas. A continuación, se expone un cuadro donde se detallara los objetivos, actividades y conclusiones de cada encuentro:




Encuentros

Objetivo

Actividades

Conclusión

1

Presentación del proyecto

Reunión de un representante de cada institución y la presentación de proyecto.

Acuerdo entre los actores de las actividades que serían llevadas adelante.

2

Presentación de los talleristas de Envión y ENSPA. Elección del tema del taller

Establecimiento de debate en relación a las posibles temáticas. Trabajo en pequeños grupos, elección de las dos temáticas más elegidas.

Los temas más debatidos adicciones y violencia. Se decide finalmente “Violencia” pero pasado a un polo positivo “Convivencia”

3

Comprensión del concepto de salud integral y no solo como la ausencia de enfermedad. Sensibilización sobre la temática del taller

Escribir las vidas y características de unos personajes. Debate de la temática Convivencia.

Se llega al acuerdo de que el taller tendrá como eje a la convivencia, como una forma de promover formas de relación positivas y de resolución de conflictos, de manera que no halla partes perjudicadas en el proceso.

4

Hacer que los talleristas atraviesen por la experiencia de un taller en relación a la temática elegida.

Taller de “Convivencia”

Se ha terminado con la confección de un afiche que simboliza la identidad del grupo, el cual lo acompañara en cada encuentro.

5

Sensibilizar sobre la importancia de la comunicación, la cooperación y la confianza, entre otros contenidos de la temática convivencia.

Explicación de momentos y objetivos de un taller.



“Ayudame a saber” (juego cooperativo)
Realización de afiches con momentos de un taller.

Construcción del conocimiento sobre un taller.

6

Definir los contenidos específicos del taller de Convivencia y relaciones sociales
Planificar la actividad de reflexión (segunda actividad del taller)



Debate sobre que cuestiones específicas les interesaba transmitir en el taller, creación de una lista.

Se decidieron trabajar 5 temas: salidas, violencia en la cancha, costumbres en la calle/barrio, ropa, familia, “Envión” y escuela, Los dos primeros se unificaron para formar el tema de violencia en lugares donde nos divertimos de los adolescentes. Planificación de la actividad de reflexión chicos propusieron actuar

7

Planificación de los momentos de sensibilización, multiplicación y cierre del taller Convivencia y Relaciones Sociales.

Determinar el “regalito” que se dejara en el taller



Debate e intercambio de opiniones

Se planifico las actividades de sensibilización, la cual se trata de una actividad lúdica, y el cierre, en el cual se definió dejar como regalo un poema o letra de canción.

8

Elaborar la escena “convivencia en Envión” que actuaran los adolescentes.
Definir “regalito”
Elaborar la encuesta

Debate e intercambio de opiniones

No se pudieron realizar todas las actividades planificadas, por ausencia de varios talleristas. Se pudo profundizar en cuestiones que conforman a las actividades y, además se elaboró la encuesta que los jóvenes tomaran al final del taller a efectuar.

9

Presentación de la coordinadora de EPS
Profundización de la temática convivencia

Discusión sobre los aspectos de la coordinación de un taller

Cierre de las últimas cuestiones del taller “Convivencia y Relaciones Sociales”


Charla sobre diferentes aspectos de la temática convivencia y sobre la coordinación de un taller.

Se generó un espacio de intercambio, entre los jóvenes y las voluntarias, en el cual los aportes de la coordinadora, contribuyeron significativamente a que pudieran profundizar todo lo trabajado, y sentirse más seguros ante la idea de llevar adelante el taller.


10

Presentación del cuadro del taller.

Definir materiales para el taller y confeccionarlos.

Entrega de las autorizaciones a las alumnas del colegio ENSPA


Repasar con las alumnas el cuadro del taller, recordando cada una de sus actividades y despejando las dudas. Dictar la pertinente autorización.

No se pudo ensayar la escena, que se había planificado, sobre la convivencia dentro de Envión.

Se determino la realización de un encuentro más.



11

Presentación del cuadro del taller
Confección de materiales


Confección de los materiales. Charla sobre la seguridad ante el taller por parte de los adolescentes con las voluntarias.

Terminación de los materiales. Acuerdo de punto de encuentro y hora para el día del taller

12

Realización del taller

Taller

Pudo lograrse el taller en su totalidad. Se acuerda para el último encuentro de cierre con el equipo.

13

Lectura de las encuestas

Entrega de los regalos. Conversación sobre los pensamientos y sensaciones que les quedaron sobre la experiencia de trabajo y la realización del taller Convivencia y Relaciones Sociales

Cierre y despedida.


Charla en ronda, donde todos puedan expresarse.

Refrigerio: Compartimos una merienda.



Devoluciones de los talleristas de la experiencia alas voluntarias y viceversa.

Se pudo dar un cierre a todo el proceso y su producto el taller de “Convivencia y Relaciones Sociales”


El proceso de socialización y de educación, propio de nuestra cultura, se caracteriza por incentivar a la competitividad entre los jóvenes. Debido a esto, fue de mucha importancia la necesidad de generar cohesión y lazo grupal entre los adolescentes, con el objetivo de desarrollar conductas, actitudes y comportamientos participativos. Para esto, se efectuaron diferentes intervenciones. En principio, todas las actividades realizadas (juegos, confección de afiches y materiales) tenían la característica de generar la actitud de cooperación. Tomando la precaución, en cada encuentro, de formar pequeños grupos de trabajo, en los cuales los alumnos rotaban constantemente. De esta manera, se les daba la oportunidad, a cada uno de interactuar con todos los demás.

Se fomentó el desarrollo de distintas habilidades sociales y cognitivas. Los jóvenes se caracterizaban por estar atravesando el período de la adolescencia, en el cual los lazos sociales son poseedores de un carácter primordial, ya que las interacciones sociales efectivas constituyen un factor fundamental para el despliegue de buenas relaciones familiares, escolares y sociales. Un buen manejo de dichas habilidades, no solo los favorece en sus relaciones cotidianas, sino que también les brinda la seguridad y confianza necesarias para integrarse con sus pares y otros miembros de su comunidad.

En cuanto a las habilidades sociales, se puede destacar el trabajo sobre la comunicación, ya que en él se incentivó la constante participación de los jóvenes, por medio del establecimiento de debates, intercambios de opiniones, puestas en común y, en especial, la realización de actividades grupales. La finalidad de dicha metodología fue que, los adolescentes, pudieran establecer acuerdos y consentimientos sobre la tarea a realizar. Dicho espacio de reflexión y de diálogo propiciaba la cooperación. Esta capacidad permite que los jóvenes puedan trabajar en grupo ayudándose y respetándose mutuamente, estableciendo pautas de trabajo que los habilite a acceder a una meta común. En la tarea propuesta a los jóvenes, siempre se trasmitió que el taller a realizar debía ser construido por todos, de manera tal que era indispensable el entendimiento, el respeto y la colaboración del grupo en su totalidad para arribar a la constitución de un producto que reflejara el trabajo común.

El taller a realizar, sobre “Convivencia y Relaciones Sociales”, fue dirigido a un grupo de adolescentes pertenecientes a un nivel socio-económico diferente al de algunos de los adolescentes talleristas. Este hecho fue comunicado, a los jóvenes, desde el primer encuentro. A través de los subsiguientes talleres, se establecieron espacios de reflexión sobre las particularidades de los adolescentes destinatarios, con la finalidad de que pudieran expresar libremente sus creencias y representaciones sobre sus pares. Se sensibilizó frecuentemente sobre las distintas formas de vida que otros adolescentes tienen, a pesar de compartir el mismo contexto histórico-espacial. De esta forma, se desarrolló la empatía, habilidad que permite a los talleristas conocer a otros jóvenes que se hallan en situaciones diferentes a las suyas.

Es posible afirmar que la metodología empleada, con el grupo focal, les proporcionó herramientas para instaurar relaciones interpersonales con efectividad. Esto fue comprobado en el desempeño de estos jóvenes, en el taller, donde se mostraron con un eficiente manejo del grupo, logrando no solo que los participantes de dicho taller intervinieran, sino también estableciendo vínculos muy beneficiosos con ellos. A su vez, su adquisición de habilidades sociales, se evidenció al finalizar la experiencia, cuando los mismos jóvenes nos comunicaron haber experimentado una apertura en sus lazos interpersonales. En cuanto a las habilidades cognitivas, fue trabajado en el desarrollo de la toma de decisiones. Los alumnos tuvieron que elegir en diferentes momentos los roles, las actividades, los tiempos, los materiales, etc. Cada paso, debieron pensarlo con conciencia del porque se hacía lo que se hacía y que el impacto que tendría a posteriori.



También se incentivó a los jóvenes, en la búsqueda de resolución de problemas, estos elaboraron la capacidad de sortear pequeñas dificultades en el día a día. En el taller, pudieron sortear eficazmente los pequeños acontecimientos inesperados, sin perder de vista el objetivo primordial de su tarea. A lo largo de toda la experiencia, se trabajó sobre el análisis de las propias percepciones de las normas y las creencias sociales, desde las valorizaciones de sus propios saberes, hasta la internalización de los conceptos sobre salud. Esta habilidad se vió reflejada en el taller, ya que pudieron hablar de salud positiva, promoción, estilos de vida, convivencia y otros tantos conceptos.
Metodología de evaluación
El taller planificado y realizado, por los jóvenes, poseía un momento de evaluación el cual tenía el objetivo de medir el impacto de la intervención y a su vez conocer la opinión de los destinatarios sobre el rol ejercido por los talleristas, este tipo de evaluación fue de carácter cuantitativo. Los resultados fueron:


Pregunta

Si

No

No se

Total

¿Te gusto el taller?

24

0

0

24

Porcentaje

100,00%

0,00%

0,00%

100,00%




Pregunta

Si

No

No se

Total

¿Cambiarías algo del taller?

4

20

0

24

Porcentaje

16,66%

83,33%

0,00%

100%




Pregunta

Si

No

No se

Total

¿Crees que podes hacer las cosas que aprendiste hoy?

22

2

0

24

Porcentaje

91,66%

8,33%

0,00%

100%

Se debe destacar que, la encuesta aplicada, fue elaborada por los talleristas, a partir de las inquietudes e incertidumbres que les generaba la realización del taller. El análisis cuantitativo, de la misma, demuestra que se generó una alta conformidad en la población destinataria, ya que un 100% declaró que le gusto el taller. Un 83,33% manifestó que no realizaría cambios a la intervención, sin embargo todos los cambios sugeridos (16,66%) fueron registrados y serán tenidos en cuenta en futuras acciones. La última pregunta, de la encuesta, evalúa, en cierta medida, el impacto del taller en los adolescentes. Este se caracterizó por ser muy positivo, ya que el 91,66% de los adolescentes expresó que puede llevar adelante, en su vida cotidiana, aquello que aprendió en el taller.

En cuanto a las evaluaciones de carácter cualitativo, con respecto a la capacitación de habilidades sociales y cognitivas, fueron realizas a través de todo el proceso. Se efectuaron múltiples observaciones de cada uno de los encuentros, teniendo en cuenta en especial diferentes indicadores tales como: la cohesión grupal, el trabajo colaborativo, el desempeño individual frente a las tareas, la adquisición del rol de coordinador y la vinculación entre los jóvenes pertenecientes a diferentes contextos socio-económicos, etc. Al finalizar el proceso, se efectuó un grupo focal, integrado por los adolescentes talleristas, en el cual se indagó, entre otras cosas la percepción subjetiva del grupo sobre el proceso y la intervención realizado por ellos mismos.

En cuanto a los resultados de las evaluaciones cualitativas, estos consistieron en: en relación a lo observado, se pudo constatar que los adolescentes fueron progresando en su rol activo como participantes del grupo, estableciendo lazos con los demás integrantes, generando un clima de trabajo cooperativo, adquiriendo capacidades en cuanto la coordinación. Lograron expresar vivencias personales, siendo estas pertenecientes a realidad distintas, y tomarlas como cuestiones positivas que contribuían a la tarea. Los adolescentes, lograron saber que dichas experiencias diversas, no siempre son negativas, sino que pueden ser de carácter enriquecedor, al converger en una actividad común y producir la integración grupal.

En cuanto a la evaluación efectuado por medio del grupo focal, se pudo saber que, los adolescentes, cambiaron sus percepciones sobre ellos mismos, dado que en el principio del proceso no se creían poseedores de los conocimientos y las habilidades necesarias para realizar una intervención de estas características, sin embargo en el momento manifestaron su sorpresa por haber llevado adelante la tarea con eficacia. En ese momento, también expresaron su deseo de volver a realizar más experiencias en las cuales tenga la oportunidad de comunicarse y vincularse con otros adolescentes, ocupando el rol de líderes multiplicadores.
Conclusión
Esta intervención fue creada en conjunto con la comunidad a la cual nos dirigimos, se tomó, como punto de partida, el saber previo que poseen los actores comunitarios, el cual se construye de su experiencia cotidiana de la realidad que los envuelve; de esta manera se propuso una confluencia entre el saber local y el técnico, que permite la construcción de un conocimiento nuevo. Todo lo mencionado, fue impulsado con la intención de generar un proceso que propicie las condiciones para el desarrollo de potencialidades y el desarrollo de capacidades para actuar frente a otras diversas situaciones que puedan surgir en la cotidianidad.

Los resultados obtenidos, al finalizar la actividad, fueron: la formación de seis adolescentes, como líderes multiplicadores de la comunidad de la que forman parte, como así también la integración entre ellos, ya que pertenecen a diferentes contextos socio-económicos. La actividad propuesta posibilitó, que los integrantes de dicho grupo, trabajaran en equipo, tomaran decisiones en forma conjunta, y adquirieran nuevas habilidades sociales.

Otro logro alcanzado fue, en efecto, la realización del taller, el cual consistió en la primera intervención de promoción de salud realizada en el Programa Envión. El día 18 de Noviembre del 2010, se llevó adelante el taller de “Convivencia y Relaciones Sociales”, en una de las sedes del Programa Envión (Villa Corina), perteneciente al Municipio de Avellaneda. Se pudo evidenciar que los jóvenes asumieron, en forma muy comprometida, la responsabilidad de llevar adelante una intervención de estas características.

Además, se sentaron las bases para una futura red entre diferentes actores, a saber la mencionada escuela ENSPA, el Ministerio de Salud de Avellaneda, el Programa Envión (localizado en dicho municipio) y la Facultad de Psicología (UBA). La conformación de dichos lazos entre instituciones. Es importante destacar, que el mantenimiento, de los lazos a lo largo del tiempo, traerá múltiples beneficios para los actores que la conforman y también para el resto de la comunidad.


Bibliografía


  • Ander-Egg, E. (1999). El Taller: Una alternativa de renovación pedagógica. Buenos Aires. Magisterio del Río de la Plata.

  • Castellanos, L. M. (1999). Habilidades para la Vida: Una propuesta educativa para la promoción del desarrollo humano y la prevención de problemas psicosociales. Ministerio de Salud. Colombia.

  • Davini, M. C. (1995). Educación permanente en salud. OPS. Serie PALTEX N°38.

  • Escuelas Promotoras de Salud: Fortalecimiento de la iniciativa regional. Estrategías y líneas de acción. OPS/OMS. Whashington D.C. 2003.

  • Ippolito-Shepherd, J. (2010). Promoción de la Salud: experiencias internacionales en escuelas y universidades. Buenos Aires. Paidós.

  • Observación General 14 del Comité de Derechos Ecónomicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas (2000). Naciones Unidad. Doc. E/C. 12/2000/4.

  • Programa de Extensión Universitaria “Escuelas Promotoras de Salud” de La Cátedra Salud Pública y Salud Mental I, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires.

  • http://www.prensa.gba.gov.ar/nota.php?idnoticia=5978

  • Saforcada, E (2001). Cátedra de Salud Pública y Salud Mental. Programa de la materia. Facultad de Psicología. Secretaría de Publicaciones. 2001

  • Valdez Figueroa, I; Villaseñor Farías, M; Alfaro, I. (2004). Educación para la Salud. La importancia del concepto. Revista de Educación y Desarrollo.

  • Van de Ven, A., Delbecq, A., Gustafson, D. (1984). Técnicas Grupales para la Planeación. Mexico. Editorial Trilles.



1Saforcada, E. 2001

2Ippolito-Shepher, J. 2010

3Valdez Figueroa, I; Villaseñor Farías, M; Alfaro, N. 2004

4 Programa de Extensión Universitaria “Escuelas Promotoras de Salud” de La Cátedra Salud Pública y Salud Mental I, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Aprobado por Res. Nro 1324/06

5 Ídem.

6“Técnica de Grupo Nominal” de Técnicas Grupales para la Planeación. Van de Ven, A., Delbecq, A., Gustafson, D.


Catálogo: saludypoblacion -> ixjornadas -> ponencias
ponencias -> Abstract 4: Modalidad de abordaje y atención en salud mental
ponencias -> Salud Mental Germani
ponencias -> El acceso a los servicios de salud mental de niños y niñas en situaciones de maltrato. Ciudad de Buenos Aires (2005-2010)
ponencias -> Titulo del trabajo
ponencias -> Servicio de Emergencias Hospital Gral de Agudos Dr
ponencias -> Trabajo y Salud: La exposición a plaguicidas de los trabajadores hortícola del cinturón verde de Córdoba Autores
ponencias -> Factores sociales e individuales que explican la dependencia funcional de los Adultos Mayores de cuatro ciudades latinoamericanas
ponencias -> El adulto mayor: ¿objeto de cuidados o sujeto de derechos? Análisis de la legislación de los Centros Residenciales para adultos mayores en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
ponencias -> Articulación entre la formación de grado y residencias en el primer nivel de atención, en el marco de una estrategia de atención primaria integral
ponencias -> Sentidos y exposición al riesgo a partir de interacciones virtuales en adolescentes y jóvenes de la ciudad de Buenos Aires


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos