De las personas con discapacidad en asturias



Descargar 0.66 Mb.
Página5/11
Fecha de conversión12.05.2019
Tamaño0.66 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

Fuente: Instituto Nacional de Estadística. Encuesta sobre Discapacidades, Deficiencias y Estado de Salud 1999.

III.- 3.- Comparación por género de las dificultades para las actividades de la vida diaria (básicas e instrumentales) según nivel de severidad y según segmentos de edad:



De acuerdo con los datos de la Encuesta sobre Discapacidades, Deficiencias y Estado de Salud de 1999, en el Principado de Asturias un total de 66.438 personas tienen dificultades de diverso grado para realizar alguna de las actividades de la vida diaria, y 50.838 tienen dificultad severa o les es imposible realizar alguna de esas actividades.
La distinción entre las actividades básicas y las actividades instrumentales de la vida diaria, que se recoge en los cuadros siguientes, permite tener una visión más ajustada de las dificultades para el desenvolvimiento cotidiano de las personas con discapacidad y de las necesidades de ayuda asociadas.



PERSONAS CON DISCAPACIDAD PARA ALGUNA DE LAS ACTIVIDADES DE LA VIDA DIARIA (*), POR SEXO Y GRADO DE SEVERIDAD. PRINCIPADO DE ASTURIAS, 1999. (Datos referidos a personas de 6 y más años).

 

Todos los grados de severidad

Discapacidad Severa y Total

Varones

Mujeres

Total

Varones

Mujeres

Total

Para alguna ABVD

18.052

27.191

45.243

12.602

18.027

30.629

Para alguna AIVD

21.671

36.025

57.696

17.370

28.147

45.517

Para alguna AVD

26.161

40.277

66.438

20.538

30.300

50.838

Tanto para lo que se refiere a las actividades básicas (ABVD) como a las actividades instrumentales (AIVD) las mujeres aparecen con porcentajes de discapacidad más altos a pesar de que muchas veces realizan importantes tareas de cuidado de los otros y de los espacios que habitan.




PERSONAS CON DISCAPACIDAD PARA ALGUNA DE LAS ACTIVIDADES BÁSICAS E INSTRUMENTALES DE LA VIDA DIARIA (ABVD+AIVD*) POR SEXO, EDAD Y GRADO DE SEVERIDAD. PRINCIPADO DE ASTURIAS, 1999.
(Datos referidos a personas de 6 y más años).


 

Todos los grados de severidad

Discapacidad Severa y Total

Varones

Mujeres

Total

Varones

Mujeres

Total

06 a 14

167

133

301




133

133

15 a 24

1.321

734

2.055

1.166

734

1.899

25 a 44

4.881

3.055

7.936

3.904

2.218

6.122

45 a 64

6.940

6.801

13.741

5.050

3.710

8.761

65 a 79

7.805

17.095

24.900

5.942

13.079

19.021

80 y más

5.048

12.459

17.507

4.476

10.427

14.902

TOTAL

26.161

40.277

66.438

20.538

30.300

50.838

Igualmente se observa el grado de diferencia entre mujeres y varones con acuerdo al grado de severidad de las discapacidades que padecen y sobre todo, la notable diferencia que se establece antes de los 65 años, en el que los varones presentan un mayor grado de imposibilidad de realizar actividades básicas, mientras que a partir de los 65 años, las mujeres con alto grado de severidad o con severidad total, duplican y más la incapacidad masculina, todo lo cual indica hasta qué punto las mujeres viven más años pero llegan peor que el conjunto de los varones, incluidos los que parten con el handicap de la discapacidad.


III.- 4.- Comparación de la asistencia personal recibida por personas con discapacidad

Resulta finalmente muy ilustrativo, conocer en la comparación entre varones y mujeres cuantos sujetos de uno y otro género están demandando y recibiendo algún tipo de ayuda y/o cuidado de acuerdo al tipo de discapacidad que padecen:





PERSONAS CON ALGUNA DISCAPACIDAD QUE RECIBEN ASISTENCIA PERSONAL POR TIPOS DE DISCAPACIDAD Y GRANDES GRUPOS DE EDAD. PRINCIPADO DE ASTURIAS, 1999.
(Datos referidos a personas de 6 y más años).





Ambos sexos

Varones

Mujeres

06 a 64 años

Ver

2.056

1.671

385

Oír

936

936




Comunicarse

6.861

4.967

1.894

Aprender, aplicar conocimientos y desarrollar tareas

7.593

5.297

2.297

Desplazarse

6.943

4.072

2.871

Utilizar brazos y manos

9.289

5.409

3.880

Desplazarse fuera del hogar

13.595

8.482

5.113

Cuidar de sí mismo

6.686

4.672

2.013

Realizar las tareas del hogar

13.141

8.363

4.778

Relacionarse con otras personas

7.048

5.204

1.845

Total

16.445

9.760

6.685

Es notable el mayor volumen de varones, más de un tercio en el total, que reciben algún tipo de ayuda en comparación con las mujeres, porcentaje que se dispara en el caso de aquellos varones que padecen discapacidad para comunicarse para ver, para desarrollar tareas, para desplazarse fuera del hogar, para cuidar de sí mismo y para relacionarse con otras personas.


Sin embargo, más elocuente resulta aún el perfil de quienes son los/as que les cuidan dado que, una vez más el porcentaje que arroja un déficit hacia las mujeres no sólo en recae en quienes padecen algún tipo de discapacidad, sino también, en el perfil de quienes siempre están actuando como cuidadoras de los otros: las mujeres…


PERSONAS CON ALGUNA DISCAPACIDAD QUE RECIBEN ASISTENCIA PERSONAL SEGÚN SU RELACIÓN CON EL CUIDADOR PRINCIPAL POR GRANDES GRUPOS DE EDAD. PRINCIPADO DE ASTURIAS, 1999.
(Datos referidos a personas de 6 y más años).


 

Ambos sexos

Varones

Mujeres

06 a 64 años

Cónyuge

4.166

3.270

896

Hija

2.265

156

2.108

Hermana

691




691

Madre

5.016

2.991

2.026

Padre

182

182




Otro pariente

392

200

192

Empleado, amigo o vecino

336

224

112

Servicios sociales

996

646

350

No consta

2.400

2.091

309

Total

16.445

9.760

6.685



NOTA: La confección de este capítulo está basado íntegramente en el trabajo de de Análisis del Perfil Sociodemográfico de las Personas con Discapacidad en Asturias realizado por don Antonio Jiménez Lara, de cuyo silo de cuadros informativos se han extraído los que aquí constan.


IV.- LAS TRAYECTORIAS VITALES DE LAS MUJERES INTERLOCUTORAS EN LA PRESENTE INVESTIGACION

La intención del presente capítulo es trasladar de forma sintética, el perfil de las diferentes historias de vida de mujeres que padecen discapacidad y que han sido interlocutoras de la presente investigación. Recuperamos, por tanto, el orden propuesto en el capítulo de FICHA TECNICA para dar cuenta de la elocuencia y peculiaridad de cada uno de los relatos expuestos por las propias mujeres:


SUSANA: Tiene 24 años y padece una discapacidad física congénita que siendo muy evidente, no le impide, totalmente, la movilidad. Es hija única de una pareja de origen social muy humilde que estabiliza económicamente su situación con la gestión de un comercio local. Dada la situación de discapacidad media con la que nace Susana, sus padres se inhiben de tener más hijos aunque el “sueño” de su padre ha sido siempre tener un varón. Susana estudia educación primaria en el pueblo y en esta fase de formación percibe el rechazo de sus compañeras y compañeros, aspecto que va a inhibirla de relacionarse primero con los adolescentes y luego con las y los jóvenes de su misma edad. Pero tampoco se relaciona con otras personas del pueblo a quienes acusa, de manera general y categórica de ser “malas personas”, de estar “riéndose de las desgracias ajenas” a espaldas de quienes padecen estas “desgracias”. Estudia un oficio, relacionado directamente con el comercio de su padre, que por definición no puede ejercer ya que por las características del mismo, debe ejercerse de pie y ésta postura le resulta insoportable. Por lo que aunque reconoce que aprende ese oficio para darle un “gusto a su padre” que espera de ella que herede el comercio familiar, lo cierto es que esta situación es imposible. Aquí se hace evidente la baja presencia de asesoría educativa ya que, probablemente, el oficio que estudia es el único que con certeza no puede desarrollar. Esta imposibilidad de alcanzar una identidad laboral productiva, le lleva a un sentimiento de mayor marginalidad dentro del pueblo hasta el punto de que no quiere salir en las horas de actividad y comercio para “no tener que encontrarse con ninguno del pueblo“ a quienes desprecia y teme en igual proporción. Por ello, su expectativa actual es poder acceder a un curso de administrativa a través de la ONCE o alguna otra asociación que le permita “irse definitivamente” de ese pueblo al que no quiere y en el que no se siente ni querida ni respetada ni aceptada.
Susana no ha tenido novio y sospecha que nunca lo tendrá debido a un exceso de celo en la mirada sobre sí misma, incluso más, a lo que podría caracterizarse como una mirada deformada sobre sí misma, a la falta de autoestima y a la noción de “adefesio” con la que irónicamente se autocalifica. Es evidente que la ausencia de relación con jóvenes de su mismo sexo y de su misma edad, acrecienta esta dificultad de pensarse como un sujeto capaz de ser querido y necesitado por los demás. Por el contrario, Susana no sólo padece el aislamiento que se ha impuesto – a pesar de señalar al pueblo como el responsable del mismo – sino que ha transferido a la imagen de anonimato en una gran ciudad la única posibilidad de tener lo que ella misma califica como “una vida tranquila”. La tranquilidad a la que alude parece derivar de la fantasía de invisibilidad a la cual condenarse.
Para agudizar el cuadro de malestar consigo misma más allá de la discapacidad que padece, tiende a tener sobrepeso – probablemente producto de una alimentación excesiva producida por la angustia – lo que contribuye de forma evidente a cerrar el cuadro de una situación de insatisfacción consigo misma que se ratifica en el rechazo – real o imaginario – que siente que los demás proyectan sobre ella.
No pertenece a ninguna asociación y es evidente que la suspicacia y el temor a ser rechazada – o bien a ser recibida a partir de una disfunción en las posibilidades de movilidad, en la altura y en el volumen de su figura – intensifican un cuadro de aislamiento y soledad que no compensa en ningún caso el grupo familiar, que por otra parte se reduce a sus padres más directos y a una tía que vive fuera de Asturias y que, casualmente, padece obesidad, es soltera y trabaja en su casa en labores de costura.
No recibe ninguna asistencia por parte de los servicios sociales de su municipio y esto lo interpreta como una demostración más de “la manía que le tienen todos”, aspecto que también incrementa su deseo de salir del pueblo para hacer su vida en una gran ciudad en la que además existen mejores servicios sociales, educativos, sanitarios, etc.
Sus planes de futuro se articulan alrededor del deseo de un trabajo como administrativa en un puesto de trabajo adaptado para ella, la posibilidad de vivir sola, sin sus padres y sin tener que depender de nadie; poder comprar un televisor de gran tamaño y no tener que regresar nunca más a su pueblo ni a ninguno de los otros pueblos del Consejo.

CARMEN: A sus 35 años ha logrado una titulación universitaria a pesar de padecer una discapacidad física provocada por un accidente de automóvil cuando era niña que también le generó una discapacidad auditiva grave aunque ha aprendido a leer los labios y se comunica sin dificultad con el resto de personas. Vive en una de las grandes ciudades asturianas con su hermana menor, con la que no tiene una buena relación, pero ambas saben que les resulta conveniente vivir juntas: a la una, a Carmen, porque le resuelve la ansiedad que le provocaría a sus padres – especialmente a su madre – el hecho de vivir sola y a su hermana porque le permite acceder a un piso de alquiler de bajo costo y a tener ante sus progenitores la coartada de cuidar de su hermana. Ni la una ni la otra – según Carmen – se soportan, sin embargo conviven bajo el paraguas de un pacto de mutua conveniencia.
Nuestra interlocutora, sin embargo, desea vivir sola y poder realizar el estilo de vida con el que siempre ha soñado: dedicarse a su profesión que es de claro perfil académico más que abierto al mundo de la empresa o de la administración, poder impartir docencia y relacionarse con sus amigas y amigos desde una actitud adulta y sin tener que “arrastrar” los temores familiares acerca de su destino y sus posibilidades de vivir.
Carmen procede de una familia muy tradicional, de situación social media en una pequeña ciudad de Asturias, que presentan un talante conservador y religioso propio de las pequeñas familias patrimonialistas del país. El accidente que produjo la situación de discapacidad de Carmen es fruto de un accidente en el que conducía su padre y del que éste y la madre salen ilesos por lo que – al decir de nuestra entrevistada – siempre se han sentido muy culpables por lo que han adoptado una actitud de sobreprotección hacia su hija mayor. Sin ninguna duda, las siete operaciones a las que hubo de someterse Carmen tras la peregrina idea de recuperarse físicamente no hicieron más que agravar su situación de deformidad ante la que ella reacciona con mucha inteligencia, es decir con pesar, pero con ánimo de querer sobrellevar y compensar con otros encantos esta carencia “más estética que nada” al decir de ella misma.
Pasa su adolescencia en un Instituto de Enseñanza Media en el que estudia con sus compañeras y compañeros de educación básica por lo que se ha sentido apoyada y respaldada por “amigos no discapacitados” a lo largo de su formación y lo mismo sucede en la etapa de sus estudios universitarios, aunque en esta etapa se encuentra con nuevos agentes de relación ya que nadie de sus colegas y amigos de infancia y adolescencia elige la carrera que ella realizó. Este aspecto, la presencia de “colegas” a lo largo de fu formación que no padecen ninguna discapacidad será el eje principal que lleva a Armen a aprender la lectura de labios, más aún que los deseos de lograr una titulación de nivel superior por lo que, para ella, estas circunstancias más que anecdóticas se sitúan en el epicentro de su trayectoria vital porque resulta ser la motivación más importante que la moviliza.
Actualmente no tiene pareja y - como ella misma señala – “lo que es pareja, pareja, eso nunca se ha dado” pero contraviniendo las normas conservadoras de la moral familiar, Carmen se ha enamorado varias veces y ha mantenido, incluso, relaciones íntimas” en tres momentos diferentes de su vida, dos de las cuales han sido con varones casados…
Probablemente el acto de independencia fundacional de representa para esta mujer haber abandonado el hogar familiar es el hito más importante de su trayectoria ya que a partir de dicha acción, decide comenzar estudios universitarios y gobernar su propia existencia. Es también esta nueva situación vital la que permite tomar contacto con sus capacidades y no sólo con sus limitaciones, aspecto en el que ella misma valora la importancia de haberse socializado en ambientes de personas no discapacitadas que la trataban como a una igual, sin hacer diferencias ni cambiar ningún plan por ella y sus dos limitaciones, la física y la auditiva.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad